Carmel

Los testimonios del Proceso Apostólico

En 58 sesiones, en menos de un año, se escuchan una veintena de testigos, entre ellos algunos de los más autorizados, que habían declarado, a veces durante varios días consecutivos, con una valentía y constancia verdaderamente ejemplares. Porque estábamos en medio de la guerra mundial y las dificultades derivadas de las hostilidades ya se sentían hasta en Normandía.

La sesión de clausura, que tuvo lugar el 25 de agosto de 1916, se refiere precisamente a la guerra que entonces estaba en pleno apogeo. El padre Godefroy Madelaine, premonstratense, el famoso "abuelo de la historia de un alma", como le gustaba llamarse a sí mismo, debería haber sido interrogado. Las leyes de supresión lo habían llevado a dejar Saint Michel de Frigolet y buscar refugio en Bélgica, en Leffe, en la diócesis de Namur. Y desde el refugio belga, debería haber venido a depositar en el Proceso Apostólico. Pero Bélgica estaba entonces ocupada por los alemanes, y no podías pensar en un viaje para alguien a quien ni siquiera podías contactar por correspondencia. Fue así que su interrogatorio tuvo que ser pospuesto.

Se hace mención de otros que, después de declarar en el primer Juicio, no estuvieron presentes por diversas razones. Tres de ellos, Auguste Valadier, Claude Weber, Etienne Frapereau estaban muertos. El padre Elías de la Madre de la Misericordia, conventual del monasterio del Monte Carmelo, en Tierra Santa, no pudo viajar a causa de la guerra.

EXAMEN DE TESTIGOS

Para facilitar la lectura de cada declaración, presentamos aquí un resumen de las sesenta y seis solicitudes previstas para el examen de testigos.

 

1 - Gravedad del juramento prestado bajo pena de posible excomunión.

2 - Presentación del testigo.

3 - Práctica sacramental del testimonio.

4 - ¿Ha sido acusado públicamente el testigo de algún delito?

5 - ¿Fue excomulgado el testigo?

6 - ¿Está el testigo movido por motivos humanos? ¿Estaba bajo alguna presión para declarar?

7 - ¿Conoció personalmente el testigo a la Sierva de Dios? ¿Ha oído hablar de eso? ¿Ha leído algo sobre él? O incluso manuscritos inéditos y, de ser así, ¿dónde se guardan?

8 - ¿Tiene el testigo una devoción particular por el Siervo de Dios?

9 - ¿Qué sabe él de su nacimiento, de sus padres, de sus hermanos y hermanas?

10 - ¿Qué sabe él de su niñez, de su adolescencia, de su educación? ¿De su carácter? ¿De su salud y enfermedades? ¿De su primera confesión y comunión? ¿De su práctica sacramental?

11 - ¿Qué sabe del inicio y desarrollo de su vocación? ¿Obstáculos encontrados? ¿De su viaje a Roma?

12 - El noviciado, la profesión. - Vida monástica: observancia y oficios.

13 - Obediencia a los mandamientos de Dios y de la Iglesia, respeto a las obligaciones del propio estado.

14 - El ejercicio de las virtudes teologales y cardinales.

15 - La fe y sus obras.

16 - Apostolado, espíritu misionero.

17 - Culto de los principales misterios de la fe. - El espíritu litúrgico y el respeto por todo lo relacionado con el culto divino.

18 - El misterio eucarístico.

19 - Días festivos.

20 - Respeto a la Palabra de Dios y al Magisterio eclesiástico. - Actitud hacia la Iglesia Romana.

21 - Actitud y devoción hacia la Virgen Madre de Dios, y también hacia los Ángeles, su Ángel de la Guarda y los Santos.

22 - Esperanza teologal. ¿Actitud del Siervo de Dios frente a la vida eterna? en relación con los bienes temporales?

23 - De la práctica de la esperanza en la realización de la propia vocación.

24 - Dificultades encontradas: ¿de quién y en qué ocasiones? ¿Enfermedades? ¿Demonio?

25 - Reacciones de la Sierva de Dios.

26 - ¿Ayudó a otros a practicar la esperanza?

27 - El amor de Dios. - ¿Las faltas mortales, las faltas veniales cometidas por la Sierva de Dios?

28 - Su unión de voluntad con la voluntad divina.

29 - Su oración mental, sus oraciones vocales, sus pensamientos y palabras acerca de Dios.

30 - Su actitud durante las funciones litúrgicas y al recibir los sacramentos.

31 - Su pesar por las faltas cometidas por los pecadores.

32 - Su ejercicio del amor fraterno por amor a Dios.

33 - Obras de misericordia, exhortaciones, penitencias.

34 - Ayuda a los necesitados, perdón de los insultos.

35 - Motivos naturales o antinaturales de las obras de misericordia. Generosidad en el desempeño de sus cargos.

36 - Liberación de las almas del purgatorio.

37 - Virtud de la prudencia: su carácter sobrenatural y su práctica.

38 - Prudencia en los consejos, advertencias, actualidad.

39 - Virtud de la justicia. - Virtud de la religión.

40 - Justicia en sus relaciones con el prójimo. - Obediencia y sumisión.

41 - Virtud de la templanza. - Comida, bebida, sueño.

42 - Virtud de la fuerza. - Oportunidad de practicarlo de manera ardua: dolencias, enfermedades y otras dificultades.

43 - Castidad: tentaciones, custodia de los sentidos.

44 - Pobreza: carencias, práctica.

45 - Obediencia hacia sus padres, luego hacia sus superiores.

46 - Humildad: palabras, ejemplos, escritos.

47 - Del grado heroico de las virtudes del Siervo de Dios.

48 - ¿Exceso de penitencias u otras exageraciones?

49 - ¿Dones "extraordinarios" (profecías, lectura de conciencia, éxtasis, visiones, apariciones, etc.)?

50 - ¿Milagros, curaciones realizadas durante su vida?

51 - ¿Escritos de la Sierva de Dios (notas, tratados, libritos, oraciones, cartas, etc.)? Apreciación.

52 - ¿Qué sabe el testigo de la última enfermedad y muerte de la Sierva de Dios?

53 - ¿Del estado de su cuerpo a su muerte? ¿Funerales?

54 - ¿Del entierro? ¿De una traducción?

55 - ¿Marcas externas de culto eclesiástico y veneración indebida?

56 - ¿El testigo visitó la tumba de la Sierva de Dios? ¿Qué sabe él del número, de la condición social de los fieles que van allí? ¿Es este movimiento de piedad, o no, más bien en aumento? ¿Procede de un celo industrioso?

57 - ¿Fama espiritual de sor Teresa del Niño Jesús durante su vida y después de su muerte?

58 - ¿Esta reputación de santidad suscita oposición? ¿Si sí, cual? ¿De parte de quién?

59 - ¿Gracias y milagros después de la muerte?

60 - ¿Sanidades conocidas por el testigo personalmente?

61 - Detalles médicos que se proporcionarán si es necesario.

62 y 63 - Otras posibles aclaraciones.

64 - ¿Por qué atribuir esta curación definitiva a la misma Sor Teresa del Niño Jesús?

65 - Opiniones de médicos, padres, familiares y del propio testigo sobre esta cura.

66 - Se invita al testigo a completar y eventualmente corregir todo lo que declaró durante los interrogatorios.

Testigo 1 - Armand-Constant Lemonnier

El juicio incoativo”sin libertad condicional » se abre con el testimonio del P. Armand-Constant Lemonnier (18411917-1904), primero misionero de la Congrégation de Notre-Dame de la Délivrande de Bayeux, luego, después de la disolución de esta Congregación, durante la separación de la Iglesia y del Estado en XNUMX, capellán de las monjas de la Sagrada Familia de Délivrande.

Declaró como primer testigo de oficio en el Juicio Ordinario el 7 de abril de 1911 (cf. tomo I, pp. 580-584).

Sólo conoció a Thérèse durante los retiros que dio en el Carmelo de Lisieux en 1893.de 1894 y 1895 y sus recuerdos son por tanto necesariamente limitados, pero, en su sobriedad, esta declaración basta para revelarnos su celo apostólico y su valor como director espiritual. El testigo no deja de resaltar las dotes de Teresa como educadora. “Las novicias que estaban bajo su dirección, afirma, y ​​a las que también escuché entonces, me testificaron que tenían una confianza muy particular en la sabiduría de su dirección” (p. 219), - "los pensamientos sobrenaturales eran habituales en ella y constituían, creo, el motivo habitual, bien de sus actos personales, bien de la dirección que daba a las novicias" (p. 221). Él Aprendió de los Superiores que "cuando las almas eran probadas por algún sufrimiento, se dirigían a sor Teresa del Niño Jesús, asegurándoles que recibirían consejos y consuelo" (pp. 223-224).

El padre Lemonnier sigue siendo un precioso testigo por otras razones: examinó el acto de ofrecer al amor misericordioso durante el retiro dado en octubre de 1895 (pp. 217, 225), - relata el juicio positivo que el abad Youf solía emitir sobre Teresa, cuando éste siempre era muy discreto y reservado en sus elogios (págs. 217, 224, 233), - afirma que la Madre Marie de Gonzague "que ciertamente tenía alguna oposición a la Madre Agnès, por el contrario sólo profesaba sentimientos de profunda estima por la virtud religiosa de Thérèse" (p. 236), - destaca el sentido apostólico que Teresa dio a su vocación carmelitana (p. 223) y todo el interés que tuvo por la actividad de los sacerdotes y misioneros (p. 221).

El padre Lemonnier testificó el 9 de abril de 1915 durante la tercera sesión (pp. 215-237 de notre copia pública).

 [Sesión 3: 9 de abril de 1915, a las 8 una et 2h. de la tarde]

[ 215 ] [El testigo responde correctamente a la primera pregunta.

 [Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Armand Constant Lemonnier, nací en Vassy el 1841 de noviembre de 216; Soy sacerdote, miembro de la Congregación de los Misioneros Diocesanos [XNUMX] de Notre-Dame de la Délivrande, hoy dispersada por el derecho civil. Actualmente resido en Délivrande donde ejerzo las funciones de capellán-capellán de las monjas de la Sagrada Familia.

 

 [El testigo responde correctamente de la tercera a la quinta pregunta].

 [Respuesta sobre la sexta solicitud]:

No me mueve ningún sentimiento de miedo, cariño, interés o cualquier otro motivo humano. Sólo tengo en vista la gloria de Dios y la beatificación de sor Teresa si eso es para servir a la gloria de Dios. No fui influenciado por nadie sobre mi testimonio.

 

 [Respuesta a la séptima solicitud]:

1° Conocí personalmente a la Sierva de Dios en tres ejercicios espirituales anuales que di en el Carmelo de Lisieux, en 1893, 1894 y 1895; en esta ocasión la escuché en confesión y también en dirección.

2° En estos diferentes momentos, tuve noticias de la Sierva de Dios de varias monjas del Carmelo de Lisieux que también venían en la dirección, y me hablaban de sus pensamientos personales o del estado de la comunidad. Escuché muy particularmente a dos de sus hermanas carmelitas [217] (Sor María del Sagrado Corazón y Madre Inés de Jesús). También escuché a sus otras dos hermanas (Céline y Léonie), entonces en sociedad. En esta misma ocasión, el Capellán-Capellán del Carmelo, Padre Youf, con quien estaba en contacto cotidiano y muy íntimo, me habló especialmente de Sor Teresa del Niño Jesús.

Desde entonces, con motivo de una retiro que di en la abadía de los benedictinos de Lisieux, hacia 1898, el padre Domin, capellán de esta comunidad, también me habló de la Sierva de Dios que había estudiado en esta casa.

Finalmente, en la Sainte Famille de la Délivrande, una monja profesa de esta congregación, llamada Alice Dumoulin, me dijo que había sido alumna de las benedictinas de Lisieux al mismo tiempo que la Sierva de Dios, y me dijo su tema de las palabras de elogio que relataré más adelante.

 

3° En cuanto a los escritos, se me consultó hacia 1895 sobre su “Acto de abandono al amor misericordioso” para saber si se podía aceptar esta fórmula.

He leído al menos parte de la "Historia de un alma" y algunos de los poemas que siguen, pero no menciono estas lecturas en mi declaración.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Tengo confianza y devoción en la Sierva de Dios, porque creo que ella está interesada

 

TESTIGO 1: Armand-Constant Lemonnier

 

permanecer con [218] Dios para la gloria de la Iglesia y para el interés de las almas. Pero estos sentimientos no tienen influencia sobre la verdad de los hechos que relataré.

 

 [Respuesta a la novena solicitud]:

No sé nada sobre este punto, excepto lo que todos saben al leer su vida.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

Sé por Sor Alice Dumoulin, monja de la Sagrada Familia de Délivrande, que la Sierva de Dios hizo parte de su educación con las monjas benedictinas de la Abadía de Lisieux. Tenía doce o trece años cuando Alice Dumoulin, de cinco años, fue confiada a estas monjas. Por su edad, Alicia estaba especialmente encomendada a la Sierva de Dios. Alice Dumoulin guardó este recuerdo de su compañera mayor que me dijo: “Era muy inteligente, sobre todo muy caritativa en el cuidado con el que rodeaba a su joven protegida. Además, como Alicia permaneció en la abadía como interna hasta alrededor de los diecisiete años, a menudo escuchaba a sus amantes expresar su singular estima por la Sierva de Dios, su antigua alumna.

 

[Respuesta a la undécima solicitud]:

He aprendido de la misma Sierva de Dios que cuando quiso entrar en el Carmelo a la edad de 15 años, los superiores [219] se interpusieron, porque 1° de su corta edad y 2° de la presencia en este Carmelo de Lisieux de dos de sus hermanas, ya monjas. Me contó cómo había solicitado entonces, para obtener este permiso, al obispo de Bayeux y finalmente al Soberano Pontífice León XIII, durante un viaje que hizo a Roma; me contó cómo presentó entonces su petición al Sumo Pontífice, a pesar de la intervención de Monsieur Révérony, vicario general, quien no consideró oportuno que expusiera este asunto al Sumo Pontífice.

Todo lo que acabo de decir está relatado en la “Historia de un Alma”, pero lo escuché de boca de la Sierva de Dios.

 

 [Respuesta a la duodécima solicitud]:

Cuando estaba predicando los retiros que dije arriba en el Carmelo, la Sierva de. Dieu, que tenía unos 20 años en 1893, era monja profesa en el monasterio. De mis conversaciones, ya sea con ella o con las otras monjas, tuve la convicción de que ella estaba plenamente en la vocación que le convenía. Supe por ella que era maestra de novicias, en calidad de auxiliar. Las novicias que estaban bajo su dirección ya las que también escuché entonces, me testificaron que tenían una confianza muy particular en la sabiduría de su dirección.

 

 [220] [¿Sabes por qué la Sierva de Dios no estuvo plenamente a cargo dsois novatos pero solo por así decirlo cuasi amante? - Respuesta]:

Creo que fue por su corta edad.

 

 [Respuesta a la decimotercera solicitud]:

Sé por mis conversaciones con la Sierva de Dios y los demás miembros de la comunidad que en los tiempos arriba indicados, Sor Teresa del Niño Jesús tenía una conciencia particularmente recta, sencilla, sin escrúpulos y preocupada por todas sus obligaciones.

 

 [Respuesta a la decimocuarta solicitud]:

Mi impresión personal siguiendo mis entrevistas con la Sierva de Dios es que sor Teresa se distinguió en la práctica de las virtudes, incluso en comparación con las monjas más fervientes. El mismo agradecimiento me fue expresado entonces, ya sea por el capellán, el Sr. Youf, o por las monjas que escuché.

 

[¿Puedes dar los nombres de las monjas que compartieron esta opinión? - Respuesta]:

No sabría precisar estos nombres, porque durante los retiros escuché sucesivamente a las monjas sin preguntarles su nombre.

 

 [El vicario general le pregunta si alguna vez ha oído a algunas monjas tener reservas sobre las virtudes de la Sierva de Dios. - Respuesta]:

No recuerdo haber oído nunca [221] ninguna evaluación desfavorable de él.

[Los testigo continúa de la siguiente manera]:

En cuanto a si la Sierva de Dios perseveró hasta la muerte en la práctica fiel de las virtudes, no lo sé directamente, ya que sólo tuve relación con sor Teresa durante los retiros de 1893. 1894, 1895; Lo aprendí de la opinión pública, que afirma por todos lados la santidad de su vida y de su muerte.

 

[Respuesta a la decimoquinta solicitud]:

Mi convicción es que la Sierva de Dios tenía una fe profunda y muy ardiente. Los pensamientos sobrenaturales eran habituales en ella y constituían, creo, el motivo habitual, bien de sus actos personales, bien de la dirección que daba a las novicias. Me aseguré de esto a través de mis conversaciones con ella y con las monjas, particularmente con las novicias.

 

 [Respuesta a la decimosexta solicitud]

La Sierva de Dios estaba ciertamente preocupada por la extensión de la fe. Por eso le hubiera gustado tener un hermano sacerdote, por eso se interesó mucho en su oración por el trabajo de los sacerdotes y especialmente de los misioneros en los países infieles. Estos datos los tengo o de los secretos de la Sierva de Dios, o de las otras monjas, sus compañeras.

 

[222] [Respuesta de las diez-solicitud séptima a vigésima primera]:

No sé nada específico sobre estos puntos.

 

TESTIGO 1: Armand-Constant Lemonnier

 

 [Responder a las solicitudes vigésima segunda a vigésima séptima exclusivamente]:

Recuerdo que su disposición dominante y habitual era una gran confianza en Dios y un abandono enteramente filial en la Providencia y que se esforzaba por inspirar estos mismos sentimientos en los demás.

 

 [Respuesta a la vigésima séptima solicitud]:

Habiendo sido su confesor, no creo que se me pida un testimonio detallado y preciso sobre este punto. Creo que puedo decir, sin embargo, que profesaba una gran delicadeza de conciencia y que tenía horror a las faltas más pequeñas.

 [223] [Respuesta a la vigésima octava solicitud]:

No se nada.

 

 [Respuesta a la vigésima novena solicitud]:

Sé por las comunicaciones de las monjas de la comunidad que la Sierva de Dios era considerada un modelo de regularidad y piedad.

 

 [Respuesta de la trigésima a la trigésima segunda]:

No sé nada especial.

 

 [Respuesta a la trigésima tercera solicitud]:

La conversión de los pecadores y la salvación de las almas fue una de sus intenciones habituales en sus ejercicios de piedad y sus penitencias. Me dijo, además, que esa era una de las razones de la existencia de la Orden del Carmelo.

 [Respuesta a la trigésima cuarta solicitud]:

Je nada que decir.

 

[Respuesta a la trigésima quinta solicitud]:

Sé por las declaraciones que me hizo la misma Sierva de Dios durante los citados retiros, así como por las comunicaciones de las superioras y otras monjas, que cuando las almas eran probadas por algún sufrimiento, se dirigían a sor Teresa del Niño Jesús, aseguró que estábamos [224] que ella les daría consejo y consuelo. Incluso escuché estos detalles de boca de monjas que se habían beneficiado de esta caridad.

 

 [Respuesta a las preguntas trigésima sexta a cuadragésimo sexta]:

No sé nada especial.

 

 [Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

J'ai entendu dire soit aux religieuses de la communauté, soit à monsieur Youf, le chapelain et le confesseur ordinaire, que soeur Thérèse faisait beaucoup de bien dans le monastère par l'élévation de ses vertus jointe à une disposition habituelle d'entrain et de buen humor.

 

 [Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Je no se nada

 

 [Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

Je no sé.

 

 [Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

No ha llegado a mi conocimiento que ella haya hecho algún milagro durante su vida.

 

 [Respuesta para cincuenta-octavoy solicitud]:

Fui llevado a examinar [225] de manera particular la fórmula de consagración compuesta por la Sierva de Dios y titulada “Acto de abandono en el Amor misericordioso”. Fue en el retiro de 1895. La madre priora me comunicó esta fórmula y me pidió si se podía difundir en la comunidad. Yo mismo lo examiné y también lo comuniqué al Reverendo Padre Superior de nuestra Congrégation de la Délivrande. Su opinión, como la mía, era que esta forma de consagración sólo podía ser beneficiosa, ya fuera para la Sierva de Dios o para los demás miembros de la comunidad.

En cuanto a los demás escritos de la Sierva de Dios: "Historia de un alma", poemascartas, etc., son conocidas por todos.

 

 [Respuesta a las preguntas XNUMX a XNUMX]:

Je No he podido examinar estos hechos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Sí, yo mismo fui a rezar a la tumba de Sor Teresa del Niño Jesús, cinco o seis veces en diferentes momentos. La primera vez fue hacia 1902 mucho antes de la apertura del Juicio Informativo; la última vez en septiembre de 1913. Estas peregrinaciones las hacía por devoción y confianza en las oraciones de la Sierva de Dios. Especialmente en las últimas dos o tres visitas me ha llamado la atención la numerosa y continua asistencia de los peregrinos. [226] A la media hora, vi venir unas veinte personas. No solo había gente común, sino sacerdotes, monjas y soldados. Creo que este movimiento de peregrinación comenzó pocos años después de la muerte de la Sierva de Dios; desde entonces (es decir, aproximadamente desde el año 1900 o 1902) este movimiento se ha ido acentuando progresivamente, y con pleno conocimiento el mundo es hoy cada vez más considerable.

Ningún hecho, que yo sepa, denota propaganda interesada con miras a incrementar esta competencia de peregrinos; las personas que creen haber obtenido gracias así lo dicen y así lograr cada día el mayor desarrollo de esta peregrinación. La lectura de las "Lluvias de Rosas" donde se relatan testimonios de gracias obtenidas, sin duda también contribuyó a propagar este movimiento.

 

[Sesión 4: - 12 de abril de 1915, a las 9 a.m.]

 

[ 233 ] [Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Colgante A lo largo de su vida, fue vista, tanto por las monjas de su monasterio, como por las piadosas personas que habitualmente frecuentan el Carmelo, como un alma particularmente privilegiada.

 

TESTIGO 1: Armand-Constant Lemonnier

 

de Dios por las gracias excepcionales que recibió durante su niñez o durante su vida religiosa. También se decía que era favorecida por particulares luces sobrenaturales, bien para la inteligencia de la perfección cristiana, bien para la dirección de las almas. Escuché al Sr. Youf, capellán de la comunidad, decir que consideraba la lucidez, la profundidad y la certeza teológica de las enseñanzas de la Sierva de Dios como extraordinarias y humanamente inexplicables en un joven monja que no había hecho ningún estudio especial de espiritualidad. Este testimonio estaba, además, en conformidad con el sentir de la comunidad que me fue expresado por varias monjas. También fue considerada una monja particularmente fervorosa, un verdadero modelo, cuya fidelidad sobresalió incluso por encima de la conducta de las más regulares. Pero en cuanto a decir que entonces se la consideraba "santa" en el sentido estricto de la palabra, es decir, como digna de ser puesta en los altares, no me atrevería a afirmarlo.

 

 [Preguntado por la reputación de las virtudes y milagros de la Sierva de Dios después su muerte, responde el testigo]:

Mi clarísima convicción es que hoy la Sierva de Dios es considerada en todo el mundo como una santa, ya sea por la heroicidad de sus virtudes o por la eficacia de su intercesión. Esperamos con impaciencia el juicio de la Iglesia sobre su beatificación y no hay duda de que esta sentencia será favorable. Esta opinión es notoriamente difundida por todas partes, la he oído expresar, no sólo de gente del pueblo, sino de sacerdotes muy ilustrados en las cosas de la vida espiritual.

 

 [¿Sabes cómo nació, después de la muerte del Siervo de Dios, la opinión de la heroicidad de sus virtudes?] - Respuesta]:

En cuanto a la reputación de los milagros y de la poderosa intercesión, aquellos que se han beneficiado de ella han visto por sí mismos la eficacia de su protección y han extendido su fama a su alrededor. En cuanto a la apreciación favorable de la heroicidad de sus virtudes, creo que los elementos de este juicio fueron extraídos un poco de conversaciones con los carmelitas o personas que están en contacto con [235] el Carmelo; pero sobre todo esta reputación se basa en el conocimiento que se ha dado de esta alma al leer sus escritos, especialmente "La historia de un alma".

 

 [¿Crees que esta "Autobiografía" es un documento que expresa sinceramente la verdad? - Respuesta]:

Creo que este documento expresa verdaderamente los estados de ánimo de la Sierva de Dios. Sé que ella solo lo escribió por obediencia; además, era un alma tan sencilla y recta que creo que era completamente incapaz de haber sabido engañar.

 

 [¿Ha intervenido algún celo industrioso en favor de la fama de santidad de la Sierva de Dios, o para ocultar sus faltas? - Respuesta:

En cuanto a haber trabajado para ocultar lo que sería desfavorable a la Sierva de Dios, estoy seguro de que no se hizo. Conozco a las monjas del Carmelo y su pureza de intención en todo este asunto. Son incapaces de tal conducta. En cuanto a la difusión de la reputación positiva de virtudes o milagros, las publicaciones que se han hecho ciertamente han contribuido mucho a dar a conocer a la Sierva de Dios. Pero siendo cierta la verdad básica de estas publicaciones, en mi opinión, se sigue que así hemos divulgado lo que es verdadero y podría haber permanecido desconocido, pero no por este medio hemos "creado una falsa reputación" de santidad. Es así, por ejemplo, que Henri Laserre contribuyó mucho con la distribución de sus obras [236] a dar a conocer los milagros de Lourdes.

 

 [Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

1° No sabía que hubiera en la comunidad del Carmelo, en la época en que vivía la Sierva de Dios, alguna diferencia de apreciación de sus méritos. Es cierto que sólo tuve contacto con el Carmelo accidentalmente en la época de los retiros. Por lo tanto, no puedo conocer todos los detalles de lo que allí se dijo, como lo sabría, por ejemplo, el capellán que vive en contacto diario con la comunidad. Sin embargo, de mis conversaciones con la Madre Marie de Gonzague, ex priora, puedo Concluyo que esta monja, que ciertamente tenía cierta oposición a la "familia Martín" en general, y en particular con respecto a la Madre Agnès (Paulina Martín), por el contrario, sólo profesaba sentimientos de profunda estima por la virtud religiosa de Sor Teresa.

2° No he oído nada desfavorable a la fama de santidad de la Sierva de Dios desde su muerte.

 

 [Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

Por supuesto, he relatado de varios lugares numerosas gracias obtenidas y hasta favores milagrosos, pero no he tenido ocasión de estudiar ninguno de ellos directamente; el testimonio que podría dar sería demasiado vago y demasiado indirecto.

 

[237] [Respuesta a la solicitud sexagésima sexta]-.

No tengo nada que añadir.

 [Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Ita pro veritate depositada. ratum habeo y confirmo.

Firma: A. LIMÓN

Testigo 2 - Lucien-Victor Dumaine

Lucien-Victor Dumaine bautizó a Thérèse Martin el 4 de enero de 1873 en Notre-Dame d'Alençon.

Nacido en Tinchebray (Orne) el 8 de septiembre de 1842, fue ordenado sacerdote en Séez el 15 de junio de 1867. Primero nombrado coadjutor en Lande-Patry en 1868, luego en Notre-Dame d'Alençon, fue allí donde bautizó Thérèse Martin el 4 de enero de 1873. Tenía un respeto muy especial por Monsieur Martin y la amistad por su familia no cesó cuando partió para Lisieux. Sucesivamente párroco de Tourouvre y Montsort, luego arcipreste de la catedral de Séez, también fue vicario general de 1899 a 1910, luego vicario general honorario y canónigo de la catedral.

Instruido y piadoso, dedicado a la investigación histórica religiosa a nivel regional, cuidó con predilección a los soldados con los que había estado en contacto durante la guerra de 1870 y de los que llegó a ser capellán. Murió en Séez el 25 de septiembre de 1926, después de la canonización de Santa Teresa del Niño Jesús.

Muy sobrio, su declaración no añadió nada de importancia a la que había dado en el Juicio Informativo del 25 de noviembre de 1910 (tomo I, pp. 332-338).

Amigo íntimo del padre de Thérèse, el testigo recuerda sobre todo, pero de forma más resumida que en 1910, los recuerdos que guardaba de la familia Martin cuando vivían en la rue Saint-Blaise de Alençon, una familia que él describe como "una medio profundamente cristiano” (p. 247).

El Sr. Dumaine testificó el 20 de abril de 1915, durante la 5ª sesión (págs. 244 -252 de nuestra Copia Pública).

 

[Sesión 5: - 20 de abril de 1915, a las 8:30 am]

[244] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Lucien-Victor Dumaine, nacido en Tinchebray, diócesis de Séez, el 8 de septiembre de 1842. Soy canónigo de la catedral de Séez y vicario general honorario del obispo de Séez.

 

[El testigo responde correctamente de la tercera a la quinta pregunta].

[245] [La testigo responde correctamente a la sexta solicitud].

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Siendo vicario de Notre-Dame d'Alençon, yo mismo bauticé a la Sierva de Dios Thérèse Martin, un sábado por la tarde, el 4 de enero de 1873. Todas sus hermanitas estaban allí y firmaron el acta de bautismo, incluido un extracto auténtico. al expediente del Juicio Informativo.

Particularmente conocí a la familia Martin; Incluso ejercí, en ocasiones, sobre miembros de esta familia los actos del ministerio pastoral. Estas relaciones terminaron con la partida de la familia Martin a Lisieux en 1877.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Lo invoco diariamente. Desde que leí “Historia de un alma”, no he tenido dudas sobre su santidad. Deseo ardientemente el éxito de esta Causa para la gloria de Dios y para la exaltación de su Siervo que ya hace sentir de manera tan maravillosa el poder de su protección.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

Nació en la parroquia de Notre-Dame d'Alençon, rue Saint-Blaise, frente a la prefectura, el 2 de enero de 1873.

El padre se llamaba Louis Martin, hijo de un ex oficial que estaba en Burdeos, si mal no recuerdo. Había trabajado como relojero-joyero en la parroquia de Saint-Pierre de Montsort, en Alençon. Se había retirado del oficio durante unos años y disfrutaba de una verdadera tranquilidad.

La madre se llamaba Zélie Guérin, originaria, creo, de Lisieux. Después de que el Sr. Martin se retirara de su oficio de joyero, la Sra. Martin se hizo cargo de la fabricación de encajes llamada "Point d'Alençon".

El padre era profundamente piadoso; formó parte de la asociación para la adoración nocturna del Santísimo Sacramento. Se acercaba con frecuencia a la Sagrada Comunión, creo que asistía a la Santa Misa todos los días. ocupaba gustosamente su tiempo libre en el placer de la pesca ya menudo enviaba el producto a las monjas de las Clarisas de Alençon. La madre también era muy piadosa y asistía a la iglesia por igual, pero yo la conocía menos que el Sr. Martin y no podía entrar en muchos detalles sobre ella.

La Sierva de Dios fue bautizada a petición de sus padres el sábado 4 de enero de 1873. Tuve la suerte, como dije más arriba (Interrogación n° VII), de ser el ministro de este bautismo. Recientemente se ha colocado una placa conmemorativa de este acontecimiento en la capilla de la pila bautismal de Notre-Dame d'Alençon.

Thérèse Martin fue la última de los hijos de este matrimonio, pero muchos hijos nacieron antes que ella. Tres de sus hermanas [247] siguen siendo carmelitas en Lisieux; otro visitandine en Caen; Recuerdo haber enterrado a un hermanito, creo que antes habían muerto otros niños.

Esta familia constituía un ambiente profundamente cristiano, los hijos estaban admirablemente educados; su vida estaba poco repartida fuera; todos tenían

 

TESTIGO 2: Lucien-Victor Dumaine 109

 

los mismos gustos y las mismas costumbres cristianas y les gustaba estar juntos.

Relato todos estos detalles como testigo ocular, ya que, como dije, conocía bien a la familia cuando era coadjutor en Alençon, donde viví durante diez años (1868-1878).

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

Conozco algunos detalles de los primeros años de la Sierva de Dios, hasta la muerte de su madre y la partida de la familia por Lisieux. Al deteriorarse la salud de la niña por la estancia en la ciudad, fue colocada como enfermera en Semallé. El Reverendo Padre Roger, Oblato de María Inmaculada, él mismo natural de Semallé, me dijo que siendo un hombre joven en ese momento y viviendo con su familia, había visto a la pequeña Thérèse Martin en la casa de su nodriza, y que le había llamado la atención la expresión de dulzura y amenidad de este niño. Madame Martin murió en 1887; poco después la familia se fue de Alençon y los perdí de vista en ese momento..

 

[248] [Respuesta a las preguntas undécima a quincuagésima quinta]:

No sé nada sobre todos estos puntos excepto lo que leí en la “Historia de un alma” y lo que aprendí en algunas conversaciones bastante recientes con la Reverenda Madre Priora del Carmelo de Lisieux.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Visité una vez la tumba de la Sierva de Dios, hacia 1911; Lo hice para satisfacer mi piedad y una piadosa curiosidad. Durante la media hora que pasé allí, vi a tres personas venir a orar ante la tumba de sor Teresa. También sé que hay un concurso importante de peregrinos, y conozco personalmente en la diócesis de Séez a muchas personas que han hecho esta peregrinación, el mismo obispo de Séez fue allí. Este concurso de personas persiste y tiende a aumentar día a día.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

No sé nada directamente sobre la reputación de santidad de la Sierva de Dios antes de su muerte; pero desde su muerte, he notado en toda la diócesis de Séez, que he recorrido en todas direcciones como Vicario General, que todos, clérigos y fieles, están convencidos de la santidad heroica de sor Teresa del Niño Jesús. Comúnmente se la llama "la pequeña santa de Lisieux". Además, muchas personas, ajenas a la diócesis, con las que [249] me encontré en contacto, ya sea verbalmente o por carta, me expresaron la misma convicción. Varias personas se encomiendan especialmente a mis oraciones por el simple hecho de que yo mismo bauticé a la Sierva de Dios.

El 8 de julio de 1912, en audiencia, el Soberano Pontífice Pío X, al pedirle que hiciera una oración por mi curación, grabó esta oración al pie de una imagen de la Sierva de Dios, sabiendo que yo mismo la había bautizado.

Actualmente soy capellán de una ambulancia para soldados heridos, en Séez; entre estos soldados varios llevaban ostensiblemente una imagen o recuerdo de la Sierva de Dios. Desde que noté esta reputación de santidad, es cierto que no disminuye, sino que por el contrario tiende a aumentar.

Tal vez fueron un poco demasiado entusiastas en la difusión de imágenes, libros y otros objetos relacionados con la Hermana Teresa del Niño Jesús. Pero no creo que se haya hecho ningún esfuerzo por crear una reputación de santidad a su favor. Se difundió muy normalmente entre la gente; con mayor razón estoy convencido de que nunca se ha hecho nada para ocultar lo que podría dañar la Causa. Sus hermanas Carmelitas ciertamente no permanecen indiferentes al éxito de su Causa, pero actúan con gran rectitud de intención, estoy convencido de ello.

 

[250] [Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

Que yo sepa, nadie se ha opuesto a esta reputación de santidad, y me sorprendería mucho si alguien expresara una opinión contraria.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima novena]:

Lo sé por mis conexiones personales:

1° Que es opinión muy difundida que Sor Teresa cumple su lema: “Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”.

2° Mucha gente me ha dicho que la han invocado para obtener favores espirituales o temporales, y han reconocido la eficacia de su intercesión. Yo mismo lo invoco diariamente y atribuyo a su protección la mejora de mi estado de salud.

3° No he observado por mí mismo, que yo recuerde, ninguno de los hechos relatados en las “Lluvias de rosas” y en los “Artículos”. Pero varios de estos hechos, que parecen bien establecidos por los testimonios que los avalan, me parecen verdaderos milagros.

4° Puedo relacionar más particularmente dos hechos:

A) El soldado Cholet, de las cercanías de Lyon, Claude Prosper Arthur Cholet, 60, rue Vivy, Cours (Rhône), fue atendido en la ambulancia [251] de la que soy capellán, en Séez, por una herida muy grave recibida en la Batalla del Marne. Una bala penetrando por la espalda, salió por la parte superior del tórax, después de haber perforado el pulmón; de donde síntomas muy alarmantes de fiebre, sofocación, supuración; una noche en particular, se creyó que estaba en peligro inminente y le hice dar la comunión como viático; el propio médico había dicho que el peligro era muy grave. Aconsejé al herido que hiciera una novena a la Sierva de Dios. El lo hizo; como resultado de esta novena se declaró lo mejor; desde entonces ha crecido constantemente; el sujeto está ahora convaleciente con su familia y ha enviado una muestra de agradecimiento al Carmelo de Lisieux.

B) Suboficial Cholet de Angers, Ernest Gabriel Maxime Cholet de Saint Georges-sur-Loire cerca de Angers, tratado

 

TESTIGO 2: Lucien-Victor Dumaine 111

 

del mismo modo en dicha ambulancia, había recibido un balón que le había atravesado el muslo comprometiéndose el fémur. La herida era de mala naturaleza, muy dolorosa y el cirujano creyó que se debía llegar a una amputación, cosa que el joven temía mucho. Recomendé una novena a la Sierva de Dios. Después de esta novena, la herida mejoró y está en camino de sanar.

 

[Respuesta de las preguntas sexagésima a sexagésima quinta]:

No tengo nada especial que decir.

 

[252] [Respuesta a la solicitud sexagésima sexta]:

No veo nada que agregar.

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de los Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Firmado: Lucien DUMAINE

Testigo 3 - Almire Pichon, SJ

Podemos referirnos a su reseña biográfica dada en el tomo I de este Juicio (pp. 378-379).

En resumen, el P. Pichon (1843-1919) fue un sacerdote de gran valor: director espiritual, predicador de retiros y conquistador de almas, en Europa y en Canadá (allí durante unos diez años). Muy dotado tanto desde el punto de vista humano como sobrenatural, podía dirigirse con éxito a personas de todos los ámbitos de la vida: trabajadores, sirvientes, religiosos y sacerdotes. Predicó la confianza ilimitada en el Corazón de Jesús, del cual tenía una adoración ardiente.

Entró en contacto con los Martin en Lisieux en 1882 (a través de Marie, la hermana mayor) y se convirtió gradualmente en el padre espiritual de toda la familia y continuó siéndolo, incluso durante sus ausencias en Canadá (1885-1886; 1888-1907). Teresa también estuvo en contacto con él y recibió una verdadera bendición de él. Como ya se dijo (vol. I, p. 379), el P. Pichon no conservó ninguna de las cartas que recibió de ella y es una pérdida irremediable. El testigo declarará a continuación que “lamento no haber conservado las cartas de Thérèse” (p. 266), especificando que eran sólo “unas pocas letras” (p. 272). Esta aseveración no concuerda con el texto del Manuscrito A, f 71 r°: “Reducido a recibir una carta de él al año, de 12 que le escribía (...)”. Se puede hacer referencia sobre este tema al vol. IP 379.

El padre Pichon testificó en 1915, de una manera ciertamente mucho más rica que durante el juicio informativo ordinario, en 1911.

Así dijo de sor Teresa: “Ella no se desparramó en un torrente de palabras. Explicó sus preguntas con mucha claridad, pero con gran sobriedad, sin insistir en modo alguno en hacer prevalecer sus sentimientos. Además, era fácil guiar a esa niña: el Espíritu Santo la guiaba; No creo que haya tenido nunca... para protegerla contra una ilusión” (págs. 265-266). Y esto de nuevo: “Lo que más me llamó la atención fue su constante espíritu de fe, siempre alerta, que lo llevaba a pensar incesantemente en Dios ya verlo en todo. No había nada humano en sus pensamientos” (p. 267); “Su mirada, la expresión de su rostro mostraban que se comportaba así por puntos de vista sobrenaturales: era una 'vidente' que miraba siempre a Dios” (p. 269). Tampoco podemos pasar por alto este precioso testimonio: “Pocos meses después de su entrada en el Carmelo, cuando prediqué allí los ejercicios espirituales, la Reverenda María de Gonzague, entonces priora, me dijo que estaba asombrada de descubrir tantas perfecciones en esta niña; añadió: 'es un tesoro para el Carmelo. (pág. 273).

El Padre Pichon testificó el 23 de abril de 1916, durante la 6ª sesión del Juicio (pp. 262-275 de nuestra Copia Pública).

 

TESTIGO 3: Almire Pichon, SJ 113

[Sesión 6: - 23 de abril de 1915, a las 8:30 y 2:30]

[262] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Almire Théophile Augustin Pichon, nací en Carrouges, diócesis de Séez, el 3 de febrero de 1843. Soy un religioso profeso de la Compañía de Jesús que actualmente reside en Versalles.

 

[El testigo responde correctamente de la tercera a la quinta pregunta].

 

[El testigo responde correctamente a la sexta solicitud].

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Hacia 1880 fui a predicar un retiro de obreros en una fábrica de Lisieux. En esta ocasión me pusieron en contacto con la familia Martín. La Sierva de Dios tenía entonces 7 años. Las relaciones íntimas que entonces comenzaron con esta familia han continuado desde [263] sin interrupción. Me convertí en la consejera espiritual de las cinco hermanas. Ya sea por carta o en entrevistas, según la ocasión, nuestras comunicaciones se han mantenido regulares.

He leído la autobiografía de Sor Thérèse, pero no necesito usar este documento, relataré lo que sé por mí mismo.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Sí, tengo una gran devoción por la Sierva de Dios, porque siempre la he considerado un alma extraordinaria, muy privilegiada por Dios. Deseo de todo corazón su beatificación y rezo por esta intención. Estoy convencido de que obtuve mi sanidad dos veces por su intercesión.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

De los padres de sor Thérèse, sólo conocí al padre a partir de 1880. Ya se había retirado a Lisieux. Fue un patriarca venerable, siempre sobrenatural; un cristiano de la antigüedad: el espíritu "moderno" no se le había contagiado. En ese momento, encontré en esta familia alrededor del Sr. Martin cinco hijos: Marie, Pauline, Léonie, Céline y Thérèse.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

En la familia Martin, eran Marie y Pauline quienes presidían la educación de las hermanas más jóvenes, y en particular de Thérèse. Monsieur Martin tenía [264] gran confianza en el juicio y sentido práctico de sus hijas mayores, y no se equivocaba en confiarles la administración de la casa. Se consultaba a menudo a la señora Guérin, su tía: era una persona muy sabia y muy cristiana. Monsieur Martin tenía un afecto particularmente tierno por Thérèse, a quien llamaba su “pequeña reina”. Una niña menos dotada que ella podría haber concebido algo de amor propio y sufrido por ello en su formación moral; pero nunca vi que la Sierva de Dios se aprovechara de ello; y sus hermanas mayores estuvieron totalmente de acuerdo.

Lo que me llamó mucho la atención en ese momento en la Sierva de Dios fue ante todo su espíritu de fe: veía en todo al buen Dios; y su modestia: era serena y más bien callada, sin llamar nunca la atención, además sonriente y amable; Nunca vi una nube en la cara de ese niño.

No sé nada en particular sobre su educación en los benedictinos.

Durante una extraña enfermedad que experimentó alrededor de los diez años, me mantuvieron informado de lo que estaba pasando por cartas de sus hermanas. Me relataron en ese mismo momento los detalles de su curación, incluido el milagro de la sonrisa de la Santísima Virgen como se relata en la “Historia de un alma”. Esta enfermedad me pareció una afección nerviosa, además, muy singular. Volví a ver al niño poco después de su recuperación y varias veces hasta que entró en el Carmelo; esta enfermedad, que podría haber alterado su [265] equilibrio mental, no había dejado absolutamente ninguna huella, lo que confirmó mi fe en la cura milagrosa.

No estuve presente en el momento de la Primera Comunión de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la undécima solicitud]:

Apenas la conocí, es decir desde los siete años, la Sierva de Dios me habló de su deseo de consagrarse a Dios. En cuanto a la forma particular de su consagración en la Orden del Carmelo, no puedo decir si me habló de ella antes de que su hermana Paulina entrara en religión o después. A los quince años, cuando tenía la esperanza de poder ser admitida, comenzó a hacer gestiones para obtener la entrada en el Carmelo.

 

[Para la dirección de su vida espiritual y especialmente en cuanto a su intención de entrar en la religión, ¿la Sierva de Dios tomó consejos prudentes o se condujo más bien por su propia prudencia? Respuesta]:

Puedo decir que ella estaba tomando consejos. Ella me consultó a mí mismo y sobre su conducta espiritual y especialmente sobre su vocación. No se derramó en un torrente de palabras. Explicó sus preguntas con mucha claridad, pero con gran sobriedad, sin insistir en modo alguno en hacer prevalecer sus sentimientos. Además, era fácil guiar a esa niña: el Espíritu Santo la guiaba; [266] No creo que nunca tuve, ni entonces ni después, para protegerla contra una ilusión.

Volviendo al asunto de su entrada en el Carmelo, creo que fue impedida por su corta edad y la delicadeza de su salud. Luego fui informado, por cartas de Thérèse y Céline, de los trámites realizados en Bayeux y Roma para obtener el permiso para entrar en el Carmelo. Terminó triunfando, pero no sin dificultad. Lo notable es que su padre, por su parte, insistió con admirable generosidad en entregarla a Dios.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

Entró en el Carmelo en 1888. Di un retiro en el otoño del mismo año, entonces era postulante. Después

 

TESTIGO 3: Almire Pichon, SJ 115

 

este retiro, fui enviado a Canadá y nunca más volví a ver a la Sierva de Dios, con quien, sin embargo, permanecí en comunicación por carta. Lo que me llamó la atención en este retiro fueron las pruebas espirituales por las que Dios la hizo pasar; Entonces tuve la impresión muy fuerte de que Dios quería hacer de ella una gran santa.

Lamento mucho no haber guardado sus cartas y sólo tengo conocimiento indirecto del resto de su vida en el Carmelo.

Lo que sé al respecto lo aprendí en la “Historia de un alma” y en conversaciones con sus hermanas.

 

[267] [Respuesta a las solicitudes decimotercera a decimocuarta]:

Lo que he podido observar me convence de que este niño era de una perfección que nunca fue desmentida.

 

[Respuesta a la decimoquinta solicitud]:

Su adhesión a las verdades reveladas ya las direcciones de la Iglesia fue de una fe ingenua muy recta y muy sencilla. Pero lo que más me llamó la atención fue su constante espíritu de fe, siempre alerta, que lo llevaba a pensar constantemente en Dios ya verlo en todo. No había nada humano en sus pensamientos y acciones.

 

[Respuesta a la decimosexta solicitud]:

No sé nada específico sobre esto.

 

[La testigo contesta lo mismo a la decimoséptima solicitud].

 

[Respuesta a la decimoctava solicitud]:

Sé que ella era muy ardiente en su deseo de comulgar todos los días. Me lo mostró en conversaciones incluso antes de entrar en Carmel.

 

[Respuesta a la decimonovena solicitud]:

No sé nada en particular.

 

[Respuesta a la vigésima solicitud]:

Varias veces me expresó sentimientos muy ardientes de respeto por los sacerdotes y de celo por su santificación. Era uno de los objetos más habituales de su oración.

 

[Respuesta a la vigésima primera solicitud]:

No tengo nada especial que decir.

 

[Respuesta a las preguntas vigésima segunda a vigésima sexta]:

Esta niña estaba admirablemente desvinculada de las cosas terrenales que ni siquiera se le pasaban por la cabeza; vivía constantemente en regiones superiores y en la mente de Dios. Su entrega a Dios en las penas y dificultades fue completa. En las circunstancias más difíciles, como la enfermedad cerebral de su padre, no perdió nada de su serenidad habitual. Dijo con una sonrisa celestial: “Dios debe amarnos mucho para tratarnos así”. Sin embargo, ella no era indiferente, sino por el contrario muy sensible a los afectos de la familia. Su tranquilidad de alma era, por lo tanto, bastante sobrenatural.

 

[Respuesta de la pregunta vigésima séptima a la trigésimo primera]:

El amor de Dios en ella tenía ese sello tan marcado que no se mezclaba con ningún temor. Su conciencia era muy recta y muy delicada. Ella fue muy cuidadosa para evitar incluso las imperfecciones y siempre por un principio de amor.

 

[Respuesta a las preguntas trigésima segunda a trigésima sexta]:

Apenas he podido observar directamente excepto sus relaciones con los miembros de su familia. Era de perfecta [269] descendencia para con sus hermanas, prestándose a todo, incluso a sus caprichos; En cuanto a ella, no tenía caprichos, no expresaba deseos y hacía lo que uno quería. Su mirada, la expresión de su rostro mostraban que se comportaba así por puntos de vista sobrenaturales, era "una vidente" que miraba siempre a Dios. No era, sin embargo, de naturaleza apática, sino muy vivaz, y si se hubiera hecho caso a sí misma, habría tenido deseos y caprichos.

 

[Respuesta de la trigésima séptima a la trigésimo octava pregunta]:

Nunca noté nada imprudente y desconsiderado en ella; nada que huela a exageración o al impulso de la naturaleza. En todas sus palabras e incluso en la expresión de su rostro, había un aplomo maravilloso.

 

[Respuesta de la trigésima novena a la cuadragésima pregunta]:

No se nada.

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

Nunca he visto a este niño mostrar molestia o deseo de que le den satisfacción.

 

[270] [Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

Lo que puedo notar en particular en relación a la virtud de la fuerza durante el período de mi relación directa con la Sierva de Dios es lo que ella hizo para obtener la entrada en el Carmelo, yendo a tocar todas las puertas sin desanimarse nunca, a pesar de los superiores. ' negativas, lo que, para un niño de quince años, denota una energía y una fuerza de carácter poco comunes.

 

[Respuesta a las solicitudes cuadragésima tercera y cuadragésima cuarta]:

No sé nada especial.

 

[Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

Por obediencia, fui testigo de la flexibilidad y prontitud con que se sometía sin responder jamás a los más mínimos deseos de su padre y de sus hermanas mayores.

 

[Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

Me llamó la atención su humildad más que cualquier otra cosa. Tuvo cuidado de dejar aparecer a sus hermanas, sin adelantarse nunca. Realmente necesitaba el e-

 

TESTIGO 3: Almire Pichon, SJ 117

 

estudiando para ver que era muy [271] inteligente. Así que no supe durante mucho tiempo que tenía un verdadero talento para la poesía.

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

En primer lugar, todas sus virtudes me parecen heroicas, por la continuidad con que las practicaba sin contradecirse jamás. Entre las virtudes que practicó durante el tiempo que la conocí, es decir, especialmente mientras estaba con su familia, fue su humildad la que me pareció particularmente heroica. Si bien su padre y sus hermanas solo querían presentarla, ella tuvo mucho cuidado de desaparecer siempre. También he notado su heroicidad en la aceptación de sus penas, por dolorosas que fueran, y en la serenidad inalterable que conservaba en las horas más críticas.

 

[Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

No sé si ella estaba de alguna manera fuera de proporción.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

Aparte de la aparición de la Santísima Virgen, al final de su enfermedad, no tengo conocimiento de que estuviera afectada por estados místicos extraordinarios. Si lo experimentó de manera excepcional, no lo sé; en todo caso, no es el carácter predominante de su santidad sencilla lo que Dios ha querido dar como ejemplo a las "pequeñas almas".

 

[272] [Respuesta a la solicitud número XNUMX]:

No sé.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

1° Sus escritos, todos los conocen: la “Historia de un Alma”, sus Cartas, sus Poemas. Sólo los conocí después de su muerte por la publicación que se hizo de ellos. Le dije que lamentablemente no había guardado las pocas cartas que me había dirigido personalmente.

2° En cuanto a la apreciación de la doctrina contenida en estos escritos, puedo referirme al juicio muy autorizado del Reverendo Padre de Causans, prefecto de la Compañía de Jesús, que era considerado entre nosotros también versado en materia espiritual. Habiendo leído la "Historia de un alma", me dijo: "Después de Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz, no conozco nada más hermoso". Agrego que esta es también mi opinión. En particular, varios, que yo sepa, antes de haber leído sus obras, temían que en su “caminito de abandono” del que vagamente habían oído hablar, hubiera un matiz de quietismo, pero todos ellos, después de leerla, me lo confesaron. que no encontraron nada similar allí.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima segunda a quincuagésima sexta exclusivamente]:

No sé nada personalmente.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

[273] He visitado la tumba de la Sierva de Dios una vez al año desde que regresé a Francia (1907). Nunca he estado allí sin encontrar peregrinos allí. Anteayer estuve allí como un cuarto de hora, tiempo durante el cual los peregrinos se sucedieron sin interrupción; había soldados, monjas, etc., y todos rezaban con gran fervor. Este movimiento de peregrinos, lejos de frenarse, aumenta día a día. No sé si se utilizó algún medio para crear este movimiento.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Antes de que la Sierva de Dios entrara en el Carmelo, los que la vieron y la conocieron dijeron de ella: “Esta niña es un ángel”. No pretendían con esto otorgar un elogio trivial como se hace con un niño amable, sino que adhirieron a esta expresión una especie de veneración.

A los pocos meses de su entrada en el Carmelo, cuando prediqué allí los ejercicios espirituales, la Reverenda María de Gonzague, entonces priora, me dijo que estaba asombrada de descubrir tanta perfección en esta niña; añadió: “es un tesoro para el Carmelo”.

A fines de 1888 dejé Francia y no puedo ser testigo directo por el resto de su vida religiosa.

Desde su muerte lo he notado en mis numerosas misiones, en Canadá, en Estados Unidos, en Inglaterra, en Bélgica, en Holanda, en Polonia, en Bohemia, en Hungría, en Austria, en Suiza, en Italia, [274 ] que en todas partes esta reputación de santidad y poder sobre el corazón de Dios está perfectamente establecida. En todos estos países noté los frutos de las virtudes que produce la lectura de su vida, y conocí a un buen número de monjas que deben su vocación a la lectura de este libro.

 

[¿Crees que los efectos de esta lectura provienen de algún exceso de sensibilidad o imaginación? - Respuesta]:

Conozco a muchas personas que han releído esta vida hasta cinco, seis y siete veces, y que me dijeron que la última lectura les hizo más bien, lo que no se explicaría por un movimiento de sensibilidad y entusiasmo.

 

[El testigo reanuda el testimonio]:

La publicación de la “Historia de un alma” sin duda contribuyó a dar a conocer a sor Teresa, pero me parece del todo insuficiente sin la intervención de Dios para explicar esta corriente universal y tan poderosa de veneración y confianza. Muchas veces he visto a hombres de primer mérito plenamente convencidos de la santidad del Siervo de Dios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

No conozco oposición.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

[275] Aparte de los casos de intercesión milagrosa relatados en la "Lluvia de rosas" y que yo mismo no he comprobado, debo informar que estoy convencido de que yo mismo he sido curado prodigiosamente de un mal que, según los médicos, iba a conducirme en unas pocas horas a la tumba. Era una bronconeumonía purulenta muy avanzada. Fue en París, en 1909, en agosto, en la Clinique des Augustines, rue de la Santé, n° 29.

 

TESTIGO 3: Almire Pichon, SJ 119

 

Los tres médicos de la casa decidieron que me tenían que administrar la Extremaunción rápidamente porque me iba a morir. Entonces invoqué a sor Teresa, mi temperatura que superaba los 40° volvió el mismo día a la normalidad y permaneció allí con gran asombro de los médicos. Cuatro días después pude decir la Santa Misa, y esa fue precisamente la gracia que había pedido.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No veo nada que agregar.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Firmado: A. PICHON, SJ

Testigo 4 - Jean-Jules Auriault, SJ

Como ya se dijo (vol. 1, p. 390). El padre Auriault no conoció a Teresa y su testimonio se refiere directamente a su reputación de santidad y al valor doctrinal de su enseñanza.

Durante mucho tiempo un maestro muy valorado en el Instituto Católico de París, luego un predicador muy solicitado para los ejercicios espirituales, el P. Auriault fue al Carmelo de Lisieux para un retiro alrededor de 1908-1909. A partir de entonces se convirtió en un ferviente admirador de Teresa y de su doctrina.

El P. Auriault, cuyo testimonio se refiere sobre todo a la eficacia del mensaje de Teresa, no deja sin embargo, por supuesto, de juzgar la heroicidad de las virtudes de la joven carmelita, heroicidad que él mantiene cierta y bien probada: “1) por la intensidad de amor que puso en todos sus actos; 2) por la continuidad en la fidelidad, ya sea a las reglas de observancia oa las inspiraciones de la gracia; 3) por una paciencia verdaderamente extraordinaria para permanecer ecuánime y manso en las pruebas; 4) por el gran coraje que tuvo en vencerse a sí mismo en combates de carácter especialmente sensible” (p. 291).

También vale la pena subrayar el juicio que sigue: "Su prudencia se manifiesta de manera notable en sus cartas y en sus consejos de dirección, que reflejan claramente la doctrina de los más autorizados maestros de la vida espiritual... En su dirección, nos también hay que notar la perfecta dependencia en la que se encuentra con respecto al Espíritu Santo. Es como un instrumento en la mano del trabajador” (p. 291).

El Padre Auriault testificó el 3 de mayo de 1915, durante la 7ª sesión (pp. 285-296 de nuestra Copia Pública).

[Sesión 7: - 3 de mayo de 1915, a las 8 y 30 horas]

 

[285] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Jean-Jules-Raoul Auriault, nacido en Brie, diócesis de Poitiers, el 19 de febrero de 1855; Soy sacerdote profeso de la Compañía de Jesús, profesor honorario

 

TESTIGO 4: Jean-Jules Auriault, SJ 121

 

ario de dogma en el Instituto Católico de París, actualmente con domicilio en París, n°5 rue du Regard.

[El testigo responde correctamente a la tercera solicitud].

 

[286] [Respuesta a cuarta solicitud]:

Me presenté dos veces ante el juez de instrucción del tribunal correccional de París, acusado de haber ejercido el ministerio, siendo miembro de una Congregación no autorizada y legalmente disuelta. Ambas instrucciones resultaron en un despido.

 

[El testigo responde correctamente a la quinta solicitud, y correctamente a la sexta].

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

No conocí personalmente a la Sierva de Dios. Lo que sé al respecto proviene de las siguientes fuentes:

1° La lectura atenta de su autobiografía y también de las cartas y demás escritos anexos a esta obra.

2° prediqué dos retiros en el Carmelo de Lisieux, el primero hace unos seis o siete años (en 1908 o 1909); el segundo dos años después. En estas dos circunstancias hablé de la Sierva de Dios, no sólo con sus hermanas carmelitas, sino también con todas las monjas de la comunidad.

3° En el ejercicio de mi ministerio (direcciones espirituales, confesiones, sermones, etc.) en París y en las provincias, muchas personas me comunicaron sus sentimientos acerca de la Sierva de Dios.

4° En la Compañía de Jesús, varios padres o hermanos también me han dicho su opinión sobre Sor Teresa del Niño Jesús.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

[287] Desde hace siete u ocho años tengo verdadera devoción y mucha confianza en la Sierva de Dios. Estas disposiciones fueron establecidas en mí por el estudio de su vida y por mis conversaciones con las carmelitas de Lisieux. Deseo vivamente el éxito de su Causa porque la creo bien fundada y su éxito me parece de gran interés para la Iglesia.

 

[Respuesta de la novena a la duodécima pregunta]:

Sobre los detalles históricos de la biografía de sor Teresa, no sé nada sino leyendo la “Historia de un alma”, obra conocida por todos.

 

[Respuesta a las solicitudes decimotercera y decimocuarta]:

No sé nada especial.

 

[Respuesta de las preguntas decimoquinta a vigésimo primera]:

Me llamó la atención la prontitud con que se adhirió a las mínimas indicaciones de la Iglesia. Cuando uno lee con atención sus escritos, capta en detalle esta preocupación por conformarse al pensamiento de la Iglesia. Recuerdo en particular esta característica que me parece significativa. Como una monja, en un movimiento de entusiasmo, le dijo que seguiría su camino espiritual aunque la Iglesia no la aprobara, ella se indignó y le dijo: “¡Desgraciada! hay que obedecer siempre y sobre todo a la Iglesia", o una palabra análoga

[288] Lo que es notable en ella también desde el punto de vista de la fe es la continuidad de las visiones sobrenaturales. Fue también el espíritu de fe lo que le hizo profesar un respeto innato, profundo y sobrenatural por el Sumo Pontífice, los obispos y los sacerdotes.

Tenía un gusto muy acentuado y particularmente notable por la Sagrada Escritura, que utiliza constantemente en sus escritos con rara alegría.

Todo lo que acabo de decir resulta del estudio que he hecho de sus escritos.

 

[-Respuesta de solicitud vigésima segunda a vigésima sexta]:

Me parece que el abandono total a Dios es como el rasgo saliente de su fisonomía sobrenatural. Esto aparece en la idea que tiene de Dios a quien admira como padre. Se podría citar toda su autobiografía como prueba de esta disposición.

En particular, llama la atención cómo profesa en cada ocasión que el pecado no es motivo de alejamiento de Dios, sino motivo de acercamiento a su misericordia. Dice en alguna parte que si tiene confianza en Dios, no es precisamente porque no haya cometido pecados; si hubiera cometido todos los pecados más graves, tendría el mismo apoyo en su confianza en la bondad divina. Este abandono a Dios se manifiesta también en su sumisión sin reservas a todas las direcciones de sus superiores; se podría decir que obedece de cabo a rabo, porque siempre ve detrás de las criaturas la voluntad paterna de Dios.

Además, de este abandono absoluto en Dios, ella se convierte en predicadora incansable. Toda su dirección espiritual se reduce a este camino de abandono.

 

[Respuesta de la pregunta vigésima séptima a la trigésimo primera]:

El amor de Dios la posee tanto que no puede distraerse de él ni por un momento; se podría decir que le encanta la forma en que respira. Me recuerda a San Luis de Gonzague, sufriendo el martirio porque su superior le pidió que pensara menos en Dios y pensara más en las cosas prácticas de la tierra.

 

[Respuesta a las preguntas trigésima segunda a trigésima sexta]:

Lo que escribió sobre la caridad con el prójimo es notable por su profundidad y practicidad. Es como un comentario sobre las palabras de Nuestro Señor después de la Cena.

Lo que también me llama la atención es el ejercicio eficaz de esta caridad infinitamente delicada. Podríamos expresarlo con estas dos palabras: “Nemini obesse, omnibus prodesse”.

Lo que muestra el carácter sobrenatural de esta caridad es que, estando en el convento con sus tres hermanas, no inclinó su corazón y sus afectos hacia ellas más que hacia las demás monjas; más bien se alejó de él.

Su celo por la salvación de las almas alcanzó en ella un grado que me parece incomparable. Este arreglo aparece en

 

TESTIGO 4: Jean-Jules Auriault, SJ

 

esta sublime página donde [290] expresa el pesar de no poder ser al mismo tiempo sacerdote, misionera, mártir, etc., pero para compensarlo, recurriendo a su pequeñez, se aloja en el corazón mismo de la Iglesia con su oración y su amor para irradiar desde allí por todo el mundo en ayuda del Papa, de los obispos, de los sacerdotes, de los misioneros y de cuantos se esfuerzan por la salvación de las almas. Este celo se manifiesta especialmente en su unión con los misioneros, y en esta fórmula de un apostolado por así decirlo eterno: "Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra" @DEA 17-7@.

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima séptima y trigésima octava]:

Su prudencia se manifiesta de manera notable en sus cartas y sus consejos de dirección, que reflejan con claridad y fuerza la doctrina de los más autorizados maestros de la vida espiritual.

Especialmente, con sor Teresa, el abandono en Dios no es una doctrina exclusiva de los demás sentimientos de la vida espiritual, como el temor de Dios, el horror del pecado, etc.; más bien, son una parte integral de él, sólo que toman la forma que los hace más efectivos y más accesibles.

En su dirección, también debemos notar la perfecta dependencia en la que se encuentra con respecto al Espíritu Santo. Es como un instrumento en la mano del trabajador.

Su prudencia se manifiesta también en su conducta personal, especialmente en sus relaciones con la comunidad, donde tuvo que conciliar en momentos difíciles [291] la obediencia y la caridad.

 

[Desde la trigésima novena hasta la cuadragésima pregunta, el testigo no tuvo nada en particular que responder.]

 

[Respuesta a las solicitudes cuadragésima primera y cuadragésima segunda]:

El amor al sufrimiento había cobrado tal intensidad en ella que se había convertido en una pasión dominante, tanto que se regocijaba frente al sufrimiento: los días en que sufría eran los días en que parecía más feliz, de modo que muchos eran se equivocó y creyó que había sufrido poco.

 

[De la cuadragésima tercera a la cuadragésima sexta pregunta, el testigo no tuvo nada en particular que responder].

 

[Respuesta a las solicitudes cuadragésima séptima y cuadragésima octava]:

En general, me parece que ejerció todas estas virtudes en grado heroico; que se manifiesta: 1° por la intensidad del amor que ponía en todas sus acciones; 2°, por la continuidad en la fidelidad, sea a las reglas de observancia, sea a las inspiraciones de la gracia; 3°, por una paciencia verdaderamente extraordinaria en mantenerse ecuánime y mansa en las pruebas; 4º, por el gran coraje que desplegó para superarse a sí misma en combates de carácter especialmente sensible. Podemos decir de ella lo que decimos de Saint Jean Berch-[292]mans: hizo todas las cosas ordinarias extraordinariamente bien.

 

[Respuesta a las solicitudes cuadragésima novena y quincuagésima]:

No conozco tales hechos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

1° No conozco otros escritos que los que han sido publicados. No he hecho una crítica especial a la autenticidad de estas publicaciones; pero fue hecho por otros, y no dudo de la veracidad de su testimonio. Incluso tenía en mis manos el manuscrito original de la autobiografía.

2° Considero que estos escritos pueden dar prueba y sustentar un cierto juicio sobre la realidad de las virtudes de la Sierva de Dios, porque 1/ habiendo ya conocido, por público renombre, de sus virtudes heroicas, de su santa muerte y de la gracias obtenidas por su intercesión, sus escritos no me llegaron sin autoridad adquirida; 2/ al estudiarlos, encuentro características intrínsecas que garantizan su autoridad. La verdad, la unción brota de cada frase, y no se puede pensar, ni por un momento, que el autor no expresó lo que sintió. De esta forma, los testimonios extrínsecos y la crítica interna se corroboran para dar un valor indiscutible a estos documentos.

 

[293] [Respuesta a las preguntas quincuagésima segunda a quincuagésima quinta]:

No sé nada específico sobre estos puntos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Durante los ocho años que llevo en contacto con el Carmelo de Lisieux, no he dejado de visitar por devoción la tumba de la Sierva de Dios cada vez que las circunstancias me han llevado a Lisieux, es decir, en cinco o seis ocasiones distintas, en todo alrededor de veinte visitas. En estas peregrinaciones noté un número regular de peregrinos, a veces a pesar del mal tiempo; además, esta competencia está creciendo. Ayer en particular, que era domingo, durante los tres cuartos de hora que pasé allí, noté un público en constante cambio de unas veinte personas, hombres, mujeres, soldados, etc.; estos peregrinos estaban recogidos y rezando. Nunca he oído hablar de ninguna acción que se haya tomado para determinar o mantener esta peregrinación.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

No sé si la Sierva de Dios gozó [294] de fama de santidad durante su vida.

Desde su muerte me ha quedado patente su reputación de santidad, es decir, de virtudes heroicas, no sólo por la lectura de los testimonios que se han publicado, sino también por la relación directa que de ella tengo. padres de la Compañía de Jesús, serios y particularmente instruidos; Mencionaré en particular al reverendo padre Longhaye, de casi 80 años, profesor en el juniorado de Canterbury.

 

TESTIGO 4: Jean-Jules Auriault, SJ 125

 

Además, comprobé la extensión de esta reputación de santidad por la devoción que observé, primero en el Carmelo de Lisieux, luego en otros Carmelos con los que estoy en contacto, en un buen número de comunidades religiosas; en cuanto a los simples fieles, la experiencia es continua y universal. Ahora bien, el hecho de esta devoción nos permite concluir que estamos convencidos de su santidad.

En cuanto a la fama de milagros o favores sobrenaturales obtenidos por su intercesión, la sé no sólo por la lectura de las "Lluvias de Rosas", donde se relatan los más notables, sino también por los informes personales que me han hecho. en particular por la frecuente petición de misas, con motivo de novenas hechas para obtener milagros, curaciones, favores, etc. Conozco a un número muy grande de personas que lo invocan asiduamente.

No sé si se ha hecho algo para crear esta reputación de santidad. El desarrollo que ha tomado sólo puede explicarse, en mi opinión, por la realidad de [295] santidad heroica y poder taumatúrgico. Los medios de publicidad empleados por el Carmelo de Lisieux tienen, en relación con esta reputación, una relación de efecto a causa más que de causa a efecto; si hubiera faltado la base, toda esta publicidad habría perjudicado más que beneficiado la extensión de la devoción a Sor Teresa del Niño Jesús.

 

[Respuesta a la quincuagésima octava solicitud:

Nunca he oído expresar una opinión contraria a la virtud o reputación de santidad de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

En general, he oído muchas veces atribuir favores espirituales o corporales a la intercesión de la Sierva de Dios; No estaría por encima de la verdad si dijera que personalmente recibí unos cincuenta testimonios de este tipo. Voy a precisar algunos casos: la repentina conversión de un joven, atravesando una crisis religiosa y negando la existencia de Dios, se obtuvo durante una novena hecha por su madre a la Sierva de Dios. Otro joven, amenazado de operación a causa de un tumor tuberculoso, se encontró, durante una novena a sor Teresa, fuera de peligro, ante el asombro del médico. Podría señalar otros favores; pero como no faltará el testimonio directo sobre hechos más salientes, no creo [296] útil insistir en ello.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No, creo que he dicho todo lo que sé que es útil.

 

[Sobre los artículos, el testigo dice que solo sabe lo que presentó en respuesta a solicitudes anteriores. Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da lectura de actas. El testigo no hace cambios y firma de la siguiente manera:

Firma: j. Auriault

Testigo 5 - Alexander-James Grant

Ya hemos presentado al Pastor, Alexander-James Grant. Nacido en 1854 y muerto en 1917, abjuró en 1911 (vol. 1, pp. 535-540).

Durante esta segunda declaración, el testigo vuelve sobre la intervención de Teresa en su conversión y nos habla de su reputación de santidad. Guardián de la casa donde nació la Sierva de Dios en Alençon desde el 3 de junio de 1912, estaba bien situado para registrar los testimonios de veneración que se habían multiplicado gradualmente de manera impresionante con respecto a Teresa. Miles de fieles acudían piadosamente en peregrinación a la humilde casa de la rue Saint-Blaise.

El testigo queda agradecido a sor Teresa del Niño Jesús por todos sus beneficios y les da testimonio con humildad. Experimenta de manera misteriosa su particular “presencia” y, dice, “Sor Teresa no se contenta con simples palabras de amistad, ni con sentimientos generosos, quiere acciones, pide sacrificios” (p. 322).

Antes de morir (fue en Alençon, el 19 de julio de 1917), murmuró: "Pequeña Teresa, ven a buscarme, si es la voluntad de Dios y llévame contigo".

El testigo declaró el 31 de mayo y el 1915 de junio de 8, durante las sesiones 9 y 305 (pp. 314-320 y 323-XNUMX de nuestra Copia Pública).

 

[305] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Alexander-James Grant, nací en Latheron-Caithness, Escocia, el 14 de abril de 1854. Fui ministro protestante durante unos 25 años en Escocia. Me convertí a la religión católica en Edim-[306]burg en 1911. En abril de 1912 vine a instalarme en Francia, en Alençon, en la casa natal de sor Teresa del Niño Jesús, rue Saint-Blaise n. 42. Doy clases de inglés, ya sea en una escuela oa particulares en la ciudad. Estoy casado, mi esposa, ella misma conversa varios años antes que yo, es guardiana de la casa donde nació sor Teresa.

 

[Respuesta a la tercera solicitud]:

Tengo la dicha de comulgar casi todos los días. Me confieso cada quince días.

 

[Respuesta a la cuarta solicitud]:

Jamas.

 

[Respuesta a la quinta solicitud]:

Desde mi conversión he sido fiel a los preceptos de la Iglesia y no he incurrido en ninguna pena eclesiástica.

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Amo a la Hermana Thérèse más allá de las palabras; Una vez tuve miedo de que solo fuera sentimiento, pero ahora estoy seguro de que esta disposición es sobrenatural y que no me impide decir la verdad. Mi testimonio es muy espontáneo, me sale del corazón y nadie me lo impuso.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

[307] Sólo sé de la vida de sor Teresa leyendo su “Historia” y por lo que he oído de ella desde que estoy en Francia. Mi testimonio se referirá a sólo dos cosas: 1° la influencia de sor Teresa en el estado de mi alma – 2° el desarrollo de su reputación de santidad en la región de Alençon, desde que establecí allí mi residencia.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Deseo mucho que la Iglesia pronuncie la beatificación de sor Teresa, por sus méritos y porque creo que redundará en un gran bien para las almas.

 

[Respuesta de las preguntas novena a la quincuagésima quinta]:

No tengo ningún testimonio directo que dar sobre todos estos puntos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Desde que estoy en Francia, he visitado la tumba de sor Thérèse unas veinte veces; Vine allí por devoción para mostrar mi gratitud y orar. Noté que había un flujo casi continuo de peregrinos. Estas personas no venían por curiosidad, pero su vestimenta expresaba sentimientos de gran piedad.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Con motivo de mi primera visita a Lisieux, en el momento del primer juicio, en 308, me pidieron que fuera el cuidador de la casa donde nació sor Thérèse en Alençon. Allí me instalé con mi esposa. Esto es lo que ambos hemos observado sobre la asistencia de los peregrinos a esta casa:

La habitación donde nació la Sierva de Dios es visitada por la élite del país. No son simplemente los pobres y los analfabetos los que vienen a invocar su apoyo, sino los ricos, los eruditos y los que son los mejores del país desde el punto de vista intelectual, moral y religioso.

 

TESTIGO 5: Alexander-James Grant

 

Príncipes y princesas, duques y duquesas, condes y condesas, obispos, sacerdotes, abogados, oficiales y soldados rasos, gente de todas las clases y condiciones vienen y escriben sus nombres en el libro de visitas.

Estos visitantes son muy numerosos. La semana de Pentecostés, que es, es verdad, una semana excepcional, llegó mil setenta y tres (1073). Las semanas normales vienen unas sesenta personas al día, y el jueves, día libre de los niños, vienen unas buenas doscientas personas.

Estos peregrinos proponen, no para satisfacer su curiosidad, sino para orar. Las hojas de papel, colocadas en una pequeña cesta, dan testimonio de su confianza en la pequeña “Flor de Jesús” y de su agradecimiento por los favores concedidos. Hay peticiones de conversión de un marido, de un prometido, de una familia protestante, de una madre. Pero, desde el comienzo de la guerra, estos son, en su mayor parte, favores [309] solicitados por soldados que van al frente, o para soldados que ya partieron, o prisioneros. Las mujeres piden que sus maridos no sean heridos, etc., etc. Hay oraciones muy desinteresadas, por ejemplo, un soldado no pide nada para sí mismo, simplemente reza por Francia, por los aliados y por sus familiares. He traído muestras de estas solicitudes y agradecimientos. Son solo pequeños pedazos de papel, pero muestran de manera convincente la perfecta confianza y gratitud que inspira la Hermana Thérèse.

La mayoría de estos visitantes traen velas que se queman frente a la Santa Faz o frente a la estatua de la Santísima Virgen. Algunos regalan flores, las más hermosas de su jardín; a veces, las flores silvestres recogían en los campos, sabiendo que la Hermana Teresa las amaba. A menudo sucede que recibimos treinta velas al día y flores en tal cantidad que nos vemos obligados a enviarlas a la iglesia de Notre-Dame, donde fue bautizada sor Teresa. Los visitantes suelen solicitar misas de acción de gracias por los favores recibidos; otros ofrecen dinero, jarrones de flores, manteles de altar; uno de los más hermosos lo dio la esposa del general que manda en Alençon.

 

[R esposa en la quincuagésima octava solicitud]:

Nunca he oído nada en contrario.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

Puedo relacionar primero cierto número de gracias [310] concedidas a varias personas, a mi conocimiento. Diré entonces las gracias que me son personales.

Así que citaré:

1° La curación de un ojo en una niña de cuatro años y medio. En su primera visita, su ojo estaba cerrado y vendado; regresaba todos los días para algunas novenas, al final de las cuales se curaba. Después, venía a menudo a agradecer a sor Thérèse. Su madre le regaló jarrones para el dormitorio en agradecimiento; esto fue en 1912.

[¿Sabes cuál era la naturaleza de este mal o, al menos, si era grave o no? - Respuesta]:

Vi el ojo de este niño, me pareció gravemente afectado, pero no pude decir el nombre de este afecto. Todavía sé que el médico la había tratado durante varios meses sin resultado. La madre del niño está muerta y su padre está en guerra.

2. La señora Boulay, que vive en la casita contigua a la nuestra, tenía un gran quiste en el labio que crecía desde hacía tres meses. Entonces el médico le dijo que necesitaría una operación después de diez días. Hicimos con ella cuatro novenas a sor Teresa. Estaba completamente curada, ya no vemos ningún rastro de la enfermedad. En el momento de hacer las novenas, había cesado todo tratamiento por parte del médico.

 

[¿Conoces la naturaleza de este tumor? - Respuesta]:

No sé cuál fue la opinión del médico, pero [311] mi impresión es que era un quiste canceroso, porque he conocido a varias personas con cierto cáncer y cuya enfermedad presentaba el mismo aspecto.

3. Un empleado de la oficina de correos de Alencon que no había confesado durante ocho años estaba enfermo, y el médico dijo que necesitaba una operación. Su esposa vino a verme y me dijo que si la hermana Thérèse lo salvaba de la operación, prometió cumplir con su deber de Pascua. Encontró muchas personas que hicieron una novena con ella. La operación no fue necesaria, y el hombre cumplió con su deber, y desde entonces ha venido a visitar la habitación de la hermana pequeña Thérèse.

Si se me permitiera identificar la impresión general que me causó la obra de sor Teresa, diría que ella quiso acercar a los hombres a Dios, llevarlos a su redil, ennoblecer y purificar sus vidas, cumpliendo así su promesa de hacer el bien. en la tierra.

 

[312] [continuación de la respuesta]:

2° En cuanto a las gracias que me son personales, la principal es mi conversión a la religión católica, que se realizó bajo la influencia de sor Teresa. Aquí está la historia: mientras yo estaba a la cabeza de una parroquia, en Loch-Ranza, como ministro de la Iglesia Unida Escocesa, mi esposa, bajo influencias extranjeras, se convirtió al catolicismo; Me opuse al principio, pero finalmente acepté el hecho consumado, por respeto a su libertad de conciencia. En ese momento, no tenía idea de convertirme en católico, todo lo contrario. Esta conversión de mi esposa me creó una situación intolerable en mi parroquia; Me vi obligado a dejar este puesto y me retiré a Edimburgo, donde ejercí el ministerio de un predicador libre. Mi esposa oró mucho por mi conversión, pero todo sin mi conocimiento. Un día, leí, por casualidad, en un periódico católico, un artículo de unas pocas líneas sobre sor Teresa llamado “la florecita”, y anunciando la próxima aparición de una edición en inglés de su vida. A partir de entonces me persiguió el deseo de leer esta vida y preguntaba con frecuencia a mi mujer si se podía conseguir. Un año después, estando enfermo, a falta de esta esperada edición que solo apareció mucho más

 

TESTIGO 5: Alexander-James Grant

 

más tarde pude leer una vida abreviada en inglés. Lo leí de una sentada en una noche, y todo este tiempo tuve [313] la impresión de la presencia de sor Teresa en mi habitación. Sus pensamientos apenas me abandonaron después. Por esa época, la lectura de libros racionalistas muy avanzados hizo nacer serias dudas sobre la fe en mí, y un día me hice esta pregunta "¿no podría todo ser explicado por las fuerzas de la naturaleza solas sin un Dios? bastón? », la vida de sor Teresa se presentó muy vívidamente en mi mente, e inmediatamente se me impuso este pensamiento: «¿es posible que esta vida sea una mentira y que el racionalismo sea la verdad? porque vi que era imposible explicar esta vida sin admitir un Dios personal. Fue en agosto del año 1910; y sin embargo no me convertí hasta abril del año siguiente. Esta evolución tuvo lugar poco a poco durante el invierno, bajo la influencia de sor Teresa. Había obtenido su vida en francés; su recuerdo apenas me abandonó; Sentí que ella actuaba constantemente sobre mi mente para empujarme a la conversión; pero por mi parte, resistí este impulso con todas mis fuerzas. Así fue hasta principios de abril de 1911. Sufrí una gran angustia y fui muy infeliz en esta lucha interior, continuando por un lado predicando la doctrina protestante y por otro sintiéndome atraído hacia la verdad católica. La influencia de sor Teresa me sugirió sobre todo dos pensamientos, el primero que la Iglesia católica con su autoridad infalible suprime todas las demás dificultades particulares, [314] el segundo que debemos invocar a la Santísima Virgen. Un día, cuando estaba rezando a sor Teresa, esta pregunta se impuso en mi mente: "¿Por qué rezarme a mí y no rezar a la Santísima Virgen?" Respondí: “¡Oye! bien, le rezaré”, e inmediatamente mi alma se llenó de gran alegría.

Un padre jesuita a quien consulté en ese momento me aconsejó que no me apresurara y que continuara mi ministerio mientras esperaba que la luz fuera más completa para mí. Por otro lado, una monja que me estaba dando clases de francés y que conocía mi estado de ánimo, me instó a terminar de una vez. Pero fue sobre todo mi sufrimiento moral y la influencia atractiva de sor Teresa lo que me determinó a abjurar, lo que hice en el mes de abril de 1911.

 

[Sesión 9: - 1 de junio de 1915, a las 8 horas]

[320] [Continuación de la respuesta de las solicitudes quincuagésima novena a la sexagésima quinta inclusive]:

Como resultado de mi conversión, me encontré privado de todos mis medios de existencia, y como no tengo [321] fortuna personal, podía temer miserias materiales. Este miedo me impresionó por un tiempo, pero lo superé. Entonces tuve dos veces la impresión espiritual de la presencia de sor Teresa cerca de mí y la imperiosa convicción de que ella nos cuidaba desde este punto de vista. De hecho, aunque habíamos tenido mucho cuidado de ocultar nuestra situación embarazosa, un sacerdote católico de Glasgow, él mismo un ex ministro protestante converso, me trajo al día siguiente un cheque por doscientas libras inglesas.

Quisiera hablar ahora de mi deuda personal con la pequeña Thérèse desde que comparecí por primera vez ante este tribunal (1911). En ese momento yo era sólo un niño de tres meses en la Iglesia Católica, y por eso temía, una vez pasada la ola de emoción que me había empujado a la Iglesia, encontrarme víctima de ilusiones a las que nada correspondería. en realidad. Sin embargo, el tiempo y una cuidadosa reflexión han disipado mis temores y me han convencido de que estaba en posesión de convicciones y aspiraciones de la calidad más preciosa, y que sólo puedo atribuir a la influencia ejercida sobre mí y a mi favor por mi querido pequeño celestial. protector.

Desde mi entrada en la Iglesia, los lazos que nos unen se han fortalecido, y no se creerá, espero, que excedo los límites de la modestia, si añado que creo haber hecho algún progreso bajo su inspiración. me creo autorizado a decirlo, soy consciente [322] de que mi vida se ha elevado más alto, que mis convicciones se han hecho más profundas, mi deseo más exclusivo de llegar a una vida de santidad; También soy consciente de que estoy en un estado mental más profundamente arrepentido por mis pecados pasados ​​y que vivo en una atmósfera de pureza de pensamiento y sentimiento que en vano traté de alcanzar cuando era protestante. Y si tan poco he avanzado en "el camino seguro", no es que me falte la ayuda de mi guía celestial.

Una de las cosas que más me impactó fue el sentido de lo sobrenatural que ella trae sobre el alma. ¡Oh! ¡esto es maravilloso! En un instante, cuando menos lo esperaba y cuando el curso natural de mis pensamientos me conducía al polo opuesto, de repente encontré mi alma invadida por un sentido de lo sobrenatural que no podía expresarse mejor que en las palabras del patriarca [ Jacob] "Ciertamente el Señor estuvo aquí, y yo no lo sabía". Y en tales ocasiones, un pensamiento pasó por mi mente, que me impresionó, como lo sobrenatural mismo; estas palabras me vinieron con gran poder: “Thérèse ora por ti”. He tenido sus visitas muchas veces, y he aprendido que presagian un tiempo de tentaciones.

Sor Teresa no se contenta con simples palabras de amistad, ni con sentimientos generosos; quiere acciones, exige sacrificios. Una de las primeras cosas que me pidió, cuando entré en la Iglesia, [323] fue que me desprendiera de libros que ella no aprobaba. Eran en su mayor parte claramente racionalistas: inmediatamente los sacrifiqué por él. Pero había ciertas obras de otro tipo que me interesaban mucho y las guardé, sin ver en ellas ningún mal. Más tarde, sin embargo, sor Teresa volvió y, mirando atentamente los estantes de mi biblioteca, comenzó a hacer objeciones: "éste debe irse - dijo - y aquél también", etc. Me disculpé mucho por haberlos retenido, pero ella volvió a mí repetidas veces y me dijo: "¿Qué quieres hacer con ellos ahora?". Y al ver que aún estaba apegado a ella, terminó

 

TESTIGO 5: Alexander-James Grant

 

Finalmente llegué a la discusión dándome una verdadera aversión a ella.

Lo que he dicho aquí es sólo uno de los muchos beneficios por los que estoy en deuda con él.

Es maravilloso ver cómo la querida hermanita tiene sus propios medios, cómo da a conocer sus deseos y logra su realización. Estoy convencido de que si el abandono fuera completo de mi parte, no hay nada que ella no me enseñaría. Pero temo que encuentre en mí un alumno difícil de guiar y lento de seguir. De todos modos, creo que es imposible exagerar su influencia sobre mí y mi amor por ella. Lo que he dicho es sólo un intento muy débil de expresar lo inexpresable.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[324] [En cuanto a los artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya ha presentado en respuesta a solicitudes anteriores. Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Firmado: AJ GRANT

Testigo 6 - Inés de Jesús, TOC

El testimonio de la Madre Inés de Jesús (1861-1951) es el más extenso de todos los del Proceso Apostólico. Clara, lógica, muy documentada, revela una larga y minuciosa preparación así como una sabia puesta en evidencia de hechos y palabras que, en 1910, o bien no habían llamado la atención del testigo, o al menos no la habían retenido. tan marcadamente.

No tenemos que volver sobre las líneas principales de la biografía de Pauline Martin. Podemos referirnos al vol. 1, pág. 131-133 y al libro titulado La madrecita de Santa Teresa de Lisieux, Madre Agnès de Jesús, Lisieux 1953.

Como todos saben, la Madre Agnès contribuyó a la formación de Teresa, publicó y difundió el mensaje de la Historia de un Alma, uno de los mayores dones dados por Dios a la Iglesia en nuestro tiempo y en todos los tiempos y fue la más importante y más artesano convencido de la glorificación de la humilde monja. Eso es decir algo.

La deposición de Madre Agnès en el Proceso Apostólico se desarrolla impecablemente en la ruta del Interrogatorio de la Promotora General de la Fe. Esto no fue sin un trabajo previo, como lo revelan las Notas Preparatorias del Proceso Apostólico, conservadas en los Archivos del Carmelo de Lisieux. Mediante una elección metódica de hechos y textos, el testigo pudo evitar que su nueva declaración fuera como un duplicado de la del primer juicio. Solo podemos alquilarlo. Este éxito es el fruto de un esfuerzo inigualable para recopilar, inventariar, clasificar y distribuir una documentación extremadamente rica.

Señalemos desde el principio los tres "archivos" presentados en el Proceso por la Madre Agnès como testimonios de particular valor, ya sea para la comprensión de la vida de Teresa, o para una síntesis de su mensaje doctrinal, o finalmente, para una visión general sobre el gracias y favores que le han sido atribuidos. Semejante

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

que fueron presentados por Madre Agnès durante su deposición, estos tres documentos se encuentran en el 1er volumen de la copia original del Proceso depositado en los Archivos del Obispado de Bayeux. Los tres están escritos por la propia mano de la Madre, excelente calígrafa. Incluyen títulos ya veces subtítulos, siempre en el mismo guión.

Aquí están los títulos:

1. En qué ambiente se santificó sor Teresa del Niño Jesús en el Carmelo de Lisieux (pp. 357-370; originales de Bayeux, I, f. 197r-204v);

2. Camino de la infancia espiritual (pp. 409420; originales de Bayeux, I, f 233r-238v);

3. Extractos de archivos de milagros por intercesión de la Sierva de Dios Sor Teresa del Niño Jesús (pp. 532551; originales de Bayeux, I, f 318r-329v).

Estos títulos hablan por sí solos.

 

El tercer documento no se refiere directamente ni a las virtudes de sor Teresa en el Carmelo, ni a su mensaje doctrinal, pero la muestra ya bien “(pasando) de su cielo para hacer el bien en la tierra”.

El segundo quiere ser una presentación “oficial” del Camino de la infancia espiritual en sus diversos componentes. Este camino se presenta en relación con “el método de oración de Teresa y su tipo de piedad”, donde, según Madre Agnès, “todo se reduce a lo que ella llama su camino de infancia espiritual. “Este es un punto tan importante, subraya el testigo, que pensé que tenía que preparar una declaración por escrito y con la cabeza tranquila: la presento al tribunal” (p. 409).

Aunque pueda dar la impresión de una sistematización doctrinal unilateral o demasiado marcada con acentos que inciden en ciertos aspectos particularmente queridos por Madre Agnès, este conjunto es ciertamente rico en datos y expresiones que nadie mejor que ella pudo penetrar y presentar. Cabe recordar que esta síntesis de la "pequeña Madre" proporcionó más de un elemento en el bellísimo discurso pronunciado por el Papa Benedicto XV sobre la infancia espiritual con motivo del decreto sobre la heroicidad de las virtudes de Teresa, el 14 de agosto de 1921 .

El primero de los tres documentos que siguen se refiere esencialmente a la Madre Marie de Gonzague. Hasta ahora solo se ha dado en su totalidad en el volumen de 1038 páginas llamado Positio super virtutibus, publicado en 1920 por la Sagrada Congregación de Ritos. Se encuentra allí págs. 164-175, §§ 375-376.

Cualquiera que pudiera tener acceso a él directamente o por medio de un tercero debía observar una gran discreción al respecto, recordando que la Madre María de Gonzaga tenía familia y solo había regresado a Dios en 1904. este deber de discreción que el P. Ubaldo de Alençon faltó gravemente. publicar en francés en la revista de Barcelona Estudis Franciscans de enero de 1926 (pp. 14-28) un artículo titulado Sainte Thérèse de l'Enfant-Jésus comme je la know. No tenemos que detenernos aquí en las consecuencias de este uso prematuro, consecuencias que sufrió mucho la Madre Agnès.

Por lo tanto, transcribimos el documento de Madre Agnès como parte de las actas del Juicio, dejando a los historiadores y psicólogos el cuidado y la libertad de comentarlo. La Madre Inés de Jesús testificó del 5 al 19 de julio de 1915, durante la 11ª - 2ª sesión. (pp. 340-552 de nuestra Copia Pública).

 

 

[Sesión II: - 5 de julio de 1915, a las 10 horas y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[340] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Marie Pauline Martin, nací en Alençon el 7 de septiembre de 1861, hija de Louis-Joseph-Stanislas Martin y Zélie Marie Guérin. Soy monja profesa del Carmelo de Lisieux, priora de este monasterio y hermana carnal de la Sierva de Dios.

 

[El testigo responde correctamente a la tercera solicitud].

[De manera similar a las solicitudes cuarta y quinta].

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Traigo mi testimonio sólo para la gloria de Dios, diré lo que sé personalmente, [341] y nadie me impuso lo que tenía que decir.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

La Sierva de Dios era mi hermana menor. Desde la muerte de nuestra madre, cuando la Sierva de Dios tenía cuatro años y medio (1877) hasta mi entrada en el Carmelo (2 de octubre de 1882), cuidé muy especialmente la educación de esta joven hermana a la que servía como madre En 1888 vino a reunirse conmigo en el Carmelo y hasta su muerte vivimos en la misma comunidad; de 1893 a 1896 fui priora del monasterio. Mi testimonio se relacionará con mis recuerdos personales. La lectura de la "Historia de un alma" y los demás escritos de la Sierva de Dios sólo sirvieron para recordarme algunas particularidades que también había presenciado directamente.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Tengo a la Sierva de Dios ante todo un gran cariño según la naturaleza, ya que es mi hermana muy querida; sin embargo, creo que si no fuera mi hermana, la amaría tanto por su santidad y tendría igual confianza en ella. Deseo la beatificación de sor Teresa del Niño Jesús, porque estoy cada vez más convencido de que ha sido elegida por el buen Dios para dar a conocer en la tierra el amor que tiene por sus pobres criaturitas y su deseo de ser recompensado con una amor tierno y filial [342] de su parte. La mayoría de los santos canonizados por la Iglesia son grandes luces que sólo las grandes almas pueden imitar. Pero las grandes almas son muy

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

raro, mientras que el número de las almas pequeñas, es decir, de aquellos que deben caminar por un camino común y enteramente de fe, es inmenso: están esperando, por así decirlo, a la "pequeña Teresa", esta guía completamente dentro su alcance, este nuevo esfuerzo de la bondad de Dios para llevarlos al amor a través de la humildad y el abandono más confiado. Los pecadores también se beneficiarán de su influencia benéfica y encontrarán allí su salvación.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

La Sierva de Dios nació en Alençon, rue Saint Blaise, el 2 de enero de 1873; no fue bautizada hasta el 4 de enero por la tarde, porque se esperaba al padrino. Mi madre estaba muy disgustada por este retraso, y mientras tanto rogaba al buen Dios que no hiciera morir a su hijita sin bautizarla.

Mi padre (Louis-Joseph-Stanislas Martin) nació en Burdeos el 22 de agosto de 1823, mi madre (Zélie Marie Guérin) nació en Saint-Denys-sur-Sarthon, en el Orne, el 23 de diciembre de 1831.

Cuando tenía 20 años, mi padre hizo gestiones para entrar en el Mont Saint Bernard como religioso; pero siendo sus estudios incompletos, el superior le aconsejó que volviera con su familia para completarlos y luego regresar al monasterio. A su debido tiempo, recibió [343] más consejos para dirigir su vida.

También muy joven, mi madre se había presentado en el Hôtel-Dieu de Alençon para ser monja de San Vicente de Paúl, y la superiora le había dicho que no era su vocación.

El matrimonio de mis padres tuvo lugar el 12 de julio de 1858 en la iglesia de Notre-Dame d'Alençon. De este matrimonio nacieron nueve hijos:

1 María Luisa, 22 de febrero de 1860, hoy monja de este Carmelo.

2 María Paulina, 7 de septiembre de 1861; soy yo.

3 Marie Léonie, 3 de junio de 1863, hoy monja de la Visitación de Caen.

4 Marie Hélène, 13 de octubre de 1864, murió a la edad de cinco años y medio.

5 Marie Joseph Louis, 20 de septiembre de 1866, murió a la edad de cinco meses.

6 Marie Joseph Jean-Baptiste, 19 de diciembre de 1867, murió a la edad de ocho meses.

7 Marie Céline, 28 de abril de 1869, ahora monja carmelita en este monasterio.

8 Marie Mélanie Thérèse, 16 de agosto de 1870, murió a la edad de dos meses.

9 Marie Françoise Thérèse, 2 de enero de 1873; ella es la Sierva de Dios.

 

Mis padres siempre me han parecido santos. Nos llenamos de respeto y admiración por ellos. A veces me preguntaba si podría haber otros similares en la tierra. [344] A mi alrededor, no vi esto. Hicieron sus recreaciones de piadosas conversaciones y santas lecturas. Todas las mañanas iban a. Misa y, a menudo, hacía la Sagrada Comunión. Mi madre era de carácter débil y sin embargo hacía, como mi padre, todos los ayunos y abstinencias de precepto. El descanso dominical era observado por ellos con la mayor delicadeza. Los amigos de mi padre a veces lo acusaban de exageración, porque cerraba su joyería los domingos. Ahora la gente del campo venía al pueblo sobre todo los domingos y se iba a comprar joyas a otro lado cuando era para una boda. "Si solo dejaras una puerta lateral abierta -le decían sus amigos- no harías ningún daño y no perderías buenas ventas". Pero mi padre les respondió que prefería atraer las bendiciones de Dios.

Mi padre y mi madre eran muy caritativos con los pobres; pero, entre las obras piadosas, tuvo preferencia la de la Propagación de la Fe.

Mi madre era el sacrificio personal personificado; estaba dotada de una energía extraordinaria. La fábrica de encajes que fundó sola, y de la que se ocupó sin tregua para asegurar el futuro de sus hijos, hizo muy meritoria su vida. A la mort de mes petits frères et soeurs, sa soumission à la volonté de Dieu était si grande, malgré son chagrin profond, qu'elle scandalisait presque des personnes moins chrétiennes, [345] jusqu'à dire qu'elle n'aimait pas sus hijos.

Mis padres querían que todos nos consagráramos al buen Dios; les hubiera gustado darle sacerdotes y misioneros. A mi madre le había impresionado la vida de Madame Acarie, y la oí decir muchas veces: “¡Todas sus hijas carmelitas! ¿Es posible que una madre tenga tanto honor? Me dijo que si mi padre moría antes que ella, una vez que todos estuviéramos en nuestras vidas, terminaría sus días en un monasterio de la Visitación.

 

[Continúa el testigo su respuesta a la novena pregunta]:

Mi madre trató de alimentar a la pequeña Thérèse como lo había hecho. hacerlo, pero sin éxito, por sus otros hijos; su disgusto era grande por no poder tener éxito todavía. Esta impotencia vino, supongo, de un golpe que se había dado en el pecho en su juventud y que le causó la cruel enfermedad de la que murió. La pequeña Thérèse fue puesta amamantar con buenas personas llamadas Taillé, en Semallé, en las cercanías de Alencon. La mujer ya la conocía mi madre: era la devoción en persona, esta valiente "rosa pequeña", como la llamaban.

Thérèse regresó a casa, con una salud floreciente, el 11 de abril de 1874.

Mi madre fue a Lourdes a pedir su propia recuperación milagrosa; volvió más enferma en junio de 1877. Su fe y confianza en la Santísima Virgen no habían disminuido. Se le podía escuchar rezar durante sus noches de terrible sufrimiento. Finalmente, murió como una santa, el 28 de agosto de 1877.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

Después de la muerte de mi madre, mi padre vino a vivir a Lisieux, en noviembre de ese mismo año, 1877, para acercarnos a mi tío Guérin, hermano de mi madre; contaba con la devoción de Madame Guérin para iniciar a sus hijas mayores en sus nuevos deberes.

Hacia el final de su vida, mi padre pidió sufrir por Dios, y le fue concedido por la enfermedad cerebral muy humillante que lo llevó a su fin. Murió el 29 de julio de 1894.

Mi hermana mayor Marie y yo nos ocupamos de la educación de nuestras hermanas menores, Céline y Thérèse, en Les Buissonnets (así se llama la casa [347] en la que vivíamos). Enseñé a la pequeña Thérèse hasta octubre de 1881, cuando

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

donde ingresó como media pensión en la abadía benedictina de Lisieux.

Desde la muerte de mi madre, se había vuelto muy tímida con los extraños, y tan sensible que la más mínima cosa la hacía llorar; pero noté que el motivo de sus lágrimas era generalmente el miedo de haber hecho daño a su padre oa sus hermanas o sobre todo al buen Dios.

Ella tuvo éxito en sus estudios perfectamente, ya sea en la Abadía o en casa; las monjas la consideraban una alumna muy inteligente, pero la instrucción religiosa sobre todo la cautivaba.

En 1882, cuando Thérèse tenía apenas diez años, entré en el Carmelo y Thérèse quedó al cuidado de mi hermana mayor. Después de mi entrada en la religión, Thérèse enfermó de una extraña enfermedad. Síntomas extraordinarios hacían creer que esta enfermedad venía del diablo. Teresa fue curada por la Santísima Virgen de manera maravillosa durante una novena a Notre-Dame des Victoires. Ella misma me dijo que vio a la Santísima Virgen venir hacia ella y sonreírle.

 

[¿Podría caracterizar los síntomas y la evolución de esta enfermedad? - Respuesta]:

Yo estaba entonces en el Carmelo; mi hermana Marie (Marie du Sacré-Coeur) y también Céline, que fueron testigos directos de lo sucedido en Les Buissonnets, podrán dar un relato más detallado. Recuerdo que en esta [348] hora interrogué a mi hermana Marie en la sala de visitas sobre la naturaleza de esta enfermedad y sobre lo que el médico, el doctor Notta, tenía que decir al respecto; ella me respondió varias veces que el médico le confesó que no entendía nada de los síntomas de esta enfermedad. Los miembros del Tribunal que conocieron al Dr. Notta saben que era un profesional muy valioso. También puedo testificar que durante el resto de su vida, en el Carmelo, nunca volvió a aparecer el menor rastro de estos problemas. Siempre se mostró muy tranquila, muy juiciosa y dueña de sí misma.

 

[Continúa el testigo su respuesta]:

Hizo su primera comunión el 8 de mayo de 1884, después de una preparación de varios meses, y con sentimientos de la más tierna y verdadera piedad. "Durante mucho tiempo - dice en su vida - Jesús y la pequeña Teresa se miraban y se entendían, pero ese día fue más que un encuentro, fue una fusión" @MSA 35 r°@ . Los sentimientos que expresa en esta frase, escrita en su primera comunión, muy a menudo me los expresó en persona.

A los 12 años, durante el retiro preparatorio para su segunda comunión solemne, empezó a ser muy escrupulosa. No la había conocido así, sino por el contrario dilatada y muy confiada, sin exagerada preocupación por sus pequeños defectos. Mientras tanto, María, que hasta entonces la había guiado y consolado, entró a su vez en el Carmelo el 15 de octubre de 1886. Ya sin [349] ayuda, y sufriendo cada vez más, Teresa llamó a sus hermanitos del paraíso y obtuvo la paz perfecta. Este calvario duró alrededor de un año y medio.

A la edad de 13 años, dejó el internado y terminó su educación en Les Buissonnets tomando clases particulares.

 

[¿Sabes por qué la Sierva de Dios abandonó el internado benedictino? - Respuesta]:

No lo sé con precisión, creo que fue por el estado general de su salud, mi hermana Marie du Sacré-Coeur, que en ese momento estaba en casa, lo sabrá mejor que yo.

 

[Respuesta a la undécima solicitud]:

Desde los dos años, la pequeña Thérèse pensó que sería monja. "Ahí está ---- escribe - uno de mis primeros recuerdos y desde entonces nunca he cambiado mi resolución" @MSA 6r°@. Sé que en su primera infancia solía contárnoslo a mi madre ya nosotros.

A la edad de nueve años, al escucharme describir la vida solitaria del Carmelo, se sintió fuertemente atraída por ella. Escribe: “Sentí que el Carmelo era el desierto donde el buen Dios quería esconderme. Lo sentí con tanta fuerza que no hubo la menor duda en mi mente. Quería ir al Carmelo, encontrar a Jesús solo” @MSA 26r°@

 

[¿Habría deseado acaso la soledad del Carmelo para encontrar allí la compañía de su amada hermana? - Respuesta]:

[350] Confieso que por mi parte hice todo lo que pude, ya que ella quería ser carmelita, para atraerla a nuestra casa, porque vi que era una pequeña santa, que nos traería grandes bendiciones; pero estoy convencido de que ella por su parte no buscó mi presencia y de buena gana hubiera ido a otro Carmelo si la obediencia se lo hubiera indicado.

 

[continuación de la respuesta]:

Cuando tenía 14 años, volvió a hablarme seriamente de su plan para entrar en el Carmelo, pero yo fui el único que la animó. Mi hermana Marie le dijo que era demasiado joven. Yo mismo, a veces, impresionado por lo que me decía mi hermana mayor, planteaba algunas objeciones a su proyecto. El día de Pentecostés de 1887, buscó y obtuvo permiso de mi padre; pero luego tuvo que someterse a la negativa de mi tío ya la invencible oposición del superior, el padre Delatroëtte. La encontró demasiado joven y se negó rotundamente a admitirla a pesar de las súplicas de la priora, Madre María de Gonzague, que deseaba mucho su admisión. Un día de gran celebración, la superiora entró en el recinto para visitar a Madre Genoveva, nuestra fundadora, que se encontraba en la enfermería. Este último, a quien la Madre Marie de Gonzague le había pedido que lo hiciera, pidió, frente a toda la comunidad, que Thérèse viniera a pasar la Navidad; entonces el superior respondió con emoción: "¡Háblame otra vez de esta entrada!" ¿No creeríamos, en todos estos casos, que la salvación de la comunidad [351] depende

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

de este niño? No hay peligro en la demora. Que se quede con su padre hasta que sea mayor de edad. Además, ¿crees que me opongo a tal negativa sin haber consultado a Dios? Pido que nadie me vuelva a hablar de este asunto.

Monseñor Hugonin, obispo de Bayeux, a quien se había remitido el asunto, no quiso decidir nada. Durante un viaje a Roma, en compañía de mi padre y mi hermana Céline, en noviembre de 1887, Teresa le explicó al Sumo Pontífice, León XIII, su deseo de obtener permiso para entrar en el Carmelo inmediatamente, pero el Papa no le dio una respuesta decisiva. Finalmente, después de haber probado su constancia, Dios bendijo sus valerosos pasos, y el 28 de diciembre de 1887 Monseñor de Bayeux autorizó su entrada inmediata. Pero la madre priora, María de Gonzague, influenciada por la persistente insatisfacción de la superiora, solicitada también por mí, que temía la austeridad de la Cuaresma para los comienzos de Teresa, le impuso otros tres meses de espera. Las puertas del Carmelo le fueron abiertas finalmente el 9 de abril del año siguiente 1888, tenía 15 años y tres meses.

Al presentar a Thérèse a la comunidad, el día que entró, la superiora dijo frente a mi padre, estando la puerta del recinto abierta de par en par: “¡Oye! bien, mis reverendas madres, ¡ustedes pueden cantar un Te Deum! Como delegado del Obispo, les presento a este niño de 15 años cuya entrada deseaban. Espero que no defraude vuestras [352] esperanzas, pero os recuerdo que si no fuere así, sólo vosotros llevaréis la responsabilidad.” Toda la comunidad quedó congelada por estas palabras.

Pasaron varios años para que este santo sacerdote cambiara de opinión; pero al final apreció tanto a la Sierva de Dios que lo vi conmovido hasta las lágrimas cuando hablaba de sor Teresa a quien llamaba ángel.

Cuando se separó de mi padre, no derramó lágrimas, pero sintió que su corazón latía con tanta violencia que se preguntó si se iba a morir. Mientras entraba a su pequeña celda, me dijo con una expresión de paz y felicidad que nunca olvidaré: "Ahora estoy aquí para siempre" @MSA 69,2@.

 

[Sesión 12: - 6 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[355] [Respuesta a la duodécima (solicitud:

El 10 de enero de 1889, después de nueve meses de postulantado, tomó el hábito de la Orden, y el 8 de septiembre de 1890 pronunció sus votos perpetuos con los sentimientos [356] del más admirable fervor, y recibió el velo negro en 24 del mismo mes.

Me parece necesario para la comprensión de la vida de sor Thérèse en el Carmelo dar a conocer a la corte el estado de la comunidad durante el tiempo que ella vivió allí, y especialmente el papel y el carácter de la madre Marie de Gonzague, quien fue priora en varios ocasiones durante muchos años. Como se trata de un tema delicado y difícil, he preparado un memorándum sobre el mismo que pido permiso para leer al tribunal. Para mayor certeza, antes de mi declaración, he presentado este informe al control de cinco de nuestras hermanas que están bien familiarizadas con las particularidades en cuestión; sugirieron varias correcciones que hice, y firmaron el borrador final. Entonces es como un documento comunitario que comunico al juzgado.

 

[Se ordena al testigo que lea este documento. Después de leerlo, el Vicario General Auguste Quirié, juez delegado, pregunta si todavía hay hermanas en el monasterio que conocieron la vida de la Madre María de Gonzaga y si todas ellas reconocerían la exactitud de este documento, o si tal vez tendríamos críticas que dirigirle? - Respuesta]:

Además de las cinco monjas que revisaron y firmaron las memorias, hay otras ocho que conocieron a la Madre Marie de Gonzague. No les mostré las memorias porque pensé que era doloroso y perturbador despertar esos recuerdos, pero estoy seguro de que [357] todos reconocerían la exactitud de este relato.

 

 

[El escrito se archivará en las Actas del Juicio]:

EN QUÉ AMBIENTE, HERMANA TERESA DEL NIÑO JESÚS

SANTIFICADO EN EL CARMELO DE LISIEUX

El Carmelo de Lisieux fue fundado en 1838 por la Reverenda Madre Geneviève de Sainte Thérèse (en el mundo, Miss Claire Bertrand). Fue dotada de un raro espíritu de fe, gran piedad y practicó virtudes heroicas durante más de 60 años. Para quienes la conocieron o leerán su vida, seguirá siendo un modelo consumado de mansedumbre y humildad.

Sostenida por una gracia muy especial, la santa fundadora atravesó con la serenidad y la confianza que nunca la abandonaron las pruebas más dolorosas que acontecieron a la naciente comunidad, y Dios pronto mostró que estaba bendiciendo su obra reuniendo en torno a sus monjas perfectas.

Las dificultades del comienzo, superadas con tanta generosidad, las virtudes escondidas pero grandísimas de nuestras primeras madres y hermanas, iban a atraer muchas gracias a nuestro Carmelo, y fueron sus méritos, sin duda, los que lo preservaron de la ruina durante la larga [358] crisis que atravesó.

Un espeso velo que nunca hubiéramos querido levantar escondió, durante casi 40 años, muchas tristezas en el nuevo monasterio.

Reverenda Madre Marie de Gonzague

El 29 de septiembre de 1860, ingresada en el Carmelo de Lisieux, como postulante y en las mejores disposiciones, la señorita

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

Marie de X.... *[Marie Davy de Virville] 26 años. Fue nombrada Hermana Marie de Gonzague.

Por sus encantos exteriores: porte ventajoso, distinción, el tono de voz más simpático, por su piedad, una sencillez que a veces llegaba al candor, se había ganado rápidamente la simpatía de todos. Pero era una naturaleza desequilibrada. A veces excesivamente alegre, a veces sumida en una lúgubre melancolía por nada, tenía, a pesar de su robusta salud, inexplicables anomalías de carácter.

Hizo extraordinarias penitencias y hubiera tenido un alma elevada, muy generosa, con un corazón de oro, de no haber sido por estos desafortunados contrastes y una pasión de celos muchas veces inconsciente, pero que, desarrollándose a lo largo de los años, provocaba frecuentes enfrentamientos. , susceptibilidades e incluso escenas terribles.

Sin embargo, tan pronto como dejó el noviciado, el superior, el padre Cagniard, la dejó a cargo, esperando de este modo desarrollar sus verdaderas habilidades y [359] al mismo tiempo remediar su extraño estado de ánimo. Fue un error fatal. Fue nombrada subpriora el 8 de julio de 1866, luego priora el 22 de octubre de 1874, cargo que ocupó durante 21 años.

Aquí hay detalles y ejemplos de lo que sucedió en el monasterio bajo su gobierno o por su influencia:

Le sucedieron varios caprichos deplorables. El 16 de julio de 1867, como subpriora, desapareció hasta el anochecer, tras un ataque de celos, y varias hermanas enviadas a buscarla la descubrieron acurrucada en un rincón del jardín, detrás de una escalera. Disgustada y angustiada, se dejó llevar a la celda de la priora y estaba a punto de salir corriendo por la ventana (en el primer piso) cuando una hermana laica la alcanzó. A raíz de este hecho, del que la superiora fue informada, corrió fuera, no se sabe cómo, el rumor de que la subpriora del Carmelo estaba loca. Incluso su familia aprendió vagamente algo al respecto; pero a fuerza de prudencia por parte de Madre Geneviève, este rumor fue sofocado poco a poco.

Cuando ocupó el cargo de Priora y se trataba de pasar un tema a votación, casi impuso su voluntad. Se dejó seducir por las ventajas externas, la distinción, el encanto de una hermosa voz y sobre todo por el cariño que le demostraban, reservándose amargos pesares para su vejez. Una monja histérica, admitida por el cabildo gracias a sus ruegos, en particular la hizo derramar muchas lágrimas. Otro, [360] que padecía de la misma enfermedad, indiscreto, que tenía manía de mentir y robar sin saberlo, fue también recibido por ella.

Adivinamos cuál podría ser la formación de los sujetos. Daba muy buenos consejos, pero con malos ejemplos. Para llegar a estar "en la corte" con ella, había que halagarla o actuar como un diplomático. Lo que hizo decir al Padre Youf, nuestro capellán durante 25 años: "¿No es muy triste que las almas que creen encontrar la sencillez en el Carmelo se vean obligadas a hacer política allí?" Dijo esto porque, en ciertos casos, para evitar el escándalo era absolutamente necesario actuar con misterio y delicadeza.

¡Cuánto más desgarrador era a veces el modo en que se dispensaba la Sagrada Eucaristía! ¡Le sucedió a la Madre María de Gonzague prometer la comunión como recompensa a una hermana que atrapó una rata! También fue eliminado por nada. ¡Qué vergüenza revelarlo!

Cuando los decretos de 1891 retiraron a los superiores el derecho de regular las comuniones de sus comunidades, la Madre María de Gonzague los recibió al principio con respeto y sumisión a la Iglesia; pero pronto, habiendo creído el confesor permitir a algunas de las hermanas la Comunión diaria ya otras con menos frecuencia, reaparecieron sus celos. El padre Youf se asustó y el número de comuniones volvió a ser el mismo para todas las monjas.

Ocurrieron otros abusos menos graves, pero también muy vergonzosos: por ejemplo, la pobre madre [361] tenía un gato al que alimentaba con hígado de ternera y leche azucarada. Si tomaba un ave, la asaban con una salsa exquisita. Hasta entonces sólo era ridículo, aunque hay un defecto contra la pobreza. Pero a veces el gato se perdía, y por la tarde, durante la hora de gran silencio, la priora iba en su busca con las hermanas del velo blanco, llamándolo por todos lados, incluso por encima del muro que separa el monasterio. de un jardín vecino, careciendo así de regularidad y poniendo alboroto a toda la comunidad.

Los enfermos sufrieron también el carácter de la Madre María de Gonzague, aunque fue muy buena con ellos y muy devota en ciertos momentos.

Una hermana joven, aquejada de una delicada enfermedad y obligada a ser atendida por la Priora encargada, tuvo que hacerlo en secreto, temblando aún al ser descubierta por su anterior priora. "Tenemos -dijo éste- enfermedades que antes no conocíamos, y es un pecado tratarlas".

Cada año, en el momento del retiro, había una supervisión real en el confesionario del predicador. La Madre Marie de Gonzague no podía soportar que las monjas se quedaran allí un poco más.

Durante los tres años que dejó de ser priora, su carácter fue más sospechoso que nunca. Vio con dificultad que la autoridad se le escapaba y los afectos se concentraban en alguien que no era ella. Así fue que en la profesión de Sor Inés de Jesús, que tuvo lugar durante un priorato de Madre Genoveva, ella se negó, [362] el día anterior a ir a ver el oratorio preparado para la ocasión y, el día de la fiesta , entristeció a todos con su mal genio. Lo mismo ocurría siempre con la toma de hábito y profesión cuando ya no era priora.

Con la proximidad de las elecciones, fue una campaña real y vergonzosa. Por el bien de la paz, la Madre Geneviève se retiró humildemente al final de sus tres años y dejó a la Madre Marie de Gonzague para hacer seis.

Más tarde, después de la muerte de Madre Genoveva, viendo que le era imposible permanecer siempre como priora, dirigió las voces del capítulo a Sor Inés de Jesús, cuyo carácter conciliador conocía bien. Pensó así seguir siendo la señora y hacer que la nueva priora actuara

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

según sus puntos de vista. Cuando vio que ésta le quitaba autoridad, la sometió a mil persecuciones. Un día, presenciando una escena terrible, una hermana (la más ardiente, sin embargo, de su grupo) no pudo contener su indignación: "Oh madre Marie de Gonzague - dijo -, es muy malo hacer sufrir así a la gente tu madre ¡priora!" Otra hermana anciana, igualmente indignada por su conducta, resolvió escribir a monseñor Hugonin, nuestro obispo, y confió su plan a su madre priora esa noche; pero al día siguiente, temiendo la ira de la Madre María de Gonzague, abandonó su proyecto.

Al ver frustrada su artimaña inconsciente y que podíamos prescindir de ella, la ex priora trabajó para evitar la reelección. Tuvo éxito, pero esta vez [363] solo fue nominada en la séptima votación. Una dura lección que sufrió el resto de su vida. Después de la elección, algunas hermanas pensaron en extraviar algunas papeletas con su nombre, para que estas papeletas encontradas por la Priora disiparan sus sospechas.

No pasó mucho tiempo antes de que se produjeran escenas desgarradoras de celos con respecto a la profesión de sor Geneviève de Sainte Thérèse y sor Marie de la Trinité. La Madre María de Gonzague, esperando ocupar pronto el lugar de la Madre Inés de Jesús, se comprometió a retrasar las novicias para reservarse el honor y la alegría de estas profesiones.

Sin embargo, el Superior, Monsieur Maupas, habiendo venido a ver a la comunidad, dijo en voz alta que la Madre Priora propusiera las dos novicias al capítulo. La madre Marie de Gonzague palideció, pero se controló hasta que salió del salón donde habló con las monjas que había ganado para su fiesta.

"Haga que su hermana haga su profesión, ya que no se puede impedir - dijo -, pero me opongo formalmente a la de sor María de la Trinité". Ahora, sor Marie de la Trinité tenía dos meses más de noviciado que sor Geneviève. Pero la pobre madre quiso, a toda costa, reservarse al menos uno de los dos, y tuvo que ceder.

Así que sólo nos ocupamos de someter a votación a sor Geneviève. Con el pretexto de que una hermana tiene prohibido votar por su hermana, consideró oportuno expulsar a la madre priora del capítulo. Ella misma presidió [364] las tres sesiones, recogió los votos e hizo las acostumbradas exhortaciones a la novicia.

Sólo el último día, cuando sor Geneviève fue recibida, mandó llamar a la Madre Priora, pero no invitándola a ocupar su lugar, sino dejándola de pie al fondo de la sala con la noviciada y las hermanas laicas también llamadas a abrazar la novicio, según la costumbre del Carmelo.

Podríamos decir: pero no fue contra Sor Teresa del Niño Jesús contra quien se dirigían sus celos. A ella, por el contrario, le mostró mucha confianza, otorgándole una parte de su autoridad sobre las novicias, e incluso escogiéndola como su confidente al final de su vida. La prueba de que apreciaba mucho a la Sierva de Dios es que decía y escribía todo tipo de cosas buenas sobre ella a su familia, a los predicadores de los ejercicios, a sus hermanos misioneros, a todos. Su carta escrita al Padre Roulland, fechada el 11 de noviembre de 1897, da testimonio de ello. Y añado que era sincera.

Sin embargo, sigue siendo cierto que la Madre Marie de Gonzague no quería compartir su autoridad con nadie, incluso la de maestra de novicias, que la Hermana Teresa del Niño Jesús despertó sus celos muchas veces, que tuvo que esconderse constantemente para cumplir con su humilde oficio. de ayuda en el noviciado, finalmente que nunca os baséis con esta madre en el permiso, en la confianza dada en un momento de sentido común (porque tenía momentos de perfecto sentido común cuando incluso hablaba y actuaba como santa priora). [365] Lamentablemente, estos momentos fueron muy transitorios y, de repente, de un momento a otro, había que esperar ver absolutamente lo contrario. El rostro más amable, animado por una buena y franca sonrisa, sucedía al mismo tiempo, por el menor motivo que había despertado sus celos, un aire lúgubre que revelaba la tormenta interior que no dejaba de estallar.

El cuadro de injusticias y tristezas que hemos visto en el monasterio aún carecería de verdad si no dijéramos algo sobre los abusos causados ​​por la debilidad de la Madre María de Gonzague con respecto a su familia y los salones.

Primero por los salones, iba allí durante mucho tiempo, todos los días, a una señora del pueblo, su amiga, que le contaba las noticias con que luego alimentaba los recreo.

Para su familia, era mucho más grave. Una de sus hermanas, la condesa de X., había educado mal a su única hija, quien, estando casada, impresionó a su madre. Esta última, a través de una correspondencia incesante, le contó a la Madre María de Gonzague todos sus problemas con el más mínimo detalle, y el estado de ánimo de la pobre madre dependía de las noticias recibidas durante el día. Era además el tema de todas las direcciones, incluso en la época del noviciado.

Madame de X. era rica y lo más acomodada posible; sólo que, por miedo a su hija, vivía en secreto como una pobre. Pidió prestados 20.000 francos a la comunidad. Poco a poco [366] dejó de pagar fielmente el alquiler y, de vez en cuando, cuando recibíamos un billete, teníamos que dar gracias por él como regalo. Después de su muerte, la comunidad recuperó la posesión de los 20.000 francos, más 2.000 francos de intereses moratorios, solicitados al azar, ¡porque la Madre María de Gonzaga no había tenido nada en cuenta exactamente! En ausencia de estas pruebas, no podríamos reclamar.

La condesa de X. consideraba el Carmelo como su hogar, y las hermanas a las que llamaba amigas eran a menudo solo sus sirvientas. Cuando llegó a Lisieux, había que servirla como a una reina. No entró en el monasterio, pero el salón de la superiora y una habitación en la torre eran dominio suyo y de sus nietos. Toda la comunidad suspiró cuando dijimos: “¡Madame de X. está aquí!”

En las fiestas de la madre priora, todas las obras de fantasía que se ofrecían eran para ella. En el transcurso del año, su escudo de armas fue bordado gratuitamente en manteles, pañuelos, alfombras de piano, etc. Se hubiera dicho que nos hacía un honor al preguntarnos algo. En la primera comunión de su nieto, mandó hacer docenas de dibujos en pergamino, y eran reales.

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

miniaturas, imágenes de precio que quería! Descubrió en el desván de su castillo viejos lienzos, retratos familiares, que hubo que reparar e incluso hizo dos copias de uno de ellos.

Madame de X. padecía una larga y dolorosa enfermedad. Fue el Carmelo quien pagó al especialista y proporcionó los remedios, incluso los paños para sus vendajes[367] duraron algunos días. Vinieron a remendar y lavar toda su ropa blanca, sus medias, etc.

Un día, la Madre Inés de Jesús encontró sollozando a la pobre Madre María de Gonzague, con una carta en la mano. ¡Era que Madame X. iba, dijo, a verse obligada a vender su platería y sus encajes para vivir!

La Madre Agnès de Jesús aprovechó la oportunidad y se atrevió a decir: “Mi madre, la señora de X. no debe temer tanto a su hija. Si vendía una de sus tierras, podría vivir en paz. Al menos, en tu lugar, le animaría a que vendiera parte de su platería y de sus encajes que su hija no merece tener después.

Apenas acabadas estas palabras, estalló una escena, y pronto oímos a la Madre María de Gonzague confiar su dolor a una de las monjas, de una familia noble, como ella: "Esta Madre Inés de Jesús no puede saber qué es Qué desgracia en nuestras familias! ¿Puedo imponerle a mi hermana el dolor y la humillación de vender sus objetos preciosos?

Uno puede preguntarse cómo los superiores no intervinieron en tal situación. Pero la comunidad, amando y temiendo al mismo tiempo a la desdichada madre, no se dio cuenta de la magnitud del mal. Algunas hermanas, almas rectas y más clarividentes, después de haber sufrido en silencio, sin embargo habían tratado de quejarse. Entonces, confesores y superiores, asustados por un ascendiente que les parecía imposible de destruir sin gran peligro, aconsejaron paciencia "para mantener la paz, para que nada se sepa fuera". “Tu convento sería incendiado”, dijo un día Monsieur Delatroëtte.

Además, la madre priora en cuestión mantuvo al propio obispo, su superior directo, fuera de los asuntos de la casa tanto como fue posible.

Después de intentar en secreto sacudirse el yugo, las monjas se sintieron abrumadas por el remordimiento. "Mejor - decían - sufrir hasta el final que pecar por ingratitud". Madre Marie de Gonzague construyó la mitad del monasterio a través de sus búsquedas, nos recibió a casi todos, no podemos olvidarla”. Y las cosas permanecieron allí, volviéndose más y más inextricables a lo largo de los años.

La propia Madre Geneviève no pudo hacer nada para detenerlos. Demasiado buena y demasiado conciliadora, se contentó con llorar y rezar en silencio.

“La comunidad parece caminar sobre la cuerda floja - dijo Sor Teresa del Niño Jesús -. Es un verdadero milagro que el buen Dios opere en cada momento permitiéndole mantener el equilibrio” @Fuente Pre@ Este mal que los santos habían advertido y deplorado, transcurrió muy poco fuera del monasterio.

Afuera, la Madre Marie de Gonzague había cautivado a quienes la conocían poco y no la veían trabajar, en las ocasiones en que se manifestaban las rarezas de su cambio de humor y las escenas de sus formidables celos.

 

[369] Sin embargo, Sor Teresa del Niño Jesús, que a pesar de todo amaba el alma de su Priora, un día oró por ella con gran anhelo por su salvación. Fue entonces cuando, en un sueño, la vio, toda en llamas, atravesando la ermita que había dedicado al Sagrado Corazón (es una pequeña capilla que está en medio de un claustro). La Sierva de Dios creyó ver en esto un indicio de la misericordia que le sería mostrada por su devoción al Sagrado Corazón. Solo pasaría por el fuego y no se quemaría para siempre.

La madre Marie de Gonzague murió de cáncer de lengua el 17 de diciembre de 1904, a los 71 años.

Dijo con humildad, en la víspera de su muerte, a Madre Inés de Jesús, su priora: “Madre, he ofendido mucho a Dios. soy el más culpable de toda la comunidad; No esperaría salvarme si no tuviera a mi pequeña Teresa para interceder por mí; Siento que le debo mi salvación”.

Signatum: HERMANA AGNÈS DE JESUS, priora.

 

Sor María de los Ángeles y del Sagrado Corazón, rc ind.:

“He leído atentamente estas páginas que, lamentablemente, son demasiado ciertas. Fui testigo de muchas otras cosas. Estuve presente en el triste incidente del 16 de julio de 1867.

 

Certifico que lo que se cuenta en estas páginas está lejos de ser exagerado. Signatum: Hermana Teresa de San Agustín, rci

Leer y encontrado muy preciso. Signatum: Hermana María del Sagrado Corazón, rci

Leer y encontrado muy preciso. Signatum: Hermana Geneviève de Sainte Thérèse, rci

[370] Leído y encontrado muy preciso. Signatum: Sor María de la Trinidad. gracias

 

[Respuesta a la duodécima solicitud, continuación]:

Cuando fui elegida priora en febrero de 1893, nombré a Madre María de Gonzague, que era priora saliente, maestra de novicias. Pensé que no podía hacer otra cosa, para evitar un mal mayor. Pero, para mitigar lo más posible el daño, le dije a sor Teresa del Niño Jesús, entonces de 20 años y la primera en el noviciado, que velara por sus dos compañeras, sor Marthe y sor Marie Madeleine, novicias laicas. En realidad, era con la Hermana Thérèse que contaba con dirigir el noviciado. Además, logré hacer comprender a la Madre Marie de Gonzague, maestra titular de las novicias, que sor Thérèse tal vez podría serle útil en el cumplimiento de su tarea con las novicias. Usó a la hermana Thérèse, a quien llamó "su pequeño perro de caza". Pero cuando notaba que la influencia de la Sierva de Dios se hacía demasiado efectiva, o cuando su cambio de humor la inquietaba, se ofendía y la trataba con dureza.

La Sierva de Dios debió haber dejado el noviciado a fines de este año 1893, pero pidió [371 ] quedarse allí, primero

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

por humildad, y también por celo por el bien de las novicias. Al año siguiente, 1894, sor Marie de la Trinité y sor Geneviève de Sainte Thérèse entraron en el monasterio. Finalmente, en 1895, entró sor María de la Eucaristía; lo que elevó el número de novicios a cinco.

El 21 de marzo de 1896, Madre María de Gonzague fue elegida priora en mi lugar, pero no nombró maestra de novicias, se reservó este oficio para ella, siendo asistida, como antes, por Sor Teresa del Niño Jesús. Pero, como antes también, en cuanto parecía estar y hacer algo, la Madre Priora la ofendía, la humillaba y se enfadaba con ella.

La Sierva de Dios continuó, hasta su muerte, este papel mal definido con las novicias.

Mientras tanto, ella también tenía varios otros trabajos. Tan pronto como entró. estuvo destinada a la lencería durante nueve meses, después de tomar el hábito, al refectorio durante dos años, luego a la sacristía hasta junio de 1892. Desde entonces, hasta febrero de 1893, se ocupó de varios trabajos de pintura: fresco en el oratorio, varios adornos de altar, cuadros que se vendían afuera. Durante este tiempo, fue nombrada tercera de la depositaria, y la asistía cada vez que los obreros entraban al convento.

En las elecciones de 1893 fue nombrada portera, sin dejar de ocuparse de la pintura. En marzo de 1896, [372] fue entregado a la sacristía. Acababa de tener su primer escupitajo de sangre, y fue porque cayó completamente enferma que la retiraron de este trabajo. Luego ayudó a lavar la ropa de una hermana pobre y enferma mental, lo que hizo hasta que se le agotaron las fuerzas. Había anhelado ser enfermera debido a las muchas oportunidades que habría tenido de practicar la caridad allí, pero su deseo nunca se realizó. El 8 de julio de 1897 se acostó en la enfermería y murió el 30 de septiembre de 1897.

 

[Respuesta a las solicitudes decimotercera y decimocuarta]:

La Sierva de Dios observó toda su vida no sólo los mandamientos de Dios y de la Iglesia, sino también los consejos que para ella eran preceptos. Este es el testimonio de todos los que la conocieron íntimamente. Le fue fiel hasta que no pudo reprocharse ni siquiera una falta venial de intención deliberada. El día de su profesión, había pedido morir antes que empañar la blancura de su túnica bautismal; ella también había pedido cumplir sus votos con toda la perfección posible: obtuvo esta gracia.

Aplicándose a sí misma para vencer su naturaleza muy sensible y vivaz, mostró, desde su niñez, y en todas las ocasiones dolorosas de su vida, una gran fuerza y ​​una gran dulzura.

El espíritu de las tinieblas, celoso de esta alma tan fiel, intentó, al final de su vida, por una terrible tentación contra la fe, debilitar su confianza filial en Dios, pero fue vencido por su heroica prudencia y su constante llamado. a Dios.

Su caridad por Dios estaba por encima de todas sus virtudes. Su corazón fue herido por un rayo de fuego; sin embargo, esta sensible manifestación de amor duró sólo un relámpago, y toda su vida, la Sierva de Dios fue conducida por un camino de pura fe.

Su caridad por el prójimo también fue bastante notable y fluyó naturalmente de su caridad por Dios. Ella practicó fielmente el mandamiento divino de amar a tu prójimo como a ti mismo, y el mandamiento nuevo de Jesús, de amarla como Él la ama a sí mismo.

 

[Continuación de la respuesta a la decimocuarta solicitud]:

La humildad brillaba particularmente en ella. Su sueño era hacerse tan pequeña que alcanzara el ideal de aquella infancia evangélica propugnada por [374] Nuestro Señor. "Para alcanzar las alturas de la montaña del amor - dijo - no debo crecer" @Fuente pre.@ Se inclinó tanto que pudo alcanzar su meta. Fue con la más verdadera humildad, basada en el conocimiento de su nada, que al final de su vida realizó el ascenso de su alma, y ​​sólo esperaba un ligero desengaño. volar hacia Dios, para amarlo como le plazca y volver a la tierra para hacerlo amado por tantas almas que aún no conocen su bondad paternal y su corazón misericordioso.

 

[Respuesta a la decimoquinta solicitud]:

Thérèse, de niña, era muy reflexiva y siempre quería aprender más sobre las cosas de la fe. Cuando estaba preparando a Céline, mayor que ella, para su primera comunión, le dije a Thérèse que no se quedara con nosotros. Entonces ella se fue muy triste, dijo que cuatro años no eran demasiados para prepararse para recibir al buen Dios. Aprendió el catecismo y la historia sagrada con gran atractivo. Todo lo relacionado con el buen Dios encontraba su corazón abierto y su inteligencia se aplicaba con naturalidad a ello. Más tarde, leyó con deleite varios libros piadosos, pero especialmente la Imitación, que se sabía de memoria a fuerza de haberlo leído y meditado, hasta el punto de que se le podía pedir que recitara un capítulo al azar. También se dedicó (durante su vida en el Carmelo) al [375] estudio de la Biblia, de las obras de Santa Teresa y especialmente de San Juan de la Cruz.

En medio de las ocupaciones más perturbadoras, se sentía que la Sierva de Dios no se dedicaba enteramente a ellas, sino que permanecía constantemente ocupada con el pensamiento de Dios en lo más profundo de su alma. Nunca detecté en ella disipación alguna. Cuando me acerqué a ella, me comunicó este recuerdo, aun cuando sólo dijo cosas indiferentes. Su forma de actuar, su mirada, su sonrisa, todo expresaba su unión con Dios y su espíritu de fe.

A partir de la Pascua de 1896, Sor Teresa del Niño Jesús comenzó a sufrir grandes tentaciones contra la fe; sus tentaciones fueron principalmente sobre la existencia del cielo, las soportó hasta su muerte. Una voz maldita le insinuó que después de la muerte, no había nada. Ella me dijo un día: “Nadie puede entender la oscuridad en la que vivo; mi alma se sumerge en la noche

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

los más oscuros, pero allí estoy en paz» @Fuente pre.@. Ella nos mostró en efecto que estaba en paz. Nunca fue más celestial que en este tiempo en que el cielo se le ocultó: fue en este tiempo que compuso sus más bellos poemas, en los que se diría que el velo de la fe se rasgó para ella. .

Un día, en la enfermería, se vio atraída a confiarme sus problemas más de lo habitual: “¡Si supieras -me dijo- qué pensamientos espantosos me obsesionan! Ruega bien por mí para que no haga caso al demonio que me quiere persuadir con tantas mentiras. [376] Es el razonamiento de los peores materialistas el que se me impone; ¡Oh! mi querida madre, uno debe tener pensamientos así, cuando se ama tanto al buen Dios» @DEA 10-8@. Agregó que nunca razonó con estos pensamientos tenebrosos: "Los padezco inevitablemente -dice-, pero mientras los padezco no dejo de hacer actos de fe" @Fuente pre.@

Obedeciendo el consejo de uno de los extraordinarios confesores, había escrito con su sangre el Credo al final del librito de los santos evangelios que llevaba constantemente en el corazón.

 

[Respuesta a la decimosexta solicitud]:

No puedo expresar mejor sus sentimientos de celo por la propagación de la fe que recordando un pasaje de su vida escrito por ella misma; Además, muchas veces lo he oído de su propia boca: “Quisiera iluminar las almas como los profetas, los doctores. Quisiera caminar por la tierra, predicar tu nombre y plantar tu cruz gloriosa en la tierra infiel, ¡oh mi Amado! Pero una sola misión no me bastaría, quisiera al mismo tiempo anunciar el evangelio en todas las partes del mundo y hasta en las islas más remotas. Quisiera ser misionero, no sólo por algunos años, sino que quisiera haberlo sido desde la creación del mundo y continuar siéndolo hasta la consumación de los siglos” [Histoire d'uneâme, en 8 °, 1914, página 214] @MSB 3,1@

En el colmo de sus tentaciones contra la fe, [377] me dijo: “Ofrezco estos dolores muy grandes para obtener la luz de la fe para los pobres incrédulos y para todos los que se alejan de las creencias de la Iglesia”.

 

[Respuesta a la decimoséptima solicitud]:

La devoción de la Sierva de Dios a la santa infancia de Nuestro Señor fue muy grande. Dijo, en su vida, que quería llevar, en el Carmelo, el nombre de Sor Teresa del Niño Jesús y que se había ofrecido al Niño Jesús para ser su pequeño juguete. Ella le dedicó uno de sus más bellos poemas, “La rose effeuillée” @PN 51@, que expresa toda la ternura y generosidad de su amor.

Hablando de su devoción a la santa humanidad de Jesús, me dijo un día: "Por nuestra naturaleza humana que tanto necesita comprender lo que ama, el pensamiento de que Dios es sólo un espíritu

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

provocaría mareos. ¡Oh! ¡Qué bien hizo para convertirse en hombre!

La devoción a la Santa Faz era el atractivo especial de la Sierva de Dios. Por muy tierna que fuera su devoción al Niño Jesús, no puede compararse con la que tenía por la Santa Faz. Fue en el Carmelo, en el momento de nuestras grandes pruebas relacionadas con la enfermedad cerebral de nuestro padre, que ella se apegó más al misterio de la Pasión, fue entonces cuando consiguió añadir a su nombre el de la Santa Faz. Ella misma dice de dónde sacó la idea de esta devoción. Ella escribe: “Estas palabras de Isaías: Él es aburrido, sin belleza, su rostro estaba como escondido, y [378] nadie lo reconoció,@*Isaías 53,3 @ hizo todo el trasfondo de mi devoción a la Santa Faz, o, mejor dicho, el fondo de toda mi piedad. Yo también quería ser aburrido, sin belleza, solo pisando vino en la prensa, desconocido para cualquier criatura” @MSA 71,1@.

Podemos ver en sus principales poemas el papel que le da a su devoción predilecta. Ella le dedica un himno especial. Pinta la Santa Faz en casullas, en imágenes. Compone para sus novicias una consagración a la Santa Faz, una oración por sí misma. Finalmente, después de su muerte, me parece que fue ella quien inspiró a Sor Geneviève para crear esta obra maestra de la Santa Faz de la Sábana Santa de Turín, una reproducción tan conocida ahora que muchas veces se la llama la Santa Faz del Carmelo. de Lisieux. De las imágenes de la Santa Faz me dijo: "Qué bien bajó Nuestro Señor los ojos para darnos su retrato, porque, siendo los ojos el espejo del alma, si hubiésemos adivinado su alma, hubiésemos muerto". de alegría” @DEA 5-8@

En la sacristía, durante el tiempo que estuvo a cargo de ella, tocó con gran respeto los vasos sagrados y preparó con amoroso cuidado los manteles y ornamentos del altar. Este oficio, dijo, la exhortaba a ser muy ferviente, y recordaba esta palabra de la Escritura: "Sed santas las que tocáis los vasos del Señor".@*Is.52-12@ @MSA 79,2 ,XNUMX@

 

[Respuesta a la decimoctava solicitud]:

[379] La comunión había sido la alegría y el deseo de su vida, aunque me confesó que nunca, por así decirlo, había experimentado en ella consuelos sensibles. Se regocijó mucho con los decretos de 1891, esperando que el confesor fuera finalmente libre para permitir la Comunión diaria, porque durante mucho tiempo había sentido que "no es para permanecer en el copón de oro que Jesús desciende diariamente del cielo, sino para encontrar cada día también en nuestros corazones otro cielo donde quiere tomar sus delicias. @MSA 48,2@ Qué desilusión, cuando vio a la Madre Marie de Gonzague, mientras admitía en teoría que el confesor estaba libre, expresando su descontento por el hecho de que algunas hermanas se comunicaban mucho, otras menos. De donde se sigue que la Comunión diaria, concedida al principio a varios, fue pronto retirada por

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

Padre Youf, para evitar un mal mayor.

Cuando, de pequeña, arrojaba flores frente al Santísimo Sacramento, tenía una mirada celestial; uno sentía que el amor divino incendiaba su corazón. Su atención y su mirada quedaron fijas en la Sagrada Hostia, y arrojó muy alto sus pétalos de rosa para hacerlos tocar, dijo, la sagrada custodia.

Siempre tuvo una atracción particular por asistir a la Santa Misa. Cuando se decían varias en la capilla del monasterio y ella estaba libre, su alegría era oírlas todas.

Durante su última enfermedad, le mostraron el cáliz de un joven sacerdote que acababa de decir su [380] primera misa, miró dentro del vaso sagrado y nos dijo: "Me gustaba reflejarme en los cálices cuando era sacristán". . Pensé que entonces la sangre de Jesús caería donde se reprodujo mi rostro y purificaría mi alma.”@DEA 19-9@

Si encontraba en el corporal algún paquetito de la Santa Hostia, manifestaba un gozo santo. Habiendo descubierto un día una parcela bastante grande, corrió al lavadero donde estaba la comunidad e hizo señas a sus novicias para que vinieran. Se arrodilló primero para adorar a Nuestro Señor, volvió a guardar el corporal en el bolso y luego se lo hizo besar con conmovedora piedad.

En otra ocasión, el sacerdote, mientras comulgaba, dejó caer una hostia fuera de la rejilla, y sor Teresa del Niño Jesús la recibió en su escapulario. Entonces me dijo con emoción: “Yo llevaba al Niño Jesús en mis brazos, como la Santísima Virgen”

 

[Respuesta a la decimonovena solicitud]:

Tengo poco que decir sobre este punto. Su condición de carmelita no le dio ocasión para un celo especial en este sentido. En su primera infancia, apenas tenía 5 años, ya la llevábamos a misa mayor ya vísperas de los domingos. Se quedó allí como un ángel y escuchó atentamente los sermones que allí se daban. Mostraba mucho dolor cuando no la queríamos [381] llevar a los ejercicios, ni en el mes de María ni en Cuaresma. Ella lo compensó rezando en casa y levantando pequeños altares.

 

[Respuesta a la vigésima solicitud]:

En los últimos años de su vida, sólo el evangelio ocupó su mente y nutrió suficientemente su alma. Todos los demás libros espirituales la dejaron en la aridez: "Ya no encuentro nada en los libros - me dijo - el Evangelio me basta, esta palabra de Nuestro Señor, por ejemplo, no lo comprende todo: Aprende de mí, que Soy manso y humilde de corazón, ¿y encontraréis descanso para vuestras almas? Qué dulce saber nada más que de la boca de Jesús» @DEA 15-5@

“Qué feliz y orgullosa estaba – dijo – de estar semainer en la oficina, de rezar en voz alta, en medio del coro. Pensé entonces que el sacerdote decía las mismas oraciones en la Misa, y que yo tenía el honor, como él, de hablar en voz alta ante el Santísimo Sacramento para dar bendiciones, absoluciones: decir el Evangelio cuando era primer cantor. Puedo decir que el oficio divino ha sido a la vez mi felicidad y mi martirio, porque tenía un gran deseo de recitarlo sin falta, y porque, a pesar de toda mi diligencia, a veces lo hacía.» .@DEA">.@DEA 6-8@

 

[Sesión 13: - 7 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[385] [Continuación de la respuesta a la vigésima solicitud]:

En el Carmelo mostró un gran respeto por los superiores eclesiásticos, sometiéndose a su conducta, sin permitirse juzgarla. Así que nunca la escuché decir una palabra amarga al Padre Delatroëtte, nuestro superior, que tanto se había opuesto a su entrada. Por mediocres que fueran los sermones que escuchaba, tenía cuidado de no criticarlos. Tenía una idea muy elevada de la dignidad y funciones sacerdotales, por lo que quiso toda su vida sacrificarse especialmente por los sacerdotes.

Sor Teresa del Niño Jesús no había tomado parte en la dificilísima elección de 1896. La fe de la fe pronto dominó esta primera impresión, y los sentimientos de sumisión filial que ella mostraba afuera, los tenía en el fondo de su corazón. Ella nunca se apartó de su espíritu de fe en la autoridad. Incluso me afirmó que amaba realmente a la Madre María de Gonzague y que las designaciones de "madre amada, madre querida", que encontraría en el cuaderno de su vida, expresaban los verdaderos sentimientos de su corazón. Pensando que la Madre María de Gonzague asistiría a su muerte como priora y no yo, me dijo uno de los últimos días de su vida: “Contigo habría habido un lado humano, prefiero que no haya nada más que el divino”. . Sí, lo digo desde el fondo de mi corazón, estoy feliz de morir en los brazos de la Madre Marie de Gonzague, basta que ella represente al buen Dios para mí” @DEA 386-20@

 

[Respuesta a la vigésima primera solicitud]:

La Sierva de Dios tuvo siempre una tierna y filial devoción a la Santísima Virgen. De niña, durante el mes de mayo, rezaba sola sus pequeñas oraciones, encendiendo velas frente a una estatua de la Santísima Virgen en su habitación. En su primera confesión, el sacerdote lo exhortó a la devoción a la Santísima Virgen; al contarlo en su vida, agrega: “Me prometí a mí misma temer

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

llena de ternura por quien ya ocupaba un lugar muy grande en mi corazón.”@MSA 16,2@

Durante su enfermedad, a la edad de diez años, su felicidad consistía en tejer coronas de flores del campo para adornar la imagen de la Santísima Virgen que estaba cerca de ella. Fue mientras rezaba a María con ardor, mirando a esta estatua que la vio venir hacia ella y sonreírle, y que de pronto se encontró curada. Más tarde, se decidió a ser aceptada en la Asociación de los Hijos de María.

Deteniéndose en París, en el momento de su viaje desde Roma, no se interesó por ninguna de las maravillas de la capital. Sólo la retuvo el santuario de Notre-Dame des Victoires, allí rezó con fervor a la Reina del Cielo y recibió [387] gracias muy grandes.

En el Carmelo, estaba feliz de hacer su profesión el 8 de septiembre. Ella escribe al respecto: “La Natividad de María, ¡qué hermosa fiesta para convertirse en la esposa de Jesús!”. @MSA77,1@. Le encantaba meditar sobre la vida de la Santísima Virgen. Un día, cuando habíamos recibido una carta de un sacerdote que decía que la Santísima Virgen no conocía el sufrimiento físico, me dijo: “Mirando esta tarde la estatua de María, comprendí que no era verdad. Sufrió mucho durante sus viajes, de frío, calor, cansancio, ayunó muchas veces. Sí, ella sabe lo que es sufrir físicamente. Lo que me hace sentir bien cuando pienso en la Sagrada Familia es imaginar una vida muy corriente, y no todas las maravillas que se cuentan y se suponen” @DEA 20-8 @ . Me confió en la enfermería que la mayoría de los sermones que había escuchado sobre la Santísima Virgen no la tocaban. “Está bien hablar de tus prerrogativas - me dijo - pero sobre todo necesitamos que se te muestre la posibilidad de imitar tus virtudes. Prefiere la imitación a la admiración. Por muy hermoso que sea un sermón sobre la Santísima Virgen, si uno se ve obligado a exclamar constantemente: ¡Ah! ¡Ah!, pronto tendremos suficiente. Que simplemente me gusta cantarle:

"La senda estrecha del cielo la has hecho visible

Practicando siempre las más humildes virtudes” @PN 54@

 

Una tarde, durante su enfermedad, me dijo con ardor: “¡Cuánto amo a la Virgen María! Si yo hubiera sido sacerdote, ¡qué bien hubiera hablado de ella! Se muestra como inabordable, se debe mostrar como imitable. Es más madre [388] que reina. He oído decir muchas veces que su brillo eclipsa a todos los santos. ¡Dios mío, qué extraño es una madre que quita la gloria a sus hijos! Yo creo todo lo contrario, creo que aumentará mucho el esplendor de los elegidos” @DEA 21-8@

Ella quiso dedicar su último poema a la Santísima Virgen bajo este título: “¡Por ​​qué te amo, oh María!” @PN 54@. Es allí, en efecto, donde se expresan todas sus razones para amarlo e imitarlo. En la fórmula de su ofrenda al Amor Misericordioso dice: “Es a la Santísima Virgen, mi querida madre, a quien dejo mi ofrenda, rogándole que te la presente” @PRI. 6@ A menudo llamaba a la Santísima Virgen con el nombre de "Mamá", porque es más tierno, decía, que el de "Madre".@MSA 56,2-57,1@ Un día que confió su abandono interior y cuanto Jesús estaba escondido para ella, le dije: “¿Está también escondida la Santísima Virgen?”. "No", respondió ella rápidamente, "la Santísima Virgen nunca se me oculta. Y cuando ya no veo al buen Dios, es ella quien hace todos mis mandados para él. Sobre todo lo mando a decirle que no tenga miedo de ponerme a prueba”@DEA 10-6@. Las últimas líneas que escribió en la tierra expresan, de forma muy delicada, su amor por la Santísima Virgen. Por eso escribe dolorosamente en el reverso de una imagen, el 8 de septiembre de 1897: “¡Oh María, si yo fuera la reina del cielo y tú fueras Teresa, me gustaría ser Teresa para que tú pudieras ser la reina del cielo! !. » La mañana de su muerte me dijo, mirando la estatua de la Santísima Virgen: “¡Oh! ¡Le recé esa noche con fervor!”-@DEA 30-9@. Y por la tarde, mirando una imagen de la Virgen del Carmen, le dijo a la madre priora: "Madre mía, preséntame pronto a la Santísima Virgen" @DEA 30-9@

Sor Teresa del Niño Jesús escribe en su vida hablando de su viaje a Roma: “No ignoraba que durante mi viaje me encontrarían muchas cosas capaces de inquietarme. Recé a San José para que me cuidara. Desde mi niñez, mi devoción por él estuvo entrelazada con mi amor por la Santísima Virgen. Todos los días rezaba la oración: 'Oh San José, padre y protector de las vírgenes, etc. ”@MSA. 0-.57@. A san José se dirigió en el Carmelo para obtener la gracia de la comunión diaria y la libertad del confesor sobre este punto. Los decretos de 1, al conceder su oración, aumentaron mucho su confianza en San José. En sus meditaciones sobre la vida oculta de Nuestro Señor, no se olvidó de San José. Ella me dijo estas palabras un día, que transcribí inmediatamente. “Y el buen San José, ¡ay! ¡Que me gusta! Lo veo planear, cansarse... De vez en cuando se seca el sudor que le inunda la cara, pero como a escondidas, para no molestar a la Santísima Virgen. Era tan delicado... y cómo debió sufrir privaciones, decepciones, porque no siempre recibía el precio de su trabajo, hasta se le reprochaba, sin duda. ¡Oh! qué sorpresa nos daríamos si supiéramos todo lo que sufrió

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

para alimentar y proteger a Jesús y María!”@DEA 390-20@. Durante su última enfermedad, vi a la Sierva de Dios arrojar amorosamente flores a la estatua de San José.

Desde la infancia, amaba y rezaba a su ángel de la guarda. La vi custodiando y conservando con reverencia una pequeña imagen del ángel de la guarda, leyendo y releyendo el consejo impreso en él: "Ten cuidado de respetar la presencia de tu ángel y de escuchar su voz". Compuso un poema a su ángel de la guarda donde lo llama "su hermano, su amigo, su consolador", y donde termina diciendo:

“Con la cruz, con la hostia, con tu ayuda celestial,

Espero en paz de la otra vida, la felicidad que dura para siempre” @PN 46@.

 

Ella se consideraba la hijita de todos los santos y les había pedido en una oración sublime su “doble amor” (Vida, pág. 217) @MSB 4,1@. Durante su enfermedad, a menudo nos pedía que rezáramos a los santos por ella, y ella misma lo hacía con fervor. Ella nos dijo un día: “Os pido que hagáis un acto de amor y una invocación por mí a todos los santos. Todos son mis familiares allá arriba” @DEA 13-7@. Amó con ternura fraterna a santa Cecilia, a santa Inés, a la beata Juana de Arco, al beato Théophane Vénard y conservó piadosamente sus imágenes en su breviario.

 

[391] [Respuesta a la vigésima segunda solicitud]:

La Sierva de Dios tenía siete u ocho años. Una tarde, junto al mar, en Trouville, estábamos solos, ella y yo, cerca de Black Rocks. Ella estaba mirando la puesta de sol. “Contemplé mucho tiempo, escribe, este surco luminoso, imagen de la gracia. y tomé la resolución de no apartar jamás mi alma de la mirada de Jesús, para que navegue en paz hacia la patria del cielo" "@MSA 22,1@

Sobre la recompensa del cielo, he aquí lo que me dijo un día la Sierva de Dios: “Tengo una idea tan alta del cielo que a veces me digo: ¿Cómo [392] Dios hará para sorprenderme? Mi esperanza es tan grande, es tal fuente de alegría para mí que necesitaré una realidad sobre todo pensamiento para satisfacerme plenamente. En lugar de decepcionarme, prefiero mantener una esperanza eterna” @DEA 15-5@

 

[Petición de la vicepromotora: ¿escuchaste a la Sierva de Dios explicar más su pensamiento sobre este tema? - Respuesta]:

Es el mismo pensamiento que expresa en su vida (edición en 8°, 1914, página 219): "Lo confieso, si no llego un día a estas regiones más altas a las que aspira mi alma, habré probado más dulzura en mi martirio, en mi locura que saborearé en el seno de los goces eternos, a menos que por un milagro me quites el recuerdo de mis esperanzas terrenas. ¡Jesús! ¡Jesús! ; si el deseo de amar es tan delicioso, que es poseerlo, disfrutarlo para siempre” @MSB 4,2@

Ella realmente no quiere dudar de que la felicidad del cielo supera las esperanzas de la tierra. La última frase citada lo muestra bien: "Si el deseo del amor es tan delicioso, ¿qué es poseerlo, disfrutarlo para siempre?" Es más, unos meses después me escribió: “¡Ah! de ahora en adelante lo reconozco, sí, se cumplirán todas mis esperanzas... Sí, el Señor hará en mí maravillas que sobrepasarán infinitamente mis inmensos anhelos” @LT 230@. Me parece que en la primera frase obscura [393] citada más arriba, quiere expresar mediante una ficción la inmensidad de sus esperanzas y de sus deseos de amor.

 

[Continúa el testigo]:,

Ella me escribió en 1888: “Nada demasiado para sufrir para conquistar la palma” @LT 55@. Y otra vez: “A toda costa quiero tomar la palma de Agnès; si no es por sangre, debe ser por amor» @LT 54@

Durante su última enfermedad, a pesar de su terrible tentación contra la fe en la vida futura, me dijo: "Si no hubiera tenido esta tentación contra la fe, que me priva de todo gozo ante el pensamiento del cielo, creo que moriré de alegría, viendo que pronto dejaré esta tierra” @DEA 21/26-5@. Expresaba constantemente su deseo de cielo: “¡Ah! ¿cuándo me iré con el buen Dios? ¡Cómo me gustaría ir al cielo! ¡Oh! ¡Sí, deseo el cielo!” @DEA 26-6@. El cielo, para ella, era Dios visto y plenamente poseído; ella no aspiraba a otra recompensa que a Dios mismo. Dijo: “Una sola expectativa hace latir mi corazón, es el amor que recibiré y el que podré dar” @DEA 13-7@

En 1889, a los 16 años, me escribió: “¡Ay! ¡Madre mía, si supieras cuán indiferente quiero ser a las cosas terrenas! ¿Qué me importan todas las bellezas creadas? ¡Sería muy infeliz si los tuviera! ¡Ay! cuán grande me parece mi corazón cuando lo considero en relación a los bienes de este mundo, ya que todos juntos no podrían satisfacerlo... No quiero [394] que las criaturas tengan un solo átomo de mi amor, quiero entregarlo todo a Jesús” @LT 74@. Y de nuevo, en 1891: “No hay apoyo que buscar fuera de Jesús. Sólo él es inmutable, ¡qué felicidad pensar que no puede cambiar! @LT104@

Estaba desapegada no sólo de las personas, sino también de las cosas de la tierra. Le habían dado en el Carmelo un vestido nuevo que le quedaba muy mal, porque le faltaba el corte, le decían que andaba mal vestida, y yo le decía:

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

quiner al final de saber tu vestido perdido!.» Ella respondió riendo: “¡Ah! ¡Para nada! me es tan indiferente como si mi vestido lo llevara una china allá, a dos mil millas de nosotros” -@DEA">-@DEA 15-5@

Finalmente las seducciones de las criaturas se deslizaron sobre su alma, sin afectarla en modo alguno: «Mi corazón está lleno de la voluntad del buen Dios -me dijo-; cuando le echas algo encima no penetra dentro, no es nada que se deslice con facilidad, como el agua que no se mezcla con el aceite» @DEA 15-5@.

 

[Respuesta a la vigésima tercera solicitud]:

La Sierva de Dios aspiraba a la alta santidad, sus pensamientos al respecto no siempre eran entendidos, varios confesores o predicadores de retiros acudían a asustarla o paralizar sus impulsos: “Padre, quiero hacerme santa – dijo – tiene un predicador – Quiero amar a Dios tanto como a Santa Teresa”. Él respondió: “Qué orgullo [395] y qué presunción; limítate a corregir tus faltas, a no ofender más a Dios, a progresar poco cada día y a moderar tus deseos temerarios.” - "Pero, padre mío, no encuentro que estos sean deseos temerarios ya que Nuestro Señor dijo: 'Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto'". @*Matth 5,48@ El monje no estaba convencido; y la Sierva de Dios buscaba siempre a alguien autorizado para decirle: "Salid a mar abierto y echad las redes". -@luc">-@*Lc 5,4@ Encontró a este mensajero de Dios en la persona del Reverendo Padre Alexis, de los Recoletos de Caen, durante el retiro de 1892. Jamás podrá subir la empinada escalera de la perfección. Ella sólo espera, ir al cielo, en la misericordia del buen Dios a quien llama "su dulce Ascensor".

@MSC3,1@

[Respuesta a la vigésima cuarta solicitud]:

La fidelidad de su esperanza nunca fue desmentida en las mayores pruebas. El 7 de julio de 1897, apenas tres meses antes de su muerte, en el momento de sus grandes tentaciones y de sus grandes sufrimientos, me dijo: “Desde mi niñez me encantaban estas palabras de Job: “Aunque Dios me matara, Todavía esperaría en él”. @*Job 13,15@ Sin embargo agregó: “Llevo mucho tiempo estableciéndome en este grado de entrega. Ahora estoy aquí, el buen Dios me tomó y me puso allí” @DEA 7-7@. También me dijo: “De ningún modo tengo miedo de los últimos combates ni de los sufrimientos, por grandes [396] que sean, de la enfermedad. El buen Dios me ha ayudado y llevado de la mano desde mi más tierna infancia, cuento con Él. Estoy seguro de que seguirá ayudándome hasta el final. Puedo sufrir mucho, pero nunca tendré demasiado, estoy seguro” @DEA 27-5@

Recuerdo, con respecto a este testimonio, que en los últimos meses de la vida de la Sierva de Dios, es decir, desde junio de 1897, escribí inmediatamente todas las palabras que me dijo, es de estas notas que relaciono estas diversas palabras hoy.

 

[Respuesta a la vigésima quinta solicitud]:

Ella confiaba únicamente en la ayuda de Dios para todo. Me dijo que cuando, después de haber tratado de animar y consolar a su hermana Céline en la sala de visitas, no había podido hacerlo, pidió al buen Dios con mucha confianza que la consolara Él mismo y le hiciera comprender tal o cual cosa. Después de eso, ya no le importó más y su confianza, me dijo, nunca fue traicionada. Cada vez, Céline recibió la iluminación y el consuelo que la Sierva de Dios había pedido para ella. Ella lo supo por las confidencias que le hicieron en el salón de al lado.

Como le dije un día que me resultaba muy triste no recibir ningún testimonio de agradecimiento por un beneficio, ella me contestó: "Yo no espero recompensa alguna en la tierra, todo lo hago por el buen Dios, como siempre obtengo pagué [397] por los problemas que me doy”@DEA 9-5@

De las novicias me dijo: "Yo tiro, a la derecha y a la izquierda, a mis pajaritos, las buenas semillas que el buen Dios pone en mi mano para ellos, y luego va como quiere, yo no no importa ocupa más» @DEA 15-5@.

Ella siempre actuó de acuerdo con estos sentimientos internos de desapego. Siempre se la vio absolutamente ajena a las cosas de este mundo ya la opinión de las criaturas. Repetía con santo orgullo las palabras de San Pablo: “El que me juzga es el Señor” @*1Cor 4,4@.

Ella me dijo en otra ocasión: “Me siento muy miserable, pero mi confianza no disminuye, al contrario. Además la palabra miserable no es correcta, porque soy rico en todos los tesoros divinos, es precisamente por eso que me humillo más” @Fuente pre.@.

Todo lo esperaba del buen Dios, su esperanza estaba sólo en él. Sobre sus novicias, escribe en la “Historia de su alma”: “Al comprender que me era imposible hacer algo por mí misma, la tarea me pareció simplificada. Me ocupé interior y únicamente de unirme cada vez más a Dios, sabiendo que lo demás me sería dado por añadidura. En efecto, mi esperanza nunca ha sido engañada, mi mano se ha encontrado llena tantas veces como fue necesario para alimentar las almas de mis hermanas» @MSC 22,2@.

En consecuencia, persuadía a sus novicias de que el alimento espiritual que les daba procedía únicamente de Dios [398]. Cuando no estaban satisfechos, su paz no se perturbaba. Ella cantó a Nuestro Señor:

“Dígnate unirme a Ti, vid santa y sagrada, y mi rama débil te dará su fruto.” @PN 5@

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

La Sierva de Dios se apoyaba en la comunión de los santos para esperar su parte de gloria en el cielo. Ella le atribuyó las gracias y las luces recibidas de lo alto durante su destierro. Un día, Sor María de la Eucaristía había encendido primero su vela de una luz nocturna casi extinguida, y luego, con esta vela, todos los de la comunidad: era para Sor Teresa del Niño Jesús una imagen de la comunión de los santos, cuyo símbolo me explicó en una conversación en la enfermería: "Muchas veces - me decía - las gracias y luces que recibimos se deben, sin que lo sepamos, a un alma escondida, porque el buen Dios quiere que los santos comuniquen gracias a unos a otros a través de la oración, para que en el cielo se amen con un gran amor, un amor mucho más grande que el de la familia, incluso de la familia más ideal de la tierra... Sí, una pequeña chispa puede encender grandes luces en toda la Iglesia...” @DEA 15-7@

Me vuelve a decir sobre este tema: "En el cielo no se encuentran miradas indiferentes, porque todos los elegidos reconocerán que se deben unos a otros todas las gracias que les han merecido la corona" @DEA 15-7 @.

Todavía decía en el mismo sentido: "Todos los santos son nuestros padres" @DEA 13-7@

 

[Sesión 14: - 8 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[402] [Respuesta a la vigésima sexta solicitud]:

Todas sus exhortaciones a las novicias, los consejos que les da en sus dolores, las cartas que escribe a las misioneras son una constante predicación de la confianza en Dios.

He aquí algunos rasgos más particulares en los que se revela el carácter de su esperanza cristiana: “Se podría creer -escribía- que es porque no he pecado que tengo confianza en el buen Dios; pero, lo siento, aunque tuviera en mi conciencia todos los pecados que se pueden cometer, no perdería nada de mi confianza” @DEA 11-7@. Lo que escribe allí, en su vida, me lo contó muchas veces.

Nótese que sor Teresa del Niño Jesús, al ofrecerse como víctima al Amor misericordioso, pide dos favores muy extraordinarios: el de conservar en su corazón la presencia real de Nuestro Señor de una comunión con el otro, y el de ver los estigmas sagrados de la pasión de Jesús resplandecen sobre su cuerpo glorificado. Ya había expresado muchas veces a Dios estos dos grandes deseos con absoluta confianza en su realización.

 

[403] [Petición de la vicepromotora: ¿la Sierva de Dios le explicó personalmente cómo entendía ella esta presencia de Nuestro Señor Jesucristo fuera del tiempo de la Sagrada Comunión?]:

Me habló de eso varias veces, aunque no muy a menudo. Estoy seguro, sin embargo, de que en esta oración tenía en vista la milagrosa permanencia de las santas especies y no sólo la permanencia de la influencia divina que se produce, sin milagro, en las almas fieles. Además, en su “Acto de ofrenda”, apela sobre este tema a la omnipotencia de Jesucristo. Si deseó los estigmas del cielo, fue únicamente por amor, para parecerse más a su Jesús, y así darle más gloria; y si deseó en la tierra el privilegio de la presencia real y permanente de Jesús en su corazón, fue aún para estar más unida a Él y así ser más capaz de amarlo.

Estaba convencida de que sus deseos agradaban mucho a Dios; ella no se sorprendió de sus maravillas, encontrando que el poder de Dios está siempre para nosotros al servicio de su amor infinito. Le habían llamado la atención estas palabras de Nuestro Señor a Santa Matilde: “Les digo la verdad, es un gran placer para mí que los hombres esperen grandes cosas de mí. Por grande que sea su fe o su presunción, tanto y más les recompensaré más allá de sus méritos. En verdad, es imposible que el hombre no reciba lo que ha creído y esperado de mi poder y [404] mi misericordia”.

 

[Continúa el testigo]:

Todavía era la misericordia del buen Dios lo que Sor Teresa del Niño Jesús admiraba en su justicia hacia los que amaba. Pensó con el profeta Isaías “que Dios juzgará a los pequeños con justicia”, es decir, “que dará justicia a los humildes de la tierra” @*IS.11-4@. De hecho, la justicia era a sus ojos lo mismo que la ley. Entonces ella lo consideró, por otro lado, terrible para el pecador impenitente.

Si la Sierva de Dios tenía una confianza ilimitada en la bondad de Dios, esta confianza no disminuía en ella el saludable temor de sus juicios. Ella me dijo durante su última enfermedad: “Madre, si cometiera la más mínima infidelidad, siento que inmediatamente la pagaría con terribles problemas, y ya no podría aceptar la muerte; además, no dejo de decir al buen Señor: Oh Dios mío, te lo ruego, guárdame de la desgracia de ser infiel. Sorprendido por este lenguaje, le pregunté de qué infidelidad estaba hablando. Ella me respondió: “De un pensamiento de orgullo voluntariamente abrigado. Si me dijera a mí mismo por ejemplo. He adquirido tal virtud, estoy seguro de poder practicarla; porque, entonces, sería confiar en las propias fuerzas, y cuando uno está ahí, corre el riesgo de caer al abismo” @DEA 7-8@.

 

[Respuesta a la vigésima séptima solicitud] -

[405] Tenía un miedo muy grande de ofender a Dios. Si ella cometió, incluso-

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

involuntariamente, a la menor falta, derramó torrentes de lágrimas. Desde su más tierna infancia, cuando le decía: “eso no es bueno” @MSA 8,2@, se preocupaba mucho por evitarlo. "Amé - dijo - al buen Dios con todo mi corazón, y tuve mucho cuidado de no ofenderlo nunca" @MSA 15,2@. Terminó por exagerar este saludable temor de ofender a Dios y cayó en escrúpulos. Cuando fue liberada, después de un año y medio, de esta prueba, su alma se estableció para siempre en el temor filial de causar dolor a Dios.

En 1890 me escribió: “Pídele a Jesús que me lleve el día de mi profesión, si todavía tengo que ofenderlo, porque quisiera llevar al cielo la túnica blanca de mi segundo bautismo, sin mancha alguna; pero Jesús puede concederme la gracia de no ofenderlo más, o de cometer sólo faltas que no lo ofenden, que no le causan dolor, sino que sirven sólo para humillarme y para hacer más fuerte mi amor.»»@LT 114@

Con sus directores espirituales siempre trató este tema. Cuenta en su vida cómo le confió al padre Pichon el miedo de haber perdido la inocencia y la alegría que sintió por su respuesta. Luego habla del consuelo que le trajo el padre Alexis, diciéndole que sus faltas no causaban dolor a Dios: "Me ayudó - dijo - a soportar el destierro de la vida" @MSA 80,2@

Sufrió mucho * cuando en las instrucciones se hablaba de la facilidad [406] con que se puede caer en pecado mortal, aun por el mero pensamiento. ¡Le parecía tan difícil ofender al buen Dios cuando se le ama! -Durante todo el transcurso de estos ejercicios la vi pálida y derrotada, ya no podía comer ni dormir, y hubiera caído enferma si hubiera durado. A partir del retiro del padre Alexis se liberó de sus apuros, pero hasta su muerte se cuidó mucho de sí misma para evitar la menor falta.

En cuanto a mí, estoy convencido de que ella nunca cometió ninguna falta deliberada; Baso este juicio en mi continua observación de su forma de vida. Si ella me dijo, por escrito, en 1890: "Pídele a Jesús que me lleve si todavía tengo que ofenderlo" @LT 114@, creo que habla así por humildad, o más bien porque su conciencia, todavía mal iluminada en ese momento, preocupado por las debilidades involuntarias.

 

[Respuesta a la vigésima octava solicitud]:

Su conformidad con la voluntad de Dios superó incluso sus deseos de martirio y cielo. Ella me dijo un día, hacia el final de su vida: “No se puede decir de mí como de nuestra madre Santa Teresita: 'Se muere por no morir;@Th.Avila,glose@ por mi naturaleza, es verdad' , prefiero ir rápido al cielo, pero la gracia se ha apoderado mucho de mi naturaleza, y ahora sólo puedo repetirle a Dios:

“Aún quiero vivir bien, [407] Señor, si ese es tu deseo.

En el cielo, quisiera seguirte, si te place.

El amor, este fuego de la patria, nunca deja de consumirme.

Qué significa para mí la muerte o la vida, mi única felicidad es amarte”.@PN 45@

Expresaba su amor por un desprendimiento muy grande de las criaturas y de sí misma, por el deseo de sufrir para parecerse más al amado de su corazón, por una unión constante con él, una tierna delicadeza que le era especial, finalmente, por una conformidad total a sus deseos divinos y un desinterés conmovedor.

[408] [Continuación de la respuesta a la misma solicitud]:

Ella deseó el sufrimiento, porque Nuestro Señor lo eligió para sí mismo, y porque es una oportunidad para probar el amor que tenemos a Dios, pero por encima de sus deseos de sufrimiento, puso la conformidad completa a la voluntad divina. Le pregunté si no sería más feliz morir que permanecer enferma durante años; ella respondió: “¡Ay! no, no sería más feliz. Lo que me satisface sólo es la voluntad del buen Dios”@DEA 27-5@

Ella expresa, en su vida, el deseo extremo que tenía por el martirio. Pero, hacia el final, cuando había llegado a la cumbre de la perfección, experimentó un alivio que la hizo escribir: "Ya no deseo ni el sufrimiento ni la muerte, sin embargo, los amo a ambos, pero es sólo la entrega la que ahora me guía". . Ya no puedo pedir con fervor nada excepto el perfecto cumplimiento de la voluntad de Dios sobre mi alma” @MSA 83,1@

 

[409] [Respuesta a la vigésima novena solicitud]:

Su unión con Dios fue tan grande que dijo: “Realmente no veo qué más tendré en el cielo que ahora. Veré al buen Dios, es verdad; pero para estar con él, ya estoy bastante allá en la tierra.”@DEA 15-5@

En efecto, su unión con Dios no consistía en hacer sólo las dos horas de oración prescritas por la Regla, a las que, además, era muy fiel, sino que hay que decir que su oración era continua. Ya he hablado respondiendo a una pregunta anterior de su recuerdo, y es verdad que dijo al final de su vida: “No creo haber pasado tres minutos sin pensar en el buen Dios. »@ CSG? ? ?@

En cuanto a su método de oración y su tipo de piedad, todo se reduce a lo que ella llamó su "Camino de infancia espiritual"@DEA 13-7@

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

Este es un punto tan importante que pensé que tenía que preparar una declaración de ello por escrito y con la cabeza tranquila: lo presento a la corte.

[El testigo luego leyó la siguiente declaración]:

Camino de la infancia espiritual

La Sierva de Dios fue muy particularmente atraída [410] por el Espíritu Santo a seguir lo que ella llamaba "su caminito", deseando que fuera conocido por todos, porque era "el precepto del Maestro". , la verdad estaba toda ahí.

Este caminito es simplemente un camino de humildad, tomando un carácter especial de abandono y confianza en Dios, recordando lo que vemos en los niños muy pequeños que son autosuficientes, pobres y sencillos en todo.

Basó su "pequeña doctrina", como decía, en la doctrina misma de Nuestro Señor, y encontró su meditación favorita y su deleite en estas palabras del Evangelio que estudiaba constantemente: "En verdad os digo, si no os convertís y vuélvanse como niños pequeños, no entrarán en el reino de los cielos.” - "El que se humille como este niño, ése es el más grande en el reino de los cielos". - "Dejad que los niños pequeños vengan a mí y no se lo impidáis, porque el reino de los cielos es de los que son como ellos". “De cierto os digo, el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él”. - "El más pequeño de vosotros es el más grande". - “Te bendigo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios y entendidos y las has revelado a los niños. [411] Sí, te bendigo, oh Padre, porque así te ha agradado». "De cierto, de cierto te digo, que nadie, sino el que ha nacido de nuevo, puede ver el reino de los cielos". ,18,3-4; Jn19,14@

Enseñado y fortalecido por estas enseñanzas divinas, ¿cómo creer que Sor Teresa del Niño Jesús tenía una piedad cursi e infantil, una piedad infantil, como se ha dicho a veces?

No entendió el término "niño" en el sentido estricto de la palabra. Sobre los Santos Inocentes, ella misma revela su pensamiento sobre este tema: “Los Santos Inocentes - dijo - no son niños en el cielo; sólo tienen los encantos indefinibles de la infancia. Los imaginamos como niños, porque necesitamos imágenes para entender cosas invisibles.

@DEA 21/26-5@Así que cuando ella utiliza para hablar de su vida espiritual términos propios para definir lo que es la infancia, es sólo a modo de comparación y para expresar mejor sus pensamientos.

Esto es lo que ella quiso decir con "permanecer como un niño pequeño" ante Dios. Cito sus propias palabras:

“Es reconocer la propia nada, esperar todo del buen Dios como un niño pequeño espera todo de su padre. Es preocuparse por nada, no ganar fortuna.

“Incluso entre los pobres, al niño pequeño se le da lo que necesita; pero tan pronto como creció, su padre ya no quiso alimentarlo [412] y le dijo: Trabaja ahora, puedes ser autosuficiente. Bueno, no es para escuchar que no quería crecer, sintiéndome incapaz de ganarme la vida, la vida eterna del cielo. Así permanecí siempre pequeño, sin otra ocupación que la de recoger las flores del amor y del sacrificio y ofrecérselas al buen Dios para su placer.

"Ser pequeño no es todavía atribuirse las virtudes que uno practica, creyéndose capaz de algo, sino reconocer que el buen Dios pone en la mano de su hijito este tesoro de virtudes, para que pueda usarlo cuando lo necesita; pero sigue siendo el tesoro de Dios.

“Finalmente, no es desanimarse por tus faltas, porque los niños muchas veces se caen, pero son muy pequeños para lastimarse mucho.”@DEA 6-8-7@

abandono

“Espera todo del buen Dios. como un niño que todo lo espera de su padre” fue practicada al pie de la letra por Sor Teresa del Niño Jesús que permaneció siempre dependiente de la voluntad de su Dios e incluso de su beneplácito en todas las cosas; ella “lo miró a los ojos”, @MSB 5,2@ como él lo expresó, para adivinar qué le agradaría más y lograrlo de inmediato.

Fisonomía de su abandono en general

Ella da esta "fisonomía" en las siguientes líneas que me escribió durante su retiro profesional pasado enteramente en la oscuridad interior:

“Al comienzo de mi camino le digo a mi Guía divino: Tú sabes que quiero subir a la montaña del amor, tú conoces a Aquel a quien amo y sólo quiero complacer. Sólo por Él emprendo este camino, condúceme, pues, por el camino de Su elección; siempre que él sea feliz, yo estaré en el colmo de la felicidad” (septiembre de 1890).@LT 110@

Su abandono en las tentaciones

Ella lo revela hablando así del olvido divino que sufre:

“Si mi Jesús parece olvidarme, ¡eh! bueno, es libre! pues ya no soy mía, sino suya. Él se cansará de hacerme esperar antes que yo de esperarlo a él" (1892)."@LT 103@

Ella todavía canta:

“Mi alegría es la santa voluntad de Jesús, mi único amor.

Además, vivo sin ningún miedo, me gusta tanto la noche como el día» @PN 45@

Su abandono en su cargo con los novicios

[414] A cargo de las novicias, esperaba cada vez más todo de Dios. Dice cómo "frente a una tarea que supera sus fuerzas", se pone "como una niña pequeña en los brazos de su padre", mirándolo solo y creyendo

 

TESTIGO 6. Inés de Jesús TOC

 

aunque esa simple mirada de amor y confianza "hará que su mano se llene para alimentar a sus hijos". “Entonces –añade- sin volver la cabeza, les distribuyo este alimento que viene solo de Dios.”@MSC 22,1-2@

Y este abandono infantil estaba lejos de ser temerario, porque todavía dice: "Desde que tomé mi lugar en los brazos del buen Dios, he sido como el centinela que vigila al enemigo desde la torre más alta de un castillo fortificado, nada escapa a mi mirada.”@MSC 23,1@

Fue después de haber practicado este abandono que ella me dijo por experiencia: “Uno puede muy bien permanecer pequeño, incluso realizando las tareas más formidables, incluso llegando a la vejez extrema. Si viviera hasta los 80 años, después de cumplir con todos los cargos posibles, tengo la fuerte sensación de que moriría tan pequeño como soy hoy” @DEA 25-9@

Su abandono en la enfermedad

Luchando con la enfermedad, me dijo: “No tengo miedo de las últimas batallas, ni del sufrimiento, por grande que sea, de la enfermedad. El buen Dios me ha ayudado y me ha llevado de la [415] mano desde mi más tierna infancia, cuento con él. Estoy seguro de que seguirá ayudándome hasta el final. Puede que sufra muchísimo, pero nunca tendré demasiado, estoy seguro.”@DEA 25-9@

Era el mismo abandono en su deseo del cielo: “No deseo más morir que vivir – decía – es decir, si tuviera que elegir, preferiría morir; pero como el buen Dios elige por mí, prefiero lo que él quiere. Es lo que hace lo que me encanta.”@DEA 27-5@

Me volvió a decir: “En el pasado, la esperanza de la muerte me era muy necesaria y muy provechosa, pero hoy es todo lo contrario; el buen Dios quiere que me abandone como un niño pequeño que no se preocupa por lo que se hará con él.”@DEA 25-6@

Habría pensado que había dejado su camino de infancia, todo hecho de abandono y humilde desconfianza en sí misma, para pedirle a Dios un sufrimiento mayor, a pesar de sus deseos de inmolación. “Tendría miedo - me dijo - de ser presuntuosa y que estos sufrimientos se conviertan entonces en mis propios sufrimientos, que me vea obligada a soportarlos sola; Nunca he sido capaz de hacer nada por mi cuenta.”@DEA 11-8@

Ya en 1889 me escribió: "Es mi debilidad la que hace toda mi fuerza" @LT55@

[416] Simplicidad

Para la práctica de la sencillez que es, me parece, fruto de la humildad, siempre fue el niño el que tomó como modelo. Dijo en su humilde confianza cuando, por ejemplo, le sucedió, a pesar de sus esfuerzos, ser vencida por el sueño durante la oración: “Los niños pequeños agradan a sus padres tanto cuando duermen como cuando están despiertos.” @MSA 75,2 @

Este pasaje de su vida ha sido criticado, y sin embargo el Espíritu Santo usa el mismo lenguaje cuando hace decir al rey profeta: "El Señor da tanto a sus amados mientras duermen".@*Sal 126,2@

"Quedándome muy pequeña -repitió-, es decir muy humilde, nunca ofenderé al buen Dios, ni siquiera haciendo tonterías hasta mi muerte, porque los hijitos nunca dejan de romperse, de rasgarse, de caerse, amando mucho a sus padres y siendo amados por ellos como si no estuvieran haciendo nada malo.”@DEA 7-8@

Dios, que quería mantenerla en este camino de tan gran sencillez, le mostró, en una circunstancia, que no era necesario dejarlo. En un momento de su vida religiosa le hubiera gustado imitar las maceraciones de algunos santos. Pero aconteció que estaba enferma de haber llevado una pequeña cruz de hierro sólo unas horas, y durante el descanso que había de tomar después, el buen Dios le hizo entender que, si había estado enferma por haber hecho el pequeño exceso de llevar demasiado lejos esta cruz por tan poco tiempo, era señal de que ese no era su camino, ni el de las "almitas" que iban a caminar tras él por el mismo camino de la infancia. fuera de lo común.

Se encontró entonces, sin saberlo, en ese "estado perfecto" descrito por monseñor Gay: "La santa infancia espiritual es un estado más perfecto que el amor al sufrimiento, pues nada inmola tanto al hombre que sea sincera y pacíficamente pequeño. El espíritu de infancia mata mucho más el orgullo que el espíritu de penitencia.

pobreza espiritual

Como un niño pequeño, privado de todo, que no tiene nada propio, "que no gana una fortuna" y sólo puede contar con la riqueza de su padre", dijo: "Estoy muy feliz de ir al cielo, pero cuando Pienso en esta palabra del Señor: Vendré pronto y llevaré conmigo mi recompensa para pagar a cada uno según sus obras, me digo a mí mismo que se avergonzará mucho de mí, porque no tengo de obras. .. Por tanto, no podrá pagarme conforme a mis obras. ¡Y bien! ¡Espero que él me recompensará conforme a sus obras!” @DEA 15-5@

Ella era humildemente feliz en esta miseria, en no poder, como decía, [418] "apoyarse en ninguna de sus obras para tener confianza". "Pensé con mucha dulzura - me dijo durante su enfermedad - que nunca había podido, en mi vida espiritual, pagar una sola de mis deudas con el buen Dios, pero que para mí era como verdadera riqueza y fuerza . Entonces recordé lo que decía San Juan de la Cruz, y repetí, ¡con qué paz!, la misma oración: ¡Oh Dios mío, te lo ruego, salda por mí todas mis deudas!

@St J.de la Croix:Vive Flamme str 2,vv.6.et DEA 6-8@

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

Lo que ella esperaba al final de su camino

Sintió profundamente cuán santificadoras y purificadoras eran para el alma estas disposiciones y cuánto atraían sobre ella las misericordias divinas. Por eso le gustaba repetir esta palabra de nuestros libros sagrados: "Los pequeños serán juzgados con extrema dulzura".@DEA 25-9@

Siempre fue porque se sentía pequeña y débil, incapaz por sí sola de subir "la áspera escalera de la perfección", que buscó la manera de ir al cielo por un pequeño camino adecuado a su debilidad, y que la encontró en los brazos de Jesús a quien llama su divino “ascensor”: “¡El ascensor que me ha de llevar al cielo son tus brazos, oh Jesús!”@MSC 3,1 @

[419]Su deseo de que otras almas sigan "su camino"

Habiendo reconocido por experiencia todos los beneficios y privilegios de este camino de confiada sencillez que había recorrido y que era para ella mucho más notable que el amor al sufrimiento, la Sierva de Dios lo enseñó a sus novicias.

Quería tener cerca de ella, en el Carmelo, a su hermana Céline, sólo para comunicarle las luces que recibía del cielo sobre este tema.

Y eso no fue suficiente para su celo. Sintiendo que había descubierto un tesoro invaluable, quería mostrárselo a todos.

“Es muy grande el número de los pequeños en la tierra”, escribió @PN 54@ Y es a esta multitud de “pequeños”, es decir almas fieles no llamadas a caminos extraordinarios, a quienes quiso compartir su riqueza. .

Cuando supo de mi intención de publicar su manuscrito, reconoció su utilidad sólo en relación a dar a conocer "su manera".

Visión profética del futuro

"Siento - me dijo - que mi misión está por comenzar, mi misión de hacer amar al buen Dios como yo lo amo, de dar mi caminito a las almas". @DEA 1-17@

Y como le pregunté cuál era ese camino: [420] «Es el camino de la infancia espiritual, es el camino de la confianza y del abandono total. Quiero enseñar a las almas los pequeños medios que tan bien me han funcionado, decirles que aquí abajo sólo hay una cosa que hacer: arrojar a Jesús las flores de los pequeños sacrificios, tomarlo con caricias; así me lo tomé y por eso seré tan bien recibido” @DEA 17-7@

Si no deseaba gracias extraordinarias, si amaba su vida muy sencilla, toda de fe, era sobre todo, decía, "para que las almas pequeñas no tuvieran nada que envidiarla".

Le dijeron el 15 de julio: “¿Quizás morirás mañana, fiesta de Nuestra Señora del Carmen, después de haber hecho la Sagrada Comunión?”.

"¡Oh! - prosiguió - no será, no iría con mi "caminito". ¿Lo dejaría, pues, morir? Morir de amor después de la Comunión es demasiado hermoso para mí, las almas pequeñas no podrían imitarlo, todo lo que hago debe poder ser hecho por las almas pequeñas.»

@DEA 15-7@

[421] [Respuesta a la trigésima solicitud]:

Fue el amor más puro y más ardiente de Dios que fue, por así decirlo, toda la vida de sor Teresa, y creo que después de haberlo vivido, murió de él según su deseo.

Si ella vino al Carmelo, dijo, fue para encontrar a Jesús solo allí. Más tarde se hizo más clara su meta, y supe por sus confidencias que si aceptaba heroicamente todos los sacrificios de la vida religiosa, era sólo para demostrar su amor al buen Dios, para atraer hacia él todos los corazones si hubiera podido, finalmente, para obtener la santificación de los sacerdotes. Ningún sacrificio la sorprendió porque todo lo había planeado y aceptado todo de antemano, con el único objetivo de amar a Dios y hacer que la gente lo amara.

Mientras preparaba a Celine para su primera comunión, ella quiso escucharme para prepararse ella también. Suspiró por su propia primera comunión, encontrándola aún lejana. Tres meses antes de su primera comunión, le di un librito en el que debían anotar cada noche sus sacrificios preparatorios y sus aspiraciones de amor hacia Jesús. Este método le complació mucho. Hizo 818 sacrificios y 2773 actos o aspiraciones de amor. Este número es el total de los dígitos marcados por él. Ella misma me escribió sus sentimientos el día de su primera comunión; fueron relatados en la “Historia de su vida” (página 59, in-8°, 1914). @MSA 34,2- 35,1@ Después añoró sólo los días de sus comuniones y los encontró demasiado separados. Pero pensó que era mejor esperar sin pedir permiso a su confesor. Luego se arrepintió, luego dijo: “No es para quedarse en el copón de oro que Jesús desciende del cielo cada día, es para encontrar otro cielo, el cielo de nuestras almas, donde Él se deleita”.@MSA 422@ En el Carmelo pidió con sus votos y su oración ardiente una palabra del Papa que libere a las almas de todas las normas y costumbres de las comunidades que impiden la comunión diaria.

Al ver lo poco que se sabe sobre el amor de Dios en la tierra, se sintió inspirada a ofrecerse como víctima a este amor misericordioso. Con esto quiso ofrecer su corazón a Dios, como un abismo que hubiera querido hacer infinito, para contener todas las llamas de la caridad divina rechazadas por la mayoría de los hombres, y ser consumida por ella hasta la muerte. Antes de hacer este acto de ofrenda, vino a pedirme permiso, porque yo era priora. Al hacerme esta petición, su rostro se animó, me pareció que ardía de amor. Accedí a su deseo, pero sin entusiasmo, sin parecer darle mucha importancia. Fue entonces cuando redactó la fórmula de su acta, me la presentó y me pidió que la hiciera revisar por un teólogo. El Reverendo Padre Lemonnier, Superior de la Misa-

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

misioneros de Délivrande, lo examinaron y respondieron que no encontraba en él nada contrario a la fe, mientras que no era necesario decir: "Yo [423] siento en mí infinitos deseos", sino "Yo siento inmensos deseos en mí". , porque no hay nada infinito en la criatura. Sor Teresa del Niño Jesús se ofreció como víctima al amor misericordioso, el 9 de junio de 1895. Este acto de ofrenda fue publicado en su vida (página 305, in-8°, 1914).@PRI..6@

Sólo dos novicias conocían el acto de la ofrenda: sor Geneviève primero y sor Marie de la Trinité después. La Sierva de Dios les mostró las ventajas y la gloria que puede dar a Dios. Ambos lo hicieron y cosecharon grandes beneficios espirituales. Sor Teresa afirma que todas las “pequeñas almas”, almas débiles e imperfectas, pueden aspirar a convertirse en víctimas del amor. Esta facilidad es, a su juicio, consecuencia del “caminito de la infancia espiritual”.

 

[Respuesta a la trigésima primera solicitud]:

La Sierva de Dios se entristeció mucho al saber que Dios estaba tan ofendido en la tierra. Fue sobre este tema que la oí decir con santa indignación, durante su última enfermedad: “¡Oh! ¡Cómo me gustaría irme de este triste mundo!” @DEA3-7@. Lo que me dijo muchas veces sobre sus sentimientos de tristeza, unidos al deseo de reparar el daño hecho a Dios, lo expresa muy bien en sus cánticos. Por ejemplo, en su cántico "Vivir de amor", dice:

“Hasta mi corazón resuena con la blasfemia, [424] para borrarla, repito cada día:

Tu sagrado nombre, lo adoro y lo amo, vivo de amor.”@PN 17@

 

Y en el himno “Jesús, acuérdate”, canta:

“Acordaos que en la tierra quiero consolaros del olvido de los pecadores.

Mi único amor, escucha mi oración, ¡ah! para amarte dame mil corazones.”@PN 24@

 

Además, como he dicho, si se sintió inspirada a ofrecerse como víctima al amor misericordioso de Dios, fue por el profundo dolor que sintió al pensar que este amor misericordioso era rechazado por tantos pobres pecadores.

Puedo añadir algunos rasgos más para caracterizar su caridad hacia Dios. Amaba el abandono, el olvido de las criaturas para ser más únicamente de Dios: "Cuando estoy demasiado bien cuidada -me dijo- ya no disfruto". @HA 12 @ Le dije, un día que Ella sufrió más de lo habitual. durante su enfermedad: "Qué duro debe ser para ti no poder aplicarte más a pensar en Dios, porque es imposible en medio de estos sufrimientos". Ella respondió de inmediato: "Todavía puedo decirle a Dios que lo amo, eso es suficiente".@DEA 30-7-8@

Le encantaba expresar su amor a Dios, sufriendo por él. Mientras le hablaban frente a mí de la felicidad de los ángeles, ella decía: “no pueden sufrir, no son tan felices como yo.”@DEA 425-18@

Mirando su crucifijo, que tenía la cabeza inclinada, me dijo: "Así me gustan los crucifijos, porque Jesús está representado allí muerto y creo que ya no sufre". @DEA 19-8@ He aquí otro dicho: "Lo que hace latir mi corazón, pensando en el cielo, es el amor que recibiré y el que podré dar".@DEA 13-7@

Ella dijo al final de su vida: “No hubiera querido recoger una pajita para evitar el purgatorio. Todo lo que he hecho es por amor, para agradar a Dios y salvar almas para Él.”@DEA 30-7@

Durante su retiro profesional, como sufría de aridez espiritual, me escribió: “Mi novio no me dice nada, y yo tampoco le digo nada, excepto que lo amo más que a mí misma... Estoy feliz de tener sin consuelo; Me avergonzaría que mi amor se pareciera al de las novias de la tierra, que miran siempre las manos de su prometido, para ver si no les trae algún presente, o bien, en su rostro, para captar en él una sonrisa. el amor que los embelesa.»@LT 115@ «El amor puede compensar una larga vida - me escribió al año siguiente -. Jesús no mira el tiempo porque es eterno; solo busca amar. ¡Oh! Madre mía, pídele que me dé mucho. No deseo amor sensible; con que sea sensible para Jesús, eso es suficiente.”@LT 114@ “Si por imposible [426]posible - me dijo después - el mismo buen Dios no viera mis buenas obras, no me afligiría. Lo amo tanto que me gustaría poder complacerlo con mi amor y mis pequeños sacrificios, sin que él siquiera sepa que es de mi parte. Sabiéndolo y viéndolo, está como obligado a entregarse a mí... No me gustaría darle ese problema". @DEA 9-5@ Un día que la vi tirando flores al Calvario, le dije: “¿Es para obtener unas gracias?”. Ella respondió: “No, es para complacerlo, no quiero dar para recibir. No soy egoísta, es al buen Dios a quien amo, no soy yo.”@DEA 27-7@

No necesito repetir que todas estas palabras, habladas o escritas, brotaban de la abundancia de su corazón y expresaban perfectamente su modo de vida: nunca trabajó ni actuó sino por el buen Dios, para probar su amor y merecer el suyo.

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

[Sesión 15: 9 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[430] [Respuesta a la trigésima segunda solicitud]:

Cuando me preguntaron sobre las virtudes en general, dije una palabra sobre la caridad al prójimo practicada por sor Teresa del Niño Jesús. Ella ciertamente ha entendido y practicado este precepto de una manera bastante notable.

Cuando la Madre Marie de Gonzague le pidió que completara el manuscrito de su vida, me dijo: “Voy a hablar de la caridad fraterna, ¡oh! quiero, porque he recibido demasiada luz sobre este tema, no quiero quedármelos solo para mí; Os aseguro que la caridad no se entiende en la tierra, y sin embargo es el principio de las virtudes.”@Fuente pre.@ Entonces se puso manos a la obra, pero constantemente la inquietaba: “No escribo lo que quería - me dijo con tristeza - hubiera necesitado más soledad. Sin embargo, mi pensamiento está ahí, solo tendrás que clasificar.

Basó su caridad hacia el prójimo en esta palabra de Nuestro Señor. “Os doy un mandamiento nuevo, que es que os améis unos a otros como yo os he amado”. @*Jn 13,34@- "Pero si ya era difícil amar al prójimo como a uno mismo -dice al respecto- es tan imposible amarlo como Dios lo ama- aun, a menos que nuestra unión con Él llegue a ser tan grande que es Él quien ama en nosotros a todos aquellos a quienes nos manda amar. Cuanto más estoy unida a Dios, más amo también a todas mis hermanas.”@Fuente pre.@

La Servante de Dieu a étudié jusque dans leurs [431] profondeurs les différentes paroles de Jésus au sujet de la charité envers le prochain, et elle m'en a entretenue bien des fois avec un désir véhément de mettre en pratique ce qu'elle comprenait si bien. La he visto aplicar estas divinas instrucciones constantemente y en todos los detalles de su conducta hacia el prójimo, pero con tanta sencillez que nunca se sospecharían los sacrificios que imponía a su naturaleza viva y ardiente para vencer su repugnancia. El buen Dios premió su esfuerzo sostenido, porque al final de su vida me dijo que ya no tenía que luchar y se fue a la caridad fraterna con verdadero atractivo. Pero si la Sierva de Dios me confió algunos rasgos de su caridad, y si vi muchos otros de los cuales citaré algunos, quedo completamente convencido de que la mayoría de sus actos sólo los conoce quien ve en lo secreto.

Desde su infancia, la pequeña Thérèse fue tan dulce, tan amable con todos, que no solo era la alegría de la familia, sino que también los sirvientes la amaban. A medida que crecía y crecía en virtud, su amabilidad se hacía aún más atractiva: había en su sonrisa, en toda su persona, un encanto incomparable. En el Carmelo, el solo hecho de acercarse a él llenaba el alma de alegría y aliviaba el yugo del Señor. En el recreo, su alegría dulce y franca, fruto de su abnegación, la llenaba de felicidad. [432] Tenía por costumbre no presentarse nunca con prisa, para dejar a las hermanas plena libertad para solicitar sus servicios, y así tener la oportunidad de seguir el consejo de Nuestro Señor, del que habla en su manuscrito: «N'do no evites al que te quiera pedir prestado” @*Matth 6-42@. Tomó parte activa, tan dolorosamente como pudo, en el trabajo común, eligiendo para sí misma el lugar menos conveniente para evitarlo a los demás. Así fue como, durante el verano, en el lavadero, se colocó en el lugar donde había menos aire. Se recuerda tanto que hoy se llama "lugar de sor Teresa", y las hermanas jóvenes se instalan allí por devoción para imitar su mortificación y su caridad.

 

Sor Marie Philomène, que hizo unos meses de noviciado con sor Teresa del Niño Jesús, es una monja muy santa, pero también muy limitada y que tiene la rarísima humildad de admitirlo. Ella me comunicó este testimonio escrito a favor de la caridad de la Sierva de Dios: “A pesar de nuestra gran diferencia de edad (entré a los 45), a pesar de nuestra diferencia en todo, porque yo era una de esas almas, de las que habla en su vida, menos dotada por la naturaleza en todos los aspectos, tanto de inteligencia como de educación, y de todo lo que ordinariamente atrae, Sor Teresa del Niño Jesús, lejos de mí para hacerle sentir, me mostró tanta bondad, tanta gran devoción escondida bajo una amable delicadeza, una caridad tan pura y tan grande, que sus pequeñas atenciones me hicieron [433] un verdadero bien al alma.

Una buena monja de la comunidad se convirtió en objeto de violentas tentaciones. Exteriormente, de hecho, esta hermana se mostró egoísta, rígida y quebradiza. Sor Teresa del Niño Jesús, después de varios años de heroicas luchas, triunfó de tal manera sobre la antipatía natural que le inspiraba esta hermana, que se podría haber creído y creído realmente en una simpatía muy especial. El día en que se permite hablar entre sí, vio a esta hermana una de las primeras y más a menudo que las demás. Durante el recreo, parecía contenta de estar cerca de ella y la entretenía con gran entusiasmo, pareciendo disfrutarlo de verdad.

 

Al final de su vida, cuando estaba muy enferma, estaba escribiendo su manuscrito en el jardín, noté un día que las hermanas la molestaban constantemente y que, en lugar de impacientarse o incluso rezar humildemente para que la dejaran sola, cada vez Dejó su pluma y cerró su cuaderno con una sonrisa amable. Le pregunté cómo, en estas condiciones, podía juntar dos ideas. Ella me contestó: “Escribo sobre la caridad fraterna, es el caso de practicarla... ¡Oh! Madre mía, la caridad fraterna lo es todo en la tierra: amamos al buen Dios en la medida en que la practicamos”. @DEA15-6@

Solo la cuidaron durante la última noche de su vida, hasta entonces se había negado a que nadie se quedara cerca de ella por miedo a cansar a la enfermera.

Esta bondad de [434] corazón se extendió incluso a los animales. Queríamos matar las moscas que seguían molestando.

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

ner, pero ella siempre rogaba que los perdonara: "Son mis únicos enemigos -dijo-, el buen Dios dijo que perdonara a sus enemigos, estoy feliz de tener esta oportunidad para hacerlo" @DEA 30- 7@ Le confió todos los grandes deseos que tantas veces expresó al buen Dios para hacer el bien a todas las almas. "Después de mi muerte - me dijo el 17 de julio de 1897 - pasaré mi cielo haciendo el bien en la tierra... piensa en todo el bien que deseo hacer después de mi muerte, como obtener el bautismo de los niños pequeños, convertir a los pecadores , ayudar a los sacerdotes, a los misioneros, a toda la Iglesia.”@DEA 17-7@

 

Ad XXXIII respondit [Respuesta a la trigésima tercera solicitud]:

Tuvo celo por las almas desde su infancia, haciendo oraciones y sacrificios para salvarlas. Una tarde de verano, volviendo de un paseo, me dijo que tenía mucha sed; siguiendo mi consejo de ofrecer esto al buen Dios por la conversión de un pecador, aceptó con alegría la mortificación que le propuse. Cuando estaba en la cama, le traje una bebida. "Tú hiciste el sacrificio - le dije - el pecador se salva por supuesto, bebe ahora". Pero vaciló, temerosa de perder a su pecador y mirándome a los ojos para ver si estaba diciendo la verdad. Tenía entonces cinco o seis años. Luego, en la [435] fiesta de Navidad, dice que “le entró en el corazón el celo por las almas con la necesidad de olvidarse de sí misma para siempre” @MSA 45,2@

 

Rezó mucho y se sacrificó por la conversión del asesino Pranzini, quien se convirtió, de hecho, en el último momento. Ella lo llama "su primer hijo" @MSA 46,2@ y este éxito de sus oraciones aumentó su ardor por correr a la conquista de las almas. Me hablaba todavía, dos meses antes de su muerte, el 1897 de agosto de 75, de la impresión de gracias que una vez sintió al ver una imagen de Nuestro Señor crucificado que se menciona en su vida, en la época de su adolescencia. (Vida, pág. 8, en 1914°, 45,2) @MSA 1@“Si supieras, madre mía- me dijo-, ¡con qué ardor me ardía mirando esta imagen! Me dije cuando vi la sangre de Jesús derramada inútilmente sobre la tierra: No, no quiero perder esta sangre preciosa, pasaré mi vida recogiéndola para las almas” @DEA 8-XNUMX@

 

[436] Et juxta idem XXXlll Interrogatorium sic prosecuta est testis [Continuación de la respuesta a la misma solicitud]:

 

Todos sus méritos fueron ofrecidos por las almas. Un día que me expresó su pesar por haberme revelado uno de sus sacrificios, por miedo, dijo, de que se perdiera su mérito, le pregunté: "¿Así que quieres adquirir méritos?" - "Sí - respondió ella - pero no por mí, es por los pobres pecadores, y por las necesidades de la Santa Iglesia" @DEA 18-8@. Volvió a decir: “Nada está en mis manos, todo lo que tengo, todo lo que gano es para la Iglesia y las almas. Si vivo hasta los 80 años, seré siempre tan pobre... A medida que gano algunos tesoros espirituales, sintiendo que en el mismo momento las almas están en peligro de caer al infierno, les doy todo lo que poseo, y todavía no he encontrado un momento [437] para decirme: ahora voy a trabajar para mí" @DEA 14-7@ Me dijo un día en la enfermería: "Sentí placer al pensar que estaban rezando por mí, entonces le dije al buen Dios que quería que se aplicara a los pecadores.”-“Entonces, ¿no quieres que sea para tu alivio?”-“¡No!”@DEA 22- 8@

Desde su viaje a Roma, las almas de los sacerdotes la atrajeron más que las de los pecadores, porque las conocía más queridas por Nuestro Señor, y de ellas depende en gran parte la santificación de las almas. En el examen canónico que precedió a su profesión, respondió que había venido al Carmelo para salvar almas, pero sobre todo para rezar por los sacerdotes. Quería conservar, dijo, esta sal de la tierra, siendo apóstol de los apóstoles, orando por ellos mientras evangelizan con su palabra y sobre todo con su ejemplo. Por eso se alegró tanto de asociarse especialmente a las obras de dos misioneras. Por eso nunca dejó de orar por la conversión del desdichado Padre Jacinto, ofreciendo por él su última comunión.

 

Había visto que se habían ofrecido coronas fúnebres para el entierro de Madre Geneviève. Temiendo que se hiciera lo mismo con ella. ella me dijo: "No aceptes coronas para mi ataúd, pero pide el dinero que se habría gastado para usarlo para rescatar a dos niños pequeños negros a quienes protegeré". Me gustaría un poco Théophane y un poco Marie Thérèse” @DEA 21/26-5@

 

[438] [Respuesta a la trigésima cuarta solicitud]:

Era muy compasiva con sus novicias y no se desanimaba por sus faltas. Hubo varias de ellas que, al principio, sólo mostraron desconfianza hacia él, e incluso una, sor María Magdalena, se escondió a la hora que le habían fijado para recibir su consejo. La vi entonces varias veces buscando al rebelde con rostro sereno y sonriente, cuando la había encontrado hablándole con conmovedora dulzura y cariño. En el recreo, en vez de buscar la compañía de sus hermanas según la naturaleza, más bien se acercaba a las monjas que menos simpatizaban con ella, o que tenían algunas dificultades, para tratar de disipar su dolor, mostrándoles cariño. . Ella me dijo: "Quiero practicar la recomendación de Jesús: Cuando hagas una fiesta,

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

no invites a tus parientes ni a tus amigos, no sea que ellos a tu vez te inviten a ti, y así hayas recibido tu recompensa, sino invita a los pobres... y te alegrarás de que no pueden rendirse, y tu Padre celestial, que ve en lo secreto , te recompensará por ello'”@*Lc 14,12-14@y MSC 28,2 @

Durante sus grandes retiros anuales, en los que tanto nos gusta permanecer en completa soledad, permitía que Sor Marthe, su novicia, pidiera a la Madre Priora que hiciera su retiro con ella. Con mucho gusto aceptó este verdadero sacrificio y pasó una hora entera todos los días con esta pobre hermanita poco inteligente. Además, para animarle a [439] hacer ciertas mortificaciones humillantes en el refectorio, las hacía con ella.

Nunca se quejó de la Madre Marie de Gonzague, a pesar de su injusticia y, a veces, de su dureza con ella. Al contrario, la consolaba en sus penas. Después de las elecciones de 1896, la Madre Marie de Gonzague quedó profundamente herida por la afrenta que había sufrido, habiendo sido elegida sólo después de siete votaciones; ella lo llamó ingratitud espantosa. Iba a confiar su dolor a sor Teresa del Niño Jesús quien, con mucha delicadeza, con gran respeto, trató de iluminarla y le insinuó que podía sacar gran provecho de esta humillación para su alma.

La Sierva de Dios nunca apartó a nadie. Actúa así hasta el último día de su vida. El 30 de julio, después de haber recibido el santo viático y la extremaunción, varias hermanas quisieron hablarle, sin dejarla terminar su acción de gracias. Entonces me dijo: “Yo no rechacé a las hermanas, porque quería imitar a Nuestro Señor. Dice el Evangelio que cuando se retiró al desierto, la gente lo siguió hasta allí y que no lo devolvió.”@DEA 30-7@

 

Una hermana que estaba muy celosa de ella y no perdía ocasión de mortificarla, puso en acción su caridad pidiéndole que decorara con pinturas las obras que estaba realizando para la fiesta de la madre priora. Como esta pobre [440] hermana era muy original, pedía temas completamente bizarros; Sor Thérèse nunca rehusó su ayuda; se tomó la molestia de buscar modelos de todo lo que esta hermana quería, y trabajó según sus singulares indicaciones y con mal gusto. (Esta monja ahora ha dejado la Orden y ha regresado al mundo). En 1897, el último año de su vida, sor Thérèse todavía pintaba pequeñas obras para esta hermana. Fue la última vez que usó sus pinceles. Parecería que todo lo que tenías que hacer era hacer sufrir a la Hermana Teresa del Niño Jesús para obtener todo lo que querías de ella.

 

Anuncio XXXV [Respuesta a la trigésima quinta solicitud]:

 

Desde su más tierna infancia, Teresa dio limosna a los pobres con la mayor alegría. En Les Buissonnets, ella era la encargada de ir a recibir a los mendigos a la puerta, defendía su caso con nosotros para obtener lo más posible a su favor.

En el Carmelo, le hubiera gustado ser enfermera para dedicarse a las hermanas enfermas y escuchar, dijo, en el día del juicio, estas palabras de Nuestro Señor: "Estuve enferma y me visitaste".@ *Matt 25-36@

 

Pidió como un gran favor y obtuvo permiso para llevar todas las noches al refectorio a una pobre hermana laica lisiada, sor Saint-Pierre, y la vi realizar este acto de caridad durante mucho tiempo con conmovedor cuidado y delicadeza, y todo el más meritoria que la hermana era muy difícil de complacer y muchas veces le reprochaba.

 

Todavía le hubiera gustado aliviar y curar a los misioneros enfermos. « Je suis convaincue - me disait-elle - de l'inutilité des remèdes pour me guérir, aussi je me suis arrangée avec le bon Dieu pour qu'il en fasse profiter de pauvres missionnaires qui n'ont ni le temps ni les moyens de cuidarse. Le pido que todo lo que me dé sirva para su curación.”@DEA 21 /:26-5@

 

[Respuesta a la trigésima sexta solicitud]:

 

Incluso cuando más sufría en la enfermería, no dejaba de recitar los seis Paters y Aves todas las noches por las almas del purgatorio. "Al demonio no le gusta -dijo- porque hace todo lo posible para que los olvide, pero es muy raro que lo consiga" @DEA 11-9@. Había conjurado permiso para recitar, hasta el agotamiento total de sus fuerzas, el oficio de difuntos prescrito para las hermanas difuntas de nuestros monasterios.

 

Sé por Sor Genoveva de Santa Teresita que la Sierva de Dios había hecho el “voto heroico” a favor de las almas del purgatorio. Tal vez la hermana Thérèse me lo dijo ella misma, pero no lo recuerdo con suficiente certeza.

 

También me dijo: "Quisiera ir al purgatorio, incluso estaría feliz de ir allá, si con eso pudiera liberar a otras almas, porque entonces haría el bien, liberaría a los cautivos". @DEA 1 - 8@

 

[442] Anuncio XXXVII [Respuesta a la trigésima séptima solicitud]:

 

Desde temprana edad, la Sierva de Dios tuvo una idea verdadera de la virtud sólida. La vimos practicar hacer sacrificios y la escuchamos decir palabras que mostraban cuán seria y reflexiva era.

Cuando mi madre murió, ella tenía solo cuatro años y medio y, sin embargo, sus impresiones fueron tan profundas como las nuestras. Esta prueba maduró mucho su alma.

 

Tenía desde niña el presentimiento de que su vida sería corta. Me lo dijo y lo anoté en mis cuadernitos. En consecuencia, se esforzó por evitar el mal y aprovechar todas las oportunidades para realizar actos de virtud para acercarse al buen Dios y al cielo. Tenía un gusto particular por las ciencias religiosas; el capellán del internado lo llamó su “pequeño doctor” @MSA 37,2@.

 

No le gustaban los juegos y estaba más dispuesta a escuchar conversaciones serias.

 

TESTIGO 6: Agnes TOC

 

su. Desde los seis años ya buscaba la soledad, especialmente la del campo, apartándose en los prados, cuando mi padre la llevaba a pescar, y dejando penetrar su alma por horas enteras de la dulce presencia de Dios.

Me contó, en el Carmelo, la impresión que le produjo, de niña, un libro para jóvenes que mi tía, la señora Guérin, le había puesto en las manos. En el curso de la historia, una maestra de internado [443] fue muy elogiada porque sabía cómo salir de un apuro. Le dijo a un alumno: "No te equivocas", a otro: "Tienes razón". -"Pero, eso es muy malo, -se dijo la Sierva de Dios-, sólo debes decir lo que piensas". Ella me dijo al reportar este rasgo: “No he cambiado mi sentimiento, y así siempre lo hago con los novatos. Tengo más dificultades, eso seguro, porque nada es más fácil que culpar a los ausentes. Yo hago todo lo contrario, mi deber es decir la verdad a las almas que me han sido confiadas, y la digo.”@CSG? ?@

 

[Sesión 16: - 12 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[446] [Continuación de la respuesta a la misma solicitud]:

 

"Cuando estaba en el internado de la Abadía - me dijo - al ver las pocas habilidades de algunos internos para ganarse las gracias y el cariño de sus amantes, me gustaba recordar estas palabras de la imitación: Que los que están agitados, agiten cuanto quieran, por ti, quédate en paz, y sentí que el buen Dios quería alejarme, no sólo de las seducciones del [447] mundo, sino de todo apego vano a la criatura, que turba el corazón. , aunque sea inocente, porque es imposible no caer en el exceso» @Fuente pre@

 

Sobre las muchas y tan grandes dificultades que encontró para entrar en el Carmelo a la edad de 15 años, me escribió desde Roma, después de la audiencia con el Papa, cuando el objetivo de su viaje parecía haber fracasado:

“¡A mi góndola le cuesta llegar al puerto! Lo he visto durante mucho tiempo, y siempre me encuentro lejos de él; pero Jesús la guía, esta pequeña barca, y estoy seguro que el día por él escogido, desembarcará feliz en la bendita orilla del Carmelo» @LT 43 B@

 

A la vuelta de su viaje a Roma, al principio tuvo la tentación de llevar una vida menos mortificada que de costumbre, pero reconoció que era una tentación y se entregó más que nunca a una vida seria y santa, aplicándose a romper la propia voluntad, contener una palabra de réplica, prestar pequeños servicios sin presumirlos.

 

Sobre los pensamientos de tristeza y desánimo que uno puede tener después de una falta, me dice: “En cuanto a mí, tengo cuidado de no desanimarme. Digo al buen Dios: Dios mío, sé que este sentimiento de tristeza que siento lo he merecido, pero déjame ofrecerte de todos modos, como prueba que me envías por amor. Lamento mi pecado, pero estoy feliz de tener este sufrimiento para ofrecerte'”@DEA 3-7@

 

[448] Me dijo otro día: «Yo siempre soy feliz; Me dispongo, incluso en medio de la tormenta, para permanecer muy tranquilo por dentro. Si me hablan de peleas, trato de no emocionarme a favor o en contra de ellas o esas » @DEA 18-4@

 

En una circunstancia en la que nadie la había entendido, se había quedado callada y le preguntamos el motivo. Ella respondió con aire profundo: "La Santísima Virgen ha guardado todo en su corazón, no me puedes culpar por hacer como ella" @DEA 8-7@,

 

Hacia el final de su vida, un día que la conducía en su cochecito del jardín a la enfermería, me dijo: "Esta tarde me han vuelto estas palabras de Nuestro Señor a Santa Teresita: Hija mía, ¿Conoces a los que me aman de verdad? Éstos son los que se comportan en esta vida según la íntima convicción de que todo lo que no se relaciona conmigo es sólo mentira. " ¡Oh! madre mía, añadió, ¡qué verdad! sí, todo fuera de Dios es pura vanidad” @DEA 22-6 y TH. Ávila Vie ch XI @

 

Otra vez, pensando en distraerla, le hablé del viaje a Francia del Emperador y Emperatriz de Rusia. Ella suspiró y me dijo: “¡No me interesa todo eso! Que me hablen sólo del buen Dios, de los ejemplos de los Santos, de lo que finalmente es verdad.»@Fuente pre.@

 

[449] [Respecto a su propia vida espiritual, ¿buscó la Sierva de Dios consejo, particularmente de directores espirituales?]

Cuando Sor Teresa del Niño Jesús dice, en su vida, que "su camino era tan luminoso que no sentía la necesidad de recurrir a otros guías que no fueran Jesús", cuando añade que "los directores son espejos que reflejan a Dios en las almas , sino que a ella Dios la iluminó directamente” @MSA 48,2@, ella no postula que siempre es directamente iluminada por Dios y no necesita de la junta directiva. Habla de un momento específico de su vida en el que efectivamente ninguna oscuridad hizo incierto su camino; estos son los dos años que precedieron a su entrada en el Carmelo. Pero en el Carmelo el sol estaba velado para la Sierva de Dios, y ella buscaba ansiosamente ser iluminada, desconfiando de sus propias luces. La vi consultar, no sólo a los sacerdotes, sino en el monasterio, a los que tenían autoridad sobre ella, e incluso a otras ex madres, como la Madre Genoveva, nuestra fundadora, la Madre Corazón de Jesús, ex priora del Carmelo de Coutances, y también sigue mis consejos personales.

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

Sé que confió todo a los sacerdotes: sus temores de ofender a Dios, su deseo de hacerse santa, las gracias que recibió del cielo; rogó al padre Alexis que sancionara su proceder de abandono y confianza; sometió a los sacerdotes su acto de ofrenda al Amor misericordioso; Finalmente, pidió a muchos ayuda y consuelo para conducirse con prudencia en su gran prueba contra la fe. Ella dijo, en su lecho de muerte: “no hay nadie menos seguro de sí mismo que yo”@DEA 450-20@. Aunque se sintió muy atraída por el camino del amor y el abandono, no se entregó a él con plena confianza hasta que el padre Alexis le dijo que estaba en el camino correcto, cosa que no dijeron varios directores antes que él. "Hasta entonces, escribe, no me atrevía a avanzar sobre las olas de confianza que, sin embargo, me atraían con tanta fuerza" @MSA 5@

 

[Respuesta a la trigésima octava solicitud]:

 

Sor Teresa del Niño Jesús era a la vez muy sencilla y muy prudente en los consejos que daba a las almas. Además, reflexionaba y rezaba antes de actuar. Fue sobre todo en la meditación del Santo Evangelio donde encontró su línea de conducta. Ella me repitió un día con mucha unción estas palabras de Nuestro Señor: "El Padre celestial dará el buen espíritu a los que se lo pidan"; y añadió con una especie de deleite:

“Mi madre, solo pregúntale” @Fuente pre.@. Siendo aún novicia, tuvo como compañera de noviciado a Sor Marta de Jesús, quien se dejó engañar por un natural afecto a la Madre María de Gonzaga, y obtuvo sus favores con halagos. Sor Teresa del Niño Jesús resolvió, un día, iluminarla para sacarla de este mal camino. Se preparó con la oración para una entrevista muy peligrosa para ella, porque sor Marthe [451] podía traicionarla a la Madre María de Gonzague que era priora, y cuando llegó la hora de la entrevista, habló con tal autoridad y prudencia celestial que la culpable fue fulminado por la gracia e hizo buenas resoluciones para el futuro.

 

Pero me voy a referir más particularmente a los consejos que me dio, consejos que muestran su gran prudencia y la seguridad de sus direcciones espirituales.

 

Un día le pedí consejo, siendo Priora. “Una madre priora, me dijo, siempre debe dar la impresión de que no tiene dolor. ¡Da tanta fuerza no confiar las propias penas! Por ejemplo, hay que evitar decir: Tienes dolor, yo también lo tengo con una hermana así, etc. @DEA 5-8@.”

De las penitencias extraordinarias me dice: "El buen Dios me hizo comprender que muy bien se pueden mezclar las satisfacciones naturales con la penitencia más austera, hay que tener cuidado" @DEA 3-8@

Me dijo, otro día: "Cuando una hermana nos encomienda algo, aunque sea de poca importancia, que nos pide que mantengamos en secreto, es sagrado, nunca debemos decírselo a nadie" @DEA 23 -9@

Me dijo en otra ocasión, a mí ya mis dos hermanas, cuando salíamos del salón: “Presta mucha atención a la regularidad. Después de una visita, no dejéis de hablar entre vosotros; porque entonces, es como en casa, no te privas de nada… Cuando ya no esté, ten cuidado de no hacer [1] vida familiar entre ustedes” @DEA 452-3@

Como ya no era priora, había recibido varias veces, por compasión, la confianza de sor María de San José. Le pregunté a sor Teresa del Niño Jesús qué le parecía: "Madre mía", respondió sin vacilar, "en tu lugar, no la recibiría: ya no eres priora, es una ilusión pensar que se puede hacer el bien fuera de la obediencia; no sólo no podéis hacer bien a esta pobre alma escuchándola, sino que podéis hacerle daño y exponeros a ofender al buen Dios”.

Finalmente, sobre el tema de las fraternidades espirituales, por las cuales se establecía una unión de oración y sacrificio entre un sacerdote y una monja, me advirtió durante su última enfermedad que, más tarde, un gran número de sacerdotes jóvenes, sabiendo que ella estaba dada como hermana espiritual de dos misioneras, que le pedirán el mismo favor. Me advierte que podría ser un peligro real: “Cualquiera de las hermanas podría escribir lo que yo escribo, y recibiría los mismos elogios, la misma confianza. Sólo con la oración y el sacrificio podemos ser útiles a la Iglesia. La correspondencia debe ser rara, y no debe permitirse en absoluto a ciertas monjas que se preocuparían por ella, creerían que estaban haciendo maravillas y, en realidad, solo lastimarían sus almas, y tal vez caerían en las trampas sutiles de la demonio."

@DEA 8-7@

 

[453] [Respuesta a la trigésima novena solicitud]:

 

En todo, Sor Teresa tenía sentido de la justicia. Había jurado a Dios la más completa obediencia y toda la gratitud y el amor de su corazón. Tenía una idea justa de los derechos de Dios, a los que servía sin contar los gastos, más bien siguiendo los impulsos de su amor generoso que la llevaba mucho más allá de las exigencias del deber. Odiaba las pequeñas devociones de las buenas mujeres que a veces se infiltran en las comunidades. Las colecciones de oraciones le dieron dolor de cabeza; dijo que además del Santo Oficio, el Pater y el Ave le bastaban para encender su corazón.

Cuando era niña, todas las noches se preocupaba por si había cumplido con sus deberes para con Dios.

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús 0. CD

 

Me preguntó en su lenguaje infantil: “Paulina, ¿estuve linda hoy? ¿Está el buen Dios complacido conmigo?.”@MSA 454@

 

Muchas veces me expresó su tierna gratitud a Dios. La “Historia de la Sierva de Dios” no es más que un himno de gratitud. Dice desde las primeras líneas: "Comenzaré a cantar lo que debo repetir eternamente: las misericordias del Señor" @MSA 2,1@. Bendijo a Dios por todo, especialmente por sus pruebas, al punto de hacer creer a muchos que sólo había tenido alegrías. “Es una vida de agua de rosas”, se han atrevido a decir algunos lectores!

Este sentimiento de gratitud era tan profundo en su corazón que llegaba a hacerle derramar lágrimas, a veces con ocasión de acontecimientos insignificantes, como el encuentro, en el jardín, de una gallinita blanca que abrigaba a sus pollitos debajo de ella. alas: “Porque, dice, esta vista es como la imagen de la bondad de Dios para conmigo” @DEA 7-6@.

Finalmente, la escuché decir durante su enfermedad: "Cuando pienso en todas las gracias que el buen Dios me ha dado, me contengo para no derramar continuamente lágrimas de gratitud" @DEA 12-8@

Sentí que tenía prisa por recolectar esas preciosas lágrimas. Siempre que podía, las limpiaba con un paño fino que estaba completamente empapado en ellas, y la Sierva de Dios, por condescendencia y cariño hacia mí, me lo dejaba con conmovedora sencillez.

 

[455] [Respuesta a la cuadragésima solicitud]:

 

Tengo poco que decir sobre esta cuestión.

 

La Sierva de Dios me dijo, el 8 de agosto de 1897, lo que pensaba, de niña, sobre la desigualdad de condiciones aquí abajo: “Tenía mucha piedad de los que servían. Notando la diferencia que existe entre amos y sirvientes, me dije: ¡Qué bien prueba esto que hay un cielo donde cada uno será puesto según su mérito interior! ¡Qué bien serán recompensados ​​los pobres y los pequeños por las humillaciones que han sufrido en la tierra!

Su gratitud se extendió a todos los que le hicieron bien.

 

A las almas de las que estaba encargada, distribuyó con justicia bondad y severidad. Tras una fuerte reprimenda, dirigida a una novicia, ésta, al principio repugnante, le dijo poco después: "Me has hecho bien, reconozco que todo lo que me has dicho tiene mucha razón" @MSC 24,1@.

Aconsejó a los novicios que mantuvieran la paz entre ellos haciendo concesiones justas y, sobre todo, que se cuidaran de los celos. Por su parte, ella me decía: “Nunca he deseado lo que creía ver en los demás mejor que lo que yo tenía. Siempre me agradaba lo que el buen Dios me daba” @DEA 14-7@

Este es quizás el momento de relatar lo que se refiere a su amor por la verdad.

En su niñez, mostró mucha franqueza y se acusaba espontáneamente de sus [456] faltas más pequeñas.

 

Al final de su vida, le pedí que le dijera unas palabras de edificación al médico que la estaba tratando. Ella me respondió: “¡Ah! madre mía, no es mi camino; que el doctor piense lo que quiera, a mi solo me gusta la sencillez, odio lo contrario. Te aseguro que hacer lo que quieres sería un error de mi parte” @DEA 7-7@.

 

El 9 de julio, nuestro Padre Superior había venido a visitarla para ver si era oportuno darle la Extremaunción, pero no la encontró lo suficientemente enferma, había logrado mostrarse tan amable y risueña. Entonces le dije que no sabía cómo conseguir lo que quería del Superior, que no se veía nada enferma cuando recibió su visita. Ella respondió amablemente: "¡No conozco el trabajo!" @DEA 9-7@ (dar pequeños pasos para conseguir lo que quieres).

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

 

Desde su temprana juventud, con el fin de vencer las atracciones de los sentidos, la vi aplicada a la mortificación, pero siempre con más sencillez y moderación a medida que se acercaba al final de su destierro. No quería una mortificación preocupante capaz de impedir que su mente se aplicara a Dios. Me dijo que el demonio engañaba muchas veces a ciertas almas generosas pero imprudentes, empujándolas a excesos que perjudicaban su salud y les impedían cumplir con su deber. También vio en ello el peligro de la autoindulgencia. Elle m'avoua que dans le commencement de sa vie religieuse, elle avait cru bien faire, pour imiter les saints, de s'ingénier à rendre les aliments insipides, « mais j'ai laissé cette manière‑là depuis longtemps - me dit‑ ella -. Cuando la comida es de mi agrado, bendigo a Dios por ella; cuando es malo, es cuando acepto la mortificación. Esta mortificación no buscada me parece la más segura y la más santificadora” @Fuente pre.@

 

Hubiera creído pecar contra la templanza, al no gozar, cuando la atraía un pensamiento de amor y gratitud hacia Dios, los encantos de la naturaleza, de la música, etc. Me dijo que siendo el amor la única meta a alcanzar, la acción en la que ponemos más amor, sería en sí misma indiferente, debe preferirse a otra, tal vez mejor en sí misma, pero en la que ponemos menos amor.

 

El 8 de agosto de 1897 (el mes anterior a su muerte), sor Teresa del Niño Jesús, hablando de sus recuerdos de infancia, me dijo: “Si Nuestro Señor y la Santísima Virgen no hubieran tomado parte en -

 

TESTIGO 6: TOC Jesús Rig

 

Bueno, nunca hubiera entendido la costumbre de invitar a familiares y amigos a la mesa de uno. Me dije: 'Para comer, creo que deberíamos escondernos o al menos quedarnos con la familia' @DEA 8-8@

Estaba muy mortificada desde muy joven, nunca la vi hacer el más mínimo acto de gula. En las comidas comía lo que se le presentaba sin [458] mostrar ni repugnancia ni avidez.

 

Sor Teresa del Niño Jesús nunca tuvo, en el Carmelo, una marcada preferencia por sus tres hermanas; incluso en la recreación, ella nunca buscaba su compañía, sin, sin embargo, fingir evitarlos; iba indistintamente con cualquier hermana; y muy a menudo, la hermana con la que conversaba con más gusto era la que estaba sola, desatendida.

 

Durante los prioratos de Madre María de Gonzague, Sor Teresa del Niño Jesús siempre se abstuvo de confiarme sus luchas, sus desganas, aunque le hubiera sido fácil obtener permiso.

 

Tuvo cuidado, conmigo como con los demás, de no disculparse, de no decirme palabras inútiles; se dejó juzgar, incluso por mí, según apariencias a menudo engañosas y desfavorables.

 

Madre María de Gonzague, siendo priora, había establecido la costumbre de ver cada semana a las hermanas que lo deseaban, en lugar de una vez al mes como está escrito en las Constituciones. Cuando me convertí en priora en 1893, las hermanas seguían viniendo a mi casa todas las semanas, pero sor Teresa del Niño Jesús hubiera pensado que se buscaba a sí misma imitándolas, y era a ella a quien menos veía.

Soportó con alegría, sin querer librarse de ellos, los sufrimientos que se le impusieron. Me contó que cuando era rectora, una monja quiso volver a colocarle el escapulario y al mismo tiempo le cruzó el hombro con el alfiler grande que se usaba para amarrarlo. Le pregunté [459]cuánto tiempo había sufrido esto: “Varias horas”, me contestó; Fui a la bodega a llenar las botellas, las traje en las cestas, ¡qué alegría! Pero al final, tuve miedo de no estar más en la obediencia, ya que Nuestra Madre no sabía nada de eso»

 

En su última enfermedad, nunca quiso orar por el abatimiento de sus males, y se contentó con decir, aun en medio de sus crisis más dolorosas: "¡Dios mío, ten piedad de mí, tú que eres tan bueno!" @DEA 30-9@

 

El 19 de julio de 1897 (entonces estaba muy enferma), habiéndose ido a verla el capellán, me dijo a las pocas horas: el capellán le había dicho mi estado después de su visita. Pensé para mí mismo que encontraría provecho y consuelo en saber esto. Pero pensándolo bien me dije: No, es curiosidad, eso, y como el buen Dios no permite que nadie me lo diga, es señal de que no quiere que yo lo sepa. . Así que evité poner la conversación sobre este tema, por temor a que al final la Hermana María del Sagrado Corazón se viera naturalmente llevada a satisfacerme» @DEA 19-7@

Sobre el manuscrito de su vida, lo recibí de su mano el 20 de enero de 1896 y lo puse cerca de mí sin abrirlo. La Sierva de Dios no supo más de ello. Dos meses después, finalmente me decidí a leerlo. Durante este intervalo, no recuerdo que ella me hablara [460] una vez de eso.

 

[Sesión 17: - 13 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[463] [Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

 

Sor Teresa del Niño Jesús era un alma extremadamente activa y enérgica, bajo un exterior amable y gracioso; ella constantemente revelaba en sus acciones un carácter fuerte y un alma viril. Su entrega pacífica en las manos de Dios vino de su amor por él. Pero no era descanso sin trabajo: su amor buscaba alimento en el sacrificio. Si la Sierva de Dios fue contemplativa, su contemplación la llevó a la acción por la salvación de las almas. Ella dijo: “Es a través de la oración y el sacrificio que podemos ser útiles a la Iglesia” @DEA 8-7@. A los 14 años me escribió: "Quiero entregarme enteramente a Jesús, sufrir siempre por él... ¡Qué feliz sería si en el momento de mi muerte pudiera ofrecer a Jesús un alma que tendría salvados por mis sacrificios.”@LT 43 b@

 

A los 16 años, durante su retiro de creación de hábitos, me escribió sobre

pequeñas persecuciones muy sensibles que sufrió por parte de varias hermanas: “Sí, las deseo, estas heridas del corazón, estos pinchazos que causan tanto sufrimiento; a todos los éxtasis, prefiero los sacrificios” @LT 55@

 

Todo en su vida religiosa me reveló una atracción [464] muy grande por el don generoso de sí misma. Ella expresa sus verdaderos sentimientos cuando dice: "Sufrir es lo que disfruto en la vida... aquí abajo sólo hay una cosa que hacer, arrojar las flores de los pequeños sacrificios a Jesús. > @DEA 17-7@

 

Hacia el final de su vida me dijo: “Me gustaría mucho ser enviada al Carmelo de Hanoi para sufrir mucho por el buen Dios; Quisiera ir allí, si me recupero, estar solo, no tener consuelo, ni alegría en la tierra» @DEA 15-5@

 

Los médicos le dieron solo unos días de vida; ella tenía un dolor atroz cuando me dijo: “Si me recuperara, los médicos se sorprenderían mucho; pero pueden ser

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

más, los que conocen mi deseo de morir, cuando les digo: Señores, estoy muy feliz de estar curado para servir una vez más al buen Dios... Sufrí como si fuera a morir, pero con gusto comenzaría otro veces» @DEA 5-9@

 

En un momento de crisis, gimió suavemente. Al ver esto, ella dijo: “¡Oh! como me quejo! Y sin embargo, no me gustaría sufrir menos” @DEA 25-8@

 

Unos días antes de su muerte, me dijo textualmente: "Es verdad en todo lo que dije y escribí... Es verdad que quise sufrir mucho por el buen Dios, y es verdad que lo deseo de nuevo". ,

@DEA 25-9@

Podría citar muchos ejemplos de la fuerza sobrenatural que desplegó sor Teresa del Niño Jesús en el servicio de Dios. La vi [465] constantemente aplicada a vencerse a sí misma, porque, a pesar de las apariencias, sufrió mucho aquí abajo, moral y físicamente; y encuentro que fue tanto más fuerte ante Dios cuanto que supo ocultar a las criaturas, bajo la apariencia de una simpatía tranquila y gozosa, sus verdaderos sufrimientos. Le estaba yendo tan bien que muchos en la comunidad pensaron que no tenía nada que sufrir. Jamás, en sus mayores pruebas interiores o exteriores, desfalleció en su fidelidad en el cumplimiento de todos sus deberes; ella nunca dio la apariencia de cobardía y pereza.

 

Citaré algunas características particulares.

Desde su más tierna infancia, había tomado la costumbre de nunca quejarse y nunca disculparse.

En el Carmelo, especialmente en la época de la pequeña Hermana Teresa, por las condiciones ambientales que ya he descrito, las ocasiones de enfrentamientos, fricciones, por consiguiente de sufrimientos, eran continuas. Las almas, aun excelentes y muy virtuosas, daban muestras de impaciencia y descontento. Puedo testimoniar que Sor Teresa, incluso cuando le sucedieron las cosas más humillantes y dolorosas, nunca se apartó de su serenidad, de su dulzura, de su siempre amable caridad. Considero que, para quien conoce el alma humana y la vida comunitaria, ésta no es una prueba pequeña de fuerza sobrenatural. Fue portera durante unos dos años con sor San Rafael, que era muy lenta, excesivamente [1] maníaca y sin inteligencia. Dijeron que haría impaciente a un ángel. Sólo Dios puede contar las victorias de la humildad y de la paciencia que la Sierva de Dios ganó entonces.

 

La pobre hermana Marie de Saint-Joseph, ahora de regreso en el mundo, obtuvo mi permiso para pedirle consejo. La monja, de quien hablo, sólo tenía buenas intenciones, pero con su pobre mente enferma, hizo sufrir un verdadero martirio a su heroico consejero, que no se cansaba de dedicarle su tiempo y sus fuerzas. Además, en 1896, estando ya muy enferma, sor Teresa pide, como gracia, ser destinada a la lavandería como ayudante de la misma hermana, Marie de Saint-Joseph. Sin embargo, esta monja nunca había tenido una auxiliar a su cargo, porque la madre priora juzgaba con razón que no se podía imponer tan pesada carga a nadie. No obstante, permitió a la Sierva de Dios, a petición suya, unirse de esta manera a sor María de San José, y hasta que la enfermedad la superó por completo, permaneció con perfecta devoción y sin la menor impaciencia al servicio de esta singular maestra. .

 

En otra ocasión, la Sierva de Dios me confió la lucha íntima y muy viva que tuvo que sostener por una lámpara de noche que le habían encargado preparar para la hermana y el sobrino pequeño de la Madre María de Gonzague, porque los padres de esta madre priora , contrariamente a nuestras costumbres, venía [467] muy a menudo, uno u otro, a quedarse en el edificio fuera de las torres.

 

[Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud, continuación]:

 

"El diablo", me dijo, "me tentó violentamente a rebelarme, no sólo contra la lámpara que me hacía perder un tiempo precioso, sino contra las acciones de Nuestra Madre, que puso parte de la comunidad al servicio de su familia, y toleró para su familia lo que nunca hubiera querido permitir. por las familias de las otras hermanas. Pero vi muy bien que iba a ofender al buen Dios y le pedí la gracia de calmar la tormenta que se había levantado dentro de mí. Hice un gran esfuerzo en mí mismo, y comencé a preparar la llama piloto, como si fuera para iluminar a la Santísima Virgen y al Niño Jesús. Lo cuidé increíblemente, no dejé ni la más mínima mota de polvo. Entonces mi corazón se calmó y me encontré en la sincera disposición de prestar [468] servicios toda la noche a los padres de Nuestra Madre, si me los hubieran pedido.”@DEA 12-7@

 

[¿Fracasó a veces la Sierva de Dios en su ecuanimidad con la Madre María de Gouzague?]:

Reconozco que, en un solo caso, la Sierva de Dios culpó abiertamente, sin dejar de ser justo, el comportamiento de Madre María de Gonzague en la circunstancia que voy a explicar:

Era el mes de enero de 1896. Yo era priora, y debía permanecer en este oficio hasta el 20 de febrero. La Madre Marie de Gonzague era maestra de novicias. Sor Geneviève estaba llegando al final de su año de noviciado y, según las costumbres de nuestra Santa Orden, podría ser admitida a la profesión el 6 de febrero. caso en que ella sería aceptada, para que hiciera su profesión en mis manos, antes de las elecciones que no se realizaron hasta el 21 de marzo. La Madre Marie de Gonzague, que esperaba ser elegida priora, quiso posponer hasta después de las elecciones la admisión de sor Ge-

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

neviève a la profesión. Nuestro Padre Superior juzgó lo contrario. La Madre Marie de Gonzague estaba muy descontenta por esto y dijo que no daría su voto a favor de la novicia, y comenzó una campaña con las Hermanas Capitulares para que enviaran a la Hermana Geneviève al Carmelo de Saigón que estaba pidiendo sujetos. Mientras tanto, durante el recreo, estando ausente Madre Marie de Gonzague, las hermanas dirigieron la conversación a la situación de Sor Geneviève, algunas [469] de ellas revelando muy claramente la malevolencia que las animaba hacia las "cuatro hermanas", como era habitual en circunstancias similares referirse a nosotros con desdén, hubo una invectiva particularmente hiriente para sor Geneviève, más o menos en estos términos: "Después de todo, la maestra tiene derecho a probar a esta novicia como a cualquier otra". Fue entonces cuando Sor Teresa del Niño Jesús dijo con cierta emoción: “Hay formas de pruebas que no se deben usar”@Fuente pre.@. Es esta prueba de retrasar, por motivos de celos, una profesión religiosa e incluso de arriesgarse a perderla declarando públicamente que no le daría su voto, lo que Sor Teresa del Niño Jesús llama "una que no debe ser impuesta".

 

[continuación de la respuesta]:

Una de las mayores pruebas de la Sierva de Dios, como la de todos nosotros, fue la enfermedad cerebral de nuestro padre. Un tiempo antes de que sor Thérèse tomara el hábito, los ataques de parálisis que había tenido mi padre el año anterior tomaron un giro muy grave y triste: pronto fue imposible tratarlo en casa, e ingresó en una residencia especial para enfermos mentales en febrero 12 de febrero de 1889. La Sierva de Dios sintió esta prueba de una manera muy especial, porque mi padre había sido todo para ella. Nuestro dolor se agudizaba muchas veces de manera cruel por la indiscreción de las conversaciones que se sostenían frente a nosotros. Un día, [470] en la sala, escuchamos las cosas más duras de nuestro pobre padre; se usaron términos despectivos al hablar de él. Otras veces, en el recreo, la Madre Priora apreciaba abiertamente la enfermedad de mi padre en nuestra presencia, hablaba de la dieta del sanatorio, de lo que hacen o pueden hacer los dementes, de las camisas de fuerza, etc. Ahora bien, en ese momento terrible de nuestros dolores, Sor Teresa, aunque sólo tenía 6 años, nunca buscó consuelo, ni de Sor María del Sagrado Corazón, ni de mí. Fuimos nosotros quienes, por el contrario, acudimos a ella para ser consolados. Solo admite en su Historia que “se cumplió su deseo de sufrir” @MSA 73,1@. En muchas ocasiones nos decía, con toda serenidad, que debíamos considerar esta prueba como una de las mayores gracias de nuestra vida.

 

Aquí hay algunos rasgos más relacionados con su coraje en el sufrimiento corporal.

Siempre había tenido una garganta muy delicada. Dos años antes de sus hemorragias pulmonares, las padecía mucho más, sobre todo cuando ayudaba con la ropa, fregaba los platos y barría, por la niebla y el polvo. Sin embargo, ella no prescindió de estas tareas.

 

En septiembre de 1896 le colocaron una gran ampolla; muy poco después, vino a misa y comulgó. Después de acción de gracias subí a su celda; La encontré exhausta, sentada en su pobre banquillo, con la espalda apoyada en el tabique de tablones que separa su celda del oratorio de la Santísima Virgen. Yo [471] no pude evitar reprocharle. Ella me respondió: "No creo que sea mucho sufrir para ganar una comunión" @DEA .@DEA">21/26-5@

 

Ella tosía mucho en ese momento, septiembre de 1896, especialmente por la noche. Así que se vio obligada a sentarse en su camastro para disminuir la opresión. Entonces estaba tan demacrada que le resultaba muy doloroso estar sentada durante horas en una cama tan dura. Me hubiera gustado que bajara a la enfermería; pero ella dijo que estaba mejor en su celda. “Aquí, dijo, no me oyes toser y no molesto a nadie, y luego cuando estoy demasiado bien cuidada, ya no disfruto”.@DEA 21/26-5@

En la enfermería, acabamos adivinando que sufría un dolor de hombro muy fuerte, y quisimos aliviarla: "Déjame tener mi dolorito de hombro - dijo, me recuerda a la Carga de la Cruz" @ 3 DEA- 8@

 

[Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

 

Hay que haber visto a la Sierva de Dios para juzgar su pureza. Estaba envuelta en inocencia, pero no era una inocencia infantil, ignorante del mal, era una inocencia iluminada que adivinaba el barro de este mundo, y resolvía, con la ayuda de la gracia, no ensuciar su alma con él.

En uno de sus poemas cantó:

“La castidad me hace hermana de los ángeles que pronto debo volar en sus nudillos,

[472] pero en el exilio tengo que luchar como ellos” @PN 48@

Ella, por tanto, pensó que era necesario luchar, y aunque me reveló que nunca había sido tentada contra la santa virtud, observó gran vigilancia para mantener la integridad de su espíritu hasta su último aliento.

 

La pequeña Teresa, de niña, llevaba consigo, en sus modales, en su mirada y en su sonrisa, un reflejo de pureza angelical.

 

Era muy sencilla y en gran ignorancia del mal, temiendo descubrirlo, como lo confiesa en vida, y encomendando la custodia de su pureza a la Santísima Virgen ya San José.

 

Más tarde comprendió que todo es puro para los puros. Al ver que era sabia en las cosas de la vida, le pregunté quién le había dado este conocimiento. Ella respondió que lo había encontrado sin buscarlo, en la naturaleza, observando las flores y los pájaros, y añadió: "Pero la Santísima Virgen

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

sabía todo. ¿No le dice ella al ángel el día de la Anunciación: “¿Cómo puede ser esto, si no conozco varón? ... No es el conocimiento de las cosas lo que es malo. El buen Dios no ha hecho sino muy bien y muy noble. El matrimonio es hermoso, para aquellos a quienes Dios llama a este estado; es el pecado el que la desfigura y la contamina».

 

Sin embargo, la vi llorar mucho, sabiendo que su hermana Céline, antes de entrar en la religión, estaba expuesta en el mundo a peligros que ella [473] desconocía.

Ella me dijo hacia el final de su vida: “Mi cuerpo siempre me ha molestado, nunca me he sentido cómoda en él; cuando era pequeña me daba pena tener un cuerpo” @DEA 30-7@

 

[Respuesta a la cuadragésima cuarta solicitud]:

 

La Sierva de Dios me dijo que había hecho un esfuerzo especial, al comienzo de su vida religiosa, para comprender las obligaciones del voto de pobreza, porque sentía que tendría que hacer muchos sacrificios para ser fiel, especialmente. con respecto a los objetos para su uso, porque naturalmente amaba la belleza y nada le faltaba.

 

Siempre la vi perfectamente desprendida de los bienes de este mundo que había abandonado gozosamente por amor a Nuestro Señor.

Se dejó llevar, sin volver a pedirlos, los objetos muy necesarios que usaba en sus empleos.

Me dijo que no valoraba más los bienes de la inteligencia o del corazón que los de la tierra; dejaba libre a Dios para disponer de uno u otro como quisiera para su gloria y en beneficio de las almas.

Se dejaba dar, e incluso elegía para su uso los objetos más feos y menos convenientes.

Cuidaba mucho de conservar los objetos para su uso, y remendaba su ropa hasta que [474] se desgastaba.

Ella nunca perdió un momento. Cuando le dijeron que no se cansara, respondió que su voto de pobreza la obligaba a trabajar.

Cuando la Madre Marie de Gonzague le pidió que escribiera la tercera parte de su vida, encontró el cuaderno que yo había elegido, aunque bastante ordinario, demasiado hermoso, y tuvo miedo de equivocarse contra la pobreza al usarlo. Me preguntó si era necesario, al menos, apretar las líneas para ahorrar papel. Había que demostrarle que estaba demasiado enferma para cansarse de escribir así y obligarla a espaciar las líneas. La primera parte del manuscrito está en el papel más fino y pobre que se pueda encontrar.

 

 

[Sesión 18: - 14 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[477] [Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

Al final de su vida, escuché a la Sierva de Dios admitir que nunca había hecho su voluntad en la tierra, que por eso el buen Dios haría toda su voluntad en el cielo.

La vi, en efecto, desde su infancia, aplicada a obedecer. No recuerdo que alguna vez me desobedeció, incluso en las cosas más pequeñas. Mi único consejo fueron las órdenes para ella. Ella pidió permiso para todo. Cuando en [478] la tarde, aprendiendo las lecciones y haciendo los deberes, mi padre la invitaba a salir con él, ella siempre respondía: "Le pediré permiso a Pauline" @MSA 19,1 @. Mi padre mismo lo instó a esta sumisión. Y si me negaba, ella no razonaba y no mostraba impaciencia a pesar de su fuerte deseo de obtener.

Recuerdo que por la noche, para domar su miedo a la oscuridad, la enviaba sola, a cualquier parte, a la casa y hasta al jardín. Ella me obedeció incontestablemente, a pesar de su miedo que terminó superando por completo.

Era muy aficionada a la lectura, pero pasada la hora de este recreo, inmediatamente cerró el libro, sin permitirse leer una palabra más.

 

En uno de los libros puestos a su disposición había un dibujo que le había prohibido mirar. Si por casualidad el libro se abría en esta página, se apresuraba a cerrarlo.

Mostró un miedo santo a comportarse sola: “Mi libertad me asustó”, escribió @MSA 37,1@, recordando lo que le pidió a Nuestro Señor el día de su Primera Comunión.

 

En el Carmelo, su voto de obediencia no fue una promesa vacía. Ella se sometió, no sólo de hecho, sino también de juicio, y enseñó a sus novicias este perfecto modo de obedecer.

Su obediencia fue bastante sobrenatural. [479] Era Dios a quien ella se proponía obedecer en la persona de sus superiores e incluso de sus inferiores quienes, desde lejos, también le revelaban algo de la voluntad de Dios.

Llamó a la obediencia su brújula infalible: "Qué dulce es para mí, le escribió a la Madre Marie de Gonzague, fijar mi mirada en ti, saber y volar donde Dios me llama" @MSC 11,1@

Había venido a obedecer, no sólo los mandatos formales, sino los deseos divinos de sus superiores, siempre porque en ellos veía a Dios.

Sobre la historia de la lámpara de noche, que le comenté ayer, me dice: "Desde ese día resolví no volver a considerar si las cosas ordenadas servían o no" @DEA 12- 7@

La Sierva de Dios decía a sus novicias: “Siempre molesta un poco a Dios cuando razonáis un poco sobre lo que dice la madre priora; y le duele mucho, cuando razonamos mucho, hasta en su corazón» @ Fuente pre@

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

Si ella escribió su vida, fue únicamente por obediencia. De lo contrario, no se habría desprendido de su trabajo hasta el punto de decir que si se quemara ante sus ojos, no sentiría el más mínimo dolor.

 

Tenía la mayor consideración por la regularidad religiosa y sufría mucho cuando veía infracciones en la comunidad. Todavía escucho [480] esta queja saliendo de sus labios, el año de su muerte: “¡Oh! ¡Qué poca regularidad hay! Que hay pocas monjas perfectas que no hacen casi nada, diciendo: No estoy atada a esto, a aquello... después de todo, no hay gran mal en hablar aquí, en hacer aquello, etc. Qué raras son las que hacen todo ¡tan bien como sea posible! » @DEA 6-8@

 

Cuando el Reverendo Padre Roulland, de las Misiones Extranjeras, le fue dado como hermano espiritual por la Madre María de Gonzague, se le prohibió expresamente decírmelo. Se le encargó pintar una imagen en pergamino, nuevamente sin mi conocimiento, para este hermano espiritual; pero para eso necesitaba mis pinceles, mis colores, mi abrillantador. Llevó la delicadeza de su obediencia hasta el punto de esconderse en la biblioteca para pintar este cuadro; y, para guardar el secreto ordenado, se obligó a venir en mi ausencia a buscar y traer los instrumentos que necesitaba.

 

Cuando la Madre Priora hizo una recomendación general, Sor Teresa se mantuvo fiel a ella incluso después de varios años, mientras que las demás olvidaban fácilmente estos detalles.

Se había pedido al Carmelo de Hanoi. Es sobre esto que escribió en su vida: "No me sería necesaria una orden para dejar el Carmelo de Lisieux que tanto amo, sino una simple mirada, una simple señal del buen Dios" @MSC 9,1 ,XNUMX @

 

También cantó sobre su atracción por la obediencia. Recuerdo estos versos:

"Oh Jesús mío, no quiero otra gloria que la de someterme en toda mi voluntad, ya que el obediente repetirá sus victorias por toda la eternidad" @PN 48@

 

[Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús practicó la humildad, siempre y en todas las cosas. Después de sus lecturas de niña sobre las hazañas de las heroínas francesas, al principio había sentido un entusiasmo por la gloria; pero al estudiar la vida de Jesús, pronto resolvió poner la gloria sólo en el desprecio de sí misma. Vivir desconocida y no contar para nada era el programa de su perfección. Ella informó solo a Dios del bien que podía hacer. No solo se deleitaba al ver su bajeza, sino que se regocijaba cuando otros la humillaban, incluso sin razón.

 

La Sierva de Dios resumió sus sentimientos de profunda humildad en su poema "Tengo sed de amor", cuando dijo:

“Amado mío, tu ejemplo me invita a rebajarme, a despreciar el honor:

para deleitarte, quiero quedarme pequeño, olvidándome de mí mismo hechizaré tu corazón. ¡Por mí, en la orilla extranjera, qué desprecio no recibiste! ¡Quiero esconderme en la tierra, ser el último en todo, por ti, Jesús!” @PN 31@

 

Sor Teresa del Niño Jesús no era nada vanidosa en su infancia y parecía indiferente con respecto a su aseo. Si la gente decía frente a ella que era bonita, yo le decía lo contrario y ella me creía sinceramente.

 

El mismo buen Dios le hizo comprender la vanidad de la alabanza. Tenía 9 años cuando, viniendo a verme al salón del Carmelo, una hermana no se cansaba de decir que era simpática. Sor Thérèse escribe sobre este tema: “No tenía la intención de venir más tarde al Carmelo para recibir la alabanza, así que después del salón repetía a Dios que solo para Él quería ser carmelita. »@MSA 26,2@

El día de su profesión, llevó en su corazón una oración que resumía todos sus deseos de humildad: "¡Que nadie me cuide, que sea pisoteada como un granito de arena!" » @PRI 6@

 

Ella me escribió durante su retiro en 1892: “¡Oh! Madre mía, ¡cómo deseo ser desconocido para todas las criaturas! Nunca deseé la gloria humana; el desprecio había sido atractivo para mi corazón, pero, habiendo reconocido que todavía era demasiado glorioso para mí, me apasioné por el olvido » @LT 95@

 

En el Carmelo tuvo muchas oportunidades de practicar la humildad. La madre priora se esforzó en mortificarla sobre este punto. Un día que le confié a esta Madre Priora mi tristeza al ver [483] a mi hermana pequeña mal cuidada y siempre humillada sin razón, me respondió con vivacidad: “¡Ese es el inconveniente de tener hermanas! Usted sin duda quiere que se presente a la Hermana Thérèse, pero es todo lo contrario lo que debo hacer. Ella es mucho más orgullosa de lo que crees, necesita ser humillada constantemente, y si es por su salud que vienes a implorarme, déjanoslo a nosotros, eso no es asunto tuyo.

 

De estas palabras de la Madre Priora, vemos que ella tuvo muchas oportunidades para practicar la humildad. Ella los aceptó a todos, no sólo con generosidad, sino con alegría. Ella me dijo, en su lecho de muerte, hablando del pasado: "Me iba fortalecida por las humillaciones, sí, yo era feliz cada vez que me humillaban" @Fuente pre @

 

Cuando murió Madre Geneviève, se enviaron muchas flores y coronas. Sor Teresa del Niño Jesús las disponía lo mejor que podía alrededor del féretro, cuando sor San Vicente de Paúl, que lo observaba, le dijo: "Tú sabes poner en primera fila las coronas enviadas por tu familia, y tú devuelves los ramos de flores de los pobres.” Entonces, escuché esta respuesta, en un tono natural y lleno de dulzura: "Gracias hermana, tienes razón, voy a resaltar la cruz de espuma que enviaron los trabajadores, ahí es donde le irá bien, lo hice". no lo pienses” @H ch.1@

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

[484] Continuación de la respuesta a la misma solicitud]:

Ella siempre estaba lista para arreglar sus debilidades. La vi pedir perdón, con conmovedora humildad, a las hermanas a las que creía haber entristecido. Con uno en especial (el 29 de julio, en la enfermería) se expresó con una especie de santa vehemencia: “¡Oh! ¡Disculpe, ruegue por mí! dijo ella con lágrimas. Poco después, la expresión de su rostro volvió a ser bastante tranquila y me dijo: "Experimento una alegría muy viva, no solo de saber que soy considerada imperfecta, sino sobre todo de sentirme allí y necesitar la misericordia de Dios". tanto en el momento de mi muerte” @CEA 29-7@

 

Un día, ya enferma, una hermana vino a pedirle ayuda inmediata para un trabajo de pintura. Estuve presente, y en vano objeté su extrema fiebre y fatiga, insistió la hermana; entonces una emoción apareció en el rostro de Sor Teresa [485] del Niño Jesús. Por la noche me escribió estas líneas: “Justo ahora, tu hijo derramó dulces lágrimas, lágrimas de arrepentimiento, pero aún más de gratitud y amor. ¡Hoy te mostré mi virtud! ¡Mis tesoros de paciencia! ¡Y yo, que tan bien predico a los demás! Estoy feliz de que hayas visto mi imperfección... ¡Oh, madre mía querida, te confieso que estoy mucho más feliz de haber sido imperfecto que si, sostenido por la gracia, hubiera sido un modelo de paciencia! Me hace tanto bien ver que Jesús sigue siendo tan dulce, tan tierno conmigo. Realmente hay suficiente para morirse de gratitud y de amor » @LT 230@. "Me han dicho varias veces", me dijo en la enfermería, "que seré como los demás, que tendré miedo en el momento de la muerte". Bien puede ser. ¡Si supieras lo inseguro que soy! Nunca me apoyo en mis propios pensamientos, sé demasiado bien lo débil que soy. No, no me atrevería a decirle a Dios, como San Pedro: “Nunca te negaré. » @DEA 20-5@

 

Una mañana, cuando le trajeron la Sagrada Comunión, tuvo un extraordinario sentimiento de humildad a la hora del Confiteor. Me lo confió en estos términos: “Vi que Jesús estaba dispuesto a entregarse a mí, ¡y encontré tan necesaria esta confesión!... Como el publicano, me sentí como un gran pecador. ¡Encontré al buen Dios tan misericordioso! ¡Cuando sentí la Sagrada Hostia en mis labios, lloré! Creo que las lágrimas que derramé fueron lágrimas de perfecta contrición. ¡Ay! ¡Qué imposible es [1] darse tales sentimientos! Sólo el Espíritu Santo puede producirlos en el alma” @DEA 486-12@

 

Le dijeron un día, al final de su vida, que era una santa. Ella respondió: “No, no soy una santa, nunca he hecho las acciones de los santos, soy un alma muy pequeña que el buen Dios ha colmado de gracias. Lo que digo es la verdad: lo verás en el cielo.”@DEA 4-8@

En otra ocasión, le dijeron que era muy privilegiada por Dios de haber sido escogida para dar a conocer el "camino de la niñez". Ella respondió: “¿Qué me importa que sea yo u otro quien señale este camino a las almas? Siempre que se sepa, sea cual sea el instrumento.@DEA 21-7 @

El 10 de agosto de 1897 dijimos que las almas que, como ella, llegaban al amor perfecto, podían ver sin peligro su belleza sobrenatural. Ella reanudó: “¿Qué belleza? No veo mi belleza en absoluto, solo veo las gracias que he recibido de Dios”. Luego, volviéndose hacia sor María del Sagrado Corazón y hacia mí, dijo muy conmovida: “¡Oh! Mis hermanitas, ¡cuánta gratitud os debo! Si no me hubieras criado bien, en lugar de ver lo que hoy ves en mí, ¡qué cosa más triste hubieras visto! » @DEA 10-8@

 

Hablábamos de un recuerdo para darle después de su muerte al doctor de Cornière, que la había tratado, y cuando le pedimos consejo, me dijo: "Si quiere mostrar mi agradecimiento al doctor, le pintará un cuadro con estas palabras de Nuestro Señor: "Lo que has hecho con el más pequeño [487] de los míos, me lo has hecho a mí".@DEA 30-7@

 

Estos actos y estas palabras muestran bastante, creo, cómo hay que interpretar, en el sentido de una humildísima sencillez, ciertas palabras en las que la Sierva de Dios proclama las grandes gracias que ya ha recibido o que espera de Dios.

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

El modo en que sor Teresa practicaba las virtudes me parece muy diferente de lo que se observa entre las monjas, incluso las fervientes. Debemos notar primero una constancia ininterrumpida en la aplicación a Dios y en el ejercicio de las virtudes. Nunca una brecha, un momento de disipación o relajación. Por el contrario, el progreso cada vez mayor. Señalaré, en segundo lugar, la perfección de sus disposiciones interiores, entre las que señalaré su absoluta libertad de todas las criaturas. El pensamiento y el amor de Dios la absorbieron por completo. Lo que Dios hacía siempre le parecía agradable y ningún consuelo creado le atraía. Todavía noto su extrema delicadeza en la fidelidad a los más mínimos detalles. Finalmente, una simpatía sonriente, una calma, una dulzura, una expresión de alegría que crecía con las dificultades y los sacrificios.

 

Este conjunto de disposiciones, aplicables a todas las virtudes, es incomparable

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

y constituye, creo, un carácter indiscutible del heroísmo.

 

[488] [Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Dije, al responder a la pregunta sobre la virtud de la templanza, que la moderación y la discreción eran cualidades eminentes en la Sierva de Dios y la preservaban de todo exceso.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús no se parece, en cuanto a los dones sobrenaturales, o al menos, en cuanto a su manifestación, a la mayoría de los santos canonizados por la Iglesia. Excepto su visión de la Santísima Virgen, la que le reveló de antemano la enfermedad de mi padre, excepto también la llama de amor por la que dice haber sido herida una vez, y finalmente el éxtasis de su muerte, no No veo nada en toda su vida que esté fuera de lo común, excepto, de nuevo, quizás, ciertas predicciones que hizo sobre lo que sucedería después de su muerte.

 

Sin duda disfrutó muchas veces de un recogimiento muy profundo, pero este estado de oración estaba envuelto en una sencillez sin manifestaciones extraordinarias. Por tanto, hay que decir que los extraordinarios fenómenos místicos se encontraban en un estado de excepción en su vida; la sencillez era la regla. Pensar lo contrario sería cambiar la fisonomía tan alentadora que Dios se complació en entregar a su sierva expresamente para llamar a su amor divino a “las almas pequeñas” que quisieran seguirla. Como le habían dicho a la Sierva de Dios que tal vez moriría en la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, después de la Comunión, exclamó: “¡Yo, muero en un día de gran fiesta, después de la Comunión! ¡Oh! eso seria tan hermoso! Las almas pequeñas no podrían hacerse pasar por eso. No deben tener nada que envidiarme” @DEA 489-15@.

 

Ella me dijo un día: "En la Historia de mi vida, habrá algo para todos, para todas las almas, excepto para aquellas que son conducidas por caminos extraordinarios" @DEA9-8@. ¿No es eso prueba de que ella misma no fue llevada allí?

 

Le preguntaron cuál podía ser, sobrenaturalmente, el estado de su alma durante su enfermedad. Ella respondió: "Mi vida enferma es simplemente sufrir por el buen Dios, y ya" @DEA 4-8@

 

Esto es ahora lo que sé de los cinco o seis casos de gracias extraordinarias que mencioné hace un momento:

 

1° Visión profética de la enfermedad de mi padre.

 

Podría haber tenido unos siete años. Mi padre estaba en Alençon desde hacía varios días, y nosotros, mi hermana Marie y yo, estábamos en una de las dos buhardillas, cuyas ventanas dan al jardín, detrás de la casa de Les Buissonnets. La pequeña Thérèse miraba feliz el jardín a través de la ventana de la habitación contigua. Era verano, hacía buen tiempo, brillaba el sol, podrían ser las dos o las tres de la tarde. De repente escuchamos a nuestra hermanita llamando con voz angustiada: “¡Papá, papá!”. Marie, presa del miedo, le dijo: “¿Por qué llamas [490] a ese papi, sabes muy bien que está en Alençon”. Luego nos dijo que había visto en el callejón, al final del jardín, a un hombre vestido exactamente como papá, de la misma estatura y el mismo andar, pero tenía la cabeza cubierta y caminaba encorvado como un anciano. Agregó que este hombre había desaparecido detrás de un grupo de árboles que no estaba lejos de allí. Inmediatamente bajamos al jardín, pero al no encontrar al misterioso personaje, tratamos en vano de persuadir a Teresa de que no había visto nada.

Más tarde, en el Carmelo, algunos años después de la muerte de nuestro padre, Sor María del Sagrado Corazón y Sor Teresa del Niño Jesús, encontrándose juntas un día de libertinaje, recordaron esta visión y comprendieron de repente lo que ella quería decir. Sor Teresa del Niño Jesús lo explica en su vida (pág. 33, in 8°, 1914) @MSA 20,1@

 

[Sesión 19: - 15 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[493 ] [Respuesta a la solicitud cuadragésima novena continúa]:

2° Visión de la Santísima Virgen y curación milagrosa a los 10 años.

 

[494] Vino después de su milagrosa recuperación para contarme la visión que había tenido de la Santísima Virgen. Lo hizo con gran sencillez, y sólo cuando le pedí que me contara la historia. Todo se relata en su vida (Vida, página 50, en 8°, 1914) @MSA 31,1@; además, yo no fui testigo presencial de este hecho, y mis tres hermanas que asistieron podrán dar muchos más detalles.

 

3° Estados excepcionales y transitorios de oración sublime.

 

A menudo me decía que había entendido por experiencia lo que era un "robo de espíritu". Explicándome lo que quería decir con eso, me dijo: "Sí, en el jardín, varias veces, a la hora del gran silencio de la tarde, en verano, me sentí en tan gran meditación, y mi corazón estaba tan unido al buen Dios, formé con tanto ardor, y sin embargo sin ningún esfuerzo, tales aspiraciones de amor, que me parece que estas gracias eran lo que nuestra Madre Santa Teresa llama "vuelos de 'mente' @DEA  11-7@Terese Ávila Ch.V, 6e Req.@

 

Una tarde, en la enfermería, me habló de otra gracia, recibida en la gruta de Santa Magdalena, durante su noviciado, gracia a la que siguieron varios días de quietud, durante los cuales se encontró en un estado que describe como sigue: “Había - me dijo - una especie de velo echado entre mí y las cosas de la tierra. yo estaba completamente

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

escondido bajo el velo de la Santísima Virgen. ya no estaba en la tierra; Hice todo lo que tenía que hacer, todo mi trabajo en el refectorio, como si alguien me hubiera prestado un cuerpo... Es muy difícil de explicar: es un estado sobrenatural que sólo el buen Dios puede dar y que basta para desprenderse. un alma de la tierra para siempre” @DEA 495-11@

 

Finalmente, le hice repetir en la enfermería lo que me había dicho durante mi priorato, en 1895, de su "herida de amor". He aquí sus expresiones, más o menos (las anoté lo mejor que pude inmediatamente después de nuestra entrevista): "Fue a los pocos días de mi ofrenda al amor misericordioso, comencé en coro el ejercicio del , cuando de repente me sentí herido por una línea de fuego tan ardiente que pensé que iba a morir. No sé cómo explicar este transporte: no hay comparación que pueda hacer comprender la intensidad de esta llama del cielo. Me pareció que una fuerza invencible me arrojaba por completo al fuego. ¡Oh! que fuego! ¡Que dulce! Un segundo más, sin duda estaría muerto. En fin, madrecita mía, añadió con sencillez, esto es lo que tantas veces han vivido los santos” @DEA 7-7@

 

4° Predicciones o visiones proféticas sobre el futuro.

 

La Sierva de Dios, viendo la oposición de Madre María de Gonzague a la Comunión diaria, prometió que, poco después de su muerte (después de la muerte de la Sierva de Dios), este favor sería concedido a la comunidad, que efectivamente llegó.

 

Al final de su vida, previó el bien que haría después de su muerte. Incluso parece que previó su glorificación por la Iglesia. Informaré [496] ingenuamente y sin comentarios de sus palabras y hechos. La Iglesia lo agradecerá.

Cuando derramaba lágrimas de amor, me dejaba recogerlas en un paño fino, sabiendo bien que no era para enjugarle la cara, sino para guardarlas como recuerdo venerado.

Cuando le corté las uñas, recogió los recortes y me los dio ella misma, invitándome a quedármelos.

Cuando le llevábamos rosas para arrancarlas de su crucifijo, si algún pétalo caía al suelo, después de haberlo tocado, nos decía: "No perdáis esto, hermanitas, seréis felices después, con estas rosas” @DEA 14-9@

Sor Geneviève le dijo, en los primeros días de septiembre de 1897, al verla morir en su lecho: "¡Cuando piensas que todavía te esperan en Indochina!..." - "Me iré, me iré pronto". .. ¡Si supieras lo rápido que hubiera hecho mi turno! » @DEA 2-9@.

El 9 de junio de 1897, Sor Marie du Sacré-Coeur le dijo que estaríamos muy tristes después de su muerte. Ella respondió: “¡Ay! no, ya verás... será como una lluvia de rosas. Agregó: “Después de mi muerte, irás al costado del buzón, ahí encontrarás consuelos” @DEA 9-6@.

 

El 23 de junio me mostró un pasaje de un Anal de la Propagación de la Fe, donde se habla de la aparición de una bella dama vestida de blanco a un niño bautizado. Ella [497] me dijo con aire inspirado: “Después voy a ir así a los niños bautizados” @DEA 25-6@

 

El 2 de agosto del mismo año me dijo: "Todo pasa en este mundo mortal, incluso la pequeña Thérèse... pero volverá" @DEA 8-XNUMX@

 

El 17 de julio, aún en su lecho de muerte, me dijo estas memorables palabras que transcribí inmediatamente mientras las pronunciaba: “Siento que voy a entrar en el reposo. Pero sobre todo siento que mi misión está por comenzar, mi misión de hacer amar al buen Dios como yo lo amo, de dar mi “caminito” a las almas. Si el buen Dios me concede mi deseo, mi cielo se gastará haciendo el bien en la tierra hasta el fin del mundo. Sí, sí, quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra. No es imposible, ya que dentro de la misma visión beatífica, los ángeles velan por nosotros. no podré gozar de mi descanso mientras haya almas que salvar; pero cuando el ángel ha dicho: '¡El tiempo ya no es! ', entonces descansaré, porque el número de los elegidos estará completo, y todos habrán entrado en el gozo y el descanso... Mi corazón salta al pensarlo.”

 

“¿De qué manera quieres enseñar a las almas?”, le dije. - “Madre mía, es el camino de la infancia espiritual, es el camino de la confianza y del abandono total. Quiero enseñarles las manitas que tan bien me han funcionado, decirles que aquí abajo sólo hay una cosa: echarle las flores de los pequeños sacrificios a Jesús, tomarlo con [498] caricias; así me lo tomé y por eso seré tan bien recibido” @DEA 17-7@

[continuación de la respuesta]:

Recuerdo que solo pude transcribir incompletamente lo que me contó sobre el camino de la infancia, su explicación fue más desarrollada, pero no recuerdo lo suficiente como para reconstruirla.

Todavía en julio de 1897, le dijimos: “Después de la muerte, te pondremos una palma en la mano”. ‑‑ "Sí - respondió ella, pero tendré que dejarla ir para esparcir gracias en la tierra con ambas manos" @DEA 3-7@

Le habían traído unas espigas de trigo en la enfermería. Entonces, tomando una de las más hermosas, me dijo: "Madre mía, esta oreja es la imagen de mi alma... El buen Dios me ha colmado de gracias para mí y para muchos otros"" @DEA 4- 8@

Y hablando de la humildad que no impide reconocer las gracias de Dios, añadió: “¡El buen Dios me muestra la verdad, me siento tan bien que todos estos dones vienen de él! Sí, me parece que soy humilde al proclamar estas misericordias” @DEA 4-8@

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

[¿La Sierva de Dios habló así, siempre y en serio, de su estado después de la muerte?]:

 

Estoy convencida de que todo lo que nos dijo estuvo bien pensado y querido: realmente fue su pensamiento. Además, nunca bromeaba sobre temas tan serios.

 

[499] [¿Es usted el único que ha recibido estas confidencias de la Servant Le Dieu, o estaba abierta a otros?]:

Sólo se derramó en estricta intimidad con mis hermanas y especialmente conmigo. No creo que haya confiado estas cosas a nadie más, salvo quizás en medida muy limitada, por uno u otro detalle, a sor María de la Trinité.

 

[Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

No sé que ella hizo milagros durante su vida.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

La Sierva de Dios escribió un cierto número de cartas, poemas sobre temas de piedad oa modo de piezas recreativas para nuestras fiestas. Sobre todo, escribió la “Historia de un alma”, que es su propia biografía espiritual. Todos estos escritos fueron recogidos con testimonios especiales y sometidos al juicio [1û] de la Congregación de Ritos.

Aquí en particular está la historia de su manuscrito autobiográfico, que es la pieza principal de sus escritos.

 

A principios de 1895, una tarde de invierno, sor Teresa del Niño Jesús nos relata algunos rasgos encantadores de su infancia. Por instigación de Sor María del Sagrado Corazón, ordené a la Sierva de Dios que escribiera para nosotras solas (sus hermanas) todos sus recuerdos de infancia.

 

Como yo era su Madre Priora, ella tuvo que obedecer. Escribía sólo en su tiempo libre y me entregó su cuaderno el 20 de enero de 1896. Este relato estaba incompleto. La Sierva de Dios insistió particularmente en su infancia y primera juventud; allí apenas se esboza su vida religiosa. Este primer manuscrito proporcionó los primeros ocho capítulos de la "Historia de un alma" (página 1 a 1 de la edición en 149° de 8) @MSA @

Habiendo vuelto a ser priora la Madre María de Gonzague, la persuadí para que ordenara a la Sierva de Dios que continuara su historia: era el 2 de junio de 1897. La Sierva de Dios envió entonces a la Madre María de Gonzaga el resto de su historia; forma los capítulos 9 y
10 de "Historia de un Alma" (página 151 a 205) @MSC@

 

Esta parte fue escrita en un primer borrador y sin tachaduras durante el mes de junio de 1897. La Sierva de Dios estaba constantemente perturbada por las idas y venidas de enfermeras y novicias que querían disfrutar de sus últimos días. Ella me dijo: “No sé lo que escribo, [501] no sigue nada... Tendrás que retocar todo eso. »

Otra vez me dijo: "Madre, lo que te parezca bueno para sacar o para poner en el cuaderno de mi vida, soy yo quien lo saco y lo agrego". Recuérdalo después y no tengas reparos en ello” @DEA 11-7@

 

Dejó de escribir a principios de julio de 1897. Lo que sigue en el volumen impreso (capítulo XI, páginas 207 a 222) @MSB@, fue escrito por la Sierva de Dios durante su retiro de 1896, a petición de Sor María de la Sagrado Corazón.

 

Después de la muerte de Sor Teresa del Niño Jesús, la Madre María de Gonzague consintió en publicar estos tres diversos manuscritos en un solo volumen, pero con la condición de que fueran modificados, para que se entendiera que todos habían sido dirigidos a ella. . Estos cambios no cambiaron la sustancia de la historia. Además, en abril de 1910, Sor María del Sagrado Corazón reconstruyó el manuscrito original en su estado original y envió una copia auténtica a Roma. Además, en la última edición en 8°, 1914, se restableció la distinción entre los tres manuscritos.

 

[Cuando se dedicó a escribir su texto, ¿planeó la Sierva de Dios una edición pública?]:

Ciertamente no lo sospechaba cuando escribió la primera parte, que sólo pretendía recordar a sus hermanas los recuerdos de su infancia. Tampoco pensó, creo, que debía publicarse el manuscrito dirigido a Sor María del Sagrado Corazón [502] y compuesto en 1896. Pero cuando en 1897, en el mes de junio, escribió a Madre María de Gonzague este que es el tema de los capítulos IX y X, ella sabía que yo pensaba hacerlo saber después de su muerte. Ella supo entonces (en los últimos meses de su vida) que yo utilizaría para esta publicación al menos parte de lo que me había escrito sobre su infancia y juventud. Por eso me dijo: "Puedes sumar o restar, etc... al manuscrito de mi vida".

 

En su lecho de muerte, concedió gran importancia a esta publicación y vio en ella un medio de apostolado. Ella me dijo un día con seguridad: “El manuscrito debe ser publicado sin demora después de mi muerte. Si te demoras, si cometes la imprudencia de hablar de ello a cualquiera, excepto a Nuestra Madre, el diablo te pondrá mil trampas para impedir esta publicación, por muy importante que sea. Pero si haces todo lo que está a tu alcance para no dejar que se interponga en tu camino, no temas las dificultades que encontrarás. Para mi misión, como para la de Juana de Arco, la voluntad de Dios se cumplirá a pesar de los celos de los hombres”. - "¿Entonces crees que es a través de este manuscrito que harás bien a las almas? - "Sí, es una forma que el buen Dios usará para responderme". Hará bien a toda clase de almas, excepto a las que están en caminos extraordinarios.

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

res.” - "¿Pero y si nuestra madre lo tira al fuego?" - "¡Ey! Bueno, no tendría el menor dolor, ni la menor duda sobre mi misión. Simplemente pensaría que [503] el buen Dios cumplirá mis deseos por otro medio”

 

Además, incluso en la parte compuesta para la Madre Marie de Gonzague, la idea de que su manuscrito pudiera ser publicado no modificó en modo alguno la espontaneidad de su escritura. En esta parte, como en las otras dos, nos entrega toda su alma.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

 

Alrededor de 1894, Sor Teresa del Niño Jesús sufría de un dolor de garganta persistente, que se curó con cauterización con nitrato de plata. Ella sufrió mucho.

El Viernes Santo, 4 de abril de 1896, estalló la hemoptisis. Los remedios que tomó fueron creosota y aerosoles para la garganta.

En el transcurso de este mismo año, en junio o julio de 1896, se apoderó de ella una pequeña tos seca. El doctor de Cornière, el médico de la comunidad, lo examinó y concluyó que, por el momento, no había nada grave. Sólo le recetó tónicos.

Antes del final de la Cuaresma en 1897, cayó gravemente enferma. Le pusieron varias ampollas y lo frotaron con un guante de crin, pero sin resultado útil. Perdió el apetito y pronto no pudo digerir nada. Todos los días, desde las 3 de la tarde, tenía fiebre muy alta. Fue despedido varias veces en el costado; también le dieron tintura de yodo.

El 6 de julio de 1897 tuvo nuevas [504] hemorragias; el médico notó una congestión pulmonar muy grave; prohibió cualquier movimiento, prescribió hielo, cataplasmas de mostaza, ventosas, etc. Pasó una muy mala noche en su duro colchón, con una fiebre intensa. Estaba muy oprimida y sufría de un gran abatimiento. La sudoración profusa lo debilitó aún más.

Dos días después, el 8 de julio, la bajaron a la enfermería.

 

Hasta el primero de agosto, las hemorragias se repetían dos o tres veces al día, y las asfixias eran terribles. Aspiró éter, pero la opresión era tan fuerte que este remedio ya no producía ningún efecto.

Todos los días una fiebre ardiente la consumía; repitió que pensaba que estaba en el purgatorio.

El 30 de julio recibió la extremaunción y el santo viático con admirable fe y piedad. Pidió perdón a la comunidad en términos tan conmovedores que las hermanas no pudieron contener las lágrimas.

Todavía tenía que pasar dos meses de martirio en la tierra; los soportó con heroica paciencia.

Estaba tan demacrada que en varios lugares los huesos perforaron la piel y se formaron dos heridas muy dolorosas.

 

Durante las vacaciones de cinco semanas del doctor de Cornière, la madre priora sólo trajo [505] tres veces al doctor La Néele, aunque este último declaró que necesitaba ver a un médico todos los días.

Sufría mucho en el costado, en el hombro, y de una sed ardiente que nada apagaba. "Cuando bebo ~dijo-, es como echar fuego sobre fuego" @Fuente pre.@

El 17 de agosto, el doctor La Néele descubrió que ambos pulmones estaban extraídos y le dio solo unos días de vida.

Del 17 al 30 de agosto estuvo sin ver a un médico, a pesar de las graves complicaciones. En efecto, el 22 de agosto, la asaltaron dolores atroces en los intestinos, los soportó especialmente cuando se trató de sentarla, para disminuir la opresión, a la hora de los accesos de tos que duraban horas. Luego se dijo a sí misma “sentada sobre hierros puntiagudos” @Fuente pre.de esta expresión@ y rogó que oráramos por ella.

“Oh mi madrecita, vino a decirme, si no tuviera fe, me desesperaría. Comprendo muy bien que los que no tienen fe se maten cuando sufren tanto. Tenga mucho cuidado, cuando tenga pacientes en las garras de dolores tan violentos, de no dejar remedios venenosos cerca de ellos. Te aseguro que solo se necesita un momento, cuando sufres tanto, para perder la cabeza.

 

Como el doctor de Cornière aún estaba ausente, telegrafiaron al doctor La Néele en Caen el 30 de agosto. Dijo que lo que ella soportó fue horrible: admiraba su paciencia.

 

El doctor de Corniere volvió en los primeros días de septiembre; él la visitaba con frecuencia, hablaba de inyecciones de morfina, pero la madre priora no lo permitía; sólo le dieron en pequeñas dosis, y raras veces, jarabe de morfina, pues la madre priora todavía tenía prejuicios contra este tranquilizante.

 

Los últimos días, el esputo era purulento, con materia caseosa. Desprendía un olor que indicaba fuertemente la descomposición del órgano.

 

El médico de la comunidad elogió mucho su paciencia: “No queráis tenerla en este estado —dijo—, ¡es terrible lo que está soportando! ¡Pero qué ángel! ¡y qué sonrisa siempre veo en él! » @DEA 24-9@

 

Se las arregló para no poder respirar en absoluto, excepto lanzando pequeños gritos de vez en cuando. Durante las últimas tres horas de su agonía, su rostro y sus manos se tiñeron de un rojo violáceo, temblaba en todos sus miembros y emitía sudores tan profusos que su colchón, su almohada y toda su ropa se cruzaban.

 

A lo largo de esta enfermedad, la Sierva de Dios nos edificó constantemente con su mansedumbre, su paciencia, su completa aceptación de todos los sufrimientos queridos por Dios. No pedía más, como cuentan algunos santos, pero tampoco quería menos, y siempre su abandono y su confianza aumentaban en proporción a sus sufrimientos. Repitió este versículo del salmo: "He descendido al valle de las sombras de la muerte, pero no temo mal alguno, porque tú estás conmigo, Señor".@*Sal 507@

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

Hizo su última Comunión el 19 de agosto, fiesta de San Jacinto, y ofreció esta Comunión por el pobre Padre Jacinto, el desdichado descarriado de nuestra Orden.

 

Hasta su muerte, a causa de los vómitos, ya no tuvo la gracia de comulgar. ¡Qué sufrimiento para ella! En la noche del 5 o 6 de agosto, fiesta de la Transfiguración de Nuestro Señor, cerca de su cama había sido dejada una gran imagen de la Santa Faz, rodeada de flores e iluminada por una luz de noche. Nunca sufrió más que esa noche por la prueba de su tentación contra la fe: “¡Oh, mi madre, ella me dijo, cómo he sido tentada esta noche! Pero no dejé de mirar la Santa Faz y de hacer actos de fe” @DEA 6-8@.

 

Además de este estado de ánimo, los sufrimientos de su enfermedad aumentaron y se volvieron insoportables. Un día me dijo: “¡Madre mía, ruega por mí! ¡Si supieras lo que sufro! Pídeme que no pierda la paciencia... Necesito la ayuda de Dios. ¡Y yo que tanto he deseado toda clase de martirios! ¡Ay! tienes que estar allí para saber! » @DEA 4-8@

 

Sin embargo, la oscuridad de su alma no le quitó la sonrisa y la amable sencillez. Ella permaneció tan elegante como un niño pequeño. La parte superior de su alma permaneció pacífica y serena bajo [508] la acción de la gracia. Fue entonces cuando me confió sus inmensos deseos y su esperanza de verlos pronto realizados. “Ahora, como Juana de Arco en su prisión, estoy encadenada – me dijo – pero pronto llegará mi liberación, y será el tiempo de mis conquistas” @DEA 10-8@

El 29 de septiembre, víspera de su muerte, el Padre Faucon vino a confesarla (el confesor ordinario, el Padre Youf, estaba enfermo) y recuerdo estas palabras que dijo al salir de la enfermería: ¡Qué alma más hermosa! parece confirmada en la gracia.”

Pasó ese día y la noche siguiente en un gran sufrimiento. Fue la única noche que accedió a ser vigilada.

 

En la mañana del 30 me quedé con ella durante la misa; ella jadeaba y me dijo estas palabras, mirando la estatua de la Santísima Virgen que le había sonreído en su niñez: “¡Oh! ¡Le recé con fervor!... pero es una agonía sin ninguna mezcla de consuelo.” No había nada amargo en esta queja y sentí que Dios la estaba fortaleciendo.

 

Por la tarde revivió y nunca dejó de conjurar oraciones por ella. «Dios mío», decía, «¡ten piedad de mí, tú que eres tan bueno!». ¡Dios mío, lo quiero todo! Sufrir así durante meses, años, si eso es lo que quieres para mí".

 

A las 3 se cruzó de brazos: “El cáliz está lleno hasta el borde - nos dijo - sólo puedo explicarme lo que estoy soportando por mi deseo extremo de [509] salvar almas... Pero no arrepentirme de haberme entregado al amor».

 

Alrededor de las cuatro y media, supuse por su repentina palidez que se acercaba el último momento. Toda la comunidad se reúne alrededor de su cama. Sostenía su crucifijo con tanta fuerza entre sus dedos que fue difícil quitárselo después de su último aliento. Su rostro y sus manos, al principio mortalmente pálidos, pronto se tornaron de un rojo violáceo. La hermana Geneviève se adelantó para secarse el sudor que le corría por la frente. Su agradecimiento fue tal sonrisa, tal mirada que no se puede ver nada más hermoso en la tierra.

 

Mientras continuaba la agonía, la madre priora despidió a la comunidad a eso de las 7: "Entonces, ¿no me voy a morir? ... ¿entonces todavía no es la agonía?" suspiró la Sierva de Dios. Cuando la Madre Priora respondió que tal vez le quedaban algunas horas de vida, gimió como un corderito lleno de dulzura: “¡Oye! pues... vamos... vamos... ¡Ay! ¡No me gustaría sufrir menos!”

 

Su respiración de repente se hizo más débil y más rápida, se dejó caer sobre la almohada, con la cabeza inclinada hacia la derecha. Era el momento supremo.

 

Sonó el timbre de la enfermería. Apenas las hermanas se arrodillaron alrededor de su cama, ella pronunció claramente su último acto de amor: ~ ¡Oh! ¡yo lo amo! »... dijo mirando su crucifijo. Y un momento después: "¡Dios mío... yo... te amo!" » @DEA 30-9@

 

[510] Pensamos que todo había terminado cuando, de repente, levantó la vista, ojos llenos de vida y llamas en las que se describía una felicidad “que superaba todas sus esperanzas…”.

 

Sor María de la Eucaristía, queriendo ver más de cerca esta mirada, que duraba el espacio de un Credo, pasaba y volvía a pasar una antorcha frente a sus párpados sin hacerlos vacilar en modo alguno.

 

Era pues un éxtasis, una visión del cielo, pero una visión que llenaba su corazón de demasiado amor, de demasiada gratitud, no podía soportar los "deliciosos asaltos" y le debía la ruptura de su cadena. Eran las 20:XNUMX a. m.

 

Luego cerró los ojos y la blancura de su rostro que yo había notado durante el éxtasis se hizo más profunda y apagada. Era deslumbrantemente hermosa con una sonrisa reveladora que parecía decir: "El buen Dios es solo amor y misericordia".

 

[Sesión 20: - 16 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[513] [Respuesta a la solicitud quincuagésima tercera]:

No fue necesario cerrar los ojos, pues ella los cerró por su propia voluntad después de su éxtasis. La Madre [514] Priora hizo retirar la comunidad. Sor Aimée de Jesús, Sor María del Sagrado Corazón y yo nos dispusimos a dar sepultura a la Sierva de Dios. Su rostro tenía una expresión infantil; ella

 

TESTIGO: Agnès de Jesus OCD

 

parecía tener 12 años. Cuando estuvo vestida y acostada en su colchón, como es costumbre en el Carmelo, antes de levantar el cuerpo, la colocaron con su crucifijo y su rosario, palma en mano, y muy cerca de ella, sobre una mesita, la estatua de la Virgen milagrosa.

 

La Sierva de Dios mantuvo la actitud del momento de su muerte, la cabeza inclinada hacia la derecha, y tenía una sonrisa tan acentuada que sólo parecía dormida.

 

Al día siguiente, viernes por la tarde, fue llevado al coro, donde estuvo expuesto frente a la puerta hasta el domingo por la noche. Durante estos dos días, sábado y domingo, mucha gente se acercó a rezar ante sus restos mortales, para hacerle tocar objetos piadosos e incluso joyas. Debo decir, sin embargo, que tales eventos ocurren a la muerte de nuestras hermanas carmelitas: es una costumbre popular.

 

El lunes por la mañana aparecieron marcas de descomposición. La Sierva de Dios, todavía bella, tenía las venas hinchadas de la frente y las yemas de los dedos negruzcas. No nos extrañó, porque en varias ocasiones durante su enfermedad, cuando las novicias le decían que sería preservada de la corrupción, ella afirmaba lo contrario y deseaba la disolución de su cuerpo, "así -dijo- que las 'pequeñas almas' no tengo nada que envidiar" @DEA 8-7@

 

[515] Antes de cerrar el féretro, la madre priora reemplazó el crucifijo que la Sierva de Dios tenía en sus manos por una pequeña cruz de madera; se quedó con la palma, el papel que contenía la fórmula de sus votos y una copia de su acta de ofrenda.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima cuarta]:

 

El entierro tuvo lugar el lunes 4 de octubre sin ninguna manifestación extraordinaria. La Sierva de Dios fue enterrada en el cementerio de la ciudad, en un terreno que el señor Guérin, nuestro tío, acababa de comprar para los carmelitas. La primera tumba, que resultó ser la de Sor Teresa del Niño Jesús, fue excavada al fondo del recinto, en el ángulo de la derecha de la entrada; tenía una profundidad de 3m 50, porque se propuso colocar allí otros dos féretros, superpuestos, lo que además no se hizo.

 

El 6 de septiembre de 1910, Monseñor Lemonnier, obispo de Bayeux y Lisieux, hizo exhumar los restos de la Sierva de Dios, con el fin de asegurar su conservación y no exponerlos a la veneración de los fieles. El cuerpo fue colocado en otra tumba, construida con ladrillos y colocada a pocos pasos de la primera.

 

Evidentemente, enclaustrado en el Carmelo, no asistí a esta exhumación (6 de septiembre de 1910): lo digo de oídas. Además, las actas auténticas deben haber sido añadidas a los documentos del primer Juicio, y una relación exacta de ellas se insertó en la edición del 8°, 1914, [516] de la "Histoire d'uneâme", página 1.

 

Solo se retiraron unas pocas tablas del primer ataúd y se llevaron al monasterio. Un trozo de tablón que había caído desapercibido de la parte superior del ataúd fue encontrado unos días después en el cementerio y también devuelto al monasterio. Varias monjas, que desconocían por completo la presencia de este fragmento de madera, fueron advertidas por el olor a incienso. Entre ellas estaban sor María de la Trinité y sor Teresa de la Eucaristía, ahora subpriora.

 

La tierra recogida bajo el primer ataúd, en la tumba antigua, difundió varias veces el dulce olor de la raíz de lirio. Estas emanaciones fueron percibidas en particular por Sor Geneviève, Sor Aimée de Jesús, Sor Saint-Jean-Baptiste y por mí, aunque no pensábamos en absoluto en la presencia de esta tierra.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima quinta]:

 

No sé que haya pasado algo que se asemeje a una secta. Además, yo no asistí a estas ceremonias.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

En los últimos años, especialmente desde 1911, y más que nunca durante la guerra, se han multiplicado las peregrinaciones a la tumba de la Sierva de Dios. No soy un testigo directo, pero nuestras hermanas de gira y también los extraños en el salón me han dicho a menudo que rezan [517] en la tumba de sor Teresa, como en Lourdes, y que en ciertos días no se logra acercarse a ella. Este espectáculo es tan conmovedor, parece, que a veces los incrédulos, que han venido allí por curiosidad, como un soldado impío que me citaron, se ven obligados a caer de rodillas. Entre los peregrinos de los últimos años, hemos contado varios obispos, franceses y extranjeros. Entre ellos estaba monseñor Bonnefoy, arzobispo de Aix. El venerable prelado me escribió en 1: “Mi visita al Carmelo de Lisieux me dejó una inefable impresión de paz. Mis pensamientos nunca dejan a tu pequeña 'reina', ahora me parece que mi alma está íntimamente unida a ella, y siento el beneficio que de ello se desprende sobre mí.

 

En 1913 se realizó una peregrinación militar al Carmelo ya la tumba de la Sierva de Dios, que debía ser renovada en 1914, pero fue impedida por la movilización.

 

[518] [Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Cuando salí al pueblo con mi pequeña Thérèse, noté que la gente la miraba de manera excepcional. He oído decir muchas veces que no era sólo por su hermosura, sino por algo extraordinariamente puro y celestial que tenía en su semblante.

 

Una de nuestras antiguas sirvientas, Victoire, me dijo un día en la sala de visitas: “Es cierto que la señorita Thérèse no era ordinaria; Todos ustedes me gustaban mucho, pero mademoiselle Thérèse tenía algo que ninguno de ustedes tenía: era como un ángel; se me ocurrió."

 

Mademoiselle Philippe, venerable joven y respetada por toda la parroquia, que se ocupaba de la sacristía de Saint Pierre de Lisieux, veía a Teresa con frecuencia en la iglesia. Una vez dijo de ella: “Esta pequeña Thérèse Martin es un verdadero ángel. Me sorprendería mucho que viviera mucho tiempo; pero si ella vive,

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

verás que luego hablaremos de eso, porque ella se hará santa”.

 

Cuando entró en el Carmelo, las hermanas que, conscientes de su corta edad, creyeron ver a un niño, quedaron como impresionadas de respeto en su presencia, admirando su porte, tan digno y tan modesto, su aire profundo y decidido.

 

Una de ellas, sor Saint-Jean de la Croix, que se había opuesto mucho a la entrada de tan joven postulante, me dijo tiempo después: "Pensé que pronto te arrepentirías de haber trabajado tanto para darnos [ 519] tu hermanita. Me dije: ¡Ambos se van a decepcionar!... ¡Qué equivocado estaba! Sor Teresa del Niño Jesús es extraordinaria, nos muestra a todos”.

 

La Madre Priora, para dar razón de su severidad, dijo a la maestra de novicias: “No es un alma de esa estampa la que hay que tratar como a un niño, y el miedo siempre humillante”.

 

El sacristán la tuvo en gran veneración y dijo que esta hermana no era como las otras hermanas; que cuando llegó a trabajar dentro del monasterio, la reconoció, a pesar de su velo bajado, por su andar siempre tan digno.

 

Monsieur Delatroëtte, nuestro superior, que había sido tan desfavorable cuando se incorporó, cambió de opinión unos años más tarde. Un día que había venido al monasterio, y había tenido la oportunidad de verla y oírla hablar de las cosas de Dios, no pudo contener las lágrimas y luego le dijo a la madre priora que esta joven monja era un ángel.

 

El padre Youf, nuestro capellán, me hablaba a menudo de ella con admiración. "Cuando pienso -me dijo un día- que no tengo la libertad de permitir la comunión diaria a esta monja perfecta".

También me dijo: “Cuando veo a tu hermana tan cerca de mí, debajo del claustro, cuando comulgo a las monjas enfermas, me recuerda siempre a esos cirios benditos que arden en [ 520] las iglesias ante el Santísimo Sacramento. cuya mera vista conduce a la oración y la contemplación.”

 

A pesar de la veracidad de estos testimonios, es justo decir que si las monjas que vivieron con ella tenían por ella una estima y una veneración que no tenían por ninguna otra, no sin embargo consideraron, en vida de ella, que la cuestión sería una día de su beatificación. Yo mismo, que desde entonces la miré realmente como una santa, sobre todo después de haberla visto en su última enfermedad, no soñé entonces que nos ocuparíamos jamás de su canonización, convencido de que para ello era necesario durante su vida. tener hace milagros y cosas brillantes.

 

Las monjas que fueron sus contemporáneas y que sobreviven hoy comprenden plenamente ahora, a la luz de los acontecimientos, todo el heroísmo oculto en la vida que presenciaron.

 

He aquí algunas apreciaciones de estas ex monjas, compañeras de la Sierva de Dios.

 

En mayo del año pasado, después de la muerte de nuestra querida decana, Sor San Estanislao (90 años), encontré, en la celda de esta buena anciana, un sobre que contenía la siguiente nota: "Afirmo que habiendo estado varios años en los mismos oficios de Sor Teresa del Niño Jesús, la he visto practicar la virtud de manera heroica, y que no he podido descubrir en ella imperfección alguna. Nunca pensó en lo que le pedía que hiciera, y su perfecta regularidad me edificaba constantemente. En cuanto a su padre, sufrió mucho, pero en silencio; y en todas las circunstancias dolorosas en que la he visto, he admirado en su gran fortaleza. En la enfermedad que la llevó al sepulcro, a pesar de sus grandes sufrimientos, nada vi en su rostro que pudiera hacerles adivinar, y nunca la oí pronunciar una sola queja. Escribí esto por si moría, para darlo a conocer para mayor gloria de Dios y glorificación de su Sierva, en la víspera de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús en el año 521.»

 

Por lo tanto, este documento es anterior a la apertura del Juicio Ordinario por cuatro años.

 

[El testigo presentó el autógrafo de este texto, que los jueces y el vicepromotor señalaron que estaba en perfecta concordancia con el testimonio dado anteriormente].

 

Sor María de Jesús se expresa así: “A pesar de su corta edad, sor Teresa se mostró, desde el comienzo de su vida en el Carmelo, como una monja perfecta. Nunca la he visto cometer la más mínima infidelidad. Lo que más me llamó la atención fue su humildad: siempre se mantuvo al margen... Lo que la caracterizó sobre todo fue su perfecta ecuanimidad; no importaba la hora, siempre te recibía con su habitual sonrisa agradable. También, en los días de licencia, cada uno se esforzaba en tener unos momentos de conversación con esta alma que reflejaba tanta pureza y dejaba entrever ya una santidad tan grande.

 

Una de nuestras buenas ancianas, Sor Marie Philomène (74 años) escribe este testimonio: “No creo que con nuestra naturaleza sea posible tener menos egoísmo [522] y más igualdad de humor que nunca he notado en la Sierva de Dios... Era un alma inflamada del amor de Dios, como nunca la había visto... A menudo me digo que su 'caminito' es realmente lo opuesto al orgullo de hoy. Ella quería en efecto poner todo en relación con Dios, ver sólo a Él en todas las cosas y esperar todo de su infinita bondad con la más filial confianza.

 

[Sesión 21: - 19 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[525] [Continuación de la respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Un año después de la muerte de la Sierva de Dios, se publicó el manuscrito de sor Teresa, con el título "Historia de un alma", en octubre de 1898. Esta publicación hizo el alma misma de esta monja que había vivido escondida en el claustro. Inmediatamente después de esta publicación comenzaron a llegar cartas expresando admiración por las perfectas virtudes de la Sierva de Dios, y agradecimiento por las gracias obtenidas por su intercesión. [526] También se nos pedía en estas cartas

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús. TOC

 

novenas de oraciones y reliquias o souvenirs. Cada año aumentaba el número de estas cartas. Alrededor de 1911, recibíamos un promedio de 50 por día. En los años siguientes recibimos sucesivamente 200, 300 y 400 diarios de todas partes del mundo. Desde la guerra (agosto de 1914), aunque las comunicaciones con varios países se han vuelto imposibles, hemos contado en ciertos días 500 cartas y más.

 

Es importante señalar que las distintas publicaciones que hemos realizado no han sido por nuestra parte una iniciativa propagandística: sólo las hemos realizado como y cuando nos lo han pedido; siempre estamos atrasados ​​en relación a las peticiones de los fieles.

 

He aquí algunas cifras que darán una idea del afán de los fieles por entrar en contacto con la Sierva de Dios a la que consideran santa. Las cartas que escriben muestran claramente que ese es su sentimiento. Entonces, de 1898 a 1915 apareció:

211.515 “Historia de un alma” edición completa.

710.000 Vida acortada.

111.000 “Lluvia de rosas” o elección de algunas letras relativas a las gracias obtenidas.

8.046.000 Fotos - retratos. 1.124.200 bolsas de souvenirs.

Estas distintas cifras no incluyen libros e imágenes publicados en el extranjero. Ahora, la vida de Sor Teresa del Niño Jesús ha sido traducida a 35 idiomas o dialectos. Estas traducciones tampoco fueron hechas por nuestra iniciativa; nos pidieron que les permitiéramos.

 

Unas pocas cifras bastarán también para mostrar la progresión singularmente creciente de la reputación de santidad de la Sierva de Dios en todo el mundo.

 

En los primeros doce años, a partir de 1898, debemos haber publicado 47.000 ejemplares de la "Historia completa de un alma" y 1 de la Vida abreviada.

 

En los cinco años que siguieron (1910 a 1915) 164.000 "Historia" Completa y 686.000 Vida Abreviada.

 

En un solo año (julio de 1914 - julio de 1915) tuvimos que entregar 472.000 bolsas de recuerdo, sin poder satisfacer todas las solicitudes.

 

En cuatro años (1911‑1915) tuvimos que comprar 146.724 metros de cinta para la confección de las bolsitas de recuerdo (que contienen unos paquetitos de telas habiendo tocado la Sierva de Dios) para la confección de 1.760.000 bolsitas que costaron 88.000 francos de suministros y moda

 

En menos de un año tuvimos que imprimir 2.291.000 retratos de la Sierva de Dios.

 

El periódico “La Croix” habiendo abierto una suscripción para obtener altares portátiles para sacerdotes soldados, había recogido, entre otras suscripciones, más de cien altares donados en nombre de Sor Teresa del Niño Jesús.

 

[528] Desde la guerra abundan los testimonios de confianza de los soldados. Los oficiales superiores han confiado sus regimientos a la Sierva de Dios, y nos envían o nos prometen sus condecoraciones ex-voto.

 

En varias baterías, el nombre de "Sister Thérèse" está escrito en letras grandes en la cureña. Un coronel que conocemos colgó una reliquia (bolsa de recuerdo) de su bandera, etc. Todos los días registramos cartas relativas a conversiones, protecciones o curaciones a favor de los soldados.

 

A veces se nos ha reprochado haber impreso catálogos u hojas con la descripción y el precio de las diversas publicaciones relativas a la Sierva de Dios; estos precios actuales, se dice, tienen el aspecto de publicidad comercial. Pero estas hojas son esenciales para responder a las preguntas que se nos hacen en número infinito: nunca podríamos dar, cada vez, esta información por escrito.

 

Algunos objetos de fantasía, vendidos en varias tiendas y con la imagen de la Sierva de Dios, fueron hechos primero sin nuestro conocimiento y contra nuestra voluntad, especialmente en Inglaterra y Austria. Siempre hemos protestado, como hemos podido, contra la edición de medallas y estatuillas, pero no depende de nosotros frenar efectivamente estos negocios de ciertos comerciantes. A menudo teníamos que contentarnos con protestar ante la autoridad eclesiástica.

 

Estoy convencido de que la gran circulación de la "Historia de un alma" no puede explicarse por la [1] perfección literaria de esta obra. No es, como se ha dicho a veces, "un éxito de ventas". Al leer este libro se tiene la certeza de conocer toda el alma de la Sierva de Dios; esta alma aparece como un hermosísimo modelo de santidad heroica; y el buen Dios pone su gracia en ello: he aquí para mí todo el secreto de esta difusión. Están también los favores obtenidos: los beneficiarios, lo sé, hablan de ellos a su alrededor, y así comunican su confianza a los demás, aumentando siempre el número de clientes de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la quincuagésima octava pregunta:

No conozco ninguna oposición seria a la reputación de santidad de la Sierva de Dios. Dije que durante su vida, la sublimidad de su vida pudo haber escapado a la mayoría de las monjas del monasterio, por su sencillez y su humildad. Pero esto no es una oposición propiamente dicha. Además, a veces podía sufrir cierto partidismo o celos, suscitados en la comunidad por la presencia simultánea de "las cuatro hermanas"; pero estas animosidades estaban dirigidas sólo al “bloque”, no tenían objeto en la persona de la Sierva de Dios, y menos en su virtud.

 

Sobre la aparición de la “Historia de un alma” (1), tres prioras del Carmelo, de todas nuestras casas, hicieron algunas observaciones. La priora del Carmelo de la rue d'Enfer, en París, anota en la espiritualidad de sor Teresa ciertas afirmaciones "que, según ella, la edad [1898] y la experiencia habrían modificado sin duda". Pero poco después de esta declaración, había cambiado completamente de opinión. La priora de la avenida de Messine, en París, pensaba que esta “Vida” era pueril y contrastaba con la austeridad del Carmelo. Creo que la priora del Carmelo de la Avenue de Saxe pensaba lo mismo. Todas estas prioras han fallecido hoy y sus comunidades comparten la admiración general por la Sierva de Dios.

 

TESTIGO: Agnès de Jesus OCD

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

Después de la muerte de la Sierva de Dios, ocurrieron en el convento, a favor de unas monjas, ciertos hechos extraordinarios, pero de orden secundario y bastante difíciles de probar, como impresiones de perfumes, etc. Pero a lo que doy mucha más importancia es al progreso manifiesto, general y constante de la comunidad en la perfección bajo la influencia de la Sierva de Dios. Todas las monjas, tanto las mayores como las más jóvenes, sacan de la memoria y del ejemplo de sor Teresa un estímulo muy eficaz a la generosidad en el servicio de Dios. Toda la comunidad se ha vuelto ferviente y regular, es una verdadera transformación.

 

La lectura de la vida de sor Teresa ha atraído a sujetos de élite a nuestro monasterio, y las solicitudes de admisión, siendo demasiado numerosas, las dirigimos a otros Carmelos. Entre estos sujetos, cuya entrada consideramos efecto de la protección de la Sierva de Dios, quisiera mencionar en particular a dos monjas, ya fallecidas: Madre Marie-Ange, fallecida en 1909 a la edad de 28 años y madre Isabelle du Sacré-Coeur, quien murió el año pasado a la edad de 32 años. La primera, siendo priora en 1908, pidió y obtuvo de Monseñor Lemonnier, obispo de Bayeux y Lisieux, someter la Causa de Sor Teresa del Niño Jesús a la Santa Iglesia. La segunda, siendo subpriora, continuó la obra de Madre Marie-Ange y se dedicó a ella en todos los sentidos. Ambos murieron como santos.

No he sido testigo directo de curaciones milagrosas. Pero en la inmensa correspondencia de que he hablado, a veces las relaciones abundan en favores más o menos milagrosos. Un número se imprimió en las "Lluvias de rosas". Sería imposible estudiar aquí en detalle el contenido de cada uno de estos innumerables archivos. He preparado [532] el análisis resumido de 54 de estas relaciones. Someto este análisis al tribunal y al mismo tiempo le entrego los expedientes originales de estos casos escogidos entre muchos otros.

 

[El testigo leyó el siguiente texto, el cual, debidamente cotejado, fue agregado a las Actas del Juicio]:

Extractos de archivos de milagros por intercesión de la Sierva de Dios Sor Teresa del Niño Jesús.

1. Sor Joséphine (41 años), conversa del Carmelo de Nîmes - exiliada en Florencia, Italia (villa Dolgorouky) - fue repentinamente curada de una neumonía infecciosa, a fines de enero de 1907. El expediente contiene dos certificados del Doctor Maestro, de Florencia; uno de ellos contiene esta frase: la hermana fue “repentinamente curada, en contra de mis predicciones, por la ayuda de arriba” (subrayado por el médico).

2. Reine Fauquet, en Lisieux (4 años y medio), fue repentinamente curada de una queratitis flictenular, [533] el 26 de mayo de 1908, después de una aparición de sor Teresa. El 6 de julio de 1908, el doctor Decaux de Lisieux atestigua la curación completa, confirmada el 7 de diciembre del mismo año por el doctor La Néele, también de Lisieux.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II, página 7).

3. Mademoiselle Chabaud, de Issy-les-Moulineaux (Seine) (24 años), se curó repentinamente de una úlcera de estómago redonda el 28 de febrero de 1905. El doctor Tison, de Issy-les-Moulineaux, al notar la curación, escribió: " Esta curación repentina de una úlcera redonda es tanto más asombrosa cuanto que, por lo general, la mejoría es lenta y la curación se ha retrasado mucho". El 18 de mayo de 1909, después de un nuevo examen de lo milagroso, ratificó nuevamente la curación súbita.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II, página 1 3).

Mademoiselle Chabaud llegó a Lisieux en una peregrinación de acción de gracias.

 

4. La Sra. Dorans, de Glasgow (Escocia), se curó repentinamente de un tumor canceroso el 26 de agosto de 1909.

Esta curación fue estudiada en el primer Juicio. En junio de 1912, en una reunión de la Juventud Católica presidida por el Arzobispo de Liverpool, el Dr. Colvin citó, en una conferencia, esta curación como un tipo de milagro completo e indiscutible.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II, página 23).

 

5. El hermano Marie Paul (42), hermano lego de La Trappe de Tárrega (España), fue repentinamente curado de una úlcera de estómago cancerosa el 4 de mayo de 1909.

El doctor Ubach, de Tárrega, observó la súbita recuperación. Su certificado está fechado el 15 de junio de 1909.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II. pág. 18).

 

6. El hermano Pablo, trapense de Rogersville (Canadá), se curó repentinamente de una grave herida en la rodilla en enero de 1910, tras una aparición de la Sierva de Dios.

El doctor Bourret, de Rogersville, expidió, el 22 de abril de 1910, un certificado médico que terminaba así:

"La curación de esta herida, tantas veces causa de enfermedades posteriores, fue tan rápida que creo que debo atribuirla a una causa completamente sobrenatural".

 

7. Ferdinand Aubry (60 ans) de l'asile des Petites Soeurs des Pauvres de Lisieux, a été guéri d'un cancer à la langue, le 28 septembre 1910. Le docteur Viel, de Lisieux, a donné une longue observation médicale constatant la cura.

 

8. Mademoiselle de Leusse (36), de Bour-[535]goin (Isère) se curó repentinamente de ciática, eccema y flebitis el 29 de abril de 1911.

Sigue el certificado médico del doctor Chaix, de Bourgoin, que simplemente atestigua la curación, el 6 de mayo de 1911.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II, página 51).

Mademoiselle de Leusse llegó a Lisieux en una peregrinación de acción de gracias.

 

9. Sor Marie du Calvaire (66 años), del Carmelo de Mangalore (Indias Orientales), se curó repentinamente de una neumonía complicada por una enfermedad de

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

enfermedad hepática y renal, 29 de marzo de 1909.

Sigue el certificado médico del doctor Fernández, de Mangalore, que confirma la repentina curación, 31 de julio de 1909.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II, página 96).

 

10. Curación repentina de un niño malgache moribundo, con la aparición de la hermana Teresa según el testimonio de la madre.

Otra curación repentina de una pequeña niña malgache, que sufría heridas en todo el cuerpo.

Curaciones relatadas por la Reverenda Madre Saint-Jean Berchmans, Superiora y Fundadora de las Religiosas de la Providencia en Madagascar.

Estas curaciones fueron atestiguadas por Monseñor Cazet, Vicario Apostólico de Madagascar.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y 11, página 99)

 

[536] 11. El Abbé Weber, de San Juan de Luz (Bajos-Pirineos), que sufría de cataratas que requerían una operación según el oculista, se curó en mayo de 1909.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II, página 104).

El padre Weber llegó a Lisieux en una peregrinación de acción de gracias.

Impacto extraordinario.

 

12. La señorita Clémentine Derenne (17), de Laval (Mayenne), se curó repentinamente de albuminuria, meningitis y tisis pulmonar, después de la aparición de la Sierva de Dios el 2 de febrero de 1911.

El doctor Pivert, de Laval, observó la curación el mismo día.

Una investigación realizada por Monseñor de Teil confirmó la autenticidad de los hechos.

(Ver Lluvia de rosas, extractos I y II, página 69).

 

13. El Sr. Charpentier (73 años) de Saint-Jean-de-Boisseau (Loire-Inférieure) fue curado de un epitelio en su labio inferior en agosto de 1912, según lo atestigua el Dr. Provost, de Pellerin (Loire-Lower) .

(Ver Lluvia de rosas III, página 283, n° 369).

 

14. La señorita Marie Bidaux (12 años), de Croix (territorio de Belfort), se curó repentinamente de una peritonitis aguda el 11 de junio de 1912.

El certificado médico del 24 de agosto de 1912 [537] da fe de la recuperación completa.

(Ver Lluvia de rosas, página 468, n° 544).

 

15. Mademoiselle Parent, de Montreal (Canadá), se curó repentinamente de una enfermedad interior el 6 de junio de 1911.

El doctor Deslauries, de Montreal, “reconoce en la cura una intervención sobrenatural” (certificado del 28 de junio de 1912).

(Ver Lluvia de rosas III, página 328, n° 416).

 

16. La Reverenda Madre Marie‑Cécile, de la Congregación de las Siervas de los Pobres de Angers (Maine‑et‑Loire), de 59 años, se curó repentinamente, en enero de 1912, de una enfermedad del hígado y del estómago complicada con «enteritis».

En el certificado médico, el doctor Quintard, de Angers, reconoce la recuperación tras declarar la enfermedad de extrema gravedad.

(Ver Lluvia de rosas III, página 330, n° 418).

 

17. Mademoiselle Blachère (20), de La Prade (Hérault), se curó repentinamente de una apendicitis crónica con atrofia muscular en junio de 1912.

El doctor Lenail, de Largentière, declaró el 10 de enero de 1913 que la enferma se curó milagrosamente y de repente siguiendo una novena a sor Teresa del Niño Jesús.

(Ver Lluvia de rosas II1, página 335, | n° 421).

 

[538] 18. El señor Chapuis (76), de París, se curó repentinamente después de una manifestación sobrenatural, el 23 de septiembre de 1912, de una úlcera varicosa en la pierna izquierda, de la que padecía desde hacía 37 años.

El médico del hospital de Debrousse donde fue tratada la enferma, entregó el mismo día de la curación un certificado que está en manos de Monseñor de Teil.

(Ver Lluvia de rosas III, página ~ 92, n° 450).

 

19. Madame Enguchard (29) de Equeurdreville (Mancha) se curó de una paraplejía el 2 de diciembre de 1912.

El doctor Hussenstein, de Cherburgo, reconoció, el 23 de enero de 1913, “en esta curación rápida y casi instantánea un fenómeno sobrenatural que no puede atribuirse a una intervención médica ineficaz hasta entonces, sino a una intervención de la Providencia”. ~

(Ver Lluvia de rosas III, página 337, n° 423).

Impacto extraordinario en toda la región; varios periódicos dieron un breve relato de esta curación.

 

20. La señorita Catherine Macaluso (17 años) de Palermo (Italia), se curó repentinamente de un bocio exoftálmico en enero de 1912.

El doctor Monori Patti, de Palermo, declaró el 27 de febrero de 1912 que “sólo un milagro podría realizar este prodigio”.

[539] (Ver Lluvia de rosas III, página 351, n° 431).

 

21. Madame Langlois (24), de Levallois-Perret (Sena), se curó de mastoiditis en mayo de 1912.

El informe realizado el 21 de noviembre de 1912 por el doctor Dumont, de Lavallois-Perret, reconoce que “el hecho es ciertamente muy extraordinario y causó gran sorpresa a los especialistas; que la cirugía por sí sola podría salvar la vida del paciente.

En la misma fecha, un segundo especialista, el doctor Jacob, de Lavallois-Perret, declaró que “la curación se produjo espontáneamente de forma anormal sin que fuera necesario intervenir”.

La relación es legalizada por Monseñor Odelin, de la Arquidiócesis de París.

Madame Langlois vino a Lisieux en una peregrinación de acción de gracias.

(Ver Lluvia de rosas III, página 354, n° 433).

 

22. Don Francisco Morfin, de Guadalajara (México), fue curado de una quemadura en sus ojos, en noviembre de 1911.

El doctor Enrique Avalos, de Guadalajara, el 10 de noviembre de 1911, declaró la "curación milagrosa".

(Ver Lluvia de rosas III, página 357, n° 435).

 

23. Madame Poirson (57), de Anrosey (Haute-Marne), [540] se curó de una enfermedad hepática incurable el 1912 de julio de XNUMX.

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

El doctor Vauthrin, de Anrosey, certificó, el 20 de julio de 1913, que “la curación se produjo bruscamente, sin ninguna intervención del arte”.

El doctor Malingre, de Chaumont, había atestiguado el 6 de agosto de 1912 que para él “la curación es absolutamente milagrosa”.

(Ver Lluvia de rosas III, página 370, n° 443).

Madame Poirson llegó a Lisieux en una peregrinación de acción de gracias en julio de 1915.

Impacto extraordinario.

 

24. Mademoiselle Bigot (17 años), de Domfront (Orne), se curó de la enfermedad de Addison o tuberculosis de las cápsulas suprarrenales, el 14 de febrero de 1912.

El doctor Vézard, de Domfront, terminó su observación médica el 18 de mayo de 1913:

"No puedo explicar científicamente esta curación, que me pareció absolutamente extraordinaria y desconcertante".

(Ver Lluvia de rosas III, página 375, n° 444)

Mademoiselle Bigot vino a Lisieux en una peregrinación de acción de gracias.

 

25. Agatina Arcese di Pannicia (3 años), de Ceprano (Italia), se curó repentinamente de una doble neumonía en noviembre de 1912, tras la aparición de sor Teresa del Niño Jesús.

El doctor Figoli, de Ceprano, confirmó la curación completa.

[541] (Ver Lluvia de rosas 1V, página 184, n° 160).

 

26. Julienne Fouilloul (11 años), de Hautes-Foletière (Orne), fue curada el último día de una novena, en noviembre de 1912, de una peritonitis tuberculosa, curación seguida por una aparición de sor Teresa.

El doctor Lebossé, de Flers (Orne), emitió, el 1 de diciembre de 1912, un certificado que confirmaba el "estado desesperado" y la curación.

(Ver Lluvia de rosas III, página 511, n° 576).

 

27. Madame Rancoule (60 años), de Carcassonne (Aude), fue curada, por así decirlo repentinamente, de una herida varicosa con tendencia ulcerosa, en octubre de 1912.

Dos certificados médicos de los doctores Combéléran y Paul Vidal, de Carcasona, reconocen la enfermedad y la cura.

 

28. La señorita Germaine Roullot (17 años), de Langres (Haute-Marne), se curó repentinamente de una caries ósea en el pie, el 13 de abril de 1913.

El certificado del doctor Brocard, de Langres, de 21 de abril de 1913, daba fe de la súbita recuperación de la joven.

(Ver Lluvia de Rosas IV, página 8, n° 4).

Impacto muy grande.

 

29. Madame Pailliés (68), de Chalabre (Aude), se curó repentinamente de un cáncer de esófago, [542] en junio de 1911.

El doctor Lemosy d'Orel, de Chalabre, dijo que el cáncer "incurable" había desaparecido por completo.

(Ver Lluvia de Rosas IV, página 13, n° 5).

 

30. Madame Muzard (29 años), de Santenay-les-Bains (Côte-d'Or), se curó repentinamente de una úlcera de estómago, tras la aparición de sor Teresa del Niño Jesús, el 15 de julio de 1913.

El doctor Missery, de Chagny (Côted'Or), certificó la recuperación completa el 11 de diciembre de 1913.

(Ver Lluvia de rosas 1V, página 185, n° 161).

 

31. La señora Sirven de Haro (70), natural de La Habana (Cuba), fue curada de un cáncer facial en julio de 1913.

El doctor José Manuel de Haro, de La Habana, testificó el 27 de agosto de 1913 que "la señora Sirven de Haro estuvo casi 4 años aquejada de un cáncer en la cara que incluso se extendió un poco al ojo derecho y que está completamente curada después de habiendo invocado a sor Teresa del Niño Jesús”.

(Ver Lluvia de Rosas IV, página 31, n° 17).

 

32. Madame Duval, de Le Havre (Seine Inférieure), se curó repentinamente de flebitis el 30 de septiembre de 1913.

El doctor Louis Marlou, de Le Havre, certificó el 3 de octubre de 1913 lo siguiente: “La señora Duval se encontró en un estado de mejoría tan considerable que [543] comenzó a caminar sin dolor y sin dificultad el 30 de septiembre de 1913, aniversario de la muerte de Sor Teresa, invocada religiosamente. Por lo tanto, considero definitiva y milagrosa la recuperación de Madame Duval”.

(Ver Lluvia de Rosas IV, página 36, n° 22).

 

33. Anne-Marie Henry (2 años y medio), de Mesnil-sur-Belvitte (Vosges), habiéndola dejado sola su madre, la mañana del 9 de septiembre de 1913, prendiendo fuego divertidamente a la cama donde estaba mintiendo. Su madre la encontró sana y salva en medio de las llamas. La había confiado a Sor Teresa del Niño Jesús, y la pequeña la invocaba ella misma todos los días.

Después de una investigación, Monseñor de Teil recogió testimonios convincentes.

(Ver Lluvia de rosas IV, página 118, n° 104, y el complemento).

 

34. La Srta. Carrigan (19 años), de Dublín (Irlanda), fue repentinamente curada de tuberculosis pulmonar, luego de una aparición de Sor Thérèse, el 7 de mayo de 1913.

El doctor WN O'Donnell, de Dublín, declaró el 24 de septiembre de 1913: “Tengo una larga experiencia en hospitales y especialmente en sanatorios; pero nunca he visto un caso de recuperación repentina tan maravilloso como este.

(Ver Lluvia de Rosas IV, página 163,

 

35. Louis Auguste (10 años), de París, fue curado [544] de un eczema impetiginoso rebelde que data de más de seis años, el 24 de enero de 1913, después de una manifestación sobrenatural.

El doctor de Backer, de París, hizo una larga observación médica el 10 de octubre de 1913. Termina así:

"Creo que aquí sería difícil invocar una emoción terapéutica provocada por la fe ciega de un niño, y creo que es más sencillo admitir una intervención enteramente sobrenatural habiendo determinado una cura que ningún tratamiento que no hubiera podido operar durante más de 6 años. años. Lo que los médicos no podíamos obtener por los medios ordinarios fue realizado por una fuerza extra y sobrenatural, y no dudo en firmar esta observación como una cura.

concedido milagrosamente a la oración e intercesión de Sor Thérèse de | el Niño Jesús de Lisieux.

 

TESTIGO 6: Inés de Jesús TOC

 

(Ver Lluvia de Rosas IV, página 166, ° 147).

 

36. Joseph Lhote (3 años), de Sarzeau (Morbihan), se curó de una doble bronconeumonía con síntomas graves de meningitis.

El doctor Lahaye, de Sarzeau, emitió un certificado detallado el 29 de mayo de 1914, que termina así:

“Crédulo doctor, en vista de estos hechos, de buena gana concedo la declaración adjunta, convencido de que una intervención superior debe haber producido la inesperada curación del niño Lhote Joseph, y la firmo con toda [545] sinceridad.”

Sarzeau, 29 de mayo de 1914.

Firmado: Doctor J. Lahaye.

 

37. La Sra. Faber (50), de Praga (Bohemia), se curó repentinamente de úlceras estomacales. Esta curación estuvo acompañada de una manifestación sobrenatural de la Sierva de Dios, y ocurrió el 6 de diciembre de 1913.

El certificado del doctor Daneck (en lengua bohemia) da fe de que Madame Faber está perfectamente curada.

 

38. La señorita Marie Thédenat (10 años), de Minié (Aveyron), se curó repentinamente de una gripe infecciosa el 30 de enero de 1914.

El doctor Sinège de Saint-Geniez-d'Olt, atestigua lo siguiente, el 31 de mayo de 1914:

“El pronóstico se anunciaba como grave, cuando del quinto al sexto día se produjo repentinamente la curación. En una noche desapareció la fiebre. Su estado general se volvió excelente y desde entonces esta joven goza de buena salud”.

 

39. Sor Dorothée Bertrand, monja de San José de la Aparición en Beirut (Siria), se curó repentinamente de una tuberculosis pulmonar de segundo grado en septiembre de 1912.

Sometido a un nuevo examen médico por un médico egipcio, el Dr. Essély, [546] de Beirut, el 30 de marzo de 1914, este último notó nuevamente la recuperación “completa”.

 

40. Sor Marie Madeleine de Pazzy (38 años), carmelita de Viena (Austria), fue repentinamente curada de apendicitis el 19 de marzo de 1914.

El certificado del 28 de abril de 1914 del Dr. Vojesik, de Viena, da fe de que una operación era “urgente, indispensable” y que el paciente “fue curado sin operación”.

 

41. La señorita Philomène Le Gouez (32 años), residente en Lambezellec (Finisterre) fue curada de una ulceración tuberculosa del muslo derecho, en marzo de 1914.

El doctor Hérébel, de Lambezellec, emitió un certificado detallado el 28 de mayo de 1914, que termina así:

“Hay motivo para retener de esta observación la curación completa y definitiva (en un mes) de una lesión grave, muy lenta de curar en las condiciones habituales, y la coincidencia de esta marcha hacia la curación con una lectura que ha edificado mucho a los enfermos [ leyendo la historia de un alma].

Personalmente me sorprendió mucho la rapidez de esta curación y le expresé mi asombro a Mademoiselle Le Gouez sin haber sido advertido previamente de una posible intervención sobrenatural. Concluyo que, si fuera posible la curación natural, la rapidez de la curación (en un mes) fue extraordinaria [547] y supera con creces lo que cabría esperar de un tratamiento normal.”

 

42. Madame Barthélemy (23), de Laval (Isère), se curó repentinamente de bronconeumonía y peritonitis el 23 de diciembre de 1913.

El pronóstico del doctor Serrus, de Lancey (Isère), era muy sombrío, y declaró, el 2 de marzo de 1914, que el estado actual era perfecto.

 

43. Jean Hervy (7 años y medio), de Pouliguen (Loire-Inférieure), se curó repentinamente de una meningitis tuberculosa el 22 de febrero de 1914, mientras comenzaba una misa de beatificación de sor Thérèse con vistas a obtener su cicatrización.

El certificado médico del doctor Légier, de Pouliguen, fechado el 11 de marzo de 1914, atestiguaba la curación.

 

44. La Sra. Hardy (75), de Amiens (Somme), se curó de una úlcera varicosa en la pierna izquierda, que data de hace 15 años.

El certificado médico del Doctor Quertant, de Amiens, del 31 de marzo de 1914, da fe de la curación.

 

45. Sor Elena de Jesús, carmelita de Zaragoza (España), se curó de una artritis reumática localizada en la articulación de la rodilla derecha con hinchazón, en cuatro días, a principios de 1913.

El doctor Burbano, de Zaragoza, termina su [548] observación médica con esta frase: “Me es muy grato tener que dejar constancia de que científicamente considero sorprendente y prodigiosa una recuperación tan rápida.

22 de febrero de 1914.”

 

46. ​​​​Madame Gestas (77), de Anan (Alto Garona), se curó repentinamente de una congestión cerebral mientras esperaba su último aliento, el 30 de abril de 1914. El informe lo hizo el alcalde de Anan.

El certificado del doctor Ducasse, de Isle-en-Dodon (Haute-Garonne), fechado el 22 de junio de 1914, atestiguaba la repentina curación.

 

47. Renée Mulsant (14), de Bourg de‑Thizy (Rhône), se curó repentinamente de una artrosis de rodilla el 11 de septiembre de 1914.

El doctor Irmann, de Thizy, dio fe de la curación el 18 de noviembre de 1914.

 

48. El doctor Bernard, de Cormeilles (Eure), declaró, en una observación médica del 24 de abril de 1914, que Georgette Toutain (2 años), de Pin (Eure), se curó de una bronconeumonía a fines de febrero de 1914. El el doctor agrega:

“El daño pulmonar extremadamente severo en ambos pulmones se resolvió irrevocablemente en 24 horas. Esta curación es extraordinaria y nada podría haberlo previsto; al contrario, parecía que [549] sólo había que esperar la muerte del niño.”

 

49. El reverendo padre Bergerot, Lazarist (52 años), de Monastire (Serbia), fue repentinamente curado el 11 de marzo de 1915 de un tifus exantemático contraído junto a los lechos de prisioneros austríacos; esta curación ocurrió el último día de una novena.

Doctor Michel Zamaoulil, de Monastire, de religión y lengua griega,

 

TESTIGO 6: Agnès Jesus OCD

 

en su certificado del 19 de mayo de 1915, declaró fatal la enfermedad y muy bien el estado actual.

 

50. El soldado Paul Millet (31), del 287 de infantería de Lyon, tratado en el hospital de la Cruz Roja de Lorient en septiembre de 1914, se curó de un tétanos agudo después de una novena, en octubre de 1914.

La curación fue certificada por la enfermera mayor, por otras tres enfermeras y dos hermanas de la Caridad.

 

51. El soldado Robert Labitte, de París, atendido en el hospital de la institución Saint Jacques d'Hazebrouck por una herida en la pierna que le perfora la tibia y le rompe el peroné, padecía una infección general y hemorragias. Se esperaba su último aliento el 5 de noviembre de 1914. El médico, los soldados, los camilleros notaron la mejoría "inaudita", el magnífico aspecto de las heridas durante la noche, la desaparición inesperada de la hemorragia.

[550] El informe está firmado por la madre del soldado, por el superior del hospital, por dos camilleros, una enfermera, y el médico agrega estas líneas: herida Labitte Robert. ¿Cómo es que todavía está vivo? No me lo puedo explicar, pero con la ayuda de Dios, todo sale bien. ¡En tal caso, contamos tan poco!

Signatum: doctor Deneleau, director médico.

El informe es del 15 de diciembre de 1914.

 

52. El doctor Foucher, de Berck-Plage (Pas-de-Calais) atestigua, el 25 de mayo de 1915, haber tratado en diciembre de 1914 al soldado Duprieux, de Rochefort (Landas), aquejado de fiebre tifoidea y endocarditis (en un soldado sobrecargado de trabajo). por varios meses de campaña).

El pronóstico era desesperado, dice el médico, y de la noche a la mañana se produjo una gran mejoría en el momento de mayor desesperación. La curación es completa.

 

53. El soldado raso Julien Viquesnel, de Fontaine-la-Louvet (Eure), fue evacuado en septiembre de 1914 al hospital de Limoges. Una bala había penetrado en la parte posterior de la cabeza, destrozado la mandíbula y había salido por la nariz, medio rompiendo la arteria carótida. Se le dio por perdido, pero oró con fe a Sor Teresa del Niño Jesús.

El 3 de noviembre, cuando su esposa peregrinaba a la tumba por él, las numerosas abrazaderas que sujetaban la carne magullada de su mandíbula y oreja cayeron intactas. A partir de entonces, el soldado pudo moverse y comer, y todo peligro fue evitado.

El informe está firmado por la enfermera, el soldado, dos sacerdotes enfermeros, uno de los cuales califica la curación de "verdaderamente extraordinaria", y por dos monjas hospitalarias.

Todo nos fue enviado por el Carmelo de Limoges.

Se adjunta al expediente el certificado médico del doctor Rousseau.

 

54. Olvidado en su rango en orden cronológico

El padre Anne (23), de Lisieux, se curó de una tisis galopante.

El doctor La Néele, de Lisieux, en atestación del 7 de marzo de 1909, termina su declaración de la siguiente manera:

“Esta cura es absolutamente extraordinaria e inexplicable desde el punto de vista científico. Hemos visto en la historia de la medicina las más diversas formas de tuberculosis curadas naturalmente, pero nunca cuando presentan un carácter tan grave como el caso anterior.

Este milagro fue investigado en el primer Juicio.

 

[552] [Respuesta a la solicitud sexagésima sexta]:

No veo nada que añadir a mi testimonio.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Signatum: HERMANA INÉS DE JESÚS, rci, priora, testigo, así he depuesto según la verdad: ratifico y confirmo esta deposición.

Testigo 7 - María del Sagrado Corazón

Podemos referirnos al vol. 1, pág. 235-236, para la presentación de este testigo, Marie, hija mayor de la familia Martin y madrina de Thérèse (1860‑1940). La deposición es esta vez nuevamente, como la del juicio informativo ordinario, puesta bajo el signo de la sobriedad. No se trata explícitamente de una reconstrucción biográfica ni de la presentación de una doctrina, sino de recuerdos que vienen, con delicadeza y sencillez, a iluminar tanto la vida como el mensaje de sor Teresa del Niño-leso. Se anotarán valiosos detalles sobre el hogar doméstico de los Martin, sobre las virtudes de los padres y sobre la infancia de Thérèse. Todo se entrega con gran naturalidad, sin ninguna pretensión. El testigo repite a menudo, más o menos, lo que dijo en 1910, pero no siempre. Está seguro de lo que dice. Esta deposición tiene el gran interés de revelarnos lo que sintió frente al mensaje de su santa hermana a quien debemos el Manuscrito B.

 

A modo de ejemplo, Sor Marie du Sacré‑Coeur tiene recuerdos muy vivos de la enfermedad de Thérèse cuando era niña y de su recuperación gracias a la intervención de Marie lmmaculée (pp. 562‑565), ‑ da detalles interesantes sobre el origen de Manuscrito A y sobre la destinataria (es ella misma) del Manuscrito B. ‑ nota sobre la publicación de la Historia de un alma: los recuerdos nunca se publicarían: eran notas familiares. Sólo en los últimos meses de la vida de Sor Teresa, la Madre Inés de Jesús pensó que la publicación de estos recuerdos podría ser útil para la gloria de Dios. Se lo dijo a sor Teresa del Niño Jesús, que aceptó esta idea con su habitual sencillez y franqueza. Quería que se publicara el manuscrito porque veía en él un medio para hacer amar a Dios, lo que consideraba su misión” (p. 613), - insiste el testigo en más de una ocasión, la fe y la confianza de Thérèse en la reversibilidad de los méritos, en la comunión de los santos (cf. p. 576). Notemos también esto, a discreción de Thérèse: sor María del Sagrado Corazón conoció las grandes pruebas contra la fe de su hermana menor sólo leyendo la Historia de un alma (p. 589).

 

Después de relatar ciertos datos: que son maravillosos o sobrenaturales, el testigo precisa: “Estos hechos siempre me han parecido claramente sobrenaturales, pero son sólo raras excepciones en la vida de la Sierva de Dios, cuyo carácter general era de una gran sencillez” ( pág. 606). Se confirma aquí, como también en otros lugares, durante la deposición, lo que Sor María del Sagrado Corazón había escrito el 13 de marzo de 1915 a su hermana Léonie (Françoise-Thérèse, clarisse in Caen) [ie Visitandine], sobre el contenido de los Artículos del Proceso Apostólico, juzgado por ella en parte inadecuado para el caso de Sor Teresa del Niño Jesús: "La abogada romana no supo pintar un retrato bastante sencillo, siendo el retrato de una santa. Sabremos volver al grano, porque cada santo debe parecerse a sí mismo y no a los demás” (S.Piat: Un alma libre, María)

 

De alma sencilla y ardiente, Sor María del Sagrado Corazón permaneció sonriente y llena de solicitud y atención por los demás hasta el final. Aquejada de un terrible reumatismo, vivió sus últimos años casi completamente paralizada, totalmente dependiente de sus hermanas a las que llamaba sus ángeles de la guarda. Parafraseando las palabras de la Virgen María en las bodas de Caná, escribe a la Madre Inés de Jesús al comienzo de su dolorosa prueba: “¡Madre mía, yo también no tengo más vino! Antes, en mi juventud, siempre bebía vino, no conocía enfermedad ni dolencia. Pero, hoy, estoy en la indigencia, ¡no tengo más vino! Pídele a tu divino Hijo, que es mi Esposo, que se apiade de mi angustia (...) Sin embargo, ¿es realmente cierto que antes me servía el mejor vino? No... Es hoy, ciertamente, que me sirve lo mejor: el vino del calvario. Así, en el banquete de mi vida que está terminando, no se equivocó, guardó el mejor vino hasta esta hora” (Anales 1940)

Este texto es de 1929. La hermana no morirá hasta el 19 de enero de 1940. Aceptó este largo martirio como una niña humilde y sencilla totalmente abandonada a la voluntad de amor de su Padre.

El testigo testificó del 20 al 26 de julio de 1915, durante las sesiones 21 a 26 (pp. 555-625 de nuestra Copia Pública).

 

[Sesión 22: - 20 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[555] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Marie Louise Martin, hermana de la [556] Sierva de Dios, nacida en Alençon (parroquia de Saint-Pierre de Monsort), el 22 de febrero de 1860, de Louis-Joseph Aloys-Stanislas Martin y Marie-Zélie Guérin. Soy monja del Carmelo de Lisieux donde hice mi profesión el 22 de mayo de 1888, con el nombre de Sor María del Sagrado Corazón.

 

[El testigo responde correctamente de la tercera a la quinta pregunta].

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

A pesar del gran cariño que le tengo a mi hermana, concienzudamente diré la verdad. Nadie me influyó en la preparación de mi testimonio.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Siendo la hermana mayor de la Sierva de Dios, observé muy de cerca todo lo que le concierne. Llegué a conocerla mucho mejor porque después de la muerte de nuestra madre, mi hermana Pauline y yo nos encargamos de su educación. La encontré en Carmel, donde la había precedido dos años antes, y nunca la dejé hasta su muerte. Je connaissais déjà, par mon observation personnelle, ce que la Servante de Dieu a raconté de sa vie dans ses écrits, à l'exception de quelques détails de sa vie intérieure que j'ai appris par cette lecture, par exemple, ses épreuves contre fe.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Aparte del cariño natural muy vivo que tengo por mi [557] hermanita, tengo una gran devoción por la Sierva de Dios, porque la creo santa. Deseo y pido a Dios su beatificación, porque estoy convencido de que Dios la quiere y será glorificado por ella. Sor Teresa del Niño Jesús nos enseña a ir a Dios a través de la confianza y el amor. Cuando la Iglesia haya sancionado esta vida de confianza, que tanto bien hace a las almas, me parece que vendrán en gran número a formar fila bajo el estandarte de sor Teresa del Niño Jesús, apóstol del amor.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

La Sierva de Dios nació el 2 de enero de 1873 en Alençon, parroquia de Notre-Dame; fue bautizada el 4 de enero. Ella fue la última de una línea de nueve hijos, a saber:

María Luisa, 1860.

María Paulina, 1861.

María Leonia, 1863.

Marie Hélène, 1864, murió en 1870.

Marie Joseph Louis, 1866, murió en 1867

Marie Joseph Jean-Baptiste, 1867, murió en 1868.

María Céline, 1869.

Marie Mélanie Thérèse, 1870, murió en 1870.

Marie Françoise Thérèse, que es la Sierva de Dios. Fue confirmada el 14 de junio de 1884.

Mi padre nació en Burdeos, en 1823; mi madre, Marie Zélie Guérin, nació en Saint-Denis (Orne) en 1831. Fue por error que, en el Juicio del Ordinario, habíamos indicado [558] Gandelain, localidad vecina de Saint-Denis, como la lugar de nacimiento de nuestra madre. Nuestros padres dieron el ejemplo de todas las virtudes; asistían todos los días a la santa misa, levantándose para ella a las 5 de la mañana. Ayunaron toda la Cuaresma sin ablandarse. El descanso dominical se observaba con gran fidelidad. No se habrían permitido arreglar un viaje, ni siquiera útil, para el domingo. Mi padre perdió buenas oportunidades de venta, porque no quería dejar su tienda abierta los domingos, aunque su confesor le daba la libertad de hacerlo, como hacían los demás joyeros del pueblo.

 

Mi padre tenía un carácter generoso y nunca cedió nada al respeto humano. Nunca pasaba por delante de una iglesia sin hacer una reverencia, en cualquier compañía que estuviera. Era fiel en ir cada mes a la adoración nocturna del Santísimo Sacramento, y cuando llegó a Lisieux consiguió que se estableciera en esta ciudad. Mi padre y mi madre tenían una fe profunda; y al oírlos hablar juntos de la eternidad, nos sentimos dispuestos, jóvenes como éramos, a considerar las cosas del mundo como pura vanidad.

 

Mi madre velaba con gran cuidado por las almas de sus hijos, y la más mínima falta jamás quedaba impune. Le hubiera gustado ver en nosotros signos de santidad futura. Hablando de Thérèse, agregó: “Para Thérèse, todavía no sabemos lo que será... ¡Es tan pequeño! Sin embargo, nunca había visto tanta inteligencia en ninguno de mis hijos, y además siempre tiene una sonrisa celestial [559]” @MSA 7,1@.

 

Mi padre y mi madre tenían una gran devoción a la Santísima Virgen; por eso dieron el nombre de María a todos sus hijos, niños y niñas. Mi padre, incluso antes de su matrimonio, había colocado en un camino de su jardín una estatua de la Santísima Virgen que luego sería tan querida para toda la familia, porque es esta misma estatua que estaba en el dormitorio de Teresa cuando era niña. . durante su gran enfermedad, y que cobró vida para sonreírle. A los pies de esta misma estatua, mi madre había recibido favores muy grandes. Mis padres ayudaron mucho a los desafortunados. Una sirvienta enferma de reumatismo articular, mi madre la cuidó sola, día y noche, durante varias semanas, no queriendo enviarla de vuelta a sus padres que eran pobres.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

Mi madre murió como una santa el 28 de agosto de 1877. Mi padre soportó esta prueba con gran fe y nos rodeó más que nunca de solicitud. Por devoción a nosotros, dejó Alençon y vino a Lisieux para asegurarnos la sabia guía de nuestra tía, Madame Guérin, y para mantenernos alejados de los amigos bastante mundanos que teníamos en nuestra ciudad natal. Cuidó mucho de nuestras almas, recomendándonos que evitemos con el mayor cuidado lo que pudiera haber empañado la pureza de nuestros corazones. A veces me parecían austeros sus sabios consejos, y por temor de que [560] se austera aún más, le impedía leer, por ejemplo, los Padres del desierto, porque había notado que después quería mortificarse demasiado. .

 

Puedo relatar, incluso ahora, cómo la prueba coronó la vida tan justa y tan pura de mi padre. En un arranque de generosidad, se había ofrecido como víctima y el Señor parecía aceptar su holocausto. Sufría de parálisis cerebral y los últimos años de su vida fueron un largo martirio.

 

Murió el 29 de julio de 1894. Al momento de su muerte, pareció gozar nuevamente de toda su inteligencia, y fijó la mirada

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

profundo y agradecido por su hija Céline que había sido el ángel de su dolorosa vejez.

 

Voy a volver, después de esta digresión, a la historia de la Sierva de Dios. Parece que, a la edad de año y medio, fue objeto de una extraordinaria protección de su ángel de la guarda. Mi madre, al regresar de la misa de la mañana, se asustó al encontrar la cuna donde había dejado vacía a la pequeña Thérèse. Pero pronto vio al niño durmiendo, sentado en una silla grande. Así que se había caído de la cuna, y como parecía imposible que ella misma pudiera subirse a esa silla alta, mi madre no dudó de una intervención extraordinaria de Dios.

 

A la edad de tres años, Thérèse asistió a las lecciones que le di a Céline, y ya tenía suficiente control sobre sí misma para no decir una sola palabra durante las dos horas que duró la lección.

 

[561] Era extraordinariamente franca: necesitaba acusarse espontáneamente de sus menores faltas, e inmediatamente corrió a explicárselas a mi madre. No habría mentido ni por todo el oro del mundo. Tenía unos seis años cuando le dijo al sirviente que le decía mentiras alegres: “Sabes bien, Victoire, que esto ofende al buen Dios” @MSA 11,1et PO tem. 3@. Alrededor de los cuatro años, la pequeña Teresa adoptó la costumbre de marcar en una especie de rosario, con cuentas en movimiento, los pequeños sacrificios que hacía por el buen Dios. Mi madre escribió sobre ella en ese momento: “A esta niña sólo le gusta hablar del buen Dios, no dejaba de decir sus oraciones” @MSA 11,1@. Cuando mi madre murió, la ceremonia de la extremaunción quedó profundamente grabada en su alma. Más tarde, en el Carmelo, me dijo, recordando esta época de su más tierna infancia: “Me parece que juzgué las cosas como hoy” @Fuente pre.@. Me pareció, en efecto, extraordinariamente seria, pero tuve cuidado de no preguntarle qué pensaba, para no desarrollar más los profundos sentimientos de los que habla, porque la encontraba demasiado avanzada para su edad.

 

Después de la muerte de nuestra madre, Thérèse fue criada por su hermana Pauline y por mí. Hasta los ocho años y medio recibió nuestras únicas lecciones. A la edad de ocho años y medio, fue colocada como media pensión en la abadía benedictina donde ya estaba su hermana Céline. Tuvo que sufrir en esta casa. Su naturaleza extremadamente sensible se vio dolorosamente afectada por el contacto con algunos alumnos de naturaleza más vulgar. Era, además, muy bien educada para su edad, la colocaron en una clase de alumnos mayores que ella, donde, sin embargo, conquistó y mantuvo el primer lugar; de ahí ciertos celos que eran dolorosos para la pequeña Teresa, que sin embargo nunca se quejaba de ello.

 

A la edad de 10 años, Thérèse fue atacada por una extraña enfermedad que, en mi opinión, solo podía provenir del diablo, debido a los fenómenos sobrenaturales que estaban ocurriendo. Esta enfermedad se manifestó pocos meses después de la entrada en el Carmelo de la Madre Inés de Jesús, a fines de marzo de 1883.

 

Desde el 7 de abril hasta el 10 de mayo, día en que la Santísima Virgen la sanó, permaneció en un estado desgarrador. Varias veces a la semana tenía ataques de terror tan extraordinarios que un erudito médico, Monsieur Motta (Notta), ya fallecido, dijo que nunca se había encontrado con un caso así. Lo escuché confesarle a mi padre su impotencia. Incluso llegó a decir estas palabras: "Llámalo como quieras, pero para mí no es histeria".

 

[563] [Continuación de la respuesta a la décima solicitud]:

Los objetos más insignificantes tomaron la forma de horribles monstruos en sus ojos y ella gritó de terror.

 

Con frecuencia, alguna fuerza desconocida la impulsaba a arrojar la cabeza hacia adelante desde la cama hacia el pavimento. Otras veces se golpeaba la cabeza con fuerza contra la madera de la cama. A veces quería hablarme: no se escuchaba ningún sonido, solo articulaba las palabras, sin poder pronunciarlas.

 

Una particularidad que me llamó mucho la atención fue que, en varias ocasiones, bajo esta influencia que creo diabólica, ella se arrodillaba repentinamente y, sin la ayuda de sus manos, apoyaba la cabeza en la cama, tratando de para llevar los pies hacia adelante. Ahora bien, en esta actitud que debía descubrirla, permaneció siempre modestamente envuelta, con gran asombro mío: sin poder explicarme esto, lo atribuí a una intervención celestial.

En el intervalo de las crisis, permaneció en un estado de agotamiento.

 

La crisis más terrible de todas fue aquella de la que habla en su vida. Pensé que iba a sucumbir a eso. Al verla agotada en esta lucha, quise darle de beber, pero ella gritó aterrorizada: “Me quieren matar; me quieren envenenar”.

 

Fue entonces cuando me arrojé con mis hermanas a los pies [564] de la Santísima Virgen implorándole que se apiadara de nosotras. Pero el cielo parecía sordo a nuestras súplicas. Tres veces renové la misma oración. La tercera vez, vi a Thérèse mirando la estatua de la Santísima Virgen; su mirada estaba irradiada, como en éxtasis. Comprendí que ella vio, no la estatua, sino a la Santísima Virgen misma. Esta visión me pareció durar cuatro o cinco minutos, luego dos grandes lágrimas cayeron de sus ojos y su mirada suave y límpida se fijó en mí con ternura. No me equivoqué, Thérèse se curó. Cuando estuve a solas con ella, le pregunté por qué había llorado. Dudó en confiarme su secreto, pero al darse cuenta de que lo había adivinado, me dijo: "Es que ya no la vi".

 

[¿Aparecieron todavía algunos síntomas de este mal en la vida de la Sierva de Dios? Respuesta]:

Nunca reapareció rastro alguno de este mal, ni siquiera algo análogo: no estaba ni impresionable ni nerviosa.

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

Mi tío, el señor Guérin, farmacéutico, me dijo después de que Thérèse se curara que tuviera mucho cuidado de no enemistarme con ella, pero yo no dejé de enemistarme con ella en alguna ocasión, y nunca sucedió nada malo.

 

[Durante sus crisis, ¿la Sierva de Dios conservaba el uso de razón, por ejemplo cuando gritaba: “Me quieren matar, me quieren envenenar”? - Respuesta]:

 

Tengo la certeza de que, aun en el colmo de sus crisis, la Sierva de Dios conservó el sano uso [565] de sus facultades superiores; estaba constreñida en sus sentidos, pero no perdió la conciencia de sí misma. Yo era perfectamente consciente de ello observándola, y ella misma me aseguraba después que, en las crisis, escuchaba y entendía todo lo que se decía a su alrededor, y que en particular, en la gran crisis final que duró cerca de una hora, había no cesó ni un solo momento de orar interiormente a la Santísima Virgen.

 

Teresa hizo su primera comunión en la abadía benedictina de Lisieux el 8 de mayo de 1884, a la edad de 11 años y cuatro meses. El reglamento de aquella época sólo admitía a la primera comunión a los niños que cumplieran 10 años el 1 de enero. Thérèse, nacida el 2 de enero, se encontró con un retraso de un año durante dos días: no podía entender una ley tan severa.

 

Encontrándose en una calle de Lisieux Monseñor Hugonin, obispo de Bayeux y Lisieux, quiso correr hacia él para pedirle permiso para hacer la primera comunión antes de la edad. Cuando le decía que en los primeros siglos del cristianismo los niños muy pequeños recibían la Sagrada Eucaristía: "¿Por qué entonces - me decía - ya no es así?" En la primera comunión de Céline, 4 años mayor que ella, quiso escuchar las exhortaciones que le hacían, diciéndole que 4 años no era demasiado tiempo para prepararse para recibir al buen Dios.

Así que puso gran fervor en su siguiente [566] preparación. Ella multiplicó para eso los actos de virtudes que consideraba como tantas flores para ofrecer a Jesús. Ella escuchó ansiosamente mi consejo. Había un entusiasmo santo en sus ojos, y el día de su primera comunión me pareció ver un ángel en lugar de una criatura mortal.

 

En ese momento, ella me pidió que hiciera media hora de oración todos los días. No quería dárselo; luego me pidió sólo un cuarto de hora; No le permití más. La encontré tan piadosa que me asustó, por así decirlo. Temía que el buen Dios la tomara demasiado rápido para Él.

 

Al año siguiente, durante el retiro de su segunda comunión solemne, en la abadía benedictina, Teresa comenzó a ser atormentada por los escrúpulos. Hice todo lo posible por tranquilizarla, porque sus supuestas faltas que me confiaba no eran más que bagatelas.

 

Cuando entré en el Carmelo (1886), sin tener ya en quién confiar, habló en oración a sus hermanos y hermanas que la habían precedido en el cielo y poco después encontró la paz.

 

En los años que siguieron a su primera comunión hasta que entró en el Carmelo, comulgaba cuantas veces le permitía su confesor, tres o cuatro veces por semana, creo, y le hubiera gustado ir todos los días.

 

[567] [Respuesta a la undécima solicitud]:

 

Durante mucho tiempo, la gran piedad de Teresa me hizo prever que sería monja y hasta carmelita, pero, por mi parte, me hubiera gustado que fuera mucho más tarde por mi padre, y también por su corta edad. . Por eso, cuando a los 14 años nos dijo en la sala de visitas que quería entrar al año siguiente, me dejé animar por la Madre Inés de Jesús; por mi parte, con mucho gusto hubiera bloqueado su entrada; pero como mi conciencia me lo hubiera reprochado, me limité a no decir nada. Monsieur Guérin, nuestro tío, y Monsieur Delatroëtte, superior del Carmelo, se opusieron con todas sus fuerzas a la realización de este proyecto. Pero nada la hizo cambiar su determinación, y mostró un coraje heroico para superar todos los obstáculos.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

La Sierva de Dios entró en el Carmelo el 9 de abril de 1888 y recibió el nombre de Sor Teresa del Niño Jesús. Su toma de hábito tuvo lugar el 10 de enero de 1889. Finalmente hizo su profesión el 8 de septiembre de 1890. Murió en el Carmelo el 30 de septiembre de 1897. Durante su vida religiosa ejerció, durante cierto tiempo, las funciones de sacristán, y también se encargaba, pero sin título oficial, de la formación de las novicias.

 

La característica de esta vida religiosa fue una fidelidad muy grande en el cumplimiento de su regla, una ecuanimidad constante, una caridad siempre [568] amable y sonriente, a pesar de las pruebas ocultas, las sequías casi constantes que tuvo que soportar, y la falta de apoyo y consuelo de la Madre Priora Marie de Gonzague. Este último mostró poca simpatía por la joven postulante, a menudo la regañaba o no le prestaba atención. Esta Madre Priora estaba acostumbrada a ser adulada por todos, y como Sor Teresa no buscaba ganarse sus gracias por este medio, pasaba desapercibida, o mejor dicho, sólo recibía frialdad.

 

Sobre estas penas, sor Teresa, todavía postulante, me escribe: “El 'pobre cordero' no puede decirle nada a Jesús, y sobre todo Jesús no le dice absolutamente nada; orad por él, para que su retiro agrade sin embargo el corazón de aquel que solo lee las profundidades del alma... ¿Por qué buscar la felicidad en la tierra? Os confieso que mi corazón tiene una sed ardiente de él, pero ve claramente, este pobre corazón, que ninguna criatura es capaz de saciar su sed... Sé de otra fuente, es aquella donde, después de haber bebido , todavía se tiene sed, pero con una sed que no es sin aliento, que por el contrario es muy dulce, porque tiene algo que saciar. Esta fuente es el sufrimiento conocido sólo de Jesús” @LT 75@

 

TESTIGO María del Sagrado Corazón OCD

 

[Sesión 23: - 21 de julio de 1915, a las 2 a.m. de la tarde]

 

[572] [Respuesta a las solicitudes decimotercera y decimocuarta]:

Sobre el tema de las virtudes en general, no tengo nada más que decir, excepto que sor Teresa del Niño Jesús me parecía, desde su más tierna infancia, como un ángel que el buen Dios hubiera enviado a la tierra en cuerpo mortal. .

 

Lo que ella llama sus imperfecciones o sus faltas no eran faltas: nunca la vi cometer la menor falta. Donde más sobresalió fue en su amor a Dios, tan confiado y tan tierno, que al final de su vida, así como la escuché llamar a la Santísima Virgen "mamá", yo también la escuché varias veces llamar al buen Dios con ideal franqueza: "Papá el buen Dios". Sobre sus sufrimientos, dijo: "Déjelo a 'Papá el buen Dios', él sabe lo que necesita su pequeño bebé". Le dije: “¿Entonces eres un bebé?”. Entonces ella asumió un aire lleno de gravedad y me respondió: "Sí... ¡pero un bebé que piensa mucho en eso!" Un bebé que es un viejito” @Fuente pre.@. Nunca sentí mejor que en ese momento cuánta virilidad escondía su camino de infancia, y me pareció muy apropiado que se apropiara, en su manuscrito, de estas palabras de David: "Soy joven, y sin embargo me he vuelto más cauteloso que el viejo". hombres” @Fuente pre.@.

 

[Respuesta a la decimoquinta solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús tenía una fe ardiente. Su hábito de apreciar todo desde el punto de vista de Dios se manifiesta principalmente en las pruebas, las considera gracias. Llamó a las dificultades de la enfermedad de mi padre: "Nuestra gran riqueza" @MSA 573@.

 

[Respuesta a la decimosexta solicitud]:

Leyó con avidez la vida de los misioneros, porque encontró allí la expresión de sus propios deseos. Le hubiera gustado ser misionera, dar a conocer el amor de Dios en todas partes.

 

[Respuesta a la decimoséptima solicitud]:

Sor Thérèse pensaba constantemente en Dios. Un día le dije: “¿Cómo haces para pensar siempre en el buen Dios?”. Ella respondió: “No es difícil, uno piensa naturalmente en alguien a quien ama.”—“Entonces, le dije, ¿usted nunca pierde su presencia?”—“¡Oh! no, ella dijo, no creo que haya estado tres minutos sin pensar en él” @CS@

 

[Respuesta a la decimoctava solicitud]:

Después de su primera comunión, le hubiera gustado poder comulgar todos los días. Sufrió tanto la privación de la comunión diaria que siempre he pensado que por su intercesión se concedía a los fieles esta gracia de la comunión frecuente, y que a ella debían los niños el favor de hacer su primera comunión [574] tan joven. Además, me parece recordar que ella nos dijo, durante su vida: "Verán, cuando yo esté en el cielo, habrá, respecto a la Sagrada Comunión, un cambio en la práctica de la Iglesia @Fuente pre @. Recuerdo perfectamente que, tiempo antes de su muerte, le dijo a la Madre María de Gonzague, que se oponía a la práctica de la comunión diaria: “Madre mía, cuando esté en el cielo, te haré cambiar de opinión” 14 qué pasó.

 

[Respuesta a la decimonovena solicitud]:

 

No tengo nada especial que decir sobre este punto.

 

[Respuesta a la vigésima solicitud]:

Tenía un gran espíritu de fe hacia sus superiores. Un mes antes de su muerte, pasó por una crisis muy dolorosa. El médico de la comunidad estuvo ausente. Nuestra madre priora se negó a dejar entrar a otro médico en su lugar. Cuando nos quejábamos de esta forma de actuar, la Sierva de Dios nos decía: “No murmuréis contra la voluntad del buen Dios: es Él quien permite que nuestra Madre no me dé alivio” @DEA 30-8@.

 

El mero hecho de encontrar, en un libro, algunas líneas de crítica contra el Papa o los obispos, la puso en sospecha y la hizo rechazarlo.

 

[Respuesta a la vigésima primera solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús tenía una devoción [575] muy grande a la Santa Faz de Nuestro Señor. El día antes de su profesión me escribió: “Seré la esposa de Aquel cuyo rostro está oculto, ya quien nadie ha reconocido” @LT 116@. Quería consolar a Jesús por la ingratitud de quienes no lo reconocieron en sus humillaciones. Es en este espíritu que ella escribió:

“Te reconozco, incluso a través de tus lágrimas, Rostro del Eterno, descubro tus encantos. Que tu mirada velada consolaba mi corazón, acuérdate” @PN 24@,

 

Cuando se hizo un escudo de armas místico, pintó una Santa Faz en él. También compuso una oración en honor a la Santa Faz que fue complacida por Pío X.

 

Tenía también una conmovedora devoción al Niño Jesús y adornaba con esmero su altar. Le traían, en verano, enormes manojos de flores silvestres. Cansada como estaba, aprovechó la hora de tiempo libre para descansar en disponer de ellos bien.

 

La Sierva de Dios tenía un tierno amor por la Santísima Virgen. En su primera infancia, le rezaba frente a un pequeño altar que había arreglado. Le encantaba adornar las imágenes de la Santísima Virgen con guirnaldas y coronas de flores, y, aun en su lecho de muerte,

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón

 

ella trenzó dos coronas más de acianos para decorar la estatua de la Santísima Virgen. Ella me dijo un día: “Cuando hablamos con los santos, llegan un poco tarde: sentimos que deben ir y presentar su pedido, pero cuando pido una gracia a la Santísima Virgen, es una ayuda [ 576] inmediato que recibo... Experiméntalo y verás...”. A mi pedido compuso su último poema: “Por qué te amo, oh María”. Ella nos dijo: "Mi pequeño cántico expresa todo lo que pienso y lo que predicaría sobre la Santísima Virgen, si yo fuera sacerdote" Sor Teresa del Niño Jesús tenía tanta confianza en la reversibilidad de los méritos que creía en la reversibilidad misma de los beneficios naturales a través de la oración; así, durante su enfermedad, ofreció los remedios que le fueron administrados y que juzgó ineficaces para ella, para que beneficiaran a un misionero que no tendría tiempo ni medios para cuidar de sí mismo. Habiendo considerado el cuerpo místico de la Santa Iglesia, hubiera querido ser sacerdote, médico, etc., pero su impotencia no la angustia: “No puedo, dice, predicar el Evangelio, derramar mi sangre; qué importa... mis hermanos trabajan en mi lugar, y yo amo a los que luchan » @MSB 4,1@ El cielo le parece poblado de almas que la quieren y la miran como a su hija. Esta fue la base de su devoción a los santos.

 

[Respuesta a /a vigésima segunda solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús siempre se ha distinguido por un gran desapego de todas las cosas creadas. A l'âge de 14 ans, elle m'écrivait au sujet d'un petit agneau que lui avait donné mon père: « Tu ne sais pas, ma chère marraine, combien la mort de ce [577] petit agneau m'a donné a reflexionar. ¡Oh! sí, en la tierra, no debemos apegarnos a nada, ni siquiera a las cosas más inocentes, porque las extrañamos en el momento en que menos pensamos en ellas. Sólo lo eterno puede satisfacernos” @LT 42@. Durante su retiro de hábitos, me envió esta nota: “Te confieso que mi corazón tiene una sed ardiente de felicidad; pero veo claramente que ninguna criatura es capaz de apagarlo, etc. » @LT75@. Un poco más tarde, durante su retiro de la profesión, me escribió: “¿Hay todavía alegrías rosadas para tu pequeña Thérèse? ¡Oh! no, para ella sólo hay alegrías celestiales, alegrías donde todo lo creado, que es la nada, da paso a lo increado, que es la realidad » @LT 116 @

 

[Respuesta a las preguntas vigésima tercera a vigésimo quinta inclusive]:

Sor Teresa del Niño Jesús atribuía a Dios todo el bien que había en ella, reconociendo que era un don totalmente gratuito. Explicándome su “camino”, me dijo: “Por imperfectos que seamos, Jesús nos transformará en llamas de amor, con tal de que todo lo esperemos de su bondad” @LT 197@

 

Durante su enfermedad, nos dijo: “Estas palabras: 'Aunque Dios me matara, todavía esperaría en él @*Job 13-15@ me deleitó desde mi niñez. Pero tardé mucho en establecerme en este grado de abandono; ahora estoy ahí... El buen Dios me tomó y me puso ahí” @DEA 7-7@. En este sentimiento de absoluta confianza y no en la pureza de su corazón funda [578] sus esperanzas. Ella me escribe: “Si almas débiles e imperfectas como la mía sintieran lo que yo siento, ninguna de ellas desesperaría de llegar a la cima del monte del amor, ya que Jesús no pide grandes obras, sino el abandono y el reconocimiento” @MSB 1,2@

 

Sin embargo, la confianza en Dios de sor Teresa del Niño Jesús se combinaba con un temor lleno de amor, el temor de ofenderlo. Cuando era muy pequeña, le dijo un día a mi mamá: “Mamá, si fuera mala, ¿me iría al infierno? Quiero ser lindo, como un angelito, para ir al cielo” @CF 170 y MSA 5,2@. Ella fue fiel a su resolución. Lo dijo ella misma en su última enfermedad: “Desde los tres años nada le he negado al buen Dios” @CSG..@

 

La última parte de la "Historia de un alma", que no es más que una larga carta que me dirigió en septiembre de 1, es toda la expresión de su absoluta confianza en la gracia de Dios.

 

[Respuesta a la vigésima sexta solicitud]:

En todas las cartas y exhortaciones que cité en la pregunta anterior, la Sierva de Dios trató precisamente de compartir conmigo sus sentimientos de perfecta confianza en Dios. Aquí hay otro rasgo que muestra cuánto quiso formar en nosotros estas disposiciones de desapego de los consuelos creados. Al verme, cada vez que se me agotaba la paciencia, buscando el consuelo de nuestra Madre Priorato, [579] me decía: “Te lastimas el alma actuando así, le quitas las fuerzas. Debemos elevarnos por encima de lo que dicen las hermanas, de lo que hacen. Deberíamos estar en nuestro monasterio como si sólo fuéramos a pasar dos días allí: cuidémonos de decir lo que es desagradable, sabiendo que lo vamos a dejar” @Fuente pre @.

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

[Sesión 24: - 22 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[582] [Respuesta a la vigésima séptima solicitud]:

Tenía un gran horror al pecado; el temor de haber podido ofender a Dios la mantuvo en una especie de angustia, solo tuvo paz cuando un predicador y confesor jubilado le aseguró que lo que ella llamaba sus faltas no entristecía al buen Dios. . De hecho, solo cometió errores involuntarios.

 

[Respuesta a la vigésima octava solicitud]:

 

La caridad hacia Dios fue la característica de su santidad. Quería amar a Dios, como nunca había sido amado, y sintiéndose impotente para realizar sus inmensos deseos, se hizo niña, para que el Señor, teniendo piedad, la tomara en sus brazos y la levantara hasta el alturas Ella cuenta, en [583] la parte de su manuscrito que me envió, cómo, después de haber buscado su lugar dentro de la Iglesia, no reconociéndose en ninguno de los miembros que la ilustran con sus gloriosas acciones, encontró en el amor que quería dar a Dios, la clave de su vocación: “Sí”, dijo, “encontré mi lugar dentro de la Iglesia: en el corazón de la Iglesia mi madre, seré el Amor” @MSB 3,2@. Su amor por Dios la hizo amoldarse tanto a todos sus deseos que nos dijo: “Me había visto obligada a pedir la curación de papá el día de mi profesión; pero nunca pude decir otra cosa que esto: Dios mío, te lo suplico, sea tu voluntad que papi sane” @DEA 23-7@

 

El amor al sufrimiento estuvo siempre vivo en su corazón, en conformidad con Nuestro Señor que quiso sufrir para expiar nuestros pecados. Incluso deseó el martirio, para dar a Dios pruebas de su amor. Durante su último retiro, me escribió sus sentimientos íntimos en forma de oración dirigida a Jesús: “Quisiera sobre todo, oh mi amado Salvador, derramar mi sangre por ti, hasta la última gota. Siento la necesidad de realizar por vosotros todas las obras más heroicas. Si quisiera escribir todos mis deseos, tendría que tomar prestado tu libro de la vida; 1To se cuentan las obras de todos los santos, y estas obras yo las hubiera hecho por vosotros” @MSB 3,1@

 

Ella puso en práctica estos sentimientos e hizo, en realidad, de su vida religiosa un martirio por su gran fidelidad. No quiere dejar escapar ningún pequeño sacrificio, ninguna mirada, ninguna palabra; ella quiere hacer las acciones más pequeñas por amor. Comparando estos actos de virtud con las flores, ella escribe: “No me encontraré con una sin arrancarla para ti, Jesús. Y entonces cantaré siempre, aunque sea necesario recoger mis rosas en medio de las espinas, y mi canto será tanto más melodioso cuanto más largas y más punzantes sean estas espinas » @MSB 584.@.

 

Su amor por Dios era puro y desinteresado. Ella me dijo poco antes de su muerte: “Si el buen Dios me dijera: 'Si mueres inmediatamente, tendrás una gran gloria; si mueres a los 80, tu gloria será mucho menor, pero me dará mucho más placer`, por lo que no dudaría en responder: 'Dios mío, quiero morir a los 80, porque no busco mi gloria, pero sólo tu placer'... Yo estaría feliz de soportar el mayor sufrimiento sin el conocimiento de Dios, si fuera posible... No para darle gloria temporal, sino si supiera que, por este testimonio de mi amor , una sonrisa pudo tocar sus labios. @DEA 16-7@ Escribió unos meses antes de su muerte: “Estoy dispuesta a estar enferma toda mi vida, si Dios quiere, y hasta consiento que mi vida sea muy larga. La única gracia que quiero es que ella sea rota por el amor". @MSC 8,1-2@

 

[Respuesta a la vigésima novena solicitud]:

Dije, respondiendo a la pregunta 585, que la vida de la Sierva de Dios era una oración continua,[XNUMX] ella me pudo decir que no creía haber estado tres minutos sin pensar en Dios.

 

[Respuesta a la trigésima solicitud]:

Todos los discursos y cartas de los que he informado obviamente tienden a comunicar a los demás el amor que ella ardía.

 

[Respuesta a la trigésima primera solicitud]:

Fue para expiar los pecados que amaba el sufrimiento. Ella lo consideró como uno de los medios más efectivos para salvar almas. El día de su muerte, estando en una agonía indecible, nos dijo: "Solo puedo explicar los sufrimientos que soporto por el deseo extremo que tengo de salvar almas". @DEA 30-9@

 

[Respuesta a la trigésima segunda solicitud]:

El amor de Dios llevó a sor Teresa del Niño Jesús al amor al prójimo. Le dije un día: "Uno es muy feliz de morir después de haber pasado su vida en el amor de Dios". - "Sí", respondió ella, "pero para gastar la vida en el amor de Dios, uno no debe faltar a la caridad hacia el prójimo". @Fuente pre @

 

Lo que prueba claramente que ella no amaba a su prójimo con miras humanas, es que buscaba especialmente hacer el bien a aquellos cuyo carácter era menos atractivo. Así, en el cuarto de la ropa blanca, pidió ser ayudada por una hermana de tal carácter que alejaba [586] a todos. Esta hermana ciertamente tenía pensamientos oscuros y no hizo casi nada. También se dedicó al servicio de una hermana laica pobre, la hermana Saint-Pierre, notable por su temperamento cascarrabias.

 

[Respuesta a las preguntas trigésima tercera a trigésima quinta inclusive]:

Su caridad hacia el prójimo la hizo laboriosa en el servicio. ~ Consoló a los afligidos y los excusó,

 

TESTIGO 7: Marie SCOCD

 

como pudo, las faltas más insoportables del vecino. Así, esta pobre hermana, María de San José, de quien era ayudante en el lavadero, no despertó en ella más que tierna compasión: "Si supieras", me dijo, "cómo debes perdonarla, cómo es digno de piedad! No es su culpa si está mal dotada... Así que ten piedad de ella. ¡Oh! ¡Cómo debemos practicar la caridad con el prójimo! »

 

Había en la enfermería una monja neurasténica cuyo incurable hastío era una tortura para quien debía hacerle compañía. Al dar testimonio de esto, sor Teresa del Niño Jesús me dijo: “¡Qué feliz me hubiera sentido si alguien me hubiera preguntado eso! Me hubiera costado según la naturaleza, pero me parece que lo hubiera hecho con tanto amor, porque pienso en lo que dijo Nuestro Señor: 'Estuve enfermo y tú aliviaste'” @DEA 20-8@

 

De niña disfrutaba ayudando a los pobres, repartiendo limosnas a los mendigos.

Su caridad la llevó a olvidarse de sí misma en todas las circunstancias. Durante los largos meses de su última enfermedad, [507] no consintió en que la vigilaran de noche.

Un día, cuando la vi muy cansada caminando por el jardín por obediencia, me recordó su doctrina de la reversibilidad de los méritos y hasta de los actos más simples: «Yo camino - me dijo, por misionera. Pienso que allá, lejos, uno de ellos está agotado de sus viajes apostólicos, y para reducir su cansancio ofrezco el mío al buen Dios”.

Se preocupó por ejercer la caridad, incluso después de su muerte. Me dijo un día, después de haber hecho la novena a San Francisco Javier: “Pedí la gracia de hacer el bien después de mi muerte, y estoy segura de que me será concedida”. También me dijo, aludiendo a un rasgo de la vida de San Luis de Gonzague, que leemos en el refectorio: "Yo también, después de mi muerte, haré caer una lluvia de rosas" @DEA 9-6 y PO artículo 3@

 

[588] [Continúa Respuesta a la solicitud treinta y seis]:

Le gustaba rezar por los difuntos, para saldar sus deudas con la justicia divina. Rezaba constantemente por la conversión de los pecadores a los que llamaba “sus hijos” @MSA 46,2@; y cuando sus protegidos murieron, todavía se interesó por ellos e hizo decir misas por el descanso de sus almas.

 

Cuando nuestro buen padre enfermó de parálisis cerebral, dijo que "era la hora de su purgatorio" @Fuente pre.@, aunque lo consideraba un santo: nunca dejó de temer por las pequeñas imperfecciones que escapan incluso a los justos. Por eso le pidió a Nuestra Madre que le dijeran misas en ese momento.

 

[Respuesta a la trigésima séptima solicitud]:

Si por prudencia entendemos sabiduría sobrenatural, puedo decir que sor Teresa del Niño Jesús tuvo una sabiduría celestial, no se excedió en nada; no era ni presuntuosa ni desconsiderada. Estimaba todas las cosas terrenales como pura vanidad, y su prudencia resplandecía en todos sus actos. Ella también se lo había pedido a Dios, atestigüe este verso de su poesía.

“Jesús, acuérdate”:

“En los asuntos del cielo, dígnate hacerme hábil” @PN 24@

 

Aunque se sintió atraída por la práctica del amor desinteresado, no dejó de considerar la recompensa del cielo para animarse en los sufrimientos de la vida. Durante nuestra gran prueba, [589] por la enfermedad de nuestro buen padre, me escribió esta nota: "El buen Dios nos dice que en el último día enjugará todas las lágrimas de nuestros ojos, y, sin duda, cuanto más lágrimas que se enjugan, mayor el consuelo” @LT 117@.

 

También noté su cautela con la Madre María de Gonzague, que de repente se llenó de celos cuando notó que las novicias depositaban su confianza en la Sierva de Dios. En una de estas ocasiones, en particular, Sor Teresa del Niño Jesús mostró tanta prudencia que desarmó a la pobre madre que entonces se encontraba en las más violentas tentaciones de los celos.

 

[Respuesta a la trigésima octava solicitud]:

La Sierva de Dios también fue muy cuidadosa en los consejos que daba a los demás. En una conversación íntima (en la Pascua de 1897), me preguntó si alguna vez había tenido tentaciones contra la fe. Me sorprendió su pregunta, pues desconocía sus pruebas contra la fe: sólo las supe más tarde, sobre todo leyendo la "Historia de un alma". Así que le pregunté si ella misma tenía alguno; pero ella respondió vagamente y desvió la conversación. Comprendí entonces que no quería decirme nada, por miedo a hacerme partícipe de sus tentaciones, y me llamó mucho la atención su prudencia en esta ocasión.

 

Ella valoraba la cooperación personal en el asunto de la salvación. Cuando me escribió [590] el 17 de diciembre de 1896: “Jesús quiere darnos gratis su cielo” @LT 197@, fue porque ella consideraba todas nuestras acciones como nada y no atribuía la recompensa sólo a la misericordia divina solo, en el mismo sentido que san Pablo cuando dice que la salvación no es obra de los que quieren, ni de los que corren, sino de Dios que tiene misericordia. Sin embargo, esto no le impidió insistir en el consejo que nos dio, sobre la necesidad de obras. Así, un día que le dije: "Cuando nos ofrecemos al amor misericordioso, podemos

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

esperanza de ir directamente al cielo? », « Sí - respondió ella -, pero también debemos practicar la caridad con el prójimo » @Fuente pre.@.

 

En otra ocasión me escribió: “¡Cómo tengo sed del cielo, de esa bendita morada, donde amaremos a Jesús sin reservas! Pero hay que sufrir para llegar... ¡Oye! pues quiero sufrir lo que quiera mi amado, quiero dejar que haga conmigo lo que quiera” (7 de septiembre de 1890).@LT 116@

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima novena y cuadragésima]

 

Me parece que todo lo que he dicho sobre su caridad hacia Dios y hacia el prójimo lleva implícita la práctica fiel de la virtud de la justicia.

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

 

Desde la infancia, a pesar de su naturaleza muy sensible, dominó con valentía sus impresiones y vivacidad natural.

 

[591] Ya he dicho que a los tres años quería asistir a las lecciones que yo le daba a Céline, y ya tenía bastante control de sí misma para no decir una sola palabra durante las dos horas que duró la lección. .

 

Ella nunca se disculpó. Un día mi padre le dio una fuerte reprimenda que no se merecía, ella la aceptó sin decir palabra.

 

Alrededor de los 10 años, tuvo un gran deseo de aprender a dibujar, al ver a su hermana Céline tomando lecciones en este agradable arte; sólo habría tenido una palabra que decir para obtenerlo de mi padre, quien se lo ofreció. Ante mi observación de que sería de poca utilidad, se calló y dio la impresión de que no lo deseaba. Nos dijo más tarde, en el Carmelo, que había sido un gran sacrificio para ella. Entonces le dije que debería haber preguntado: "Sí, me respondió, pero yo no quería negarle nada a Dios".

 

En el examen profesional de nuestra prima, Sor María de la Eucaristía, se nos permitió acompañarla hasta la puerta donde la esperaba nuestra tía. Sor Teresa del Niño Jesús se privó de la alegría de este raro encuentro familiar. “Como nuestra madre nos deja libres, prefiero no ir” @Fuente pre.@

 

No perdía los estribos si alguien le decía una palabra amarga. Un día de una ceremonia fúnebre, ella estaba arreglando coronas de flores. Una hermana laica le dijo: “¿Por qué destacas los ramos que vienen de tu familia, mientras desprecias los de los pobres?”. Sin responder nada y de la manera más amable [592], cumplió el deseo de esta hermana y puso delante de las flores más comunes que enviaban los pobres.

 

[Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

 

La Sierva de Dios tenía una fortaleza notable. Soportó las pruebas más duras, manteniendo siempre una simpatía sonriente que escondía su sufrimiento.

 

Durante la enfermedad de mi padre, soportó su dolor en silencio, nunca buscó nuestro consuelo y, sin embargo, a su edad, una efusión con nosotros, en quienes tenía tanta confianza, hubiera sido precioso para ella.

 

Al día siguiente de la hemorragia que sufrió, el Jueves Santo de 1896, viéndola muy pálida, y sin embargo trabajando como de costumbre, le pregunté si estaba enferma y me ofrecí a ayudarla en su trabajo. Me dio las gracias sin decirme nada del grave accidente que le acababa de ocurrir y del que sólo me enteré después.

 

Era fuerte en las arideces espirituales, como lo prueban las cartas que me escribió en el momento de tomar el hábito y la profesión: “Tu hijita apenas entiende las armonías celestiales, su luna de miel es muy seca. Mi único consuelo es una gran fuerza y ​​paz, y luego espero ser como Jesús quiere que sea” @LT 111@

 

Sabía tan bien vencer las antipatías naturales, que un día imaginé que le gustaba más [593] que a mí una monja cuyo carácter era muy opuesto al suyo. Más tarde supe que fue por virtud que ella le mostró tanta consideración.

 

En 1896, la Madre Inés de Jesús y la Hermana Geneviève estaban a punto de partir para Saigón; Sor Teresa del Niño Jesús me confesó que esta partida fue muy dolorosa para ella: "Porque, me dijo, no es la voluntad de Dios, estoy segura" @Palabras así relatadas por Marie@ Sin embargo, ella no No diré una palabra para desviarlos de este proyecto. Escribe en esta ocasión en su manuscrito: "Porque mi corazón es capaz de sufrir mucho, deseo dar a Jesús todo tipo de sufrimiento" @MSC 10,1@

 

Su fortaleza se manifestó sobre todo en su última enfermedad. Incluso en el punto álgido de la fiebre, no pedía refrescos si no se los presentaban. Como yo me quejaba recordándole que Nuestra Madre la había obligado a pedir todo lo que necesitaba, me respondió: "Pido lo que me es necesario, pero no lo que me da placer" @DEA 27 -8@

 

[Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

 

Durante su enfermedad a la edad de 10 años, el médico le había recetado duchas. A la hora de dárselas todos los días, todavía veo a este angelito diciéndome con aire de súplica, cuando yo quería desnudarla: “¡Ay! ¡Marie!...” y grandes lágrimas caían de sus ojos, implorándome que la dejara. Fue un martirio para ella.

 

Mientras crecía, veía las cosas desde un nivel superior y, aunque permanecía pura como un lirio, era [594] muy simple. Sin embargo, había adivinado las cosas de la vida, pero se sentía bien, como escribió, "que todo es puro para los puros" @MSA 57,1@

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

[Sesión 25: - 23 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[597] Respuesta a la Solicitud XNUMX]:

 

Sor Teresa del Niño Jesús practicó la pobreza con gran perfección, y nunca se quejó de los excesos que encontró en la religión en el ejercicio de esta virtud.

 

Ella nos confió, al final de su vida, que había sufrido tanto por el frío en el Carmelo, que fue hasta la muerte; sin embargo, nunca la escuché quejarse de eso.

La hermana cocinera, conociendo bien su virtud, le sirvió lo que ella no podía dar a los demás, y hasta se negó a darle un huevo cocido, si los huevos eran caros. La Madre Agnès de Jesús se dio cuenta y se molestó, pero Sor Teresa del Niño Jesús le dijo: "No te preocupes por mí, por favor, todavía estoy demasiado bien cuidada" @Fuente pre .@.

La hermana encargada de los alpargates hizo lo mismo. Para sor Teresa del Niño Jesús, todo estaba [598] bastante bien. Se puso pieza por pieza, las suelas se volvieron tan pesadas que nadie hubiera querido usarlas. Pero sor Teresa del Niño Jesús aún no se conformaba con eso: ella misma hacía tantos retoques en los lienzos que ya no veíamos la primera tela. Después de su muerte, vi estas pobres alpargatas y quise coleccionarlas como reliquias. Pero la hermana lega, que estaba allí, me dijo: “¡No te quedes con esa inmundicia! y arrebatándomelos de las manos, los arrojó al fuego.

Muchas veces me ha dicho cuánto tiempo se arrepintió de haberlos quemado, y que estaría feliz de tenerlos hoy para mostrar hasta dónde llegaba su pobreza.

 

La Sierva de Dios decía que la pobreza consiste en verse privado, no sólo de las cosas agradables, sino de las esenciales; por eso, cuando le quitaron lo necesario, no se quejó. Una hermana que sin darse cuenta le quitó su pequeña lámpara, permaneció en la oscuridad durante toda una noche, sin poder trabajar y soportando esta desafortunada aventura con tranquilidad.

 

No quería tomar medicamentos caros, incluso si se los enviaba su familia, porque ya no era, dijo, tratada como una pobre. Pero si fueron dadas por caridad de otras personas, las aceptó humildemente.

 

[Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

 

El Siervo de Dios nunca cometió la menor desobediencia. Después de la muerte de nuestra madre, ella obedeció exactamente [599] todo lo que su hermana Paulina o yo le ordenamos. Aunque era muy aficionada a la lectura, nunca la prolongaba, ni siquiera una línea, más allá del recreo.

 

En el momento de sus escrúpulos siguió exactamente mi consejo.

 

En el Carmelo, al verla una hermana que siempre observaba fielmente las más mínimas recomendaciones, juzgó, por este solo hecho, que era una santa. Fue esta misma hermana quien compartió conmigo su aprecio... Por lo tanto, se recomienda no abrir los libros que no son para nuestro uso, no mirar los grabados o los folletos, etc. La Sierva de Dios me confesó que se había acusado, en confesión, de haber mirado una página de un diario de moda. Le dije que no estaba estrictamente prohibido. Ella me respondió: “Es cierto, pero el padre me dijo que era más perfecto privarse de él. Sin embargo, añadió, viendo la vanidad del mundo, más bien elevaba mi alma al buen Dios. Pero ahora, cuando encuentro estos grabados, ya no los miro.

 

Muchas veces traté de detenerlo, de decirle una palabra que me pareciera útil. A veces le daba la razón de que tenía que enseñarle a buscar la oficina del día. Apenas tres semanas después de haber entrado en el Carmelo, me dijo en una de estas ocasiones: “Gracias, hoy me he encontrado bien; Me encantaría quedarme contigo, pero me tengo que privar, porque ya no estamos en casa” @Fuente pre.@. [600] Al primer toque de campana, hasta interrumpió su escritura en medio de una palabra. Guardo una nota de ella que termina así: "Te tengo que dejar, son las 9..." (llamando). @LT49@. Un día cuando me vio, por el contrario, terminar de escribir una línea después de la hora, me dijo: "Sería mucho mejor perder eso y hacer un acto de regularidad". ¡Si supiéramos qué es! ".

En su lecho de muerte, mientras la fiebre la consumía, quise quitarle la sábana de los pies. Ella me dijo: “Puede que no esté permitido. »

 

[Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

A Sor Teresa del Niño Jesús siempre le gustó permanecer desconocida. Como la Santísima Virgen, “todo lo guardaba en su corazón”, y nadie sospechaba de los tesoros que allí se escondían.

 

En el Carmelo su humildad se desarrolló maravillosamente, pues tuvo ricas oportunidades para practicar esta virtud, y no desaprovechó ninguna.

 

En su postulantado, encontró la manera de colocarse, durante el recreo, con una joven hermana laica, su compañera de noviciado, que se complacía en molestarla con burlas de mal gusto. La Sierva de Dios escuchó con humildad todas sus tonterías, y en lugar de huir de su compañía, se sentó a su lado todos los días.

 

También la vi escuchar, con profunda humildad y gran dulzura, a una postulante que la abrumaba con injustos reproches.

 

[601] El 29 de julio de 1897, estando muy enferma en la enfermería, una hermana, creyendo agradarla, le trajo un juguetito para distraerla. Pero ella, asombrada, lo aceptó sin entusiasmo, diciendo: "¿Qué quieres que haga con eso?". La hermana,

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

un poco ofendido, le hizo sentir que no le resultaba delicado actuar así. Entonces, con profunda humildad, la Sierva de Dios respondió: “¡Tienes razón, oh! ¡Qué imperfecto soy!... ¡pero soy feliz de todos modos de sentirme tan miserable! » @DEA 9-7@. Y, a pesar del cansancio y el agotamiento en que se encontraba ese día, recibía con una sonrisa a todas las hermanas que acudían a verla.

 

Las cartas que me escribió la Sierva de Dios están todas llenas de la expresión de sus sentimientos de humildad. Aquí hay algunos pasajes:

 

"Mis deseos de martirio no son nada, a decir verdad, se pueden llamar esas riquezas espirituales que hacen injusto cuando se descansa en ellas con complacencia... estos deseos son un consuelo que Jesús concede a veces a almas débiles como la mía... . ¡Oh! Lo siento, no es eso para nada lo que agrada a Dios en mi pequeña alma. Lo que le agrada es verme amar mi miseria y mi pobreza” @LT 176@

 

Continuación de la respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

En 1888 me escribió: “Ora por el 'cañito' débil que está en el fondo del valle; ¡el menor soplo hace que se doble! Pide que tu hijita quede siempre como un granito de arena, muy oscuro, bien escondido, que solo Jesús la vea, que se haga cada vez más pequeña” @LT 49@

 

Y más tarde, en 1896: “Jesús se complace en mostrarme el único camino que conduce a este horno de amor: 'Si alguno es muy pequeño, que venga a mí', dijo el Espíritu Santo. Dijo de nuevo: 'La misericordia es dada a los pequeños'. ¡Ay! si las almas débiles e imperfectas sintieran lo que siente la más pequeña de todas las almas, el alma de tu pequeña Teresa, ni una sola desesperaría de llegar a la cima de la montaña del amor” @MSB 1,1@

 

Su humildad no le impidió reconocer los privilegios que Dios le había concedido, pero siempre supo relacionarlo todo con él. En 1896, durante su última enfermedad, me dijo: “Inclinándome un poco, vi el sol poniente a través de la ventana arrojando sus últimas luces sobre la naturaleza, y las copas de los árboles parecían todas doradas. Me dije entonces: "Qué diferencia cuando nos quedamos en la sombra o cuando nos exponemos [603] al sol del amor, entonces parecemos todos dorados... por eso parezco todo dorado, en realidad no soy y dejaría de serlo inmediatamente si me alejara del amor” @CSG...@

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

 

Ya he dicho y probado, hablando de sus virtudes, que siempre fue igual a sí misma en el gozo o en la prueba; ahora bien, esta constancia absoluta en la virtud, sin fallar jamás, me parece heroica; Nunca he visto esto en ningún otro.

 

[Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús estaba tan bien equilibrada en todo que el equilibrio en ella me parecía natural. Ella no superó nada; La vi, por amor a Dios, ir a la mortificación, pero según las reglas de una prudente sabiduría de la que estaba llena. Ya he testimoniado esta moderación respondiendo preguntas sobre las virtudes de la prudencia y la templanza.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

 

En varias circunstancias me pareció que ella tenía un conocimiento sobrenatural de lo que estaba pasando en mi alma. Así que poco antes de su muerte, tuve, ante la idea de perderla, un sentimiento secreto de desesperación. Este sentimiento se atenuó por completo cuando entré a la enfermería un poco más tarde sin ningún signo de dolor. Sin embargo, ella me dijo nada más verme: "No debes llorar como los que no tienen esperanza" @DEA 604-1@.

 

Ocho días antes de su muerte, le dije a la Madre Agnès de Jesús: "Eres tú quien ella escogió para su madrecita desde su niñez: no tengo celos de ella, pero sin embargo la crié también, y quisiera que tuviera el mismo afecto por mí que ella tiene por ti. Por la tarde, los dos estábamos solos junto a su cama. Ella nos miró con una mirada profunda y dijo: "Mis hermanitas, ustedes fueron las que me criaron..." @DEA 23-9@. Mi sorpresa fue grande al ver que ella respondía a un deseo que yo no le había expresado.

 

También se pueden considerar como un favor sobrenatural ciertas peculiaridades de la extraña enfermedad que la atacó a la edad de 10 años y cuyas circunstancias he descrito al responder a la décima pregunta. Por lo tanto, nunca se lastimó en los violentos golpes de cabeza que se dio bajo la influencia de esta misteriosa enfermedad. También dije cómo su modestia estaba misteriosamente salvaguardada en las actitudes que he descrito. Pero sobre todo debemos recordar aquí la aparición de la Santísima Virgen que puso fin milagrosamente a esta prueba.

 

Podemos notar en la vida de la Sierva de Dios una visión y varias palabras que parecen proféticas. La visión se relaciona con los años de su infancia. Alrededor de los siete años, vio en una visión [605] la terrible enfermedad que había de probar la vejez de nuestro padre. Vio a través de una ventana que daba al jardín a nuestro padre, que había estado ausente durante varios días. Mi hermana Pauline y yo escuchamos a Thérèse gritar angustiada: "Papá, papá". Intentamos tranquilizarla, recordándole que nuestro padre estaba ausente, pero ella insistió en que lo había visto caminar por el fondo del jardín, con la cabeza cubierta con un paño oscuro. La llevamos al jardín para convencerla de que allí no había nadie; pero quedó segura de haber visto a nuestro padre en esta misteriosa actitud. Dije que los últimos años de nuestro padre habían sido un martirio para él.

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

En 1889, sufrió una parálisis cerebral que lo privó de todas sus facultades y, sorprendentemente, al comienzo de esta enfermedad, se lo vio con frecuencia cubriendo su cabeza. Mucho después, en el Carmelo, estaba hablando con Sor Teresa del Niño Jesús, un día de licencia, al recordar sus recuerdos de infancia, se sintió impulsada a contarme de nuevo esta extraordinaria visión cuyo significado comprendimos entonces. Hacia el final de su vida, le dije que me costaría mucho consolar a la Madre Agnès de Jesús, a quien su muerte iba a afligir tanto. “No te preocupes – me dijo – Madre Agnès de Jesús no tendrá tiempo de pensar en su dolor porque, hasta el final de su vida, estará tan ocupada conmigo que no podrá ni para todo. . »

 

Alrededor de agosto de 1897, unas seis semanas antes de su muerte, estaba cerca de su cama con la Madre Agnès de Jesús y la Hermana Geneviève. De repente, sin [606] ninguna conversación que condujera a esta palabra, nos miró con aire celestial y dijo muy claramente: "Ustedes saben muy bien que están cuidando a un santito".

 

[¿La Sierva de Dios explicó o corrigió esta expresión? - Respuesta]:

Me conmovió mucho esta palabra como si hubiera oído a un santo predecir lo que sucedería después de su muerte. Bajo la influencia de esta emoción, me alejé un poco en la enfermería, y no recuerdo haber oído nada más.

 

En el curso de su vida religiosa, Sor Teresa del Niño Jesús tuvo, mientras hacía sus Vía Crucis, una gracia extraordinaria, que confió a la Madre Inés de Jesús. No recuerdo que me hablara de eso. Ella también recuerda este hecho en su vida.

Finalmente murió en un éxtasis de amor.

 

[¿Fueron frecuentes tales hechos maravillosos en la vida de la Sierva de Dios y la caracterizaron de manera habitual? - Respuesta]:

Estos hechos siempre me han parecido claramente sobrenaturales, pero son sólo raras excepciones en la vida de la Sierva de Dios, cuyo carácter general fue de una gran sencillez.

 

[Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

Que yo sepa, nada similar sucedió durante su vida.

 

[Sesión 26: - 26 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[613] [Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

Fue a petición mía que la Madre Agnès de Jesús, priora, pidió a la Hermana Thérèse que escribiera sus recuerdos de infancia para sus hermanas; lo hizo con gran sencillez a fines de 1895. En 1897, la Madre María de Gonzague, convertida en priora, ordenó a la Sierva de Dios que escribiera sus memorias de vida religiosa que forman la segunda parte de su Historia. Finalmente, en septiembre de 1896, le pedí que pusiera por escrito su “pequeño camino espiritual”. Ella lo hizo, y estas páginas forman el final de la "Historia de un alma".

 

[Al escribir su manuscrito, ¿la Sierva de Dios previó su publicación pública? - Respuesta]:

Ni ella ni nosotros pensábamos que estos recuerdos se publicarían jamás: eran notas familiares. Sólo en los últimos meses de la vida de Sor Teresa, la Madre Inés de Jesús pensó que la publicación de estos recuerdos podría ser útil para la gloria de Dios. Se lo dijo a sor Teresa del Niño Jesús, que aceptó esta idea con su habitual sencillez y franqueza. Quería que se publicara el manuscrito porque veía en él un medio para hacer amar a Dios, lo que consideraba su misión. También agregó: “Si nuestra madre priora quemara todos estos cuadernos, eso no me molestaría nada: el buen Dios, no teniendo ya este medio, usaría otro”@DEA 17-7@

 

[614] [¿Estas páginas reflejan auténticamente la verdadera vida de la Sierva de Dios, o provienen más bien de una concepción ideal e imaginaria? - Respuesta]:

En lugar de que haya algo imaginario en estas memorias, estoy convencido de que están muy lejos de la realidad.

Además de este manuscrito principal, la Sierva de Dios también escribió poemas, con motivo de nuestras fiestas y para agradar a las hermanas que se los pedían. También escribió varias cartas; pero ni los poemas ni las cartas fueron escritos con miras a la publicidad.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

Durante los tres últimos meses de su vida, los sufrimientos de la Sierva de Dios fueron muy crueles, pero los soportó con heroica paciencia y gran abandono en la voluntad de Dios. Sin embargo, ella me dijo: “Nosotros no sabemos lo que es sufrir así, ¡no! hay que sentirlo...” Le respondí: “¡Y yo que le pedí al buen Dios que no sufrieras mucho, así me escucha!”. - "Yo le pedí, prosiguió, que las oraciones que pudieran ser un obstáculo para la realización de sus planes para mí, no las escucha" @DEA 10-8@

 

Cuando le dijimos que oramos en vano por su alivio, ella respondió: “Cuanto más sordos parecen los santos a nuestras oraciones, más los amo. Me dio placer pensar que estaban orando por mí; así que le dije a Dios que quería que fuera para los pecadores”. "Así que no quieres que sea

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

para aliviarte? [615]-"¡No!" @DEA 22-8@. “Lo que me duele”, le dije un día, “es el pensamiento de que vas a sufrir de nuevo. Me dará fuerzas para soportarlo” @DEA 4-7@.

 

Le dije en otra ocasión: "¿Entonces no le tienes nada de miedo a la muerte?". Me miró seria y me contestó: "No, todavía no... pero bien podría tenerle miedo como a los demás, porque es un pasaje famoso... pero me abandono al buen Dios" @DEA 9 - 7@

 

El 8 de julio, día en que Sor Teresa del Niño Jesús entró en la enfermería, se colocó allí la estatua de la Santísima Virgen que la había curado milagrosamente en su infancia. Me dijo mirándola: “¡Nunca me ha parecido tan hermosa! Pero hoy es la estatua, y en el pasado sabes que no era la estatua".

 

El 22 de agosto, Sor Geneviève le dijo en mi presencia: “Los ángeles vendrán a buscarte, ¡oh! que nos gustaría verlos! »- « No creo que los veas, dijo, pero eso no impedirá que estén allí... Me gustaría tener una buena muerte para hacerte feliz. Le pedí a la Santísima Virgen; No le pedí al buen Dios, porque quiero dejarlo hacer lo que quiera. Pedir a la Santísima Virgen no es lo mismo. Ella se conforma con mis pequeños deseos; las dice o no las dice, a ella le toca ver, para no obligar al buen Dios a respóndeme.@DEA 4-6@

Ella nos dijo un día: “¡Si supierais cuánto planeo, cuántas cosas haré cuando esté en [616] el cielo!”. - “¿Qué proyectos estás haciendo?”. - “Comenzaré mi misión de hacer amar al buen Dios, como yo lo amo; Ayudaré a los sacerdotes, a toda la Iglesia. Iré allí para ayudar a los misioneros y para evitar que los niños mueran sin ser bautizados” @DEA 13-7@.

 

Otra vez la escuché decirle a la Madre Agnès de Jesús: “Estaré feliz de morir en los brazos de la Madre María de Gonzague, porque ella representa al buen Dios. Contigo, Madrecita mía, hubiera habido un lado humano: yo preferiría que hubiera sólo el divino” @DEA 13-7@

 

Dos días antes de su muerte, nos pidió agua bendita, diciendo: “¡Oh! como sufro! no puedo hacer el menor movimiento; me parece que me sujetan con mano de hierro! ¡Oh! reza por mí. Creo que es el demonio que aumenta mis males para desesperarme. No es por mí que sufro, es por otro... y él no quiere...” @Palabras así relatadas por Marie@

 

La velamos la última noche de su vida; constantemente se preocupaba por nuestra fatiga y trataba de ayudarse a sí misma para no molestarnos.

 

Por la mañana, miró la estatua de la Santísima Virgen y dijo: “¡Oh! ¡¡Le recé con fervor!!... ¡Ay! sí es puro sufrimiento, porque no hay consuelo, no: ninguno” @DEA 30-9@

Su lengua estaba completamente reseca y le dolía tanto que nuestra madre permitió que los tres nos quedáramos cerca de ella. Parecía abandonada por el cielo y la tierra. "Sí, Dios mío", decía, "tanto como quieras... ¡pero ten piedad de mí!" ¡Estoy reducido [617]! No, nunca hubiera creído que uno pudiera sufrir tanto... Es por mi deseo de salvar almas” @DEA 30-9@

 

No volvió a hablar después de las cinco, pero a la hora de su muerte, a las siete y cuarto de la tarde, pronunció con voz entrecortada su último acto de amor. Sus sufrimientos estaban entonces en su apogeo, y tuvo que hacer un esfuerzo supremo para pronunciar no sólo de corazón, sino de boca, estas palabras, mirando a su crucifijo: "Dios mío, te amo..." @DEA 1- 4@, Fue inmediatamente después que tuvo su visión. Su mirada fija en la parte superior me recordó la que había visto en su infancia, cuando la Santísima Virgen se le apareció y la sanó. Es algo del cielo que es imposible de describir. Una hermana pasó una antorcha frente a sus ojos, pero ella no pareció notarlo, porque ya, estoy segura, estaba disfrutando de la luz divina.

 

Ella levantó la cabeza que había inclinado hasta entonces; su rostro ya no estaba congestionado como lo había estado durante su larga agonía, sino de una blancura como transparente y de una belleza admirable. Permaneció en esta actitud durante varios minutos, luego inclinó la cabeza y exhaló suavemente en su éxtasis de amor; era el jueves 30 de septiembre de 1897. Entonces sentí la seguridad de que Dios había respondido a su oración y que era el amor que había roto sus ataduras como ella lo había deseado.

 

[Respuesta a la quincuagésima tercera solicitud].

Después de su muerte, pedí quedarme con la Madre Agnès [618] de Jesús y la Hermana Aimée de Jesús que se encargaron de darle sepultura. Los rasgos de la Sierva de Dios reflejaban una gracia inefable; parecía tener doce o trece años. Cuando al día siguiente, cuando levantaron el cuerpo, la llevaron de la enfermería al coro, me pareció una belleza tan ideal que no podía quitarle los ojos de encima. Era como un destello de gloria celestial que aparecía en su rostro. En el coro, frente al portón donde estaba exhibida, su expresión se tornó más seria, ya no parecía una niña. Pero observé que la mañana del 4 de octubre, cuando cerraron el ataúd, a pesar de ciertos signos de descomposición que ya comenzaban a aparecer, recobró ese aire infantil que le había visto en la enfermería.

 

[Respuesta a la solicitud XNUMX, continuación]:

 

En el funeral de la Sierva de Dios, la multitud era numerosa; pero esto puede explicarse por

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

el hecho de que nuestra familia vivía en el mismo Lisieux [619] y era conocida allí. Se tocaban rosarios, medallas, etc., pero esta es una práctica que se repite, aunque en menor medida, en los funerales de las monjas carmelitas.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima cuarta]:

No asistí al entierro ni a la traducción; pero es bien sabido que la Sierva de Dios fue enterrada en el cementerio público de la ciudad de Lisieux, en un solar reservado al Carmelo, y que el 6 de septiembre de 1910 sus restos fueron trasladados, bajo el control del obispo de Bayeux, en una tumba construida con ladrillos no lejos de la primera tumba.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima quinta]:

 

No sé que en estas circunstancias, y en otras cualesquiera, se rindiera culto litúrgico a la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

 

Ciertamente no he visto por mí mismo lo que sucede en el cementerio, pero sé sobradamente por el relato de nuestros portieres, nuestro sacristán y la gente que acude al salón que, durante muchos años, una competencia regular de peregrinos se instalaba en la tumba de Sor Teresa, y que aumenta día a día. 0n coloca objetos de todo tipo sobre la tumba como muestra de confianza y gratitud. Muy a menudo, varias veces a la semana, nuestro sacristán [620] tiene que limpiar el sepulcro de estos objetos que lo estorban. En los últimos días ha vuelto con tres grandes cestas de fotografías, peticiones, imágenes, ramos de flores, etc.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

 

Durante su vida, Sor Teresa del Niño Jesús pasó desapercibida. A excepción de nosotras, sus hermanas y algunas novicias, pocos la conocían. Había pedido ser “olvidada, pisoteada como un granito de arena”,@Pri 2@, así le pasó en el Carmelo. Sin embargo, su madre priora (Madre Marie de Gonzague), aunque a veces estaba celosa de ella, decía que no había nadie como ella en la comunidad. Otros se fijaron en ella por su obediencia a las más mínimas recomendaciones que hacía nuestra madre. Una hermana laica que la había humillado injustamente, la juzgó santa, viendo la virtud que había mostrado en esta circunstancia.

 

De niña, se notaba por la gracia que se derramaba sobre toda su persona. Una señora que conocemos dijo: “Esta niña tiene el cielo en los ojos”. Yo mismo, acostumbrado a verla todos los días, me decía muchas veces: “¡Qué linda! y me preguntaba qué haría el buen Dios con él algún día.

Más tarde, en el Carmelo, viendo su virtud tan grande, tan extraordinaria en su sencillez, pensé con un suspiro: “¡Y pensar que nadie la conocerá jamás! »

Desde que la "Historia de un Alma" dio a conocer a la Sierva de Dios, nos han llegado testimonios de admiración de todas partes del mundo; sería infinito [1] querer entrar en detalles. A la capilla del Carmelo acude un gran número de sacerdotes, incluso obispos, impulsados ​​por su devoción a la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

 

No escuché a nadie, ni en la comunidad ni fuera, formular una opinión contraria a la santidad de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima novena]:

 

Desde la muerte de la Sierva de Dios, casi todos los de la comunidad hemos olido, en diversas circunstancias, perfumes misteriosos. Yo mismo disfruté de este favor varias veces. La primera vez fue en invierno, no había ni una flor en el patio, y cuando fui al oratorio de la Santísima Virgen para la novena que hacemos todas las tardes por las intenciones de quienes se encomendaron a sor Teresa del Niño Jesús , percibí un olor muy dulce a flores al pasar cerca de la estatua del Niño Jesús, por quien ella tenía tanta devoción. A menudo es como un agradecimiento que nos da por alguna buena acción que hemos hecho. Un día, trabajando con nuestra madre Inés de Jesús en compañía de otra hermana, sentimos de pronto un olor a incienso. Desde hace varios años, no he olido ningún perfume misterioso, excepto en una circunstancia, hace muy poco tiempo, cuando habiendo practicado un acto de obediencia y caridad que me costó mucho, fui de repente envuelto en 'un [622] perfume penetrante de flores de todo tipo que me siguieron hasta nuestra celda. Tuve un sentimiento muy fuerte de la presencia de Sor Teresa del Niño Jesús que me mostraba cuánto agradan a Dios estas virtudes.

 

Dejé de decir en el último juicio, porque es una gracia demasiado íntima, que el día después de su muerte, después de un acto de caridad, sentí que su alma se acercaba a la mía en un sentimiento de alegría que no puedo expresar.

 

Sor Jeanne-Marie, que tiene una gran confianza en sor Thérèse, la invocó un día que tenía mucho trabajo. A pesar de esta sobrecarga, accedió a ayudar a la monja cocinera a llenar de agua la cubeta de la estufa. Ella comienza arrojando una jarra de agua en este recipiente que contenía cuatro. Iba a buscar una segunda jarra de agua cuando, para su sorpresa, encontró la tetera llena.

 

En cuanto a los milagros que se hacen fuera, la correspondencia que recibimos todos los días en el Carmelo los cuenta en gran número, y los más interesantes se han publicado en las "Lluvias de Rosas".

 

En particular, hemos recibido numerosas pruebas de su protección por parte de los misioneros. Aquí hay algunos extractos:

 

El Reverendo Padre Irénée, misionero apostólico en Wei-Hsien (China) nos escribe: “Debo decirles que nuestra querida florecita es un honor en nuestra vida.

 

TESTIGO 7: María del Sagrado Corazón OCD

 

carariat Hay aquí un dispensario que ya ha enviado [623] millares de niños chinos al cielo, gracias al bautismo administrado a los que están en peligro de muerte; ahora, este año, una epidemia en la región permitió bautizar a dos mil en dos meses; para eso alquilé carros a los bautizadores que iban por los pueblos. Agregaría que, a lo largo del camino, los bautizadores rezaron a sor Thérèse y dieron su nombre a la mayoría de las niñas”.

Monseñor Wittner escribió en noviembre de 1912: “He nombrado a la 'pequeña Thérèse' coadjutora del vicariato apostólico de Chantong Oriental”.

Una superiora de la misión de Mousso (Costa de Marfil) escribió en abril de 1912: “Sor Teresa es una poderosa ayuda para nosotras: en nuestros viajes apostólicos, sentimos una mano invisible que nos conduce a los recovecos de las chozas escondidas, donde encontramos sufrimiento almas… les hablamos de Dios… y después de un tiempo estos paganos quieren ser bautizados.”

El Padre A. Van Aken, de los Padres Blancos de África, escribió desde Tabora en diciembre de 1910: “En casi todas las chozas de nuestros cristianos he puesto su imagen (de sor Teresa); Coloqué esta imagen en todas las salas de catecismo. Todos me preguntan quién es esta pequeña bikira (virgen) y tengo que dar información sobre su vida. Hace unos tres o cuatro meses llamé a mis catequistas y les expliqué, en pocas palabras muy sencillas, quién era la Hermana Teresa del Niño Jesús, y que debía tener un gran crédito ante el buen Dios. Entonces les distribuí [624] su imagen, recomendándoles que pidieran a sor Teresa la conversión de todo el país. Lo hicieron; ahora bien, desde aquel día, los paganos vienen al catecismo no por unidades, sino por multitudes enteras, de modo que el domingo el patio de esta misión está abarrotado de gente... Nótese que gran parte de estos negros pobres vienen de pueblos que nunca he visitado, y que antes eran, si no hostiles, al menos completamente indiferentes hacia el misionero. Los pesimistas me harían creer que este maravilloso movimiento no persistirá. Tengo la firme confianza de que sor Teresa no me abandonará y empujará a miles a nuestros pobres negros al seno de la Iglesia”.

 

La Sierva de Dios había prometido antes de morir ayudar a los misioneros y procurar el bautismo de los niños. Las cartas que he citado, entre otras mil similares, prueban que su profecía se cumplió.

 

[Respuesta de las preguntas sexagésima a sexagésima quinta inclusive]:

No presencié directamente ninguna curación.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

 

No tengo nada que agregar o modificar.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente].

 

Signatum: HERMANA MARIE DU SACRÉ COEUR, testigo, así he depuesto según la verdad: ratifico y confirmo mi declaración

Testigo 8 - Geneviève de Sainte-Thérèse

Para la presentación de Celine, véase el volumen 1, págs. 261262.

En cuanto al Proceso Ordinario, esta declaración de Sor Geneviève -el eco del alma de Teresa- sigue aquí entre las más largas y, sin duda, las más bellas y documentadas del segundo Proceso. Es una presentación preparada y meditada hasta el más mínimo detalle con una atención de la que son prueba las Notas Preparatorias del Proceso Apostólico, conservadas en los Archivos de Lisieux.

 

Es cierto que siendo sólo tres años y ocho meses mayor que Thérèse, Céline tenía con ella una intimidad más profunda que sus mayores: una comunión de vida, de ideales y de sentimientos. La misma Céline lo señala (p. 630). En este aspecto, lo que se desprende de su relación con la infancia de su hijo menor, es más vivo y más espontáneo que lo relatado por sus otras hermanas para este período. Céline no es sólo un testigo, sino que, en el plano espiritual, forma parte, se podría decir.

 

Ella permaneció en el mundo para ayudar a su padre. Murió el 29 de julio de 1894 y su hija entró en el Carmelo el 14 de septiembre siguiente. Durante esta espera, que dictaba la piedad filial, mostró siempre una afectuosa caridad hacia el venerable anciano, y esta disposición de la Providencia nos ha permitido poseer el mejor juego de las cartas de Teresa dirigidas al mismo corresponsal.

 

En el Carmelo, la intimidad de Thérèse y Céline se profundizará aún más, pero de un modo nuevo y muy diferente al de la rue Saint-Blaise y Les Buissonnets, en primer lugar, en el sentido de que Thérèse se ha convertido en la mayor, porque , ayudante en el noviciado, debía formar a Céline en la vida carmelitana, y luego porque, en la vida de clausura, los lazos de sangre se convertían a menudo para ambas en ocasión de mayor generosidad en la fidelidad. Thérèse no bromeaba sobre el desapego. Era exigente, para sí misma y para Céline, como para los demás. Fue en Jesús y por Él que amó y quiso amar a su prójimo. Hermana Geneviève, por lo tanto, estaba en una buena escuela. El juicio es rico en lecciones sobre este tema.

 

Gracias a la delicadeza, en este caso, de la Madre Marie de Gonzague, entonces priora, Céline tuvo el consuelo de ser auxiliar de enfermería de su hermana gravemente enferma. Fue la fuente providencial de mucha información valiosa que nos llegó a través de la Novissima Verba (1926), los Consejos y Memorias (1952) y las Últimas Entrevistas. El conjunto es revelador de la fidelidad de Teresa a las inspiraciones del Espíritu Santo, tanto para su vida interior como para la dirección de las almas.

 

En cuanto a la declaración que seguirá, notemos, entre otros puntos de gran interés, lo que se refiere a la fe de Teresa ya sus duras pruebas contra esta virtud teologal (pp. 653‑654, 681, 722); a sus lecturas, a las Sagradas Escrituras p. 663) y liturgia (p. 665); a la vida de oración, bien expuesta en sus diversos aspectos (pp. 687‑694); a la caridad, al celo apostólico (pp. 704‑713); a la infancia espiritual en sus diversos componentes (pp. 724‑727) y al espíritu de mortificación (pp. 734‑739).

 

Debe notarse, sin embargo, que ciertas declaraciones relacionadas con la última enfermedad de Thérèse y el comportamiento de la Madre Marie de Gonzague durante este período necesitan ser revisados ​​y corregidos (pp. 649 y 741). Nos referiremos a lo que el P. Guy Gaucher escribió al respecto en un trabajo seriamente documentado (La passion de Th. De Lisieux).

 

Destaquemos también la clara y clara posición adoptada por sor Geneviève con respecto a los dones “místicos” o extraordinarios de Thérèse: declara que las afirmaciones de las nn son verdaderamente exageradas. 239-242 y 244 de los arts. No deja de señalar ciertos hechos y ciertos dichos de Teresa relativos a estos Artículos, pero insiste en recordarlo de la manera más fuerte posible: su vida fue muy sencilla, en la línea humilde de la fe y la caridad (p. 774) .

 

Celine murió el 25 de febrero de 1959, a la edad de ochenta y nueve años y diez meses. Con ella murió en la tierra la familia Martín. Ella y la Madre Inés de Jesús fueron los dos testigos principales de la vida de aquel en quien San Pío X vio “al santo más grande de los tiempos modernos”.

La hermana Geneviève depositó del 27 de julio al 2 de septiembre de 1915, durante las sesiones 27 a 39 (f. 630‑810 de nuestra Copia pública). Irónicamente, había sido llamada a declarar en el juicio "incoativo" por motivos de salud, aunque aún no había cumplido los cincuenta años. Este Ensayo nos proporciona el diagnóstico realizado en las circunstancias por el Dr. Francis La Néele sobre el estado de salud de Céline (cf. pp. 609‑611).

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

[Sesión 27: - 27 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[630] [El testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Marie‑Céline Martin, hermana de la Sierva de Dios, nacida en Alençon, parroquia de Saint‑Pierre, el 28 de abril de 1869, hija de Louis‑Joseph‑Aloys‑Stanislas Martin joyero y Marie‑Zélie Guérin, soy monja del Carmelo de Lisieux, donde hice mi profesión el 24 de febrero de 1896.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Espero tener en mi declaración una verdadera pureza de intención, y no creo que el afecto que me une a la Sierva de Dios me impida testificar según la verdad.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Conozco muy bien a la Sierva de Dios, ya que es mi hermana. Además, como éramos, ella y yo, los más pequeños de la familia, vivíamos en una intimidad particular. La conocí, por eso, en una luz diferente a mis hermanas mayores que sirvieron como nuestra madre. Durante los seis primeros años de la vida religiosa de Sor Teresa del Niño Jesús [631], permanecí en el mundo y me escribía con ella por carta; También vine a verla al salón. En 1894 me reuní con ella en el Carmelo, donde hice mi noviciado bajo su dirección; no nos separamos de nuevo hasta su muerte. Mi testimonio se basará principalmente en mis observaciones personales más que en el estudio de los escritos de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Deseo la beatificación de sor Teresa del Niño Jesús sólo para que su manera de ir hacia Dios o, mejor dicho, "su camino pequeño" sea beatificada y, en consecuencia, seguida con confianza por la multitud de almas que se sienten atraídas. Pienso que esto redundará en un aumento del amor del buen Dios en las almas y en un conocimiento más perfecto de Nuestro Señor Jesucristo.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

La Sierva de Dios nació el 2 de enero de 1873, a las 11 de la noche, en Alençon, rue Saint-Blaise, parroquia de Notre-Dame; Yo tenía entonces 3 años y 8 meses. Nuestros padres habían dejado entonces su negocio de joyería y se habían retirado a esta casa en la rue Saint-Blaise que pertenecía a mis abuelos maternos. Mi madre siguió ocupándose, en este nuevo domicilio, de la fabricación y comercio de encajes. La Sierva de Dios fue bautizada el 4 de enero de 1873 en la iglesia de Notre-Dame d'Alençon. Su madrina fue nuestra hermana mayor, [632] Marie, de 13 años, y su padrino fue Paul Albert Boul, hijo de un amigo de mi padre. No recibió el sacramento de la confirmación hasta mucho más tarde, en Lisieux, un convento benedictino, el 14 de junio de 1884.

La Sierva de Dios fue el noveno y último hijo de esta familia. De estos nueve niños, cuatro, dos niños y dos niñas, habían muerto muy jóvenes. Los sobrevivientes fueron:

Marie (Sor María del Sagrado Corazón Carmelita).

Paulina (Madre Inés de Jesús, carmelita).

Léonie (Sor Françoise Thérèse, de la Visitación de Caen).

Céline (hermana Geneviève de Sainte Thérèse, carmelita).

Thérèse (Sor Teresa del Niño Jesús, carmelita).

Me equivoqué en el juicio del Ordinario al darle a mi padre el nombre de pila "Marie". Además, encontramos que nuestra madre nació en Saint-Denis-sur-Sarthon, y no en Gandelain.

El carácter de mi padre era de gran rectitud. Era el hombre justo por excelencia; cuando quiero imaginar a San José, pienso en mi padre. Las principales virtudes que vi practicadas en casa fueron la santificación del domingo y el desprecio por el mundo. Mi padre no sabía lo que era el respeto humano; era muy mortificante; pero tan duro como era consigo mismo, así nos amaba. Su corazón fue excepcionalmente tierno con nosotros y vivió sólo para nosotros: no hay corazón de madre que lo supere. Con eso sin debilidad: todo en él estaba bien reglado y justo. También fue notable su caridad en aliviar los males del prójimo [633] y su caridad en sus palabras; siempre excusaba los errores de los demás. Su respeto por los sacerdotes era tan grande que nunca había visto algo así. Recuerdo que cuando era pequeño imaginaba que los sacerdotes eran "dioses", tan acostumbrado estaba a verlos colocados fuera del rango común.

 

Mi madre, como mi padre, tenía un gran desapego por las cosas terrenales. Su inteligencia era superior y su energía extraordinaria: las dificultades no eran nada para ella. Su espíritu de fe fue notable y lo ayudó a través de las muchas pruebas de su vida. Cuando perdió a sus hijos, inmediatamente supo dónde encontrarlos y superó su gran dolor. Ella escribió: 'Anhelaba tener muchos hijos para criarlos al cielo' .@CF192@

 

Mis padres habían adquirido con su trabajo una fortuna que, sin ser inmensa, constituía para ellos un puesto muy honroso.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

La pequeña Thérèse fue amamantada primero por su madre hasta marzo de 1873, luego la salud de mi madre la obligó, por consejo del médico, a amamantar al niño en el campo. Se lo confiamos a una mujer muy honesta que ya había tenido en su casa a uno de mis hermanos menores. La pequeña Thérèse volvió definitivamente a la casa paterna el 2 de abril de 1874. (Me había equivocado en la primera prueba al situar su regreso en marzo).

Mi madre murió el 29 de agosto de 1877. Té

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

Rese tenía [634] 4 años y 8 meses. Mi padre dejó Alençon y vino a vivir a Lisieux cerca del hermano de mi madre. Marie, nuestra hermana mayor, de 17 años, era la dueña de la casa, mientras que Pauline, un año menor, se ocupaba de nuestra educación. Therese la llamó "su madrecita". Ella también lo instruyó hasta la edad de 8 años y medio cuando se unió a mí en la Abadía Benedictina de Lisieux.

Mi padre tenía atenciones especiales para su hija menor, cuidándola como lo haría una madre; pero si es cierto que la pequeña Thérèse estaba, como ella misma dice, “rodeada de amor” @MSA 4,2@, también lo es que nunca fue malcriada. La prueba de que mi padre no la malcriaba y de que sus deseos no se cumplían en casa es que ella siempre recordaba y relata en su manuscrito cómo fue fuertemente reprendida por no haber querido estorbar sus juegos, a la primera llamada de mi padre.

 

[635] [Continuación de la respuesta a la décima solicitud]:

Un poco más tarde, en Lisieux, podría tener seis años y se tomaba toda su alegría en llevarle el diario a mi padre todas las mañanas. Yo quise, un día, llevarlo yo mismo, pero Thérèse, más animada, ya lo había tomado, y como mostré pena, papá reprochó a la pequeña Thérèse por no haber cedido a mí y la regañó muy fuerte, tan fuerte que yo tenía dolor extremo.

Mis hermanas tampoco la mimaron. Nunca se retractaron de algo dicho o cambiado, a pesar de sus lágrimas, una nota más baja dada a sus estudios.

Si la sirvienta presentaba alguna acusación contra ella, la sirvienta tenía a priori razón, y la pequeña tenía que pedir perdón, a veces de forma totalmente equivocada, para enseñar su sumisión a los mayores.

Nuestra ropa tampoco fue buscada. Si rizamos el cabello de Thérèse, fue solo para complacer a nuestro padre que así lo quería. Nuestras hermanas le decían tanto a Teresa que no era nada bonita, que se convenció de ello.

 

La exquisita sensibilidad del corazón y de los sentimientos de la Sierva de Dios fue para ella la fuente más abundante de sus sufrimientos. A partir de la muerte de mi madre, esta sensibilidad aumentó a expensas de su vigor. Fuera del pequeño círculo de Les Buissonnets, [636] era excesivamente tímida, le gustaba mantenerse escondida, creyéndose sinceramente inferior a los demás; sólo en nuestra compañía recobró su alegría y expansión. Esta timidez le dio entonces una actitud vacilante e indecisa que podía inducir a error sobre la energía básica de su carácter. Pero para nosotros, sus amigos íntimos, debajo de esta aparente debilidad traicionaba una extraordinaria fuerza de voluntad. Sabía dominarse a sí misma a la perfección, teniendo ya un gran control sobre todas sus acciones; Nunca noté en ella una desviación de carácter, un discurso vivo. Su mortificación también fue constante: buscó, hasta en las cosas más pequeñas, ocasiones de sacrificio.

Este estado de timidez y de excesiva sensibilidad desapareció repentinamente por efecto de una gracia celestial en la noche de Navidad de 1886: ella lo llama "su conversión" @MSA 45,1@

Entre el estado precedente y la actitud vigorosa y decidida que siguió por el resto de su vida, el contraste es abrupto y sin transición.

 

Como dije, la Sierva de Dios, de 8 años y medio, vino a reunirse conmigo en la Abadía Benedictina. Sufrió mucho en el internado por el contacto con compañeros que no tenían ni los mismos gustos ni las mismas aspiraciones que ella, y muchos de los cuales eran indisciplinados. Ella, que quería, por el amor de Dios, hacerlo todo bien, fue objeto de burlas sobre este tema por algunos de los otros internos. A Therese le gustaba mucho estudiar y lo hacía muy bien. Aunque estaba en una clase de alumnos todos mayores que ella, de los cuales [1] varios llegaban hasta los trece años, siempre era la primera en las competencias. La historia y la composición francesas tenían sus preferencias; la gramática y la aritmética eran secas para él. Recordaba el significado de las cosas más que palabra por palabra, por lo que recitar el catecismo le resultaba difícil, pero ponía tanto corazón en ello que lo lograba a la perfección y nunca se dejaba llevar por los otros niños. Uno de los medios que utilizaba para recordar la letra del catecismo era aprenderla en lugar de jugar, así que la vimos, con permiso de sus maestras, paseando con su libro en la mano durante el recreo.

 

A la edad de diez años, la Sierva de Dios fue atacada por una extraña enfermedad, que ciertamente provenía de los celos del demonio. Estaba atormentada por espantosas visiones que la aterrorizaban; dijo cosas que no quería decir y aparentemente perdió el uso de sus sentidos, sin por ello perder la razón ni un solo momento: ella misma lo testificó más tarde. El médico dijo que nunca había visto un caso así en un niño tan pequeño y declaró a la ciencia impotente. Yo tenía entonces sólo trece años y sólo podía darme cuenta imperfectamente de su condición. Su rostro estaba pálido y transparente. En las crisis, nos miraba con una mirada penetrante. Cuando se permitió que apareciera el miedo, las crisis se agudizaron; se golpeó la cabeza contra la madera de su cama; en su cama adoptaba poses y ejecutaba movimientos extrañamente gimnásticos sin, sin embargo, nunca, contra toda probabilidad, herir su honradez. Una vez se tiró en el pavimento de la habitación sobre la balaustrada de la cama, sin hacerse el menor daño. Nunca en estas crisis los objetos de piedad le inspiraron repulsión, todo lo contrario.

Esta enfermedad duró unas seis semanas: comenzó durante la Semana Santa del año 1883, y fue repentina y totalmente curada por la Santísima Virgen, en una aparición milagrosa. En el resto de su vida, nunca sucedió nada que pudiera recordar, ni remotamente, la crisis por la que había pasado. Su temperamento y carácter siempre fueron

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

Días muy equilibrados, y polos aparte de nerviosismo.

Después de su recuperación, la Sierva de Dios volvió a la Abadía y reanudó sus estudios. Hizo allí su primera comunión el 8 de mayo de 1884 a la edad de 11 años y 4 meses, y se preparó para este gran acto con extraordinario fervor. Para esta preparación, se sirvió de un librito que le había escrito Sor Agnès de Jesús, y que animaba a la práctica de los sacrificios; ella fue pródiga de eso. El día de su Primera Comunión, parecía más un ángel que una criatura mortal. Recibió el sacramento de la Confirmación con no menos fervientes disposiciones el 14 de junio del mismo año.

La Sierva de Dios tuvo que abandonar el internado al final del primer trimestre escolar (finales de diciembre de 1885 o enero de 1886). Ella había regresado sola a la Abadía, porque yo había terminado mis estudios. Este aislamiento fue un calvario tan peligroso para su salud que mi [639] padre la hizo regresar a Les Buissonnets donde completó su educación siguiendo las lecciones de un maestro.

 

[Respuesta a la undécima solicitud]:

Desde la más tierna edad de la Sierva de Dios, ella dijo, y todos a su alrededor entendieron, que sería religiosa y consagrada a Dios. Dijo que quería aislarse en un desierto, estar sola con el buen Dios. Cuando nuestra hermana Paulina entró en el Carmelo y la Sierva de Dios escuchó la descripción de la vida allí llevada, comprendió que en esta Orden encontraría la realización de sus aspiraciones.

 

Me preguntan si oró a Dios y tomó consejos para solucionar el problema de su vocación. No creo que haya habido nunca un problema de vocación para ella. Ella nunca cuestionó si debería dedicarse a Dios; la cosa siempre fue obvia para ella; la única pregunta que se hizo fue cómo lograr su objetivo. Sobre todo, se dejó aconsejar sobre este punto por la Madre Inés de Jesús, a quien visitó en el Carmelo. El padre Pichon, jesuita, director de nuestra familia, también lo animó en esta ocasión. El día de Pentecostés de 1887, Teresa manifestó a su padre su deseo de entrar en el Carmelo. Marie, nuestra hermana mayor, se había reunido allí con Pauline el 15 de octubre de 1886. Mi padre, con la fe y la sencillez de un santo, le dio su consentimiento, pero nuestro tío, el señor Guérin, lo rechazó como tutor del niño. Pospuso este proyecto hasta los 17 años por lo menos; sin embargo, no tardó en ceder, habiendo inclinado el buen Dios su corazón en esta dirección.

 

[Sesión 28: - 28 de julio de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[646] [Continuación de la respuesta a la undécima solicitud]:

Quedaban otras dificultades por superar: el superior eclesiástico del Carmelo, el padre Delatroëtte, rechazó su ingreso porque la encontró demasiado joven. Thérèse [647] tuvo entonces que recurrir a su obispo: fue con este fin a Bayeux con mi padre, pero habiendo recibido sólo una respuesta evasiva, decidió en el próximo viaje que debía hacer a Roma, para pedir a Su Santidad León XIII la deseada autorización. Ella hizo este viaje acompañada por mi padre y por mí. El Santo Padre tampoco decidió la cuestión y la devolvió a los superiores ya disposición de la Providencia. Al regresar a Francia, Thérèse confió completamente en el consejo de su hermana Pauline para el tema de su vocación. Escribió al obispo de Bayeux, quien respondió el 28 de diciembre de 1887, dando la autorización deseada; pero la madre priora del Carmelo, queriendo evitar las susceptibilidades de la siempre opositora superiora, pospuso esta entrada después de la Cuaresma. Por lo tanto, solo al año siguiente, el 9 de abril de 1888, Teresa cruzó la puerta del claustro donde la habían acompañado su padre y su familia.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

La Sierva de Dios comenzó su postulantado a la edad de 15 años y 3 meses. Debería haber tomado el hábito seis meses después, en octubre; pero a causa de su gran juventud, y aún de sobra de la superiora, se aplazó para el 10 de enero de 1989. pudo hacer profesión; pero todavía la retrasan, con el pretexto de su juventud: tenía, sin embargo, 11 años. No hizo sus votos hasta el 1890 de septiembre de 17. Tres años después, [8] en el transcurso del año 1890, nuestra Madre Priora pidió a la Sierva de Dios que la ayudara en la formación de las novicias. Fue la Reverenda Madre Agnès de Jesus, entonces priora, quien confió esta responsabilidad a la Hermana Thérèse, persuadiendo hábilmente a la Madre Marie de Gonzague, maestra de novicias, para que buscara la ayuda de la Sierva de Dios. Además, en ese tiempo, esta obediencia consistía solamente en dar consejos a dos compañeros conversos. Sólo relato de oídas los acontecimientos que tuvieron lugar desde la entrada de Teresa en el Carmelo hasta el 648 de septiembre de 1893. Durante este período, de hecho, yo había permanecido en el mundo; sin embargo, a menudo venía al salón. En septiembre de 14 entré en el Carmelo, después de la muerte de mi padre. Otros dos novicios también llegaron por la misma época; nos encontramos así con cinco novicias bajo la dirección real, aunque no oficial, de Sor Teresa del Niño Jesús. En 1894, la Madre Marie de Gonzague volvió a ser priora; mantuvo al mismo tiempo el oficio de maestra de novicias y también la Sierva de Dios como auxiliar en este oficio; pero la autoridad de Sor Teresa del Niño Jesús debía ejercerse con gran discreción so pena de despertar los celos sospechosos de la Reverenda Madre Priora.

En 1896, sor Teresa del Niño Jesús fue puesta a cargo de la sacristía, cargo que ya había ocupado antes de que yo ingresara. Al comienzo de su enfermedad, se convirtió en ayudante de lavandería y, finalmente, se liberó de todo empleo, cuando las fuerzas la abandonaron. [649] Siempre se había mostrado indiferente a todos los deberes que cumplía por obediencia; sin embargo, le hubiera gustado mucho ser enfermera para ejercer la caridad, pero nunca fue llamada a desempeñar ese papel.

 

Contrariamente a los pronósticos que podrían hacer creer que un postulante de 15 años sería mimado en el Carmelo, el Ser-

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

la alabanza de Dios pasó desapercibida allí al principio como consecuencia de su humildad; luego su presencia, elevando a tres el número de hermanas de una misma familia, suscitó en la comunidad ciertos celos que no estaban dirigidos personalmente a la Sierva de Dios, pero que, sin embargo, ella tuvo que sufrir.

He oído que en sus años de noviciado muchas veces había sido probada por la severidad de la Madre Priora hacia ella; pero, como dije, no fui testigo directo de sus primeros años en el Carmelo. Por el contrario, pude observar lo relacionado con sus últimos tres años. Al principio de su última enfermedad, no le tenían suficiente respeto, porque nunca se quejaba. Así se le dejó cumplir con su deber hasta la extinción de su fuerza; se quedó sin colchón en su celda después de tratamientos para ampollas y golpes; estaba exenta del trabajo común, lavando y limpiando sólo en el último extremo, y trabajaba tendiendo la ropa, con la espalda y el pecho desgarrados por ampollas recientes. Incluso al final de su vida, cuando gozaba de cierta influencia en la comunidad, nadie pensó jamás en ponerla en posesión de sus derechos [650] dándole una sesión en el cabildo. Indudablemente, ella no podría tener derecho a voto, ya que las reglas no permiten que más de dos hermanas de una misma familia tengan derecho a voto; pero podría haberse sentado en el capítulo. En lugar de eso, como las hermanas castigadas, dijo sus fechorías con las novicias, después de las hermanas legas, y humildemente se retiró de la asamblea.

 

[Respuesta a la decimotercera solicitud]:

La Sierva de Dios observó siempre los mandamientos de Dios y los preceptos de la Iglesia con perfecta exactitud sin que nadie, que yo sepa, haya notado jamás en ella la menor ruptura de esta fidelidad. No solo nunca encontré faltas graves en su conducta; pero nunca la vi cometer la menor falta deliberada. Sus votos religiosos fueron igualmente cumplidos con meticulosa regularidad.

 

[651] [Respuesta a la decimocuarta solicitud]:

Desde su infancia, la Sierva de Dios se dedicó a practicar todas las virtudes. Realmente no sabemos a cuál alabar más, porque todas brillaron de manera supereminente en ella, con, sin embargo, un carácter de originalidad muy personal. Desde este punto de vista, está entre las virtudes teologales, la caridad de Dios que domina, por su audacia y la delicadeza de sus sentimientos. Amaba al buen Dios como un niño ama a su padre, con increíbles muestras de ternura.

Las virtudes cardinales no fueron menos loables en la Sierva de Dios: la humildad sobre todo llegó en ella a los últimos límites, y fue para ser más humilde y más pequeña que siguió el "camino de la infancia espiritual", o mejor dicho, fue fielmente seguido. camino que la hizo humilde y sencilla como una niña.

Sin duda Thérèse, sobre todo en su infancia, tuvo pequeños defectos, por ejemplo una excesiva sensibilidad; pero las faltas bien reprimidas se convierten en belleza, y como siempre supo dominarse a sí misma, su semblante adquiere un sello de grandeza y fuerza que me deleita. Sus actos de renuncia fueron espontáneos y múltiples. Tenía una energía tenaz que se ejercitaba en silencio, sin detenerse en las dificultades.

Pero con ella todo era sencillo y natural, por lo que el carácter heroico de sus virtudes podía pasar desapercibido para la mayoría de las hermanas.

 

[652] [Respuesta a la decimoquinta solicitud]:

La fe de la Sierva de Dios fue viva y constante: incluso evitó las simples palabras que no estaban en conformidad con la fe, que a veces se nos escapan sin que las pensemos. Incluso me reprochó con un simple murmullo contra la Providencia.

Desde su más tierna infancia, mi madre podía escribir sobre ella, cuando tenía 4 años: “La pequeña va a estar buena, ya se le ve el germen; ella sólo habla del buen Dios” @CF 192@. Más tarde, en el internado, sus deberes, incluso sobre temas indiferentes, tenían un sello de piedad: sus páginas de escritura estaban compuestas de frases y piadosas aspiraciones.

Amaba cuando nuestra hermana mayor, Marie, le hablaba del buen Dios y del sufrimiento cristiano.

A los 14 en el Belvedere, pasaba las tardes conmigo mirando al cielo. Estas conversaciones eran nuestro deleite y me recuerdan, de lejos, la escena de Santa Mónica y San Agustín.

 

En el Carmelo continuó sus conversaciones conmigo por carta. Sus cartas hablan exclusivamente del buen Dios. No hay uno ordinario. El padre Domin, capellán de los benedictinos, me dijo que fueron estas cartas, la mayoría de las cuales escritas cuando tenía 15 años, las que más le impactaron y formaron su juicio sobre la santidad de la Sierva de Dios.

Amaba la poesía de la naturaleza que deleitaba su alma y la transportaba a los cielos.

Todo lo elevaba a Dios, incluso el mal. Hizo [653] de todas las cosas peldaños para elevarse a Dios, como, por ejemplo, los vanos grabados de los catálogos de moda. Incluso los usos mundanos lo elevaron a Dios. Con motivo de la boda de nuestra prima, ella me envió, junto a la carta de invitación a esta boda, una carta de invitación a su propia boda espiritual con Jesús.

Su unión con Dios no se rompió, nada podía distraerlo de ella. Dijo que no pasaba ni tres minutos sin pensar en Dios, pero siempre con naturalidad y sencillez.

Este espíritu de fe que iluminó toda la vida de la Sierva de Dios fue, sin embargo, sometido a una larga serie de pruebas. Primero, la mayor parte de su vida religiosa la pasó en sequías casi ininterrumpidas. “Jesús, ella me escribe, instruye mi alma. Le habla en el silencio, en la oscuridad.”@MSA 83,2@ Pero sobre todo fue probada por una terrible tentación contra la fe, tentación que la asaltó dos años antes de su muerte y terminó sólo con su vida. . Estos ataques estaban dirigidos particularmente a la existencia del cielo. No hablaba de ello con nadie, por miedo a comunicar a los demás su indecible tormento. Fue un poco más explícita con la Madre Agnès de Jesús, aunque solo en algunas frases desconocidas.

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

Chevées. Dice en la historia de su alma que soportó sus crueles sufrimientos para invocar la misericordia de Dios sobre las pobres almas que habían perdido la fe. Hubiera querido encontrar un confesor que la apoyara en su lucha, pero nuestro capellán estuvo a punto de disgustarla al declarar [654] que «su estado era muy peligroso». También consultó al reverendo padre Godefroy, creo, o tal vez a otro extraordinario confesor, y siguiendo su consejo, escribió el Credo con su sangre en la última hoja del libro de los Evangelios que llevaba constantemente en el corazón. Me dijo que había pronunciado muchos actos de fe para protestar contra estas desastrosas impresiones. Su fidelidad y su fervor no disminuyeron en nada por esto, y con verdad cantó:

"Y redoblo mi ternura cuando elude mi fe" @PN 45@

 

Respuesta a la sexta solicitud]:

La Sierva de Dios deseó muy ardientemente la propagación de la fe. Había oído que cuando ella nació nuestros padres esperaban por última vez a “una pequeña misionera”, y decidió no defraudar sus esperanzas. A los 14 años, habiendo leído algunas páginas de un Anal de las Hermanas Misioneras, pronto interrumpió su lectura y me dijo: “No quiero leerlo; Ya tengo un deseo tan fuerte de ser misionero, ¡qué sería si lo reviviera aún más con la imagen de este apostolado! Quiero ser carmelita” @Fuente pre.@. Luego me explicó el motivo de esta determinación: "Era sufrir más y por 1 salvar más almas" @Fuente pre@. Me escribe en agosto de 1892: «¿No es el apostolado de la oración, por así decirlo, superior al de la [655] palabra? Nuestra misión, como carmelitas, es formar obreros evangélicos que salven miles de almas de las que seremos madres» @LT 135@. El deseo de propagar la fe hizo que la Sierva de Dios aceptara con santa alegría la petición de una especial unión de oración con dos misioneras. Los llamó "sus hermanos", animándolos respetuosamente en sus penosos trabajos y deseándoles el martirio. El martirio ha sido siempre el gran ideal de Sor Teresa del Niño Jesús: le hubiera gustado dar a Dios el testimonio de su sangre; ella me dijo varias veces.

 

[Respuesta a la decimoséptima solicitud]:

Desde su niñez, la Sierva de Dios deseó ardientemente aprender los misterios de la religión. Interrogó a Pauline sobre todo tipo de temas religiosos; amaba el estudio de la historia sagrada; siempre fue la primera en el catecismo.

Todas las noches, en Les Buissonnets, leíamos juntos el “Año litúrgico” y esta lectura desarrolló en su alma el gusto por las hermosas ceremonias de la Iglesia.

Ella sabía la "Imitación" de memoria. En el Carmelo aprendió a disfrutar de las obras de San Juan de la Cruz que le agradaron particularmente; Le hicieron mucho bien los "Fundamentos de la vida espiritual" del padre Surin, así como la obra de Monseñor de Ségur, "Piedad y vida interior".

 

La Sierva de Dios amaba especialmente [656] el misterio del pesebre. Es allí donde el Niño Jesús le cuenta todos sus secretos sobre la sencillez y el abandono. Cuando era niña, preparaba cuidadosamente la fiesta de Navidad con una novena de sacrificios. En el Carmelo cuidó con tierna piedad una estatua del Niño Jesús que adorna el claustro. Siempre la rodeó de flores alegres y frescas, como les gustan a los niños. Su felicidad era adornarla con flores silvestres. Cantó a la “santa pequeñez” en poemas rebosantes de fe y de amor. El nombre de Teresa del Niño Jesús, que le había sido dado a la edad de nueve años, cuando manifestó su deseo de hacerse carmelita, siempre fue relevante para ella y se esforzó constantemente por merecerlo. Ella oró: “¡Oh pequeño Niño Jesús! mi único tesoro, me abandono a tus divinos caprichos; No quiero otra alegría que la de hacerte sonreír. Imprime en mí tu gracia y tus virtudes de niño, para que el día de mi nacimiento en el cielo, los ángeles y los santos reconozcan en mí a tu pequeña esposa, Teresa del Niño Jesús.” @pri 14@Estos Las "virtudes infantiles" que ella desea se ganaron ante ella la admiración del austero San Jerónimo que no es gravado por eso con puerilidad.

La Sierva de Dios no podía separar los misterios de la Pasión de los del Pesebre. Además, a su nombre de Teresa del Niño Jesús quiso añadir el de la Santa Faz. Esta devoción a la Pasión data, en la Sierva de Dios, de los cinco años, cuando dice haber entendido por primera vez un sermón [657] que trataba de la Pasión. Más tarde, en el Carmelo, arrojó flores sobre el crucifijo del patio y durante su enfermedad cubrió su crucifijo de rosas, eligiendo los pétalos más frescos. Además, no ha querido dar a las criaturas este testimonio de fe y de amor; así sucedió un día que habiendo puesto flores en su mano para tirárselas a alguien, en señal de cariño, ella se negó.

En el Carmelo hacía el Vía Crucis varias veces a la semana. Fue en una de estas circunstancias que recibió la gracia de sentirse herida por un dardo de fuego pocos días después de su “ofrenda al amor misericordioso”. En este acto de ofrenda había pedido llevar en el cielo, sobre su cuerpo, los estigmas de la Pasión. Debo decir que esta devoción al Vía Crucis no fue, para la Sierva de Dios, una devoción sensitiva; su fervor en este ejercicio era por lo general un fervor de voluntad más que de atracción. La gracia extraordinaria del rayo de fuego que acabo de mencionar es un favor único en la vida que solo duró unos segundos.

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte-Thérèse OCD

 

[Sesión 29: - 29 de julio de 1915 a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[Respuesta a la decimoctava solicitud]:

El espíritu de fe de la Sierva de Dios en la presencia real se revela en sus primeros años. De niño dije un día: “¿Cómo es que el [661] buen Dios está en una hueste tan pequeña? Y Thérèse, que solo tenía cuatro años, respondió: "Eso no es de extrañar ya que él es todopoderoso"@MSA 10,1@.et @CF 201@ En Lisieux, desde los cinco años, tiró flores al Santísimo Sacramento, en las procesiones de Corpus Christi. Ella misma revela sus sentimientos entonces cuando dice que estaba tan feliz cuando sus pétalos de rosa tocaron la sagrada custodia. Quería hacer su Primera Comunión temprano; fue especialmente durante la mía que ella manifestó sus deseos. Pauline me llevó a un lado todos los días para arreglarme. La pequeña Thérèse hizo gestiones para ser admitida en estas entrevistas, diciendo "que cuatro años no eran demasiados para prepararse para recibir al buen Dios". a la costumbre Habiendo nacido el 25,1 de enero, se vio retrasada un año y dijo con pesar: "¡Cuando pienso que si hubiera venido al mundo solo dos días antes, me habría adelantado un año para mi primera comunión! »@Espíritu de la Bse....@. Quand vint le moment de cette première communion, elle s'y prépara en offrant chaque jour une gerbe de sacrifices et d'actes d'amour, dont elle tenait un compte sur un petit carnet: elle y a noté 11 sacrifices et 2 actes d 'amor. Su unión con Nuestro Señor fue, ese día, tan íntima que la Sierva de Dios la llamó "una fusión". "Ya no éramos dos", escribió. Thérèse había desaparecido como una gota de agua perdida en el océano. Jesús se quedó solo: era el Maestro, el Rey.”@MSA 818@ El día de su primera comunión y el día [2773] siguiente, ella estaba como alejada de las cosas de la tierra: una atmósfera de paz y tranquilidad lo rodeaba. No era ajena, sin embargo, a la celebración familiar, pues en ella todo era sencillo y ordenado. ¡Sus deseos de Comunión eran muy grandes en el mundo donde el tiempo que transcurría entre cada Comunión le parecía tan largo! En el Carmelo rezó con fervor para que el buen Dios pusiera fin a esta costumbre de abstenerse en principio de la comunión diaria.

Su acción de gracias después de la Comunión fue ciertamente muy ferviente, pero nunca, que yo sepa, tuvo “éxtasis” en ese momento, ni en ningún otro momento de su vida. Además, en Carmel, el coro está en completa oscuridad durante la misa y acción de gracias; por tanto, nadie ha podido nunca darse cuenta de la expresión de su rostro en el momento de la comunión, como parece suponer el artículo 34.

 

Su amor por la Sagrada Eucaristía la llevó a desempeñar con gran fervor el oficio de sacristán. Su felicidad alcanzó su punto máximo cuando quedó en la patena o en el corporal, un paquete de la sagrada hostia. Un día, cuando el copón no estaba suficientemente purificado, llamó a varias novicias para que la acompañaran al Oratorio, donde lo colocó con indecible alegría y respeto. Me contó su alegría cuando, una vez caída la hostia de las manos del sacerdote, extendió su escapulario para recibirla: me dijo que había tenido el mismo privilegio que la Santísima Virgen, pues había llevado la Niño Jesús en sus brazos.

[663] Cuando preparaba los vasos sagrados para la Santa Misa, decía, amaba reflejarse en el cáliz y en la patena: le parecía que el oro, habiendo reflejado su imagen, era sobre ella que la especie divina.

 

[Respuesta a la decimonovena solicitud]:

No tengo nada que decir sobre este punto.

 

[Respuesta a la vigésima solicitud]:

Si la Sierva de Dios probó, como decía, ciertos libros de piedad, es sin embargo cierto decir que lo que le proporcionó sobre todo alimento espiritual fue la lectura de la Sagrada Escritura, principalmente del Evangelio. Ella constantemente llevó este libro a su corazón y nos hizo seguir su ejemplo. En la meditación de los Libros Sagrados, indagó mucho para llegar a adivinar, según su expresión, "el carácter del Buen Dios" @CSG ...@. Copió pasajes del Evangelio para coordinar los hechos según el relato de los diversos evangelistas. Lamentó la diferencia de traducción y dijo que si hubiera sido sacerdote, habría aprendido griego y hebreo para conocer el pensamiento divino tal como se dignaba expresarse en nuestro lenguaje terrenal.

 

Su espíritu de fe le dio un gran respeto por los sacerdotes por el sacerdocio del que están revestidos y del que es imposible tener mayor estima. Expresó en varias ocasiones a lo largo de su vida el pesar de no poder ser sacerdote. Sintiéndose muy enferma en junio de 1897 me dice: "El buen Dios [664] me va a llevar a una edad en que no hubiera tenido tiempo de ser sacerdote si hubiera podido" @DEG p.619 @ . Le encantaba pensar que Santa Bárbara había llevado la Sagrada Comunión a San Estanislao Kostka: “¡Por ​​qué no un ángel – me dijo – por qué no un sacerdote, sino una virgen! ¡Oh! que en el cielo veremos maravillas! Tengo la idea de que los que lo habrán deseado en la tierra gozarán allá arriba de los privilegios del sacerdocio (tocando la sagrada hostia...etc.)” @CSG...@.

Le encantaba consultar a los sacerdotes que predicaban nuestros retiros y los obedecía punto por punto. Por lo tanto, no tenía confianza en el acto de "Donación al amor" que había compuesto antes de que fuera revisado por un teólogo. También siguió el consejo de un director que le dijo que copiara el Credo y lo llevara en el corazón para

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

tener como respuesta constante a las tentaciones contra la fe que la torturaban.

Su espíritu de fe hacia la Madre María de Gonzague cuando era priora fue igualmente irreprochable y tanto más meritorio cuanto que la conducta de esta pobre madre fue muy reprobable. No permitió que las novicias criticaran su conducta. Estaba feliz de morir en los brazos de la Madre María de Gonzague en lugar de la obediencia a la Madre Inés de Jesús porque había una oportunidad de ejercer un mayor espíritu de fe.

 

La Sierva de Dios fue absolutamente intransigente en cuanto a la obediencia a la autoridad eclesiástica. Había probado la lectura de una obra, pero al enterarse de que el autor había dicho una palabra en contra de un obispo, rechazó sus obras y no quiso saber más sobre eso.

[665] Esta nueva apreciación se justificó por el posterior descubrimiento de la impostura de este autor (Leo Taxil, alias Doctor Bataille). Era la obra titulada: Miss Diana Vaughan, memorias de un ex palladista (publicación mensual), en 8°, París 1895‑1897.

 

En el Carmelo, la Sierva de Dios tenía una atracción particular por el rezo del oficio litúrgico. Le gustaba estar allí todas las semanas para decir la oración en voz alta. En su lecho de muerte, ella misma dio este testimonio: “No creo que se pueda desear más que yo para recitar bien el oficio y no cometer faltas” @DEA 6-8@. Nos enseñó a componer nuestro exterior durante el oficio por la dignidad de la función que cumplíamos.

 

[El testigo continúa su testimonio. Contestación a la vigésima primera solicitud]:

La pequeña Teresa no tenía cuatro años cuando ya mostraba su alegría rezando ante el altar de María. Batió palmas y saltó de [666] alegría cuando vio allí muchas flores.

Después le gustaba prepararse para el mes de mayo, muy florido e iluminado.

Esta devoción aumentó cuando en su primera confesión el sacerdote le recomendó amar mucho a la Santísima Virgen, y especialmente cuando, a la edad de 10 años, le debió la repentina curación de una enfermedad considerada incurable por los médicos.

Siempre consideró un gran honor haber recitado el acto público de consagración a la Santísima Virgen el día de su primera comunión. Entonces decidió decir un Memorare todos los días y nunca dejó de hacerlo. Más tarde rezaba su rosario todos los días. En sociedad nunca fallaba; pero estas prácticas exteriores eran sólo un pálido rayo de su intimidad con su querida Madre, a quien llamaba "mamá".

 

Dejando el internado antes de la edad requerida para entrar definitivamente en la asociación de los "Hijos de María", consintió en volver a los benedictinos dos veces por semana, aunque esta condición de admisión le costó mucho. 31 de enero de 1886. Ingresó en el Carmelo que es la orden de la Santísima Virgen, su primer ensayo poético fue en alabanza a María. Celebraba el misterio de la lactancia virginal y me pidió que compusiera un pequeño cuadro sobre este tema: fue en 1894.

Algunos años antes me escribió: [667] «Sobre la Santísima Virgen, debo confiaros una de mis sencillez: a veces me sorprendo diciéndole: 'Me encuentro más feliz que Vos, porque os tengo como mi madre y tú no tenéis Virgen Santísima a quien amar...'. Sin duda la Santísima Virgen debe estar riéndose de mi ingenuidad y sin embargo es muy cierto lo que le digo” @LT 137@

Sor Teresa del Niño Jesús ya estaba muy enferma cuando me dijo: “Todavía tengo algo que hacer antes de morir. Siempre he soñado con expresar en un canto a la Santísima Virgen todo lo que pienso de ella”. Y compuso su himno: “¡Por ​​qué te amo, oh María! » @PN 54@ (esto fue en mayo de 1897). Lo que la deleitaba en la Santísima Virgen era verla andar por los caminos trillados. Ella estaba cantando:

“Sé que en Nazaret, Virgen llena de gracias,

vives en la pobreza sin querer nada más,

sin éxtasis, milagros, éxtasis

embellece tu vida, ¡oh Reina de los elegidos!

El número de los pequeños es grande en la tierra,

pueden levantar sus ojos hacia ti sin temblar;

por el camino común, Madre incomparable

por favor camina para guiarlos al cielo! » @PN 54@

Durante su última enfermedad, siguió hablando de la Santísima Virgen. Dijo que los santos muchas veces hacían esperar su protección, pero que la de la Santísima Virgen era inmediata.

Todavía invocó a su Madre Celestial durante su agonía. Las últimas palabras que escribió en esta tierra fueron en honor de la Santísima Virgen: el 8 de septiembre de 668 trazó con mano temblorosa estas líneas en el reverso de una imagen de Nuestra Señora de las Victorias: “Oh María, si yo fuera la Reina del Cielo y tú fueras Teresa, yo quisiera ser Teresa para que fueras la Reina del Cielo.” @Pri. 1897@

Su devoción a San José era fuerte. Era una deuda vieja porque con tan solo unos meses de edad, había sido curada y salvada de la muerte por este gran santo. En la casa había una estatuilla de San José con el Niño Jesús en brazos, y la pequeña Teresa le prodigaba sus caricias. Más tarde, durante su viaje a Roma, me dijo que no tenía miedo de nada que pudiera pasar ante sus ojos, porque se había puesto bajo la protección de San José. Luego me enseñó a recitar como ella, todos los días, la oración: "Oh San José, padre y protector de las vírgenes..."

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

En el Carmelo rezaba sobre todo a San José para obtener una participación más frecuente en la Sagrada Comunión. Atribuyó a su intercesión el decreto libertador de León XIII.

Sor Teresa del Niño Jesús tenía una gran devoción por los santos ángeles. Durante su estancia en el internado de los benedictinos, firmó todos sus deberes: “Teresa niña de los santos ángeles”. En Les Buissonnets, de niña tenía en su mesa una estatuilla del ángel de la guarda; ella atribuía la preservación del pecado al ángel de la guarda, como me escribió el 26 de abril de 1894, estando yo [669] todavía en el mundo, y ella en el Carmelo: «Jesús ha puesto cerca de ti un ángel del cielo, que siempre te guarda, te lleva en sus manos para que tu pie no tropiece con la piedra; no lo ves y sin embargo es él quien durante 25 años ha preservado tu alma, es él quien aleja de ti las ocasiones de pecado... No tengas miedo de las tempestades de la tierra: tu ángel de la guarda te cubre con sus alas” @LT 161@. En el Carmelo recomendó a sus novicias tener siempre un porte digno y amable para honrar a los santos ángeles que nos rodean.

La pequeña Teresa siempre fue muy aficionada a los santos. Sus deberes como huésped tenían una larga serie de iniciales debajo, indicando sus jefes favoritos. Entre los santos, la Sierva de Dios distinguió a sus protectores ya sus amigos.

Entre los primeros, clasificó en primer lugar a sus santos patronos, Santa Teresa, San Francisco de Sales y San Martín. En el Carmelo, se unió a San Juan de la Cruz. Entre los santos, sus “amigos” preferidos fueron santa Cecilia, la beata Juana de Arco, el beato Théophane Vénard y los santos Inocentes. Llamó a Santa Cecilia "la santa del abandono" @LT 161@, porque cantó en el fondo de su corazón aún en medio de las mayores perplejidades. Compuso buena parte de su poesía en honor a la beata Juana de Arco. Amaba al beato Théophane Venard, porque, dijo, "era un santito muy sencillo que amaba mucho a la Virgen María, amaba mucho a su familia y vivía en el abandono amoroso [670] en Dios" @HA 12@. Recibió providencialmente, en su última enfermedad, su retrato y sus reliquias, que nunca la abandonaron durante sus últimos días de exilio. En cuanto a los Santos Inocentes, fue la misma admiración por las virtudes de la infancia lo que le hizo tomarlos como modelos. También compuso un delicioso cántico sobre los responsorios de Santa Inés que son el eco de su propio corazón virginal.

Finalmente, cuando quiso obtener la plenitud del amor, "Me presenté, dijo, ante la asamblea de los ángeles y de los santos, y les dije: Soy la más pequeña de las criaturas, conozco mi miseria y mi debilidad, pero Sé también cuánto aman hacer el bien los corazones nobles y generosos; Te ruego, pues, bendito del cielo, que me adoptes como hijo tuyo; sólo a ti volverá la gloria que me harás adquirir... etc.... » @MSB 4,1@. Durante su enfermedad, a menudo dirigía fervientes oraciones a los santos. Al no recibir respuesta, dijo: “Creo que quieren ver hasta dónde llevo mi esperanza”, @DEA 7-7@ y nuevamente: “Cuanto más sordos parecen a mi voz, más me gusta» @ Fuente pre.@

 

[Respuesta a la vigésima segunda solicitud]:

Desde sus primeros años, la pequeña Thérèse siempre tuvo un deseo muy fuerte por el cielo. Le deseaba la muerte a sus padres, y mientras la regañaban, se asombraba diciendo: "Es para que puedas ir al cielo, como dices que tienes que morir para llegar" @MSA 4,2@

Un poco más tarde, durante sus paseos vespertinos [671] con mi padre, le gustaba contemplar el cielo estrellado donde leía la primera letra de su nombre formada por las estrellas de cierta constelación.

La Sierva de Dios decía muchas veces que no trabajaba por la recompensa, sino sólo para agradar a Dios. Así me escribió el 16 de julio de 1893: “No es para hacer mi corona, para ganar méritos que hago sacrificios, es para agradar a Jesús.”@LT 143@ Pero esta frase y otras se entiende que excluyen un amor mercenario. Muchos otros rasgos de su vida, muchos otros pasajes de sus obras muestran que ella deseaba el cielo y utilizó esta esperanza para estimular sus esfuerzos. Así, por ejemplo, me escribió en octubre de 1889: “La vida es un tesoro: cada momento es una eternidad, una eternidad de alegría para el cielo” @LT 96@. Y en julio del mismo año: “No, el corazón del hombre no puede prever lo que Dios tiene reservado para los que le aman. Y todo esto pasará pronto, apresurémonos a hacer nuestra corona, extendámonos para agarrar la palma.”@LT 94@

 

Muy temprano, la Sierva de Dios supo liberarse de las criaturas. Habiendo tenido la oportunidad de pasar quince días con amigos muy ricos, tenía entonces unos diez años, la vista de la suntuosidad de su residencia no despertó ningún deseo en su corazón. Sólo dice después que se considera feliz "de haber conocido entonces el mundo para elegir con más seguridad el camino que la había de llevar a Dios" @MSA 32,2@

Mi padre le había dado un corderito que murió poco después. Ella misma llegó a esta conclusión [672] de que “de repente nos faltan las alegrías más inocentes, y que sólo lo eterno puede satisfacernos” @LT 42@

La Sierva de Dios nunca quiso ser amada ni apreciada por las criaturas, me dijo que le había pedido a Dios que sus novicias nunca la amaran humanamente. Nada podía conmoverla y trastornarla. Las amenazas de las persecuciones, los cataclismos aquí abajo elevaban más alto su pensamiento. expresa el estado

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

de su alma en esta estrofa de uno de sus poemas:

“El pajarito siempre canta, su pan no le preocupa, un grano de mijo le satisface, nunca siembra aquí abajo” @PN 43@

Sor Teresa del Niño Jesús repetía a menudo: “Recibimos de Dios tanto como esperamos” @St Jean de la Croix Nuit liv.2 ch21@

Basó su esperanza no en sus propias fuerzas, sino en los méritos de Jesucristo. Uno de los últimos días que pudo recitar el Santo Oficio, encontrándome con ella, noté que estaba muy conmovida. "Mira", me dijo, "- lo que escribe San Juan: 'Hijitos míos, esto os he dicho, para que no pequéis, pero sin embargo, si pequéis, acordaos de que tenéis un mediador que es Jesús ." Mientras pronunciaba estas últimas palabras, sus ojos estaban húmedos de lágrimas.

La reversibilidad de los méritos entre los santos fue también una gran fuente de esperanza para la Sierva de Dios. «Cuando sufrimos de nuestra pobreza», me dijo, «debemos ofrecer al buen Dios las obras [673] de los demás, que es el beneficio de la comunión de los santos. Tauler dijo: "Si amo el bien que hay en mi prójimo tanto como él se ama a sí mismo, ese bien es tanto mío como suyo, y si lo amo más, él es más para mí que para él". Por esta comunión, pues, puedo enriquecerme con todo el bien que hay en el cielo y en la tierra, en los ángeles y en los santos y en todos los que aman a Dios”.

 

[Sesión 30: - 30 de julio de 19, a las 5 a.m. y a las 9 en punto. de la tarde]

[676] [Respuesta a la Vigésima Tercera Solicitud]:

La Sierva de Dios quiso, desde su adolescencia, llegar a ser una gran santa, esperando que el buen Dios la ayudara a conseguirlo. Su ambición se iba a perder incluso en la riqueza infinita de los tesoros de Dios. Además, las esperanzas, incluso las más altas, no le parecían precipitadas. Ella me escribió en mayo de 1890: “¡A mí, no os diré que tengáis como objetivo la santidad seráfica de las almas más privilegiadas, sino que seáis perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto! ¡Ay! Céline, nuestros deseos que tocan el infinito no son, pues, ni sueños ni quimeras [677] ya que Jesús mismo nos dio este mandato” @LT 107@

Un predicador jubilado lo asombró mucho al mostrarle el temor de que sus aspiraciones de santidad fueran presunción. Afortunadamente otro predicador (el padre Alexis, recoleto) la tranquilizó más tarde y, según su expresión, "la lanzó a toda vela sobre las aguas de la confianza y del amor" @MSA 80,2@

 

Aunque la Sierva de Dios recorrió un camino de confianza ciega y abandono total que ella llama "su caminito o camino de infancia espiritual", nunca descuidó la cooperación personal, incluso dándole un lugar que llenó toda su vida de obras generosas y sostenidas. . Así lo entendió y lo enseñó constantemente a sus novicias.

Un día, habiendo leído este pasaje del Eclesiástico: "La misericordia dará a cada uno su lugar según el mérito de sus obras", le pregunté a la Sierva de Dios por qué había "según el mérito de sus obras" ya que San Pablo habla de "siendo justificados gratuitamente por la gracia". Luego me explicó con energía que el abandono y la confianza en Dios se alimentan del sacrificio: que está en uno mismo, dar sin contar, renunciar constantemente a sí mismo, en una palabra, probar el amor por todos. las buenas obras en nuestro poder habremos hecho todo lo que creemos que debemos hacer, para admitirnos a nosotros mismos como siervos inútiles, esperando sin embargo que el buen Dios nos dará, por gracia, todo lo que deseamos. : Digo correr y no descansar.

 

Sor Teresa, cuando era necesario, era intrépida, prefiriendo, por ejemplo, desafiar la ira de la Madre María de Gonzaga e incluso arriesgarse a abandonar la comunidad antes que permitir a una novicia que tenía un afecto natural por esta Madre Priora. Cualquier niño era lo mismo: sin indolencia, sin apatía, era todo lo contrario a una naturaleza linfática. Si fue tierna, fue porque supo conquistarse a sí misma. Ella solo alcanzó la perfección desplegando una gran fortaleza. Fui testigo de su constante esfuerzo, ya fuera en la vida familiar o en la clausura. Ella expresó sus sentimientos al respecto en esta estrofa:

“Vivir del amor no está en la tierra, fijar Su tienda en la cumbre del Tabor; con Jesús es subir al Calvario,

es considerar la cruz como un tesoro! En el cielo, debo vivir en el disfrute; entonces el juicio habrá huido sin retorno; ¡pero en el Carmelo quiero en el sufrimiento vivir del amor! » @PN17@

 

Vuelve a revelar su carácter en esta oración, inspirada en una imagen de Juana de Arco: "Señor, Dios de los ejércitos, que nos dijiste en tu Evangelio: 'No he venido a traer la paz sino la espada', yo por la lucha, Me quemo por luchar por tu gloria. Lo dijo Juana, tu valerosa esposa [679]: 'Debemos luchar para que Dios dé la victoria'. Oh Jesús mío, lucharé por tu amor hasta el ocaso de mi vida, ya que no quisiste gustar el descanso en la tierra, quiero seguir tu ejemplo. @PRI17@

Cuando tenía 16 años me escribió: “No pensemos que podemos amar sin sufrir, sin sufrir mucho; nuestra pobre na-

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

¡La naturaleza está ahí, y ella no está ahí por nada! Es nuestra riqueza y nuestro sustento” @LT 1@.

Dije que en Belvédère, cuando ella tenía 14 años, todas nuestras conversaciones vespertinas eran sobre este tema: sufrimiento y desprecio; no cansarse nunca de sacrificarse por el buen Dios.

He aquí algunos pasajes más de sus cartas sobre este tema: “La santidad no consiste en decir cosas bonitas; ni siquiera consiste en pensarlas, en sentirlas, consiste en querer sufrir” (26 abril 1889) @LT 89@. Sobre la enfermedad de nuestro padre me escribe: “¡Ay! no perdamos la prueba que Jesús nos envía, es una mina de oro que hay que explotar” (28 febrero 1889) @LT 82@. Y en otro lugar: “Amemos a Jesús lo suficiente como para sufrir por él todo lo que quiera. Aprovechemos los momentos más breves, hagamos como los avaros, seamos celosos de las cosas más pequeñas por el Amado. @LT 101@Esto hacetampoco estaba en la paz que esperaba salvar almas. Ella me escribió el 8 de julio de 1891: “Sólo el sufrimiento puede llevar las almas a Jesús: Él quiere que la salvación de las almas dependa de nuestros sacrificios” @LT 129@. Finalmente, la Sierva de Dios coronó su vida de actividad [680] con la promesa de “pasar su cielo haciendo el bien en la tierra” @DEA 17-7@. Ella le escribió a uno de sus hermanos espirituales el 24 de febrero de 1897: "Te debe resultar muy extraño tener una hermana que parece querer ir a disfrutar del descanso eterno y dejarte trabajar solo... pero tranquilo, lo único que deseo es la voluntad del buen Dios, y confieso que si en el cielo ya no pudiera trabajar para su gloria, preferiría el destierro a mi patria” @LT 220@

 

[Respuesta a la vigésima cuarta solicitud]:

En las dificultades de la vida, la esperanza de la Sierva de Dios fue invencible. La he visto, en los momentos espinosos de su vocación, llorar pero no desanimarse. Llegó hasta el final de sus proyectos, sin dejar que nada la deprimiera. La negativa de mi tío, la negativa del superior, la respuesta evasiva del obispo, la del Papa, no pudieron hacer añicos sus esperanzas, y escribió desde Roma: Veo la orilla y me encuentro lejos de ella; pero es Jesús quien guía mi barquito, y estoy seguro que el día que Él lo quiera, lo traerá felizmente a puerto” @LT 43,AB@

 

Su esperanza en Dios la sostuvo, incluso en sus caídas. He aquí lo que me escribió: “Qué importa, Jesús mío, si caigo a cada instante; Veo a través de mi debilidad, y es un gran bien para mí. Ya ves lo que puedo hacer, y ahora estarás más inclinado a llevarme en tus brazos... Si no lo haces es porque te gusta verme en el suelo... [1] así que lo haré no te preocupes, pero siempre te alcanzaré con brazos suplicantes llenos de amor, no puedo creer que me estés abandonando. @LT 1@

 

[Continúa la respuesta a la vigésima cuarta solicitud]:

Cuando la Sierva de Dios fue atacada por la enfermedad y los sufrimientos del cuerpo se combinaron con el abandono interior, el cielo de su alma guardó toda serenidad. Al no ser contestada tras fervientes oraciones al buen Dios o a los santos, les agradecía de todos modos diciendo: "Creo que quieren ver hasta dónde llevo mi esperanza" @DEA 7-7@

Unas semanas antes de su muerte, en medio de un cruel sufrimiento, dijo: “He descendido al valle de sombra de muerte; pero no temo mal alguno, porque tú estás conmigo, Señor” @LT 262@

 

[682] Siempre tuvo la intuición de que moriría joven, lo que la hizo despreciar las cosas perecederas. Ella dijo que cuando quiso darse cuenta si todavía estaba en el mismo grado de amor y esperanza por el cielo, se preguntó si la muerte tendría tanto encanto para ella. Un día demasiado próspero, una alegría vivaz le resultaban gravosos porque tendían a debilitar su deseo de muerte.

Durante su última enfermedad, le preguntaron si la muerte le asustaba. “Sí”, respondió ella, “me aterroriza cuando la veo representada en cuadros como un fantasma; pero la muerte no es eso. Esta idea no es cierta; para ahuyentarla sólo necesito recordar la respuesta de mi catecismo: 'La muerte es la separación del alma del cuerpo'. Bueno, no tengo miedo de una separación que me reúna para siempre con el buen Dios” @DEA 1-5@

 

Habiendo dicho la doctora que de cien personas afectadas como ella, no sobrevivían más de dos, dijo amablemente: "Si yo fuera una de estas dos, ¡qué desgracia sería!" »

 

[Respuesta a la vigésima quinta solicitud]:

Cuando fue puesta a cargo del noviciado, sintiendo que sola no podía hacer nada, se puso en los brazos de Jesús: “Ves, ella le dijo, soy demasiado pequeña para alimentar a tus hijos; si quieres darles de mí lo que conviene, llena mi manita. Y nunca, añade, mis esperanzas han sido defraudadas; mi mano estuvo llena tantas veces como [683] necesitó » @MSC 22,1-2@.

Cuando vine a verla a la sala, y siendo el tiempo demasiado corto para terminar una conversación, me fui triste, sor Teresa me recomendó a Jesús que me dijera lo que ella hubiera querido decirme, y efectivamente en la sala 'Para

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte-Thérèse OCD

 

Por poco le informé de las buenas inspiraciones que había tenido y cuál resultó ser precisamente el consejo que le hubiera gustado darme.

 

[Respuesta a la vigésima sexta solicitud]:

Cité, en mis respuestas a las preguntas anteriores, multitud de pasajes donde la Sierva de Dios no hace más que predicarme la esperanza y el desprendimiento de las criaturas. He aquí otro ejemplo: cuando me quedé solo en el mundo, después de entrar en el Carmelo, ella se empeñaba más que nunca en protegerme del apego a las criaturas. Ella me escribió el 20 de octubre de 1888: “La vida será corta, la eternidad será interminable: que las criaturas nos toquen sólo de pasada... Pensé que no debíamos apegarnos a lo que nos rodea, ya que podríamos estar en otro lugar que donde estamos y entonces nuestros afectos y nuestros deseos no serían los mismos de ahora” @LT 65@. Y en mayo de 1890: “¡Ah! hermanita, despeguémonos de la tierra, volemos sobre el monte del Amor, donde está el hermoso lirio de nuestras almas… despeguémonos de los consuelos de Jesús para unirnos a él” @LT 105@.

 

[Respuesta a la vigésima séptima solicitud]:

[684] Aunque Sor Teresa del Niño Jesús practicó todas las virtudes de manera excepcional, la que más resplandece en ella y le da carácter propio es la caridad hacia Dios. El amor fue la meta de toda su vida y el motivo de todas sus acciones. Además, tomó en ella un aspecto particular que fue un extraordinario abandono en Dios, a quien llama su "pequeño camino".

De niña, la pequeña Thérèse evitaba cuidadosamente los más mínimos errores. Era inútil regañarla: todo lo que había que hacer era decirle que estaba lastimando a Dios. Todas las noches, antes de irse a dormir, le preguntaba a Paulina si el buen Dios estaba complacido con ella. Sin una respuesta afirmativa, se habría pasado la noche llorando.

Este temor de ofender a Dios llegó incluso a ser tan grande que a la edad de doce o trece años la Sierva de Dios fue asaltada por escrúpulos que no la dejaban descansar; pero le fueron arrebatados por una gracia del cielo.

En el Carmelo, la gran preocupación de sor Teresa del Niño Jesús era todavía no desagradar a Dios. El día de su profesión llevó consigo esta oración: “Llévame, oh Jesús, antes de que cometa la más mínima falta intencionada” @PRI 2@. Sólo pudo soportar la vida cuando el Padre Alexis le había dicho que sus faltas (o como ella las llamaba) no causaban dolor a Dios.

Siempre fue para no desagradar a Dios que quiso seguir siendo niña, porque así como la pequeña torpeza de los niños no entristece a los padres, [685] así las imperfecciones de las almas humildes no pueden ofender gravemente al buen Dios.

 

[Respuesta a la vigésima octava solicitud]:

Uno de los frutos de su amor fue una perfecta conformidad con el beneplácito de Dios o, mejor dicho, un abandono total en el que sobresalió sor Teresa del Niño Jesús.

En el mundo, en medio de las difíciles negociaciones de su entrada en el Carmelo, mientras sus asuntos se confundían cada vez más, "nunca dejé - dijo - de tener una gran paz en mi corazón, porque sólo buscaba la voluntad del Señor” @MSA 55,2@.

En el momento de su profesión, cuando se vio retrasada, el mismo abandono, aprovechando el tiempo que le quedaba para prepararse mejor aún a la unión divina.

Sobre la demanda desigual de sacrificios que Dios hace de las almas, me dijo: “Yo siempre estoy contenta con lo que el buen Dios me pide. No me importa lo que pida a los demás, y no creo que merezca más porque me pida más. Lo que me agrada, lo que elegiría si fuera libre, es lo que el buen Dios quiere de mí. Siempre encuentro hermosa mi parte... aunque los demás deberían tener más méritos dando menos, prefiero tener menos méritos haciendo más, si por 1à cumplí la voluntad de Dios » @CSG @

Ella me escribió en 1894: "No sabemos pedir nada propiamente, 'pero es el Espíritu quien pide en nosotros, con gemidos indecibles', por lo que no sólo tenemos que entregar nuestra alma, abandonar al buen Dios” @LT 686@

Ni siquiera deseó ser librada de sus terribles tentaciones contra la fe y cantó:

“Mi alegría es la santa voluntad de Jesús mi único amor; por eso vivo sin miedo: amo tanto la noche como el día» @PN 45@

Esta rendición sin reservas estaba completamente desprovista de interés propio. Ella me escribió (6 de julio de 1893): “Que Jesús tome y dé lo que quiera. La perfección consiste en hacer su voluntad, en entregarse enteramente a él” @LT 142@. Ella no entendió que los discípulos habían despertado a Nuestro Señor durante la tormenta y cantó:

“Vivir de amor cuando Jesús duerme es descansar sobre las olas tempestuosas.

¡Oh! no temas, Señor, que te despertaré, espero en paz la orilla del cielo”@PN 17@

Nunca hubiera pedido consuelo a Dios, tomó todo de la mano de Dios con la misma alegría. Ella me escribió: “Quien dice paz no dice alegría, o al menos sintió alegría. Para sufrir en paz basta querer todo lo que Jesús quiere” @LT 87@

Esta perfecta conformidad con la voluntad del buen Dios se podía leer incluso en su rostro: se la podía ver siempre graciosa y con una alegría amable, y, cuando no se penetraba en su intimidad, se podía

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

iba a creer que estaba siguiendo un camino muy suave, lleno de consuelo. Es así [687] que varios lectores de su vida no descubren el sentido de su sonrisa; no ven la cruz cuidadosamente escondida bajo las flores. Se olvidan de esta palabra del Rey Profeta: "Cuando miramos hacia Dios, estamos radiantes de alegría" (Sal. XXXIV, v. 6).

 

[Sesión 31: - 23 de agosto de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[690] [Respuesta a la vigésima novena solicitud]:

Hay que remontarse a su edad más tierna para encontrar en la Sierva de Dios el gusto por la oración. No tenía tres años y mi madre escribía: "El bebé no fallaría por todo para decir sus oraciones" @MSA 11,1@

En Les Buissonnets, se realizó la oración de la tarde en común. Thérèse siempre ocupó su lugar con mi padre, con solo mirarlo, dijo, para saber cómo rezan los santos. Desde que tenía cuatro años y ocho meses, cuando la recuerdo rezando así al lado de mi padre, no recuerdo haberla visto nunca distraída y traviesa como la mayoría de los niños: estaba serena y haciendo esta acción [691] con toda su corazón.

Desde esa edad hizo su visita diaria al Santísimo Sacramento con su padre y nunca se aburría en la iglesia.

Un poco más tarde, le pidió a María, nuestra hermana mayor, que orara. Este último, encontrándola demasiado piadosa, sólo le concedió un cuarto de hora. Teresa se encerró entonces en un espacio vacío que pudo cerrar con las cortinas de su cama, y ​​allí pensó en Dios, en la velocidad de la vida, en la eternidad, como ella misma testimonia.

Cuando iba a pescar con mi padre, le gustaba sentarse aparte y allí entraba en la verdadera oración. El gran libro de la naturaleza transportó su alma y le hizo encontrar al buen Dios.

En el internado, como cierto cuarto de hora antes de la lección era gratis, Therese era uno de los pocos niños que iba a pasarla en la capilla, en lugar de jugar.

Ella no usó un libro para orar. Evitaba los juegos ruidosos. Había, sin embargo, un juego de su gusto que ella misma había inventado, era "el juego del solitario", se entregaba a él sobre todo porque encontraba en él los medios para rezar.

Más tarde, cuando regresó a la Abadía para la lección de lectura, fue a la galería de la capilla inmediatamente después de la clase y pasó largas horas esperando que mi padre viniera a buscarla.

Entonces iba todas las mañanas a misa [692] y allí comulgaba cuando tenía permiso de su confesor.

Habiendo sufrido mucho por los escrúpulos, fue liberada de ellos por fervientes oraciones a sus cuatro hermanitos, quienes volaron a una edad temprana al paraíso.

 

Teresa recibió el sacramento de la Confirmación el 14 de junio de 1884. Guardo recuerdos muy especiales de su preparación. Durante su retiro, me pareció completamente transformada. Su exterior, sus palabras llevaban el sello de una especie de embriaguez espiritual, y como le manifesté mi sorpresa, enseguida me explicó lo que entendía de la virtud de este sacramento, y su pesar de que nadie le hiciera más caso. a ella y que se preparaba para ella con menos cuidado que para la primera comunión.

En las espinosas negociaciones de su entrada en el Carmelo, fui testigo de su espíritu de oración. Toda su confianza estaba en Dios.

 

En el Carmelo acentuó cada vez más su confianza en la oración. Ella puso una santa audacia en ello. Ella me dijo que debemos, en nuestras oraciones, imitar a los tontos, que no saben dónde detenerse en sus peticiones, y repetirlas, sin tener en cuenta la decencia, y a veces pedir cosas que nosotros nunca pensaríamos en las suyas. y que se les da para tener paz. Debemos decir al buen Dios: "Sé muy bien que nunca seré digno de lo que espero, pero te tiendo la mano como un pequeño mendigo, y estoy seguro de que me responderás plenamente, porque eres tan bueno »

La Sierva de Dios utilizó este tipo de oración [693] para arriesgar sus temerarios deseos de santidad. Ella escribe: “Mi excusa es mi título de niña, los niños no piensan en el alcance de sus palabras, pero si sus padres suben al trono, se apresuran a acceder a los deseos de estos pequeños seres que más quieren. que ellos mismos” @MSB 4,1@.

 

En cuanto a las gracias temporales, sor Teresa fue muy circunspecta. Creía que Dios no le negaría nada, y hacía gran reserva, por temor, decía, de que el buen Dios se creyera obligado a concedérsela. En consecuencia, cuando pedía consuelo o alivio, era para complacer a los demás, y nuevamente canalizaba sus oraciones a través de la Santísima Virgen, lo que explicaba así: “Pedirle a la Santísima Virgen, no es lo mismo que pedirle a Dios. Ella sabe muy bien lo que debe hacer con mis pequeños deseos, si tiene que decirlos o no: a ella le toca decidir para no obligar al buen Dios a concederme y dejar que su voluntad esté en todo» @DEA 4-6@.

Cuando expresó su deseo de hacer el bien en la tierra después de su muerte, lo condicionó a “mirar a los ojos del buen Dios” @MSB 5,2@ para saber si era su voluntad. Ella nos señaló que este abandono imitaba a la Santísima Virgen, que en Caná se contentaba con decir: "Ya no tienen vino". Así Marta y María sólo dicen: "El que amas está enfermo". Se contentan con manifestar sus deseos, sin formular una petición, dejando [694] a Jesús libre para hacer su voluntad.

 

Aparte de la intimidad con sus hermanas, Thérèse no encontró eco en

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

sus sentimientos eran conversar internamente con Jesús, tanto que escribió sobre su tiempo en el internado: “Yo sólo sabía hablar con Jesús, las conversaciones con las criaturas, incluso las conversaciones piadosas, cansaban mi alma. ¡Sentí que era mejor hablar con Dios que hablar de Dios, porque hay mucho amor propio involucrado en las conversaciones espirituales! » @MSA 40,2-41,1@.

Cuando todavía estábamos juntos en Les Buissonnets, no hablábamos de tonterías ni de retretes. Nuestra felicidad era hablar de Dios. De nuestras conversaciones en la glorieta, ella escribe: “La fe y la esperanza partieron de nuestras almas, el amor nos hizo encontrar en la tierra a Aquel que buscábamos” @MSA 48,1@.

Cuando se le preguntó a la Sierva de Dios cómo no podía estar tres minutos sin pensar en el buen Dios, ella simplemente respondió: "Pensamos naturalmente en alguien a quien amamos" @CSG@

Habiéndola encontrado un día en su celda cosiendo con gran rapidez, y sin embargo con un aire de profunda contemplación, le pregunté la causa: "Medito en el Pater", respondió, "es tan dulce invocar al buen Dios". : Padre Nuestro” @CSG @.

 

[695] [Continuación de la respuesta a la vigésima novena solicitud]:

Su amor por Dios era tierno y delicado. Así que nunca quiso decir: "Hace frío, hace calor". "Dios", nos dijo, "tiene bastantes problemas para obligarse, quien tanto nos ama, a dejarnos en la tierra para cumplir nuestro tiempo de prueba, sin que tengamos que decirle constantemente que estamos allí". no debe parecer notarlo, sino decir en todo momento: 'Me llenas de alegría, Señor, por todo lo que haces`” @CSG@.

 

Un día que nos encontrábamos frente a una biblioteca, me dijo con su alegría habitual: “¡Ay! que me arrepentiría de haber leído todos esos libros: me habría roto la cabeza, habría desperdiciado un tiempo precioso que utilizaba simplemente para amar al buen Dios” @Otras palabras a Céline @

Cuando la Sierva de Dios estaba a cargo de las novicias, ponía toda su confianza en su unión con Dios: "Me ocupaba interior y únicamente -escribía- en unirme cada vez más a Dios, [696] sabiendo que los demás se me daría además” @MSC 22,2@

La unión de sor Teresa con Dios fue sencilla y natural, así como su forma de hablar de Dios. Sólo la he visto ablandarse en raros momentos. Además, normalmente no veíamos nada extraordinario en ella.

 

[Respuesta a la trigésima solicitud]:

Respondí a esta pregunta en mis testimonios anteriores.

 

[Respuesta a la pregunta trigésima primera]: Desde los 14 años oraba ardientemente por la conversión de los pecadores, ponía en ello tanta perseverancia y fe, que obtuvo un verdadero milagro en la conversión sorpresa de un gran criminal por el nombre de Pranzini, cuya salvación había pedido a Dios.

El amor de sor Teresa por Dios fue un amor generoso. Toda su vida la pasó arrancando las hojas de las flores de sacrificio para Dios. Ella me dijo: “Es propio del amor sacrificar todo, dar indistintamente, derrochar, nunca calcular, aniquilar la esperanza del fruto arrancando flores. El amor lo da todo, pero nosotros, ¡ay! damos solo después de deliberar, dudamos en sacrificar nuestros intereses; eso no es amor, porque el amor es ciego, es un torrente que no deja nada a su paso” @Fuente pre.@. Me escribió en 1888: “Jesús no mira tanto la grandeza de las acciones, ni siquiera sus dificultades, cuanto el amor que hace que se realicen estos actos” @LT 65@. Escribió [697] de nuevo: "Sólo la inmolación completa de uno mismo se llama amar" @L'Esprit de Ste Th.@

 

Su amor generoso le hizo desear el martirio. Ya, durante su viaje a Roma, visitando el Coliseo, había expresado a Dios el deseo de ser un día mártir de Jesús. En el Carmelo, sus deseos se hicieron aún más intensos. El día de su profesión desea tener que ofrecer a Jesús el “martirio del cuerpo o el martirio del corazón, o más bien los dos juntos” @PRI.2@. Y luego, repasando toda clase de torturas, declara que, para satisfacerla, las necesitaría todas. Sin embargo, la Sierva de Dios no buscó el sufrimiento por el sufrimiento: lo amaba porque era una manera de probar su amor a Jesús, así como Nuestro Señor deseó su bautismo de sangre, para darnos testimonio de él, temiendo él al mismo tiempo según su naturaleza humana. Además, cuando expresa a Dios su deseo de sufrir mucho por él, subordina siempre esta oración a los designios de la Providencia sobre ella. Incluso al final de su vida, esta disposición de abandono total en el beneplácito divino había adquirido una influencia predominante en su alma que le hizo decir: "¡Ya no deseo ni el sufrimiento ni la muerte, y sin embargo los aprecio a ambos!... Hoy es sólo el abandono el que me guía, ya no sé pedir con ardor nada más que el perfecto cumplimiento de la voluntad de Dios sobre mi alma” @HA 12@.

Fue el amor tierno y delicado que sor Teresa [698] tenía por Dios lo que inspiró su donación al Amor Misericordioso. Fue en la fiesta de la Santísima Trinidad, el 9 de junio de 1895, que se le sugirió ofrecerse como víctima al amor, preferentemente a la justicia, porque le entristecía ver que el despreciado amor de Dios no recibía compensación. . Saliendo del santo sacrificio, me arrastró y le pidió permiso a nuestra madre para que los dos hiciéramos esta ofrenda. Nuestra madre lo permitió. La Sierva de Dios compuso entonces

 

TESTIGO: Geneviève de Sainte‑Thérèse OCD

 

una fórmula de consagración que fue sometida a un teólogo y aprobada por él.

Con este acto pide a Dios que descargue sobre ella el amor que le gustaría derramar en este mundo y que las criaturas se niegan a recibir, comprometiéndose a corresponderle con el sacrificio total de sí misma. Adoptó así el amor como centro de su vida espiritual, como había escrito mucho antes a su prima Marie Guérin: "Para mí, no conozco otro camino para llegar a la perfección que el amor". @LT 109@

 

Su amor a Dios Padre llegó hasta la ternura filial. Un día, estando enferma, sucedió que, hablando del buen Dios, tomó una palabra por otra y lo llamó "Papá"; comenzamos a reír, pero ella prosiguió, bastante conmovida: “¡Oh! ¡Sí, él es en verdad mi 'papá' y qué dulce es para mí ponerle ese nombre!» @DEA 5-6@

Jesús era todo para su corazón. Cuando escribía sobre Jesucristo, siempre escribía con mayúscula “Él”, “I1”, por respeto [699] a su adorable persona; y por ternura se dirigió a él en el secreto de sus oraciones.

La devoción de la Sierva de Dios al Sagrado Corazón fue real, pero más profunda que demostrativa. Escribiéndome durante mi viaje a Paray-le-Monial, me explica cómo entiende ella esta devoción: "Pienso simplemente que el Corazón de mi Esposo es sólo mío, como es mío y luego le hablo en soledad sobre este delicioso corazón a corazón, a la espera de contemplarlo cara a cara algún día” @LT 122@

 

La devoción a Nuestro Señor generalmente se enfocaba en toda su Humanidad. Le gustaba, sin embargo, considerarlo más particularmente en su infancia o en su pasión. Por eso pidió añadir a su nombre de Teresa del Niño Jesús, la mención de la Santa Faz.

 

Se entregó al Niño Jesús como su “juguetito”, representando así su perfecto abandono y su deseo de agradar a Dios. El Santo Rostro de Nuestro Señor lo inspiró a permanecer oculto a los ojos de los demás ya los suyos propios. Es de la contemplación del Rostro magullado de Jesús, de la meditación de sus humillaciones, que extrae la humildad, el amor al sufrimiento, la generosidad en el sacrificio, el celo por las almas, la liberación de las criaturas, finalmente todas las virtudes activas, fuertes y viriles que hemos visto. él practica. Dijo que extrajo su devoción a la Santa Faz de los capítulos 53 y 60 de Isaías, que relatan los sufrimientos y humillaciones de Cristo. [700] En varias obras que compuso, hizo aparecer la Santa Faz principalmente en la ornamentación de una casulla, donde rodeó de azucenas esta adorable Faz. Estos lirios representaban a toda su familia; ella se designó allí por una flor medio escondida bajo el velo.

Sigo convencido de que fue la Sierva de Dios quien inspiró mi proyecto de reproducir la Santa Faz de la Sábana Santa de Turín, y que a ella le debo el éxito de esta copia, ejecutada en 1904, siete años después de la muerte de la Sierva de Dios. .

 

[Sesión 32: - 24 de agosto de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[703] [Respuesta a la trigésima segunda solicitud]:

Si Sor Teresa del Niño Jesús se distinguió en el amor de Dios, no dejó de lado el precepto que le es similar, el de la caridad hacia el prójimo. Incluso tuvo luces especiales sobre este tema, y ​​practicó esta virtud con una perfección muy particular.

 

Cuando notó en sus novicias la tendencia a encerrarse en sí misma, la combatió con energía. Un día me dijo: “Encerrarse en uno mismo es esterilizar el alma, hay que apresurarse a correr a las obras de caridad. »

 

[704] Cuando veía que se cometían verdaderas imperfecciones, se apresuraba interiormente, excusando lo mejor que podía al culpable, a ofrecer sus buenos deseos a Dios, a buscar sus virtudes, pensando que si la viera caer una vez, podría bien haber ganado un gran número de victorias que ella esconde por humildad.

Me dijo que siempre debemos juzgar a los demás con caridad, porque muchas veces lo que parece negligente a nuestros ojos es heroísmo a los ojos de Dios.

Durante su enfermedad, también me señaló que la primera enfermera siempre tomaba paños muy suaves para aliviarla un poco: “Ves, me dijo, -, hay que cuidar las almas igual... Oh ! almas, muchas veces no pensamos en ellas, y las lastimamos; ¿Por qué eso? ¿Por qué no se alisan con la misma delicadeza que los cuerpos? También nos dijo que todas las penitencias corporales no eran nada en la balanza de la caridad.

 

[Respuesta a la trigésima tercera solicitud]:

Fue a la edad de catorce años cuando Sor Teresa del Niño Jesús sintió una sed ardiente por la salvación de las almas. El primer pecador que deseaba purificar era un notorio asesino de nombre Pranzini, condenado a muerte por un triple asesinato. Como era el comienzo de la nueva carrera en la que deseaba correr, Thérèse pidió una señal sensata de la conversión de este bandolero. Ella fue respondida al pie de la letra. Pranzini, sin confesión, ya había subido al patíbulo, cuando, movido por una súbita inspiración, pidió al sacerdote que le hiciera besar el crucifijo. La emoción de Teresa al oír esta noticia fue inexpresable, y en adelante su celo se armó de nuevo ardor.

 

En el Carmelo, Sor Teresa del Niño Jesús puso medallones de la Santísima Virgen en las ropas de los trabajadores, escondiéndolos cuidadosamente en el forro. en una de las fotografias

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

Le disparé a Carmel, ella quería llevar un pergamino en el que había escrito estas palabras de Santa Teresa: “Daré mil vidas por salvar una sola alma” @Chemin ch 1@. Durante su última enfermedad, en una crisis de cruel sufrimiento, todavía decía: “Pido al buen Dios que todas las oraciones que se hagan por mí no sirvan para aliviar mis sufrimientos, sino que sean todas para los pecadores. »

La Sierva de Dios también había declarado durante el examen canónico de su profesión que “vino al Carmelo para salvar almas y principalmente para orar por los sacerdotes” @MSA 69,b@

El 21 de junio de 1897 escribe al Reverendo Padre Bellière, misionero en África: "Trato de no preocuparme de nada, y lo que Jesús se digna hacer en mi alma, se lo dejo a Él, porque no elijo una vida austera para expiar mis faltas, pero las de los demás” @LT 247@

Ella me escribió, cuando sólo tenía 16 años: "Sólo hay una cosa que hacer, durante la noche de la vida, y es amar a Jesús con todas las fuerzas de nuestra alma, [706] y salvar las almas para él para que sea amado” @LT 96@

 

En un poema que me compuso, cuando estaba en el Carmelo, apunto estos versos que expresan todos sus deseos en cuanto al apostolado:

“Recuerda esta fiesta de los ángeles esta armonía en el reino de los cielos

y la felicidad de las falanges sublimes, cuando un pecador te mira! ¡Oh! Quiero aumentar esta gran alegría, Jesús, por los pecadores quiero luchar sin cesar,

que vine al Carmelo a poblar tu hermoso cielo, ¡recuerda! » @PN24@

 

Pero el propósito más especial de la vocación de la Hermana Thérèse, su principal atractivo, era orar por los sacerdotes. Dijo que “fue al por mayor, ya que por la cabeza le llegó a los integrantes” @CSG..@

- Este deseo de santificación de los sacerdotes ya través de ellos la conversión de los pecadores, fue verdaderamente el motivo de su vida.

[707] [Continuación de la respuesta a la solicitud XNUMX]:

En el cántico que me dedicó en el Carmelo, cantó:

“Para que pronto se recoja tu cosecha todos los días, oh Dios mío, me inmolo y oro; que mi alegría y mis lágrimas son para tus segadores, ¡recuerda! » @PN24@

Así como, entre los grandes pecadores, Sor Teresa del Niño Jesús rezaba especialmente por Pranzini, así, entre los sacerdotes caídos, había uno hacia quien se dirigían particularmente sus pensamientos y sus sacrificios: era el ex-Padre Jacinto, Carmelita Descalzo. , ex superior de la casa de París. Esta conversión era tan querida para su corazón que me habló de ella incesantemente oralmente y por carta. Ella me escribió el 8 de julio de 1891: “Él es muy culpable, quizás más culpable de lo que jamás haya sido un pecador convertido, pero ¿no puede Jesús hacer una vez lo que nunca ha hecho? y si no lo deseara, ¿habría puesto en el corazón de sus pobres esposas un deseo que no pudo realizar?... Llegará un día en que Él abrirá sus ojos... La confianza hace milagros, permítanos no te canses de rezar, para que nuestro hermano, hijo de la Santísima Virgen, regrese derrotado y se arroje bajo el manto de la más misericordiosa de las madres» @LT 129@. Ella nunca olvidó este [708] gran propósito, y su última Comunión aquí abajo fue para el pobre pródigo, el 19 de agosto de 1897, en la fiesta de San Jacinto. El padre Hyacinthe murió el 9 de febrero de 1912, aparentemente en estado de impenitencia final; pero una carta del señor d'Orgeval Dubouchet, fechada el 17 de abril de 1912, nos asegura que cuando murió, el pobre pecador había murmurado estas palabras: "¡Mi dulce Jesús!"

[¿Sabe cuál fue la fuente de este testimonio y cuál es su valor? Respuesta]:

Desafortunadamente no pensé en pedir más información sobre este personaje.

 

[Respuesta a la trigésima cuarta solicitud]:

Desde sus primeros años, la Sierva de Dios se mostró asidua en la práctica de la limosna espiritual. Estando en el internado, eligió como amigos a aquellos de sus compañeros que eran menos felices en casa y con los que se podía hacer algo bueno. Había uno en particular, poco agraciado en todos los aspectos, y por el que ella mostró gran interés para atraerlo a la piedad. Sólo la caridad fraterna podía guiarla en este pequeño apostolado que no tenía ningún atractivo natural. En casa, enseñaba a los niños pobres; era para hacerlos amar a Dios. Ella, tan tímida entonces, entabló conversación con los trabajadores que venían a nuestra casa, era para hablarles de Dios. II y avait entre autres une femme de journée impie, dont elle ne put rien obtenir, sinon de porter jusqu'à sa mort une médaille de la Sainte Vier‑[709]ge, qu'elle détacha de sa chaîne de cou pour la lui gastar.

En fin, la pequeña Thérèse tenía tan buen corazón, sabía olvidarse tan perfectamente de sí misma, que era la alegría de su familia y la favorita de los sirvientes a quienes tenía gran respeto, no encontrando justo que siendo hijos de ella misma padre, unos sirven a los otros. Esta condición de la sociedad humana le hizo anhelar el cielo donde cada uno será tratado según sus méritos.

 

En el Carmelo, su caridad asumió las mismas formas: nunca la vi quejarse de las ocasiones de sufrimiento que le eran personales: lo soportó todo.

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

en silencio para no causar dolor; así, en la lavandería, cuando un lavandero torpe o distraído la rociaba con agua sucia, no decía nada.

Sus preferencias eran para las hermanas menos simpáticas; Siempre la vi colocarse junto a ellos en la recreación. Para florecer, una hermana afligida por pensamientos oscuros, pidió ser su ayudante, un trabajo que nadie podía desempeñar debido a su carácter infeliz. Un día, no teniendo otra manera de abrirme los ojos a la caridad fraterna ya las luchas que requiere, me confió los esfuerzos que debía hacer para vencer su natural antipatía por cierta hermana. El nombre de esta hermana me sorprendió mucho, porque con ella parecía tener más intimidad, tanto que la hermana María del Sagrado Corazón tenía celos de ella. Un paciente nervioso, además culto e inteligente, tenía mil manías que eran la pesadilla de las enfermeras. Fue de ella que sor Teresa [710] me dijo: "El trabajo de enfermera es el que más me gustaría: no querría postularme, tendría miedo de que fuera una presunción, pero si me lo dimos, creo que fui muy privilegiado.” @CSG @

 

Su caridad fue, casi se podría decir, a sacrificar sus intereses espirituales; La vi, habiendo encontrado un libro que le hizo mucho bien, no terminó de leerlo, y se lo pasó a las hermanas, para que nunca lo terminara, a pesar de su deseo.

Sacrificó sus gustos personales por el bien del prójimo, incluso en materia de prácticas espirituales. Entonces, para excitar a la virtud a su compañera de noviciado, una hermana laica a la que estaba tratando de iluminar, fingió necesitar para sí misma el complicado sistema de prácticas que convenía a esta hermana. Sin embargo, todos estos medios estaban en contra de sus gustos. Me escribió el 23 de julio de 1893, estando yo en sociedad: “Estoy obligada a tener un rosario de prácticas, lo hice por caridad para una de mis compañeras. Estoy atrapado en redes que no me gustan” @LT 144@. Sin embargo, condescendió con tan buena gracia al estado de ánimo de su compañera, que ésta pudo persuadirse de que ella misma la estaba estimulando.

 

Tenía un don particular para alegrar a las hermanas que estaban en la tristeza: lo hacía con su aire amable, su buen talante, su sonrisa llena de cariño. Si no podía tener éxito absoluto, internamente le pedía a Dios que los consolara. Ella recibía bien a los que venían a [711] molestarla, sin mostrar jamás aburrimiento ni cansancio y respondiendo a la primera llamada.

La Sierva de Dios siempre trató de hacer olvidar a las monjas que tenía a sus hermanas en el mismo monasterio. Dijo que había que perdonarnos por vivir bajo el mismo techo. Por poner sólo un ejemplo, que todavía hoy se puede ver, de esta discreción caritativa: en los grupos fotográficos comunitarios, siempre estaba rodeada de otras monjas y casi nunca se reunía con sus hermanas. En su última enfermedad dijo que estaba feliz de vivir en una celda donde no se la oía toser y cuando la bajaban a la enfermería no sufría que la vigilaran de noche. Tampoco quería que mataran las moscas que la molestaban, diciendo que eran sus únicas enemigas y que las perdonaba para obedecer el precepto de Nuestro Señor.

 

[Respuesta a la trigésima quinta solicitud]:

La compasión de la pequeña Teresa por los pobres era conmovedora, no podía ver sufrir a los desdichados y les traía limosnas con una expresión de tan tierno respeto que uno se conmovía. Dijo más tarde que si hubiera estado libre de su fortuna, ciertamente se habría arruinado a sí misma, porque no podría haber visto a un pobre en necesidad sin darle inmediatamente lo que le faltaba. Un día en que un anciano lisiado le había negado la limosna, ella se entristeció tanto por haberlo ofendido sin duda tomándolo por [712] un mendigo, que quiso, para compensar su error, darle la torta por su comida. . Al no poder unirse a él, se consoló tomando la resolución de rezar por él el día de su primera comunión, que faltaba entonces cuatro años.

No estando suficientemente a su alcance esta especie de caridad material hacia los pobres, a causa de su juventud, se dedicó sobre todo a la caridad interior, donde el campo es tan amplio. Su única preocupación era ingeniarse para complacer a quienes la rodeaban; su única pena, la de causar el menor dolor.

Fue este espíritu de caridad hacia el prójimo el que la llevó a pedir a Dios el favor de pasar su cielo haciendo el bien en la tierra.

En el Carmelo me recomendó mucho cuidar con amor a los enfermos, no hacer esta obra como cualquier otra, realizarla con esmero y delicadeza, como si realmente estuviéramos prestando este servicio al mismo Dios. Un día me escribió esta notita: “Justo ahora llevas tacitas a la derecha ya la izquierda; un día Jesús, a su vez, vendrá y se irá a servirte @CSG@

 

[Respuesta a la trigésima sexta solicitud]:

La Sierva de Dios alivió a las almas del purgatorio por todos los medios a su alcance, principalmente ganando indulgencias. Ella había realizado el "Acto Heroico" y puesto en manos de la Santísima Virgen todos sus méritos para [1] cada día, para que los aplicara como quisiera, y así mismo todos los votos que le fueran dados después de ella. muerto. Los únicos votos que se permitió aplicar a una intención especial fueron los de Pranzini, ese pecador al que había convertido con sus oraciones y sus sacrificios. Cada vez que nuestra familia se ofrecía a regalarle algo, con motivo de sus vacaciones o cumpleaños, ella pedía dinero y, con el permiso de nuestra madre, hacía decir misas por el descanso de su alma. Pranzini: "Él es mi hijo, dijo

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

ella -, no debo olvidarla ahora” @CSG @

El día de su profesión pidió a Dios que vaciara las prisiones del purgatorio.

Todos los días rezaba la oración: "Oh buen y dulcísimo Jesús...", los seis Paters y Aves del escapulario de la Inmaculada Concepción, y cierta práctica devocional que le habían dicho que era muy rica en indulgencias, llena ella hasta su muerte.

Como ya no hacía oraciones vocales, por estar demasiado enferma, quisieron dispensarla de esto último, pero ella imploró, diciendo: "¡No puedo hacer más que eso por las almas del purgatorio, y eso es tan poco!" @DEA 18-5@, y fue liberada. Mientras pudo, fue fiel al ejercicio del Vía Crucis varias veces a la semana.

 

[Sesión 33: - 25 de agosto de 1915, a las 10 horas y a las 2 en punto. de la tarde]

[717] [Respuesta a la trigésima séptima solicitud]:

La Sierva de Dios se distinguió siempre por su prudencia, sin dar nunca rienda suelta al primer movimiento de la naturaleza. Su gran medio fue el silencio. Lo había aprendido de la Santísima Virgen, cuyo ejemplo la deleitaba con admiración, sobre todo cuando prefería ser sospechosa, antes que disculparse con San José revelándole el misterio de la Encarnación. A menudo me hablaba de ello para hacerme apreciar este comportamiento, tan simple ya la vez tan heroico. Como María, amaba guardar todo en su corazón, tanto sus alegrías como sus penas; esta reserva era su fuerza y ​​el punto de partida de su perfección, como también su sello externo que la distinguía del común por su gran aplomo.

 

De muy pequeña ya guardaba ese prudente silencio y solo decía las palabras que quería decir: "Así -escribió- yo tenía la costumbre de no quejarme nunca, y cuando me acusaban injustamente, prefería callarme". @MSA 11,2@Pero, si guardó silencio para no disculparse, tuvo la sabiduría de hablar para acusarse. Así, cuando cometió alguna torpeza, se apresuró a decirlo.

Se notaba, en casa, este perfecto equilibrio de facultades: su voluntad reinaba suprema en su pequeño interior; estaba seria y pensativa. Cuando mi madre [718] murió, la Sierva de Dios, que aún no tenía cinco años, mostró un tacto y una delicadeza increíbles: había tomado a María, nuestra hermana mayor, por mi segunda madre; Thérèse luego se arrojó a los brazos de Pauline, diciendo: “¡Para mí, Pauline será madre! » @MSA13,1@. Más tarde me dijo que lo había hecho para que Pauline no tuviera ningún dolor y no se sintiera abandonada. Me sorprendió mucho tanta presencia de ánimo, porque Marie, su madrina, nos había cuidado hasta entonces, mientras que poco veíamos a Pauline, que entonces estaba en un internado.

 

Este tacto exquisito sólo se desarrollaba en una naturaleza tan dotada. En Lisieux, yo estaba por cumplir catorce años, ella apenas diez: nuestras relaciones eran muy familiares, compartíamos la misma habitación y la misma cama. Esta diferencia de edad me dio la oportunidad de notar su gran discreción y extrema reserva.

Su prudencia se manifestó también en el internado, cuando, al ver a sus compañeras buscar el particular cariño de una amante, percibió enseguida la vanidad de estas relaciones y se alejó de ellas con santo terror.

 

No fue menos prudente en las gestiones destinadas a abrirle las puertas del claustro a los quince años. Tuvo que luchar contra una fuerte oposición y vencer su extrema timidez, llegando incluso a hablar con el Sumo Pontífice para obtener el favor deseado. Sin embargo, la vi siempre tranquila y paciente en este asunto, sin tener palabras amargas contra los que frustraron [719] sus planes.

 

En el Carmelo, la Sierva de Dios tuvo buenas oportunidades para ejercer su prudencia. Toda su vida religiosa transcurrió bajo el problemático gobierno de la Madre Marie de Gonzague; esta última, fuera o no priora, no permitía que nadie más que ella tuviera autoridad. Uno no puede formarse una idea de la diplomacia que hubo que emplear para evitar las escenas. La Sierva de Dios supo hacer de estas dificultades una oportunidad para la virtud mientras algunas almas las encontraban un escollo. En este trastorno general nunca se apartó de su unión con Dios, de la preocupación por su perfección personal. Si es cierto que su deferencia a la autoridad quedó completa con respecto a esta madre priora, no lo es menos que la Sierva de Dios vio todas las faltas de nuestra desdichada madre, las deploró y trató de detener el daño que pudiera ocasionar. a la comunidad Así intervino valientemente para desprender a una monja de un afecto humano y servil que había concebido por la Madre María de Gonzague. Ella dio prueba en esta circunstancia de una notable sabiduría, sabiendo dar este difícil consejo, sin por ello apartar a esta hermana de la obediencia y el respeto debidos a la autoridad de la Priora. Además, sigo admirando su capacidad para conciliar un perfecto espíritu de fe en la autoridad, con el correcto conocimiento de las graves faltas de quien la ostentaba.

 

Debo decir en particular cómo su prudencia se manifestó en su fidelidad para tomar consejo en las [720] graves circunstancias de su vida.

Dije, en mi declaración en el Juicio del Ordinario, que “la Sierva de Dios nunca tuvo, en rigor, un director espiritual”; Quise decir con eso que ella no sentía la necesidad de una dirección habitual, distinta de la confesión, como suele ser la práctica en Francia, pero tuvo cuidado de pedir consejo cada vez que se encontraba.

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

se enfrenta a una dificultad en su vida espiritual. Así, a los diez años, consulta sobre algunas preocupaciones de conciencia: "Le dije a mi confesor que trató de calmarme", leemos en la "Historia de su vida" @MSA 1 @. Posteriormente, en el momento de su primera comunión, el Reverendo Padre Pichon, jesuita, director de nuestra hermana María, escribió a la Sierva de Dios. Cuatro años más tarde, el mismo padre jesuita se enteró de los asuntos de su vocación y lo animó en sus pasos. En el Carmelo, se aprovechaba con avidez del confesor extraordinario cada tres meses. En el momento de los retiros, o cuando pasaba un monje, buscaba ansiosamente el consejo del predicador.

Aquí está su opinión sobre la utilidad de los directores: "Lo sé", escribe, "el buen Dios no necesita a nadie para hacer su trabajo, pero así como permite que un hábil jardinero cultive plantas raras y delicadas, y que le da para eso la ciencia necesaria, reservándose para sí el cuidado de fecundar, así Jesús quiere ser ayudado en el cultivo divino de las almas.

@MSA 53,1@

[721] En su Historia, menciona la alegría que sintió cuando el Reverendo Padre Pichon, SJ, le aseguró “que había conservado su inocencia bautismal” @MSA 70,1@ y la paz que llenó su corazón, cuando el Reverendo Padre Alexis “lanzó ella a toda vela en las aguas de la confianza y el amor que tanto la atraían” @MSA 80,2@ Volvió a mostrar su deferencia siguiendo el consejo de un director que le dijo que copiara el Credo y lo llevara en el corazón para refutar sus tentaciones contra la fe.

 

[Respuesta a la solicitud XNUMX, continuación]:

Cabe señalar, sobre esta misma cuestión de los directores, que todos aquellos a quienes confió sucesivamente su conciencia, han mostrado invariablemente la mayor estima por ella.

Es verdad que las afirmaciones de uno u otro de los que ella consultaba eran a veces ocasión de juicio. Así cuando el Padre Blinot, SJ, [722] le dijo que era presunción aspirar a la santidad, o cuando, al final de su vida, el capellán le dijo que sus tentaciones contra la fe constituían en una condición muy peligrosa. Es por estas malas fortunas, sin duda queridas por Dios, que recurrió a Jesús "el Director de directores" @MSA 71,1@ y que dice haber experimentado que no se debe contar demasiado con la ayuda que puede fracasar en el primer momento.

 

[Respuesta a la trigésima octava solicitud]:

La sabiduría de su consejo se revela sobre todo en los consejos que da para la formación de las novicias.

Durante estas instrucciones, tuvo mucho cuidado de apelar a Dios a través de la oración. Habiendo sido yo una de sus novicias, siempre he notado su gran renuncia, su paciencia para escucharnos, para instruirnos, sin buscar para ella la sombra de un consuelo. “Yo no buscaba ser amada –me dijo en una conversación poco antes de su muerte–, no me preocupaba lo que la gente pudiera decir o pensar de mí, solo buscaba cumplir con mi deber y agradar a Dios” @Source pre.@. Concedido en la oración que había hecho, nunca vio a ninguna novicia apegarse humanamente a ella, y sin embargo todos confiaban confiadamente en su dirección. Incluso algunos ancianos, notando su prudencia celestial, también vinieron a consultarla en secreto.

No pidió a todos los mismos sacrificios. "Al dirigir a los demás, escribe, es absolutamente necesario olvidar los gustos, las concepciones personales y guiar [723] las almas, no por el camino propio, por el camino propio, sino por el camino particular que les muestra Jesús" @ MSC 22,2@

 

He aquí, en particular, algunas de sus instrucciones: “En comunidad, cada uno debe tratar de ser autosuficiente y no pedir servicios de los que pueda prescindir”. "Para pedir dispensas o permisos sólo en el último extremo, díganse interiormente: '¿si cada uno hiciera lo mismo?... la respuesta les hará ver inmediatamente el desorden que resultaría de ello y les dará el equilibrio para mantener” @Fuente pre.@. Aunque nos recomendaba hacer todo lo más perfectamente posible, sin embargo decía que sobre todo había que ajustarse a las costumbres, porque a veces un celo indiscreto puede perjudicarnos a nosotros mismos ya los demás. “A menudo, dijo, solo nos sentimos cansados ​​porque los demás se olvidan de compadecernos. Le dirías a una hermana: '¡Estás muy cansada, ve a descansar!', inmediatamente ya no se sentiría cansada” @Fuente pre.@. Le dije un día: "Estoy dispuesto a aceptar las reprimendas cuando son justas, pero cuando no tengo falta, no las puedo soportar". “Eso es todo lo contrario a mí –respondió–: prefiero que me acusen injustamente, porque así no tengo nada que reprocharme y tengo el gozo de ofrecerle a Dios esta humillación” @CSG@. Me explicó en otra ocasión cómo la naturaleza tiende a encontrar fácil lo que proviene de nuestra inspiración personal, mientras que, por el contrario, siempre hay síes y peros, cuando lo que se necesita son las ideas de los demás. "Vemos con buenos ojos los alivios que se dan a los demás, cuando somos nosotros quienes [724] los hemos obtenido, pero si no tenemos nada que ver con ello, mil tentaciones surgen en nuestro corazón. y reprochamos todo lo que hacemos. no he tocado” @Fuente pre.@

 

Toda su doctrina espiritual y direcciones se resumen en lo que ella llamó "su camino de la infancia". Se reduce, me parece, a dos ideas generales: abandono y humildad. Lo estudié particularmente bajo este último aspecto que más me impactó, en las instrucciones de la Hna.

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

Teresa del Niño Jesús a sus novicias. “Para caminar por el 'camino' -dijo- hay que ser humilde, pobre de espíritu y sencillo” @CSG@

humilité

En las instrucciones particulares que daba a cada una de las novicias, siempre había que volver a eso. La esencia de sus enseñanzas era enseñarnos a no afligirnos al ver nuestra propia debilidad, sino a gloriarnos en nuestras debilidades. “Debes alegrarte de caer, me dijo un día, porque si al caer no hay que ofender a Dios, hay que hacerlo a propósito para humillarse. Pretendes escalar una montaña, pero el buen Dios quiere que bajes al fondo de un valle donde aprenderás a despreciarte a ti mismo. De hecho, en lugar de tratar de excusar sus imperfecciones, las usó para defender su caso, para demostrarle a Dios cuánto necesitaba su ayuda. Ella escribe: “Me encomiendo a Jesús, le cuento detalladamente mis infidelidades, pensando, en mi temerario abandono, adquirir así más imperio, atraer más[1] plenamente el amor de aquel que no vino a llamar justo, sino pecadores” @MSB 725@. Es en este sentido que ella canta:

"Mi alegría es quedarme pequeña también, cuando me caigo en el camino, puedo levantarme muy rápido,

y Jesús me lleva de la mano” @PN 45@.

Tenía la costumbre de clasificarse entre los débiles, de ahí el apelativo de "pequeñas almas". Ella me escribió esta nota poco antes de su muerte, el 7 de junio de 1897: “Pongámonos humildemente en fila entre los imperfectos, considerémonos 'pequeñas almas' a las que el buen Dios debe sostener en todo momento. En cuanto nos ve convencidos de nuestra nada, nos tiende la mano, pero si aún queremos intentar hacer algo grande, incluso bajo el pretexto del celo, nos

dejar solo." @LT243@

 

pobreza espiritual

Como niños pequeños que no tienen nada propio y dependen absolutamente de sus padres, ella quería que viviéramos al día, sin provisiones espirituales.

Siempre tuvo ese atractivo de la indigencia total. Ya en 1889, a los 16 años, me escribe hablando de sí misma: "El 'grano de arena' quiere ponerse a trabajar, sin alegría, sin valor, sin fuerza, y son todos estos títulos los que harán la empresa le resulte más fácil” @LT 82@. Un día que al verla tan delicada con Dios me quejé de que yo no era como ella, me hizo decir esta oración: "Dios mío, te doy gracias por no tener ni un solo [726] sentimiento delicado y me alegra ver a los demás ." Le expresé el deseo de tener memoria para retener los textos de la Sagrada Escritura, me dijo: “¡Ah! ¡Aquí estás de nuevo que quieres poseer riquezas! Apoyarse en eso es apoyarse en un hierro candente, todavía queda una pequeña marca de eso” @CSG@. En 1896, siendo su novicio, recibí esta nota, como de la Santísima Virgen: “Si quieres pasar en paz la prueba de no agradarte a ti mismo, darás dulce asilo a Jesús; es cierto que sufrirás porque estarás a la puerta de tu casa, pero no temas, cuanto más pobre seas, más te amará Jesús”. @LT211@

 

Sencillez

El 25 de abril de 1893 me escribió una carta en la que, comparando a Nuestro Señor con la flor del campo y el alma con la gota de rocío, me decía: “¡Feliz gotita de rocío que sólo Jesús conoce! No envidies el claro arroyo..., su murmullo es muy suave, pero las criaturas pueden oírlo, y entonces el cáliz de la flor de los campos no puede contenerlo. Para pertenecer sólo a Jesús, uno debe ser tan pequeño como una gota de rocío. ¡Oh! ¡Qué pocas almas aspiran a permanecer tan pequeñas! ¿No son el río, dicen, y la corriente más útiles que la gota de rocío?, nuestra tierra de destierro... Nuestro amado no tiene necesidad de nuestros hermosos pensamientos, de nuestras obras deslumbrantes... Sólo se hizo a sí mismo la 'Flor del Fields' sólo para mostrarnos lo bien que [727] aprecia la sencillez... ¡Qué privilegio ser llamado a ser una pequeña gota de rocío! Pero para responderla, ¡qué simple debe ser! » @LT141@.

 

[Sesión 34: - 26 de agosto de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[730] [Respuesta a la trigésima novena solicitud]:

Me parece que he dicho todo lo que sé sobre este tema, respondiendo a las preguntas sobre la fe y sobre el amor de Dios.

 

[Respuesta a la cuadragésima solicitud]:

La Sierva de Dios siempre tuvo un gran respeto por sus padres.

Nunca la escuché decir la más mínima palabra que pudiera entristecerlos, incluso después de haber sido reprendida injustamente.

Cuando, estando en sociedad, le envié flores, tuvo cuidado de no apropiarse de ellas, aunque las recibió directamente como porteadora. Ella hubiera preferido dejarlos marchitar antes que tomarlos para [731 ] su pequeño Jesús sin orden expresa de nuestra madre. Durante su enfermedad, como nuestros padres le habían enviado fruta, nos decía: “¡Qué buena está esa uva! Pero no me gusta lo que me viene de mi familia”. Y, sin embargo, no se puede ver un corazón más afectuoso con los suyos.

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

que el de sor Teresa. Ella nos mostró en la intimidad toda su ternura por nosotros. Habiendo visto ejemplos de santos que se distanciaron de sus padres para mayor perfección, cesando o modificando sus relaciones con ellos, dijo que era bienaventurada "que hay muchas moradas en la casa del buen Dios", y que su hogar no sería la de esos grandes santos, sino la de esos pequeños santos que quieren mucho a sus familias.

 

Desde su más tierna infancia, la franqueza de la Sierva de Dios fue notable. Se culpaba a sí misma por los más mínimos defectos. Mi madre escribió sobre ella: "La pequeña no mentiría ni por todo el dinero del mundo" @MSA 11,1@

En los últimos días antes de la muerte de nuestra madre, nos enviaron juntos a vivir con un pariente. En una de esas ocasiones, recordé en el camino que no habíamos dicho nuestra oración. Le dije a Thérèse: "¿Debemos decirle a esta señora que no hemos dicho nuestras oraciones?" "¡Oh! sí”, me respondió con tono resolutivo, a pesar de que sabía bien, como yo, que esta señora no era piadosa @MSA 12,1@

 

Más tarde, en el Carmelo, este amor por el derecho y la verdad no hizo más que aumentar hasta alcanzar [732] un grado verdaderamente heroico. Por lo tanto, hubiera preferido caer en la deshonra de la Madre María de Gonzaga y ser expulsada de la comunidad antes que incumplir con su deber dejando que su compañera de noviciado se uniera demasiado humanamente a esta priora. La justicia hacia sus novicias era tan grande que no mostraba respeto por las personas, y cada una, incluso las más desfavorecidas por naturaleza, podían creerse las más amadas.

La Servante de Dieu avait coutume de dire que « tout est grâce » @DEA 5-6@, aussi, entretenait‑elle dans son coeur un sentiment constant de vive reconnaissance, soit à l'égard de Dieu, soit à l'égard des gente.

 

Toda su “Historia” es además un himno de reconocimiento. Comienza así: “Comenzaré a cantar lo que debo decir eternamente: las misericordias del Señor” @MSA 2,1@. Ella apreciaba mucho los beneficios de una vocación religiosa y me escribió al respecto: “A veces no puedo creerlo; ¿Qué he hecho yo al buen Dios para que así me colme de sus gracias? » @LT47@. Entrando a mi vez en el Carmelo, y encontrando la Regla muy austera, pensé que estaba haciendo mucho por el buen Dios, así que pedí a sor Teresa que compusiera un himno contando todos los sacrificios que había hecho, cada estrofa del cual terminaría con: "Recordar." Cuál fue mi sorpresa al encontrar que ella había invertido el significado indicado: en el cántico que compuso, es Jesús quien es el dador y es el alma [733] quien es la obligada.

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

A los tres y cuatro años, la Sierva de Dios ya sabía soportar y privarse. Así fue como, para no dejarme cuando Marie me estaba dando mis lecciones, se encerraba allí horas enteras sin decir una sola palabra, condición que le imponían para ser admitida en el curso. Siempre fue paciente, no se inquietó como los otros niños. Se dejó tomar suavemente lo que era suyo. A esa edad hizo muchos sacrificios que llamamos "prácticos". Tenía un pequeño rosario con cuentas en movimiento y sacaba una cuenta cada vez que se rendía. Estas "prácticas" ocuparon un lugar tan importante en su infancia que hablaba de ellas constantemente conmigo, lo que intrigó mucho a una vecina que escuchó nuestras conversaciones. Más tarde, Teresa no abandonó este hábito piadoso y se preparó para su primera comunión con una red de pequeñas mortificaciones. Tenía 9 años cuando supo dominarse a sí misma hasta aceptar, sin una palabra de insistencia, la privación que le impuso Marie de no aprender a dibujar conmigo. Desde entonces se había acostumbrado a detener la lectura a la hora señalada, incluso en medio del pasaje más interesante. De la misma manera, cuando fue mayor, aplicándose sola a estudios especiales de historia y ciencia que la cautivaban, sólo dedicaba cierto tiempo a mortificarse. [734] En todas las ocasiones ocupaba el último lugar y tomaba lo que menos le convenía, tanto en el viaje como en la casa. Fue en este tiempo que se corrigió de su gran sensibilidad con un acto de valentía verdaderamente extraordinario, cuando se domó, reprimiendo sus lágrimas hasta parecer alegre ante una observación que le hizo mi padre. Era la Nochebuena de 1886.

 

La Sierva de Dios no buscaba, para mortificarse, cosas extraordinarias, y ni siquiera era absolutamente rigurosa sobre las satisfacciones permitidas. En esto, como en todo lo demás, procedió con sencillez y no rehusó bendecir a Dios en sus obras. Así, le gustaba tocar las frutas, en particular el melocotón, admirando su piel aterciopelada; asimismo, distinguir entre ellos los perfumes de las flores. Pero si hubiera sentido un placer natural incluso en estas cosas inocentes, se habría detenido inmediatamente, lo que hizo fielmente ya que en el momento de la muerte, no tenía nada que reprocharse, en toda su vida, excepto haber tomado placer. , una vez y por un momento, en inhalar una botella de agua de colonia que le regalaron en un viaje.

 

Aquí hay algunos detalles sobre sus prácticas de mortificación.

Cumplió fielmente el precepto de nuestra Regla de mantener la mirada modesta, pero sin coacción. Durante su enfermedad, me trajeron una caja de bautismo, cuyo tema decorativo [735] era encantador; la elogiaron frente a ella y luego pusieron la caja sobre la mesa, olvidándose de mostrársela. Tuvo cuidado de no preguntar. Durante la oración, se abstuvo de mirar el reloj colocado justo frente a nosotros: "Cómo me ayudaría, me dijo, para saber si todavía quedan cinco o diez minutos, prefiero privarme de eso". @Fuente pre @

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

[Respuesta a la solicitud XNUMX, continuación]:

En el mundo, ella no podía entender que nos invitemos a cenar, diciendo que nos escondamos y hagamos esta vil acción como a escondidas, y sólo se consoló con el pensamiento de que Nuestro Señor se había sujetado a nuestras necesidades. Ella aprovechó las pequeñas oportunidades para las mortificaciones que no pueden dañar la salud; ella se las impuso siempre y en todo momento. Son prácticas muy mínimas, sin duda, pero el buen [736] Dios muestra su poder tanto en la creación de lo infinitamente pequeño como de lo infinitamente grande, y me parece que Sor Teresa revela su fuerza precisamente en la multiplicidad de actúa débil y microscópico, si se le puede llamar así. En la cena, por ejemplo, si el mango de su cuchillo o de su cuchara no estaba bien limpiado y, todo pegajoso, se le pegaba a la mano, tenía cuidado de no poner fin a esta mortificación que le costaba en extremo. A propósito de las mortificaciones del gusto, la vi un día, en su enfermedad, beber gota a gota un remedio execrable, le dije: "¡Pero date prisa, bébetelo de un trago!" " ¡Oh! - respondió ella, a propósito lo pruebo bien, ¿no debería aprovechar todas las pequeñas mortificaciones que surgen ya que tengo prohibido hacer grandes! » @Fuente pre @.

 

La Sierva de Dios tuvo mucho cuidado de no ponerse cómoda. Así, no se recostó, estando sentada, no cruzó los pies, etc. Cuando hacía calor, evitaba ostensiblemente limpiarse la cara, diciendo que llamaba la atención sobre el malestar que uno sufre. Asimismo, en invierno, no se frotaba las manos, no caminaba encorvada. Reprendió severamente a una novicia que, en invierno, le había puesto un alfiler para cerrarle las mangas y mantenerla fría.

Sobre los instrumentos de penitencia, le dije que un sentimiento natural le llevaba a evitar muchos movimientos cuando uno los llevaba, oa endurecerse bajo la disciplina para sufrir menos. Ella me miró asombrada y continuó: "Yo, no creo que valga la pena hacer [737] las cosas a medias, tomo disciplina para lastimarme y quiero que ella se salga con la suya". posible, entonces me inclino para tener un cuerpo muy flexible para sentir mejor los golpes". Iba tan rápido que llegaba a los 350 tiros por Miserere. Me dijo que cuanto más intensamente sentía el dolor, más sonreía, para que el buen Dios pudiera ver claramente, incluso en su rostro, que estaba feliz de sufrir por él.

 

En cuanto a las mortificaciones de la mente y de la voluntad, la Sierva de Dios fue siempre fiel en dominar sus pasiones; a pesar de su viva imaginación, no levantó la cabeza, teniendo sumo cuidado de no actuar nunca en su primer impulso. Observé que ella nunca pedía noticias; si veía un grupo en alguna parte, y la Madre Priora parecía estar contando algo interesante, tenía cuidado de no ir por ese camino. Para los salones, ella hizo lo mismo, y siempre encontró la manera de escabullirse cuando planeaba divertirse. Habiendo sido enviado uno de los poemas de Sor Thérèse a una persona, él le agradeció con una carta de elogio que ella no escuchó leer, no estando en la comunidad en ese momento. Por eso me pidió, sin pensarlo, que le comunicara esta carta; pero, a los pocos días, noté que no lo había leído y, ante mi insistencia, me dijo que nunca lo leería para castigarse por habérselo pedido.

 

Con heroica paciencia la Sierva de Dios soportó ser perturbada. Incluso descubrí, [738] un día, su táctica que consistía en estorbar a una monja que fácilmente le pedía favores. Ella misma me enseñó este método, en relación con mi trabajo como enfermera, lo que me provocaba frecuentes molestias: “Cuando alguien te llama, es lo mejor -me decía-; tendrías que pasar por la enfermería a propósito para que te molesten, responder con amabilidad, prometer volver, lucir feliz, como si te estuvieran prestando un servicio. ¡Oh! ya ves, pensar en cosas bellas y santas, escribir libros, escribir vidas de santos, no vale la acción de contestar cuando suena el timbre de la enfermería y eso inquieta. Hay que mortificarse para no hacer un punto más cuando se le llama; He practicado esto y experimentado la paz que viene con él.”@CSG@

 

La Sierva de Dios, que sobresalió en todas las mortificaciones, tuvo cuidado de no olvidar la mortificación del corazón. Para mortificarse a este respecto, dejó pasar su turno en casa de nuestra madre (su querida Paulina, "su madrecita"), y me sorprendió mucho su desapego. Tenía muchas ganas de ser enviada al Carmelo de Hanoi, e incluso hizo súplicas para esto, para, dijo, "no ser útil allí, sino sufrir el destierro del corazón" @ CSG @ Cuando entré en el Carmelo el El 14 de septiembre de 1894, después de haberme abrazado como todas las demás hermanas, ya huía cuando Nuestra Madre le hizo seña de que me acompañara a la celda que me estaba destinada: no habría venido sin esa llamada. Cuando tomó [739] el hábito de Sor María de la Eucaristía, su prima hermana, se abstuvo de acompañarla hasta la puerta para entregarla a su familia, y como yo le reprochaba no haber estado allí, me dijo que se había privado de él, porque tenía demasiado deseo. Durante su enfermedad, nos dijo a las tres (Madre Agnès, Sor Marie del Sagrado Corazón ya mí): “Cuando yo me vaya, tened cuidado de no hacer vida familiar” @DEA 1-3@.

Sor Thérèse resumió en una sola palabra todos estos actos de renuncia en estas palabras: "Como nunca me busco a mí misma, llevo la vida más feliz que se puede ver" @MSC 28,1@

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

[Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

Hasta los 14 años, la pequeña Thérèse fue "accesible a todo dolor" @MSA 13,1@, según su expresión, pero supo dominar sus penas para consolar a los demás.

No recuerdo haberla visto nunca sin paciencia en la infancia o más tarde. En el internado, la pequeña Thérèse era muy perseguida por alumnos de su clase mayores que ella y celosos de su éxito: se contentaba con llorar en silencio, sin decirme la causa de sus lágrimas, porque yo la habría cuidado bien. ella prefirió sufrir en secreto por amor de Dios.

Se estudió para retener una palabra de réplica, para prestarme pequeños servicios sin ostentarlos, y eso sin fallar nunca.

[740] En la Nochebuena de 1886, realizó un acto de valentía que yo presencié y que ella llama el punto de partida de su conversión. En esta circunstancia dominó absolutamente su sensibilidad, demasiado impresionable desde la muerte de su madre. Ella relata este episodio en su “Historia” (páginas 74‑75 ed. en 8°, 1914)@MSA 45,1@. Agrega: “Desde aquella bendita noche; No fui derrotado en ninguna batalla” @MSA 44,2@

 

La Sierva de Dios mostró una gran fortaleza de alma en las separaciones que le impusieron las llamadas de Dios en la familia. Cuando sus dos "madres", María y Paulina, habían entrado sucesivamente en el Carmelo, ella había aceptado con resignación estos dolorosos sacrificios, pero su salud no respondía a su sumisión y el dolor de esta separación quizás no era ajeno a la enfermedad que la aquejaba. la golpeó en 1883. Al entrar en el Carmelo, dejó a mi padre a quien tanto amaba, sin derramar una sola lágrima, aunque se preguntaba si no iba a morir, tanto su dolor era intenso.

 

En el Carmelo, tuvo frecuentes oportunidades de ejercitar su coraje. Las circunstancias en las que transcurrió su vida religiosa multiplicaron las dificultades que tuvo que superar. De hecho, vivió constantemente bajo la tutela de la Madre Marie de Gonzague. En aquellos días, todo se dejaba al capricho del momento, las normas se hacían y se deshacían, estallaban escenas espantosas como una tormenta, a propósito de nada, pero siempre los celos eran el principio. . Aunque tal gobierno era para las hermanas un tema continuo de tentación, porque es muy difícil no murmurar ante la injusticia, la Sierva de Dios hizo resplandecer la fuerza de su alma, soportando con delicadeza el mal que no podía evitarse, y sin admitir críticas amargas contra los que tenían autoridad.

 

En sus graves enfermedades, la Sierva de Dios padeció dolencias que una dirección bien reglamentada hubiera evitado fácilmente. Lo padecía tanto más cuanto que se olvidaba de sí misma y hubiera sido necesario imponerle relieves que nunca pidió. Después de su primer escupitajo de sangre (Viernes Santo de 1896), fue santa alegría tener permiso para continuar la Cuaresma en todo su rigor, tanto que, viéndola tan ferviente, no tuve idea del accidente que le había ocurrido. ella había llegado; Después supe que había sufrido mucho por el ayuno de ese año, pero, como de costumbre, no se había quejado. De la misma manera, no pretendía aliviarse del extremo cansancio que experimentaba todos los días al decir su oficio a la misma hora en que su fiebre era más ardiente. Después de que le habían dado puntos de fuego (un día, conté hasta 500 de ellos), se acostaba en su colchón de paja por la noche. No teniendo permiso para ponerle un colchón (entonces yo era enfermera), no me quedó más remedio que doblar en cuatro mi manta grande y ponerla debajo de su sábana, que la Sierva de Dios aceptó con gratitud, pero sin [742] una sola palabra de crítica a la forma en que se atendía a los enfermos. Al final de su enfermedad, permaneció un mes sin médico. El de la comunidad (Dr. de Cornières) que se iba de vacaciones, había confiado su paciente al cuidado del Dr. La Néele, primo de la Sierva de Dios. Pero no había contado con el carácter de la Madre Marie de Gonzague, que se puso celosa al ver a la Hermana Thérèse en manos de su familia y se negó a ser admitida por el médico. En estas circunstancias, la Sierva de Dios no sólo no se quejó, sino que detuvo los estallidos de nuestra justa indignación.

También fue necesario usar una estratagema para dar jarabe de morfina, teniendo la Madre Marie de Gonzague la teoría de que aliviar a una carmelita de esta manera era vergonzoso: ella nunca consintió en que le aplicaran inyecciones.

 

[Sesión 35: - 27 de agosto de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[745] [Continuación de la respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

La virtud de la fuerza practicada por la Sierva de Dios, quiso insinuársela también a sus novicias. Le dije un día: "Antiguamente yo era apasionado, sentía [746] que mi corazón latía con celo, era emprendedor y, para la gloria de Dios, hubiera estado en el fin del mundo sin tener miedo de nada, mientras que ahora todas estas impresiones vívidas se extinguen y me siento disminuido”. - “Eso, me dijo, era la juventud; el verdadero coraje no es ese ardor momentáneo que hace desear conquistar almas a costa de todos los peligros, que sólo añaden un encanto más a este hermoso sueño. El verdadero coraje es desear la cruz en medio de la angustia del corazón, y al mismo tiempo rechazarla, por así decirlo, como Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos. @DEA 6-7@Ella yoescribió: "Cuando no siento nada, cuando soy incapaz de orar, de practicar la virtud, entonces es tiempo de buscar pequeñas oportunidades, nada que

 

TESTIGO Geneviève de Sainte‑Thérèse OCD

 

por favor Jesús, más que el imperio del mundo o incluso el martirio sufrido generosamente, por ejemplo una sonrisa, una palabra amable, cuando quisiera no decir nada o parecer aburrido. Cuando no tengo oportunidades, al menos quiero decirle a menudo que la amo, no es difícil y mantiene mi corazón ardiendo. Aunque me parezca que este fuego de amor se ha apagado, quisiera echarle unas pajas, y Jesús sabría reavivarlo” (Carta del 16 de julio de 1893) @LT 143@

 

Nos cuenta: “Siempre me ha llamado la atención el elogio dirigido a Judith: 'Actuaste con coraje varonil y tu corazón se fortaleció'; por lo tanto, primero se debe actuar con coraje, luego el corazón se fortalece y se camina de victoria en victoria”. @DEA 8-8@Un día que estaba desanimado, rechacé mi estado en [747] que estaba cansado. Ella me respondió: “Nunca debes creer, cuando no practicas la virtud, que es por una causa natural, como la enfermedad, el tiempo o la pena. Debes sacar de él un gran tema de humillación, y colocarte entre las almas pequeñas, ya que sólo de manera tan débil puedes practicar la virtud” @CSG @

Por su fortaleza de carácter en medio de los peligros externos, sucedió que en un día de fiesta de la Madre Priora, cuando la Sierva de Dios representaba a Juana de Arco en la hoguera, estuvo a punto de ser quemada viva, por una imprudencia, que encendió la principio de un fuego, pero, por orden de nuestra madre de no moverse de su lugar mientras trataban de apagar el fuego a su alrededor, ella permaneció tranquila e inmóvil en medio del peligro, sacrificando su vida a Dios, como dijo a continuación .

 

La prueba más dura de la vida de la Sierva de Dios fue la enfermedad de mi padre. Esto es a lo que ella siempre se refiere como la gran prueba. Sin duda, otros pasan por otros similares, pero el sufrimiento se mide menos con el efecto brutal que lo produce que con la calidad del objeto alcanzado, y son pocos los padres que tienen tantos títulos para el reconocimiento de sus hijos. Toda su vida no había sido más que tierna devoción hacia nosotros. No es solo amor lo que le teníamos, sino adoración. Este querido padre, por lo tanto, se vio afectado por una parálisis progresiva que afectó al cerebro y lo obligó a ser internado en una residencia de ancianos. Esta humillación duró cinco años. Durante este tiempo doloroso, la Sierva de Dios nunca dejó de sostener nuestro coraje con palabras llenas de fe y esperanza. Ella aprecia esta terrible prueba como un regalo real del corazón de Dios. “Ya era hora - escribe - de que un siervo tan fiel recibiera la recompensa de su trabajo; era justo que su salario fuera como el que Dios le dio al Rey de los cielos, su Hijo unigénito” @MSA 748,2@Ellaescribió en febrero de 1889: “Qué privilegio nos hace Jesús al enviarnos un dolor tan grande, ¡ah! ¡La eternidad no será suficiente para agradecerle! » @LT 83@. Y otra vez: "Jesús nos envió la mejor cruz escogida que pudo inventar en su inmenso amor... Cómo podemos quejarnos, cuando él mismo fue considerado un hombre herido de Dios y humillado" @LT 108@ . Finalmente, esta fuerza en el sufrimiento del corazón se manifestaba no sólo en sus cartas, sino también en sus palabras, donde sólo tenía en los labios bendiciones para el buen Dios. La Sierva de Dios puso esta prueba entre sus mayores gracias, y escribió la fecha con estas palabras: “Nuestra gran riqueza” @MSA 86,1@

 

[Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

La pureza brilló en el rostro de Sor Teresa del Niño Jesús. Ella era el tipo de una virgen celestial, y la santidad de su alma coincidía con su exterior. A menudo la llamaba “un ángel encarnado”, lo que caracterizó mis pensamientos sobre ella. Siendo pequeña, encantaba a las personas que la miraban. Podías ver niños tan lindos, pero había algo en sus ojos que nunca había visto en otros. Se decía comúnmente [749] que "tenía el cielo en los ojos". Pero el N° 216 de los Artículos es, en mi opinión, exagerado: nunca ha habido "olores celestiales" emanando de ella. Lo que vimos fue igual de hermoso, pero mucho más simple, y es precisamente esta alianza de lo sobrenatural con lo natural lo que le da a la Hermana Thérèse el encanto exquisito que es único en ella. Fue en ese momento que según su expresión, “se avergonzaba de su cuerpo” @DEA 30-7@, y después, solo se consolaba de tener uno pensando en Nuestro Señor que tuvo la amabilidad de hacerse hombre como nosotros. .

 

Al comienzo de su viaje a Italia, temiendo descubrir el mal, encomendó su pureza a la Santísima Virgen en el santuario de Notre-Dame des Victoires, en París, y se puso bajo la protección de San José, haciendo de ella cada día un oración por esta intención, y nunca nada escandalizó sus ojos, ni en las plazas públicas ni en los muchos museos que visitamos.

Al bajar del tren, en Bolonia, había un enjambre de estudiantes; uno de ellos rápidamente se llevó a Teresa en sus brazos sin que nosotros pudiéramos notarlo en la lucha, pero ella se encomendó a la Santísima Virgen y le dirigió tal mirada al intruso que éste se asustó y al instante la soltó.

En el Carmelo, por los rumores de persecución que siempre nos han hecho vivir como en un volcán, estaba muy preocupada por saber hasta qué punto se puede arriesgar la vida para escapar de la violencia, y sé [750] que consultó a varios directores. Sin embargo, ella no fue escrupulosa. Su mente recta y perspicaz le había dado a conocer todas las cosas, y todo era

 

TESTIGO 8: Geneviève Le Sainte‑Thérèse OCD

 

hermoso en su mirada límpida; así que ella no sabía lo que era un mal pensamiento. Ella alabó a Dios por todas sus obras, y las encontró todas, sin excepción, marcadas con el sello de la pureza divina. Toda la suya y su exterior expresaban pureza. En cuanto a su conducta personal, me dice que siempre actuó sola con la misma reserva y discreción como si estuviera en presencia de alguien.

Aunque amaba a todos los santos, quería ponerse bajo la protección especial de las vírgenes, y me indicó que, según su elección, su relicario sólo contenía reliquias de vírgenes.

En su maternal solicitud por mi alma, sufrió mucho, es ella misma quien lo dice en su manuscrito, sabiendo que yo estaba expuesto en el mundo a peligros que le habían sido desconocidos.

Un día, cuando con motivo de una boda yo iba a asistir a un baile, la Sierva de Dios se alarmó tanto que lloró, me dijo, como nunca antes había llorado, y pidió al salón que me diera sus instrucciones. Como pensé que estaba un poco exagerada, porque no podías “hacer el ridículo”, pareció indignada y me dijo con fuerza: “¡Oh Céline! considere el comportamiento de los tres jóvenes hebreos que prefirieron ser arrojados a un horno de fuego en lugar de doblar sus rodillas ante la estatua de oro; y tú, esposa de Jesús (había hecho voto de castidad), [751] estás dispuesta a hacer un pacto con el siglo, ¡a adorar la estatua de oro del mundo entregándote a placeres peligrosos! ¡Recuerda lo que te digo de parte de Dios! Y viendo cómo ha recompensado la fidelidad de sus siervos, tratad de imitarlos. »

 

[Continuación de la respuesta a la misma solicitud]:

No tenía ningún deseo de adorar la estatua de oro del mundo, pues naturalmente aborrecía esta clase de diversiones, así que mantuve la resolución indicada durante mucho tiempo a costa de muchas molestias, y aun ofendiendo a varias personas, cuando al final de la tarde, un joven jinete me llevó literalmente. Pero, ¡oh sorpresa! nos era imposible realizar un solo paso de baile. En vano tratamos de ponernos a tiempo con la música, pues hice todo lo posible por no humillarlo; finalmente, cansados ​​de nuestros intentos, tuvimos que dar un paseo con una actitud "poco religiosa", [752] y el pobre caballero, habiéndoseme escoltado a mi lugar, se escabulló sonrojado de vergüenza, sin reaparecer durante la noche. La gente que conozco nunca había visto tal cosa, yo tampoco, y atribuyo esta extraña imposibilidad a las oraciones de la Sierva de Dios.

A pesar de su pureza angélica, esto es lo que piensa la Sierva de Dios de las tentaciones contrarias a esta virtud: “Los corazones puros”, me escribió, “a menudo están rodeados de espinas… por lo que los lirios creen haber perdido su blancura, piensan que los espinos que los rodean han logrado desgarrar su corola... pero los lirios en medio de los espinos son los amados de Jesús: ¡bienaventurado el que ha sido hallado digno de sufrir la tentación!.”@LT 105@ Ella me confió, en el Carmelo, “habiendo arrepentido de no haber sufrido las tentaciones contra la castidad, de ofrecer al buen Dios todo tipo de martirio” @Fuente pre.@. Ella encontró no menos glorioso haberlos sufrido que ser preservada de ellos.

Había otra virginidad a la que me invitaba, la del olvido total de toda la creación. Ella me escribió: “La virginidad es un profundo silencio de todos los cuidados de la tierra, no sólo de los cuidados inútiles, sino de todos los cuidados... Para ser virgen, hay que pensar sólo en Jesús... Mi querida Céline, hagamos nuestro corazón un lecho de delicias donde Jesús viene a descansar... Plantemos sólo lirios en nuestro jardín, sí, lirios, y no suframos de otras flores, porque las otras pueden ser cultivadas por otros, pero sólo las vírgenes pueden dar lirios a Jesús” @LT 122@

 

[753] [Respuesta a la cuadragésima cuarta solicitud]:

Naturalmente, la Sierva de Dios no era en absoluto indiferente a las cosas terrenas; amaba todo lo que era hermoso y de buen gusto; le interesaba su trabajo y no sería conocerla imaginarla tan indiferente que no tuviera gusto por nada. Le resultaba doloroso tener objetos rotos o dañados para su uso. Me di cuenta un día que le había hecho una mancha a su reloj de arena, y otro día que las patas de una mesa recién pintada habían dejado marcas en el piso de su celda. Ella misma admite esta delicadeza cuando escribe en su "Historia" que al comienzo de su vida religiosa, se alegraba de tener cosas limpias para su uso, y de encontrar a mano lo necesario. Por lo tanto, requirió un esfuerzo meritorio para lograr elegir "los objetos más feos y gastados" @MSA 74,2@lo que ella practicado, sin embargo, con gran perfección. Aquí hay algunos pequeños hechos que presencié.

La vi, aunque con mucha prisa, descoser el borde de su cesto de trabajo, para cambiar la tira de tela que le pareció demasiado bonita y poner en su lugar una fea, partirse la cabeza, en perla, con un alfiler, por tenerlo áspero para su uso, para regañar a una novicia que había frotado aceite de linaza en sus muebles en la celda y se los había lavado con un cepillo.

 

La Sierva de Dios guardaba como tesoro no sólo los objetos desagradables, sino también los inconvenientes. Así, durante toda su vida religiosa, tuvo una [754] pequeña lámpara, cuya mecha sólo podía arrancarse tirando de ella con un alfiler. Cuando entré, me pasó su escritorio y su fuente de agua bendita, que eran adecuados, buscando objetos para ella en los desvanes.

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

de uso. Hizo que sus plumas duraran hasta que se gastaron, y durante su enfermedad las empapaba en leche para restaurar su suavidad, dijo.

Escribió la primera parte de su manuscrito en cuadernos de dos peniques, el peor papel, y para la segunda hubo que obligarla a poner sus líneas a la distancia adecuada en un cuaderno cuadriculado que le habían impuesto. Cuando ella compuso su

los poemas estaban en viejos sobres de cartas o en trozos de papel inservibles. En invierno, si hiciera un poco menos de frío, se sofocaría sin remisión con el calentador que le habían dado por prescripción médica. También tenía un profundo desprecio por el arreglo de su ropa, no es que no se la pusiera en orden, sino que la tomaba como se la daban. Habiendo tenido un vestido que le dolía mucho, decía que le era tan indiferente como a un chino, en el refectorio se comía todas las sobras que le daban, considerándose un poco pobre. Durante su última enfermedad, se abstuvo de pedir agua helada o uvas, diciendo que no podía pedir lo que simplemente le agradaba sin ser necesario. Se sintió feliz de no tener ninguna copia de sus poemas, que regaló mientras los componía, aunque le hubiera gustado tener copias para cantar [755] con ellos.

 

La Sierva de Dios se había esforzado en no apegarse más a los bienes espirituales que a los temporales. Un día, en el recreo, una hermana habiéndose apoderado de sus pensamientos, tuvo un momento de lucha interior, luego inmediatamente, ofreciendo este dolor a Jesús, comprendió “que este pensamiento era del Espíritu Santo y no de ella” @MSC 19,2@. Ella misma me habló de este rasgo. Repetía a menudo este pasaje de uno de sus poemas dirigidos a la Santísima Virgen:

“Todo lo que me dio, Jesús puede tomar de vuelta

Dile que nunca se avergüence de mí” @PN 54@

 

Un día, durante su enfermedad, le dijimos: "¿Quizás en el momento de tu muerte tendremos una visión celestial para consolarnos?". Ella respondió rápidamente: “¡Ay! no, nunca he deseado para mí gracias extraordinarias, ¡no es 'mi caminito'! Recuerdas que yo siempre cantaba:

“Sé que en Nazaret, Virgen llena de gracias, vives muy pobremente, sin querer nada más. ¡Ningún éxtasis, milagros, éxtasis embellecen tu vida, oh Reina de los elegidos! » @PN 54@

La Sierva de Dios enseñó a los demás esta pobreza perfecta que ella misma practicaba. Aquí hay algunas instrucciones que me dio sobre este tema. Sobre un pin inglés que me habían quitado y del que me arrepentía, Sor Teresa del Niño Jesús me dijo: “¡Oh! que rico eres! no podéis [756] ser felices... He notado -añadió- que aún damos de muy buena gana, pero que son pocas las almas que se dejan quitar de lo que les pertenece, y sin embargo la palabra del Santo El evangelio está ahí: “Si te quitan lo que es tuyo, no lo pidas de vuelta” @CSG@

Me dijo en otra ocasión: "A veces te quejabas de que tu canasta estaba desordenada, que te faltaban algunas cosas, más bien deberías alegrarte y decirte: "Soy pobre, entonces es natural que me falte algo". , hicimos bien en tomarlo ya que no es mío” @CSG@. Durante su enfermedad, le dije un día: “Quisiera que esta imagen, que te pertenecía, siguiera siendo mía”. - “¡Ay! ella me respondió, ¡todavía tienes deseos!... Cuando yo esté con el buen Dios, no pidas ninguna de mis pertenencias, simplemente toma lo que te daremos, de otra manera no serías despojado de todo”. Como recuerdo de mi profesión, me compuso un escudo con este lema: "Quien pierde gana" @LT 183@; me explicó que en la tierra había que perderlo todo, dejarse llevar para llegar a la pobreza de espíritu.

 

[Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús fue perfectamente obediente; se dejó guiar, y no sólo no impuso su voluntad, sino que ni siquiera la dio a conocer, esto es lo que la hizo decir al final de su vida: "El buen Dios hará todos mis deseos en el cielo, [757 ] porque nunca hice mi voluntad en la tierra” @DEA 13-7@

En casa, como en el internado, siempre vi a la pequeña Thérèse sumisa a todo; nunca lo escuchaste objetar, discutir o murmurar, ni siquiera en una forma de diversión.

 

En el Carmelo, nunca vi a sor Teresa faltar a la regularidad, y ella tenía gran estima por nuestras más mínimas observancias; por lo que no podía soportar las críticas al respecto. Siempre se iba al primer sonido de la campana. Cuando estaba tocando la vi salir del recreo medio cuarto de hora antes de la hora reglamentaria, como está escrito en el "papel de exacción". Este impulso es heroico, porque se nos da cierta libertad para ello, y muchos se van en el último momento.

 

Cuando estaba entre semana para oficinas bajas, se aplicaba con tanto cuidado que me sorprendí y se lo conté. Ella me dijo con tristeza: “¡Ay! ¡Qué pocas santas monjas hay! ¡Que son pocos los que no hacen todo de todos modos! @DEA 6-8@72, y ella

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

me rogó que no fuera una más de esa cantidad de monjas negligentes.

Tres años después de la profesión, los novicios dejan el noviciado y, tomando rango entre los capitulares, ya no están obligados por los mismos requisitos. Así, los novicios piden sus permisos generales cada semana, mientras que los demás sólo los piden cada mes. Sor Teresa del Niño Jesús debería, con sus nueve años de religión, haberse liberado de estas ataduras, aunque [758] no tenía voz en el asunto como tercera hermana; pero se olvidaron de decírselo, y ella tuvo cuidado de no recordárselo a la madre priora, que nunca pensó en ello. Como resultado, ella continuó toda su vida pidiendo estos permisos cada semana.

 

Compuso sus poemas mientras trabajaba durante el día y esperaba el tiempo libre por la noche para escribir sus pensamientos en un papel. No supimos esto hasta el final de su vida. Le dije que eso era demasiado duro, que además habría obtenido fácilmente permiso para escribirlas durante el día. Ella me respondió: “Tuve mucho cuidado de que no me dieran permisos que me hubieran hecho fácil y agradable la vida religiosa. Si el buen Dios no permitió que Nuestra Madre me lo diera sola, es porque Él quería que yo se lo sacrificara” @CSG@.

 

Como está escrito recoger hasta las ramitas que se desprenden de la escoba, apartó con cuidado las puntas de sus lápices. Tenías que tener mucho cuidado con lo que decías delante de ella, porque un consejo de su Madre Priora se convirtió en una orden para ella para el resto de su vida. En su tiempo, esta obediencia fue particularmente heroica, pues la pobre Madre María de Gonzague, con su carácter voluble, hizo reglamentos que cayeron en desuso sin que ella soñara con revocarlos, y yo vi a la Sierva de Dios observar este tipo de recomendaciones, muchos años después de hechos y nadie se acordaba de ellos.

 

[Sesión 36: - 30 de agosto de 1915, a las 2 a.m. de la tarde]

[762] [Continuación de la respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

La Sierva de Dios tenía permiso para hablarme como a su novicia. A menudo me di cuenta de que se abstenía de desahogarse conmigo sobre lo que le preocupaba personalmente porque no había recibido permiso formal para hacerlo. Ejerció una vigilancia verdaderamente heroica para no sobrepasar lo que creía que era la medida de la obediencia.

El carácter heroico de su obediencia se manifestó nuevamente en su última enfermedad, cuando permaneció un mes sin médico, aquejada de dolores insoportables. A veces dejamos escapar nuestra indignación contra los celos de Madre María de Gonzague, causa de este abandono.

“Hermanitas mías – nos dijo – no debemos murmurar contra la voluntad de Dios; es Él quien permite que Nuestra Madre no me dé alivio” @DEA 30-8@

 

La Sierva de Dios se había acostumbrado a obedecer a cada una de las hermanas, incluso en perjuicio propio. Así, durante su enfermedad, acompañó dolorosamente a la comunidad a la ermita del Sagrado Corazón y se sentó durante el canto del cántico. Una hermana le hizo señas para que se uniera al coro. Estaba exhausta y no podía mantenerse en pie. Sin embargo, ella se levantó inmediatamente y, como se lo reproché después de la reunión, [763] respondió simplemente: "Tengo la costumbre de obedecer a cada uno como si fuera el buen Dios quien mostrara voluntad". @CSG@

 

Una de las hermanas legas, molesta por su virtud, se vio obligada a rendirle homenaje. Fue ella misma (Sor Saint-Vincent de Paul, ya fallecida) quien me contó la siguiente historia, expresando el deseo de que se publicara en alabanza de Sor Thérèse.

La Sierva de Dios, siendo sacristina, estaba colocando coronas de flores cerca del féretro de Madre Genoveva, por supuesto poniendo las más bellas en primer plano, cuando Sor San Vicente de Paúl le dijo mal: "Veo claramente que los ramos de los pobres seguirán siendo condenados al ostracismo! »@HA 12@. La hermana Thérèse luego los puso sonriendo en primer lugar a pesar de la falta de armonía resultante.

En su última enfermedad, un día que ardía en fiebre, le pidió a la primera enfermera que le quitara una frazada. Este último, muy viejo y un poco sordo, se dio cuenta de que tenía frío y le tapó la cabeza. Cuando regresé, la encontré en este estado chorreando sudor. Ella, toda sonrisas, me habló de este rasgo sin que una palabra de desagrado saliera de sus labios. Al contrario, me dice que aceptaba todo con alegría, con espíritu de obediencia; Al ver esto, la hermana no cesó de traer frazadas nuevas, creyendo ser de su agrado.

 

Así es como ella canta sobre la obediencia:

“El ángel orgulloso, dentro de la luz [764] gritó: “No obedeceré. Repito, en la noche de la tierra: quiero obedecer siempre aquí abajo.

Siento en mí nacer una santa audacia, de todo infierno desafía la furia,

la obediencia es mi armadura fuerte y el escudo de mi corazón.

¡Oh Dios victorioso! no quiero otras glorias

que someterme en toda mi voluntad, ya que el obediente repetirá sus victorias por toda la eternidad”@PN 48@”

 

[Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

La tendencia natural del Siervo de Dios era la humildad. No creo que tuviera que hacer mucho esfuerzo para adquirirlo, era tan simple y recta en sí misma. “La humildad es la verdad” @CSG@, dijo; ahora, nunca he conocido un alma más verdadera que

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

la suya; parecía completamente desprovista de ilusiones y eso desde su misma infancia.

A la edad en que los niños quieren tanto crecer, se arrepintió de no ser pequeña de estatura. Asimismo, en el Carmelo consideró con alegría que, a pesar de sus nueve años de religión, siempre había permanecido en el noviciado, no siendo parte del capítulo y considerada como una "pequeña".

En la familia, en el internado, evitaba adelantarse, ocultando toda ocasión de elogio. Sin embargo, podría haberse salido con la suya a bajo costo, porque era muy interesante en sus conversaciones, donde incluso [765] fácilmente tenía un giro picante e ingenioso.

De jovencita, "no hubiera sido indiferente a los elogios" @MSA 38,1@, al menos así lo dice ella. Sin embargo, yo, que vivía con ella en ese momento, nunca noté vanidad alguna en ella: parecía ignorar que era bonita y no se miraba innecesariamente en los espejos.

 

Más tarde, en el Carmelo, cuando sufrió el calvario humillante de la enfermedad de nuestro venerado padre, demostró con la práctica que sus deseos de desprecio eran sinceros: “Qué felicidad ser humillada -me escribió-, es el único camino que hace santos” @LT 82@ Lo es. en ese momento que su inclinación por el desprecio le dio un sabor de devoción a la Santa Faz de Nuestro Señor. Ella quería, como su Esposo, que su rostro estuviera oculto a todas las miradas, que nadie en la tierra la reconociera. En su profesión, llevaba esta nota en el corazón: “¡Que nadie me cuide, que me pisoteen como un granito de arena! » @PRI 2@. Este nombre se convirtió en su favorito, le gustaba firmarlo antes de su nombre.

 

La humildad le hizo aceptar las reprimendas con alegría, incluso cuando no las merecía. Así opuso sólo palabras humildes y un rostro sereno cuando Sor San Vicente de Paúl le dirigió comentarios hirientes e irónicos y cuando Sor María de San José (una pobre neurasténica que abandonaba el monasterio) le contó escenas espantosas, sazonadas con reproches. e incluso insultos. La hermana Thérèse parecía indiferente a lo que la gente pensara de ella, incluso cuando los demás parecían maldecidos. Así que tenía que ir a tomar la medicina unos [766] minutos antes de las comidas. Una hermana mayor aprovechó la oportunidad para encontrarlo irregular y para quejarse. Solo habría tenido una palabra que decir para disculparse, pero tuvo cuidado de no hacerlo, feliz de ser juzgada mal.

 

Si la Sierva de Dios fue humilde ante los reproches inmerecidos, lo fue, lo que es aún más difícil, cuando los mereció. Un día que, durante su enfermedad, pudimos ver una leve emoción en su rostro, nos pidió humildemente que oráramos por ella y nos dijo, sin entristecerse: "Siento una alegría muy viva, no sólo porque me encuentro ser imperfecto, pero sobre todo sentirme allí, y tener tanta necesidad de la misericordia de Dios, en el momento de mi muerte” @DEA 29-7@. Sor Teresa fue verdaderamente feliz, no por supuesto con sus imperfecciones, sino cuando, habiéndose cometido, las vio conocidas. "Fue su ganancia - dijo - y el lado bueno de la cosa" @CSG@.

 

La Sierva de Dios estaba convencida de que, sin la ayuda especial de Dios, no se habría salvado. "Con una naturaleza como la mía - escribe - si hubiera sido educada por padres sin virtud, me habría vuelto muy mala y tal vez incluso habría corrido a mi eterna perdición" @MSA 8,2@. Todos los pecados que se cometen en la tierra y de los cuales ella había sido preservada, le parecían perdonados de antemano ya que se sentía capaz de sucumbir a ellos. Me escribió en julio de 1891: “Si Jesús le dijo a Magdalena que ama más a quien hemos dado más, podemos decirlo con mucha más [767] razón cuando Jesús ha dado los pecados...” @LT 130@ . Más tarde, vuelve a escribir: “Jesús quiere que yo lo ame, porque no me dio mucho, sino todo. Me entregó de antemano, evitando que me cayera” @Texto no identificado@

 

Sobre su temprana vocación, la considera una gracia de conservación. Me escribió el 23 de julio de 1888: “Jesús, por ser débil, tuvo que tomar su lirio antes de que se abriera la flor” @LT 57@

 

Estimaba a los demás muy por encima de ella en inteligencia y virtud. El mismo año de su muerte, escribe a uno de sus hermanos espirituales, le explica que sólo Jesús la santificará y la salvará; y hablando de sus hermanas en religión, a las que esta misionera había llamado almas grandes, dijo: "Jesús, en su misericordia, quiso que entre estas flores crecieran otras más pequeñas: nunca podré agradecerle por eso. , porque es gracias a esta condescendencia que yo, pobre florecita sin brillo, me encuentro en el mismo lecho de las rosas, mis hermanas. Oh hermano mío, créeme, el buen Dios no te ha dado por hermana un alma grande, sino una muy pequeña y muy imperfecta” @LT 224@.

Si reconocía algún bien en sí misma, o si hacía algún bien a los demás, lo atribuía todo a Dios. “No creas”, escribe a la misma misionera, “que es la humildad lo que me impide reconocer los dones de Dios; Sé que ha hecho grandes cosas en mí y lo canto todos los días con alegría” @LT 224@, En el mes de agosto de 1893, como le había mostrado mi admiración y mi agradecimiento por sus buenos consejos, me escribió: [ 768] “Encuentro que Jesús es muy bueno en dejar que mis pobres letritas os hagan bien, pero os aseguro que no me equivoco hasta el punto de pensar que yo tuve algo que ver en ello...

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

todos los discursos más hermosos de los más grandes santos serían incapaces de suscitar un acto de amor de un corazón del que Jesús no tendría posesión. Es solo él quien sabe usar su lira... pero Jesús usa todos los medios, las criaturas están todas a su servicio, y le gusta usarlas para ocultar su presencia adorable, pero no oculta no tanto. tanto que se puede adivinar” @LT 147@

 

En cuanto a su papel con las novicias y los dones externos que resplandecían en ella y la hacían muy estimada, esto es lo que pensaba de ella: "No me da nada, me dijo, y en realidad soy sólo lo que el buen Dios piensa Soy. En cuanto a amarme mejor porque me permite ser su intérprete con las criaturas, encuentro que es más bien lo contrario... Humanamente hablando, los más privilegiados son aquellos a quienes Dios reserva para sí solo. En cuanto a las almas que él exhibe de esta manera, casi necesitan un milagro de su gracia para conservar su frescura”. @Fuente pre.@ También me dijo: “¡Me envidias! pero tu sabes muy bien que soy muy pobre! Es el buen Dios quien me da todo lo que necesito sobre la marcha » @Fuente pre.@

 

En el momento de su muerte, se hablaba ante ella de los privilegios de que había sido objeto su alma, ella respondió con humildad: "Pienso que soy tal vez el fruto de los deseos de un alma desconocida, a la cual le debo todo el agradecimiento [769] a lo que el buen Dios me ha dado” @DEA 15-7@. Anteriormente había expresado los mismos pensamientos en la Historia de su alma: "Todas las criaturas", escribe, "pueden inclinarse hacia 'la florecita', admirarla, abrumarla con sus elogios, que no pueden añadir ni una sola gota de falsa alegría". a la verdadera alegría que saborea en su corazón, viéndose tal como es a los ojos de Dios, una pobre nadería, nada más” @MSC 2,1@

 

[Sesión 37: - 31 de agosto de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[772] [Continuación de la respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

Esta humildad que la Sierva de Dios practicó tan bien, la enseñó a las novicias. Lo que voy a decir puede parecer pueril, pero es para dar una idea del sentido práctico con el que ella aprovechaba la menor oportunidad para ejercitarnos en la virtud. Entonces ella me enseñó, por ejemplo, a poner nuestra linterna en el último tablero destinado a este fin. Ella también me enseñó a no arrodillarme más alto que la hermana frente a mí; sino un poco más abajo, porque era más humilde.

 

Estas son algunas de las instrucciones específicas que me dio: “Para ser humilde - me dijo - tienes que querer que todos te manden. Cuando te piden un servicio o cuando haces un trabajo con enfermos que no son agradables, debes considerarte un pequeño esclavo a quien todos tienen derecho a mandar” @Fuente pre.@

 

[773] Pocas semanas antes de su muerte, el 22 de julio de 1897, me escribe esta nota a lápiz en la que comenta un verso del Salmo CXL: agradable a Dios. Es menos amargo ser quebrantado por un pecador que por un justo; pero por compasión por los pecadores, para obtener su conversión, te pido, oh Dios mío, que seas quebrantado por las almas justas que me rodean. Te pido que el óleo de la alabanza, tan dulce por naturaleza, no me ablande la cabeza haciéndome creer que poseo virtudes que apenas he practicado varias veces” @LT 259@. En 1894, cuando aún estaba en el mundo, me escribió: “Jesús se alegra de que sientas tu debilidad, es él quien imprime en tu alma sentimientos de desconfianza de sí misma... Los apóstoles, sin Nuestro Señor, trabajaban mucho tiempo y no pescaba ningún pez... Jesús quería demostrarles que sólo él puede darnos algo” @LT 161@. Otra vez le dije: “Estoy en un estado de ánimo que me parece que ya no pienso.” - “No importa, me dijo ella, mientras seas humilde, serás ¡feliz!" Eres muy pequeño, recuerda eso, y cuando somos muy pequeños no tenemos pensamientos hermosos: el buen Dios adivina los pensamientos hermosos y las invenciones ingeniosas que nos gustaría tener, él es un padre y nosotros somos niños pequeños» @ CSG@. "Ya ves - me dijo de nuevo, si hacemos todos nuestros pequeños esfuerzos, esperemos todo de la misericordia del buen Dios y no de nuestras miserables obras: seremos recompensados ​​tanto como los más grandes santos" @Fuente pre @. Decía que era bueno que nuestras victorias no fueran [774] completas porque, en lugar de pensar en ellas con placer, el recuerdo de ellas nos humillaba.

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

La Sierva de Dios practicó siempre las virtudes con heroísmo porque se distinguió, incluso de los más valientes, por el grado y la continuidad de sus esfuerzos. Esto se ve claramente por todo lo que he respondido hasta ahora.

 

Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Siempre he encontrado todo muy bien regulado en ella. No tenía ninguna virtud rígida en absoluto. Su negocio era muy agradable y desempeñó todas sus funciones con gran libertad de espíritu.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

 

A la verdad le debo decir que los números 239, 240, 241, 242 y 244 del Ar

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

Los artículos me parecen impresos con exageración y se presentan como fenómenos frecuentes y habituales que fueron muy raros en su vida. Por mi parte, preferiría que no fuera beatificada antes que no retratarla como creo que es exacto en conciencia. Además, la frecuencia de extraordinarios dones sobrenaturales en su vida habría sido contraria a lo que ella dice que eran los designios de Dios sobre su alma. Su vida debía ser sencilla para servir de modelo a las "pequeñas almas". Un día que nuestra venerable madre fundadora le había dicho algo totalmente acorde con las necesidades de su alma, la Sierva de Dios quiso saber [775] qué revelación había tenido Madre Genoveva. Ella le aseguró que no había recibido ninguno. La Sierva de Dios dijo sobre este tema: “Entonces mi admiración fue aún mayor, viendo en qué grado eminente Jesús habitaba en su alma y la hacía actuar y hablar. ¡Oh! que la santidad me parece lo más verdadero, lo más santo, es lo que deseo, porque no hay en ello ilusión.”@MSA 78,1@ Repetía muchas veces que quería permanecer pequeña para que las almas débiles, viendo en ello un amor de Dios fácil de realizar, no os asustéis en el camino del bien. Así lo dijo claramente hacia el final de su vida: “que en toda su vida no habría más que muy común, y que de ella sólo se encontrarían huesos para que las almas pequeñas no tengan nada que envidiar” @DEA 8 -7@

 

Durante su enfermedad, la Madre Agnès de Jesús le hizo esta pregunta: “¿Tienes la intuición de tu muerte cercana? ella respondió: “¡Oh madre mía, intuiciones!... ¡Si supieras cuán pobre soy! Yo solo sé lo que tú sabes... Yo solo adivino por lo que veo y siento” @DEA 24-9@.

 

[776] [Continuación de la respuesta a la misma solicitud]:

 

Es verdad que la Sierva de Dios había hablado de su muerte con dos años de antelación; pero ella dice claramente “es lo que estaba pasando en su alma” @HA 12@. Entonces era una inferencia basada en el trabajo interior que Jesús estaba haciendo en ella. Aunque había dicho varias veces palabras que parecían inspiradas, tanto se adaptaban a estados de ánimo que tuvo que ignorar, ella misma escribió sobre una de estas singularmente oportunas palabras: "Sans m' to see it, because I don't tengo el don de leer las almas, había pronunciado una palabra verdaderamente inspirada" @MSC 26,1@.

 

Sin perjuicio de esta reserva de reducir a justas proporciones los extraordinarios dones sobrenaturales que fueron raros en la vida de sor Teresa, he aquí, sin embargo, algunos hechos que suponen una intervención sobrenatural fuera de los caminos comunes de la gracia.

A la edad de pocas semanas, aquejada de la enfermedad de los intestinos que había secuestrado a nuestros dos hermanitos y condenado por dos médicos, fue curada por intercesión de San José. Un día que mi madre, habiendo ido a una primera misa, había dejado a la pequeña Thérèse en su gran cama, olvidándose de acercar la cuna para que no se cayera, pues se revolvía mucho mientras dormía, la encontró a su regreso sentado en una silla, sin que [777] le fuera posible comprender cómo había ocurrido el hecho.

A la edad de diez años, la Santísima Virgen la curó instantáneamente de una enfermedad grave y dolorosa. Cuando recuperó su salud, fue bendecida con una visión de la Reina del Cielo. Esta curación se cuenta con mucha exactitud en las páginas 48 y 49 de la historia de un alma @MSA 30,1-2@. Yo tenía 14 entonces. Viéndola mirando la estatua de María, sus ojos radiantes como en éxtasis, no tuve duda de que la Santísima Virgen se le había aparecido. Estaba tan seguro de ello que no recuerdo haberle rogado nunca que supiera algo que yo sabía tan bien como ella.

 

Considero una gracia absolutamente sobrenatural que ella haya podido pintar, sin haber aprendido nunca, el mural del oratorio, compuesto por un grupo de angelitos cada uno con una atribución. Esta obra, que tuvo que ser ejecutada en un lugar tan oscuro que un experto no lo hubiera logrado, no es una copia, sino una composición original, que es absolutamente impresionante.

 

Ella también fue objeto de un manjar del cielo con respecto a uno de sus deseos: el primer verano que pasó en el Carmelo, sintió una gran privación al no ver más flores silvestres; no le había dicho nada al respecto a nadie; pero la puerta exterior encontró en la ventana, colocada por una mano desconocida, una soberbia corona rural que se apresuró a pasar al interior del monasterio: estaba hecha precisamente de las flores que sor Teresa había deseado, y la destinamos a la [778 ] estatua del Niño Jesús de la que se encargó la Sierva de Dios.

 

Yo estaba en el mundo cuando Sor Teresa tuvo el “robo del espíritu” que duró ocho días, durante los cuales vivió como alejada de la tierra, y no supe de este favor hasta después de su muerte, por Madre Inés de Jesús.

 

En cuanto a la herida de amor que sintió al hacer el Vía Crucis, después de su ofrenda al Amor misericordioso, no recuerdo que jamás me hablara de ella: también la supe por la madre Inés de Jesús.

 

Entre las gracias de carácter profético con que fue favorecida, la más importante fue la visión que tuvo, en su infancia, de mi padre, envejecido y encorvado por la edad, con un tupido velo sobre la cabeza. Esta visión se hizo realidad paso a paso, porque al comienzo de su enfermedad, nuestro padre constantemente quería cubrir su rostro con un velo. Pero la Sierva de Dios no entendió entonces el significado de esta visión que no le fue revelada hasta después de la muerte de nuestro padre. Estuve ausente durante esta visión, pero muchas veces la escuché contada por mis hermanas.

 

La Sierva de Dios había dicho que después de su muerte tendríamos la comunión diaria, lo cual sucedió, porque los prejuicios de la Madre María de Gonzague

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

inmediatamente cayó como ella había dicho. En 1894, un mes antes de que yo entrara en el Carmelo, me expresó así su presentimiento de su muerte: "Ven, sufriremos juntos... y entonces vendrá Jesús, se llevará a uno de nosotros y los demás se quedarán". por un poco de tiempo en el exilio y las lágrimas »@LT 167@. [779] El acontecimiento realizó esta palabra, pero no puedo creer sin embargo que haya tenido una verdadera revelación sobre este asunto.

Lo escuché muchas veces y de formas muy variadas prometer "hacer caer del cielo una lluvia de rosas" @DEA 9-6@, expresar su deseo y su seguridad de hacer el bien después de su muerte, describir lo que sería bien, por qué medios llamaría a las almas a Dios enseñándoles su camino de confianza y entrega total. Ella incluso nos prometió a nosotros, sus novicios, no dejarnos en el error si su camino estaba equivocado y venir a desengañarnos. Esta última promesa está relacionada con las palabras que la Sierva de Dios dijo en una aparición a la Reverenda Madre Carmela de Gallipoli: “Mi camino es seguro y no me equivoqué al seguirlo”

 

Parece, y lo creo, que al final de su vida tuvo un presentimiento de su glorificación. Con sencillez encantadora, me dio para guardar los restos de sus uñas, las pequeñas pieles que se le habían desprendido de los labios, y hasta las pestañas que se le habían caído sobre el pañuelo. También nos ayudó a recoger los pétalos de rosa con los que había acariciado su crucifijo.

 

En cuanto a las palabras pronunciadas en los últimos días de su vida: "Sabes muy bien que estás cuidando a un santito", creo que lo escuché directamente, porque mis hermanas y yo apenas la dejábamos, y yo que era enfermera , yo la dejé aún menos que a los demás; sin embargo, no lo anoté en mi cuaderno y puede ser que solo lo supe por mis hermanas.

En conexión con estas alusiones a su próxima glorificación' [780] he notado, al leer las vidas de los santos, dos hechos análogos; debe haber muchos mas:

 

1° leemos en la vida de San Benito Labre “que predijo una reunión de personas para venerar su cuerpo”.

 

2° leemos también en la vida de San Félix de Cantalicio, que decía a las personas que besaban sus vestidos: “Eso, hijas mías, satisfaga vuestra devoción; pronto llegará un día en que esta prenda será atesorada, y todos correrán por una parte de ella”.

Ella previó que casi nada de ella se encontraría después de su muerte. Como le dije: “¡Tanto amabas al buen Dios! Él hará maravillas por ti, encontraremos tu cuerpo libre de corrupción”, prosiguió rápidamente: “¡Oh! Esto se confirmó el día de su exhumación, el 8 de septiembre de 7.

 

Unos días antes de su muerte, me dijo y de eso estoy absolutamente seguro: “Después de mí, habrá una cosecha de jóvenes, en el Carmelo” @Fuente pre.@. En verdad, en los años inmediatamente posteriores a su muerte, en el Carmelo sólo murieron monjas ancianas; pero podemos creer que desde 1905 (8 años después de su muerte) esta profecía se ha cumplido, y vemos una verdadera cosecha de jóvenes y lo mejor.

 

[781] [Respuesta a la solicitud número XNUMX]:

Ella nunca hizo, que yo sepa, ningún milagro durante su vida.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

La Sierva de Dios escribió la historia de su vida, poemas y cartas.

Escribió la historia de su vida por obediencia a la Madre Inés de Jesús, priora, y registró en ella los recuerdos de su primera infancia para complacernos.

 

[¿Sabes si al escribir su texto la Sierva de Dios previó su futura publicación?]

Ciertamente, ni siquiera supuso que este relato pudiera llegar a publicarse jamás: si lo hubiera sospechado, no habría puesto esta sencillez y este abandono en relatar los pequeños acontecimientos de su infancia.

En la composición de la segunda parte, hecha a petición de la Madre María de Gonzague, cuando la Sierva de Dios estaba ya muy enferma, ella previó, creo, no que estas notas fueran publicadas como estaban, sino que serían aprovecharía, retocándolos, para publicar un libro que daría a conocer por qué camino había ido al buen Dios y comprometería a las almas a seguir la misma dirección.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

Cuando entré en el Carmelo, en septiembre de 1894, la Sierva de Dios ya estaba siendo atendida de su garganta que estaba muy inflamada; pero su enfermedad no adquirió carácter más alarmante hasta el mes de abril de 1896. Nos ocultó [782] a sus hermanas, la hemorragia del Jueves Santo, "el primer murmullo que le anunciaba la llegada del Esposo @MSC 5,1 @ y solo nos enteramos más tarde. Guardaba tan bien su secreto que, a pesar de su palidez, no notábamos nada, porque seguía la vida comunitaria en todo, a pesar de su rigor, ya fuera en el refectorio, en el rezo de los largos oficios de esta semana y en el arduo trabajo manual.

Después de este accidente del 4 de abril, estuvo presa durante el año con una tos persistente. Luego fue empleada en la sacristía, luego fue relevada de este cargo y, a petición suya,

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

La pusieron en el lavadero bajo la dirección de sor María de San José, la pobre hermana a la que nadie aguantaba. Como medicación, se sometió a una serie de fricciones que la dejaron muy cansada, ampollas y ventosas, tratamientos con tintura de yodo, creosota que no se tomaba, como ahora, en cápsulas, sino pura ya cucharadas... Todavía puedo verla a la hora señalada yendo a tomar su remedio sin olvidarlo nunca, porque era desagradable.

Antes del final de la Cuaresma de 1897, enfermó de fiebre todos los días, incapaz de digerir nada. Luego sufrió varias series de disparos, el 6 de julio del presente año tuvo nuevas hemorragias, y poco después salió de su celda para bajar a la enfermería, donde recibió la Extremaunción el 30 del mismo mes.

 

Las últimas semanas de su enfermedad fueron particularmente dolorosas, siendo atroces los sufrimientos físicos que soportaba, pues a la enfermedad del pecho se sumaba la tuberculosis en los intestinos que le producía gangrena, mientras se formaban llagas, a causa de su extrema delgadez, dolencias que impotente para aliviar y que no se alivió porque la Madre Marie de Gonzague dejó al paciente durante un mes sin un médico.

Me acerqué mucho a mi querida hermanita durante su enfermedad, ya que, siendo auxiliar de enfermería, me encomendaron su cuidado. Dormía en una celda contigua a su enfermería y sólo la dejaba en horario de oficina y algunos cuidados para dar a otros pacientes. Durante este tiempo, la Madre Agnès de Jesús me reemplazó y anotó en un cuaderno todas las palabras de la Sierva de Dios a medida que las pronunciaba. Es gracias a estos ciertos documentos que hemos conservado la memoria de hechos tan vívidos como el primer día.

 

[Sesión 38: - 1915 de septiembre de 9, a las 2 am, y a las XNUMX am de la tarde]

[786] [Continúa de la respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

Los últimos meses que la Sierva de Dios pasó en la tierra fueron el eco de su vida, nunca negó ni un solo momento su tierno abandono en Dios, su paciencia, su humildad. Su rostro tenía una expresión de paz indefinible. Uno sentía que su alma había llegado donde los deseos de toda una vida la habían llevado, dirigida hacia una única meta ahora alcanzada. Como Nuestro Señor, antes de expirar, me dijo un día en tono serio: “Todo está bien, todo está cumplido, sólo el amor cuenta” @CSG @

[787] En cuanto a sus obras, no se fijaba en ellas y decía humildemente con su habitual gracia encantadora: «Mis protectores en el cielo son los que la robaron, como los santos Inocentes y el buen ladrón. Los grandes santos se la han ganado con sus obras; pero

Yo, que soy sólo un alma muy pequeña, quise tenerlo por medio de un truco, un truco de amor que me abrirá la entrada a mí ya los pobres pecadores. Es el Espíritu Santo quien me anima ya que dice en Proverbios: 'Oh pequeña, aprende de mí la delicadeza'” @*Prov.1, 4@ y CSG @

 

Pero mientras afirma que no tenía obras, nos dice que “desde los 3 años nada le había negado al buen Dios” @CSG@. Exclamé: "Ves muy bien que eres un santo". « Non —répondit‑elle vivement —je ne suis pas une sainte, je n'ai jamais fait les actions des saints, je suis une toute petite âme que le bon Dieu a comblée de grâces... vous verrez au ciel que je dis ¡real! » @DEA 4-8@

Ella me dijo: “Nuestro Señor solía responder a la madre de los hijos de Zebedeo: Estar a mi derecha ya mi izquierda, es para aquellos a quienes mi Padre lo ha destinado. Me imagino que estos lugares de elección negados a los grandes santos, a los mártires, serán la cuota de los niños pequeños” @CSG@.

Y como acababa de citarle las palabras de un santo: “Aunque haya vivido largos años en penitencia, mientras me quede un cuarto de hora, un soplo de vida, tendré miedo de condenarme”. , prosiguió de inmediato: “Yo, no puedo compartir este miedo, soy demasiado pequeña, los niños pequeños no están condenados” @DEA 10-7@.

 

[788] Esta alma que era, por elección, muy pequeña y muy joven, tenía la madurez de un anciano, siguiendo, sin parecer sospecharlo, el áspero camino del Calvario. Sus anhelos por el cielo estaban tranquilos, templados como estaban por su prueba contra la fe que no la abandonaba. Y, sin embargo, a pesar de estas terribles dudas sobre la existencia de otra vida, si deseaba la muerte, era para que, rotas sus cadenas, pudiera "hacer amar" libremente, divulgando el "caminito" por todo el universo. Un jour , que je lui lisais un passage sur la béatitude du ciel (c'était le 22 juillet 1897, deux mois avant sa mort), elle m'interrompit pour me dire: «Ce n'est pas cela qui m'attire, es el amor; amar, ser amado y volver a la tierra para hacer amar!...” @HA 12@Si hay tenía un cielo, del cual estaba convencida, "quería pasarlo haciendo el bien en la tierra" @DEA 17-7@.

 

Si Dios le concediera el objeto de sus deseos “haría caer una lluvia de rosas”.@DEA 9-6@ Un día, respondiendo a una de estas reflexiones, le dije: “Entonces crees que ahorrarás más de las almas en el cielo? — “Sí, eso creo”, respondió ella, “la prueba es que el buen Dios me está haciendo morir a mí, que tanto deseo salvar almas para él” @CSG@. Otra vez: “Nos mirarás desde arriba,

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

¿verdad?”, le dije.—“No— continuó rápidamente—Bajaré” @DEA 9-7@

Cuando el cielo de su alma estaba un poco menos oscuro y vislumbraba el amanecer de la luz eterna, su deseo de ver a Dios era tanto más desinteresado. Ella dijo: “Si el buen Dios me hiciera esta propuesta: si mueres ahora tendrás una gran gloria, si mueres a los 80, tu gloria será mucho menor, [789] pero me dará mucho más placer, oh entonces, no dudaría en responder: 'Dios mío, quiero morirme a los 80, porque no busco mi gloria sino tu placer' @DEA 16-7@

 

Escribió en la misma línea, expresando aún más su deseo de morir de amor: "Realmente quiero estar enferma toda mi vida si le agrada a Dios y aun consiento que mi vida sea muy larga, la única gracia que deseo es que ella ser roto por el amor” @MSC 8,1-2@

Esta muerte de amor la había cantado en todos sus poemas; había vivido del amor para obtenerlo y todavía vivía de él, ejercitándose como antaño en el abandono total en medio del sufrimiento. Coincidió en que “cuando oró al cielo para que viniera en su ayuda, fue cuando más la descuidó”, y como la gente se sorprendió: “Pero no me desanimo —prosiguió—, me dirijo al buen Dios , a todos los santos, y de todos modos le doy las gracias: creo que quieren ver hasta dónde llevaré mi esperanza... No, no en vano entró en mi corazón la palabra de Job: 'Aunque ¡Dios me matara, todavía esperaría en él! » @DEA 7-7@

 

Vuelve a decir: "Anoche le pedí a la Santísima Virgen que dejara de toser para que sor Genoveva pueda dormir, pero le agregué: 'Si no lo haces, te amaré aún más' @DEA 15-8@ .

Aunque los sufrimientos externos, cada vez mayores, vinieron a unirse a las pruebas de su alma, ella escribió: “No puedo decir: la angustia de la muerte me rodeó; pero clamo en mi gratitud: he descendido [790] al valle de sombra de muerte, pero no temo mal alguno, porque tú estás conmigo, Señor. (3 de agosto) @LT 262@

Fiel a su forma de abandono, no quería quejarse. Sin embargo, como en el exceso de sus sufrimientos gemía y respiraba con dificultad, diciendo inconscientemente a cada aspiración: “¡Sufro! ¡Sufro! », lo que pareció ayudarla a recobrar el aliento, me dijo: «Cada vez que digo 'sufro', me responderás: ¡tanto mejor! esto es lo que quisiera decir para terminar mi pensamiento, pero no tengo fuerzas” (21 de agosto)

Como la imagen de la Santísima Virgen que le había sonreído en su infancia había sido instalada frente a su cama, ya no podía mirarla sin llorar, y para dar a su Madre divina un último testimonio de su amor filial, escribió, con una mano temblorosa, en el dorso de una imagen de Nuestra Señora de las Victorias que le era querida: "Oh María, si yo fuera la reina del cielo y tú fueras Teresa, quisiera ser Teresa para que tú seas la Reina de ¡Cielo!" Estas líneas son las últimas que escribió aquí (8 de septiembre) @PRI 21@

 

A su crucifijo le dio como muestra de ternura acariciarlo con flores. Un día que estaba muy atenta, tocando la corona de espinas y los clavos, le pregunté: “¡Qué haces ahí!”. Entonces, confundida por la sorpresa, me respondió: "Lo desclavo y le quito la corona de espinas".

Una de las últimas noches la encontré con las manos entrelazadas y los ojos fijos en el cielo: “¡Qué haces así—le dije—, deberías tratar de dormir! » — «No puedo [791] ‑‑ respondió ella —, por eso rezo. "¿Y tú qué le dices a Jesús?" "—" ¡No le digo nada, lo amo! » @CSG@

Su oración durante la enfermedad fue también una paciencia heroica. Era tan dulce y amable que hubiera sido fácil confundir su verdadera oscuridad de alma e incluso su estado de salud. Un día cuando la vi sonreír le pregunté por qué, me respondió: “Es porque siento un dolor muy agudo en el costado; Me he acostumbrado a acoger siempre el sufrimiento”.

Aunque muchas veces las visitas que recibía de uno u otro eran inoportunas, nunca mostraba la menor molestia. Su paciencia y su valor fueron inalterables, y sin escatimar en su tranquilidad, prosiguió su misión con las novicias, llevándolas hasta el final sin importarle el recrudecimiento del daño que le causaba esta lucha. También soportó, con la misma dulzura, varias escenas muy dolorosas de la Madre Marie de Gonzague. Ella tampoco pidió ningún alivio y tomó lo que estábamos dispuestos a darle. Por la noche sólo me llamaba en el último extremo o, mejor dicho, nunca, esperándome a que viniera por mi cuenta, cosa que hice, despertándome de forma natural (y me atrevo a decir que fue extraordinario, porque me levanté tres veces a intervalos regulares, volviendo a dormirme inmediatamente después, lo cual va completamente en contra de mi naturaleza, siempre tengo muchos problemas para conciliar el sueño).

La última noche que pasó en la tierra, sor María del Sagrado Corazón y yo nos quedamos con ella a pesar de sus ruegos de descansar, como de costumbre, en una habitación contigua. Sor María del Sagrado Corazón [792] habiéndose dormido después de darle algo de beber, se quedó con su vasito en la mano hasta que una de nosotras despertó.

 

Su paz era serena; los preparativos para su última hora y sus secuelas la regocijaron. Así hizo que le trajeran la caja de lirios, que debía ser

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

adornaría su ataúd cuando estaría expuesta al coro, y el cepillo para botellas que se usaría después de su muerte. La Sierva de Dios no sufrió ningún ataque externo del diablo, excepto una vez que fue objeto de sus ataques durante toda la noche; ella me lo reveló. Por la mañana la encontré pálida y desfigurada por el dolor y la angustia. Nuestro Señor le había pedido que sufriera por un alma que le había sido designada y el demonio quiso oponerse. Fuertemente impresionado, encendí la vela bendita y poco después se le devolvió la calma, sin que por ello se le hubiera quitado su nuevo sufrimiento físico.

 

Fue el 30 de septiembre, a las 7:20 de la noche, cuando la Sierva de Dios expiró. Por la tarde sintió extraños dolores en todos los miembros. Luego, poniendo uno de sus brazos sobre el hombro de la Madre Inés de Jesús y dándome el otro para sostenerla, se quedó así por unos momentos. En ese momento dieron las tres de la tarde y no pudimos evitar sentir cierta emoción, pues nos pareció la imagen de Jesús en la cruz.

 

Poco después comenzó la agonía, asemejándose también, por sus angustias y sus dolores, a la de Jesús. Ella dijo: “¡Dios mío! ¡Oh dulce Virgen María! ¡ven [793] en mi ayuda! El jarrón está lleno hasta el borde... no, ¡nunca hubiera creído que uno pudiera sufrir tanto!... ¡nunca! ¡nunca!... ¡Dios mío, tanto como quieras, pero ten piedad de mí! » @DEA 30-9@

 

Estas quejas, todas estampadas con perfecta conformidad a la voluntad de Dios, fueron desgarradoras. En cuanto a Jesús, Dios parecía haberla abandonado... cuando, de repente, su respiración se hizo entrecortada, un sudor frío le corría por el rostro, impregnando sus ropas, tembló... La comunidad fue llamada; la pobre mártir la recibió con una dulce sonrisa; luego, agarrando su crucifijo en sus manos débiles, se entregó de nuevo al sufrimiento; pero no habló más.

 

Durante su enfermedad, cuando hablábamos juntas de su última mirada, decía que si el buen Dios la dejaba libre, esta última despedida sería para su priora, la Madre María de Gonzague. Ahora, durante su agonía, le sequé el sudor de la frente, ella me sonrió con una sonrisa inefable que nos hizo estremecer a todos, y me alzó una mirada larga y penetrante; luego, bajando los ojos, buscó a nuestra Madre Priora, pero su mirada había perdido el brillo.

 

[794 [Continuación de la respuesta a la solicitud número XNUMX]:

 

La Madre María de Gonzague, creyendo que la agonía iba a continuar aún más, hizo retirar la comunidad. Fue una prueba cruel para la niña moribunda que vio retrasado el momento de su liberación. Pero fiel a su perfecto abandono, murmuró con voz suave y quejumbrosa: -¡Pues!... vamos... vamos... ¡Ay, no quisiera sufrir menos! »

Un momento después, la dulce víctima sintió de repente que la vida la abandonaba. Dice mirando su crucifijo: “¡Ay!... ¡Lo amo!... Dios mío, yo... te amo...!!!...” @DEA 30-9@

Estas fueron sus últimas palabras. Tan pronto como las hubo dicho, se hundió en la almohada, con la cabeza inclinada hacia la derecha; pero, como llamada por una voz celestial, se enderezó de repente con firmeza, y mirando fijamente un punto en el espacio un poco por encima de la estatua de María, permaneció así por largo tiempo (algunos minutos), el ojo irradiado por el éxtasis.

Pensé que habíamos sido testigos de su juicio: por un lado, había, como dice el Santo Evangelio, “haber sido hallada digna de presentarse en pie ante el Hijo del hombre” @*Lucas XXI, 36@; y por otra, vio que la generosidad con que iba a ser colmada superaba infinitamente sus inmensos deseos, pues a la expresión de asombro se añadía otra: parecía incapaz de soportar la vista de tanto amor, como quien sufre un asalto repetido varias veces, que quiere luchar y que, en su debilidad, queda como el feliz vencido.

 

[Respuesta a la quincuagésima tercera solicitud]:

 

Después de la muerte de la Sierva de Dios, un reflejo de eterna bienaventuranza quedó impreso en su rostro; tenía una sonrisa celestial, pero lo que encontré más extraordinario fue que de sus párpados bajos irradiaba tal intensidad de vida y felicidad que ya no era muerte en absoluto; Nunca he visto eso desde que en cualquier otra muerte.

Sus restos mortales fueron expuestos al coro; su frente coronada de rosas como es costumbre. Mucha gente venía a verla y a hacerla tocar objetos, pero no había nada de extraordinario en eso: era la costumbre, y era natural que, siendo de la ciudad, y teniendo todavía a su familia allí, se hiciera esta competencia.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima cuarta]:

 

Su entierro tuvo lugar el 4 de octubre de 1897. Asistieron muchos sacerdotes. Sin embargo, la procesión de fieles que la condujo al cementerio de la ciudad era muy pequeña: todo era modesto en esta procesión. Se colocó en el nuevo cementerio de las Carmelitas y en [796] ocupó el primer lugar. Sobre su tumba se colocó una cruz de madera con esta inscripción: "Sor Teresa del Niño Jesús, 1873-1897". La Madre Inés de Jesús, que había pintado la cruz, primero había inscrito estas palabras en ella:

"¡Cómo quiero, oh Dios mío, llevar lejos tu fuego, acuérdate"!

@PN 24@Pero esto La inscripción fue borrada por un obrero que llevó esta cruz cuando la pintura aún estaba fresca. La Madre Agnès de Jesús vio allí una indicación del cielo y reemplazó la inscripción revuelta por esta otra que aparece allí desde entonces: "Quiero pasar mi cielo

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

para hacer el bien en la tierra”, inscripción que no se había atrevido a imprimir al principio por demasiada discreción.

Los restos de la Sierva de Dios fueron exhumados bajo la presidencia del obispo de Bayeux el 6 de septiembre de 1910 y colocados no lejos de la antigua tumba en un ataúd de plomo.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima quinta]:

No noté nada extraordinario en los honores fúnebres rendidos a la Sierva de Dios. No se hizo nada más por ella que por las otras monjas.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Nunca salgo de mi convento y sólo sé de oídas lo que sucede en el sepulcro de la Sierva de Dios. Se nos dice que siempre hay gente allí y que la gente ora allí con notable reverencia. A esta peregrinación acude gente [797], no sólo de la ciudad y sus alrededores, sino de todos los países del mundo.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Como decía, todo fue muy sencillo en la vida de la Sierva de Dios. Esta humildad y esta sencillez hizo que buena parte de sus méritos pasaran desapercibidos. Personalmente vi que era una santa y guardé todas sus cartas como tesoros. Sin embargo, el cariño que le tenía jugó un papel importante en el cuidado que tuve para preservar estos recuerdos. Cuando los recibí, ciertamente no tenía idea del valor que iban a adquirir a través de la reputación de la Sierva de Dios después de su muerte. He aquí algunos comentarios hechos durante la vida de la Sierva de Dios.

 

De niña, la pequeña Thérèse parecía celestial; mi madre lo notó ella misma. Lo escribió en cartas que datan de los primeros años de Thérèse. Un poco más tarde, en Lisieux, varias personas expresaron su asombro sobre este tema.

En el Carmelo, desde los primeros días de mi ingreso, Sor Saint-Pierre me mandó llamar a su enfermería, diciendo que tenía algo muy importante que confiarme. Me hizo sentar en un banquito frente a ella y me contó detalladamente toda la caridad que sor Teresa había ejercido hacia ella. Entonces, en un tono solemne, me dijo misteriosamente: "Me guardo todo lo que pienso al respecto... pero este niño llegará lejos... Si te dije todo esto es porque eres joven y que puedes [798] díselo a otros en el futuro, porque tales actos de virtud no deben quedar bajo el celemín.”

 

Otra ex (Sor Marie Emmanuel) me dijo: “Sor Teresa del Niño Jesús tiene tanta madurez y tanta virtud que me gustaría que fuera priora si tuviera más de 22 años”.

Otras dos exalumnas usaron su consejo. La Madre Hermanza del Corazón de Jesús la tenía en gran estima y durante la enfermedad de Sor Teresa, como yo me acercaba a ella en todo momento en mi calidad de enfermera, me pasaba notitas para que se las diera y constantemente me hacía hacer encargos orales donde podía juzgar la alta opinión que tenía de su virtud.

Muchas veces he oído que el Padre Youf, nuestro capellán en ese momento, apreciaba mucho a la Sierva de Dios y tenía una gran confianza en ella. Asimismo, nuestro superior, Monsieur Delatroëtte, parecía tener una alta opinión de él.

Nuestro sacristán, a la vez jardinero del convento, dijo que, aunque iba velada, la reconoció por su porte grave y religioso.

El padre Faucon, suplente de la capellán enferma, habiendo entrado a confesarla poco antes de su muerte, volvió muy conmovido diciendo que “fue confirmada en la gracia”.

 

El doctor de Cornière quedó grandemente edificado por su paciencia y su sonrisa celestial en medio de los agudísimos sufrimientos de su enfermedad; así como nuestras hermanas [799] que venían los domingos a cuidarla durante la misa. No hablo de mí y de mis hermanas que siempre la hemos considerado una santa, aunque estábamos lejos de anticipar el brillo que tomaría más tarde su reputación de santidad.

Tras la muerte de la Sierva de Dios, en lugar de enviar una simple carta a los monasterios de la orden, como es costumbre, se imprimió su autobiografía (Historia de un alma), revisada por los reverendos padres premonstratenses Mondaye. Fue un incendio forestal. La edición se agotó de inmediato y las solicitudes urgentes de reedición fluían: las ediciones se sucedían a intervalos cortos. Lo que atrajo a las almas de esta lectura fue la doctrina de sor Teresa y su manera de ir a Dios. Lo que se desprende de todas las cartas recibidas sobre este tema es que ella apareció como una santa providencial para nuestros tiempos infelices en que la fe y el amor están desapareciendo de la tierra. Desde este primer impulso no ha cambiado la opinión sobre el valor de este libro. Todas las almas de buena voluntad son tocadas por ella, tanto los eruditos como los ignorantes, las madres y las monjas, los incrédulos y los sacerdotes. Todos encuentran allí el maná oculto adecuado a sus aspiraciones; es siempre este espíritu infantil de la Sierva de Dios lo que les atrae, y nos gustaría ver a través de su glorificación ver cuanto antes sancionado por la Iglesia "su camino de abandono y de santa pequeñez".

 

Esta perfecta conformidad de sus enseñanzas y de sus ejemplos con las necesidades de las almas es la causa de la extraordinaria [800] difusión de su Historia, como [¿es conocida?] ahora por todo el mundo.

No hablo de los numerosos obispos que vienen al Carmelo a visitar respetuosamente la celda del humilde carmelita, ni de las peregrinaciones constantemente renovadas a su tumba.

No soy responsable en Carmel de recibir y verificar la correspondencia; Sólo sé lo que sucede por lo que se dice de ello en la recreación. Nuestra madre nos da entonces noticias particularmente interesantes sobre la Sierva de Dios. Los volúmenes titulados "Lluvia de rosas" han dado a conocer los hechos más notables.

He aquí una pequeña estadística de los objetos enviados al Carmelo como muestra de veneración y agradecimiento hacia

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

Hermana Teresa. Siendo el encargado de recolectarlos, pude contarlos.

Durante el primer Juicio, en septiembre de 1910, dije que había recibido 26 losas de mármol; Ahora tengo 321. Todos se envían espontáneamente sin ninguna acción de nuestra parte. Como son en forma de exvoto, los mantenemos encerrados dentro del monasterio.

Asimismo, enciendo lámparas y velas frente a la imagen de la Santísima Virgen que está cerca de la celda de sor Teresa. Nunca hemos fomentado estos envíos, todo lo contrario, porque nos molesta mucho; a pesar de esto, estamos abrumados; aquí está el progreso de estas solicitudes:

[801] En 1910, el promedio de velas solicitadas era de 19 por mes; en 1915 el promedio era de 344 por mes; durante el último mes de agosto recibimos 620.

Para las lámparas, llegamos a un promedio de nueve lámparas por 24 horas.

También me dan muchos exvotos para coleccionar: recibí 13 condecoraciones, incluidas cinco de varias órdenes, 2 cruces de guerra, 6 cruces de la Legión de Honor. Uno nos fue enviado directamente desde el frente de batalla, con esta única dirección: “Sor Teresa del Niño Jesús, convento del Carmelo, 8 de junio de 1915”. También recibimos muchas joyas, piedras preciosas, encajes, etc., espadas, bayonetas, anillos de compromiso y todo tipo de objetos que nos trajeron para ser colocados por un momento en la celda de la Sierva de Dios.

Recibimos cinco pares de muletas, sin contar las muchas que se colocan sobre la tumba. Las peticiones escritas dirigidas personalmente a sor Teresa del Niño Jesús son tan numerosas que sólo se pueden dejar en su celda por un breve tiempo. Llené con ella una bolsa grande de 1m.30 de alto; todo ello sin contar las innumerables cartas y fotografías colocadas sobre su tumba.

 

[Sesión 39: - 2 de septiembre de 1915, a las 9 horas]

[805][Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

Realmente sólo conozco alabanzas formuladas a la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la pregunta quincuagésima novena]: Hablaré sólo de los milagros de los que he tenido algún conocimiento directo; muchas más se relatan en "Lluvia de rosas". Después de la muerte de la Sierva de Dios, la actitud de las hermanas que le habían sido hostiles se transformó en veneración. No había nadie más deseoso de conservar sus recuerdos y sus retratos que sor San Vicente de Paúl, esta hermana laica que lo había hecho sufrir: decía estar en deuda con él por su recuperación de la anemia cerebral, y vino a buscarnos a todos. tras otro para contarnos el acto de humildad que la Sierva de Dios había hecho con las flores que adornaban el féretro de Madre Genoveva. Otra hermana compuso una oración para invocarlo todos los días. Madre Marie de Gonzague mejoró notablemente; recibió una señal de gracia frente a un retrato que representaba a Thérèse cuando era niña; ya no podía mirar esta imagen sin llorar. Fui testigo de esta emoción y me dijo entre lágrimas: “¡Solo yo puedo saber lo que le debo! ¡Oh! lo que me dijo... ¡todo lo que me reprochó!... ¡pero tan dulcemente!...». Otras hermanas recibieron diversos favores, entre ellos varias [806] emanaciones de perfumes celestiales.

 

Para mí, recibí algunas, pero sobre todo gracias interiores. Entre las exteriores la más importante es cuando vi en el cielo un círculo luminoso descrito por una llama que parecía estar viva. Este signo luminoso salió del lado derecho de la luna que estaba en su plenitud, describió un círculo abajo, luego volvió al lado izquierdo, dejándome una gracia interior muy viva y muy profunda que me dio la inteligencia repentina de muchas cosas. me habia dicho antes. Fue 15 días después de su muerte; Quedé convencido de que era el alma de mi hermanita la que se le había manifestado a la mía. En algunas ocasiones su presencia se me manifestó a través de perfumes; los casos son raros y siempre subrayan una gracia interior o una circunstancia particular. Así, el 5 de febrero de 1912, aniversario de mi toma del hábito, día en que se presentó en Roma el Proceso Diocesano, me despertó por la noche un olor muy fuerte a naranja falsa, y oí revolotear cerca de mí como un paloma aterrizó en mi almohada, pero no la vi. El 17 de marzo de este año 1915, día de la apertura del Proceso Apostólico y aniversario de mi toma del velo, al entrar en la mañana para abrir la ventana de su celda, la encontré perfumada de rosas. Estos casos rarísimos, como decía, pasan cuando menos los pienso, y en cinco años no me han pasado más de cinco o seis veces.

 

Nos trajeron al monasterio de la tierra sacada de debajo del primer ataúd después de la exhumación y encerrados en bolsas de escoria. Estas bolsas fueron llevadas al desván [807] donde se dejaron secar tal como estaban. Llevaban allí mucho tiempo, primero enmohecidas por el exceso de humedad, luego agrietadas por el exceso de calor, cuando un día, al pasar (era el miércoles 22 de marzo de 1911) sentí exhalar un delicioso olor a raíces de iris. Pensé que esta tierra no era lo suficientemente honrada y que la hermana Thérèse me pedía que la cuidara, pero no hice nada. Un mes después, sábado 22 y lunes 24 de abril, mismos humos. Otra hermana que los olió de la misma manera, cuidamos la tierra que fue sacada de las bolsas, golpeada por dos hombres durante varios días y finalmente recogida con honor. Una tabla del ataúd fue también, inmediatamente después de la exhumación, identificada por el olor a incienso que desparramaba y que percibieron varias hermanas. En cuanto a mí, no disfruto de este favor.

La Sierva de Dios había dicho que velaría por nuestro noviciado que era su pequeño vivero de almas consagradas al Amor misericordioso. Ella envió numerosos reclutas allí; pero también llamó al cielo a muchos de los más meritorios

 

TESTIGO 8: Geneviève de Sainte‑Thérèse TOC

 

tias La primera de estas pequeñas víctimas fue su prima, Sor María de la Eucaristía, que tuvo una muerte predestinada el 14 de abril de 1905, a la edad de 34 años; luego fue la Reverenda Madre Marie-Ange del Niño Jesús, quien fue priora del monasterio y murió a la edad de 28 años, después de haber dado los primeros pasos para obtener instrucción diocesana en la Causa de sor Teresa; finalmente estaba la muy honrada madre [808] Isabel del Sagrado Corazón, subpriora, que murió a la edad de 32 años, cuyas obras arrojaron una nueva luz sobre ella que las inspiró: almas admirables que no se detuvieron aquí. el tiempo suficiente para trazar allí un surco luminoso, siguiendo su modelo angélico.

Recientemente, mientras estaba con nuestra madre, ella me llevó a la sala para escuchar a un soldado contar una aparición de la hermana Thérèse, quien lo había favorecido en el campo de batalla y lo había convertido. Su relato fue conmovedor y lo hizo con un acento de gran veracidad. Este soldado se llama Auguste Cousinard. Lo mismo escuché, el 15 de julio de 1915, la historia del soldado Roger Lefèvre del 224 de infantería, de 29 años. También él fue favorecido, en el campo de batalla, por una aparición de la Sierva de Dios, que lo resucitó mientras estaba bañado en su sangre. «Me gustaría -dijo- que todos los que no creen, tengan una aparición así: ¡os cambia de opinión!». Y como le preguntaron si era hermosa: “¡Ay! sí —prosiguió—, mucho más bella que en sus cuadros. También estuve involucrado, aunque indirectamente, en otro favor recibido por un soldado. Era el 30 de septiembre de 1914, al comienzo de la guerra. Se me había ocurrido que en este aniversario de su muerte la Sierva de Dios haría alguna señal para guiar a la tropa. A las siete de la tarde subí al desván; me parecía que en ese momento, que era la misma hora de la muerte de sor Teresa, iba a ver en el horizonte una señal de que había sido escuchada. Me compadecí de nuestra madre que decía: “¡Pobre niña, cómo puede [809] su esperanza de eso!”. Por supuesto que no vi nada; pero no tenía menos confianza. Y ahora, en junio de 1915, ocho meses después de esta oración, recibimos casualmente del padre Charles, párroco de Bagnolet (Seine), la noticia de que uno de los soldados de su parroquia, André Pelletier, de la 43ª Colonia de Infantería, había visto, precisamente el 30 de septiembre anterior ya las 7 de la noche, cuando iban a atacar un bosque, sor Teresa del Niño Jesús, quien los invitó a caminar al frente. Aparentemente, este soldado fue el único que la vio; la miró varias veces, pensando que era el juguete de una alucinación: pero en realidad era ella, la reconoció y se llenó de confianza al ver su aspecto. Efectivamente, la posición fue tomada contra todos los pronósticos, y el soldado que estaba muy lejos del buen Dios, se convirtió.

 

[Respuesta a las preguntas sexagésima a sexagésima quinta inclusive]:

Aparte de los hechos en los que estaba directamente interesado y que informé en la pregunta anterior, no he estudiado lo suficiente los informes enviados al Carmelo para describir con precisión los muchos hechos milagrosos que nos han sido dados a conocer. Eso se lo dejo a los que tienen estos documentos en la mano.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No veo nada que agregar o cambiar en mis respuestas. [810]

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Signatum: HERMANA GENEVIEVA DE SANTA TERESA, rci, testigo, he testificado como arriba según la verdad, lo ratifico y lo confirmo.

Testigo 9 - Teresa de San Agustín TOC

Véase la presentación de la testigo, Julie‑Marie‑Elisa Leroyer (1875‑1929), vol. yo, pág. 396. Recuérdese que sor Teresa del Niño Jesús sentía por ella una fuerte antipatía natural y que, a pesar de ello, lograba hacerle creer todo lo contrario, gracias a su bondad sonriente. Ver Manuscrito C, fol. 1 3v‑ 1 4r. La hermana, por supuesto, no se nombra allí, pero se trata de ella.

La declaración que seguirá es casi el doble de extensa que la del Juicio Informativo ordinario y seguramente ha sido muy bien estudiada. Muchos rasgos son muy sugerentes. Citemos dos a modo de ejemplo: “Lo que la sostenía en su vida interior era la presencia de Dios, que nunca la abandonaba, como ella misma lo reconocía con sencillez. Este recuerdo habitual se reflejaba en su semblante y causaba una fuerte impresión en las hermanas, incluso durante el recreo” (p. 861)). Cabe señalar que el testigo advierte particularmente el espíritu de recogimiento de Sor Teresa durante el priorato de Madre María de Gonzaga, período de sufrimiento (cf. p. 830).

 

Una buena parte de la declaración se refiere a la reputación de santidad de Teresa después de su muerte y las maravillas que se le atribuyen.

Testigo testificó del 2 al 6 de septiembre de 1915 en 40 sesionesº-42 (pp. 813-856 de nuestra Copia Pública).

 

[Sesión 40: - 2 de septiembre de 1915, a las 2 a.m. de la tarde]

[813][Testigo responde correctamente primera solicitud].

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Julie‑Marie‑Elisa Leroyer, en religión Sor Teresa de San Agustín, carmelita profesa del monasterio de Lisieux. Nací el 5 de septiembre de 1856 en La Cressonnière, diócesis de Bayeux, hijo de Louis Leroyer, comerciante, y Elisa Valentin.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

[Respuesta a la sexta solicitud]:

[814] Diré ingenuamente lo que sé, nadie me impuso mi testimonio.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

 

No conocí a la Sierva de Dios antes de que entrara en el Carmelo. Pero desde su entrada hasta su muerte, no sólo fui su compañero de religión, sino que tuve con ella relaciones bastante íntimas porque nuestras almas se entendían. No busqué saberlo leyendo documentos, solo diré lo que yo mismo observé.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Siempre he tenido un gran cariño por la Sierva de Dios, por las cualidades y virtudes que había observado en ella durante su vida. Desde su muerte, mi devoción ha aumentado al ver las gracias obtenidas por su intercesión. Deseo mucho su beatificación, primero para la gloria de Dios y luego para el bien de las almas, porque creo que será un medio para hacer amar al buen Dios.

 

Contestación de la solicitud novena a la undécima inclusive]:

Nada sé directamente de lo que precedió a la entrada de Sor Teresa del Niño Jesús en el Carmelo.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

Teresa Martín entró en el Carmelo de Lisieux en [815] abril de 1888. Tenía entonces quince años y medio; Yo mismo, en ese momento, tenía once años de profesión. Tomó el hábito el 1 de enero de 2; hizo su profesión el 10 de septiembre de 1889 y tomó el velo el 8 de septiembre del mismo año. Ella se ocupó de la formación de las novicias sin tener, sin embargo, el título de maestra de novicias que la madre priora María de Gonzaga se había reservado para ella. También ejerció varias funciones sucesivamente como costurera, portera, refectorio, sacristán. Uno permanece en el noviciado normalmente por otros tres años después de la profesión; pero, a petición suya, la Sierva de Dios permaneció allí toda su vida.

Puedo testimoniar que en todos sus trabajos la Sierva de Dios siempre se comportó de manera particularmente edificante. [Respuesta a las preguntas decimotercera y decimocuarta]:

 

Nunca he podido comprobar que ella haya fallado de alguna manera en alguna de sus obligaciones como cristiana, como monja o en cualquiera de sus deberes como estado; y hasta el final de su vida la consideré modelo de todas las virtudes.

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

[Respuesta a las preguntas decimoquinta y decimosexta]:

Nada podía distraer a la Sierva de Dios de su recogimiento durante la santa misa, el oficio divino, la oración; si oía un ruido, no le prestaba atención, o si no podía evitar ser perturbada por él, sabía hacer un gran uso de él para su alma. Su unión con Nuestro Señor era habitual, incluso en medio de las ocupaciones más distraídas.

 

[Respuesta a la decimoséptima solicitud]:

El amor de la Sierva de Dios por Nuestro Señor se manifestó en una gran devoción a los misterios de la Santa Infancia y de la Pasión. Los ultrajes, de los que la Santa Faz fue objeto en particular, la conmovieron profundamente y excitaron su compasión de preferencia. Le gustaba arrancar rosas en el calvario del jardín oa los pies de su crucifijo, porque veía allí la imagen de lo que ella quería ser: un alma entregada al beneplácito divino, para satisfacer sus más mínimos deseos. También recurría con mucha frecuencia al Sagrado Corazón.

El oficio de sacristán que concedía a la Sierva de Dios el privilegio de tocar los vasos sagrados, el lienzo que se había utilizado para la celebración del Santo Sacrificio, era para ella la oportunidad de vivir más cerca de Nuestro Señor. Ella se absolvió con gran respeto de esta función que sintió que debían realizar los ángeles. Era un estímulo para trabajar con más ardor para ser cada día menos indigno de la preciosa parte que le había tocado.

 

[Respuesta a las solicitudes decimoctava y decimonovena]:

La Sierva de Dios aspiraba a unirse lo más estrechamente posible a Nuestro Señor a través de la Sagrada Comunión. La enfermedad no detuvo este ímpetu, y la vimos, después de noches de insomnio y de sufrimiento, venir a misa muy a menudo por la mañana, en la estación más dura, para no verse privada de este pan del cielo[817]. que ella ansiaba. Hizo sus preparativos en unión con la Santísima Virgen, pidiéndole que la vistiera de sus disposiciones y que se presentara a su divino Hijo.

Ella deseaba ardientemente recibir a Nuestro Señor todos los días; pero, en ese momento, los superiores no lo permitieron. Sufrió mucho por verse privada de él; también cuál fue su alegría cuando el decreto de Su Santidad León XIII les quitó este derecho. Sin embargo, el calvario no había terminado. La Madre Priora, respetando esta decisión, no quiso conformarse enteramente con ella y dejar completamente libre al confesor. Ella la dejó hasta cierto punto, pero causando tan grandes dificultades que él, por prudencia, no pensó que debía usar su autoridad, y la Sierva de Dios tuvo que resignarse a continuar su vida de privaciones. Los últimos meses de su enfermedad Nuestro Señor le hizo imposible recibirlo, lo que aumentó aún más su sufrimiento; pero todavía sujeta a la voluntad divina, se inclinó suavemente y permaneció en paz. Tenía en el corazón ahorrarnos lo que para ella había sido un martirio y, a punto de dejarnos, nos prometió que cuando estuviera en el cielo, haría llover rosas sobre la comunidad. Esta lluvia benéfica fue sin duda la comunión diaria con la que fuimos favorecidos inmediatamente después de su muerte, y que hemos disfrutado desde entonces sin interrupción.

 

Cuando el Santísimo Sacramento fue expuesto, su mirada profunda y ardiente reveló sus sentimientos íntimos. Un ángel no podría haber contemplado con más amor [818] a quien ella contemplaba bajo estos velos transparentes por su fe. Además, qué oración tan ardiente en su sencillez: era sólo un impulso, pero lo abarcaba todo, los intereses de Dios y los de las almas.

 

[Respuesta a la vigésima solicitud]:

La Sierva de Dios se deleitaba en la Sagrada Escritura; nunca se avergonzó de elegir los pasajes que mejor se adaptaban a las almas; se podía ver que ella hacía de ella diariamente el alimento de su vida interior. Con mucho gusto dejó la mayoría de los otros libros que, al no significar nada para su corazón, no pudieron aumentar su amor ni darle la iluminación que deseaba.

La imitación de Nuestro Señor Jesucristo, sin embargo, era una excepción: amaba limar los pensamientos profundos contenidos en sus páginas. Tenía un gran gusto por las obras de Santa Teresa y San Juan de la Cruz. Escuchó con gran respeto las enseñanzas de la Santa Iglesia, las instrucciones dadas por los sacerdotes, sin detenerse a ver qué podía haber de defecto en su predicación.

 

[Respuesta a la vigésima primera solicitud]:

Testimoniaba con frecuencia su gratitud a la Santísima Virgen, a quien sentía querida, ya la que rodeaba de un amor tierno y filial, a San José, por quien sentía los mismos sentimientos, y que respondía a su confianza con favores informados. Los ángeles y los santos, a quienes llamaba sus hermanos, [819] también participaron en su acción de gracias. ¿No les había pedido que la tomaran muy especialmente bajo su protección, y muchas veces había experimentado que no había esperado en vano su ayuda?

 

[Sesión 41: - 3 de septiembre de 1915, a las 2 a.m. de la tarde]

[822][Contestación a las solicitudes vigésima segunda a vigésima sexta inclusive]:

Sor Teresa del Niño Jesús tenía una confianza inquebrantable e infantil en Nuestro Señor. Nunca dudó del éxito de su oración: pedir un favor y tener la seguridad de obtenerlo le parecía muy natural, ya que se dirigía a un padre infinitamente bueno y todopoderoso. Quería llegar a ser santa, y contando con Nuestro Señor para que la hiciera alcanzar esta meta, nunca se le pasó por la cabeza la menor duda de no lograrlo. Apreciaba en alto grado las virtudes propias de la infancia y, esforzándose por reproducirlas, esperaba que, a condición de hacerse pequeña, el divino Maestro la acogiera en

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

sus brazos y elevarla a las más altas alturas del amor.

Las dificultades, las circunstancias más dolorosas no pudieron alterar su confianza. Su rostro siempre estuvo sereno y nunca mostró ninguna preocupación, ni siquiera en medio de las mayores pruebas de su vida. Sin duda su apego al claustro le hizo temer [823] las consecuencias de la persecución religiosa; "pero - me dijo - soy un bebé, no me preocupo, iré donde el buen Dios quiera". Vivía despreocupada, sin preocuparse de sí misma y poniéndose por completo en las manos de la divina Providencia. Pude admirar esta disposición durante su enfermedad. “Qué infeliz sería —confesaba— si no estuviera abandonada en las manos de Dios. Hoy el doctor dice que estoy perdido, mañana estoy mejor; que esta alternativa sería agotadora! ¡Pero todo esto no toca mi alma ni perturba su paz! ". Sufrió con alegría lo que el buen Dios le dio para soportar en el momento presente, sin preocuparse por el que la seguiría, convencida de que la ternura de su Padre Celestial no le daría más de lo que podía soportar. Se ofreció a todos los deseos divinos, incluso para experimentar los miedos que a veces acompañan a la muerte; pero —dijo con ingenuidad— no bastarán para purificarme: es el fuego del amor lo que necesito. @JA 12@

 

Era inaccesible al desánimo. A lo largo de su vida religiosa, me edificó mucho su asiduidad en adornar la estatua del Niño Jesús de la que era responsable, sin cuidarla nunca lo más mínimo y sin mostrar jamás el menor cansancio. Era muy perseverante: cuando empezaba algo, lo seguía hasta el final sin que nada pudiera detenerla. Durante su enfermedad, cuando sus sufrimientos eran más intensos, se dirigía a los santos, muchas veces sin recibir de ellos ninguna ayuda sensible; ella [824] seguía llamándolos diciendo “que querían ver hasta dónde empujaba su confianza”@ HA 12@

Su mirada siempre estaba vuelta hacia el cielo; deseaba ardientemente ver rotos los lazos que la retenían aquí abajo, pero era sólo “para amar más a Dios y no por su interés”. A pesar de sus aspiraciones, gustosamente habría permanecido en el exilio si Dios hubiera sido más glorificado; pero pensó que allá arriba sería más poderosa “para ayudar a las almas y hacer amar el amor” @HA 12@

Se elevó por encima de las consideraciones terrenales y vio todo a la luz de Dios. Por eso le costaba entender que se sintiera demasiado dolor al ver morir a una hermana, “ya ​​que -dijo- es sólo una separación momentánea y todos debemos ir al cielo y encontrarnos allí”.

 

[Respuesta a la vigésima séptima solicitud]:

El amor de Dios era la nota clave de esta alma seráfica. Evitaba con sumo cuidado lo que podía entorpecer su desarrollo, no sólo las faltas voluntarias, por las que tenía un profundo horror, sino las más mínimas imperfecciones.

 

[Respuesta a la vigésima octava solicitud]:

Nunca buscó consuelos y dulzuras en la vida espiritual; quería dar a Dios, a costa de los mayores sacrificios, un amor puro y desinteresado. En sus relaciones con Nuestro Señor, se complacía en [825] no ver nada ni sentir nada sino su debilidad y su impotencia para todo bien. Quería alegrar al divino Maestro a costa de su descanso, en puro sufrimiento. Confiaba en el amor para compensar cualquier defecto que pudiera deslizarse en sus acciones.

Esta alma de temperamento fuerte no conoció fracaso en su devoción a los intereses de Jesús y de las almas.

 

XXIX y XXX [Respuesta a las preguntas vigésima novena y trigésima]:

Sor Teresa del Niño Jesús fue a Dios como un niño; nada entendía de los complicados caminos seguidos por ciertas almas que, según su expresión, "dan vueltas en un laberinto del que no pueden escapar y que no conduce a nada". @Fuente pre.@Ella siguió el camino recto de la sencillez, considerándolo más corto y menos expuesto a escollos. “Es en vano —dijo— echar la red delante de los ojos de los que tienen alas” @*Prov.1-17@ et@MSC15,1@.

Lo que la sostenía en su vida interior era la presencia de Dios que nunca la abandonaba, como ella misma lo reconocía con sencillez. Este recuerdo habitual se reflejaba en su semblante y causaba una fuerte impresión en las hermanas, incluso durante el recreo. Se veía que el cielo era su hogar y que solo se prestaba a la conversación; lo hizo con tanta bondad que era fácil comprender que el amor divino era el motivo que la hacía obrar; quería hacer felices a sus hermanas y así agradar a Nuestro [826] Señor. Al encontrarme con ella en la sala, experimenté una impresión sobrenatural muy profunda; Sentí que sus pensamientos estaban en el cielo.

 

Cuando estaba cerca de un alma que la entendía, seguía con alegría la inclinación natural que la llevaba a hablar de Dios. Lo hizo con tanta sencillez, con tanta discreción, que no se podía penetrar sin embargo en todas las bellezas de su vida de unión: sólo se las sospechaba por el ascendiente que ejercía a su alrededor.

 

XXXI [Respuesta a la trigésima primera solicitud]:

La Sierva de Dios me confiaba muchas veces el deseo que hubiera tenido del martirio. ¡Cuántos pesares no me expresó por no poder recoger esta palma! Ella se

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

consolado pensando que el martirio del amor compensaría el de la sangre. Ella también quería sacrificar su vida constantemente, no pudiendo esperar la corona si las renuncias diarias no quebraban a cada instante su naturaleza y la desprendían de la tierra. Sin embargo, este pesar por el martirio la siguió hasta la muerte. Hacia el final de su vida, todavía exhalaba esta queja, en alusión a los signos de una inminente persecución religiosa: "Eres más feliz que yo, voy al cielo, pero tú bien puedes tener la gracia del martirio".

 

XXXII [Respuesta a la trigésima segunda solicitud]:

Del amor de Dios llevado hasta el heroísmo brotó naturalmente el amor al prójimo. En [827] la vida comunitaria, la Sierva de Dios practicaba la caridad más exquisita, olvidándose constantemente de sí misma por la felicidad de sus hermanas, soportando sin quejarse y sin dejar que se manifestaran los sufrimientos que la malevolencia o los celos de algunos no sabían cómo hacer. reconozcan su virtud, permaneciendo siempre con ellos pacientes, tiernos, amables, acogiéndolos con una graciosa sonrisa, evitando lo que pueda causarles dolor, tratando de complacerlos y disculpándolos constantemente.

 

XXXIII [Respuesta a la trigésima tercera solicitud]:

La Sierva de Dios nunca perdió de vista el objetivo principal de su entrada en el Carmelo, la santificación de los sacerdotes, y no contó con su dolor a la hora de ayudarlos, ya fuera por su bien personal o por el de las almas que tenían la misión. convertir o guiar en el camino de la perfección. En esto siguió su atracción especial que la llevó a orar particularmente por las almas puras y por las almas pecadoras. Ella deseaba ardientemente ver al Padre Hyacinthe Loison abjurar de sus errores, y me pidió que me uniera a las oraciones que hacía para obtener su conversión. Le hubiera gustado compartir las labores de los misioneros y volar a tierras lejanas para convertir a los infieles. Ella lo compensó con los muchos sacrificios que ofreció para ayudarlos.

 

[Respuesta a las preguntas trigésima cuarta y trigésima quinta]:

Cuando la Sierva de Dios se encuentra con una hermana por la que [828] su naturaleza se siente un poco extraña, ora por ella y ofrece a Dios las virtudes que nota en ella. Sor Teresa del Niño Jesús estaba deseosa de servir, porque recordaba estas palabras de Nuestro Señor: “Lo que hagáis con el más pequeño de los míos, me lo haréis a mí”. Cuando no pudo, se disculpó tan amablemente que no pudimos evitar mostrarle nuestra gratitud de todos modos. Se prodigó así bajo la mirada de Dios sin exigir jamás una retribución. Ciertos personajes se beneficiaron en exceso de su amabilidad, pero ella no los rehuyó porque su máxima "nunca se aleje de los que piden favores con facilidad". @MSC 15,2-17,1@

[Continuación de la respuesta a las mismas solicitudes]:

Mostró el heroísmo de su caridad hacia [829] una hermana laica a la que asistía en su enfermedad, y que muy a menudo mostraba su gratitud sólo con brusquedad, sin que la Sierva de Dios se cansara de continuar con sus buenos oficios.

Fue ingeniosa para encontrar formas de mostrar compasión por las hermanas que sabía que estaban sufriendo o afligidas. Con deslumbrante delicadeza decía una palabra, o se contentaba con una sonrisa si no podía hacer más. Pero esta simpatía fue directa al corazón; se sabía que era verdad; a su alrededor reinaba realmente una atmósfera de paz. Nos sentimos como un ángel.

 

Sin embargo, en ese momento, ¡cuántas desgracias vinieron a perturbar nuestra vida religiosa! Uno se pregunta cómo podría soportarlos y mantenerse en la práctica de la virtud. En los momentos críticos, la Sierva de Dios no perdía el recuerdo; ella trató de disculparse si era posible, de lo contrario se contentaba con aguantar y orar. Mostró a la Madre Priora, que era la causa de este desorden, el respeto que debía a su autoridad; prohibió a sus novicias criticar su conducta y les recomendó la más absoluta sumisión y la mayor caridad. Más tarde, cuando esta madre priora volvió a ser María de Gonzague, la Sierva de Dios siempre tuvo para ella atenciones llenas de delicadeza.

 

XXXVI [Respuesta a la trigésima sexta solicitud]:

Si las almas expuestas a perder una bienaventurada eternidad eran objeto de la solicitud de sor Teresa del Niño [830] Jesús, no menos las que se encontraban presas en las llamas expiatorias despertaban su compasión. Ella se apresuró a ponerlos en posesión del soberano Bien, sacando para ello de los tesoros de la Santa Iglesia y pidiendo que después de su muerte se le hicieran muchas estaciones de la cruz, para darle un medio de ayudarlos. .

 

XXXVII [Respuesta a la trigésima séptima solicitud]:

 

En las difíciles circunstancias del gobierno de Madre María de Gonzague, la Sierva de Dios mostró gran cautela para evitar lo que pudiera haber agravado la ya difícil situación. Trató de reconciliar las cosas, de apaciguar los espíritus atribulados para que volviera la paz y las almas pudieran retomar su vida interior tantas veces atribulada. Para ella, nunca abandona la preocupación por su perfección; por el contrario, supo aprovechar estas oportunidades para avanzar más rápidamente hacia la meta que quería alcanzar. Sin embargo, la continuidad de sus esfuerzos en la práctica de la virtud

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

La señaló a quienes se le acercaban más de cerca. Los sacerdotes llamados a dirigir la comunidad tenían en gran estima a la Sierva de Dios ya menudo le demostraban mucha confianza.

 

XXXVIII [Respuesta a la trigésima octava solicitud]:

La Sierva de Dios fue muy cautelosa en la dirección de sus novicias. Sabía esperar a las almas, [831] excitarlas a la virtud sin presionarlas más de lo que podían soportar. Cuando se encontró cara a cara con personajes difíciles, no se desanimó; les mostró sus defectos con firmeza ya menudo triunfó sobre ellos. ¡Cuántas luchas a veces donde se puso a prueba su coraje! pero ella no conoció la debilidad, y mientras cuidaba las almas para no quebrarlas, alcanzó su objetivo: los culpables volvieron deseosos de hacerlo mejor y pidieron perdón por su conducta.

 

[Respuesta a la trigésima novena solicitud]:

 

Fue amable con Sor Teresa del Niño Jesús rendir a Dios el tributo de homenaje y adoración que le es debido; pero hizo un esfuerzo muy especial para demostrarle su gratitud por los innumerables beneficios que se veía deudora de su bondad divina. Sabía por experiencia que Dios recompensa magníficamente este impulso espontáneo de un corazón lleno de gratitud. Sin embargo, no siempre fue la esperanza de esta recompensa lo que la hizo volverse al Autor de todo bien. Experimentó un sentimiento de ternura agradecida que me expresó así: “¡Oh! ¡Cómo me da piedad el buen Dios! ¡Él prodiga sus mayores tesoros y nos los da a cambio de nada! » @Fuente pre.@

 

[Respuesta a la cuadragésima solicitud]:

La Sierva de Dios observó exactamente las reglas de la justicia en el modo en que se comportó [832] con sus superiores, dándoles el testimonio de respeto y sumisión que exige su autoridad. Es notable que ella no cambió su comportamiento cuando se encontró cara a cara con una Superiora cuyos defectos eran evidentes y cuyos procedimientos eran a veces repulsivos. La Sierva de Dios nunca dio ningún signo de parcialidad, ni siquiera con respecto a sus hermanas según la naturaleza. Aunque sus sentimientos por ellos no habían cambiado y los lazos entre ellos se habían estrechado, nadie podía notarlo. Nadie sospechó la violencia que se vio obligada a cometer para mantenerse siempre dentro de los límites de la más exacta reserva.

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

Sor Thérèse era un ángel, se distanciaba tanto de lo que podía halagar su naturaleza. Parecía vivir más allá del tiempo y no le interesaban las noticias, las conversaciones cuando la regla o la caridad no lo convertían en su deber. Las reuniones que vimos, ¡ay! tantas veces bajo nuestros claustros la dejaba indiferente: pasaba sin detenerse, caminando siempre con los ojos bajos, con ese porte religioso que la hacía notar. Recomendaba a sus novicias que no perdieran el tiempo escuchando este tipo de discursos que no les conciernen, sino que se fueran rápidamente a sus asuntos.

 

Cuando se trataba de su familia, a la que sin embargo amaba mucho, no se daba la menor satisfacción; ella se llevó todos esos placeres por los cuales el corazón está tan ansioso. Cuántas victorias obtuvo sobre sus sentimientos naturales cuando las elecciones le dieron por madre a la priora Inés de Jesús (su hermana Paulina). ¡Ella fue maravillosa! Nunca se pudo detectar en ella, bajo este gobierno materno, el menor debilitamiento de su virtud heroica. También practicó perfectamente el silencio, incluso con su Madre Priora, a quien, sin embargo, la regla da cierta libertad. Los lazos de sangre no podían en modo alguno debilitar su voluntad de practicar el desapego absoluto.

 

La Sierva de Dios se mortificaba sin tregua: nunca se quejaba del mal tiempo de las estaciones, aunque tenía mucho que sufrir; escuchó en silencio las palabras despectivas; practicó valientemente las mortificaciones impuestas por la regla y, para compensarse de no poder obtener permiso para hacer más, aprovechó con avidez cada oportunidad de sufrir que encontró. En el refectorio, invariablemente tomaba todo lo que se le presentaba, incluso si la comida la enfermaba. En el recreo prefería sentarse cerca de los que menos le gustaban. Su naturaleza amorosa se habría prestado de buena gana a las efusiones de amistad; pero constantemente se negaba a sí misma esta satisfacción. Las preferencias dadas a los demás, a su costa, le causaban alegría; una joven hermana laica [834] no dudó en aprovechar esto para ejercitar su paciencia. Sor Teresa le mostró entonces un afecto más vivo y una devoción incansable.

 

Este amor a la penitencia tuvo su pleno apogeo durante su enfermedad. En los últimos meses, los dolores se hicieron muy violentos, y la Madre Priora pensó que debía negarse a emplear cualquier medio para aliviarla; aceptaba todo con su serenidad habitual. Quería pedirle al buen Dios que aliviara su sufrimiento. “No, no – me dijo rápidamente – tienes que dejar que Él lo haga”. No era con miras a obtener mayor gloria que hablaba así, pues enseguida añadió: "No por la recompensa, sino para agradarle".

 

[Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús, como ella misma dice, tuvo mucho que sufrir aquí abajo; por todos lados la cruz pesaba sobre ella. Encontró en el Carmelo lo que había venido a buscar allí, la renuncia y la humillación cotidianas. En cada uno de estos encuentros, se podía admirar la fuerza de este hijo de

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

quince años que, desde el comienzo de su vida religiosa, supo hacerla feliz con lo que asusta a tantas otras almas. Durante su postulantado, la Madre Priora la trató con mucha dureza; Nunca la vi rodeada de cuidados o consideración. Esta forma de actuar hacia la Sierva de Dios no cambió con los años; pero la mansedumbre y la humildad con que aceptaba las observaciones y las reprimendas no faltaban nunca, aun cuando [835] eran inmerecidas. Un día la agarró en el refectorio un ataque de tos. La Madre Priora, cansada de oírla toser así, le dijo bastante rápido: “¡Sal, Sor Teresa del Niño Jesús!”. Se retiró sin perder nada de su calma y serenidad.

 

Durante la humillante enfermedad de su padre, su fortaleza brilló con más fuerza, hasta el punto de provocar la admiración de nuestros venerables exalumnos que se sorprendieron de tal coraje, especialmente al verla mantener su recogimiento habitual. .

Me sorprendió mucho cuando me confió sus tentaciones contra la fe. ¿Cómo imaginar esta alma, siempre serena, lidiando con tan grandes dificultades? Se creía que estaba llena de consuelo. Actuó con tanta facilidad que parecía realizar sin esfuerzo actos de virtud multiplicados. Esta paz habitual le valió juicios desfavorables. No temíamos decir en voz alta que la Sierva de Dios, al no haber peleado nunca, no tenía gran mérito en practicar la virtud. Habiendo llegado a mi conocimiento estos comentarios, algún tiempo antes de su muerte, le pregunté directamente si era cierto que durante su vida religiosa nunca había tenido que luchar contra su naturaleza: "Yo tenía una naturaleza incómoda - respondió ella - no t espectáculo, pero lo sentí; Te puedo asegurar que tuve muchas peleas y que no estuve ni un solo día sin sufrir, ¡ni uno solo! ¡Ay! criaturas, cuando no ven, no creen! Puedo afirmar, habiéndolo [836] presenciado, que la Sierva de Dios se ejercitó constantemente en practicar la virtud; no se limitó a esperar todo de Dios, actuó.

 

A pesar de su estado enfermizo, Sor Teresa del Niño Jesús nunca prescindió de los ejercicios comunes y del trabajo pesado. Se fue sin quejarse hasta el límite de sus fuerzas: “Todavía puedo caminar—dijo—debo cumplir con mi deber” @Fuente pre.@

Se ganó la admiración del médico por el coraje con el que soportó su enfermedad. “Si supieras por lo que estaba pasando”, dijo, “nunca la había visto sufrir tanto, con esa expresión de alegría sobrenatural: ¡es un ángel! » @DEA 24-9@.

 

[Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

Ciertamente nunca la he visto en falta, ni siquiera levemente, en este asunto.

 

[Respuesta a la cuadragésima cuarta solicitud]:

Tan pronto como entró en el Carmelo, la Sierva de Dios tuvo que soportar las privaciones de la pobreza. Colocada en el refectorio con una hermana que, sin duda por distracción, no prestaba atención a su prójimo, se vio privada durante mucho tiempo de lo que necesitaba: no dejó que nada se viera, sino que esperó pacientemente a que la Providencia viniera en su ayuda.

Preferiblemente buscaba lo que menos le convenía y menos a su gusto, mortificando así su inclinación que era todo lo contrario.

[837] Evitó quejarse si le quitaban algún objeto de su uso, encontrando que todo lo que poseía era de sus hermanas.

El horario atrajo particularmente su atención; fue muy exacta en no perder un minuto, como manda la regla.

Estas prácticas externas no le bastaban; se dejó despojar de los dones de la inteligencia de que estaba grandemente dotada, dejando que sus hermanas se los apropiaran a su antojo, y permaneciendo modestamente en las sombras cuando sus pensamientos y luces habían sido tomados.

 

[Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

Un alma así mortificada sometía plenamente su juicio a las decisiones de los superiores, quienesquiera que fueran, sin distinción alguna, convencidos de que no se puede extraviar en la obediencia. Una vez manifestada la voluntad de sus superiores, la cumplió con prontitud, sin permitirse la menor reflexión. No era necesario mandarle; bastaba un simple aviso para que se sometiera puntualmente. Si ocurría que las recomendaciones, que a veces se le hacían con el fin de aliviarla, tenían el resultado contrario, no obstante las cumplía al pie de la letra, practicando la virtud hasta el heroísmo.

 

Observó la regla hasta en los más mínimos detalles y sometió con ejemplar regularidad.

Esta obediencia, ya tan admirable, no le pareció [838] bastante perfecta a la Sierva de Dios: quiso añadirla aún más reconociendo que todas sus hermanas tenían derecho a mandarla. Una palabra, una señal fue suficiente para hacerla actuar. Que este deseo se expresara con dulzura o que un tono imperioso llegara a escandalizar su naturaleza, no era menos exacto para plegarse a las exigencias de todos, incluso de sus inferiores.

 

No se mostró menos benévola en los continuos disturbios que no temían imponerle. Lo hizo con una gracia encantadora que nos impidió sospechar los renovados sacrificios que fueron consecuencia de su autosacrificio.

 

[Sesión 42: - 6 de septiembre de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[841] [Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

La Sierva de Dios estaba profundamente convencida de su insuficiencia y de su debilidad; por eso recurría incesantemente a Dios para obtener la luz y la fuerza de las que se creía privada.

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

Solía ​​guardar silencio sobre los favores que recibía; además, estaba lejos de compararse con los santos. Simplemente se decía a sí misma: “un alma muy pequeña que el buen Dios había colmado de gracias” @DEA 4-8@

La vista de su nada le hizo experimentar la alegría de sentirse imperfecta y de ser reconocida como tal por sus hermanas.

[842] Amaba el último lugar, el olvido, que prefería al desprecio, porque asestaba a su naturaleza golpes más mortales.

Le gustaba pensar que su gloria en el cielo no sería brillante. “El buen Dios siempre me ha concedido mis deseos —me lo contó ella— y yo le pedí que fuera un poco nada. Cuando un jardinero hace un ramo, siempre queda un pequeño espacio vacío entre las magníficas flores que lo componen; él pone musgo allí: esto es lo que seré en el cielo: un poco de musgo que resaltará las bellezas de las hermosas flores del buen Dios»

La Sierva de Dios brindó graciosamente los servicios que se le pedían; se prestó de buen grado al deseo que se le manifestó de que compusiera alguna poesía; ella hizo todo esto simplemente, sin afectación ni egoísmo, solo para complacer.

Mostró esta humildad aceptando siempre con delicadeza los reproches, no sólo de sus superiores, sino también de sus hermanas. Los juicios desfavorables, de que a veces era objeto, excitaban en su alma una viva alegría. Una hermana se permitió un día usar este lenguaje: “No sé por qué se habla tanto de sor Teresa del Niño Jesús; no hace nada destacable; no la vemos practicando la virtud, ni siquiera podemos decir que sea una buena monja”. Habiendo sido comunicadas estas palabras a la [843] Sierva de Dios al final de su vida, me expresó su alegría de la siguiente manera: “Oír decir en mi lecho de muerte que no soy una buena monja, ¡qué alegría! nada podría hacerme más feliz”

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

Creo que la virtud heroica consiste en una perfección de la virtud que va más allá de lo que se observa en las monjas buenas y fervorosas. He conocido y conozco gran número de muy buenas monjas; pero Sor Teresa del Niño Jesús tenía una forma de actuar diferente y superior. Esta diferencia no se veía tanto en el objeto de sus actos de virtud como en la forma más perfecta de realizarlos. En particular, observé en ella una constancia y regularidad de perfección que no he visto en ningún otro lado; el ímpetu de su fervor fue siempre igual; practicaba estas virtudes con una facilidad y generosidad que siempre la hacían parecer amable y alegre. Además, muchas veces he observado que las monjas buenas y santas soportan con resignación y paciencia los reproches o las reflexiones despectivas; pero convertirlo en objeto de alegría y de júbilo, nunca lo he visto excepto en Sor Teresa del Niño Jesús.

 

[Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Nunca observé en la Sierva de Dios ninguna indiscreción de conducta. Era muy sabia y todo en ella era muy bueno.

 

[844] [Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

No he llegado a mi conocimiento que la Hermana Teresa del Niño Jesús tuviera dones sobrenaturales extraordinarios, al menos en formas brillantes.

Sin embargo, noté algunas palabras pronunciadas por la Sierva de Dios, que parecían pronunciadas bajo una influencia excepcional de la acción divina. Así, en el mes de abril de 1895, me confió: “Pronto moriré; No te digo que será en unos meses, sino en dos o tres años. Siento, por todo lo que está pasando en mi alma, que mi exilio está por terminar”. Estas palabras tuvieron su cumplimiento ya que la Sierva de Dios murió dos años y cinco meses después de esta conversación.

 

En ciertas ocasiones, la Sierva de Dios respondía a pensamientos íntimos que no le habían sido expresados.

Ella anunció a la Madre Hermanza del Corazón de Jesús que pronto moriría, y en efecto esta monja murió un año después de esta advertencia.

La Sierva de Dios pareció prever lo que sucedería con su sujeto después de su muerte, diciendo: “Que la Madre Agnès de Jesús tendría, hasta el final de su vida, cuidar de su pequeña Teresa” @DEA 11-8@Otros tiempos afirmaba que nada extraordinario sucedería con motivo de su muerte o de su entierro, porque todas las pequeñas almas tenían que poder imitarla. Invitó también a sus hermanas a recoger con sumo cuidado los pétalos de rosa con los que perfumaba su crucifijo, añadiendo [845] que podían servir para hacer felices a las personas. Yo mismo no escuché esas últimas palabras, relacionadas con lo que sucedería después de su muerte. Fueron reportadas por las hermanas que las escucharon, y estoy seguro de que son reportadas con sinceridad.

 

L [Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

Aparte de los hechos relatados en la pregunta anterior, no creo que sor Teresa haya realizado ningún milagro durante su vida.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

Sé, como todos hoy, lo que escribió la Sierva de Dios, pero no soy particularmente consciente de las circunstancias en las que fue compuesto cada uno de sus escritos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

No ayudé a la Sierva de Dios en su última enfermedad: este trato estaba reservado a las hermanas enfermeras ya la Madre Inés de Jesús, pero estuve presente en sus últimos momentos. Su muerte fue grandiosa e impresionante en su sencillez.

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

citado. Antes de expirar, miró brillantemente un poco por encima de la estatua de la Santísima Virgen. Parecía llamada por una voz celestial. Se puede decir, sin temor a exagerar, que, durante el espacio de un Credo, el éxtasis transfiguró sus facciones. La expresión de su rostro fue entonces tan conmovedora que bajé los ojos. No quiero decir con esto que su aspecto fuera espantoso, todo lo contrario, pero irradiaba [846] una expresión sobrenatural que me impresionó.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima tercera a quincuagésima quinta inclusive]:

No noté nada extraordinario, ni en el estado de los restos mortales de la Sierva de Dios, ni en las ceremonias de su funeral. El apoyo de la gente fue numeroso, pero eso se explica, creo, por circunstancias naturales, en particular por el hecho de que la familia de Sor Teresa del Niño Jesús vivía en la misma ciudad de Lisieux.

 

LAI [Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Voy muy a menudo al salón, porque nuestra Reverenda Madre, cuya visita es solicitada con frecuencia por los peregrinos, me envía allí en su lugar. Con frecuencia escucho decir que hay una multitud considerable en la tumba de Sor Teresa del Niño Jesús, a la que a veces no puedes acercarte. Allí rezamos, lloramos, esperamos y volvemos fortalecidos o consolados. Allí se están produciendo verdaderas transformaciones. Ha venido tal persona, desesperada, que vuelve llena de confianza, con el rostro radiante, como del cielo. Entre los numerosos peregrinos, destacamos en particular a los misioneros de las Misiones Extranjeras, y actualmente, a los oficiales y soldados, cuya confianza en la Sierva de Dios es cada día más evidente ya menudo recompensada con gracias maravillosas.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Durante la vida de la Sierva de Dios en el Carmelo, un [847] pequeño número de hermanas, engañadas por su humildad o por algún prejuicio, no supieron reconocer la gran virtud de sor Teresa del Niño Jesús, pero la mayor parte coincidió en reconocer en ella un alma excepcionalmente privilegiada por Dios y heroicamente fiel a la gracia, como dije al responder a la pregunta sobre la heroicidad de las virtudes (pregunta cuadragésima séptima).

Desde su muerte, la reputación de santidad y milagros de la Sierva de Dios ha ido creciendo día a día. El deseo de sor Teresa era pasar su cielo haciendo el bien en la tierra. Primero hizo que una de las hermanas experimentara los efectos de su protección, quien tuvo un comportamiento injurioso hacia ella. Cuando fueron expuestos los restos mortales de la Sierva de Dios, esta monja vino a pedirle perdón por no haberla reconocido, y apoyó su frente en los pies de la Sierva de Dios, recurriendo a su intercesión: fue sanada en el momento de anemia cerebral que padecía desde hacía varios años.

 

Desde entonces, Sor Teresa del Niño Jesús ha seguido derramando sus rosas sobre quienes acuden a su intercesión: conversiones, curaciones, gracias espirituales y temporales de todo tipo; las historias que se envían al Carmelo se cuentan por miles.

Siendo muchas veces enviada por nuestra madre a recibir en el locutorio a sacerdotes, religiosos y misioneros, pude observar no sólo su admiración por la Sierva de Dios, sino también su confianza ilimitada en su protección; la consideran una gran[848] santa. Pedirle un favor, dicen, es estar seguro de obtenerlo; también, algunos le encomiendan su ministerio, otros le dan la dirección de sus parroquias y se consideran simplemente como sus vicarios.

Hay quienes la toman como guía para su vida interior, reconociendo en ella un conocimiento excepcional de los caminos de Dios. Algunos han venido en reparación, no habiendo querido en un principio reconocer los dones que el cielo le ha concedido, y se han comprometido a propagar su devoción. Uno de ellos me confesó: “Yo no quería rendirme, pero la hermanita me tiró al suelo; ahora no puedo expresar mi admiración”. ¡Lo que les encanta es esta intensa vida interior, con una sencillez tan grande! Además, ¡qué ardientes deseos por su pronta beatificación! El decano de una parroquia del Norte me dijo: "Recomiendo encarecidamente la confianza en la hermanita, pero también la precaución para no hacer nada parecido a un culto, sería muy lamentable comprometer una Causa tan hermosa". Muchos sacerdotes vinieron a pedir el favor de celebrar la Santa Misa en la capilla del Carmelo. Desde principios del año 1912 hasta fines de agosto de 1915, las misas celebradas ascendieron a 1395. Durante ocho meses del año 1912, 191 sacerdotes pidieron celebrar la misa en el Carmelo, y durante ocho meses del año 1915, vinieron 286.

 

Religiosos, los pueblos del mundo no tienen menos confianza en el Siervo de Dios y no son menos favorecidos. Su devoción es conmovedora. “Esta hermanita —dicen— se ocupa absolutamente de [849] todo”; también hacen decir un número considerable de misas, ya sea para obtener su beatificación, ya sea en acción de gracias por los favores obtenidos o para solicitar otros nuevos, tales como conversiones, curaciones, protección para los soldados, liberación de almas del purgatorio, etc. El número de misas solicitadas desde principios del año 1912 hasta fines de agosto de 1915 asciende a 166.000. Durante ocho meses del año 1912 se habían solicitado 9594 misas; durante ocho meses de este año presente, 1915, las solicitudes ascendieron a 56.800.

 

No es raro oír a peregrinos cultos decirme en la sala: “Sor Teresa del Niño Jesús no ha hecho nada extraordinario, es verdad, pero ¡qué vida interior! ¡Cómo nos gustaría amar al buen Dios como ella! Se consideran tesoro los saquitos que contienen un fragmento de las cortinas de su cama o de algún otro objeto relacionado con la Sierva de Dios. Los oficiales los fijan en los pliegues de su bandera; los soldados siguen pidiéndolos como refuerzo. Es por cientos de miles que el Carmelo regala estos recuerdos sin poder satisfacer completamente a los solicitantes. Los misioneros me han dicho que los paganos de sus misiones tienen mucha confianza en la Sierva de Dios:

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

Es maravilloso, me dicen, el bien que hace entre nuestros salvajes.

, [¿Se ha hecho algún esfuerzo artificial para propagar esta reputación?]:

No hemos hecho absolutamente nada para activar este celo. [850] Todo lo que ha hecho o publicado el Carmelo ha sido hecho para responder a las apremiantes peticiones de los fieles. Incluso se nos piden muchas cosas que no hacemos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

Nada he oído decir desde la muerte de la Sierva de Dios que no sea un elogio de su santidad.

Dije que, durante su vida, algunas monjas, una pequeña minoría, es cierto, no habían podido discernir su alta perfección. Una hermana incluso se permitió usar este lenguaje que ya he informado: "No sé por qué hablamos tanto de sor Teresa, ella no hace nada notable, no la vemos practicar la virtud, no podemos". Ni siquiera decir que sea una buena monja”.

[¿Vive todavía la monja que ostentaba este idioma?]:

No, ella está muerta; fue esta monja que mencioné quien se postró a los pies de los restos mortales de la Sierva de Dios para pedirle perdón por haberla ignorado y se curó instantáneamente de una anemia cerebral.

[El testigo luego continúa su respuesta]:

Uno podría sorprenderse de que un alma tan perfecta no fuera apreciada por toda la comunidad sin excepción, pero el buen Dios permite a veces, para probar la virtud de sus siervos, que las pasiones humanas falseen el juicio de muchos y a menudo hagan tomar la mayor parte. virtudes como defectos. Sor Teresa del Niño Jesús pasó por esta prueba; pero repito que fueron los pocos los que no lo entendieron.

[¿Las monjas que se opusieron a la Sierva de Dios brillaron por la perfección de su vida y la calidad de su espíritu?]:

Eran fervientes, en efecto, o al menos a mí me lo parecían, no puedo decir lo contrario; pero en cuanto a la inteligencia y sobre todo a la rectitud de juicio, ¡esa es otra cosa!...

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima novena]:

En las últimas semanas de su vida, la Sierva de Dios se proponía comenzar sus conquistas inmediatamente después de su muerte, y visitar seminarios y misiones. Ya en el año siguiente, 1898, los Anales de la Propagación de la Fe registraron resultados que los misioneros dijeron que nunca habían logrado; los atribuían a un soplo particular del Espíritu Santo que pasó sobre algunas [852] de sus misiones. En muchos lugares se presentaban los incrédulos para recibir instrucción y bautismo.

 

La Sierva de Dios revela muy a menudo su presencia por los olores de rosa, violeta, incienso, etc. Esto ha sucedido varias veces en la comunidad. La gente del mundo también se ve favorecida por ella. A pedido de algunos, ella se para junto a ellos, como su ángel de la guarda, esparciendo, sin que ellos lo sepan, un delicioso perfume del cual les informan las personas que se les acercan y les preguntan de dónde puede provenir un olor tan penetrante.

 

Sor Teresa a veces da un presentimiento de la prueba: yo misma la he experimentado. El 2 de enero de 1911, ocupando mi lugar en el refectorio para la colación vespertina, vi frente a mí, sobre la mesa, algo que me pareció un insignificante trozo de madera. Durante la comida lo noté varias veces, sin darle ninguna importancia; Incluso me disponía a salir del refectorio sin darme cuenta de lo que podía ser, cuando una hermana, sentada a mi lado, me hizo señas de que lo tomara. Hice. Cuál fue mi asombro cuando reconocí que se trataba de una espina muy afilada, de cinco centímetros de largo. Le pregunté a la "provisional" por qué había puesto esta espina en mi lugar: me respondió que no entendía lo que le quería decir. Se tomó información de las hermanas en la cocina: todas afirmaron ser ajenas a la misma. Entonces me vino la idea de que era una advertencia de sor [853] Thérèse, haciéndome vislumbrar la proximidad de la muerte de mi madre. No sé cómo se me ocurrió esta idea, porque mi madre entonces estaba muy bien y nada podía hacer que me preocupara por ella. Sin embargo, mi madre sí murió menos de dos meses después, el 27 de febrero de 1911.

 

Las historias de conversiones, curaciones, gracias temporales y espirituales que escuché en la sala de visitas son innumerables. Un sacerdote me dijo: “Vengo aquí en acción de gracias por la curación de mi sobrino, enfermo de fiebre tifoidea con hemorragias, desesperado por médicos; pero tenía consigo una imagen de la hermanita que nunca lo dejó, y tenía mucha confianza en su intercesión. Ahora está perfectamente curado".

En otra ocasión me contaron de la conversión de un pecador empedernido, que se negó a recibir al sacerdote. Como había perdido el conocimiento, se le inició una novena a sor Teresa. Al séptimo día el enfermo recobra la conciencia, pregunta por el sacerdote, recibe la Sagrada Comunión y la Extremaunción, y muere en perfectas disposiciones.

Todavía es la abjuración de un viejo israelita de 80 años; permitió que sus hijos fueran católicos, pero se negó obstinadamente a convertirse, a pesar de las repetidas súplicas. Su familia se dirigió entonces al Siervo de Dios y, sin ninguna presión ejercida sobre el espíritu del paciente, cambió espontáneamente de opinión y murió en la religión católica.

 

[854] Sor Teresa parece tener una marcada predilección por los soldados, tantos son los que rodea con su protección. Algunos aseguran haberla visto en las trincheras, otros en el campo de batalla; todos se animan

 

TESTIGO 9: Teresa de San Agustín TOC

 

por esta dulce visión; muchos escapan a una muerte segura gracias a su protección. He aquí un hecho que me contó un sacerdote hace unas semanas: un ciclista del Estado Mayor, muy expuesto por su posición, vio caer a su lado a tres de sus compañeros, muertos por un proyectil, su bicicleta se hizo añicos debajo de él. por este mismo proyectil y tirado diez metros y no tiene el menor rasguño. Su madre atribuye esta protección a una reliquia de Sor Teresa del Niño Jesús que el joven llevaba consigo. Hechos de este tipo que me han sido contados no son raros.

Un soldado belga, aquejado desde el mes de octubre de 1914, de asma, dolores neurálgicos en el corazón y gran debilidad general, fue atendido en varios hospitales sin obtener cura. En el Hospital Bon Sauveur de Caen, sor Paule, su enfermera, le entregó una imagen y una reliquia de sor Thérèse, aconsejándole que rezara a ella, lo que hizo con mucha confianza. El 30 de mayo de 1915 se le apareció la Santísima Virgen de pie sobre un globo terráqueo, vestida con un manto azul salpicado de estrellas doradas, y con una corona de oro en la cabeza. Unos segundos después, sor Teresa apareció al lado derecho de la Santísima Virgen. Era muy hermosa, vestida de monja carmelita, con el manto blanco; tenía en la mano un canasto de rosas y arrojó una sobre la cama del paciente, quien, sin embargo, no encontró esta rosa después de la aparición. La visión duró alrededor de un minuto: el paciente se durmió y despertó a la mañana siguiente perfectamente curado. Desde ese momento, el mal ha desaparecido por completo. Habiendo venido a Lisieux, para hacer una peregrinación de acción de gracias y rezar en nuestra capilla, quedó muy impresionado al ver la imagen de la Santísima Virgen que ocupa la parte trasera del santuario, encontrándola exactamente igual a la que se le había aparecido a él. Fue durante esta peregrinación que este soldado, Léon Vandamme, me contó él mismo, en la sala de visitas, el relato de estos hechos.

 

[Respuesta de las preguntas sexagésima a sexagésima quinta inclusive]:

No he sido testigo directo de ninguna curación de este tipo.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. — Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Signatum: HERMANA TERESA DE SAN AGUSTÍN, testigo, he testificado como arriba según la verdad, lo ratifico y lo confirmo.

Testigo 10 - María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

Ya hemos presentado Marie-Jeanne-Julie de Chaumontel (1845‑1924), vol 1, pp. 408‑409. Recordemos aquí solamente que, profesa en el Carmelo de Lisieux en 1868, había tenido la gracia de ser formada allí en la vida religiosa por la venerable Madre Geneviève de Sainte-Thérèse, fundadora del monasterio, y que estaba a cargo de la formación de la futura Santa Teresa del Niño Jesús de 1888 a 1892. Murió en 1924, el 24 de noviembre, entonces fiesta de San Juan de la Cruz.

 

La declaración que sigue es casi el doble de extensa que la de 1911. Sor Marie des Anges se expresa siempre con la misma sencillez, pero se extiende más sobre las virtudes de su antigua discípula, su carmelita, su constancia y su fuerza en el ejercicio de la perfección y su unión continua con Dios que la hacía disponible para ejercer una caridad fraterna impresa en la delicadeza y la ayuda a todos.

Le habían llamado la atención las palabras dirigidas por el Papa Benedicto XV al célebre Padre Matheo, de la Congregación de los Sagrados Corazones de Picpus, sobre sor Teresa: “Su misión es enseñar a los sacerdotes a amar a Jesucristo” (p. 865). .

Sor Marie des Anges concluye así: “Es para mí, cuando considero a la Sierva de Dios, lo que es para cualquier ojo que mira las estrellas del cielo: cuanto más las mira, más descubre. Así, cuanto más contemplo esta alma, más la reconozco y la proclamo santa” (p. 906).

 

El testigo testificó del 7 al 10 de septiembre de 1915 durante las sesiones 43 a 45 (págs. 859-907 de nuestra Copia Pública).

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

[Sesión 43: - 7 de septiembre de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[859][Testigo responde correctamente primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Juana de Chaumontel, en religión Sor María de los Ángeles y del Sagrado Corazón, monja profesa del Carmelo de Lisieux. Nací en Montpinçon, diócesis de Bayeux, el 24 de febrero de 1845 de Amédée de Chaumontel y Elisabeth Gaultier de Saint Basile. Hice profesión el 25 de marzo de 1868.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

No creo que ninguno de estos malos sentimientos, [860] capaces de falsear la verdad, me animen en modo alguno, y lo testifico con toda sinceridad y libertad.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Conocí a la Sierva de Dios cuando, con unos ocho o nueve años, vino al salón del Carmelo a ver a sor Inés de Jesús, su hermana que había venido a nuestra casa en 1882. Luego la conocí más íntimamente cuando ella misma entró en el Carmelo. , donde fui su maestra de noviciado durante cuatro años (1888-1892). Luego dejé este oficio, pero seguí compartiendo la vida junto con Sor Teresa del Niño Jesús hasta su muerte.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Incluso en vida de Sor Teresa del Niño Jesús, le tenía un profundo afecto, por su fervor angelical, pero especialmente desde su muerte, mi devoción por ella ha aumentado mucho por el conocimiento que he obtenido del poder de su intercesión. . Deseo vivamente su beatificación, primero para la gloria de Dios, luego para la gloria de la Iglesia, de Francia, de la diócesis y de nuestra Orden.

 

[Respuesta de las preguntas novena a la undécima inclusive]:

No fui testigo directo de la vida de la Sierva de Dios antes de su entrada en el Carmelo. Lo que sé al respecto, lo aprendí leyendo la “Historia de un alma” o por las conversaciones de nuestras hermanas durante [861] el recreo. Este testimonio indirecto probablemente no sea útil en la Causa, ya que los mismos hechos pueden ser explicados mucho mejor por sus hermanas que vivían con ella en ese momento.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

La Sierva de Dios entró en el Carmelo el 9 de abril de 1888; ella tenía 15 años Yo era, en ese momento, maestra de novicias. Nada más entrar, la Sierva de Dios sorprendió a la comunidad con su atuendo, imbuido de una especie de majestuosidad que estábamos lejos de esperar en una niña de 15 años. Comenzó a desempeñar todos sus deberes con encantadora gracia, fue el modelo del noviciado y superó a todas sus compañeras por su virtud. Tomó el hábito el 10 de enero de 1889 e hizo la profesión el 8 de septiembre de 1890.

[¿Estas fechas de toma de hábito y profesión eran normales con respecto a la Regla y costumbres del monasterio?]:

De hecho, hubo algunos meses de retraso, ya sea para tomar el hábito o para la profesión. Estas dilaciones le fueron impuestas por sus superiores, en razón, creo, de su corta edad y de ninguna manera por motivo alguno de insatisfacción con su conducta.

[Luego continúa el testigo]:

Ella estaba llena de respeto por mí; su obediencia fue tan pronta como ciega. Tenía tal intuición de la virtud y perfección religiosa, que no había más que instruirla, por así decirlo, en la [862] Regla, las Constituciones y las costumbres propias de nuestra santa Orden, para que la cumpla inmediatamente en perfección. No recuerdo haberlo culpado nunca realmente. Por eso la tuve durante casi cuatro años en el noviciado, que dejé cinco meses después de su profesión. Encargada a su vez del noviciado, del que era muy digna, se desempeñó como la monja más experimentada, aunque no se le encargó este oficio más que como auxiliar. Habría sido igualmente capaz de cumplir cualquier oficio en la comunidad, incluso el oficio de priora.

Después de su profesión permaneció, según nuestra costumbre, en el noviciado durante tres años. No recuerdo bien si después dejó el noviciado. Ejercía varias funciones ordinarias en la comunidad, como portera, sacristana, costurera, etc. Se absolvió perfectamente de todos sus deberes.

 

[Respuesta a las preguntas decimotercera y decimocuarta]:

No es, que yo sepa, que la Sierva de Dios haya cometido jamás la menor infracción voluntaria. Desde los ocho años que conocí a esta niña de bendición, me parecía más un ángel del cielo que una niña de la tierra. El Espíritu Santo reposaba en ella, Dios ya la poseía y se diría que un ángel custodiaba la entrada a esta pequeña alma, completamente envuelta en una atmósfera celestial, tan tranquila y silenciosa, recogida y reflexiva era ella. Uno se sentía [863] en presencia de una niña que no era ordinaria y que estaba destinada a conducir las almas a Dios por la sencillez de su santidad que consistía sobre todo en la práctica heroica de las virtudes comunes. Este fue el sello distintivo de su vida, y ella siguió este curso en todos los sentidos hasta su muerte.

 

XV- XX [Respuesta de las preguntas decimoquinta a vigésima inclusive]:

La fe de la Sierva de Dios brilló desde su más tierna infancia, en su amor por la oración, las sagradas fiestas, los oficios divinos, las piadosas lecturas, especialmente la Imitación de Nuestro Señor y el Santo Evangelio. Cuando entró en el Carmelo, su fe se manifestó en la alegría que sintió por haber encontrado por fin la

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

lugar de su reposo que tanto había anhelado y que era para ella sólo la casa de Dios y la puerta del cielo.

Desde el principio viene allí sólo sobrenaturalmente, viendo allí sólo a Dios, en todo y en todos. Ella sólo consideraba a Nuestro Señor en autoridad; para ella era sólo la imagen del crucifijo, y si sólo hubiera sido de cobre le habría dado el más profundo respeto, tanto como si hubiera sido de oro.

Su fe, tan iluminada, le hizo ver sólo la voluntad de Dios en la gran prueba de la enfermedad de su padre: lo adoró con un amor redoblado. Cuanto más aumentaban los sufrimientos y las humillaciones, más generosamente se abrazaba. En este inmenso dolor, como en todas las cruces de su vida religiosa, saboreó siempre una paz profunda, [864] que explica su imperturbable calma, cuando le llegaban las noticias más conmovedoras. Fue con motivo de este dolor que un día le dijo a la Madre Agnès de Jesús: "Todo canta en mi corazón como en el de Santa Cecilia" @Fuente pre.@.

 

La fe que inspiró su vida, sus escritos, sus poemas, fue sometida a muchas pruebas, a crueles, muy largas y terribles tentaciones: "La he sufrido durante meses -dijo- y todavía espero la hora de mi liberación. Tienes que haber viajado bajo este oscuro túnel para entender su oscuridad...”; y el demonio, para desesperarla aún más, le dijo: "Aún te espera una noche más profunda, la de la nada."@MSC 6,2@

Sin duda, fue a partir de estas horas de extrema angustia que el buen Dios hizo brotar sobre ella aquellos torrentes de luz que habían de hacerle comprender su "caminito de abandono e infancia espiritual" que tan admirablemente practicaba, enseñaba a sus novicias. , descubierto a todas las almas que leen su vida y dejado sobre todo a las "pequeñas almas" como una doctrina de sencillez y amor, que atraerá hacia él la admiración universal de nuestros santos padres, los papas Pío X y Benedicto XV, cardenales, obispos, religiosos, sacerdotes, misioneros de los más sabios, uno de los cuales me dijo en la sala: “habiendo encontrado en la lectura de su vida lo que en vano buscaba desde hacía mucho tiempo”.

Nuestro Santo Padre Benedicto XV, hablando a un monje muy devoto de Sor Teresa, el Reverendo Padre Matheo, de la Orden de Picpus, le dijo la primavera pasada, [865] hablando de ella: "Su misión es enseñar a los sacerdotes a amar a Jesucristo.”

 

La Sierva de Dios llevaba consigo el texto del Credo que había escrito con su sangre.

Ella también tuvo siempre el santo evangelio para tenerlo constantemente a su disposición; se deleitaba en él, y de allí sacaría en sus penas, en todas las circunstancias, luz y consuelo, así como la fuerza que necesitaba. Tenía una rara comprensión de las Sagradas Escrituras; además, se puede juzgar de ello, por su manera de explicarlas y de descubrir el significado de ellas en la "Historia de su alma", de la que se puede decir que es una maravilla, porque estas pegadizas páginas fueron sólo un chorro de su pluma, nunca haber hecho un borrador.

 

Vio a Dios en toda la naturaleza, cuyas bellezas le revelaron su amor infinito y elevaron su alma hacia él. Puedo afirmar que la Sierva de Dios puso en práctica heroicamente durante su corta y plenísima vida estas palabras de nuestra santa Regla: "Armados en todas partes con el escudo de la fe, para que podáis amortiguar todas las flechas de fuego que el el enemigo te dispara constantemente, porque sin fe es imposible agradar a Dios” @Regla del Carmelo@.

Este escudo sagrado nunca la abandona; con él triunfa sobre todo lo que pudo haberle impedido alcanzar el admirable grado de santidad que ha alcanzado en tan poco tiempo.

 

XXI [Respuesta a la vigésima primera solicitud]:

[866] Curada por Nuestra Señora de las Victorias, tuvo siempre una tierna devoción a la Santísima Virgen. Le hubiera gustado ser sacerdote, ¡porque habría "hablado tan bien de sí misma!" » @DEA 21-8@. Descubrió que se mostraba más como reina que como madre... No entendía por qué se decía que ella eclipsaría a todos los santos como el sol naciente hace desaparecer las estrellas.ella—, ¡una madre que eclipsa a sus hijos!. .. ¡Creo todo lo contrario!...” @DEA 21-8@.

El rosario, el Recordar eran sus oraciones diarias. Su primer cántico que compuso fue en su honor, fue: "La leche virgen de María" @PN 1@, y así mismo, el último, titulado: "Por qué te amo, oh María" @PN 54 @

 

San José también le era especialmente querido; Sobre todo, le pidió que la Sagrada Comunión se concediera con frecuencia en el Carmelo de Lisieux. Fue concedida por decreto de León XIII; también cantó un himno en honor a San José.@ PN 14@

Los santos ángeles también tenían su parte en sus poemas, porque los amaba con tierna piedad.

Amaba sobre todo el santo Evangelio, los libros sagrados, el Cantar de los Cantares, las obras de San Juan de la Cruz. Un día, no sé si tenía 17 años, me habló de ciertos pasajes de su misticismo con una inteligencia tan superior a su edad que me sorprendió bastante.

Al poco tiempo de dejar el noviciado, me dijo cosas magníficas que expresó [867] más tarde en su espléndido cántico: “Vivre d'amour”.@PN 17@

 

[Continuación de la respuesta a la vigésima primera solicitud]:

Postulante y novicia, su piedad se manifiesta en las pequeñas celebraciones de Navidad y Pascua y otras, tan gentil y poéticamente preparadas y compuestas por la Madre Inés de Jesús. Era encantador ver y escuchar a la Sierva de Dios recitarlas, tanto en la expresión de su rostro angelical

 

TESTIGO 10; María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

sólo por el tono de piedad tan penetrado que expresaba los sentimientos de su corazón. Fue para traer lágrimas a mis ojos. Un día de Navidad cuando, en representación de la Santísima Virgen, sostenía al Niño Jesús en sus brazos, éste habría estado vivo si ella no hubiera estado más recogida y conmovida.

 

XXII XXVI [Respuesta a las preguntas vigésima segunda a vigésima sexta inclusive]:

La confianza de la Sierva de Dios no era más que el sentimiento práctico de su fe en la bondad infinita de [868] Dios que la había envuelto desde la cuna. Lo había experimentado tanto que su alma era hacia Dios como la de un niño pequeño hacia el padre más tierno que se deja llevar en sus brazos abandonándose a él en todo lo que le concierne.

Además, las dificultades no la asustaron, como lo demostró en todas las que encontró por su vocación, porque su confianza se fundaba en la profunda certeza que tenía de la fidelidad de Dios para ayudarla.

Fue, pues, esta confianza ciega la que le dio el valor admirable del que dio prueba en su peregrinaje a Roma, no dejándose intimidar por ninguna de las contradicciones que encontró y que habrían desconcertado a tantas otras almas.

 

Sigue siendo esta misma esperanza la que la sostuvo toda su vida, tanto cuando entró en el Carmelo, durante su postulantado, su noviciado, que no estuvo exento de pruebas, como durante su enfermedad e incluso en los brazos de la muerte.

 

A su regreso de Roma, sólo tenía nuevas desilusiones todos los días; pensó que recibiría el permiso para entrar al Carmelo sin demora, pero pasó la Navidad y “Jesús —dijo— dejó su bolita en el suelo, sin siquiera mirarla” @MSA 67,2@

Sin embargo, nunca dejó de esperar contra toda esperanza, porque, decía, "para un alma cuya fe es igual a un grano de mostaza, Dios obra milagros para fortalecerla" @MSA 67,2@. Esta fue para ella la enseñanza de esta prueba.

 

En la enfermedad de su venerable padre, su confianza no cambió. Puso esta prueba entre los días de gracia y la subrayó en nombre de "gran riqueza" @MSA 83,2@

Tenía una confianza ilimitada en la oración, ya menudo decía que Dios siempre le había respondido, que no podía negar nada a una oración ferviente.

 

Ella nunca dudó de la misericordia divina. De niña, amaba orar por los pecadores, como lo hizo en particular por el gran criminal Pranzini, condenado a muerte por sus espantosos asesinatos. Tuvo la certeza de ser escuchada tanto que tuvo confianza en la misericordia: pidió una sola señal de arrepentimiento y sabemos que le fue concedida.

 

No temía a la muerte que era, decía, "el único camino para ir a Dios" @Fuente pre.@, ni al purgatorio que me dijo un día "que era la menor de sus preocupaciones" @Fuente pre.@

Ella escribió a la Madre Inés de Jesús: “¡Ah! de ahora en adelante, lo reconozco, se cumplirán todas mis esperanzas... Sí, el Señor hará en mí maravillas que sobrepasarán infinitamente mis inmensos deseos...” @LT 230@. Nuestro Señor dijo un día a Santa Matilde: “Es un gran placer para mí que los hombres esperen de mí grandes cosas... Es imposible que el hombre no reciba lo que ha creído y esperado... Por eso es útil para él esperar mucho de mí y confiar en mí”. Estas palabras de Nuestro Señor son en verdad la explicación [870] de las maravillas que ha obrado en el universo por Sor Teresa del Niño Jesús desde su muerte.

Dónde mejor podría colocar que aquí las siguientes palabras que Pío X dijo, en una audiencia privada, a un alto personaje de la nobleza romana, hablando del Siervo de Dios: "Es extraordinario ver la condescendencia que Nuestro Señor testifica a todos los deseos de esta alma.”

Mademoiselle de Mérode, Donna Lancellotti, escribió estas palabras de Pío X, tomándolas de un personaje ilustre, su pariente.

 

XXVII-XXXI [Respuesta a las preguntas vigésima séptima a trigésima primera inclusive]:

Desde su más tierna infancia, sor Teresa del Niño Jesús amó a Dios con el amor más ardiente, como dice todo en la "Historia de un alma".

Ella practicó heroicamente la mortificación del corazón desde su postulado, sabiendo que el hilo más pequeño, así como una cadena, impide que el pájaro vuele.

Ella tuvo, como vi, mucha lucha para no dejar que su corazón se apegara, especialmente a su Madre Priora, a quien amaba mucho, pero Dios la ayudó, permitiéndole tener solo severidades, que le rompieron el corazón todo el tiempo. más porque ella sólo podía captar, en su forma de actuar hacia ella, un sentimiento humano que guardaba en lo más profundo de su corazón. Ya no acudía a ella sino religiosa y afectuosamente, privándose de toda satisfacción natural, de modo que su comportamiento era muy edificante.

 

[871] La Sierva de Dios tenía un gran temor a las más pequeñas faltas, y estas palabras: "Nadie sabe si es digno de amor o de odio", le hicieron derramar un día muchas lágrimas, hasta que se consoló con la explicación dada a su.

Acudió a Dios por pura fe, aceptando con alegría las desolaciones espirituales, ofreciéndoselas a Dios para que él diera sus consuelos a las almas que ella pudiera ganar así para su amor.

 

Todo lo que tenía que ver con Dios era su delicia, en el Carmelo como en su infancia. Su alegría fue adornar el altar del noviciado, dedicado al Niño Jesús, y el colmo de su alegría fue que le encargaran florecer la piadosa estatua del Niño Jesús en nuestro claustro: qué espíritu interior animaba todo esto cuidado dado a su divino Rey.

Amaba la soledad, comprendiendo admirablemente estas palabras: "El reino de Dios está dentro de vosotros", y

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

esas otras que tan bien cantó en su cántico "Vivre d'amour": "Si alguno me ama, mi palabra guardará y mi Padre le amará, y vendremos en él... y en él seremos nuestros hogar."

Ella puso en práctica este consejo de la imitación de Jesucristo: “¡Cierra la puerta de tu corazón y llama a ti a Jesús tu amado”!

@imit. Liv.1,ch.20@ Siendo sacristán, sólo tocaba los vasos sagrados con redoblado fervor, recordando estas palabras: "Sed santos los que tocáis los vasos del Señor".@*Is.52-11@ y @MSA 79,2@

[872] Su suprema devoción fue a la Santa Faz de Nuestro Señor, quien le repitió todo el amor con que la había amado en su Pasión. Fue mientras la contemplaba que se inflamó de amor y celo por la salvación de las almas. Siempre lo tenía delante de ella en su libro de oficina y en su puesto durante su oración. Se colgó de las cortinas de su cama durante su enfermedad; su vista le ayudó a soportar su largo martirio. Podía repetirle esta conmovedora estrofa del himno que había compuesto en su honor.

“Mi amor descubre los encantos de tus ojos embellecidos con lágrimas.

Sonrío a través de mis lágrimas, cuando contemplo tu dolor.”@PN 20@

Otro de sus cánticos más bellos, dedicado al Sagrado Corazón, nos vuelve a contar la devoción que tenía por el Corazón de Jesús, del que decía era “todo su apoyo y cuyo tierno amor la amaba a pesar de su debilidad” @ Fuente pre@. Lo encontró en la Eucaristía donde nunca la dejó: por eso comulgar todos los días era su sueño. El padre Youf, que tenía en tan alta estima a esta alma privilegiada, le concedió este favor durante varios meses.

¿No habla un serafín cuando dice, en el capítulo once de su vida, que ha encontrado su vocación, que su vocación es el amor, que ha encontrado su lugar en la Iglesia, que es Dios quien se lo ha dado? , que en el corazón de la Iglesia... ¡será el amor!...

Ella le dijo a nuestra madre, pocos días antes de su muerte: “Una sola expectativa hace latir mi corazón, es [873] el amor que recibiré y el que podré dar... almas está por comenzar... ¡Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra!...” @DEA 17-7@ He aquí el pensamiento que me viene sobre la Sierva de Dios: en el corazón de sor Teresa de el Niño Jesús, el amor divino fue un fuego en la tierra escondido bajo las cenizas de la vida oscura del Carmelo. Después de haber elegido ya a santa Matilde, santa Gertrudis y la beata Margarita María para revelar al mundo el amor con que la ama, ¿no quiso Nuestro Señor servirse de la Sierva de Dios para incendiar la tierra? Lo que podría confirmar mi pensamiento sería el extracto de una carta de un sacerdote argentino, don Agustín Barréro de Buenos Aires, 1914, de la cual aquí algunos pasajes:

“Cómo doy gracias a Dios por el bien que hace en el mundo a través del apostolado póstumo de su pequeña Sierva... Aquí está ella predicando a todos a la vez, en su propia lengua, el Evangelio de la salvación, el pequeño camino de la infancia espiritual. ¡Qué milagro de omnipotencia divina es este Pentecostés renovado y agrandado! ¡Qué lección para nuestro orgulloso siglo, y también para nosotros, ministros del Señor, y que para llegar a las almas, contamos más con nuestra ciencia que con nuestra santidad!...»

 

El amor de Dios se desarrolló, en el corazón de la Sierva de Dios, el de los pobres y el de todos los que sufrían. Su gran alegría fue que se le encomendó la tarea de llevar limosna a los desdichados que venían a tenderles la mano.

[874] Esta caridad creció en su corazón con la edad y floreció en el Carmelo. Apenas entró mostró una caridad conmovedora en el noviciado, en el bien que se esforzaba en hacer a una de sus compañeras. ¡Con qué caridad no me consolaba también en muchas de las dificultades que encontraba y que ella sentía tan dolorosas para mí!

Ella ya tenía en el corazón la conversión de los pecadores, y emprendió la del desdichado Padre Jacinto, en quien todavía pensaba al final de su vida, ofreciendo su última comunión por él.

 

No recuerdo haberla oído nunca decir una sola palabra contra la caridad, ni una respuesta amarga si alguna vez le dijeron algo doloroso.

Si la necesitaban para algún servicio, nunca mostraba ni aburrimiento ni fatiga. Si alguien llamaba a la puerta de su celda, cuando estaba más ocupada, igual iba a responder con una sonrisa.

Le gustaba poner sus pequeños talentos de pintura y poesía al servicio de las hermanas; felizmente dedicó su tiempo libre a ello, y se lo dio tanto a los demás que no pudo encontrar nada para ella.

Elle s'offrait pour tous les travaux pénibles, pour le lavage surtout s'ingéniait à se renoncer, allant à l'eau froide l'hiver, ce qui lui coûtait beaucoup, et l'été, au contraire, elle restait de préférence à la lavanderia. Allí sufrió en silencio que la hermana que estaba frente a ella le echaba en la cara, sin darse cuenta, el agua sucia de la ropa que estaba lavando.

 

Observó en las recreaciones, como en otras partes, el [875] punto siguiente de nuestras Constituciones: "Que no tengan amistad particular y que todos se amen en general, como Nuestro Señor Jesús sus apóstoles... El punto de amarse unos a otros en general es de gran importancia” @Constituciones de 1582@

 

En el recreo no buscaba la compañía de sus hermanas, según la naturaleza, a pesar de su afecto por ellas. Se impuso este sacrificio a sí misma para que no sufriera su viva caridad hacia su familia del Carmelo. Saliendo de un retiro, llegó al recreo sin haber ido a saludar a su querida madrecita Inés de Jesús, lo que le causó un gran dolor. Esperaba al menos que se sentara a su lado, pero no fue así, fue a pararse cerca de la primera esquina. Esto se lo dijo a Madre Geneviève, quien la regañó, diciéndole que no era

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

no era escuchar la verdadera caridad. El padre Auriault, a quien cité este hecho, me dijo: “¡Oh! ¡Lo encuentro maravilloso! », y la ex monja, que me lo contó, me dijo hace muy poco: « Sor Teresa es un alma que tiene una misión sublime que cumplir en la Santa Iglesia »; y me añadía, hablando de la perfección de la Sierva de Dios: "De verdad, nunca hemos visto eso".

Soportó en silencio todo lo que para ella era un tema de ejercicio, y venció una natural antipatía hacia una hermana como ella misma lo cuenta, el demonio haciéndole ver en ella tantos aspectos desagradables: por eso no cedió. resistir la tentación, diciéndose a sí misma que la caridad no consiste sólo en los sentimientos, sino en las obras. Actuó, pues, con esta hermana, como con la persona más querida, [827] y le prestó todos los servicios que pudo. Rezó por ella, ofreció a Dios las virtudes y los méritos de esta monja: "Sentí - dijo - que esto alegró mucho a mi Jesús". Sonrió a esta hermana cuando estuvo tentada de responderle desagradablemente y cambió la conversación. Esta hermana le preguntó un día qué podía atraerla tanto de ella que le regalaba una sonrisa tan hermosa cada vez que la encontraba... "Ah", dijo ella, "lo que me atraía era Jesús escondido en el fondo de su corazón". » @MSC14,1@

 

Pidió, por propia voluntad, ser compañera de trabajo de una hermana cerca de la cual le esperaba un verdadero y difícil apostolado. ¡Qué paciencia y qué caridad tuvo que practicar en esta tierra erizada de más de una espina! Pero ella trabajó con tanta bondad, inteligencia y sabiduría que logró hacerle mucho bien.

Practicó otro acto heroico de caridad del que fue testigo la comunidad, en el servicio que ofreció prestar a la buena Hermana Saint-Pierre que caminaba sólo con muletas. Tenía que ser conducida al final de la oración de la tarde, del coro al refectorio, ¡lo cual no era poca cosa! ¡Qué oportunidad de paciencia no encontró allí! Hizo todo lo posible para satisfacer a la pobre lisiada, empujando su virtud hasta el punto de ofrecerse a cortarle el pan.

Todavía fui testigo de su caridad cuando la influenza vino a sembrar consternación en la comunidad, cobrando tres víctimas de él. Todas las hermanas excepto dos o [877] tres estaban postradas en cama. El servicio fue suspendido: había un silencio de muerte en la comunidad. Sor Teresa del Niño Jesús se multiplicaba entonces junto a las hermanas enfermas y agonizantes, así como en la sacristía, con una serenidad, una presencia de ánimo y una inteligencia que no eran ordinarias. Nuestro superior Monsieur Delatroëtte, que había sido tan hostil a su llegada, se sorprendía cada vez que venía a ver a sus hijas. A partir de entonces, percibió en este niño un sujeto de gran esperanza para el futuro de la comunidad.

 

Todavía era muy conmovedor ver con qué tierna caridad rodeaba, a pesar de las molestias que a menudo le causaba, la buena madre María de Gonzague. La Sierva de Dios, con su notable finura de espíritu, captó las carencias que estaban unidas a tantas bellas cualidades en esta Madre que amábamos a pesar de todo. Perfectamente consciente de lo que la hacía sufrir, supo, con sus modales infantiles, envolverla en ternura, consolarla, iluminarla, y ninguna palabra mejor podría aplicarse a la Sierva de Dios que esta: “La verdad viene de la boca de los niños.” Fue especialmente con motivo de una elección que sabía había sido muy dolorosa para la desdichada madre, que le escribió una carta muy hermosa, al parecer, que fue una buena semilla sembrada en su corazón.

 

[Sesión 44: - 9 de septiembre de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[881] [Respuesta a las solicitudes trigésima séptima a trigésima octava inclusive]:

La prudencia del Siervo de Dios era la de un anciano que experimentaba la vida con sus pruebas. Ella observaba todo, reflexionaba profundamente, su mirada siempre fija en el buen Dios.

Era muy reservada en todo, tanto en sus palabras como en sus actos más pequeños, en las pequeñas y grandes dificultades que se multiplicaban bajo sus pasos.

 

Su prudencia se manifestó en las difíciles gestiones que tuvo que hacer por su vocación. En estas coyunturas recurría a la oración, ponía su confianza en Dios, no se impacientaba y no tenía palabras amargas para los que frustraban su deseo. Tomó mucha energía, como ella misma dice, atreverse a hablar con el Papa, cuando solo era una niña de catorce años.

Cuando entró en el Carmelo, ejerció gran reserva para no apegarse humanamente a su Madre Priora; luego, cuando le venían problemas de esta pobre madre, hacía siempre como si nada, sonriéndole a pesar de todo y rindiéndole el mismo respeto.

Testigo, a veces, de las dolorosas dificultades que la Madre María de Gonzague provocaba a la Madre Inés de Jesús, que se convirtió en Priora, la Sierva de Dios sufrió cruelmente por ello, pero guardó silencio. Un día, sin embargo, me dijo, con el corazón lleno de lágrimas: "Ahora comprendo lo que sufrió Nuestro Señor al ver sufrir a su madre durante su pasión" @Fuente pre.@

 

[882] En el noviciado mostró gran prudencia en hacer el bien a una de sus pequeñas compañeras, cuyo carácter hacía temer las indiscreciones. Habiendo experimentado ella misma lo que sufre un alma por la falta de libertad en materia de conciencia, trabajó con tanta prudencia como sabiduría para evitar este sufrimiento a sus novicias. Fui testigo de su prudencia en esto, cuando yo era sacristán: me pedía que enviara secretamente al confesionario novicias que no se atrevían a pedir permiso a la Madre de Gonzague.

Sólo iba al salón por caridad. Allí, si se le pide su consejo, ella

 

Testigo 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

las entregó con sencillez y humildad y se mostró siempre, como en todas partes, ángel de paz.

Amaba la soledad, su pequeña celda; realmente tenía desprecio por el mundo y era una "persona de oración" como exigen nuestras santas Constituciones @Sta Teresa de Ávila@

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima novena y cuadragésima]:

La Sierva de Dios nunca dejó de practicar la justicia hacia Dios y los santos a través del culto que les rendía. Las ceremonias, las fiestas, la frecuentación de los sacramentos, todo la deleitaba. En el Carmelo tuvo la mayor devoción al oficio divino. “El oficio divino —dijo al final de su vida— fue mi felicidad y mi martirio tanto por mi gran deseo de recitarlo bien como de no equivocarme. No creo que nadie pueda desear más que yo recitar perfectamente el oficio y [833] atenderlo bien en coro” @DEA 6-8@

 

Siempre fue muy sumisa a la dirección de sus superiores y confesores a los que tenía en gran estima, y ​​que ellos mismos le dieron una muy parecida.

Practicó la justicia en su modo de entender y practicar el silencio, porque lo observó según este punto de nuestra santa Regla: "El adorno y atavío de la justicia es el silencio" @Regla del Carmelo@

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]: l

La mortificación de la Sierva de Dios fue heroica, pues la hizo consistir sobre todo en el sostén de los mil y mil pequeños sufrimientos que componen la vida religiosa y en la constante amenidad hacia todos, a pesar de los continuos enfrentamientos que uno encuentra constantemente incluso en las comunidades más perfectas, por la diferencia de carácter y educación. La Sierva de Dios soportó todo en silencio. Nunca se quejó de nada, ni de frío ni de calor, aunque después se supo que había padecido de este último hasta la muerte. Tomaba las cosas como se las daban, ya fuera para vestirse o para comer. En este último punto tuvo mucho que sufrir, pues a menudo no le quedaban más que sobras, mientras que a tan tierna edad habría necesitado ser sustentada con alimentos muy fortificantes, como se debe hacer para cualquier sujeto tan joven y en tan frágiles condiciones. y salud delicada.

 

[884] [Continuación de la respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

No puso, pues, su mortificación en las grandes austeridades, que hubiera amado mucho, si hubiera tenido permiso, pero en las que el amor propio y el orgullo encuentran a menudo su alimento. Lo puso sobre todo en la renuncia de sí misma y de su propia voluntad. Además, eso lo había entendido desde niña: ya estaba tratando de quebrantar su voluntad, sus sentimientos, retener una palabra inútil y mil cosas más por el estilo.

Llegada al Carmelo, se puso a trabajar, y puedo afirmar que sus comienzos fueron muy dolorosos. Le costó mucho ir a tirar el pasto al jardín, donde la enviaba todos los días a las cuatro y media para que tomara un poco de aire fresco, pero tuvo cuidado de no decírmelo, sobre todo porque era una buena oportunidad para que ella se encontrara. Nuestra Madre, que no dejaba de humillarla diciéndole: “¿Qué es una [4] novicia a la que hay que sacar a pasear todos los días?...” Y le oyó decir de nuevo: “Esta niña hace absolutamente nada." Y luego agradeció a Nuestra Madre por esta preciosa educación.

 

Habiéndole reprochado nuestra madre su falta de devoción en los oficios, se sintió obligada a trabajar en sus ratos libres sin decírselo a nadie.

Cuando iba hacia Nuestra Madre, cuando la madre Agnès era priora (y esto le sucedía menos que a las otras hermanas), si la portera o alguna otra hermana llegaba a molestarla, no se quejaba nunca, aunque profundamente. abajo ella sufrió notablemente de ella.

Esta fiel y constante mortificación en la que creció y que se prolongó a lo largo de su vida, nos permitió verla siempre sonriendo al sufrimiento.

 

Dos meses antes de su muerte, la Madre Agnès de Jesús, al oír que se alababa su paciencia, vino a visitarla un día, con el deseo de sorprenderla en un momento de crisis; en el mismo momento su rostro adquirió una expresión de alegría y fue animado por una sonrisa celestial. Ella le preguntó si ella podía ser la causa; ella respondió: "Es porque siento un dolor muy grande, siempre he tratado de amar el sufrimiento y acogerlo" @CSG@,

Dijo también: "El sufrimiento hace tiempo que se convirtió en mi cielo aquí abajo y me cuesta entender cómo me será posible aclimatarme en un país donde reina siempre la alegría sin [886] ninguna mezcla de tristeza" @HA 12 @

 

[Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

Desde su más tierna infancia, la Sierva de Dios supo dominar su naturaleza y mantener su temperamento ecuánime y benévolo.

En el Carmelo su fuerza se manifestó desde el principio en su energía para soportar las austeridades de la Regla y las desolaciones espirituales. Aceptó valientemente las severidades de su madre priora. A pesar de la ilusión de varias hermanas sobre la forma en que la trataban y que pensaban que de todos modos era mimada, en realidad fue muy probada por Nuestra Madre. Cuando la conoció, solo recibió reproches que soportó en silencio. Durante sus direcciones, donde permaneció cerca de nuestra Madre durante una hora, la regañaron casi todo el tiempo, y lo que más dolor le dio fue no comprender los medios para corregirse a sí misma por las faltas que le reprochaban.

La Sierva de Dios tenía este principio de que uno debe ir hasta el límite de sus fuerzas antes de quejarse. “Todavía puedo caminar—dijo—debo cumplir con mi deber” @HA 12@

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

El día que entró en Carmel, escuchó los sollozos de su familia cuando se dirigía a la puerta de cierre. No derramó una lágrima, pero su corazón latía tan fuerte que se preguntó si no se iba a morir por eso. Nuestra Madre Santa Teresita dice que “cuando se arrancó de los brazos de su padre sintió [887] que se le rompían los huesos” @Vida 4-1@; ¿Cómo debió haber sido para esta niña de 15 años a quien Dios le pedía imponer tal sacrificio a su venerable padre por tercera vez?

Todavía era postulante cuando su padre sufrió una parálisis que, buscando adherirse al cerebro, hizo temer una terrible desgracia. La Sierva de Dios me sorprendió cuando en esta circunstancia me dijo, lanzando una mirada angelical hacia el cielo: “Sufro mucho, pero puedo sufrir aún más” @MSA 73,1@. Tiempo después de tomar el hábito, este calvario estaba en su apogeo: “Ya no podía —escribía— entonces decir: podría sufrir más”, @MSA 73,1@

 

En todas sus pruebas, la Sierva de Dios sufrió en silencio, como Nuestro Señor durante su Pasión. Al contemplar su Divino Rostro comprendió “que un alma sin silencio es una ciudad indefensa y que el que calla conserva su alma” @Fuente pre.@.

 

[Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

La Sierva de Dios estaba, en el Carmelo, como en su infancia, envuelta en una atmósfera de inocencia y franqueza que imponía reserva y respeto.

Su compañera de Primera Comunión, interna con ella en la comunidad benedictina, Mademoiselle Louise Delarue, me dijo un día que no podía olvidar "el aire de inocencia y el extraordinario candor de su joven, extraordinaria compañera", repetía, subrayando muy bien esta palabra. fuertemente.

 

[888] El buen Cura de Ars decía: «El Espíritu Santo reposa en un alma pura como en un lecho de rosas, y del alma donde reside el Espíritu Santo sale un buen olor, como el de la vid en las flores. " Estas admirables palabras no pueden aplicarse mejor que a la Sierva de Dios.

Su pureza se revelaba en todo su porte, que tanto notó el Padre Youf, nuestro capellán, cuando entró a confesar a las hermanas enfermas, que nos la ofreció como modelo. Y el jardinero, al verla pasar por debajo de nuestros claustros cuando estaba trabajando en el patio, la reconoció, a pesar del velo, por el vestido, y se edificó mucho de no verla dar un paso más rápido que el otro. Se fue con los ojos bajos y vivió sólo para el buen Dios. Esta bienaventuranza: "Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios", le venía muy bien. No puedo comparar mejor a la Sierva de Dios que a esos riachuelos de nuestros valles que corren a la sombra y sin ruido, y cuya agua límpida nunca se enturbia.

 

He aquí un testimonio insólito, dado a la virtud de la Sierva de Dios por un zuavo que la admiraba mucho: el agradecimiento a una señora que le había regalado la "Historia de un alma" y una reliquia de Sor Teresa de la Niñez Jesús, le dijo: "Pasé cuatro años con el general Gouraud, es como sor Teresa, puro como un ángel y fuerte como un león". Esta dama de lo más honorable, nos transmitió estas curiosas palabras que creyó que debían deleitarnos.

 

[Respuesta a la cuadragésima cuarta solicitud]:

De la Sierva de Dios se podría decir estas palabras de San Francisco de Sales: “Pocas cosas deseo, y lo poco que deseo, muy poco deseo”.

Sor Teresa del Niño Jesús habla con mucha sinceridad cuando dice, en su cántico “Vivre d’amour”:

"Al divino Corazón, rebosante de ternura, le di todo, ligero corro, no me queda más que mi única riqueza: ¡amar siempre!" @PN17@

 

Durante su postulantado le gustaba tener cosas ordenadas para su uso, y encontrar al alcance de la mano todo lo que necesitaba para trabajar, pero, poco a poco, Jesús la fue iluminando en este punto y ella fue fiel a la gracia. Así que felizmente sacrificó "su bonita jarra de celular" @MSA 74,1@ por otra tosca y astillada que la reemplazó. Luego se enamoró de los objetos más feos e inconvenientes. Una tarde, por error, le quitaron la lámpara; tenía mucho en lo que trabajar y estaba tentada a impacientarse; pero la luz de la gracia la iluminó de tal manera que se regocijó de verse privada no sólo de las cosas agradables, sino también de las esenciales. Si no pudiera prescindir absolutamente de algún objeto, lo pediría, pero con humildad, como los buenos pobres que tienden la mano para recibir lo necesario.

Jamás hubiera tomado tiempo del trabajo para adornar con flores la estatua del Niño Jesús, [890] cuya decoración le fue confiada; sólo le dedicaba su tiempo libre.

La sorprendí una tarde, desmantelando un retablo: en lugar de cortar el alambre, lo tiró suavemente con una pequeña herramienta, para volver a usarlo con espíritu de pobreza.

Tomaba su ropa tal como se la daban, sin pedir nunca más; lo mismo para la comida.

 

Comprendió la pobreza de espíritu con gran perfección: se desprendió de los pensamientos personales que, sin embargo, parecen propiedad. Dijo: "He recibido la gracia de no apegarme más a los bienes del espíritu y del corazón que a los de la tierra, y encuentro muy natural que mis hermanas se apropien de ellos" @MSC 19,1 ,XNUMX@

La Sierva de Dios tenía constantemente ante los ojos estas palabras de nuestras santas Constituciones: “Tengan siempre ante los ojos la pobreza que profesan, para esparcir su olor por doquier” @Ste th. const.@

Era verdaderamente aquella pobre del Evangelio a la que pertenece el reino de los cielos.

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

[Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

Desde su entrada en el noviciado, la Sierva de Dios me fue sumisa en todo, y en su obediencia, como en las demás virtudes, superaba a sus compañeras. Nunca me hizo una observación: su obediencia fue tan pronta como ciega, no sólo hacia mí, sino también hacia su madre priora.

 

[891] Un día pensé que le facilitaba la oración sugiriéndole un pensamiento que creía que podía ayudarla, pero sabía que para ella era sólo un cansancio: no me dijo nada al respecto. se habría obligado a reflexionar sobre este pensamiento si no me hubieran advertido.

Nuestra Madre a veces hacía recomendaciones que ella misma ya no recordaba tiempo después, lo que hizo creer a las hermanas que también podían prescindir de seguirlas. Para la Sierva de Dios no fue así: continuó practicándolos fielmente.

Habiendo dejado yo misma mi puesto de maestra de novicias, tuve a la Sierva de Dios conmigo por algún tiempo, para ayudarme en la sacristía. Todavía pude admirar en este oficio cuál era su humildad, su deferencia y su obediencia: nunca se habría ofrecido para un trabajo poco elevado; se mantuvo muy pequeña y no habría tocado los vasos sagrados sin mi permiso.

 

Pero aquí está el acto de obediencia más heroico que le he visto realizar. El Reverendo Padre Auriault, de la Compañía de Jesús, a quien se lo dije, quedó muy edificado. Fue cuando la Sierva de Dios recibió de Madre María de Gonzague, su priora, la durísima orden de no volver al confesionario para encontrar al Reverendo Padre Alexis Franciscano, predicador de nuestro retiro; sin embargo, era su derecho como el de las otras hermanas. Este santo religioso había puesto paz en su alma, luego turbada por un verdadero martirio interior y le había dicho que volviera. Pero no se atrevió a quebrantar la defensa de su Madre Priora. [892] Me confió su dolor; Me movió y le aconsejé que insistiera con nuestra Madre, pero para mayor perfección prefirió callar, poniendo en práctica este punto que termina nuestra santa Regla: "Honra a tu priora con toda humildad, reconociéndola por Jesucristo más que por lo que es en sí mismo” @Regla del Carmelo@

 

Fue por orden de obediencia que puso toda su piedad y su talento aún inexperto en pintar un fresco de ángeles que rodeaba el sagrario del oratorio. Las funciones que ella asigna a cada uno de ellos expresan los deseos de su alma: cantar las alabanzas de Dios, dar a conocer a Dios, como los misioneros, arrojar flores, esparcir como rosas bajo los pies de Nuestro Señor por ella mil sacrificios. .

 

[Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

La Sierva de Dios, nada más entrar en el noviciado, puso en práctica este punto tan recomendado en nuestras Constituciones y tan esencial a la perfección: “Cuídense mucho de no disculparse, sino por algo que sea necesario” @Const. Desde Ste Th.@.

Un día la regañé en el noviciado por un jarrón pequeño roto y le dije que no tenía orden. Pero ella no era culpable; le costó mucho no decírmelo, pero sin embargo permaneció en silencio.

Nunca se presentó por lo que podría haberla hecho aparecer; ella dio su opinión solo con mucha humildad y solo cuando se le preguntó. No había egoísmo en ella, no había susceptibilidad.

 

[893] En la vigilia que precedía al gran día de su profesión, el demonio le sugirió que la vida del Carmelo no le convenía. Corrió humildemente para revelarme su tentación. Rápidamente la tranquilicé, pero para humillarse mejor, ella también quiso contarle a nuestra madre Marie de Gonzague lo que le había sucedido.

 

[Sesión 45: - 10 de septiembre de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

 

[896] [Continuación de la respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

Llena de las gracias de Dios, la Sierva de Dios no se las atribuía a sí misma; pero, como la humildad es la verdad, sin embargo los reconoció, atribuyendo a Dios toda la gloria. No tuvo miedo de decir, como la Santísima Virgen, "que el Señor había hecho grandes cosas en ella"; pero agregó: "y lo más grande es haberme mostrado mi pequeñez y mi impotencia en todo lo bueno" @MSC 4,1@.

Al ver una espiga de trigo inclinarse por el peso de sus granos, dijo: "El buen Dios me ha cargado de grano para mí y para muchos otros, por eso quiero inclinarme bajo la abundancia de los dones divinos. , reconociendo [897] que todo viene de arriba” @DEA 4-8@

No buscó ni las miradas, ni la estima, ni las alabanzas de los hombres, siendo sólo Dios su todo.

Fue en la meditación de la Santa Faz donde estudió la humildad y comprendió mejor que nunca que la verdadera gloria consiste en querer ser ignorada y contada por nada. “Hay – dijo – sólo el último lugar que no es vanidad y aflicción de espíritu” @ Fuente pre. Libro imitado 3, cap. XXVII@

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

Vi monjas realmente fervientes e incluso muy santas aquí, como la Madre Genoveva, nuestra fundadora, la Hermana Adélaïde, la Hermana Luisa y muchas otras, pero eso no fue exactamente lo que vi en la Hermana Teresa de 'Niño Jesús. En esta nunca he podido observar un solo momento de debilidad, ni un murmullo, ni siquiera una expresión de tristeza, y esto a pesar de su corta edad y de los grandes sufrimientos de alma y cuerpo que ella experimentó. Era una constancia de perfección y una amenidad sin sombra. Creo que es una virtud heroica.

 

[Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Nunca noté nada indiscreto.

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

en su conducta, por el contrario, una característica de su virtud, fue la sencillez.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

Yo personalmente no observé ninguna manifestación sobrenatural extraordinaria [898] en la vida de la Sierva de Dios. Sólo escuché algunos hechos muy ciertos relatados por nuestra madre Inés de Jesús y por varias de nuestras hermanas. Entonces, alrededor de los 10 años, la Sierva de Dios fue favorecida por la aparición de la Santísima Virgen, que vino a curarla de una grave enfermedad. Tuvo un transporte de amor durante su noviciado, pero sólo tengo un vago conocimiento de ello: tal vez la Madre Marie de Gonzague le había dicho que no me hablara de eso.

Durante su enfermedad le habían traído rosas para cubrir su crucifijo, que era su devoción. Habiendo caído algunos pétalos al suelo, fueron recogidos para tirarlos. Luego dijo con aire misterioso: “¡Oh! no los tires: pueden hacer feliz a la gente » @DEA 14-9@

Otro día, le dijo a la Madre Agnès de Jesús: “Después de mi muerte tendrás muchas pequeñas alegrías, en el buzón y al costado de la torre” @DEA 11-8@, palabras que entonces eran misteriosas y que son hoy plenamente realizado.

 

[Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

No creo que haya hecho ningún milagro en su vida.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

La Sierva de Dios escribió las páginas sublimes de la "Historia de su alma" por obediencia, en la sencillez y rectitud de su corazón, sin sospechar que este libro estaba destinado a ser publicado. Dios lo quiso así, para que todo el mundo pudiera beneficiarse de él, como prueba la rápida y prodigiosa difusión de estas líneas [1], que deleitan a las almas y les enseñan a ir a Dios por la confianza, el amor y el abandono... Yo no sabía que ella había escrito esta vida, y cuando se leyó en el refectorio, me sobrecogió el asombro y la admiración. Tiempo después, en mi larga jubilación, retomé este admirable libro. Después de meditar algunas páginas de él, tuve la inspiración, siguiendo el ejemplo de Sor Teresa, de leer algo al azar en los Santos Evangelios, y aquí están las palabras sobre las que cayeron mis ojos: ¿De qué cosas tan maravillosas se dicen? Es Jesús, el hijo de José, y sus hermanas están entre nosotros”.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

Cuando la enfermedad llevó a la Sierva de Dios a la enfermería, allí mostró heroicamente la virtud que había adquirido en la salud, que exigen nuestras Constituciones.

Su coraje y su paciencia estaban a la altura de sus sufrimientos físicos y morales, pues las pruebas del alma fueron su porción hasta el final.

La comunidad rara vez iba a verla para no cansarla, estaba tan débil; pero siempre se la encontró alegre, afable, teniendo para todas sus hermanas nada más que una sonrisa angelical.

Dios permitió que nuestro santo y devoto médico, el señor de Corniere, no pudiera darle aquellos alivios que habrían aliviado sus crueles sufrimientos. Ella los soportó hasta el final en toda su intensidad. El doctor [900] se edificó mucho y dijo: “¡Ay! si supierais lo que sufre, no querríais tenerla en la tierra. No podré curarla, es un alma que no es de la tierra" @DEA 24-9@

Después de recibir la Extremaunción, dijo: “He encontrado la felicidad y la alegría en la tierra, pero sólo en el sufrimiento, porque he sufrido mucho aquí abajo; habrá que decírselo a las almas. En mi niñez quise sufrir, pero no pensé que lo convertiría en mi alegría: es una gracia que el buen Dios me dio después" @DEA 31-7@

Su alma estaba tan entregada al amor que el sufrimiento se había vuelto dulce para ella; sin embargo, pidió que oráramos por ella, porque sentía su debilidad.

 

Había vivido, como un ángel, en nuestro Carmelo, allí moriría como un serafín.

El 30 de septiembre de 1897 comenzó la agonía a las 3:7 horas. La comunidad se reúne a su alrededor. A las 30 de la noche, las hermanas, que habían salido un momento, fueron llamadas de regreso por un fuerte toque del timbre: corrí y llegué a tiempo para verla inclinar la cabeza hacia la derecha nuevamente, moverse. sus labios, diciendo: “¡Oh! ¡Lo amo!... ¡Dios mío!... ¡Yo... te amo...! » @DEA 9-XNUMX@. Estas fueron sus últimas palabras. Se agachó, entreabrió los ojos, lanzó una mirada brillante y magnífica hacia la imagen de la Santísima Virgen, como si viera algo sobrenatural, y su alma voló hacia el cielo. Se moría de amor, como había soñado.

Pensé que la Santísima Virgen había venido a buscarla a principios del mes del Rosario para compensarla por la conmovedora piedad con que había usado las rosas para testimoniar su amor a Nuestro Señor. Iba al cielo a recoger rosas más hermosas que las de la tierra, para arrojarlas como lluvia de gracia sobre el mundo entero, según su promesa.

 

[Respuesta a la quincuagésima tercera solicitud]:

Era muy hermoso, expuesto a la reja del coro; pero esta belleza era muy débil comparada con la extraordinaria belleza con que irradiaba, cuando la comunidad levantó el cuerpo bajo el claustro, a la puerta de la enfermería. Me agarró y me pregunté si realmente estaba muerta: me parecía tan viva que no me habría sorprendido verla sonreír a su pequeño Jesús, que pasaba cerca de su estatua bajo el claustro. Parecía una virgen mártir tendida sobre su relicario, más que una carmelita pobre sobre su ataúd.

 

El apoyo de la gente fue numeroso, pero no hubo nada extraordinario allí.

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima cuarta y quincuagésima quinta]:

No asistí a estas diversas ceremonias; No creo, por lo que he oído, que algo fuera de lo normal haya pasado allí.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

He oído que había un número considerable y cada vez mayor de peregrinos ante la tumba de la Sierva de Dios.

 

[902] [La testigo responde entonces a la pregunta quincuagésima séptima]:

Dije que los capellanes y confesores del monasterio tuvieron en vida a la Sierva de Dios en singular estima. Así, el padre Youf, que la conoció desde que entró y la confesó hasta su muerte. El padre Baillon, de quien se decía que era uno de los sacerdotes más instruidos de la diócesis ya quien ella gustaba de consultar, también tenía la mayor consideración por la Sierva de Dios. El Reverendo Padre Armand Lemonnier también la consideraba un alma predestinada, sólo hablaba de ella con profundo respeto; él la llamó "la florecita" y atribuyó gran autoridad a su consejo.

En la comunidad se la consideraba un angelito y un modelo de perfección religiosa. Por supuesto, escuché aquí y allá algunas pequeñas quejas; pero surgieron más bien de las faltas de juicio o carácter de quienes las hicieron.

[903] Desde su muerte, la fama de santidad y milagros de la Sierva de Dios se ha extendido sin medida. No puedo compararlo mejor que con el grano de mostaza del Evangelio, esa más pequeña de las semillas que se eleva como un árbol donde vienen a morar las aves del cielo.

 

Su influencia es muy notoria en nuestra comunidad. Desde la muerte de la Sierva de Dios, la marcha de nuestro Carmelo se ha hecho patente en la regularidad, el silencio y el fervor. Un predicador de retiros le dijo a nuestra madre: "Madre, vemos que por tu Carmelo ha pasado un santo".

La difusión de su reputación de santidad en todo el mundo puede medirse por el número de ejemplares de su vida o de sus memorias que hubo que publicar para satisfacer las peticiones que llegaban de todo el universo. Las “vidas” se cuentan por cientos de miles y las imágenes por millones. De la mañana a la noche, trabajo solo para ella; Preparé miles de imágenes; Casi no recibo cartas en las que no me hablen de ella; Nunca voy al salón excepto para escuchar sobre eso. Sus retratos, sus imágenes, encantan a quien las contempla, entre otros, el hermoso heliograbado que se encuentra al comienzo de su vida.

El torrente de cartas, que asciende a 500 cada día, testimonia la confianza ilimitada de todos, y en particular de los soldados, en la Sierva de Dios. Los oficiales la toman como protectora de su regimiento o de su compañía; así es como el coronel [904] Etienne le escribió a nuestra madre que llamaba a su regimiento "regimiento de la hermana Thérèse". Un aviador colocó su imagen en las alas de su avión. Monsieur Augustin Barréro, sacerdote argentino, escribió en una carta que ya cité: “El otro día almorcé a bordo de un velero, en la rada de Buenos Aires. ¿Sabes qué me llamó la atención cuando entré en el camarote del capitán?... ¡El retrato de sor Teresa!

A bordo había dos copias de su vida; todos los oficiales lo habían leído y nuestra conversación giró en torno a él durante buena parte de la comida. ¡Real! sólo hay infierno donde no se la ama ni se la imita”, y añadiría que creo poder decir que ella allí provoca la rabia y la desesperación de los demonios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

Nunca he oído una sola palabra de oposición a la reputación de santidad de la Sierva de Dios. Todas las personas que conozco, en la comunidad o fuera, son muy devotas de él y tienen un gran deseo de su beatificación.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima novena]:

La primera manifestación de la influencia sobrenatural de la Sierva de Dios fue, como decía, el evidente desarrollo del fervor religioso en la comunidad. En varias ocasiones, Sor Teresa del Niño Jesús manifestó su presencia a través de perfumes milagrosos. Yo mismo he sido favorecido [905] varias veces, una entre otras preparando pequeños papeles destinados a recibir sus reliquias. Mi hermana Jeanne Marie, que iba a terminar este trabajo, olió los mismos perfumes cuando abrió la caja que contenía estos papelitos. Desde entonces, hace más de dos años, al momento de recibir la Sagrada Comunión, un perfume de un olor exquisito que no puedo definir, me envolvió con tanta fuerza que me sobrecogió la sorpresa; durante unos días percibí el olor de las violetas mientras me retiraba de la mesa sagrada. Estos diversos perfumes me han sido explicados por diversos acontecimientos de pruebas o consuelos concernientes a mi familia.

Mi hermana Geneviève, incapaz de reconocer cuál había sido el gran velo de sor Thérèse, le pidió que le diera la señal de él, permitiendo que el que pondría en la pierna enferma de una hermana con un velo blanco, operara su curación. Se le contestó, y esta hermana, cubierta de una treintena de furúnculos, quedó tan curada que desde aquel día (hace 7 años el 1 de junio) nunca dejó de cocinar sola, obediencia tan dolorosa que ordinariamente se da, cada semana, por turnos, a nuestras hermanas del velo blanco.

 

[Respuesta de las preguntas sexagésima a sexagésima quinta inclusive]:

Yo personalmente no he sido testigo de un milagro de curación. He oído leer los muy numerosos informes enviados al Carmelo: hay gracias maravillosas, pero no he retenido los detalles de estos comunicados.

 

[906] [Respuesta a la solicitud sexagésima sexta]:

Al terminar mi declaración, vuelvo a decir, como en el Juicio Ordinario, que es para mí, cuando considero a la Sierva de Dios, lo que es para cualquier ojo que mira las estrellas del cielo: cuanto más las fija y cuanto más descubre.

 

TESTIGO 10: María de los Ángeles y del Sagrado Corazón OCD

 

Así, cuanto más contemplo esta alma, más la reconozco y la proclamo santa.

¿De dónde podría venir la santidad del Siervo de Dios? Tal vez sería permisible pensar que ella podría haber tenido su fuente en las virtudes de sus propios padres, notables por su vida cristiana. También es lícito creer que la santidad de nuestras fundadoras que conocí puede tener mucho que ver. Lo que podría confirmar mis pensamientos es que una noche después de la muerte de nuestra venerable madre Genoveva, Sor Teresa del Niño Jesús la vio en un sueño, dando a cada una de sus hijas algo que le había pertenecido; se acercó a ella con las manos vacías, y mirándola con ternura le dijo: "A ti te dejo mi corazón" @MSA 79,1@

 

[907] [En cuanto a los artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya ha presentado en respuesta a solicitudes anteriores. — Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de los Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Signatum: HERMANA MARÍA DE LOS ÁNGELES Y DEL SAGRADO CORAZÓN, testigo, he testificado, como arriba según la verdad, lo ratifico y confirmo.

Testigo 11 - Francoise‑Thérèse Martin Ord. Tornillo. BMV

Hermana de Santa Teresa, Léonie (1863-1941) había entrado en la Visitación y testificado como séptima testigo en el Juicio Informativo Ordinario (vol. I, pp.339-359). A pesar de su buen corazón, había sido para su pueblo, por su naturaleza débil y enfermiza, motivo de preocupación y perplejidad. El itinerario de su vocación fue bastante atormentado: un primer intento en las Clarisas de Alençon (1886) y otros dos luego en la Visitación de Caen (1887-1888 y 1893-1895). La debilidad y la inconstancia se mezclaban siempre con una innegable buena voluntad y con una generosidad fuera de lo común.

Sor Thérèse siempre había creído en el éxito final de la vocación de Léonie y antes de su muerte afirmó a sor María del Sagrado Corazón: “Después de mi muerte, haré que regrese a la Visitación y allí perseverará”. Esta profecía se hizo realidad. A la edad de 36 años, el 29 de enero de 1899, Leonia entra por tercera vez en la Visitación y permanece allí. En la escuela de san Francisco de Sales y su santa hermana, siguió, humilde y sencilla, el camino de la infancia espiritual evangélica, ofreciéndose a Dios en perfecto abandono.

 

No sabemos si la perspectiva de tener que testificar en el Proceso Apostólico preocupaba a sor Francoise-Thérèse, como sucedió con el Proceso de 1910. Sólo sabemos que, deseando no dejar el monasterio de Caen sin renunciar sin embargo, cuando testificó, tuvo el valor audaz de preguntarle al obispo Lemonnier, que había venido a celebrar su fiesta titular con las visitandinas el 2 de julio de 1915. Recibió esta respuesta: “No vamos a molestar a toda una corte por usted”, exclamó el obispo. Pero mientras en 1910 había sido recibida durante cinco días en las Bénédictines du Saint Sacrement donde había encontrado a Sor Marie-Joseph de la Croix, Marcelline Husé, la antigua sierva de los Guérin, esta vez fue al Carmelo de Lisieux, con sus hermanas, por orden del obispo, y permaneció allí del 11 al

 

TESTIGO: Françoise‑Thérèse Martin Ord. Callarse la boca.

 

18 de septiembre de 1915, encontrando allí a Pauline, Marie y Céline.

De vuelta en la Visitación, pudo participar, con humildad y recogimiento, en la ascensión triunfal de su hermana Teresa, que la había amado mucho. Su salud comenzó a decaer en 1927: frecuentes enfermedades, dolores reumáticos y artríticos. Siempre fue de gran edificación y falleció el 16 de junio de 1941

 

El testimonio de Sor Francoise-Thérèse es muy simple, como en el primer Proceso. Reconoce que tiene poco que decir sobre la vida carmelitana de Teresa, apoyándose sobre todo en las cartas que le había escrito su hermana (cf. pp. 933, 934). Pero ella tiene sin embargo. algunos detalles interesantes sobre las visitas realizadas a Teresa en el locutorio del Carmelo de Lisieux: “Cuando vine a ver a mis hermanas en el locutorio, noté que sor Teresa del Niño Jesús se mostraba particularmente humilde y discreta, saliendo de buen grado el suelo a los demás. Era también de una regularidad muy exacta, retirándose la primera cuando el reloj de arena indicaba que había pasado el tiempo permitido para la sala de visitas” (pp. 292-293). Léonie vuelve en otra parte a esta delicadeza y fidelidad de Thérèse: “Cuando pasó la media hora asignada para el salón, ella no se habría quedado ni un segundo más” (p. 940). Esto de nuevo: “Cuando la vi en el salón del Carmelo, siempre me pareció cuidadosa de no recibir nada, de pedir nada que pudiera ser contrario a la más pura pobreza religiosa” (p. 940).

La Visitandina no olvidó el papel jugado por Thérèse para el feliz desenlace de su vocación (cf. pp. 935-937, 942-943). Todavía testimonia en estos términos la bondad de su hermana: “Noté... que era muy olvidadiza de sí misma, siempre tratando de agradar a los demás. Me conmovió particularmente la gran delicadeza con que se portó conmigo. Yo tenía entonces 23 años y ella solo 13, pero estaba muy atrasado en mis estudios y en mi formación; mi hermanita se prestó a instruirme con gran caridad y exquisito tacto para no humillarme” (p. 922). “Mi hermana pequeña siempre fue muy dulce y tenía el control perfecto. No recuerdo haberla visto nunca mostrar signos de impaciencia, y mucho menos enojarse” (p. 938).

 

La deposición de Léonie es de particular interés por la parte histórica del Proceso de beatificación y canonización de su padre y de su madre, sobre la cual la Hermana Teresa escribió a la Madre Agnès: Tengo la felicidad de pertenecer a padres sin igual que nos rodearon con el mismo cuidado. y la misma ternura” (MA “A” 5,1). Podemos referirnos en particular a las páginas 916 y 917 que contribuyen a restablecer la verdad frente a ciertas insinuaciones infundadas que no dejamos de difundir contra el Sr. y la Sra. Martín.

 

El testigo declaró el 13 y 14 de septiembre de 1915, durante las sesiones 46 y 47 (pp. 913-950 de nuestra Copia Pública).

 

[Sesión 46: - 13 de septiembre de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[913] [El testigo responde correctamente a la primera solicitud].

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Marie‑Léonie Martin, en religión Hermana Françoise‑Thérèse, profesé en la Visitación Santa María de Caen, donde hice mi profesión el 2 de julio de 1900. Nací en Alençon, diócesis de Séez, el 3 de junio de 1863. de Louis-Joseph-Stanislas Martin, joyero y Marie-Zélie Guérin. Soy, pues, hermana de la Sierva de Dios, Teresa del Niño Jesús.

 

[El testigo responde correctamente de la tercera a la quinta pregunta].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Mi único deseo es la gloria de Dios, y no creo [914] que haya en mí ninguna mala disposición que me impida decir la verdad. Testifico muy libremente, y nadie me ha impuesto mi testimonio.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

En el momento del nacimiento de la Sierva de Dios, yo estaba en Alençon, con mis padres, y fui testigo directo de los primeros años de la Sierva de Dios. Cuando mi padre vino a Lisieux, después de la muerte de mi madre en 1877, yo estaba alojado con las benedictinas de Lisieux: veía a mi padre ya mis hermanas en los días libres y durante las vacaciones. En 1881 dejé el internado y viví en Les Buissonnets con mi padre y mis hermanas hasta 1886. Entonces me fui para probar la vida religiosa. Regresé a Les Buissonnets en enero de 1888, pocos meses antes de que la Sierva de Dios entrara en el Carmelo. Sólo después de la muerte de la Sierva de Dios dejé a Lisieux para entrar definitivamente en la Visitación en enero de 1899. Durante la vida de la Sierva de Dios en el Carmelo, la visitaba de vez en cuando en la sala.

Usaré para mi testimonio lo que observé por mí misma, y ​​también los escritos de Sor Teresa del Niño Jesús y las cartas familiares, escritas por mis hermanas. Estos documentos me ayudaron mucho a revivir mis recuerdos.

 

[Respuesta a la octava pregunta] Siempre amé mucho a la Sierva de Dios, [915] incluso en vida, porque era una niña preciosa. Desde su muerte, le he tenido una devoción muy fuerte; meditar en sus ejemplos y sus escritos me hace el mayor bien: ella es “mi santa ideal”.

Deseo mucho el feliz éxito de su proceso de beatificación. No es porque sea mi hermana y la quiera como tal; es porque así Dios será más conocido y más amado, habiendo mostrado sor Teresa del Niño Jesús en la acción lo que Nuestro Señor recomienda tanto en el Evangelio: "El que se hace pequeño como este niño será el más grande en el reino del cielo” (Mateo 18:4).

 

TESTIGO II: Françoise‑Thérèse Martin Ord. Tornillo.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

La Sierva de Dios nació el 2 de enero de 1873 en Alençon, diócesis de Séez. He informado anteriormente, al responder a la segunda pregunta, los nombres y la condición de nuestros padres. asistí al bautizo de mi hermanita; recibió este sacramento el 4 de enero de 1873 en la iglesia de Notre-Dame d'Alençon: fue el padre Dumaine, entonces vicario de Notre-Dame d'Alençon y hoy vicario general del obispo de Seez, quien lo bautizó; su madrina fue nuestra hermana mayor, Marie; su padrino era hijo de un amigo de mi padre; Olvidé sus nombres. La Sierva de Dios recibió en el bautismo los nombres de Marie-Françoise-Thérèse. No recibió la confirmación hasta mucho más tarde, el año de su primera comunión con los benedictinos de Lisieux, el 14 de junio de 1884.

[916] Teresa fue la novena y última hija del matrimonio de mis padres. De los ocho hijos que le habían precedido, cuatro habían muerto: dos hermanitos y dos hermanitas; luego quedaron cuatro hermanas, a saber: Marie, Pauline, Léonie y Céline.

 

En cuanto a las disposiciones de mis padres, puedo decir que fueron cristianos ejemplares. Mi padre, ante todo, se destacó por su gran caridad hacia los pobres y su extrema fidelidad a los menores deberes de un cristiano. Ningún interés podría haberlo persuadido de abrir su joyería los domingos. Asistía a la santa misa todos los días ya menudo comulgaba; incluso comulgó todos los días en los días que precedieron a su última enfermedad. Observó estrictamente los ayunos prescritos por la Iglesia, incluso a la edad de 67 años. Señalaré también su notable respeto por los sacerdotes a los que nunca dejaba de saludar, aunque fueran extraños.

Nuestra madre se destacó por su espíritu de fe y su caridad por los pobres. Iba a la primera misa todos los días. Asociada a la Tercera Orden de San Francisco de Asís, observó su regla con estricta fidelidad y se mostró mortificada en el alimento y en todas las cosas. Profesaba un continuo olvido de sí misma. Ciertamente practicaba la Comunión frecuente; pero la Comunión diaria se usaba poco en ese tiempo, y no recuerdo lo suficiente de ese tiempo para decir si mi madre comulgaba durante la semana.

[917] Nuestros padres amaban a sus hijos con ternura, pero no los criaron con esa dulzura tan común hoy. Se preocuparon mucho por formar nuestras almas en los hábitos y virtudes cristianas.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

Nuestra madre primero tuvo la intención de alimentar a la pequeña Thérèse ella misma; pero tuvo que renunciar a ella por la debilidad de su salud. Así que la pusieron de enfermera en el campo. Después de un año o 18 meses, la pequeña Thérèse se había fortalecido; mi madre se hizo cargo de ella y la crió hasta los cuatro años y medio. Nuestra madre murió entonces en 1877.

 

Desde sus primeros años, la pequeña Thérèse se destacó por su obediencia y franqueza. Bastaba que le hubieran dicho una vez que algo andaba mal para que se abstuviera con sumo cuidado.

Cuando había cometido alguna torpeza infantil, rápidamente se culpaba a sí misma.

Mostró, desde los tres años, una comprensión extraordinaria de las cosas de la piedad: así le explicó a su hermana Céline, cuatro años mayor que ella, "que no es de extrañar que el buen Dios esté presente en un pequeño anfitrión ya que es todopoderoso y puede hacer lo que quiera” @MSA 10,1@

 

El 1877 de agosto de 28, murió nuestra madre. Mi padre, después de este evento, dejó Alençon y vino a Lisieux. Lo hizo a regañadientes, pero por el bien de sus hijos, para que pudiéramos encontrar en la señora Guérin, [918] cuñada de nuestra suegra, apoyo y consejos útiles, ya que nuestra hermana mayor, María, aún no había cumplido 17 años. años. Fueron nuestras hermanas mayores, Marie y Pauline, quienes realmente presidieron nuestra educación en Les Buissonnets. La pequeña Thérèse, por delicadeza, había elegido a Pauline como su "mamita", y fue Pauline quien tuvo la influencia más directa en la educación de su alma. Incluso se convirtió en su maestra hasta octubre de 1881. En ese momento, yo había dejado el internado de las benedictinas de Lisieux, y la pequeña Thérèse, de 8 años y medio, fue a reemplazarme allí, pero solo como media pensión, regresando a casa. Cada noche.

A esta edad de cinco a ocho años, las disposiciones de la Sierva de Dios para la piedad eran ya notables. Su actitud por la noche, durante la oración familiar o durante las lecturas devocionales, mostraba que su atención estaba entonces enteramente fijada en el buen Dios.

Se preparaba cada año para la fiesta de Navidad con una novena, durante la cual hacía nueve prácticas de virtud cada día.

Desde entonces, le encantaba contemplar una imagen piadosa, que representaba "la florecita del divino prisionero" @MSA 31,2@. Al verla, se adivinaba que ya conversaba con su Jesús en candentes coloquios, pero todos íntimos, pues nada aparecía en el exterior, excepto el brillo de su rostro que tomaba una expresión del todo celestial.

 

[919] [Continuación de la respuesta a la décima solicitud]:

Fue interna de los benedictinos desde los ocho años y medio hasta los trece años.

Durante este período, el carácter de la Sierva de Dios parecía más maduro que su edad; no le gustaban los juegos ruidosos. Además, desde la muerte de nuestra madre, se había vuelto menos juguetona, muy sensible y fácilmente melancólica. La intimidad de la familia le sentaba mejor que el ajetreo y el bullicio de una escuela pública. Le fue muy bien en sus estudios, y fue agradecida, obediente y amable con sus amas. Era amable con sus pequeños compañeros; ella nunca hubiera querido lastimar a nadie. Pero es cierto decir que este entorno no contradice

 

TESTIGO XI: Françoise‑Thérèse Martin Ord. Tornillo.

 

no vino muy bien, y que ella nunca fue completamente feliz allí.

Durante la Semana Santa del año 1883, la pequeña Thérèse contrajo una extraña y violenta enfermedad. Desde hacía algunos meses, quizás desde que Paulina entró en el Carmelo (octubre de 1882), estaba particularmente triste y se quejaba de continuos dolores de cabeza. El mal, habiendo llegado a un estado agudo, se manifestaba en ataques de terror que estallaban inesperadamente, [920] en relación con circunstancias fútiles, a veces en varias ocasiones durante el mismo día. En el intervalo entre las crisis estaba como inerte y hablaba poco, no puedo decir si entonces la había entendido del todo. No podíamos dejarla ni un minuto. Un día que me ausenté sólo unos momentos, aprovechó mi ausencia para precipitarse sobre la acera por encima de la cabecera de la cama. Cuando regresé, estaba muy asustado, pero ella no se había lastimado.

Yo nunca he asistido a las consultas del médico ni he escuchado al médico dar su opinión yo mismo, pero he oído en reuniones familiares que el médico dijo: "Es una condición nerviosa... Yo no entiendo nada... tal vez ella permanecerá en este estado. A ciertas horas, la paciente ya no reconocía ni a su padre ni a su hermana Marie.

Después de seis semanas de enfermedad, el 10 de mayo de 1883, la enfermedad estaba en su apogeo. Asustadas y apenadas, durante una crisis más violenta que las otras, mis hermanas y yo nos arrodillamos a los pies de una estatua de la Santísima Virgen que estaba en la habitación. Me había quedado sollozando, con la cabeza entre las manos, por lo que no vi la expresión exultante del pequeño paciente, favorecido por la aparición de la Santísima Virgen. Sólo que, cuando me levanté de mi oración, encontré a nuestra pequeña Teresa perfectamente curada. Su rostro había recobrado la calma y la belleza, y desde entonces nunca volvió a aparecer ningún rastro de esta extraña enfermedad.

 

Creo que no tenía 7 años cuando [921] se confesó por primera vez: luego se confesaba en las fiestas principales, y amaba esta recepción del sacramento de la penitencia.

La Sierva de Dios hizo su primera comunión en la capilla de los benedictinos el 8 de mayo de 1884, a la edad de once años y medio. Le hubiera gustado hacerlo antes; pero tuvo que someterse a las normas de entonces: “Es muy triste —dijo— retrasarse un año por no haber nacido dos días antes. Se preparó para este gran acto con extraordinario fervor, multiplicando sobre todo, para ello, los pequeños sacrificios y los actos de amor de Dios que anotó con mucha precisión en un pequeño cuaderno. Tuve la oportunidad de verla durante su retiro preparatorio: estaba en profundo recogimiento y completamente penetrada por el pensamiento de la inminente venida de Nuestro Señor en ella. Especialmente el día de su Primera Comunión, la expresión totalmente celestial y angelical de sus facciones mostraba que estaba más en el cielo que en la tierra.

Alrededor de los 13 años, Thérèse tuvo que dejar el internado benedictino para volver con su familia. No creo que ella misma lo haya pedido; pero mi padre, al ver el precario estado de su salud, la llamó de vuelta. Completó su educación, tomando lecciones de una maestra en la ciudad y estudiando sola en casa.

 

En esa época salí de la casa de mi padre en varias ocasiones por intentos de vida religiosa. Así que sólo ocasionalmente me encontré en compañía de la Sierva de Dios. Sin embargo, puedo testificar que ella siempre fue muy piadosa, comulgaba varias veces a la semana y asistía diariamente, creo, a la Santa Misa. También noté entonces que era muy olvidadiza de sí misma, siempre tratando de complacer a los demás. Me conmovió particularmente la gran delicadeza con que se portó conmigo. Yo tenía entonces 922 años y ella solo 23, pero yo estaba muy atrasado en mis estudios y en mi formación; mi hermanita se prestó a instruirme con gran caridad y exquisito tacto para no humillarme.

 

[Respuesta a la undécima solicitud]:

Thérèse nunca me confió sus pensamientos vocacionales. En el tiempo en que se discutía en Bayeux y en Roma la cuestión de su entrada en el Carmelo, yo estaba ausente de la casa, como ya he dicho, por una prueba de vida religiosa; Por lo tanto, sólo sé de oídas de mis hermanas y leyendo la “Historia de un alma”, lo que tiene que ver con estos hechos.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

Sólo pude saber indirectamente lo que sucedió durante los años de estancia de sor Teresa en el Carmelo. Sin embargo, personalmente noté algunos detalles. Así, cuando vine a ver a mis hermanas en la sala de visitas, noté que sor Teresa del Niño Jesús se mostraba particularmente humilde y discreta, dejando hablar [923] a los demás. También era muy regular, retirándose primero cuando el reloj de arena indicaba que había pasado el tiempo concedido para la sala de visitas.

 

[Respuesta a las solicitudes decimotercera y decimocuarta]:

Hasta donde he podido observar la vida de mi hermanita, nunca he notado en su conducta la menor infracción de ningún deber u obligación, ni laxitud alguna en el ejercicio de las virtudes.

 

[Respuesta a las preguntas decimoquinta a vigésima primera inclusive]:

El espíritu de fe de la Sierva de Dios se me manifestaba sobre todo en la constante costumbre que tenía de apreciar todas las cosas desde el punto de vista de Dios. En sus conversaciones, en los consejos que me daba en las cartas que me escribía, sólo se trataba de pensamientos celestiales. No se me ocurre nada mejor para dar una idea de sus pensamientos habituales que citar dos pasajes más de sus cartas, que considero un tesoro. El 20 de agosto de 1894 me escribe con motivo de la muerte de nuestro padre:

 

“Pienso en ti más que nunca desde que nuestro querido padre se fue al cielo; Creo que sientes las mismas impresiones que nosotros. La muerte de papá no me parece una muerte sino una vida real. Lo encuentro después de 6 años de ausencia, lo siento a mi alrededor observándome

 

TESTIGO II: Françoise‑Thérèse Martin Ord. Tornillo.

 

sosteniéndome y protegiéndome... Querida hermanita, ¿no estamos más unidas aún ahora que miramos al cielo para descubrir allí un padre y una madre que nos han ofrecido a Jesús? Pronto se cumplirán sus anhelos y todos los hijos que el buen Dios les ha dado estarán unidos a él para siempre..." @LT 924@

 

11 de abril de 1896. “Mi querida Léonie: Tu hermanita no puede evitar venir también a decirte cuánto te quiere y piensa en ti, especialmente en este día de tu cumpleaños. No tengo nada que ofrecerte, ni siquiera una imagen, pero me equivoco, mañana te ofreceré la Realidad divina, Jesús - Hostia, TU ESPOSO y el mío... Querida hermanita, que dulce es poder llamar los cinco Jesús 'nuestro amado', pero ¿qué será cuando lo veamos en el cielo y lo sigamos a todas partes, cantando la misma canción que solo las vírgenes pueden repetir?!... Entonces entenderemos el precio de sufrimiento y prueba; como Jesús diremos de nuevo: 'Era verdaderamente necesario que el sufrimiento nos probara y nos llevara a la gloria'. Mi querida hermanita, no puedo decirte todo lo que mi corazón contiene de pensamientos profundos que se relacionan contigo; lo único que quiero repetirte es esto: te amo mil veces más tiernamente de lo que se aman las hermanas ordinarias, ya que puedo amarte con el corazón de nuestro Esposo celestial. Es en él que vivimos la misma vida y que por la eternidad permaneceré: tu hermanita, TERESA DEL NIÑO JESÚS » @LT 186.@

 

[Sesión 47: 14 de septiembre de 1915, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[932] [Respuesta a las solicitudes vigésima segunda a vigésima sexta]:

Durante los años que pasé con la Sierva de Dios antes de que entrara en el Carmelo, noté muy a menudo que el objetivo de sus esfuerzos no era encontrar [933] la felicidad aquí en la tierra. Pensaba muy a menudo en la eternidad y en la felicidad del cielo, y le gustaba hablar de ello.

Desde su entrada en el Carmelo, sólo he conocido las disposiciones de su alma por algunas cartas que me escribió y que ya he citado en el primer Proceso. Recuerdo aquí los principales pasajes que muestran que el pensamiento del cielo le era cada vez más familiar y que contemplaba desde este punto de vista los sufrimientos de la tierra.

Ella me escribió el 20 de mayo de 1894: “No puedo decirte todo lo que quisiera... pero un día, en el cielo, en nuestra hermosa patria, te miraré, y en mis ojos verás todo lo que Quisiera decirles... Mientras tanto, debemos ganar esta patria celestial..., debemos sufrir, debemos luchar » @LT 163@

 

En enero de 1895, después de la muerte de nuestro padre, me escribió: "El año que acaba de pasar ha sido muy fecundo para el cielo: nuestro querido padre ha visto lo que el ojo del hombre no puede contemplar... También nos llegará el turno". ... ¡Oh! ¡Qué dulce es pensar que navegamos hacia la orilla eterna!... Querida hermanita, ¿no estás de acuerdo conmigo en que la partida de nuestro amado padre nos ha acercado al cielo?... más de la mitad de la familia goza ahora de la vista de Dios, y los cinco exiliados de la tierra no tardarán en volar hacia su patria. Este pensamiento de la brevedad de la vida me da coraje; me ayuda a sobrellevar las fatigas del camino”, etc. @LT 173@.

 

[Respuesta a las preguntas vigésima séptima a trigésima primera]:

Durante los años de su primera infancia la Sierva de Dios fue muy aficionada a todo lo que tuviera que ver con la piedad. A la edad de 934 años, mientras Marie y Pauline preparaban a Céline para su primera comunión, Thérèse rogó que la dejaran asistir a estas lecciones y estos ejercicios. La piedad de Teresa era ilustrada, sencilla, amable, sin afectación y sin contienda: iba a Dios con la ingenuidad y el candor de un niño que se arroja en brazos de su padre. En la iglesia era la más coleccionada, incluso durante los largos servicios, y era admirada como piadosa guardiana de los niños. Dije que desde su entrada en el Carmelo, la Sierva de Dios se había encontrado separada de mí. Sólo conozco las disposiciones de su alma por unas pocas cartas y los recuerdos de la sala. También podría repetir lo que escuché de mis hermanas, o lo que recogí en las notas que me comunicaron en las cartas que me escribieron, pero eso sería repetir inútilmente el testimonio que ellas mismas supieron brindar.

 

He aquí un pasaje de una carta que me escribió Teresa el 12 de julio de 1896. Ella comenta este texto del Cántico: "Has herido mi corazón con un cabello de tu cabeza" (4,9): "Nosotros que vivimos en la ley del amor, cómo no aprovecharse de las insinuaciones amorosas que nos hace nuestro Esposo... ¡Cómo temer a quien se deja encadenar por un cabello que vuela sobre nuestra nuca! Por tanto, sepamos tener prisionero a este [935] Dios que se hace mendigo de nuestro amor. Al decirnos que es un cabello el que puede realizar este milagro, nos muestra que las acciones más pequeñas son las que encantan su corazón ¡Ah! si fuera necesario hacer grandes cosas, ¡cuánto seríamos de lástima!... pero qué felices somos porque Jesús se deja encadenar por los más pequeños” @LT 191@

 

[Respuesta a las preguntas trigésima segunda a trigésima sexta]:

Hacia los cinco, seis y siete años, Teresa ya mostraba una gran devoción por su prójimo. Ya he dicho que no le gustaban los juegos de niños y que estaba dispuesta a ser pensativa y callada. Ahora se pasaba las tardes enteras jugando así, contra su gusto, para distraer a una prima enfermiza.

Podría recordar aquí lo que dije antes sobre su paciencia y bondad hacia mí.

 

TESTIGO II: Françoise‑Thérèse Martin Ord. Tornillo.

 

Aprendí de la Madre Agnès de Jesús el siguiente rasgo que muestra su caridad hacia mí: la Madre María de Gonzague, priora, le había dicho a Teresa que pidiera, el día de su profesión, cuando estaría postrada, la curación de nuestro padre, pero se contentó con decir: 'Dios mío, deja que papá sane, si es tu voluntad, ya que nuestra madre me dijo que te pidiera, pero para Léonie deja que sea tu voluntad que sea Visitandine, y, si no tiene la vocación, te pido que se la des: eso no me lo puedes negar” @Source pre.@Él es cierto que entonces abandoné la [936] Visitación tras un intento fallido, pero la confianza de la Sierva de Dios permaneció inquebrantable. Dijo a Sor María del Sagrado Corazón: “Después de mi muerte, llevaré a Léonie de vuelta a la Visitación y ella perseverará allí”.

 

Cuando era pequeña le encantaba cuidar a los pobres, y nada le repelía, ni siquiera la suciedad; besaba y acariciaba a los pobres ya menudo sucios niños pequeños. Le encantaba enseñar a los niños pequeños y hablarles del buen Dios.

 

Más tarde, me escribe desde el Carmelo, el 12 de julio de 1896, en una carta ya citada: "No son los pequeños sacrificios lo que echas de menos, mi querida Léonie... Estoy encantada de verte cara a cara con tal un tesoro, y sobre todo pensando que sabes aprovecharlo, no sólo para ti, sino también para las almas... Es tan dulce ayudar a Jesús con nuestros ligeros sacrificios, para salvar las almas que ha redimido con su sangre ..." @LT191@

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima séptima y trigésima octava]:

Su prudencia me parece notable en los consejos que me da para mi salvación o para mi vocación. Mientras estuve en el mundo, sufrí muy grandes vacilaciones sobre este asunto, e hice varios intentos de vida religiosa. En el salón, la Sierva de Dios me animó a perseverar y me distrajo de los más pequeños eventos sociales. Dijo que después de haberme puesto el hábito religioso, aunque sea temporalmente, no debería [937] permitirme ninguna búsqueda de vanidad en mi aseo; además, como decía, mantuvo la esperanza, que se hizo realidad, de mi consagración definitiva a la Orden de la Visitación.

 

He aquí un pasaje de una de sus cartas, en el momento de mis pruebas (11 de octubre de 1894): “Puesto que conocemos vuestras pruebas, todos nuestros pensamientos y nuestras oraciones son para vosotros. Tengo mucha confianza en que mi querida pequeña Visitandine saldrá victoriosa de todas sus grandes pruebas y que un día será una monja modelo... Jesús duerme mientras su pobre esposa lucha contra las olas de la tentación, pero vamos a llamar con tanta ternura que pronto despertará, mandando a los vientos y a la tempestad... Querida hermanita, verás que a la prueba seguirá la alegría, y que después te alegrarás de haber sufrido.»@ LT 171@

En apoyo de lo que acabo de decir sobre la sabiduría de su consejo y de su doctrina, no puedo hacer nada mejor que citar este hermoso testimonio de nuestro Santo Padre Benedicto XV. El 17 de mayo de 1913, siendo arzobispo de Bolonia, escribe con motivo de una edición italiana de la vida de sor Teresa del Niño Jesús: "Parece que este piadoso discípulo del Carmelo quisiera persuadirnos de la facilidad de alcanzar perfección cristiana; por eso insistió en mostrarnos 'su camino de infancia espiritual'. Nada debería ser más fácil que la confianza infantil o la entrega total a los brazos de Jesús. Es dulce para nosotros detenernos en la esperanza de que el ejemplo de Teresa del Niño Jesús sea útil a los fieles de nuestra diócesis, ella que con santa sencillez alcanzó las alturas de la perfección” @Annales 938-7@

 

[Continúa el testigo respondiendo las preguntas trigésima novena y cuadragésima]:

No veo ninguna respuesta precisa que dar a estas preguntas, sino repetir que la Sierva de Dios fue perfectamente exacta en el cumplimiento de todos sus deberes, tanto para con Dios como para con los hombres.

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

Mi hermanita siempre fue muy gentil y perfectamente dueña de sí misma. No recuerdo haberla visto nunca mostrar signos de impaciencia, y mucho menos enfadarse; ni buscó golosinas como los otros niños.

 

[939] [Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

La Sierva de Dios tenía en alta estima el mérito de soportar valientemente el sufrimiento por el buen Dios. Descubrí que ella mostró una gran fortaleza en circunstancias difíciles. Así fue cuando entró en el Carmelo. Ella amaba mucho a nuestro padre, y él la amaba particularmente. Ciertamente sintió un dolor agudo por esta separación, y el pensamiento del dolor que sentiría nuestro padre hizo que el sacrificio fuera aún más heroico. Sin embargo, luego se separó de su familia con perfecta calma.

También la encontré muy valiente con motivo de la enfermedad de mi padre. Ya he citado algunos pasajes de sus cartas en los que expresa con qué generosidad y con qué espíritu de fe apoyó este sacrificio.

 

En los consejos que me dio, repetía muchas veces que el sacrificio y el sufrimiento debían ser considerados gracias preciosas. Me escribió en enero de 1895: “El buen Dios te encuentra digna de sufrir por su amor, y esta es la mayor prueba de ternura que puede darte, porque es el sufrimiento lo que nos hace semejantes a él”. . @LT173@

 

[Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

La Sierva de Dios era bondadosa y graciosa, pero no tenía vanidad.

 

TESTIGO II: Françoise‑Thérèse Martin Ord. Tornillo.

 

té e ignoró hasta la sombra del mal. Tenía por naturaleza gusto por lo bello, y esta nobleza de su alma la tenía muy [940] por encima de los placeres sensuales.

 

[Respuesta a la cuadragésima cuarta solicitud]:

Cuando Therese era niña, no gastaba el dinero que le daban en cosas superfluas; ella usó casi todo en limosnas a los pobres, o para buenas obras o para procurar algún placer a los demás.

 

Cuando la vi en el salón del Carmelo, me pareció siempre atenta a no recibir nada, a pedir nada que pudiera ser contrario a la más rigurosa pobreza religiosa.

 

[Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

En su niñez y juventud, hasta su entrada en el Carmelo, la Sierva de Dios fue muy exacta, fácil y gozosa en la obediencia. Nunca se le debe decir dos veces lo mismo y ella seguía con exacta puntualidad las pequeñas reglas que a los 13 y 14 años se había impuesto a sí misma para el uso de su tiempo y el orden de sus lecturas. En la sala del Carmelo observé también su perfecta obediencia: pasada la media hora concedida para la sala, no se habría quedado ni un segundo más.

Ella nunca discutió y presentó su juicio con gran facilidad.

 

[Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

Thérèse, en su infancia, era reservada y modesta, [941] y nunca se adelantaba, y se persuadía fácilmente de que era inferior a los demás.

Aunque era muy bonita, no le importaba y parecía ignorarlo, y se mostraba indiferente a recibir tal o cual ropa de sus hermanas mayores.

 

Aunque nuestro padre la amaba con un cariño muy especial, que además ella bien lo merecía, nunca se enorgulleció de ello y permaneció humildemente sumisa a sus hermanas. Las cartas que me escribió más tarde desde el Carmelo están todas llenas de elogios a la virtud de la humildad y exhortaciones a practicarla. Ella me escribió el 27 de diciembre de 1893: "Pídeme a Jesúscito que me quede siempre pequeña, muy pequeña..." @LT 154@

El 22 de mayo de 1894, aludiendo al nombre de Teresa que yo había recibido en la religión, y que también era el suyo, me escribió:

"¿Cuál de las Teresas será la más ferviente?... La que será la más humilde, la más unida a Jesús" @LT 164@

28 de abril de 1895: “Las criaturas no verán mis esfuerzos por la virtud. Tratando de hacerme olvidar, no quisiera otra mirada que la de Jesús... No importa si parezco desprovisto de espíritu y de talento... Quiero poner en práctica este consejo de la Imitación: 'No pon tu alegría solo en el desprecio de ti mismo... Amor para ser ignorado y contado por nada.." @LT 176@ y @Imit Liv 1 ch.2-3@

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

Vivo en comunidad, entre gente muy fiel y fervorosa, pero es notable el contraste entre su modo de ser y lo que observé en la [942] Sierva de Dios. Este contraste me aparece sobre todo en que no hubo detención en su virtud, sino por el contrario un progreso continuo. También noto en la santidad de la Sierva de Dios una simpatía y una tranquilidad que no me parecen comunes.

 

[Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Nunca noté nada indiscreto en ella; Acabo de decir que, por el contrario, todo en su virtud fue sencillo y amable.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

No creo que la Sierva de Dios haya tenido visiones o éxtasis, sino tres o cuatro veces, según me dijeron, a saber: la aparición de la Santísima Virgen que la sanó a los 10 años, visión profética de la enfermedad de mi padre , una llama o herida de amor al hacer el vía crucis en el Carmelo, un estado extraordinario de unión con Dios durante 8 o 10 días durante su noviciado, y un estado extático en el momento de su muerte; pero yo no fui testigo directo de ninguno de estos hechos y Thérèse nunca me los mencionó.

Por lo que a mí respecta, debo recordar una visión profética de la Sierva de Dios sobre mi vocación. Como había abandonado la Visitación después de un intento fallido, ella le dijo a Sor María del Sagrado Corazón que me la trajo: “Después de mi muerte, haré que Léonie regrese a la Visitación y allí perseverará”. Volví allí, en efecto, el 28 de enero de 1899, hice allí mi profesión en 1900 [943] y espero perseverar allí hasta mi muerte.

El 3 de junio de 1897, cuando ya había regresado al mundo, y pensaba más en orientarme hacia una vida secular, me envió una imagen que conservo preciosamente; había escrito esta frase en el reverso: "Querida hermanita, qué dulce es para mí pensar que un día seguiremos juntos al Cordero por toda la eternidad" @LT 238@

 

[Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

Aparte de los hechos relatados en la pregunta anterior, no he oído que la Sierva de Dios haya hecho milagros durante su vida.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

Recuerdo que la Madre Agnès de Jesús me dijo en el salón que le había dado a la Hermana Teresa del Niño Jesús la obediencia para escribir la historia de su alma. Pero sólo supe del contenido de este manuscrito cuando fue publicado después de la muerte de la Sierva de Dios. Puedo certificar, por los primeros años de su vida, de los que fui testigo, que este relato es perfectamente cierto, y no tengo la menor duda sobre el carácter de sinceridad escrupulosa de todo el resto del manuscrito.

 

TESTIGO 11: Francoise-Thérèse Martin Ord. Tornillo.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

Fui informado, en el transcurso de los acontecimientos, bien por cartas de mis hermanas, bien por sus conversaciones en la sala de visitas, de lo que sucedía en los meses inmediatamente anteriores a la muerte de la Sierva de [944] Dios. Se acostó definitivamente en el mes de julio de 1897. La vi por última vez en la sala de visitas, el 3 de julio, si no me equivoco. Su rostro me pareció entonces diáfano y celestial. Aprendí de mis hermanas que ella sufrió mucho y en admirables sentimientos de fe, amor y paciencia. Guardo de ella una carta muy preciosa que ya he presentado al primer juicio. Esto es lo último que me escribió; está fechado el 17 de julio de 1897 y escrito a lápiz. Aquí está: “Mi querida Léonie, estoy muy feliz de poder hablar contigo de nuevo; Hace unos días ya no pensaba tener este consuelo en la tierra, pero parece que el buen Dios quiere prolongar un poco mi destierro, no me aflige, porque no quisiera entrar al cielo un minuto antes por mi propia voluntad. La única felicidad en la tierra es esforzarse por encontrar siempre deliciosa la parte que Jesús nos da, la tuya es muy hermosa, mi querida hermanita; si quieres ser santo, te será fácil, ya que en el fondo de tu corazón el mundo no significa nada para ti. Podéis, pues, como nosotros, ocuparos de 'lo único necesario', es decir, que, entregándoos con dedicación a las obras exteriores, vuestro fin sea uno solo: agradar a Jesús, uniros más estrechamente a él. Quieres que en el cielo ore al Sagrado Corazón por ti, ten por seguro que no me olvidaré de hacerle tus mandados y de reclamarle todo lo necesario para llegar a ser un gran santo. [945] A Dios, mi querida hermana, quisiera que el pensamiento de mi entrada en el cielo te llenara de alegría, ya que podré amarte aún más. Tu hermanita, TERESA DEL NIÑO JESÚS” @LT 257@.

 

Murió el 30 de septiembre de 1897, a las 7 de la noche, en un éxtasis de amor, del cual mis hermanas me contaron entonces la historia, y que desde entonces está descrita en el capítulo adicional de la "Historia de un alma". .”

 

[Respuesta a la quincuagésima tercera solicitud]:

Vi el cuerpo de la Sierva de Dios expuesto a la parrilla del coro. Su rostro me pareció extraordinariamente hermoso y como nunca he visto en ninguna mujer muerta. Me hubiera quedado a contemplarlo, pero la afluencia de fieles que venían a ver su cuerpo ya rezar me lo impidió. Había mucha gente en la capilla, en el presbiterio y en las gradas del altar. Ciertamente se trata mucho menos de la muerte de los demás carmelitas. Escuché a la gente decir detrás de mí: "¡Qué hermosa es!" uno encuentra difícil rezar por ella, uno se siente obligado a invocarla ella misma”.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima cuarta]:

Asistí al entierro que tuvo lugar el lunes 4 de octubre en el cementerio de la ciudad, en un sepulcro colocado en la esquina trasera, a la derecha, en la nueva tierra de los carmelitas. Noté que la tumba era muy profunda. Había mucha competencia por el clero.

[946] Supe por documentos públicos que había sido exhumada y trasladada a una tumba vecina, por orden del Obispo de Bayeux, el 6 de septiembre de 1910.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima quinta]:

En el primer entierro al que asistí, no hubo absolutamente nada parecido a la adoración de la Sierva de Dios.

No asistí a la ceremonia de traducción.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Después de la muerte de la Sierva de Dios, permanecí en el mundo otros 18 meses antes de entrar definitivamente en la religión. Durante este tiempo, a menudo venía a rezar a la tumba de mi hermana pequeña. Ya venían algunos fieles, pero en pequeño número.

Desde enero de 1899, estando enclaustrado, no he vuelto a ver el sepulcro, pero sé, por testimonio público, que se ha establecido una corriente de peregrinación en este sepulcro. Esta peregrinación es hoy numerosa y continua.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

En vida de la Sierva de Dios, cuando aún estaba en Les Buissonnets, oí decir a menudo a personas de buen juicio que no era una niña cualquiera, que su rostro tenía algo celestial y que la sabiduría de su conducta, como su piedad, fueron ejemplares.

 

[947] Más tarde, cuando entró en el Carmelo, varias de las monjas del monasterio me dijeron en la sala que ella no era cualquiera, que tenía la madurez de una cuarentona, que era considerada una monja modelo por todos la santidad de su vida.

 

[¿Quiénes fueron las monjas que dieron este testimonio? ¿Eran las propias hermanas de las Siervas de Dios?]:

Había otras además de mis hermanas, pero no recordaba sus nombres, excepto los de Madre Marie des Anges y Sor Thérèse de Saint-Augustin.

[¿Qué sabes de la reputación de santidad de sor Teresa después de su muerte?]:

Quand 1' « Histoire d'une âme » a paru, l'admiration des fidèles pour la sainteté de la Servante de Dieu s'est répandue comme une traînée de poudre, et aujourd'hui, c'est comme un grand incendie dans le mundo entero.

Noté que la Sierva de Dios dice, en su manuscrito: “Hasta aquí, Señor, he anunciado tus maravillas, y las seguiré anunciando en la edad más avanzada” @MSC 3,1@. ¿No profetiza verdaderamente la misión que vemos cumplirse hoy?

 

TESTIGO 1: Françoise‑Thérèse Martin Ord. Tornillo.

 

Desde que llegué al Carmelo para hacer allí mi declaración, he notado que hay mucha gente y comuniones en la capilla donde antes no había casi nadie.

[948] En la capilla vi una romería presidida por un sacerdote que decía misa al grupo de romeros. Estoy muy sorprendido de ver en un pasillo interior del monasterio la cantidad de exvotos enviados en señal de agradecimiento por los favores obtenidos por intercesión de la Sierva de Dios; pilas de otras ofrendas votivas están encerradas en un apartamento. Las velas enviadas por los fieles se queman constantemente frente a la estatua de la Santísima Virgen: parece que se queman por 600 francos al mes.

En mi comunidad de la Visitación de Caen somos unánimes en reconocer que sor Teresa del Niño Jesús es una santa. Sin duda el entusiasmo no es igual entre todas nuestras monjas, pero todas coinciden en reconocer su santidad.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

No he oído ninguna oposición a la reputación de santidad de la Sierva de Dios. Por supuesto, incluso en nuestra comunidad, he planteado esta idea de que había cierto entusiasmo y cierta exageración en la difusión de imágenes, medallones, joyas, etc., sobre la Hermana Teresa. Incluso se cree que es el Carmelo el que toma la iniciativa de esta propaganda, pero esto no es cierto: o el Carmelo sólo responde a las peticiones de los fieles, o, en muchos casos, estos son com -[9491 mercaderes que, sin poder

prevenir, difundir en los objetos públicos de su fabricación.

 

[Conteste las solicitudes quincuagésima novena a sexagésima quinta inclusive]:

Hacia el año 1900, en invierno, por la noche, bajo una impresión de hastío y repugnancia, recitaba cobardemente el oficio divino. Entonces una forma luminosa, que me deslumbró, apareció en mi libro de horas. No me asustó, todo lo contrario. Después de un momento me di cuenta de que esta forma luminosa era una mano. Yo creía firmemente que era mi pequeña Thérèse; Quedé perfectamente consolado y sentí una paz deliciosa. Desde entonces, este fenómeno no ha vuelto a ocurrir.

El 30 de septiembre, aniversario de la muerte de sor Teresa, dos o tres veces percibí olor a rosas; hace cuatro o cinco años; los otros años no se renovó este favor.

 

Había hablado, en el primer Proceso, de la curación milagrosa de una monja de nuestra comunidad, Sor Marie Bénigne. Pero desde entonces se ha reconocido que esta monja se encuentra en un estado de nerviosismo que hace sospechoso este caso.

He oído, ya sea en nuestra comunidad o en la sala de visitas, que un número considerable de personas se reconocen en deuda, por intercesión de sor Teresa, por diversos favores espirituales. Estoy seguro de haber obtenido muchas gracias invocándolo.

He leído numerosos relatos, manuscritos o impresos en la "Lluvia de rosas", de favores temporales y espirituales [950] obtenidos de la Sierva de Dios, pero no he hecho un estudio de estos casos en particular.

Finalmente, ayer durante el recreo, en el Carmelo, se nos leyó una carta del coronel Etienne que ha dedicado todo su regimiento a sor Thérèse y comenta que está muy protegida.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Signatum: HERMANA THÉRÈSE‑FRANCOISE MARTIN, testigo, testifiqué como arriba según la verdad, lo ratifico y lo confirmo.

Testigo 12 - Hermana Saint-André (Eugénie Barbé), OSB

Como ya hemos señalado (vol. I, p. 542), sor Saint-André no tiene nada excepcionalmente importante que decirnos. Cuando llegó a la abadía de Notre-Dame du Pré en 1882, en calidad de maestra secular sustituta, tuvo la oportunidad de acercarse a Thérèse allí, pero sin tenerla nunca bajo su supervisión directa e inmediata.

Nacida en Les Chapelles (diócesis de Laval) el 21 de enero de 1863, entró en las benedictinas en 1884 después de haber sido su colaboradora durante más de dos años. Hizo su profesión en 1886 y fue elegida priora diez años después, el 18 de agosto de 1896, cargo que ocupó durante casi cuarenta años, hasta finales de 1933, distinguiéndose allí por su sabiduría y prudencia. Murió el 24 de agosto de 1942, dos años antes de la destrucción de su abadía durante los bombardeos de Lisieux en 1944.

 

Para abrir a sor María de la Trinité a una audaz confianza en la infinita misericordia de Dios, sor Teresa del Niño Jesús le dijo, no sin audacia: Dios, “Aquel a quien has tomado por Esposo, ciertamente tiene todas las perfecciones deseables; pero, si me atrevo a decirlo, tiene al mismo tiempo una gran debilidad, ¡es la de estar ciego! y hay una ciencia que no conoce: es el cálculo...” PO, f. 1070r, vol. yo, págs. 453-454). Sobre este tema nos gustaría señalar lo siguiente en el siguiente testimonio: “(Thérèse) tenía una mente muy abierta en la mayoría de las materias de enseñanza, a excepción de las matemáticas, por las cuales no sentía atracción. También era muy estudiosa y se aplicaba mucho al estudio en general, e incluso al estudio de la aritmética, que no le gustaba. Asistía personalmente, al menos los domingos, a las lecciones de catecismo. Parecía estar completamente en su elemento allí. Era muy interesante observarla, tan cautivada estaba por esta enseñanza...” (p. 960). El “pequeño doctor” de los catecismos del Padre Domin no podría estar mejor presentado.

 

El testigo testificó el 15 de septiembre de 1915, durante la 48ª sesión (págs. 958-964 de nuestra Copia Pública).

 

 

[Sesión 48: - 15 de septiembre de 1915, a las 2 a.m. de la tarde]

[958] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Eugénie‑Virginie‑Marie Barbé, religión madre Saint‑André, monja profesa y priora de la Abadía de Notre‑Dame du Pré, de la orden de San Benito, en Lisieux, donde hice mi profesión. , 22 de junio de 1886.

Nací el 21 de enero de 1863 en Les Chapelles, diócesis de Laval, hijo de Michel Barbé, agricultor, y Anne Bigot.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

[Respuesta a la sexta solicitud]:

No me anima ningún sentimiento que pueda disuadirme de decir la verdad, y nadie ha ejercido sobre mí influencia alguna para inducirme a declarar de un modo u otro.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

La Sierva de Dios ingresó a nuestro internado en octubre de 1881. Yo mismo llegué allí, como maestra suplente, en enero de 1882. Conocí a la Sierva de Dios desde esa última fecha hasta que se fue del internado en enero de 1886. Yo no era maestra en su clase y nunca la tuve como alumna propiamente dicha: pero las reglas de la casa hacían que me la encontrara a menudo entre clases, en el refectorio y en el recreo. Después de que la Sierva de Dios dejó nuestro internado, la vi, al año siguiente, volver una o dos veces por semana; luego dejó de venir a los benedictinos, ya partir de entonces perdí el contacto con ella.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Cuando la Sierva de Dios estuvo con nosotros, tuve por ella, no propiamente un afecto especial, sino admiración por su piedad y su fidelidad al deber. Hoy le tengo sincera devoción porque creo que es agradable a Dios. Deseo mucho el éxito de su Causa, porque creo que amaba mucho a Dios.

 

[960] [Respuesta a la novena solicitud]:

No sé nada en particular sobre los primeros años de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

La Sierva de Dios tenía 8 años y pocos meses cuando entró en nuestra casa en régimen de media pensión, es decir, llegaba por la mañana y volvía a casa por la tarde. Así que la encontré en el internado, como dije, cuando yo mismo llegué allí tres meses después de que ella ingresara.

 

No tengo un conocimiento muy personal de las cualidades de su inteligencia, ya que nunca ha estado en mi clase, solo sé lo que escuché decir a las otras maestras que tenía una mente muy abierta en la mayoría de mis

 

TESTIGO 12: Hermana Saint-André OSB

 

educación, a excepción de las matemáticas, por las que no sentía atracción. También era muy estudiosa y se aplicaba mucho al estudio en general, e incluso al estudio de la aritmética, que no le gustaba. Asistía personalmente, al menos los domingos, a las lecciones de catecismo. Parecía estar completamente en su elemento allí. Era muy interesante observarla, tan cautivada estaba por esta enseñanza y, cuando se le preguntaba, sus respuestas siempre eran particularmente interesantes.

 

Desde el punto de vista de la fidelidad a las reglas y de la obediencia, fue verdaderamente heroica. La vigilancia era bastante difícil, particularmente [961] en las escaleras y pasillos, y sus pequeños compañeros no dejaban de romper el silencio allí y cometer los trucos de su época. La vi, ella, tan serena y minuciosamente fiel, que me incliné entonces a juzgarla escrupulosa: después comprendí que era delicadeza y heroísmo.

En sus relaciones con sus compañeras era muy gentil. No le gustaban los juegos ruidosos y durante el recreo se complacía en darles pequeños sermones o contarles cuentos infantiles.

 

Su piedad fue siempre muy grande, pero me llamó especialmente la atención su actitud el día de su primera comunión, el 8 de mayo de 1884: se veía verdaderamente celestial.

 

El padre de la Sierva de Dios la retiró en enero de 1886, y dio como razón de esta determinación el estado de su salud. En cualquier caso, esta partida ciertamente no fue ni deseada ni provocada por nuestra parte. Su acogida en la asociación de los hijos de María, establecida en

nuestro internado, además, muestra claramente que no había dado lugar a ningún motivo de insatisfacción. Fue para obtener este título de "hija de María" que volvió a tomar lecciones de trabajo manual, una o dos veces por semana, durante el año siguiente. Noté su gran piedad con motivo de estos regresos al internado: la lección de trabajo terminó alrededor de las 3:1 am, en lugar de [2] quedarse a conversar o divertirse con sus compañeros mientras esperaba que sus padres fueran a buscarla. , iba a la galería de la capilla, en un lugar donde no la vieran, y allí permanecía en oración una hora ya veces dos horas.

La acogida en la asociación de los hijos de Marie de un alumno que ya había salido del internado fue contraria a la costumbre. El presidente del consejo, al presentarla, dijo: "Creo que no tendremos que arrepentirnos de haber hecho una excepción con Thérèse", y fue admitida por unanimidad.

 

[Respuesta de las preguntas undécima a la quincuagésima quinta inclusive]:

Como dije al responder a la séptima pregunta, sólo pude observar lo concerniente a la Sierva de Dios durante los cinco años de su estancia en el internado; No sé nada personal sobre el resto de su vida.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Sé por las personas que se alojan en nuestro hotel que la peregrinación a la tumba de la Sierva de Dios se desarrolla rápidamente. Hoy en día, hay un número considerable de personas allí, a todas horas del día. Las personas que recibimos en el hotel son generalmente personas educadas y de alta piedad.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

No oí, en vida de la Sierva de Dios, que la fama de su santidad se difundiera entre el público; pero desde su muerte, la difusión de esta reputación de santidad no está en duda. Todos los peregrinos que recibimos en el hotel, que suman unos 963 cada año, y que vienen de Francia, Inglaterra, Bélgica, etc., tienen plena confianza en que es una santa y le rezan en tal calidad. En la comunidad la veneramos, le rezamos fielmente, la tomamos como modelo, nos enorgullecemos de haberla tenido como alumna.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

Nunca he oído expresar una opinión contraria a la santidad del Siervo de Dios.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

Varias de nuestras monjas afirman haber obtenido por su intercesión favores espirituales, iluminación, gracias de progreso, etc. También pretendo informar desde fuera la obtención de gracias espirituales, curaciones, favores de toda clase, pero no tengo medios para controlarlos.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[964] [En cuanto a los artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya ha presentado en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Signatum: HERMANA SAINT-ANDRÉ, OSB testigo, declaro conforme a la verdad, lo ratifico y confirmo.

Testigo 13 - Sor Saint-François de Sales OSB

Sor Saint-Francois de Sales testificó en el primer juicio. Nacida en Lisieux el 15 de marzo de 1848, Marie-Joséphine-Amélie Pierre hizo su profesión el 17 de mayo de 1871 con las benedictinas de Lisieux, donde se durmió en el Señor el 25 de febrero de 1933. Maestra de clase de Teresa en 1881-1883 y d la educación religiosa en 1883-1886, es capaz de darnos un precioso testimonio sobre los estudios de Thérèse.

 

Confirmando lo que ya había testificado la Madre Saint-André, priora de la Abadía, el testigo declaró en particular sobre Thérèse: "En términos de inteligencia, ella era realmente muy dotada, aunque tenía, en su clase, emuladores que lo igualaban. Incluso era un poco débil en aritmética y ortografía. Pero en todos los puntos era muy diligente: era una alumna modelo para el trabajo... Como alumna de la clase de instrucción religiosa, siempre se mantuvo en primer lugar. Su mente estaba muy ansiosa por aprender sobre todo lo relacionado con la religión: le apasionaba este estudio y constantemente hacía preguntas que testimoniaban este gran deseo de saber y que ya demostraban que las cosas de Dios lo eran todo para ella (p. 974).

 

Sobre el tema de la reputación de santidad de sor Teresa, el testigo responde implícitamente a una objeción repetida: "Creo que la difusión de esta reputación de santidad es sobre todo el resultado de una acción providencial, y que todos los medios humanos que uno podría tomar no son suficientes para explicarlo” (p. 977).

El testimonio fue dado el 16 de septiembre de 1915, durante la sesión 49 (pp. 971-978 de nuestra Copia Pública).

 

[Sesión 49: - 16 de septiembre de 1915, a las 9 horas]

[971] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[972] [Respuesta a segunda solicitud]:

Mi nombre es Aurélie Pierre, en la religión madre Saint-François de Sales, monja profesa de la orden de San Benito, en la Abadía de Notre-Dame du Pré, en Lisieux, donde hice mi profesión el 17 de mayo de 1871. ; Nací el 15 de marzo de 1848 en Lisieux, parroquia de Saint‑Désir, hijo de Edouard Pierre, empleado comercial, y Alexandrine Etienne.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Creo que me he puesto en presencia de Dios para hacer mi declaración, y que no me mueve otro sentimiento que el deseo de obedecer y decir la verdad. No le conté a nadie sobre mi testimonio y nadie me lo contó.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Cuando la Sierva de Dios entró en nuestro internado en octubre de 1881, yo fui su maestra de clase durante algo más de dos años. Durante el año 1883, el estado de mi salud me obligó a interrumpir la docencia, pero me pusieron a cargo de la instrucción religiosa, y seguí, en este cargo, teniendo bajo mi dirección a la joven Thérèse Martin hasta que salió del internado de enero de 1886.

También conocía bien a su familia, ya que dos de sus hermanas mayores, Léonie y Céline, se habían educado con nosotros. Además, estaba a cargo [973] de lo temporal de la casa; Monsieur Martin nos hizo un favor desde ese punto de vista y estuve muy a menudo en contacto con él. Después de la entrada de la Sierva de Dios en el Carmelo, nuestra relación terminó.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Incluso cuando la Sierva de Dios fue mi alumna, reconocí en ella una inocencia y una piedad que me inspiraban un sentimiento de respeto. Ahora lo invoco a diario con confianza, aunque quizás con menos entusiasmo que otros.

Deseo sinceramente el éxito de su Causa, porque creo que está llamada a ejercer una muy saludable influencia en las almas por este “camino de sencillez y abandono” que atrae poderosamente las almas hacia Dios.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

Solo sé por la lectura de su vida lo que se relaciona con esta pregunta.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

Os recuerdo que la Sierva de Dios entró en nuestro internado a la edad de 8 años y medio. Desde el punto de vista de la inteligencia, era realmente muy dotada, aunque tenía emuladores en su clase que la igualaban. Incluso era un poco débil en aritmética y ortografía. Pero en todos los aspectos ella era muy

 

TESTIGO 13: Hermana San Francisco de Sales OSB

 

gran aplicación: fue para el trabajo [974] un alumno modelo.

Desde el punto de vista de la docilidad y la conducta, era perfecta, nunca la vi romper las reglas en ningún aspecto.

Siempre se mostraba a sus amas llena de deferencia y docilidad; en cuanto al cariño propiamente dicho, lo buscaba sobre todo en su familia.

Un rasgo de su virtud que luego noté y que me edificó mucho, fue que sólo respondía con una sonrisa amistosa a las críticas, ciertamente dolorosas y hasta hirientes para ella, que otra maestra hacía sobre la dirección que la Sierva de Dios recibía en su familia.

Como alumna de la clase de instrucción religiosa, siempre se mantuvo en primer lugar. Su mente estaba muy ansiosa por aprender sobre todo lo relacionado con la religión; ella era una apasionada de este estudio y constantemente hacía preguntas que daban testimonio de este gran deseo de saber y ya mostraban que las cosas de Dios lo eran todo para ella. Leyendo la "Historia de un alma", que me hizo tomar conciencia de sus disposiciones en el Carmelo, encontré allí el desarrollo, en una unidad notable, de estas primeras disposiciones de su infancia.

 

En sus relaciones con sus jóvenes compañeros, siempre dio testimonio de un buen carácter, y nunca mostró animosidad ni siquiera hacia aquellos de los que podría haberse quejado. Mostraba [975] también el deseo de hacerles bien, y por eso se mostraba particularmente cariñosa con un niño cuya situación familiar era bastante difícil. Sin embargo, esta influencia para bien no fue realmente muy grande, debido a su timidez y su falta de amor por el juego que le impedía mezclarse con sus compañeros.

He oído esta afirmación hecha aquí y allá de que Thérèse había sufrido persecución en el internado por parte de sus compañeros. En verdad, uno de ellos, carente de juicio, a veces tuvo un comportamiento hiriente hacia él, otros, sus emuladores en clase, podrían estar celosos de su éxito, como es común en las escuelas... y eso es todo: sería un exageración llamarlo persecución.

 

La piedad era innata en esta niña, y todos sus actos, incluso los más infantiles, estaban imbuidos del pensamiento de Dios. Su nota característica fue la preocupación habitual por "agradar a Dios"; y lo hizo con la sencillez de un niño que acaricia a su padre.

Siempre la he visto sencilla y humilde y esto lo considero un verdadero milagro, tanto estaba rodeada en su familia de atenciones, ternura y admiración.

Cuando quiero hablar de su primera comunión, me parece que me voy de la tierra. Su retiro preparatorio fue muy ferviente. El mismo día de su Primera Comunión, tenía un aire celestial, [976] verdaderamente angelical, que impresionaba incluso a quienes no la conocían. Ella lloró mucho después de recibir la Sagrada Comunión y estas lágrimas venían de una felicidad muy íntima.

Lo que dice de su vida, de su disposición el día que recibió la confirmación, es perfectamente exacto; se preparó para ello con un fervor que nunca he encontrado en ningún otro niño. Habiéndose extendido inesperadamente el retiro por un día, se creyó necesario dar recreaciones para relajar a los niños, pero Teresa tomó poca parte en estas relajaciones, prefiriendo perfeccionar esta preparación. Fue confirmada el 14 de junio de 1884.

La Sierva de Dios abandonó el internado en enero de 1886, porque el estado de su salud ya no le permitía asistir a clases con regularidad.

Sin embargo, regresaba una o dos veces por semana para recibir lecciones de trabajo manual. Observé que cuando terminó la lección, no entabló conversación con sus compañeros ni con sus maestras; las más de las veces iba a la galería de la capilla donde conversaba con el buen Dios.

Fue recibida en la asociación de los hijos de María, de los cuales ella es el ornamento más hermoso.

 

[Respuesta de las preguntas undécima a la quincuagésima sexta inclusive]:

Sólo sé de todo esto lo que está impreso en su vida o lo que se dice en público: no tengo conocimiento personal y directo de ello.

 

[977] [Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

No tengo conocimiento de que la fama de santidad de la Sierva de Dios se difundiera durante su vida.

Desde su muerte, varios cientos de personas han venido cada año a nuestro hotel, cuyo viaje está motivado únicamente por su devoción a Sor Teresa del Niño Jesús, a quien consideran una santa. Continuamente la gente pide visitar nuestra capilla, donde hizo su primera comunión, y la capillita donde fue recibida como hija de María, y donde hemos recogido los recuerdos que tenemos de ella.

Creo que la difusión de esta reputación de santidad es sobre todo el resultado de una acción providencial, y que todos los medios humanos que hemos podido tomar no son suficientes para explicarlo.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

A veces he oído críticas al ruido que se hace en torno a esta Causa; pero nunca he oído dudar de la santidad de la Sierva de Dios, aunque sea levemente.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a la sexagésima quinta inclusive]:

En la comunidad, apenas hay monjas que no hayan recibido favores espirituales, después de haber invocado a la Sierva de Dios, especialmente gracias de progreso, de liberación de las penas interiores, etc.

Los peregrinos de nuestro hotel o la gente [978] que veo en la sala de visitas me han hablado muchas veces de favores más externos, como curas, protección especial en asuntos de familia; pero yo mismo no he verificado ninguno de estos milagros.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

Creo que lo dije todo.

 

TESTIGO 13: Sor Saint-Francois de Sales OSB

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Signatum: HERMANA SAINT-FRANCOIS DE SALES

Testigo 14 - Victor-Louis Domin

Victor-Louis Domin (1.X. 1843 13.VI.1918) fue durante más de cuarenta años capellán de la abadía benedictina de Notre-Dame du Pré en Lisieux y, por esta razón, particularmente bien situado para conocer y observar la joven Thérèse Martin (ver vol. I, pp. 530-534). De él escribió Teresa: “Me llamó su doctorcito, por mi nombre de Teresa” (MA “A” 37v).

El padre Domin es demasiado sobrio en su declaración, porque nos hubiera gustado que nos diera algo más sobre Thérèse cuando era niña, a quien había podido encontrar con frecuencia en la casa de su tío Isidore Guérin, con quien tenía alguna relación. parentesco.

 

Como los dos testigos anteriores, también él subrayó el amor de la Sierva de Dios por la enseñanza religiosa: “La conocí mejor como catequista durante el año anterior a su primera comunión, y los años que siguieron hasta su partida. Recuerdo que conocía perfectamente sus lecciones, que estaba extremadamente atenta a las explicaciones, sin quitarme los ojos de encima durante mis instrucciones. Cuando hacía una pregunta más difícil, a veces decía: 'Vamos a preguntarle eso a uno de nuestros médicos'; Designé así a la más culta, Teresa y una de sus compañeras” (pp. 986‑987).

El testigo testificó el 16 de septiembre de 1915, durante la 50ª sesión (págs. 985-990 de nuestra Copia Pública).

 

Sesión 50: - 16 de septiembre de 1915, a las 3 am de la tarde]

[985] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Victor‑Louis Domin, sacerdote, capellán y confesor de las monjas benedictinas de Lisieux. Nací el 1 de octubre de 1843 en Caen, parroquia de Saint-Sauveur, hijo de Louis Domin, impresor, y Euphémie Delos.

 

TESTIGO 14: Victor-Louis Domin

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Estoy completamente libre de cualquier influencia interna o externa.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Cuando, en 1887, el señor Martin, después de la muerte de su esposa, vino a instalarse en Lisieux, visitó la abadía y presentó a sus hijos: esta fue la primera entrevista que tuve con la Sierva de Dios.

Luego la encontré, varias veces, en la familia del señor Guérin, su tío, familia con la que estoy emparentada.

Pero fue sobre todo, durante su estancia en la Abadía en régimen de media pensión (octubre de 1881 a enero de 1886), cuando conocí a la Sierva de Dios. [986] Durante este tiempo fui su confesor y fui su catequista, por lo menos el año anterior a su primera comunión y los dos años siguientes. Cuando dejó la Abadía para siempre, dejé de verla.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Desde la muerte de la Sierva de Dios, le he profesado una devoción sincera y viva, basada en el conocimiento que adquirí de sus virtudes leyendo la "Historia de un alma".

No paso un solo día sin invocarlo especialmente. Deseo sinceramente su beatificación por la misión que tuve la suerte de cumplir con ella, y también por el honor que repercutirá en la casa.

 

[Respuesta a la novena solicitud]:

De lo que sucedió antes de que la Sierva de Dios viniera a Lisieux, nada sé sino leyendo su vida.

 

[Respuesta a la décima solicitud]:

No sé casi nada de lo que estaba pasando en las clases del internado. Anunciaba las calificaciones todos los meses, y guardaba este recuerdo general de que ella siempre tenía excelentes lugares y excelentes calificaciones, aunque era una de las más jóvenes, si no la más joven de su clase.

La conocí mejor como catequista, [987] durante el año que precedió a su primera comunión, y los años que siguieron hasta su partida. Recuerdo que conocía perfectamente sus lecciones, que estaba extremadamente atenta a las explicaciones, sin quitarme los ojos de encima durante mis instrucciones. Cuando hacía una pregunta más difícil, a veces decía: "Vamos a preguntarle eso a uno de nuestros médicos", designaba así a la más culta, Teresa y una de sus compañeras.

Como confesor, autorizándome con el ejemplo de Belarmino, en el proceso de canonización de San Luis de Gonzague, creo poder decir que mi impresión hoy es que en ese momento, la Sierva de Dios no cometió ninguna falta plenamente deliberada.

Se preparó muy concienzudamente para su primera comunión. Recuerdo una palabra que me dijo después de la absolución: “¡Oh! Padre mío, ¿crees que el buen Jesús está complacido conmigo? Estas palabras, y sobre todo el tono con que las pronunció, llamaron mi atención sobre la delicadeza de su alma y el fervor de sus disposiciones.

 

[Respuesta de las preguntas undécima a la quincuagésima tercera inclusive]:

No tengo información personal sobre estos asuntos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima cuarta]:

Asistí al funeral en la capilla [988] del Carmelo, el 4 de octubre de 1897. No noté nada extraordinario en esta ceremonia.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima quinta]:

No noté nada, en estas circunstancias, que se pareciera a un culto litúrgico.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Haré mis devociones en la tumba tan a menudo como sea posible. Empecé esta práctica mucho antes de la apertura del primer Juicio de Información. Ya, en ese momento, nos encontramos allí con grupos de peregrinos. Desde entonces, esta corriente se ha mantenido, aumentando día a día. Hoy, cada vez que voy a la tumba, veo que hay 8, 10, 15 personas, a veces más. Entre estos peregrinos, a menudo hay sacerdotes, y estos peregrinos vienen, no sólo de los alrededores, sino de muy lejos, incluso de Oceanía. Desde el principio, a veces se reunían allí soldados; desde la guerra, hay muchos más. Creo que estas peregrinaciones son fruto espontáneo de la devoción popular y que nada se ha hecho para provocarlas. Sobre la tumba, los peregrinos rezan con profunda contemplación.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

El mismo día del funeral, el Abbé Rohée, párroco mayor de Saint-Pierre de Lisieux, dijo en [989] mi presencia estas palabras: muy segura de que estaba en el cielo.

Hoy la opinión de que es una santa es general, en casi todo el mundo. Creo que nos hemos formado esta opinión de su santidad leyendo su vida, y más aún por las innumerables gracias que obtenemos invocándola, favores que realizan la palabra profética que pronunció: “Después de mi muerte haré una lluvia de las rosas caen.”

No creo que nunca se haya hecho nada para ocultar lo que podría ser desfavorable a la opinión de santidad de la Sierva de Dios. Tampoco creo que esa reputación se haya creado artificialmente; en cuanto a los medios empleados para difundir el conocimiento de la santidad de la Sierva de Dios, que por cierto era real, muchos han visto en esto alguna exageración: tal vez tengan razón; sin embargo, creo que estos medios humanos, se piense lo que se piense de ellos, no pueden explicar la universalidad de esta devoción a la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

No conozco ninguna oposición seria a esta reputación de santidad.

 

TESTIGO 14: Victor-Louis Domin

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a la sexagésima quinta inclusive]:

Muchas personas que vienen a la Abadía, en memoria de Sor Teresa, afirman haber sido favorecidas por su intercesión, ya sea por gracias espirituales [990] (conversiones, etc.), o por gracias temporales (curaciones, ayuda de todo tipo) , pero no presencié directamente ninguno de estos milagros.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[Sobre los Artículos el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Firmado: L. DOMIN

Testigo 15 - Alexandre‑Charles Maupas

Alexandre-Charles Maupas (1850-1920) fue nombrado párroco de Saint-Jacques de Lisieux y superior delegado del Carmelo en 1895 (vol. I, p. 526) y por eso no pudo conocer a Teresa hasta el final de su vida. Declara modestamente (p. 1001) que no tuvo tiempo suficiente para formarse un juicio personal detallado sobre las virtudes del Siervo de Dios.

De hecho, su testimonio se refiere más a la reputación de santidad que a la heroicidad de las virtudes de Teresa. Pero es conmovedor escucharla relatar ciertas expresiones de la Sierva de Dios preparándose para dejar este mundo para ir al Padre. Estas expresiones vienen a confirmar la objetividad de las notas de Madre Agnès publicadas en las Últimas entrevistas y relativas a la alegría que siente la Sierva de Dios al acercarse al final al pensar en su próximo encuentro con Jesús (cf. p. 1002).

El testigo testificó el 17 de septiembre de 1915, durante la 51ª sesión (págs. 996-1005 de nuestra Copia Pública).

 

[Sesión 51: - 17 de septiembre de 1915, a las 2 a.m. de la tarde]

[1000] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Alexandre-Charles Maupas, sacerdote, canónigo honorario, párroco de la parroquia de Saint-Jacques de Lisieux y superior eclesiástico del Carmelo de dicha ciudad. Nací el 27 de agosto de 1850 en Mesnil-Auzouf, diócesis de Bayeux, hijo de Alexandre-Pierre Maupas, agricultor y

de Juana María.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Doy mi testimonio con toda sinceridad y libertad.

 

TESTIGO 15: Alexandre‑Charles Maupas

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Cuando llegué a Saint-Jacques en 1895, y fui nombrado superior eclesiástico del Carmelo, la Sierva de Dios ya llevaba allí 7 años y tenía 5 años de profesión. Así pude vislumbrarlo en los dos últimos años de su vida y especialmente en su última enfermedad.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Tengo una verdadera devoción a la Sierva de Dios por cuya intercesión creo haber obtenido gracias notables. Deseo su beatificación por el bien de la Iglesia y de las almas. Quiero que sea lo antes posible, para poder asistir.

 

[Respuesta de las preguntas novena a la undécima inclusive]:

No sé nada sobre los comienzos de la vida de la Hermana Thérèse, aparte de lo que he leído y oído sobre ella.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

Durante los pocos meses que transcurrieron entre mi entrada en el cargo y la última enfermedad de la Sierva de Dios, apenas tuve tiempo de vislumbrarla y no pude formarme un juicio personal sobre ella.

 

[Respuesta de las preguntas decimotercera a quincuagésima inclusive]:

No la conocía lo suficiente como para formular un juicio personal y detallado sobre estos diversos puntos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

Leo los escritos de la Sierva de Dios con gran placer y gran edificación. Admiré particularmente la sublimidad de su doctrina sobre el amor de Dios. También me llamó la atención su amplio conocimiento de las Sagradas Escrituras, y la aplicación tan feliz que sabe hacer casi todas las páginas. Esto supera con creces lo que se puede esperar de una monja tan joven, y me consideraría bendecida de poder hacer lo mismo.

Habiendo tenido la oportunidad de pasar por la Grande Chartreuse, recibí este testimonio de uno de los principales monjes de la abadía, hacia 1902 o 1903, no recuerdo [1002] la fecha exacta: "Hace mucho que queríamos encontrar un libro que pudiera hacer bien a nuestros hermanos, la vida de Sor Teresa del Niño Jesús responde perfectamente a esta necesidad y hace a nuestros hermanos el mayor bien.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

Cuando la vi por primera vez en su última enfermedad, me pareció alegre y radiante; Le pregunté la causa de su alegría. Ella me respondió: "Es porque, esta vez, pronto iré a ver a mi Jesús". Me pareció, pues, que contemplaba la muerte, no sólo con gran calma, sino con verdadera alegría.

Cuando le administré el sacramento de la extremaunción, algún tiempo antes de su muerte, le dije que si recibía bien este sacramento, su alma sería pura "como el día de su bautismo". Estas últimas palabras le causaron, me dijo su hermana, una gran alegría.

 

[Respuesta a la quincuagésima tercera solicitud]:

No noté nada especial en el estado de su cuerpo después de su muerte.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima cuarta]:

Presidí el entierro que tuvo lugar en el cementerio de la ciudad, en el recinto especial carmelitano, el 4 de octubre de 1897. Nada extraordinario sucedió en esta circunstancia. Asistí también al traslado de [1003] sus restos a una tumba vecina, el 6 de septiembre de 1910, bajo la presidencia del obispo de Bayeux. El acta ha sido publicada.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima quinta]:

Nada se hizo, en estas circunstancias, en contra de las reglas de la Iglesia.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Lamentablemente, mi estado de salud no me permite ir al sepulcro con la frecuencia que quisiera, pero sé muy bien que hay, todos los días, y desde la mañana hasta la tarde, una sucesión ininterrumpida de peregrinos de todas las clases y de todos los países.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

En los últimos días de la vida de la Sierva de Dios pude ver que ella se sostenía en la comunidad como una monja modelo. El capellán, el Sr. Youf, me lo dijo él mismo cuando tenía la mayor estima. Hoy, en mi parroquia, en toda la ciudad, noto que es considerada una santa; además, habiendo tenido la oportunidad de hacer largos viajes, me di cuenta de que dondequiera que nos detenemos, la Hermana Teresa del Niño Jesús es conocida y considerada como una santa.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

Nunca he oído expresar una opinión contraria [1004] a la santidad de la Sierva de Dios. Solo escuché a veces que tal vez había un poco de ruido alrededor de la Causa; pero no le doy importancia a esta observación; además, la Sierva de Dios no tiene nada que ver con eso, y todo lo que uno puede hacer y decir no le impide ser santa.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

Personalmente, atribuyo a las oraciones que hice a la Sierva de Dios la inesperada conversión de tres moribundos. La conversión de uno de ellos fue particularmente notable. Golpeado por las censuras de la Iglesia, se negó al principio a retractarse y parecía destinado a morir en la impenitencia final. Hice una novena a sor Teresa del Niño Jesús, pidiéndole a la paciente que me llamara, lo que en realidad se hizo hacia el final de la novena. Pude administrarle todos los sacramentos y murió de manera edificante.

También he observado personalmente conversiones de peregrinos; uno en particular me llamó mucho la atención.

También creo que le debo mi recuperación de una enfermedad grave el invierno pasado. Se me hizo una novena que terminó en el aniversario del bautismo de la Sierva de Dios. me había asociado con

 

TESTIGO 15: Alexandre‑Charles Maupas

 

estas oraciones, y al final de la novena me encontré inesperadamente fuera de peligro.

Además de estos favores personales, sé que un número muy grande de personas pretenden haber obtenido, por su intercesión, gracias de toda clase; No [1005] me molesté en verificar estas afirmaciones.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Signatum: A. MAUPAS, superior del Carmelo

Testigo 16 - Alcide Ducellier

El Abbé Ducellier, este sacerdote “lleno de tacto y corazón”, como felizmente lo describe un perfil biográfico reciente, ya es conocido por su testimonio como segundo testigo oficial en el Juicio Ordinario Informativo.

Nacido el 14 de noviembre de 1849 en Chicheboville (diócesis de Bayeux), fue ordenado sacerdote en 1874. Siempre disponible para las necesidades del ministerio, tuvo un apostolado muy azaroso; en todas partes se destacó por su entera devoción a la Iglesia ya las almas. Vicario en Saint-Pierre de Lisieux de 1877 a 1884, tuvo el honor de escuchar la primera confesión de Thérèse Martin cuando apenas tenía siete años; fue su confesor hasta que ingresó en la abadía benedictina como media pensión. Arcipreste de Saint-Pierre desde su regreso a Lisieux en 1899, predicó en la toma del hábito de Pauline, su hija espiritual, como también, más tarde, en la toma del hábito y del velo de Céline. Thérèse le tenía un cariño especial. Murió en Lisieux el 20 de diciembre de 1916, al final del año en que había podido testificar en el Proceso Apostólico.

 

Su testimonio es muy pobre. Este venerable sacerdote relata, como ya en el Proceso Ordinario, la primera confesión de Teresa. Su testimonio relativo a la familia Martín, de la que fue muy amigo, es de gran valor: “Puedo decir de esta familia, que además es notoria en este pueblo, que era una familia admirablemente cristiana y que edificaba a todos” ( pág. 1028). El resto de la declaración se refiere a la reputación de santidad de Thérèse.

 

El Sr. Ducellier testificó en la sesión 54, el 7 de febrero de 1916 y su testimonio en nuestra Copia pública se extiende desde la página 1027 hasta la página 1031.

 

TESTIGO 16: Alcide Ducellier

 

[Sesión 54: - 7 de febrero de 1916, a las 9 horas]

[1027] [El testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[1028] [Respuesta a segunda solicitud]:

Mi nombre es Alcide‑Leoida Ducellier, nací en Chicheboville el 14 de noviembre de 1849 de Louis Adolphe Ducellier, contratista de albañilería y Céleste Philippe. Soy el arcipreste de la catedral de Saint-Pierre de Lisieux.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Creo que no estoy sujeto a ninguna influencia que pueda distorsionar mi testimonio.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Hacia 1880 fui coadjutor en Saint-Pierre de Lisieux; Fui confesor de las señoritas Pauline y Marie Martin, hermanas mayores de la Sierva de Dios. Cuando la pequeña Thérèse cumplió siete años, escuché su primera confesión. Poco después, entró en el internado de los benedictinos y yo mismo dejé el cargo de coadjutor en Lisieux; No regresé a esta parroquia hasta 1889, como párroco.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Personalmente tengo una gran devoción y una gran confianza en la Sierva de Dios. Lo invoco diariamente, y varias veces al día. Su reputación de santidad, las gracias espirituales que obtiene, los milagros que se realizan por su intercesión y mis recuerdos personales motivan esta devoción. deseo el éxito de su canonización; ella será protectora y gloria para su ciudad de Lisieux.

 

[Respuesta a la novena y décima solicitud]:

La familia de la Sierva de Dios vino a instalarse en Lisieux después de la muerte de la señora Martin. Puedo decir de esta familia, que además es notoria en esta ciudad, que era una familia admirablemente cristiana y que elevaba a todos. [1029] El Sr. Martín, en particular, mostró un espíritu heroico de fe cuando sus hijos lo abandonaron sucesivamente para entrar en el Carmelo. Después de la muerte de Madame Martin, Mademoiselle Marie, la mayor de los niños, se ocupó sobre todo de la gestión material de la casa; Pauline, la segunda, actualmente Madre Agnès, Priora del Carmelo, se entregó enteramente a la educación de la pequeña Thérèse, y cumplió esta tarea con gran devoción, espíritu cristiano y prudencia.

 

Vi a la pequeña Thérèse en particular en la iglesia donde venía muy regularmente con su familia. Aunque apenas tenía siete años, atraía la atención de los feligreses con su piedad angelical.

 

[Respuesta a las preguntas undécima a quincuagésima quinta inclusive]:

Habiendo dejado Lisieux en 1884, para volver dos años después de la muerte de la Sierva de Dios, no tengo nada personal que decir sobre todas estas cuestiones.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

La peregrinación a la tumba de la Sierva de Dios continúa con regularidad, incluso durante la mala temporada. Los peregrinos vienen aquí, incluso desde regiones lejanas. Estas manifestaciones de devoción tienen un carácter notable de recogimiento, piedad y confianza, no vemos en ellas nada que denote singularidad o superstición.

 

[1030] [Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Como párroco de la parroquia de Saint-Pierre de Lisieux, pude constatar y afirmo que todo el pueblo cristiano de mi parroquia que conoció a la Sierva de Dios durante su estancia en Lisieux ha conservado su memoria como una mujer excepcionalmente piadosa y doncella edificante cuya virtud llamó la atención; además, no hay, creo, en mi parroquia hoy, una familia cristiana que no invoque constantemente a la Sierva de Dios. Todos la tienen por santa y están convencidos de que su intercesión obtiene gracias señaladas y hasta milagros. Entre los que me dan este testimonio, hay un gran número de piedad ilustrada, juiciosa, cuyo juicio merece consideración. En cuanto al origen de esta fama de santidad, creo que Dios se sirvió del libro “Historia de un alma” para dar a conocer a la Sierva de Dios; pero ciertamente, en mi opinión, nada se ha hecho para crear una falsa reputación de santidad. Las gracias obtenidas fueron la causa principal de este movimiento de piedad.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

No he oído nada que se oponga a esta reputación de santidad y milagros.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a la sexagésima quinta inclusive]:

No he presenciado personalmente ningún [1031] milagro. A menudo escucho decir a la gente de mi parroquia: "Obtuve, por intercesión de Sor Teresa, tal y tal gracia... Nunca invoco a Sor Teresa sin que me respondan... etc.".

Escuché al doctor La Néele, un médico, decir que un joven de Glos, que sufría de una perforación intestinal, estaba destinado a morir a causa de esta lesión: el médico mencionado, que lo estaba tratando, aplicó una reliquia de la Sierva de Dios y sanó.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[Esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. En cuanto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya ha presentado en respuesta a solicitudes anteriores. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

 

Firma: DUCELLIER.

Testigo 17 (1 de oficio) - Amado de Jesús y del Corazón de María, OCD

Este testigo, al igual que el anterior, el Padre Ducellier, fue uno de los testigos de oficio en el Juicio Ordinario.

Sabemos que Aimée de Jésus (Léopoldine Féron), nacida el 24 de enero de 1851 en Anneville-en-Saire (diócesis de Coutances), entró en el Carmelo de Lisieux el 13 de octubre de 1871 donde murió el 7 de enero de 1930, nunca tuvo una gran intimidad con Thérèse. Como apuntó al comienzo de su declaración de 1911 (cf. I, p. 572), lo repite en su nuevo testimonio (p. 1043), aunque ya no dice allí —como la primera vez— haber sido “una de los instrumentos que Dios usó para santificarlo.” Sor Aimée no estaba a favor de que cuatro hermanas vivieran juntas en el mismo monasterio. Es por eso que se opuso con todas sus fuerzas a la entrada de Celine, cambiando luego de opinión de manera misteriosa, dando así a Thérèse, en el nombre de Dios, la "respuesta" que estaba esperando para saber si su padre Louis Stanislas había ido directamente. al cielo (cfr. MA “A” 82v).

Este hecho da particular valor al testimonio: “Noté que sus hermanas, siguiendo la naturaleza, le prestaban mucha atención; pero ella, por su parte, estaba perfectamente desligada de estos lazos familiares” (p. 1045).

El testigo se detiene sobre todo —en su breve testimonio— en la fama de santidad de Teresa y en las gracias atribuidas a su intercesión. Es conmovedor escucharla expresar su agradecimiento a la Sierva de Dios por las bendiciones que, desde el cielo, reserva para ella y su familia.

El testigo declaró el 8 de febrero de 1916, durante la sesión 55, pp.1043-1051 de nuestra Copia Pública.

 

[Sesión 55: - 8 de febrero de 1916, a las 8:30 am]

 

[1043] [El testigo responde correctamente la primera solicitud]

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Léopoldine Féron, nacida en Anneville, diócesis de Coutances, el 24 de enero de 1851, de Ambroise-Auguste Féron, agricultor y Cécile Enault. Entré en el Carmelo el 13 de octubre de 1871 y allí hice mi profesión el 8 de mayo de 1873, con el nombre de Sor Aimée de Jesús.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Soy muy libre en mi deposición, no he sufrido ninguna influencia.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Ya había profesado en el Carmelo cuando entró en él sor Teresa del Niño Jesús. Aunque no tuve una relación íntima especial con ella, sin embargo compartí su vida como religiosa durante todo el tiempo que vivió en el Carmelo. En cuanto a los años que precedieron a su entrada en el Carmelo, sólo sé lo que escuché relatar a sus hermanas, también carmelitas en este monasterio.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Tengo una devoción muy sincera a la Sierva de [1044] Dios; La invoco todos los días y creo incluso que le otorgó a mi familia una protección muy significativa. Pido todos los días que su beatificación tenga éxito para la gloria de Dios y también para la gloria del Carmelo.

 

[Respuesta de las preguntas novena a la undécima inclusive]:

Sobre los primeros años de la Sierva de Dios, sólo sé lo que escuché de sus hermanas que pudieron dar testimonio directo.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

Mi hermana Teresa del Niño Jesús entró en el Carmelo el 9 de abril de 1888, a los 15 años y tres meses; tomó el hábito el 10 de enero de 1889; hizo su profesión el 8 de septiembre de 1890 a la edad de 17 años y 8 meses; tomó el velo el 24 de septiembre del mismo año. Murió en el Carmelo el 30 de septiembre de 1897, a la edad de 24 años y 9 meses.

Durante su vida religiosa, desempeñó los oficios de sacristán y portera. También fue responsable, durante varios años, de la formación de las novicias.

 

[Respuesta a la decimotercera solicitud]:

Nunca he visto a la Hermana Thérèse fallar de ninguna manera en sus deberes como cristiana y monja.

 

[Respuesta a la decimocuarta solicitud]:

[1045] La Sierva de Dios no sólo fue fiel en la práctica de las virtudes

 

TESTIGO 17 (OFICCIO I): Aimee de Jesús OCD

 

cristianos, pero tuvo mucho cuidado de aprovechar cada oportunidad para ejercer estas diferentes virtudes.

 

[Respuesta a las preguntas decimoquinta a cuadragésimo sexta inclusive]:

Lo que más me llamó la atención de la vida de la Sierva de Dios fue su humildad y su modestia. Ella supo pasar desapercibida y mantener ocultas las gracias y los dones que recibió de Dios y que muchos, como yo, sólo conocimos después de su muerte.

Noté que sus hermanas siguiendo la naturaleza tenían grandes atenciones por ella; pero ella, por su parte, estaba perfectamente desligada de estos lazos familiares: sólo una vez me pareció profundamente afectada por un dolor que había acaecido a una de sus hermanas; pero difícilmente es una imperfección y quizás hasta Dios no la juzgó tal. Nunca noté que fallara, ni siquiera de palabra, en la caridad hacia alguna de sus hermanas en religión.

 

Una de nuestras hermanas me dijo que se había sentido muy edificada por la gran humildad con que soportó un reproche que le dirigió esta hermana con motivo de la forma en que se deshizo de las flores enviadas por un obrero, alrededor del ataúd. de nuestra madre Geneviève.

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

[1046] Siempre he pensado que la virtud de sor Teresa podría equipararse a la de nuestra madre Genoveva, la venerada fundadora de nuestra comunidad de Lisieux. Era verdaderamente su hija en su humildad y caridad. Es decir que su virtud me ha parecido siempre heroica y por encima de la medida común.

 

[Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

Sor Thérèse, incluso desde su entrada a los 15 años, parecía muy juiciosa y muy prudente en todas las cosas. No había nada de indiscreto en su manera de practicar las virtudes.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

No tengo conocimiento de que durante su vida haya sido objeto de estos extraordinarios dones.

 

[Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

No tengo conocimiento de que durante su vida haya realizado algún milagro.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

Sólo conocí los escritos de la Sierva de Dios cuando fueron impresos después de su muerte. No soy capaz de apreciarlos desde el punto de vista teológico. Creo que su historia escrita por ella misma es muy sincera y muy cierta. Es verdad que se revela allí con un encanto más vivo que el que yo había observado en vida; pero esto es para alabanza de su humildad al mostrar [1049] cómo mantuvo ocultas sus virtudes.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

A la Sierva de Dios la vi poco en los últimos meses de su vida, porque dejé el trabajo de enfermera al principio de su enfermedad.

Solo una vez tuve la dicha de acercarme a ella para ayudarla a cambiar su cama. Entonces ya no pudo hablar, pero me agradeció con una mirada celestial tan llena de gratitud y cariño que la recuerdo como prenda de su protección.

Durante su intenso sufrimiento, su rostro conservó una expresión angelical de felicidad,

 

[Respuesta a la quincuagésima tercera solicitud]:

No noté nada en particular durante su funeral, excepto una multitud muy numerosa de fieles.

 

[Respuesta a las solicitudes quincuagésima cuarta y quincuagésima quinta]:

Sólo sé de oídas cómo está dispuesto el sepulcro de la Sierva de Dios en el cementerio del pueblo.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

La asistencia de los peregrinos a la tumba de la Sierva de Dios me es conocida por las visitas a la sala de visitas y por lo que nos cuentan las hermanas touriere y nuestra madre priora. De todos estos testimonios se desprende que los peregrinos son muy numerosos y que vienen al cementerio no por curiosidad, sino por sentimiento de religión [1048] y de confianza.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Durante la vida de la Sierva de Dios, incluso en el momento de su profesión, pero especialmente en los últimos días de su vida, fue considerada en la comunidad como una pequeña santa. Esta opinión era general entre nosotros. Probablemente no pensábamos, entonces, en todas las maravillas que han sucedido desde entonces, pero la veíamos como una pequeña alma de Dios excepcionalmente privilegiada.

Desde su muerte, todos en la comunidad han admirado las gracias de todo tipo obtenidas por su intercesión y nadie duda de que es verdaderamente una santa.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

No sé lo que está pasando en el mundo; pero aquí nadie tiene la menor duda sobre la santidad y el poder de intercesión de la Sierva de Dios. Durante su vida, aunque no fue igualmente conocida y apreciada por todos, incluso aquellos que la conocían menos todavía la tenían en alta estima.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a la sexagésima quinta inclusive]:

Nuestra madre priora recibe cada día muchas cartas en las que le relatamos gracias extraordinarias obtenidas por intercesión de la Sierva de Dios. Muchos [1049] soldados, en particular, dicen estar en deuda con su invocación, para la conservación milagrosa en los mayores peligros o para la curación inesperada de heridas que parecían mortales. (Aquí el testigo envía al tribunal varias cartas que contienen informes de este tipo. En una se trata del cese repentino de una hemorragia consecutiva a la sección de la arteria humeral: es un testimonio entre mil). El testigo continúa de la siguiente manera:

Tengo que señalar tres favores milagrosos a los que miembros de la

 

TESTIGO 17 (OFICCIO I): Aimee de Jesús OCD

 

mi familia: ante todo la inesperada conversión de mi hermano Arsene, obtenida por la invocación del Siervo de Dios, varios meses antes de su muerte, cuando llevaba muchos años lejos de Dios; Relaté esta conversión en mi declaración en el Juicio del Ordinario.

En segundo lugar, mi sobrina, hija de este hermano converso del que acabo de hablar, obtuvo, por invocación de la Sierva de Dios, la fecundidad de su matrimonio que, después de cuatro años, parecía estéril. Además, con motivo del nacimiento de su hijo, se curó, en los primeros días de una novena a sor Teresa, de una infección puerperal que ponía en peligro su vida.

Finalmente, una de mis primas, sor Marie‑Jeanne de Chantal, de la Congrégation de Notre‑Dame des Missions, maestra de novicias en Nueva Zelanda, atribuye a la protección de sor Thérèse la mejora de su salud, que estaba comprometida por la consunción pulmonar. .que el médico declaró como la más grave. Este primo religioso se volvió [1050] celoso de la invocación de sor Teresa. Me escribe que, en la misión de Oceanía, donde trabaja, la Sierva de Dios es invocada por todos lados con la más completa confianza.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Se puede añadir, en cuanto a la reputación de los milagros después de la muerte, que los soldados y oficiales envían, como ex voto, al Carmelo, las condecoraciones ganadas por ellos en el campo de batalla. Pido permiso para mostrar a la corte una especie de marco donde se han colocado varias de estas cruces y medallas. (El tribunal examina este marco que contiene siete cruces de la Legión de Honor y otras tantas cruces de guerra y medallas militares).

 

[ 1051 ] [En cuanto a los Artículos, el testigo dice que sólo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Signatum: HERMANA AMADA DE JESÚS.

He presentado lo anterior conforme a la verdad, lo ratifico y lo confirmo.

Testigo 18 (2 de oficio) - Marta de Jesús y Beato Perboyre, OCD

El testimonio de sor Marta de Jesús da la impresión de un nuevo encuentro directo con Teresa del Niño Jesús. La testigo, XII en el Proceso Ordinario, lleva el peso de su afecto filial, con una riqueza de detalles, expresiones, hechos, que hacen de su declaración, a pesar de su brevedad, una de las más bellas y preciosas del Proceso Apostólico. . 

Ya conocemos a Sor Marthe, su vida y su carácter. En la introducción a su declaración de 1911, en los diversos testimonios de los Manuscritos autobiográficos de Thérèse y en la Circular necrológica, se nos aparecía el humilde converso con sus límites y su buena voluntad. Se llamaba, como recordaréis, Désirée-Florence-Marthe Cauvin, y nació en Giverville (diócesis de Evreux) el día de la fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo, el 16 de julio de 1865. Perdió a su madre muy joven; su infancia y adolescencia estuvieron profundamente marcadas por el sufrimiento y su carácter dejó huellas imborrables. Entrando en el Carmelo de Lisieux en 1887, muere allí el 4 de septiembre de 1916, pocos meses después de prestar testimonio en el Proceso Apostólico. Novicia de Teresa del Niño-Lésus, quiso prolongar su tiempo de noviciado para gozar más tiempo de la dirección de su santa Maestra. 

El retrato que sor Marthe dibuja de Thérèse es uno de los más claros y atractivos. La sencillez de la Sierva de Dios, su rectitud, su fuerza, su fervor, su igualdad de carácter aparecen como un ejemplo admirable y favorecen la imitación. Esto se aplica particularmente a la caridad de Thérèse cuando consideramos lo que dice sor Marthe al respecto. Una caridad que se destaca aún más frente a las carencias que sor Marthe reconoce humildemente. “Puedo decir con toda verdad que sor Teresa del Niño-Lésus ha sido siempre una verdadera madre para mi alma a través del cuidado que tuvo para formarme. Reconozco haber ejercido muchas veces su virtud, y estoy convencida de que otra hermana, en su lugar, me hubiera abandonado, tan insoportable era yo; pero siempre me trató con mucho amor y caridad, sin mostrar nunca el menor hastío” (p. 1063). Y lo que Teresa fue para sor Marta, lo fue para todos, como prueba el testigo con los hechos. Verdaderamente, para la pequeña Santa, la caridad lo era todo. Fue porque siempre estuvo animada por una gran fe. Veía a Jesús en todos, a este Jesús en cuya presencia caminaba siempre.

Este es también el secreto del gran recogimiento que Sor Marta pudo observar en la Sierva de Dios. “Siempre me ha llamado la atención el gran recogimiento en el que vivía la Sierva de Dios, incluso en las ocupaciones más divertidas. Se sentía siempre unida al buen Dios, nunca se mostraba disipada, ni siquiera en los trabajos fatigosos, por ejemplo en la lavandería. Cuando veía que me dejaba llevar por el trabajo material, me decía: '¿Qué haces?... Sé más interior, ocúpate más de Jesús, incluso en medio de tus trabajos'” ( pág. 1061). Si la Hermana Marthe nos trae valiosas "logias", en parte ya conocidas por lo que había transmitido para los "Consejos y Recuerdos de la Antigua Historia de un Alma", también sabe hablarnos, como muy pocos lo han hecho, de Thérèse, educadora y formadora espiritual; relata sus experiencias personales y las de sus compañeras que, encomendadas como ella a la Santa, sintieron la fuerza de su mirada, de sus palabras y de su ejemplo.

La hermana Marthe depuso el 8 de febrero de 1916, durante la sesión 56, y su declaración se puede encontrar en las páginas 1058-1077 de Public Copy.

 

[Sesión 56: - 8 de febrero de 1916, a las 2 a.m. de la tarde]

[1058] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Florence Désirée Cauvin, nací en Giverville, diócesis de Evreux, el 16 de julio de 1865, de Alphonse Gauvin, pastor y Désirée Pitraz. Soy hermana laica del Carmelo de Lisieux, donde entré en 1887 y donde hice mi profesión el 23 de septiembre de 1890.

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Preparé mi declaración por mi cuenta; nadie [1059] me ayudó. Estoy dispuesto a responder con perfecta sinceridad.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

No conocí a la Sierva de Dios antes de que entrara en el Carmelo. Cuando ella llegó allí, yo mismo había estado allí durante tres meses. Por lo tanto, compartimos la misma vida religiosa hasta su muerte en 1897.

Sobre todo por su profesión, tuve una relación particularmente íntima con ella, porque era una pequeña santa; ella me hizo mucho bien y nuestra madre me había permitido hablar con ella de las cosas de Dios para beneficio de mi alma.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Tengo una devoción muy grande por la Sierva de Dios, por el recuerdo de todo el bien que me ha hecho, y confío en obtener muchas gracias por su intercesión. Tengo un gran deseo de que sea beatificada para que sea más conocida y haga más bien para la gloria de Dios.

 

[Respuesta de las preguntas novena a la undécima inclusive]:

No sé nada de los primeros años de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

[1060] Sor Teresa entró en el Carmelo en abril de 1888. Yo mismo estaba allí desde el diciembre anterior. Tomó el hábito el 10 de enero de 1889 e hizo la profesión el 8 de septiembre de 1890. Yo hice la profesión el 23 de septiembre del mismo año. Sor Thérèse quería permanecer en el noviciado toda su vida. Así que me quedé allí porque no quería separarme de ella. Se desempeñó como sacristán y portera. Además, trabajó en la formación de novicias de su profesión. Lo hacía por orden de Madre Agnès de Jesus, priora, no oficialmente, sino de incógnito porque, de haberlo sabido, habría despertado los celos de Madre María de Gonzague y habría perturbado la paz de la comunidad. . Cuando hacia el final de la vida de la Sierva de Dios, la Madre María de Gonzague vuelve a ser priora, confirma a Sor Teresa en este cargo de formadora de novicias.

 

[Respuesta a la decimotercera solicitud]:

Sor Teresa cumplió todos sus deberes a la perfección, no por inclinación natural, sino por virtud.

 

[Respuesta a la decimocuarta solicitud]:

Nunca la he visto fracasar en la práctica de ninguna virtud. Siempre le aportaba el mismo fervor.

 

[1061] [Respuesta de la solicitud decimoquinta a decimosexta]:

La Sierva de Dios vio siempre al buen Dios en todas las cosas y particularmente en las superioras: además, era muy fiel en el cumplimiento de los más pequeños deberes que le indicaba la madre priora. A menudo me reprochaba mi falta de espíritu de fe y de sumisión. "Si vieras al buen Dios en tus superiores -me dijo- nunca reflexionarías sobre lo que dicen, pero siempre obedecerías ciegamente sin la menor retribución sobre ti mismo" [fuente principal de este discurso].

 

[Respuesta a la decimoséptima solicitud]:

Siempre me ha llamado la atención el gran recogimiento en el que vivía la Sierva de Dios, incluso en las ocupaciones más divertidas. Se sentía siempre unida al buen Dios, nunca se mostraba disipada, ni siquiera en los trabajos fatigosos, por ejemplo en la lavandería. Cuando vio que me dejaba llevar por el trabajo material, me dijo: “¿Qué haces?... Sé más interior, cuida más a Jesús, incluso en medio de tu trabajo”.

 

[Respuesta a las preguntas dieciocho a veinte inclusive]:

Antes de hacer la profesión, como no había nadie para barrer la capilla, se nos encargó a los dos, durante unas semanas, cumplir este oficio. Un jour, la Servante de Dieu, prise d'un élan d'amour, va s'agenouiller sur l'autel, frappe à la porte du tabernacle, en disant: [1062] « Es‑tu là, Jésus, réponds‑moi , Te lo ruego." [vea aquí la imagen ofrecida por Marie du Sacré-Coeur, que inspiró este gesto y esta pregunta]. Luego apoyando la cabeza en la puerta del tabernáculo, se quedó allí unos momentos, luego me miró. Su rostro estaba transfigurado y radiante de alegría, como si algo misterioso hubiera sucedido entre ella y el divino prisionero.

 

[Respuesta a la vigésima primera solicitud]:

Siempre me ha llamado especialmente la atención el gran amor de sor Teresa del Niño Jesús por la Santísima Virgen. Cuando estaba en este capítulo, no podía parar. Ella me aconsejó que me encomendara completamente a esta buena Madre y que tuviera hacia ella la ternura y la sencillez de un niño muy pequeño. Algunas semanas antes de su muerte, me llamó y me dijo: "No estaré en paz por tu cuenta, debes prometerme recitar un Recuerdo a la Santísima Virgen todos los días”. Se lo prometí y le fui fiel.

 

[Respuesta a las preguntas vigésima segunda a vigésimo sexta inclusive]:

Nunca se preocupó por la felicidad de la tierra, pero siempre me habló de la eternidad y me exhortó constantemente a confiar en Dios.

 

[Respuesta a las preguntas vigésima séptima a trigésima]:

La Sierva de Dios me decía muchas veces: «Si quieres alcanzar la santidad, no debes contentarte [1063] con imitar a los santos, sino que debes ser perfecto como es perfecto tu Padre Celestial. No creas que para alcanzar la perfección es necesario hacer grandes cosas. ¡Oh no! nuestro amor es suficiente para Nuestro Señor, démosle todo lo que nos pida sin hacer reservas. ¡Qué dulce es sacrificarse por quien se ama más que a uno mismo! Entonces nada cuesta y todo se vuelve fácil”.

 

[Respuesta a las preguntas trigésima primera a trigésima sexta]:

Puedo decir con toda verdad que sor Teresa del Niño Jesús ha sido siempre una verdadera madre para mi alma a través del cuidado que tuvo para formarme. Reconozco haber ejercido muchas veces su virtud, y estoy convencida de que otra hermana, en su lugar, me hubiera abandonado, tan insoportable era yo; pero siempre me trató con mucho amor y caridad, sin mostrar jamás el menor hastío.

Cuando veníamos a molestar a la Sierva de Dios para pedirle un favor, siempre estábamos seguros de ser bien recibidos; hasta tenía prisa, nunca mostraba la menor molestia, y si ocurría que no podía agradar, se disculpaba de manera tan amistosa que la gente se iba tan contenta como si hubiera prestado el servicio solicitado. Ella me dijo: “Si una hermana te pide un favor, haz todo lo que dependa de ti para dárselo, aunque te cueste mucho. Nunca digas no. Mira al buen Dios en cada una de tus hermanas, entonces nunca [1064] negarás nada: esta es la verdadera caridad.”

 

Durante los ocho años que pasé con la Sierva de Dios, nunca la oí faltar a la caridad. Siempre excusaba a sus hermanas, destacando sus virtudes. Cuando le conté de las broncas que me daban algunos, tuvo cuidado de no estar de acuerdo conmigo; pero ella lo atribuyó a mi falta de virtud. Si veía a una monja que estaba cargada, rápidamente iba al frente para aliviarla de su carga, y lo hacía tanto por una pobre hermanita laica como por una hermana del coro.

Allí estaba, en lencería, una hermana de carácter difícil y nadie quería estar con ella. Sor Thérèse pidió que la pusieran como asistente en este trabajo porque sabía que había mucho que sufrir.

Un año le expresé mi deseo de hacer mi retiro anual con ella. Ella accedió a mi pedido y, durante tres años, me hizo este favor. Para eso dejó pasar el tiempo de su profesión y esperó a que yo me fuera en soledad. Más tarde supe que le estaba haciendo hacer un sacrificio muy grande en esto, pero nunca lo hubiera sospechado, porque ella no lo demostró.

Para estimularme a la práctica de la virtud, se obligó a hacer conmigo pequeños sacrificios, que marcábamos cada día y cuya lista poníamos los domingos a los pies de la Santísima Virgen. Sor [1065] Teresa no necesitaba usar estos pequeños medios para sí misma, pero lo hizo sólo para mí, para animarme.

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima séptima y trigésima octava]:

La Sierva de Dios fue muy cautelosa. Lo noté especialmente en los consejos que me dio como novata. Podíamos encomendarle todo, estábamos seguros de que a nadie se le repetía una sola palabra, ni siquiera a la Madre Agnès de Jesús cuando era priora. Por eso acudí a ella con confianza, cosa que nunca he podido hacer desde entonces con nadie. Le conté todo y siempre recibí las luces que necesitaba mi pobre alma. Un día me escribió una nota de la que cito algunos pasajes que muestran la sabiduría de su dirección: "Hermanita mía, no tengas miedo de decirle a Jesús que lo amas, incluso sin sentirlo: es la manera de obligar que te ayude... es un gran suplicio ver todo a oscuras, pero no depende completamente de ti; haz todo lo que puedas para desapegar tu corazón de las preocupaciones de la tierra, luego ten la seguridad de que Jesús hará el resto. Pero sobre todo seamos pequeños, tan pequeños que todos puedan pisotearnos sin que parezca sentirlo” @LT 241@.

También se mostró muy atenta a no suscitar los celos de Madre María de Gonzaga [1066] dedicándose a la formación de las novicias.

 

El día que la Madre Marie de Gonzague le pidió a la Sierva de Dios que adoptara a un sacerdote misionero como su hermano espiritual, ella le prohibió mencionarlo incluso a la Madre Agnès de Jesús (su hermana Paulina y también su ex priora). Esta orden fue un gran sacrificio para la Sierva de Dios, pero en perfecta obediencia fue fiel en no decirle nunca una sola palabra. Por prudencia y temiendo que la madre Agnes la sorprendiera, se cuidó de cerrar con llave la puerta de su celda para poder ocultarle lo que estaba escribiendo.

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima novena y cuadragésima]:

Sor Teresa era muy exacta, como ya he dicho, en el cumplimiento de todas sus obligaciones; por los más pequeños servicios prestados expresaba su gratitud con efusión.

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús era perfectamente modesta, nunca corría, caminaba muy religiosamente, con los ojos bajos; ella no trató de ver o saber lo que estaba pasando a su alrededor. Ella nunca se preocupaba por lo que no le preocupaba a él. Nunca daba su opinión sobre nada a menos que se la pidieran, pero lo hacía con mucha discreción y en pocas palabras. “Cuando veas a varias hermanas reunidas hablando—[1067] me dijo—no te quedes ahí, sigue tu camino, sin querer ni oír lo que se dice” @ tem 15@

La Sierva de Dios estaba muy callada; No recuerdo haberle oído decir palabras inútiles. Tampoco habló nunca en los lugares regulares y no quería que fuéramos a buscarla durante el tiempo de gran silencio.

 

La Sierva de Dios estaba verdaderamente muerta para sí misma; nunca actuó por naturaleza ni para satisfacer sus pasiones; sentías que todo en ella era sobrenatural. Nunca buscó la compañía de sus hermanas, carmelitas de este mismo monasterio, y eso por puro desapego, porque las quería mucho, sino que iba con cualquier monja de la comunidad. Incluso diría que prefería ir con los más abandonados y menos amados.

A menudo tuve dificultades con las hermanas de las Siervas de Dios. No quería decírselo, por miedo a lastimarlo. Ella lo notó y me dijo: “Seguro que tienes peleas contra mis hermanas, ¿por qué no me dices lo que te hacen sufrir? No tendría más dolor que si me hablaras de otra monja. Desde ese día, ya no le oculté nada y nunca mostró el más mínimo aburrimiento.

 

[1068] [Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

Cuando trabajaba en la cocina, siempre noté una gran mortificación en la Sierva de Dios. Podías darle lo que quisieras, ella nunca se quejaba de nada; Desconocíamos por completo su gusto por la comida porque se lo tomaba todo con indiferencia.

La Sierva de Dios nunca se quejaba cuando tenía frío, aunque lo padecía mucho. Cuando fui a verla me edificó mucho su mortificación al ver sus pobres manos todas hinchadas, cubiertas de sabañones y apenas podía sostener la aguja. Cuando yo estaba en la cocina y ella tenía ocasión de venir allí, lo que sucedía a menudo, porque era portera, la invitaba a calentarse un poco; pero ella no lo quiso y todas mis súplicas resultaron inútiles; sin embargo, no estaba prohibido, pero cuanto más tenía que sufrir la Hermana Teresa del Niño Jesús para agradar a Dios, más feliz era.

También la encontré muy valiente en soportar las penas interiores: un año en particular, viéndola tan ferviente, pensé que estaba inundada de consuelos sobrenaturales y envidié su felicidad, porque sufría mucho interiormente. Yo le digo. Ella sonrió ante mi confianza y me dijo que su alma era como la mía, en la mayor oscuridad. Esta respuesta me sorprendió, tanto me había persuadido de lo contrario su alegría exterior.

 

[1069] [Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

La primera vez que vi a Sor Teresa del Niño Jesús, me impactó como un ángel. Su rostro tenía realmente un reflejo celestial, y esta impresión me quedó siempre igual, no sólo durante su postulantado, sino también a lo largo de su vida religiosa.

Habiendo venido una monja a verme al salón, pedí permiso para traer a mi hermana Teresa del Niño Jesús, que me fue concedido. Cuando hubo salido de la sala, esta respetable monja dijo a nuestra madre que estaba presente: “Qué delicia es esta niña, es más del cielo que de la tierra. Ella tiene algo tan puro, tan cándido que su vista da descanso al alma. ¡Cómo te agradezco, madre mía, que me la hayas traído!

 

[Respuesta a la cuadragésima cuarta solicitud]:

Siempre he admirado la fidelidad constante de la Sierva de Dios en las más pequeñas obligaciones de la virtud de la pobreza, como coger una cerilla y un papel, etc.

Volví a notar que era muy diligente en el trabajo; ella nunca perdió un minuto. También me aconsejó que fuera muy escrupuloso en este punto, "porque —dijo— el tiempo no nos pertenece".

La hermana encargada de la ropa blanca me dijo que la Sierva de Dios le había pedido como [1070] un gran favor que le diera la ropa blanca más vieja, la más remendada, todo lo que las otras hermanas no querrían usar. . Esta hermana accedió a su pedido, lo que llenó de alegría a sor Teresa del Niño Jesús.

 

[Respuesta a la cuadragésima quinta solicitud]:

La Sierva de Dios fue siempre una monja muy obediente. Jamás la he visto cometer la más mínima infidelidad contra la regla. Estaba atenta a obedecer hasta en los más mínimos detalles. Cuando nuestra madre hizo algunas recomendaciones, las siguió al pie de la letra y nunca falló.

Lo dejaba todo al primer toque de timbre, incluso en medio de una conversación, por interesante que fuera. Si estaba en el trabajo, dejaba su aguja sin terminar una puntada que había comenzado. De esta forma siempre era la primera en llegar al coro, lo que la alegraba porque allí recibía, decía, la bendición del ángel de la comunidad.

 

[Respuesta a la cuadragésima sexta solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús quería ser olvidada y ser siempre la última. Nunca la escuché disculparse, a pesar de que fue acusada injustamente. Me dijo, aludiendo a mi condición de hermana conversa: “Cómo me gustaría estar en tu lugar, en tu posición de hermanita del velo blanco. Vuestra vida es humilde y escondida, pero [1071] sabed bien que a los ojos de Dios no hay nada pequeño, si todo lo que hacéis, lo hacéis por amor».

Un día, cuando iba a ver a sor Teresa del Niño Jesús, la vi venir hacia mí, toda radiante de felicidad. Le pregunté por qué estaba tan feliz. Ella respondió: “Estaba con mi primer trabajo y me dijo todo lo que no le gustaba de mí. Ella puede pensar que me hizo daño, pero no, era al contrario el placer que me daba: también, cuánto me gustaría volver a verla para sonreírle”. Un momento después, llaman a la puerta; precisamente esta hermana, a la que recibió con la mayor bondad, me edificó mucho: me asombró de tan heroica virtud.

 

[Respuesta a la cuadragésima séptima solicitud]:

He visto muchas monjas fervorosas, pero nunca he visto una cuya virtud se pareciera a la de sor Teresa del Niño Jesús. Lo que me pareció heroico en su virtud fue la perfecta constancia de su fidelidad sin que nada pudiera jamás frenarla. Así, cuando la Madre María de Gonzague decía cosas dolorosas a la Madre Inés de Jesús, la Hermana Teresa, ciertamente muy afectada, no dejaba de mostrarse llena de deferencia y de delicadas atenciones hacia esta priora.

Ya sea que estuviera cansada o dolorida, nada se mostraba en su fervor por obedecer y en la siempre sonriente amabilidad de su caridad fraterna. [1072] Esta igualdad de virtudes me parece heroica, y nunca la he observado en otro.

 

[Respuesta a la cuadragésima octava solicitud]:

No noté nada indiscreto en su conducta. Ella era, por el contrario, de un juicio perfectamente recto.

 

[Respuesta a la cuadragésima novena solicitud]:

Considero un don sobrenatural el discernimiento que la Sierva de Dios mostró en la conducta de sus novicias. Mostró una prudencia y una madurez muy por encima de su edad. Cómo lamento haber aprovechado muy poco los buenos consejos que me dio, porque ahora reconozco que todo lo que dijo fue inspirado por Dios y que nunca actuó de acuerdo con sus opiniones personales.

A veces me resultaba difícil sostener su mirada, era tan profunda y penetrante; Sentí que ella leía todo lo que pasaba en mi alma.

Un día que tenía mucho dolor, había tenido mucho cuidado de ocultarle mi sufrimiento: la encuentro y le hablo lo más amablemente posible para que no se dé cuenta de nada. Pero cuál fue mi asombro al oírle decirme inmediatamente: "Lo sientes, estoy seguro". @MSC 26,1@ Me quedé asombrado de verme así adivinado; así que le dije lo que me hacía sufrir y, con sus buenos [1073] consejos, me dio tranquilidad.

 

Al comienzo de mi vida en el Carmelo, me había unido a nuestra Madre Priora con un cariño que creía verdadero y bueno, pero Sor Teresa del Niño Jesús, que era una pequeña santa, vio enseguida que mi cariño era demasiado humano y me dolió mucho el alma. El 8 de diciembre de 1892, día inolvidable para mí, me llamó a su casa y me dijo: "Tú le causas al buen Dios mucho dolor porque te buscas demasiado con Nuestra Madre: tu cariño es bastante natural, que no sólo es un gran obstáculo para vuestra perfección, sino que pone en gran peligro vuestra alma: si debéis comportaros siempre así, más os habría valido quedaros en el mundo. Agregó: “Si Nuestra Madre nota que tienes dolor, muy bien puedes decirle todo lo que te acabo de decir. Prefiero que me despida del monasterio, si quiere, que faltar a mi deber al no advertirte por el bien de tu alma."@MSC 20,2-21,2@

 

[Respuesta a la quincuagésima solicitud]:

No creo que Sor Teresa del Niño Jesús haya realizado ningún milagro propiamente dicho durante su vida.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

Sólo conozco los escritos de la Sierva de Dios por la publicación que de ellos se ha hecho.

 

[1074] [Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

Nada sé de la enfermedad de la Sierva de Dios, excepto que sufrió un verdadero martirio. La comunidad no fue a verla por su gran debilidad. Pero como siendo su pequeña novicia y estando empleada en la cocina, todavía tenía la alegría de verla algunas veces y de construirme todavía cerca de mi santa señora. Aunque estaba muy enferma, no se olvidó de mi cumpleaños el 29 de julio, víspera del día en que recibió la extremaunción, y me entregó una pequeña imagen con una nota de su mano.

Tampoco asistí a la agonía de la Sierva de Dios, pero estuve presente cuando, en el momento de su último suspiro, abrió los ojos y miró por unos instantes algo invisible.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima tercera a quincuagésima quinta inclusive]:

No sé nada en particular sobre estos puntos, y no he notado nada extraordinario en estas diversas circunstancias.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Lo sé por oírlo dicho y porque es notorio que hay una multitud continua de peregrinos al sepulcro de la Sierva de Dios, y que allí se reza con gran fervor. Hace unas semanas, una persona vino a verme cuando regresaba del cementerio. Me dijo que se había quedado maravillada con lo que había visto: “Había [1075] —dijo— como diez hombres; entre ellos, cuatro soldados: todos rezaban con gran devoción y sin ningún respeto humano; uno de ellos en particular me edificó más que los otros; rezaba su rosario con gran piedad. ¡Oh! hermana mía, no te puedes imaginar la fe y la confianza con que la gente reza ante la tumba de tu pequeña santa. »

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

Durante la vida de la Sierva de Dios, las monjas de la comunidad ciertamente la consideraban muy fervorosa, pero su gran sencillez y su humildad hacían imposible advertir todo el heroísmo de su virtud. Sin embargo, las novicias, que más la frecuentaban, la consideraban una santa. Sor Marie-Madeleine, que acababa de morir y testificó en el primer Juicio, en un momento evitó ir con ella, “porque – decía – Sor Teresa del Niño Jesús era demasiado santa y adivinaba todo lo que pasaba en su alma.

Desde su muerte, todas las hermanas de la comunidad aman y veneran a la Sierva de Dios como a una santa. Sentimos que su influencia hace mucho bien a nuestras almas; cada uno busca imitarlo en su "caminito de confianza y abandono". Incluso noto que aquellos que no habían notado su santidad durante su vida ahora reconocen cuán heroica y agradable a Dios fue.

Casi todos los días, en el recreo, nuestra [1076] madre nos lee cartas de los soldados que combaten en el frente. Estas cartas hablan de los rasgos protectores verdaderamente notables de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

Nunca he oído a nadie dudar de la santidad de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima novena a sexagésima quinta]:

He oído hablar de multitud de gracias milagrosas obtenidas por intercesión de la Sierva de Dios, pero yo mismo no las he visto. Personalmente, puedo dar fe de los siguientes dos hechos:

1° Una tarde, pasando cerca de la estatua del niño Jesús de Teresa, percibí un olor muy fuerte a heliotropo. No lo noté al principio, pero como el olor aún era muy fuerte, comencé a buscar la causa. Al no encontrarlo, informé a nuestra Madre Marie-Ange que vino y percibió el mismo olor: inmediatamente pensó en Sor Teresa del Niño Jesús y el perfume desapareció inmediatamente. Era la primera vez que nuestra pequeña santa se nos mostraba de esta manera.

En otra ocasión, me vinieron a buscar para ir a una hermana discapacitada, me costó mucho, pero, a pesar de mis reticencias, fui allí con la idea de imitar a nuestra pequeña Thérèse. Al llegar a la celda de la hermana inválida [1077], me invadió un perfume de violetas muy dulce y muy acentuado. Pensé que era nuestro santito el que me hacía este favor para demostrarme lo satisfecho que está Jesús con los pequeños sacrificios que hacemos por su amor.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Signatum: HERMANA MARTA DE JESÚS.

He presentado lo anterior conforme a la verdad, lo ratifico y lo confirmo.

Testigo 19 (3 ​​de oficio) - Pierre‑Alexandre Faucon

Este testigo es completamente nuevo. No compareció al Juicio Ordinario, y ahora comparece como testigo de oficio. No se acercó a Teresa hasta el final de su vida cuando, ya madura para el cielo, pero en medio de la noche de la fe, vislumbró y predijo su misión futura, la proximidad del tiempo de sus conquistas.

 

Nacido en Ondefontaine (Calvados) el 15 de febrero de 1842, Faucon fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1868. Completamente al servicio de su diócesis, desempeñó allí varios oficios sucesivos, siempre con celo apostólico y gran devoción. Primer vicario en Notre-Dame de Guibray, pasó con el mismo cargo, en 1870, a Saint-Jacques de Lisieux, y luego fue trasladado a Caen, en 1876, como capellán del monasterio benedictino. En 1883 fue nombrado párroco de Ryes y finalmente en 1886 regresó a Lisieux como capellán de la Congregación para los Huérfanos; al mismo tiempo se convirtió en confesor extraordinario del Carmelo. En el Proceso Apostólico se declaró, como veremos, “canónigo honorario de Bayeux, capellán de las monjas de Nuestra Señora de la Caridad de Lisieux”. Murió el 3 de mayo de 1918.

 

El testimonio del canónigo, muy sobrio y discreto, confirma la admiración que había manifestado el 29 de septiembre de 1897, después de escuchar la última confesión de Teresa agonizante (cfr. PA, testimonio de Madre Inés de Jesús, p. 508). Faucon recuerda esta confesión, pero, lo que es más importante, recuerda las disposiciones y actitudes sobrenaturales con las que Teresa se acercó al gran sacramento de la Penitencia. “Cuando venía a mí, en cuatro confesiones, hablaba con mucha sencillez, claridad y sobriedad. No había nada en su conducta espiritual que denotara la menor afectación. No se preocupaba por los demás, se olvidaba de sí misma y pensaba sólo en Dios” (p. 1085).

 

Faucon testificó el 9 de febrero de 1916, durante la sesión 57, y su declaración se puede encontrar en las páginas 1084-1088 de nuestra copia pública.

 

[Sesión 57: - 9 de febrero de 1916, a las 9 horas]

[1084] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Pierre-Alexandre Faucon, nacido en Ondefontaine, el 15 de febrero de 1842, hijo de Gilles Faucon, guardia privado y Aimée Besognet. Soy sacerdote, canónigo honorario de Bayeux, capellán de las monjas de Notre-Dame de Charité de Lisieux.

 

[El testigo responde correctamente de la tercera a la quinta pregunta].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

En mi testimonio no estoy sujeto a ninguna influencia interior o exterior que pueda alterar la verdad.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Conocí a la Sierva de Dios a través de las funciones de confesor extraordinario de las monjas del Carmelo que ejercí durante los últimos cuatro o cinco años de la Sierva de Dios. Vino a mi confesionario cuatro veces. Además, estando gravemente enfermo su confesor ordinario, fui llamado en los últimos días de su vida para darle la última absolución.

También fui informado de lo que concierne a la Sierva de Dios a través de mis conversaciones con las otras [1085] monjas del monasterio.

Leí “La historia de un alma” que confirma lo que sabía sobre la Sierva de Dios; pero solo diré en mi testimonio lo que aprendí personalmente.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Amo mucho a la Sierva de Dios y le tengo gran devoción, por sus virtudes y su poder de intercesión, de lo que no tengo ninguna duda. Deseo mucho su beatificación y será para mí una gran alegría asistir a ella si Dios me concede la vida.

 

[Respuesta de la novena a la decimotercera pregunta]:

Personalmente no conozco nada concreto sobre los primeros años y el curriculum vitae de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la decimocuarta solicitud]:

Cuando se me presentaba, en las cuatro confesiones, hablaba con gran sencillez, claridad y sobriedad. No había nada en su conducta espiritual que denotara la menor afectación. No se preocupó por los demás, se olvidó de sí misma y pensó sólo en Dios. Me parece que ella realizó la máxima de la Imitación "Ama nesciri et pro nihilo reputari", o mejor aún este dicho de San Pablo: "Mortu estis et vita vestra abscondita est cum Christo in Deo" (Col. 3, 3). ).

 

[1086] [Respuesta a las solicitudes decimoquinta a trigésima sexta inclusive]:

No he visto al Sirviente lo suficiente

 

TESTIGO 19 (III de oficio): Pierre‑Alexandre Faucon

 

de Dios para dar testimonio detallado de cada una de las virtudes.

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima séptima y trigésima octava]:

Las monjas del Carmelo me dieron grandes elogios a la Sierva de Dios como maestra y directora de novicias. Los que estaban bajo su dirección en particular me decían que los iluminaba, disipaba sus dudas, los consolaba maravillosamente, los animaba admirablemente y parecía leerles el alma. Ella tenía una respuesta para todo; además, ¡cuánto no se arrepintieron de ella después de su muerte! como la extrañaban!

 

[Respuesta a las solicitudes trigésima novena a la quincuagésima primera]:

No sé nada personal sobre estos detalles. Podría dar una apreciación después de leer la "historia de su vida" que considero muy sincera, pero todos podrían hacer el mismo juicio.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima segunda]:

A causa de la grave enfermedad del Sr. Youf, confesor ordinario, fui llamada a la Sierva de Dios moribunda para escuchar su última confesión. Entré en su enfermería como en un santuario. [1087] Verlo me llenó de profundo respeto. En medio de sus sufrimientos estaba tan hermosa, tan tranquila que ya parecía estar en el cielo. El venerable Padre Granger, misionero diocesano, sabiendo que tenía que acercarme a la Sierva de Dios, a quien sin duda consideraba una santa, me instruyó que le pidiera que orara para obtener dos gracias particulares para ella. Ella me prometió con sencillez y humildad. Desde entonces supe que el padre Granger había obtenido estos favores relacionados, creo, con la construcción de la Iglesia del Sagrado Corazón de Langannerie.

 

[Sobre las solicitudes XNUMX a XNUMX, el testigo dice que no tiene nada en particular que declarar].

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

He estado y voy, cuando puedo, en peregrinación al sepulcro de la Sierva de Dios. La afluencia de peregrinos es continua ya menudo en cantidades considerables. Oramos bien, con reverencia y seriedad.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

En general, se cree en todas partes que Sor Teresa del Niño Jesús es santa y obtiene milagros. Esto es evidente ya que a su tumba acude gente de las más diversas regiones y le escriben personas de todo el mundo para pedir oraciones o relatar milagros.

 

[1088] [Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

No conozco a nadie que se oponga a esta reputación de santidad o de milagros.

 

[Sobre las solicitudes XNUMX a XNUMX, el testigo dice que no tiene nada en particular que declarar].

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[Respecto a los Artículos, el testigo dice que solo sabe lo que ya presentó en respuesta a solicitudes anteriores. - Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Firmado: P. FAUCON.

He depuesto lo anterior, conforme a la verdad, lo ratifico y confirmo.

Testigo 20 (4 de oficio) - Anatole Flamérion SJ

El erudito jesuita ya nos es conocido: lo encontramos como testigo ordinario 23 en el Juicio de 1911. No conocía a Teresa del Niño Jesús. Por eso habla de él sólo en relación con la fama de santidad, con el poder que parece tener en el cielo, con la influencia admirable de la Historia de un alma.

 

Nacido en París el 7 de octubre de 1851, Anatole Flamérion entró muy joven en la Compañía de Jesús. Excelente maestro, pasó buena parte de su vida en varios Colegios de la Compañía en Francia; también predicó retiros y ejercicios. Allí tuvo tanto éxito, especialmente con los sacerdotes, que sus superiores lo nombraron director de la "Villa Manrèse" en Clamart, cerca de París. Su lugar estaba allí, y es difícil decir todo el bien que hizo allí. En 1909, mientras continuaba su ministerio en Villa Manrèse, sucedió al Padre de Haza como exorcista oficial de la diócesis de París y al frente de una obra de la que este mismo Padre había sido el primer director, la obra de "La All- Madre misericordiosa y de las Víctimas del Corazón de Jesús.” Murió en París en 1925.

El Proceso Ordinario ya menciona el doble apostolado del Padre (cf. I, pp. 508-512). No obstante, quisiéramos subrayar su celo apostólico por la Obra de las Víctimas, dado que fue la causa de un incidente al que se refiere en las pp. 1107-1108, y que había preocupado a las autoridades eclesiásticas, incluso en Roma, durante los años anteriores. Como había escrito retractándose de su declaración de 1911, sin importancia para la vida y las virtudes de Thérèse, la Sagrada Congregación de Ritos había pedido una aclaración. Si bien se trataba sólo del simple hecho de que el obispo de Lisieux se opuso enérgicamente a la entrada en el Carmelo de una de las "víctimas", se recopiló un enorme expediente sobre esta cuestión en un gran volumen oficial conservado en los Archivos del Obispado. de Bayeux, bajo el título “Causa de Beatificación y Canonización de la Sierva de Dios Teresa del Niño Jesús - Memorándum del Obispo de Lisieux sobre el incidente RP Flamérion (1914).

En su declaración, Flamérion, como hemos dicho, habla sobre todo de la fama de santidad, de los milagros y de la influencia de los escritos de Teresa. Sobre los escritos, el juicio del jesuita es particularmente interesante, porque es fruto de una evolución: al principio no fue favorable. “Estudiada reflexivamente, esta obra (Historia de un alma) presenta una doctrina muy profunda sobre el amor de Dios como motor de una vida de sacrificio. Encuentro en él una perfecta conformidad, en el conjunto y en los detalles de la doctrina, con los escritos de los santos cuya doctrina espiritual está más autorizada en la Iglesia, como Santa Catalina de Siena, San Juan de la Cruz, Santa Teresa, San Francisco de Sales, Beato Henri Suzo, etc. (págs. 1099-1100). En esto insiste el testigo en la siguiente respuesta al subpromotor, queriendo saber si juzga los escritos de Teresa teñidos de quietismo, o al menos tendientes inoportunamente a conducir las almas hacia la unión mística, sin tener en cuenta la necesidad de purificación y esfuerzo ascético. : “La doctrina de sor Teresa no es en modo alguno quietista. Como San Francisco de Sales, aprieta con guante de terciopelo, pero aprieta muy fuerte. Si compromete inmediatamente a las almas al amor de Dios, es para hacerles encontrar en este amor la fuerza para practicar eficazmente y en los detalles más positivos las virtudes mortificantes» (p. 1100).

También es muy importante lo que describe Flamérion sobre la influencia de Teresa y su doctrina sobre los sacerdotes.

El testigo declaró el 25 de agosto de 1916, durante la 58ª sesión, y su testimonio se encuentra en las págs. 1097-1109 de nuestra Copia Pública.

 

[Sesión 58: - 25 de agosto de 1916, a las 8:30 am y a las 2 am de la tarde]

[1097] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

 

[Respuesta a la segunda solicitud]:

Mi nombre es Anatole Flamérion, nacido en París, parroquia de Saint-François Xavier des Missions Étrangères, el 7 de octubre de 1851, hijo de Nicolas Alexandre Flamérion, empleado municipal de la ciudad de París y Louise Adélaïde Charlotte Sicard. Soy sacerdote, religioso profeso de la Compañía de Jesús y director de la obra de Retiros Sacerdotales en Clamart, diócesis de París. Soy también, por delegación de su eminencia el cardenal Amette, exorcista [1098] de oficio para la diócesis de París.

 

[El testigo responde correctamente las preguntas XNUMX a XNUMX].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Es para cumplir con un deber que vengo a declarar ante el tribunal. Mi testimonio no está influido por ninguna presión exterior ni por ningún sentimiento personal que pueda falsear su carácter.

 

TESTIGO 20 (IV OFICINA): Anatole Flamérion SJ

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Nunca conocí personalmente a sor Teresa del Niño Jesús, y no tendré testimonio directo sobre su currículum vitae y sobre sus virtudes.

He leído sus escritos y podré decir, desde el punto de vista teológico, lo que me parece de su doctrina y de su espíritu.

Como director de retiros sacerdotales, podré dar testimonio de la influencia que los ejemplos, las enseñanzas y la protección de sor Teresa ejercen en la vida espiritual de un buen número de sacerdotes.

Finalmente, como exorcista de oficio por la diócesis de París, tendré que relatar hechos donde la influencia sobrenatural de la Sierva de Dios me parece cierta.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Tengo una profunda devoción y una gran confianza en Sor Teresa del Niño Jesús. [1099] Esta disposición está motivada sobre todo por la experiencia de su saludable influencia, tanto en mí como en los demás.

Deseo vivamente su beatificación para la gloria de Dios, el bien de las almas y su propia exaltación.

 

[Respuesta de la pregunta novena a la quincuagésima inclusive]:

Indiqué antes que no tenía testimonio directo sobre la vida de la Sierva de Dios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima primera]:

He leído la vida de la Sierva de Dios escrita por ella misma, así como los poemas, cartas, consejos y demás anexos a este volumen.

Una primera lectura me dio impresiones bastante desfavorables, todo eso me pareció un poco cursi. Lamenté, por imprudencia, que los superiores hubieran alentado la redacción de esta autobiografía (año 1901).

 

Cinco o seis años después me vi obligado a reconocer que la lectura de estas obras era muy saludable para las almas que dirigía. Luego reanudé la lectura de este libro que desde entonces he meditado mucho y encontré que, estudiado con reflexión, esta obra presenta una doctrina muy profunda sobre el amor de Dios como fuerza motriz de una vida de sacrificio. Encuentro en él una perfecta conformidad, en todo y en los detalles de la doctrina, con los escritos de los santos cuya doctrina espiritual está más autorizada en la Iglesia, como santa Catalina-[1100]rina de Siena, san Juan de los Cruz, Santa Teresa, San Francisco de Sales, Beato Enrique Suzo, etc.

[Pregunta al vicepromotor: ¿crees que los escritos de la Sierva de Dios están impregnados de quietismo? ¿Creéis que pretenden conducir directamente a las almas a la unión mística sin tener en cuenta los ejercicios inferiores de la vía purgativa? - Respuesta]:

La doctrina de sor Teresa no es en modo alguno quietista. Como San Francisco de Sales, aprieta con guante de terciopelo, pero aprieta muy fuerte. Si compromete inmediatamente a las almas en el amor de Dios, es para hacerles encontrar en este amor la fuerza para practicar eficazmente y en los detalles más positivos las virtudes mortificantes.

 

[Respuesta a las preguntas quincuagésima segunda a quincuagésima quinta inclusive]:

Yo personalmente no sé nada acerca de estos puntos.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima sexta]:

Fui varias veces a rezar ante la tumba de la Sierva de Dios para obtener gracias espirituales que de hecho obtuve. En mi primera visita en 1909, me encontré allí solo. En 1910, encontré algunas personas allí. En 1912 noté una competencia muy considerable. Es bien sabido que desde entonces esta competencia se ha mantenido y no ha hecho más que aumentar. Los peregrinos no son sólo gente ignorante y corriente, sino personas altamente cualificadas (obispos, superiores de órdenes, sacerdotes, religiosos, etc.).

 

[1101] [Respuesta a la solicitud quincuagésima séptima]:

De todos lados y en todo momento, escuchamos dar testimonio de la fama de santidad y milagros de la Sierva de Dios. La impresión universal pesa sobre la eficacia de su intercesión. Conozco personalmente a un número muy grande de almas que invocan constantemente a sor Teresa del Niño Jesús para obtener de ella favores espirituales o de otro tipo, y muchos me dan testimonio de que efectivamente los obtienen. Estando en París, tengo ocasión de escuchar comunicaciones sobre este punto de todas partes de Francia. La atención popular se centra más explícitamente en la eficacia sobrenatural de su intercesión que en la heroicidad de sus virtudes, pero las personas espiritualmente más iluminadas suelen expresar su admiración por las virtudes heroicas de la Sierva de Dios. La primera causa de esta reputación es, a mi juicio, la santidad real de la Sierva de Dios y sobre todo la experiencia que hemos tenido de la eficacia de su intercesión. Sin duda los medios, por otra parte muy legítimos, que se tomaron para dar a conocer a la Sierva de Dios (especialmente la publicación de su Vida), contribuyeron a la difusión de esta reputación, pero no son la causa principal. Además, si esa fuera una empresa humana, habría caído hace mucho tiempo.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima octava]:

En los primeros años que siguieron a la publicación de la Vida de sor Teresa (1898), escuché [1102] que muchas personas, incluso en los Carmelos, consideraban esta publicación inoportuna y teñida de algún sentimentalismo. Pero estas fueron impresiones superficiales sin el alegato de agravios positivos y bien investigados. Además, esta impresión está hoy sumergida por la multitud de testimonios contrarios.

 

[Respuesta a la solicitud quincuagésima novena]:

Conozco personalmente a un buen número de sacerdotes que deben el aumento de su perfección sacerdotal a su devoción a sor Teresa y a la práctica del “camino”. Se dedican a hacerlo conocer, honrar e invocar. Debo señalar que, de estos sacerdotes, algunos están entre los más piadosos, los más celosos; otros, aunque

 

TESTIGO 20 (OFICINA IV): Anatole Flamérion

 

buenos y serios sacerdotes, no tenían ni en su pasado, educación y ambiente, ni en su mentalidad, ni en el tipo de su espiritualidad, una verdadera aptitud para comprender a Teresa y abrazar el “pequeño camino”. Conozco algunos, a quienes podría citar por sus nombres y funciones; tenían una predisposición de espíritu académico y modernizador (empleo expresiones bastante simplistas, pero el tribunal captará los matices), o bien una tendencia a la ironía y al desdén, frecuentes, además, en la mística. Ahora bien, de ambos tuve el testimonio de que recibieron un número de gracias en el orden espiritual, y más de una vez en el orden temporal. Recientemente, uno de ellos, habiéndose retirado a Clamart, me permitió, sabiendo que me dirigía a Bayeux, invocar [1 103] su testimonio y declarar su nombre: es el Sr. Canon Audollent, vicario general, director de libertad diocesana. educación. Afirma los beneficios de sor Teresa hacia él, desde el punto de vista de las gracias espirituales (yo mismo he visto los efectos) y desde el punto de vista del trabajo que administra, por una intervención repetida varias veces, en términos materiales. recursos.

Otro, también encargado de honrosas funciones en la diócesis, ferviente devoto de sor Teresa, sacerdote eminentemente piadoso, declaró haber recuperado, sin poder contar con ello, una suma muy grande, y que por intervención de sor Teresa .

Otro sacerdote, bajo mi supervisión, que ejercía altas funciones en uno de los establecimientos secundarios más importantes de París, no tenía nada, sino todo lo contrario, que lo predispusiera a gustar a sor Teresa, al menos eso pensaba yo, y él también, tanto. que yo mismo, entonces devoto de sor Teresa, no me hubiera atrevido a hablarle de esta devoción, por miedo de atraer una cierta sonrisa a la comisura de sus labios. Sin embargo, un colega le dijo un día: “Debes leer la vida de una monja carmelita, sor Teresa del Niño Jesús; eres psicóloga, eso te parecería curioso. Se lo toma literalmente, pide la vida más plena y se pasa todo el día de Navidad leyendo el libro de cabo a rabo. Él es conquistado. Mucho mejor había cuidado, junto con una dama caritativa, de una pobre mujer condenada por los médicos, y cuya muerte la iba a dejar [1104] sola en el mundo, sin aliados, sin parientes, en extrema miseria, dos huérfanos, una niña de 16 años y un niño de 13 años. La pobre mujer había estado desesperada durante muchas semanas, maldita la Providencia, no podía aceptar esta terrible perspectiva. Ante el peligro de esta alma, el sacerdote pensó en sor Teresa: comenzó una novena, la caritativa señora había hecho lo mismo, cada uno sin su conocimiento. Resultado: inversión total, resignación admirable, la pobre mujer murió con los ojos aún fijos en la imagen de María, asistida por sus dos huérfanos rezando el rosario, hasta el último suspiro de su madre. Envié, a su debido tiempo, a Lisieux, la relación detallada, escrita por la mano del sacerdote.

Pero la intervención de sor Teresa envolvió la vida de estos huérfanos, cuya maravillosa protección y extraordinaria .

Para limitar los ejemplos: sólo uno que se parece a muchos otros. Un sacerdote de mis penitentes, un hombre nada sentimental, ni místico, bastante tranquilo y bastante positivo, me dijo: “¿Conoces la vida de una pequeña carmelita?...”—“¡Sí! ¡Hermana Teresa del Niño Jesús! ”—“¡Ah! Lo acabo de leer, estoy encantada; es sobre todo esta sencillez, esta virtud sólida y amable al mismo tiempo.” "Estoy feliz - le dije - de escuchar este testimonio de tu boca, siendo tal como te conozco".

Podría multiplicar los ejemplos, y todos volverían a esta idea: “¡Qué sencillez, qué bondadosa [1105] virtud y qué fuerza también y qué generosidad!”.

Me atrevo a citar, finalmente, el testimonio del propio depositante que es converso a Sor Thérèse, y podría proclamar que su vida ha sido cambiada, volteada, por la protección y acción de Sor Thérèse, con quien estaba envuelto, sobre su ministerio a los sacerdotes, y como encargado de la obra de las Víctimas de la Madre Misericordiosa?

Este no es el lugar ahora para indicar las condiciones y producir las pruebas. Estos tendrán que ser juzgados, a la hora que Dios señalará.

 

[Continuación de la respuesta a la quincuagésima novena solicitud]:

Hay una obra que se llama “Víctimas de la Madre Misericordiosa por el Corazón de Jesús”.

Mis superiores me encomendaron la dirección de esta obra, en 1909, después de la muerte del Padre de Haza, que había sido su primer director. [1106] Esta obra consiste esencialmente en que un cierto número de almas son elegidas por la Santísima Virgen, para la reparación del Corazón de Jesús, por los pecadores, para la renovación y santificación de los sacerdotes. Estas almas tienen una misión especial y caminan de manera extraordinaria. Luchan directa y sensatamente con los demonios, debilitando o rompiendo así su poder en beneficio de otras almas pecadoras o tentadas. Las virtudes heroicas que practican, las expiaciones y reparaciones que ofrecen al asumir estos dolores crucificantes, disminuyen tanto las tentaciones en otras almas o incluso las liberan por completo. El diablo, en su maldad, puede hacer que estas víctimas sufran moral y físicamente. Pero están armados contra él con gracias poderosas ya menudo extraordinarias.

Todo esto fue presentado a la Congregación del Santo Oficio en 1901.

En los exorcismos que tuve que hacer a estas víctimas, que no son poseídos ordinarios, ya que el demonio en ellos está encadenado y esclavo, se me dijo una y otra vez que la Hermana Teresa del Niño Jesús ejercía sobre los demonios, para el bien de las almas y especialmente de los sacerdotes, una influencia continua. Los demonios la llamaban con rabia: "esa pequeña devoradora de sacerdotes", etc.; se quejó de que arrebataba sus almas, dijo que favorecía mi ministerio en los retiros sacerdotales y en la dirección de los sacerdotes.

Lo que me hace cierta la verdad de esta [1107] influencia de Sor Teresa es: 1° que desde que se me ha confiado esta obra por las Víctimas a la que está asociada Sor Teresa, la eficacia de mi ministerio ha aumentado considerablemente; es en segundo lugar que cierto número de hechos que me habían sido anunciados por estas mismas confesiones forzadas de los demonios fueron ef

 

TESTIGO 20 (IV OFICINA): Anatole Flamérion SJ

 

realmente hecho En particular, se me dijo irónicamente: “¡Las almas vendrán a ti para el Carmelo! “Ahora no tengo confesionario, no dirijo ninguna asociación de chicas jóvenes y, sin embargo, siete personas se han encontrado espontáneamente bajo mi dirección, una de las cuales ha entrado en el Carmelo y las otras están a punto de incorporarse”, admitió.

Es cierto que desde mi testimonio en el juicio del Ordinario en 1911, ha ocurrido un hecho que podría suscitar algunas dudas entre los jueces sobre la verdad o la eficacia de la intervención de Sor Thérèse, al menos en el caso particular de una de estas víctimas. , o sobre el valor de las fuentes de información antes mencionadas.

 

Este es el caso JP: esto es en lo que consiste. Me había sido declarado por las comunicaciones sobrenaturales de JP, que es una “víctima”, que la voluntad del Sagrado Corazón y de Sor Teresa era que dicha JP fuera admitida en el Carmelo de Lisieux. Sin embargo, las gestiones que he dado para que sea aceptado allí se han topado hasta ahora con la negativa del obispo de Bayeux, en su calidad de superior del Carmelo, declarando que sólo admitiría a JP por mandato de la Congregación de [1108] Religiosa. En vista de este hecho, manteniendo mi plena convicción personal de la verdad de la acción de la Hermana Thérèse en el caso, pensé que debía retirar la declaración que había hecho en el Juicio Ordinario. Creía que el respeto a la autoridad me obligaba a dar este paso. Hoy citado nuevamente por el Proceso Apostólico, entrego los hechos tal como están al aprecio de la Sagrada Congregación de Ritos.

 

[Respuesta de las preguntas sexagésima a sexagésima quinta inclusive]:

No tengo nada que decir.

 

[Respuesta a la sexagésima sexta solicitud]:

No tengo nada que añadir.

 

[1109] [Respecto a los artículos, el testigo dijo que solo sabía lo que ya había presentado en respuesta a solicitudes anteriores. — Con esto concluye el interrogatorio de este testigo. Se da la lectura de Hechos. El testigo no hace cambios y firma lo siguiente]:

Signatum: A. Flamerion, praes. SJ

Testigo 21 - María de la Trinidad y la Santa Faz OCD

El testigo 17 del Proceso Ordinario reaparece aquí como el primer testigo del Proceso “Continuativo”, el 21 de la serie de los que debían testificar en el Proceso Apostólico. Ya hemos dicho varias veces que este es el testigo más calificado, el único realmente importante en el Juicio “Continuativo”, quien dio uno de los testimonios más válidos de todo el Juicio.

 

Esta es la conocida novicia favorita de Thérèse. Fue llamada en el mundo Marie-Louise-Joséphine Castel. Nacida en Saint-Pierre-sur-Dives (diócesis de Bayeux) el 12 de agosto de 1874, después de un juicio en el Carmelo de la Avenue de Messine en París, ingresó en el Carmelo de Lisieux en 1894 e hizo su profesión allí el 30 de abril. 1896. Murió allí durante la tragedia de la última guerra, el 16 de enero de 1944.

 

Su declaración, una de las más largas de todo el Proceso Apostólico, es seria y detallada. Aunque repite datos, palabras, hechos ya archivados en el primer Juicio, se esfuerza por hacerlo de una manera nueva, y su testimonio es tan fresco que da la impresión de revelar algo nuevo. .

Marie de la Trinité, como ella misma dice al principio, vivió “en gran intimidad” con Thérèse durante tres años y algunos meses (cfr. p. 1216). Así puede dar testimonio de haberla visto "siempre fiel en todo" (p. 1218), "con un aire tan recogido que se podría juzgar que no perdió la presencia de Dios" (ib.). La visión de esta unión íntima con Dios fue el fundamento y el secreto de la eficacia de la formación espiritual que Teresa dio a su novicia, que dio el valor y la fuerza de su pedagogía. Podemos considerar el testimonio de Marie de la Trinité como una verdadera exposición de esta pedagogía, ciento por ciento sobrenatural, pero basada en principios y experiencias que demostraron “una prudencia y una madurez de juicio muy por encima de su edad” (p. 1248).

 

Encontramos aquí y allá en el testimonio de los testigos hechos y expresiones de simpatía, ya conocidos por los Consejos y Memorias de la antigua edición de la Historia de un alma. Marie de la Trinité los había anotado inmediatamente después de la muerte de Thérèse, "mucho antes de que se hablara del Proceso, incluso informativo" (p. 1235), y esto les da un valor especial.

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

especial a las palabras de la monja que sabe bien que Teresa, cuando le habla, revela su alma, su experiencia religiosa, lo que ella misma practica antes de aconsejarlo a los demás (cf. pp. 1221, 1230, 1255).

Notamos con agrado que el testigo subraya la vida bastante ordinaria de Teresa, exenta de esos hechos carismáticos que la vida de los santos suele ofrecer a nuestra admiración: “su vida, aquí abajo, no fue fuera de lo común; este es su sello particular que lo hace imitable y accesible a todos” (cfr. pp. 1273‑1274). Pero este "ordinario" es la virtud heroica. Marie de la Trinité destaca de manera excelente las características del heroísmo de esta vida ordinaria, en dos páginas que figuran entre las mejores del Proceso (cfr. pp. 1272-1273). Subraya con precisión lo difícil que era la fidelidad continua en un momento en que, en el Carmelo de Lisieux, todo parecía destinado a destruirla. La división, el carácter de la Madre Marie de Gonzague, una cierta laxitud que se había infiltrado, ciertamente no favorecían el mantenimiento de un fervor siempre alerta. Teresa había caminado contra la corriente con humildad, caridad y fuerza, practicando momento a momento lo que le había recomendado al testigo: “Cuando todos rompen la Regla, eso no es motivo para justificarnos. Cada una debe actuar como si la perfección de la Orden dependiera de su conducta personal” (p. 1219).

 

El testimonio de María de la Trinidad presenta, con realismo, una santidad hecha de sencillez y fuerza en la línea del Evangelio. Una santidad perfectamente accesible a las personas de cualquier estado o condición. Por eso su contenido es uno de los más válidos y actuales en el Proceso de Teresa del Niño-leso.

Las últimas páginas se refieren a la reputación cada vez mayor de santidad de Teresa, quien "hizo su propia propaganda" (p. 1290).

El testigo declaró del 23 al 28 de septiembre de 1916, durante las sesiones 61 y su testimonio se encuentra en las páginas 65-1215 de nuestra Copia Pública.

 

[Sesión 61: - 22 de septiembre de 1916, a las 2 a.m. de la tarde]

[1215] [La testigo responde correctamente a la primera solicitud].

[Respuesta a la segunda solicitud]

Mi nombre es Marie-Louise Castel, en religión [1216] Sor Marie de la Trinité. Nací en Saint‑Pierre‑sur‑Dives el 12 de agosto de 1874, hijo de Victor Castel, profesor, y Léontine Lecomte. Soy monja profesa en el Carmelo de Lisieux, con el nombre de Sor Marie de la Trinité.

 

[El testigo responde correctamente de la tercera a la quinta pregunta].

 

[Respuesta a la sexta solicitud]:

Mi testimonio es perfectamente libre, y no creo estar bajo la influencia de ningún sentimiento interior o de ninguna presión exterior que pueda impedirme decir la verdad.

 

[Respuesta a la séptima solicitud]:

Cuando entré en el Carmelo como novicia el 16 de junio de 1894, la Sierva de Dios, Sor Teresa del Niño Jesús, ya llevaba seis años allí. La Madre Inés de Jesús, que entonces era priora, me la entregó como “ángel” según la costumbre de nuestra Orden, para que me iniciara en las prácticas exteriores de la Regla. Al mismo tiempo me recomendó tomar sus consejos para mi formación, como si hubiera sido maestra de noviciado. Seguí este consejo y viví en gran intimidad con la Sierva de Dios hasta su muerte, es decir, tres años y algunos meses.

 

[Respuesta a la octava solicitud]:

Tengo un gran cariño, una gran gratitud y una gran devoción por la Sierva de Dios.

Mi gratitud y mi cariño están motivados [1217] por todo el bien que me ha hecho; Tengo devoción por ella porque la he visto practicar las virtudes como una santa. Deseo mucho su beatificación para que se convierta, en la forma autorizada por la Iglesia, en modelo de almas llamadas a servir a Dios en la sencillez de los modos ordinarios.

 

[Respuesta de las preguntas novena a la undécima inclusive]:

No fui testigo directo de la vida de la Sierva de Dios antes del año 1894, fecha de mi entrada en el Carmelo. Sin embargo, durante los tres años que vivimos juntas, la Sierva de Dios me habló a menudo, a petición mía, de las particularidades de su infancia, de su juventud en el mundo y de sus primeros años en el Carmelo. Lo que me dijo al respecto lo relata ella con total conformidad en la "Historia de un alma".

 

[Respuesta a la duodécima solicitud]:

Cuando entré en el Carmelo en 1894, Sor Teresa del Niño Jesús ya tenía cuatro años de profesión; por lo tanto, según nuestras reglas, debió haber dejado el noviciado el año anterior, porque nosotros permanecemos en el noviciado tres años después de la profesión. Sin embargo, todavía la encontré entre los novicios. La Madre María de Gonzague, que entonces era maestra de novicias, me explicó que Sor Teresa del Niño Jesús había pedido, por humildad, permanecer en el noviciado. Por otra parte, la Madre Agnès de Jesús, entonces priora, accedió de buen grado a esta petición porque pensó que sor Teresa podría ejercer así una influencia muy feliz sobre las novicias. En 1896, la Madre María de Gonzague volvió a ser priora, [1218] pero al mismo tiempo retuvo el oficio de maestra de novicias; Mantuvo a Sor Teresa del Niño Jesús en el noviciado, de modo que Sor Teresa permaneció allí en esta situación un tanto especial hasta su muerte en 1897.

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

La vi desempeñar los oficios de portera, luego de sacristán, función de la que fue despedida pocos meses antes de su muerte. También era, como acabo de explicar, equivalentemente maestra de novicias. Sin entrar en los detalles de sus virtudes, puedo decir aquí que me edificó mucho la atenta perfección con que se desempeñó en estas diversas funciones.

 

[Respuesta a la decimotercera solicitud]:

Puedo responder a esta pregunta con una palabra: nunca percibí la menor debilidad en la Sierva de Dios en ningún punto.

 

[Respuesta a la decimocuarta solicitud]:

Sobre esta cuestión en su conjunto, sólo puedo repetir lo que acabo de decir: es que siempre la he visto fiel en todas las cosas.

 

[Respuesta a la decimoquinta solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús actuó en todas las cosas con tal perfección y con un aire tan sereno que se podría juzgar que no perdió la presencia de Dios. Lo que hizo heroico este espíritu de fe fue el desorden en el que vivía la comunidad en ese momento. No teniendo otro estímulo que su fe y su amor a Dios, viviendo en un ambiente más bien relajado, [1219] merecía verdaderamente la alabanza dirigida a los Justos en el Eclesiástico: "Quien pudo violar la ley y no violó, hace el mal y no lo hizo” @*Eccli. 31,10@.

Ella me dijo: “Si todos rompen la Regla, eso no es motivo para justificarnos. Cada uno debe obrar como si la perfección del orden dependiera de su conducta personal” @Fuente pre.@ como también de las demás palabras del testigo.

Admiraba su fe en sus superiores. Quienesquiera que fueran, ella los trató como a Dios mismo. Cuando la Madre Marie de Gonzague era priora, la Hermana Thérèse me corrigió cuando criticé su comportamiento y la llamé "la loba" (apodo que le habíamos puesto entre las novicias): "Era bueno cuando ella no era priora— me dijo, pero ahora que tiene el sacramento de la autoridad, debemos respetarla. Si actuamos hacia ella con espíritu de fe, el buen Dios nunca permitirá que seamos engañados. Aun sin saberlo, ella siempre nos dará la respuesta divina”

Un día me encontró yendo hacia la Madre Marie de Gonzague. Me dijo: “¿Has pensado en orar para recomendar tu dirección al buen Dios? Es muy importante conseguir que las palabras de la madre priora sean para vosotros el órgano de la voluntad de Dios”.

 

Sor Teresa del Niño Jesús tuvo que sufrir terribles tentaciones contra la fe. Un día que me hablaba de las tinieblas en que estaba su alma, le dije asombrado: “¡Pero estos cánticos tan luminosos que compones contradicen lo que me dices! » Ella me respondió: « Canto lo que quiero creer, pero es sin ningún sentimiento. Ni siquiera quisiera decirte lo oscura que es la noche en mi alma, por temor a hacerte partícipe de mis tentaciones. Nunca me hubiera confiado, y yo nunca lo hubiera sospechado, viéndola hablar y actuar como si hubiera sido bendecida con consuelos espirituales.

 

[Respuesta a la decimosexta solicitud]:

La Sierva de Dios se esforzaba por formar a sus novicias en el espíritu de fe que la animaba a ella misma. En este punto, ella no toleraría ninguna negligencia de mi parte. Un día me reprochó severamente que mi cama estuviera mal hecha: “Tú das allí una prueba de que apenas estás unida al buen Dios. Si hubieras hecho la cama del Niño Jesús, ¿así la habrías hecho? Entonces, ¿qué has venido a hacer en el Carmelo, si no actúas con un espíritu interior? Hubiera sido mejor para ti quedarte en el mundo para hacerte al menos útil por algunos trabajos externos. Pero en cuanto me vio reconociendo mis errores, su tono se suavizó y me habló como una santa de los méritos de la fe, de las almas que salvamos con nuestra fidelidad, de las marcas de amor que podemos dar a los buen Dios. .

Siempre obtuve un gran beneficio espiritual de mis efusiones de alma con ella: “La causa principal de tus sufrimientos —me dijo— viene del hecho de que miras las cosas demasiado desde el lado de la tierra y no lo suficiente con un espíritu de fe: buscas demasiado tus satisfacciones. ¿Sabes cuándo encontrarás la felicidad? Entonces [1221] ya no lo buscarás más. Créeme, lo he experimentado".

 

[Sesión 62: - 25 de septiembre de 1916, a las 9 a.m. y 2 hs. de la tarde]

[1227] [Respuesta a la decimoséptima solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús tenía un culto muy especial al Rostro adorable de Jesús; vio en ella el espejo de las humillaciones y sufrimientos de Jesús durante su pasión. La vista de este Rostro divino encendió en su alma un deseo apasionado de parecerse a ella, como me lo expresó. Muy contenta de ver a sus dos novicias, Sor Geneviève ya mí, compartir esta devoción, compuso una consagración a la Santa Faz para nosotras tres. También me compuso un himno sobre el mismo tema. Estas dos piezas fueron impresas en la edición completa de la "Historia de un alma" página 1 y 308 (edición en 381° de 8) @PN 1914@. El vía crucis también tuvo mucho atractivo para su alma; le gustaba hacerlo lo más a menudo posible "tanto —me dijo— por el bien personal que sacaba de ello como por

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

librar por este medio las almas del purgatorio.”

Su espíritu de fe se manifestó sobre todo en su oficio de sacristán. A veces me encontraba con ella mientras preparaba las vestiduras y los vasos sagrados para la Misa del día siguiente, y me edificaba profundamente ver con qué fe, con qué respeto, con qué cuidado los cumplía. Me expresó su alegría de tener, como los sacerdotes, el privilegio de tocar los vasos sagrados, de preparar, como María, los pañales del Niño Jesús. Los besó con amor, así como la gran hostia que estaba a punto de ser consagrada.

 

[1228] [Respuesta a la decimoctava solicitud]:

Su deseo de la Sagrada Comunión era intenso. Envidió la suerte de los que comulgaban todos los días, porque en ese momento la comunidad no tenía este privilegio. Para consolarse de esta privación, rezaba con fe al buen Dios para que permaneciera en su corazón de una comunión a otra: “¡Ah!—le dijo—, no puedo comulgar tantas veces como quisiera, pero, Señor, ¿no eres todopoderoso? quédate en mí como en el tabernáculo, nunca te alejes de tu pequeña hostia” @Pri 6@

[¿Cómo te enteraste de esta petición de la Sierva de Dios? ¿Crees que la Sierva de Dios estaba firmemente convencida de la continuación de esta presencia? ¿Explicó alguna vez la Sierva de Dios el modo de esta presencia? - Respuesta]:

Fue en su acto de consagración al Amor misericordioso que la Sierva de Dios formuló explícitamente esta oración. Lo compuso en junio de 1895; me lo contó a finales de noviembre del mismo año. Me dijo sobre este tema que nada es imposible con la omnipotencia de Dios y que él no le habría inspirado este pedido si no hubiera querido llevarlo a cabo. En el cántico “Tengo sed de amor” que compuso para mi profesión (30 de abril de 1896), expresa el mismo pensamiento en estos versos:

“Tú, el gran Dios a quien todo el cielo adora,

Vives en mí, prisionera noche y día” @PN 31@,

Me explicó sobre este tema que a propósito había puesto: "tú vives en mí prisionera" y no: "tú vives para mí prisionera", lo cual podría haber sido entendido [1229] de la presencia de la divina prisionera en el tabernáculo santo, y que había querido expresar su confianza en la realización de la oración en cuestión. También me dijo, en la misma ocasión: “Para sus pequeñas víctimas de amor, el buen Dios hará maravillas; pero por lo general operarán en la fe, de lo contrario no podrían vivir. »

Ella nunca me explicó el modo de esta presencia, y no creo que ella misma alguna vez se molestó en averiguar cuál era este modo de presencia.

 

[Continúa la Respuesta a la Decimoctava Solicitud]:

Un día de Comunión, como la Sierva de Dios estaba muy cansada, la Madre María de Gonzague, Priora, le pidió que tomara un remedio antes de la Misa. En su dolor por perder la Sagrada Comunión, la Hermana Thérèse le rogó con lágrimas que le permitiera retrasar la toma de este remedio hasta después de la Misa. Defendió tan bien su causa, que obtuvo lo que pedía, e incluso, desde aquel día, quedó abolida la antigua costumbre de perder la comunión en tal caso.

Un día encontré a la Sierva de Dios en el claustro: su recuerdo me impactó; parecía llevar algo precioso que guardaba cuidadosamente con su escapulario. Cuando pasé junto a ella, me dijo, en voz baja, en tono emocionado: “¡Sígueme, que llevo a Jesús! Acababa de tomar de la mesa de la comunión la pequeña placa dorada en la que había descubierto un fragmento bastante notable de la sagrada hostia. La seguí hasta la sacristía donde, después que hubo depositado su tesoro, me hizo arrodillarme a su lado para orar hasta que [1230] pudiera entregarlo al sacerdote que había notificado.

 

[El testigo responde que no tiene nada en particular sobre este punto].

[Respuesta a la vigésima solicitud]:

Los libros de la Sagrada Escritura, y en particular los Santos Evangelios, eran su deleite. Su significado oculto se volvió luminoso para ella, y los interpretó admirablemente. En sus conversaciones, en mis indicaciones con ella, siempre salía de alguna fuente algún pasaje de estos libros divinos en apoyo de lo que me decía: era como si los supiera de memoria.

 

La Sierva de Dios tenía una gran devoción al oficio divino. Estaba tan recogida allí que a veces me decía que orara allí más fácilmente que en la oración misma. Su atuendo estaba impecable. A menudo me daba recomendaciones sobre este tema, dándoles gran importancia. Debo señalar que, en este punto como en todos los demás, lo que me recomendó fue sólo la descripción de su propia conducta. Entonces ella me dijo: “Si tuvieras una audiencia en la corte de un rey terrenal, todos tus movimientos serían estudiados; ¡cuánto más debéis ser reservados en la presencia del Rey de reyes! Privarse, a causa de esta divina presencia, de moverse, de tocarse el rostro o la ropa, es sumamente grato al buen Dios, porque ve que lo valoramos y lo queremos”.

 

[Respuesta a la vigésima primera solicitud]:

[1231] Fue conmovedora la devoción de la Sierva de Dios a la Santísima Virgen. Su relación con ella era la de un niño con la madre más querida.

 

TESTIGO 21: María de la: Trinidad OCD

 

reír. Ella dijo amablemente: "Me gusta esconder mis penas del buen Dios, porque, con él, siempre quiero parecer feliz con todo lo que hace". Pero a la Santísima Virgen, nada escondo, digo todo”.

Durante su última enfermedad, sufrió un verdadero martirio. Como había permanecido más tranquila durante una hora, la Madre Agnès de Jesús le dijo: “Tú sufriste menos, ¿verdad? » - « Oh, no tanto - respondió ella - pero fue a la Santísima Virgen a quien me quejé.»

Cuando me dirigía con ella y tenía cosas caras que decirle, me guiaba más allá de la estatua milagrosa que le sonreía de niña y me decía: "No vas a ir a mí. Di lo que te cuesta, sino a la Santísima Virgen". Cumplí y ella escuchó mi confianza cerca de mí. Luego me hizo besar la mano de Marie, me dio sus consejos y la paz renació en mi alma.

La Sierva de Dios tenía un culto a los santos ángeles y en particular a su ángel de la guarda, a quien amaba invocar con frecuencia. Me dijo que por respeto a él siempre trataba de mantener un porte digno, que evitaba fruncir el ceño o contraer la cara. Me corregía si no la imitaba en esto: “El rostro es el reflejo del alma —me dijo—; debe estar siempre tranquila, como la de un niño pequeño, siempre feliz, incluso cuando [1232] estáis solos, porque sois constantemente un espectáculo para Dios y los ángeles».

Tenía un afecto filial por nuestra Madre Santa Teresa y nuestro Padre San Juan de la Cruz. Las obras de este último la habían deleitado particularmente; meditó de memoria largos pasajes del Canto Espiritual y de la Llama Viva y me dijo que en el tiempo de sus grandes pruebas, estas obras la habían consolado y le habían hecho un bien inmenso.

Me dijo que había pedido a todos los santos que la adoptaran como niña y le obtuvieran su doble amor por el buen Dios; a cambio, ella les había entregado la gloria que le traerían. Entre sus favoritos citó a San José, los Santos Inocentes, Santa Inés, Santa Cecilia, el Beato Théophane Vénard y la Beata Juana de Arco. Le gustaba hablarme de las virtudes características de cada una para excitarme, como ella, a imitarlas.

 

[Respuesta a la vigésima segunda solicitud]:

Jamás la Sierva de Dios, para animarse al sufrimiento o al trabajo, consideró consuelos o intereses terrenales. Tampoco nos ofreció nunca tales motivos para apoyarnos en nuestros esfuerzos. Las intenciones que le eran más ordinarias y que más le excitaban a la generosidad eran ganar almas para el buen Dios, agradar al buen Dios; anhelaba también la vida del cielo, pero le gustaba repetir a menudo que no concebía el cielo como un lugar de descanso y goce, sino como un estado en el que le sería dado amar a Dios más perfectamente[1233]. y hacer más bien en la tierra: “No descansaré —dijo— hasta que se salve el último de los elegidos” @DEA 17-7@

Me parece imposible impulsar la confianza en Dios más allá de lo que ella hizo. Le gustaba repetir que de Dios se obtiene tanto como se espera. También me dijo que sentía en sus infinitos deseos de amar al buen Dios, de glorificarlo y hacerlo amar, y que esperaba firmemente que todos se realizaran y más allá; que fue malinterpretar la bondad infinita de Dios para refrenar sus deseos y sus esperanzas. “Mis infinitos deseos –dijo– son mi riqueza, y para mí se cumplirán las palabras de Jesús: “Al que tiene, se le dará y le sobrará” (Mt. 13,12)” @MSB 4,1 ,XNUMX@

 

[Continúa respuesta a las solicitudes vigésima tercera, vigésima cuarta y vigésima quinta]:

Su esperanza en Dios nunca vaciló, ni siquiera cuando su alma se sumió en las más profundas tinieblas, cuando sus oraciones no fueron contestadas, cuando todo fue en contra de lo que hubiera querido. [1234] «Antes se cansará el buen Dios de probarme que yo de no dudar de él —me dijo un día—; incluso si me matara, todavía esperaría en él” @DEA 7-7@

Nunca habría dicho que tenía dolor si no la hubieran obligado a hacerlo. “El buen Dios lo ve todo —me dijo— me abandono a él; él podrá inspirar a Nuestra Madre para que me haga tratar si es necesario”.

En su última enfermedad, un día que la consumía la fiebre, la enfermera se equivocó y pensó aliviarla colocándole una botella de agua caliente a los pies. Me dijo entonces que había pasado por este remedio sin decir una palabra, pero que no había podido dejar de quejarse a Nuestro Señor: "Jesús mío", le dijo, "me quemo y todavía me traen". calor... Estoy feliz, sin embargo, de encontrar la oportunidad de carecer de lo necesario para parecerme mejor a ti para salvar almas.” La enfermera, que la había dejado, regresó poco después de traerle una bebida refrescante. " ¡Oh! —dijo en esta ocasión— ¡que nuestro Jesús es bueno! ¡Qué dulce es confiar en él! » @DEA otras palabras M.dela Trinité, avril@

 

[Respuesta a la vigésima sexta solicitud]:

La Sierva de Dios no dejó de enseñar a sus novicias esta práctica de la confianza en Dios y de la perfecta esperanza.

En mi primer año de noviciado encontré muchas oposiciones para tener éxito en mi vocación. Cuando todo parecía desesperado, Sor Teresa del Niño Jesús me preguntó: “¿Estás segura de que lo lograrás de todos modos? "— "Sí —respondí—, estoy tan convencido de que [1235] el buen Dios me concederá esta gracia, que nada puede hacerme dudar de ella.” “Ten presente tu confianza”, me dijo resueltamente, es imposible que el buen Dios no responda a ella, porque siempre mide sus dones por nuestra confianza. Sin embargo, confieso que

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OC D

 

si te hubiera visto debilitarse en tu esperanza, habría dudado de mí mismo, tanto se pierde toda esperanza en el lado humano.

“Cuando estés enferma —me decía también— díselo simplemente a la Madre Priora, y luego abandónate al buen Dios sin dificultad, seas curada o no. Has cumplido con tu deber al decirlo, y basta: lo demás ya no es asunto tuyo, es asunto de Dios. Si deja que te falte algo, es una gracia, es porque confía en que eres lo suficientemente fuerte para sufrir algo por él.

[¿Cómo es que estás citando textualmente estos recuerdos tal como los expusiste en el Juicio Informativo?‑Respuesta]:

Mucho antes de que se hablara del mismo Proceso Informativo, inmediatamente después de la muerte de la Sierva de Dios, había puesto por escrito, para mi edificación personal, los consejos que había recibido de la Sierva de Dios. De hecho, me las sé de memoria y no podría expresarlas de otra manera.

 

[continuación de la respuesta]:

Cuando tenía problemas familiares, ella me decía: “Encomiéndalos al buen Dios y no te preocupes más por ellos: todo les saldrá bien. Si tú mismo te preocupas por ello, el buen Dios no se preocupará por ello, y privarás a tus padres de las gracias que [1236] habrías obtenido para ellos con tu abandono”

Ella también dijo, cuando le mostré mi temor de que Dios se enojara conmigo por mis imperfecciones que se repiten constantemente: "El que has tomado como lo tiene tu Esposo, si se me permite es estar ciego, y él no sabe aritmética. Si viera con claridad y supiera calcular, ¿creéis que en presencia de todos nuestros pecados no nos haría volver a la nada? Pero su amor lo vuelve positivamente ciego. Mirad más bien: si el mayor pecador de la tierra, arrepintiéndose de sus ofensas en el momento de la muerte, expira en un acto de amor, inmediatamente, sin contar por una parte las muchas gracias de que ha abusado este desgraciado, por otra parte sus crímenes, sólo cuenta su última oración y lo recibe sin demora en los brazos de su misericordia”

 

[Respuesta a la vigésima séptima solicitud]:

La vida de Sor Teresa del Niño Jesús no fue más que un acto de amor a Dios. Cumplió al pie de la letra el consejo de San Pablo: “O comen o beben, todo lo que hagan, háganlo por amor de Dios”.

El 29 de julio de 1894, la comunidad echó a suertes unas piadosas sentencias. La nota que le cayó fue esta: “Si a cada momento te preguntaran ¿qué haces? tu respuesta debería

ser: me gusta! ¿En el refectorio?: ¡Me gusta! ¿En el trabajo?: ¡Me gusta! etc. Esta nota, que conservó hasta su muerte, le produjo un placer extremo. Ella me dijo: "Él es el eco de mi alma, así es como desde hace mucho tiempo escucho el amor y como me ejercito para practicarlo".

[1237] Dije un día a la Sierva de Dios: «¡Si fuera infiel a la gracia, no iría derecho al cielo! "¡Oh! no es eso —me respondió— sino que es el buen Dios el que perdería el amor.

 

[Respuesta a la vigésima octava solicitud]:

Un día le conté a la Sierva de Dios algunos datos sobre el magnetismo que había presenciado. Al día siguiente me dijo: “¡Qué bien me hizo tu conversación de ayer, ay! ¡Cómo me gustaría ser magnetizado por Jesús! ¡Con qué dulzura le entregué mi voluntad! Sí, quiero que se apodere de mis facultades para que ya no realice acciones humanas y personales, sino acciones enteramente divinas y dirigidas por el espíritu del amor.

Me dijo en otra ocasión: “En el Oficio de Sexto, hay un verso que siempre pronuncio de mala gana: es éste: 'Inclinavi cor meum ad faciendas justificationes tuas in aeternum propter retributionem'; interiormente me apresuro a decir: 'Oh Jesús mío, bien sabes que no es por la recompensa que te sirvo, sino sólo porque te amo y para salvar las almas. »

 

[Respuesta a la vigésima novena solicitud]:

La Sierva de Dios me citaba a menudo esta frase de San Juan de la Cruz: "Es de suma importancia que el alma practique mucho amor, para que, consumiéndose pronto, apenas se detenga aquí abajo y venga pronto a ver a Dios". cara a cara. .@Larga vida">.@Hailing Flame str 1,v.6@

Ella misma confesó, al final de su vida, [1238] que no perdía de vista la presencia de Dios, y era fácil ver por su porte siempre recogido y el cuidado con que hacía todas sus acciones, que ella realmente siempre estaba pensando en Dios. Además, nunca habló de otra cosa que del amor de Dios o de la perfección de nuestras obras, que debe ser la consecuencia.

 

[Respuesta a la trigésima solicitud]:

La Sierva de Dios tenía en el corazón comunicarnos sus disposiciones acerca del amor de Dios. Cuando me instó a hacerlo, lo hizo con tal unción que a menudo derramaba lágrimas. Ella me repetía a menudo estas palabras de San Juan de la Cruz: “En el atardecer de esta vida, serás juzgado por el amor. Así que aprende a amar a Dios como debe ser amado, y déjate ser”. @Máximas y Opiniones@

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad O CD

 

Toda su doctrina espiritual, que ella llama su "caminito", se reduce al amor, la confianza y la humildad.

Conocemos su acto de ofrenda en holocausto al Amor misericordioso. Ella me sugirió que me ofreciera, como ella, como víctima de amor y me preparó para hacer esta ofrenda.

 

[Respuesta a la trigésima primera solicitud]:

De su amor a Dios nació un celo ardiente por la salvación de las almas, especialmente por las almas de los sacerdotes. Fue especialmente por ellos que abrazó su vida carmelitana. Me dijo que orando [1239] y sacrificándose por su santificación, se trabajaba al mismo tiempo por la salvación de las almas que se les encomendaban.

Tenía un amor de madre por las almas y las llamaba "sus hijos". Pensaba en ellos continuamente y trabajaba incansablemente para “ganar su vida eterna”, como ella lo expresó”.

Un día de lavado, caminé tranquilamente hasta el cuarto de lavado, examinando las flores del jardín al pasar. Sor Teresa del Niño Jesús fue allí del mismo modo, pero con paso alerta; Pronto se unió a mí y me dijo mientras me arrastraba: “¿Así es como te apresuras cuando tienes niños que alimentar y tienes que trabajar para mantenerlos? Apresurémonos, porque si nos divertimos, nuestros hijos se morirán de hambre.

En otra ocasión le dije a sor Teresa del Niño Jesús mirando al cielo: “¡Qué felices seremos cuando estemos allá arriba! “Es verdad –continuó– pero para mí, si tengo el deseo de ir pronto al cielo, ¡no creas que es para descansar! Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra hasta el fin del mundo. Solo así disfrutaré y descansaré. Si no creyera firmemente que mi deseo podría hacerse realidad, preferiría no morir y vivir hasta el final de los tiempos para salvar más almas".

 

[Respuesta a la trigésima segunda solicitud]:

Siempre me ha impresionado mucho [1240] la gran caridad de sor Teresa del Niño Jesús por el prójimo. Lo demostró en todas las ocasiones. Esta disposición era enteramente sobrenatural en ella y derivaba del amor de Dios. Este fue particularmente el caso con el cariño tan tierno que me mostró; nuestra relación era muy espiritual; se cuidó de reprenderme por todas mis faltas: “Te debo la verdad —me dijo— ódiame, si quieres, pero te la diré hasta que me muera”.

Por el contrario, el afecto que le tenía también era bastante sobrenatural. Observé con asombro que cuanto más la amaba, más amaba al buen Dios, y cuando mi amor por ella se enfrió, me vi obligado a reconocer que estaba de mal humor. Un día me regaló un cuadro en cuyo reverso había escrito esta frase de nuestro Padre San Juan de la Cruz: "Cuando el amor que se tiene a la criatura es un afecto completamente espiritual y fundado sólo en Dios, a medida que crece , el amor de Dios crece también en nuestra alma” @Nuit liv 1 ch.4@.

Ella me enseñó a sobrenaturalizar mis afectos. Al darse cuenta de que me buscaba con nuestra Reverenda Madre Agnès de Jesús, me dijo un día: “¿Crees que amas mucho a nuestra Madre? ¡Ey! Bueno, voy a demostrar que estás absolutamente equivocado: no es a nuestra madre a quien amas, sino a ti mismo. Cuando amas de verdad, haces todos los sacrificios para traer felicidad a la persona que amas. Así que si tuvierais este amor desinteresado, os alegraríais de ver a nuestra Madre gozar a vuestras expensas; y como piensas que ella tiene menos placer en hablar contigo que con otro, no debes tener problema cuando te parece que te está [1241] desamparando por este otro.”

El 13 de junio de 1897 me escribió en el reverso de una imagen que representaba el nacimiento del Niño Jesús: “Que el divino niño Jesús encuentre en tu alma una morada enteramente perfumada con las rosas del amor; que aún encuentre allí la lámpara encendida de la caridad fraterna que alegrará su corazoncito haciéndole olvidar la ingratitud de las almas que no le aman bastante» @LT 246@

 

[Sesión 63: - 26 de septiembre de 1916, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[Respuesta a las preguntas trigésima tercera a trigésima quinta]:

Mejor que nadie, por la intimidad de nuestras almas, me fue fácil descubrir sus ocultas obras de caridad. Fue así que en el trabajo conjunto siempre la vi tomando por preferencia la parte más difícil y menos atractiva. Un día le pregunté qué era mejor, ir a enjuagar la ropa con agua fría o quedarse en el lavadero a lavar con agua caliente; ella respondió: “¡Ay! no es difícil de averiguar! Cuando a ti te cuesta ir al agua fría, es señal de que a los demás también les está costando, así que anímate. Si, por el contrario, hace calor, quédese preferiblemente en el lavadero. Al tomar los peores lugares, se practica tanto la mortificación para uno mismo como la caridad para con los demás. »

Me dijo que fuera a la recreación, no con el fin de recrearme a mí mismo, sino a recrear a los demás: “Allí, quizás más que en cualquier otro lugar —dijo—, encontramos oportunidades para entregarnos a nosotros mismos para practicar la caridad. Por ejemplo, si alguien te cuenta una historia aburrida, escúchala con interés para hacerla feliz; hazte [1245] agradable a todos, sólo lo lograrás, es verdad, renunciando a ti mismo».

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

Me di cuenta de que todo lo que aconsejaba, lo practicaba ella misma con una perfección innegable: siempre estaba dispuesta a hacer todo lo posible para ayudar, y lo hacía con una sonrisa tan agradable que uno podría pensar que la obligaba a poner su trabajar. Ella no dijo que la gente la molestaba cuando la gente llegaba a destiempo e incluso sin razón para molestarla en su trabajo. Inmediatamente prestó el servicio que se le pedía. Era tan complaciente que me di cuenta de que muchas hermanas se aprovechaban de ella y le pedían ayuda como algo natural. Era hasta el punto de que a veces me repugnaba, pero a ella le resultaba bastante natural y su caridad la hacía ingeniosa para complacer a todos.

 

A medida que se acercaba la fiesta de la Madre Priora, casi todas las hermanas llevaron sus regalos de cumpleaños a Sor Teresa del Niño Jesús, para que los embelleciera con pintura. Cada una quería ser la primera en ser servida y, en vez de reconocimientos, la Sierva de Dios recibía a menudo reproches: “Tú cuidaste mejor el trabajo de mi hermana tal y tal, empezaste con ella, etc...”. no eran lo suficientemente delicadas como para requerir pinturas muy complicadas: trabajaba demasiado y se cansaba mucho para satisfacerlas, pero rara vez lo conseguía. Sin embargo, todos estos fracasos y estos reproches tan dolorosos para la naturaleza parecían no tocarla: “Cuando trabajamos para el buen Dios – dijo – no esperamos ningún reconocimiento de la criatura, y estos reproches no pueden quitarnos la paz”. Durante el recreo o el trabajo en común, prefería buscar la compañía de las hermanas a las que veía un poco tristes y se esforzaba por hacerlas florecer con su espíritu y con los servicios que les prestaba. Cuando no pudo más, oró por ellos como me dijo un día.

Durante dos o tres años tuvo como primer trabajo a la hermana más laboriosa que uno pudiera encontrar: por sus muchas manías hacía perder la paciencia a un ángel, se necesita virtud heroica para cumplir con todas sus exigencias; es el aprecio de todos los que la conocen. Todo el día aturdió con sus sermones y sus discursos que eran verdaderas charadas. Un día que me habló así, le respondí con cierta impaciencia. "¡Oh! mi hermanita —me dijo—, ¡Sor Teresa del Niño Jesús nunca me ha hablado como tú!» Le informé esto al Siervo de Dios que me dijo: “¡Oh! sé muy amable con ella, está enferma, entonces es caridad hacerle creer que nos hace bien, y eso nos da la oportunidad de practicar la paciencia. Si ya te estás quejando, dada la falta de contacto que tienes con ella, ¿qué dirías si estuvieras en mi lugar obligado a escucharla todo el día? ¡Ey! Bueno, lo que estoy haciendo tú lo puedes hacer, no es muy difícil: tienes que tener cuidado de no enfadarte por dentro, de ablandar tu alma con pensamientos caritativos; después de eso, practicamos la paciencia con naturalidad”.

Confieso que tantas veces me ha edificado la paciencia y la siempre igual caridad de Sor [1247] Teresa del Niño Jesús hacia esta hermana, que creo que sólo por eso habría ganado en ser canonizada, por tanta constancia en la mansedumbre me parece imposible sin la virtud heroica.

La Sierva de Dios pidió y consiguió ser puesta como ayudante de una hermana a la que nadie había podido hacer frente. Esta hermana, que ahora ha vuelto al mundo, estaba aquejada de una melancolía oscura y de un carácter violento. Ella hizo sufrir a la Sierva de Dios muchos dolores por sus injusticias y sus palabras duras y malvadas. Sor Teresa del Niño Jesús soportó todo sin quejarse nunca, y con su dulzura tranquilizó a su compañera hasta el punto de que llegó a reconocer sus faltas y se humilló por ello cerca de ella. La Sierva de Dios aprovechó estos buenos momentos para animarla, tanto que esta hermana admitió que nadie en el mundo le había hecho tanto bien como sor Teresa del Niño Jesús.

Me resta hablar de la caridad que ella ejerció hacia mí, es precisamente gracias a ella que logré hacerme carmelita. Mi falta de virtud, de salud, y también la falta de simpatía que encontré en la comunidad, por venir de otro Carmelo, me creó mil dificultades casi insuperables. En estos momentos dolorosos, sólo la Sierva de Dios me consoló, me animó y aprovechó hábilmente las oportunidades para defender mi caso con las hermanas que estaban en mi contra: "Con qué gusto daría mi vida - me repetía - para que tú triunfes". en tu vocación!” Me confesó que contaba [1248] el día de mi profesión entre los días más hermosos de su vida. Es en memoria de este día que compuso los poemas "Glose sur le divin" y "Tengo sed de amor", que se publicaron en la "Histoire d'uneâme".

[Respuesta a la trigésima sexta solicitud]:

La Sierva de Dios me dijo que era necesario, a través de nuestras oraciones y nuestros sacrificios, obtener para las almas tanto amor de Dios que pudieran ir al paraíso sin pasar por el purgatorio. Sin embargo, no se olvidó de los difuntos que sufren en este lugar de expiación. Por ellos hizo, siempre que pudo, el Vía Crucis. Le hubiera gustado hacerlo todos los días, pero a veces se lo impedía el trabajo que la obediencia le imponía. Trató de no perder ninguna oportunidad de ganar indulgencias para su beneficio; ella me aconsejó que tuviera cuidado de hacer lo mismo.

 

[Respuesta a las preguntas trigésima séptima a trigésima octava inclusive]:

Sor Teresa del Niño Jesús mostró siempre una prudencia y una madurez de juicio muy por encima de su edad. Muy a menudo, en aquella época, por la mentalidad de Madre María de Gonzague y de ciertos espíritus de la

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

comunidad, hubo disputas, a veces muy tormentosas; por eso, cuando las cosas se ponían demasiado feas, siempre era sor Teresa del Niño Jesús quien, con un tacto y una habilidad fuera de lo común, devolvía la paz a la comunidad.

Por su asombrosa sabiduría, la consulté [1249] como un oráculo; aclaró todas mis dudas sin dudarlo y con precisión; ella me dijo lo que debo hacer o evitar. Siempre tuve que felicitarme por haber seguido su consejo, y cuando quise ir en contra, tuve que arrepentirme.

Un día le escribí que para castigarme por una infidelidad había resuelto privarme de la comunión al día siguiente. Ella me respondió con esta nota: "Querida florcita de Jesús, basta que por la humillación de tu alma tus raíces coman la tierra... debes levantar muy alto tu corola para que el pan de los ángeles venga como un divino el rocío os fortalezca y os dé todo lo que os falta” @LT 240@

Un día, queriendo privarme de la oración para dedicarme a un trabajo apresurado, ella me dijo: "A menos que haya una gran necesidad, nunca pidas permiso para faltar a los ejercicios de piedad por ningún trabajo: es que hay una devoción que no puede agradar a Jesús! La verdadera dedicación es no perder un minuto en la jornada laboral”

Mi excesiva sensibilidad me hizo llorar a menudo y por nada. Sor Teresa del Niño Jesús, al darse cuenta de que esta debilidad ponía un obstáculo a mi avance espiritual, tuvo la ingeniosa idea, para curarme, de hacerme recoger mis lágrimas cada vez en una concha. Este método original funciona perfectamente para mí.

 

Me di cuenta especialmente de su cautela en las direcciones que tenía con ella. Nada de preguntas curiosas o vergonzosas ni siquiera con el pretexto de hacer el bien. Escuchó mis confidencias con interés, pero no las provocó. Entonces vi por mí mismo que ella practicó lo que escribió más tarde en su vida: "Cuando hablo con un novato, evito hacerle preguntas que satisfagan mi curiosidad... porque parece que no puedes hacer ningún bien buscándote a ti mismo. ” @MSC1250@

Para consolarme en una tentación, me dijo: “Fíjate en el método que se usa para hacer brillar el bronce: están recubiertos de barro, con materiales que los ensucian y los deslustran; después de esta operación, brillan como el oro. ¡Ey! pues, las tentaciones son como este lodo para el alma; sólo sirven para hacer resplandecer en nosotros las virtudes opuestas a estas mismas tentaciones.

 

La Sierva de Dios siguió la atracción de mi alma para conducirla a Jesús. Ella me dijo que nunca querría obligar a un alma a seguir su propio camino a menos que se inclinara y quisiera, porque el buen Dios conduce a las almas por caminos diferentes, en los que cada uno debe obrar según la voluntad divina. Fue así que en aquella época, siendo de carácter muy infantil, utilicé un método bastante original y tal vez pueril para practicar la virtud: el de deleitar al Niño Jesús jugando con él toda clase de juegos espirituales. Este método, haciéndome progresar seriamente, Sor Teresa del Niño Jesús me animó con condescendencia y, entrando en mi estado de ánimo, me escribió, en la Nochebuena de 1896, la carta que se publicó en La "Historia de un alma". (Edición en 1°, 8, página 1914), y que comienza así: "A mi querida mujercita, jugadora de bolos, en el monte del Carmelo..." @LT 292@ . No habiendo advertido suficientemente que esta carta [212] había sido escrita sólo por condescendencia hacia el estado particular de un alma, algunas personas han visto erróneamente en ella la enseñanza general y absoluta de una espiritualidad pueril.

 

[Continúa respuesta a las solicitudes trigésima séptima y trigésima octava]:

Tuve la oportunidad de escuchar de su boca una importante explicación de lo que ella llamaba “su caminito” de amor y confianza. Le había informado de mi intención de exponer esta doctrina espiritual a mis familiares y amigos. " ¡Oh! —me dijo— ten mucho cuidado al explicarte, porque nuestro mal entendido “caminito” podría tomarse por quietismo o iluminismo.” Luego me explicó estas falsas doctrinas, desconocidas para mí. Recuerdo que me citó a Madame Guyon como hereje. “No creas”, me dijo, “que seguir [1252] el camino del amor es seguir un camino de reposo, lleno de dulzura y de consuelo. ¡Ay! es todo lo contrario. Ofrecerse como víctima del amor es entregarse sin reservas al beneplácito divino, es esperar compartir con Jesús sus humillaciones y su cáliz de amargura.

Le dije en otra ocasión: "¿Quién te enseñó tu 'caminito de amor' que ensancha tanto el corazón?". Ella me respondió: “Es Jesús solo quien me instruyó, ningún libro, ningún teólogo me enseñó, y sin embargo siento en el fondo de mi corazón que estoy en la verdad. No recibí aliento de nadie excepto de la Madre Inés de Jesús. Cuando se presentó la oportunidad de abrir mi alma, fui tan poco comprendido que le dije a Dios como San Juan de la Cruz: 'No me envíes más mensajeros de ahora en adelante que no puedan decirme lo que quiero' @C.Spi str 6@

 

Ella me preguntó un día si renunciaría después de su muerte a su "pequeño camino de confianza y amor". "Desde luego que no -le dije-, creo en ello tan firmemente que me parece que si el Papa me dijera que te equivocas, no podría creerlo". " ¡Oh! —continuó ansiosa— habría que creerle al Papa sobre todo; pero no temas que venga y te diga que cambies de camino, no le daré tiempo, porque si cuando llegue al cielo me entero que te he engañado, me haré dinero. permiso para venir y decírtelo inmediatamente. Hasta entonces, cree

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

que mi camino es seguro y lo sigo fielmente”

 

[Respuesta a las Solicitudes Trigésima Novena y Cuadragésima]:

[1253] La justicia brilló particularmente en Sor Teresa del Niño Jesús. Sus novicias recurrían a ella con toda confianza porque ella actuaba con ellas sin ninguna búsqueda de sí misma y sin ningún respeto de personas, aunque contaba entre sus novicias a su propia hermana y una prima hermana.

Ella fue fiel a su deber y nada podría haberla disuadido. Cuando quería recordar el texto de nuestros reglamentos, solo tenía que verla actuar.

Amaba la verdad y sufría con dificultad la necesidad de ciertos disimulos impuestos por el carácter tristemente celoso de la Madre María de Gonzague. Un día no pudo evitar protestar abiertamente frente a una parte notable de la comunidad (unas quince monjas) contra una clamorosa injusticia por parte de la Madre Marie de Gonzague, entonces maestra de novicias.

[¿Podría citar los términos exactos de esta protesta? - Respuesta]:

Ella dijo: “La madre Marie de Gonzague está absolutamente equivocada. Es escandaloso actuar así con su madre priora y lo que más me duele es ver en esto al buen Dios ofendido. Una monja respondió: “La madre Marie de Gonzague es maestra de novicias, ¡tiene todo el derecho de humillar a sus novicias!”. “No –respondió la Sierva de Dios– eso no entra en la categoría de humillaciones que se pueden imponer”.

­

[1254] [¿Qué fue esta flagrante injusticia? Respuesta]:

La Madre Inés de Jesús era priora en ese momento y pronto dejaría el cargo. Habiendo expirado el tiempo de noviciado para Sor Geneviève y para mí, Madre Agnès propuso, como era debido, recibir nuestra profesión antes de que terminara su priorato. El superior eclesiástico también había expresado por su parte el deseo de que así fuera. La Madre Marie de Gonzague, maestra de novicias, anticipando su próxima reelección al priorato y celosa de reservarse para sí misma la acogida de las hermanas recién profesas, se opuso violentamente, frente a toda la comunidad, al proyecto de la priora y de la superiora, y esto en términos muy hirientes para la Madre Inés de Jesús; esto es lo que provocó la protesta de la Sierva de Dios.

[Continúa el testigo]:

Sor Teresa sufría al ver a la Madre María de Gonzague vivir bajo la ilusión de sus faltas, y trató por todos los medios de abrir los ojos a la verdad. Así se expuso muy a menudo a la malevolencia de esta pobre madre cegada por su triste pasión de celos; pero poco le importaba, sólo pretendía hacer el bien a esta alma desdichada que amaba a pesar de todo.

 

[Respuesta a la cuadragésima primera solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús estaba muy mortificada, pero con una bondadosa mortificación que no se hacía notar. Usaba a las criaturas sólo por necesidad para el cumplimiento de su deber o por caridad, sin buscar jamás en ellas su placer.

Admiré particularmente su desapego hacia sus hermanas [1255] por naturaleza: no les mostró más afecto que a las otras monjas. Recientemente expresé mi asombro a su hermana mayor (Sor María del Sagrado Corazón) que, durante la vida del Siervo de Dios, apenas buscó su compañía: “¡Claro! - me contestó - pero ¿cómo esperas que vaya a su lado? Tenía muchas ganas, pero, por lealtad, ella no quería hablar conmigo.

 

En el refectorio, yo era su vecina en la mesa y, a pesar de toda mi atención, nunca pude notar lo que le gustaba o no le gustaba; ella comió todo con indiferencia. Cuando estaba muy enferma, y ​​la enfermera la obligaba a decirle lo que le gustaba, confesaba que siempre le habían hecho daño ciertos alimentos; sin embargo, la había visto comerlos con la misma indiferencia que otros alimentos.

Los mortificantes consejos que me daba me hacían fijarme más fácilmente en los suyos, porque nunca me daba un consejo sin cumplirlo ella misma a la perfección. Así me recomendó no mezclar mi comida para hacerla más agradable; no apoyar la espalda contra la pared (esto requiere mucha atención, porque los bancos, que son bastante estrechos, están pegados a la pared); terminar mi comida con algo que no halague el sabor, como un bocado de pan seco. "Todas estas naderías -me dijo- no dañan nuestra salud, no nos hacen notar, y mantienen nuestra alma en un estado de fervor sobrenatural". También me aconsejó, cuando estaba sentado en nuestra celda, que apartara [1256] nuestro banquito de la pared, para no apoyarme en él. En fin, me recordaba la mortificación en todos mis actos, lo que me daba prueba de la atención que ella misma le prestaba.

 

Según ella misma admitió, sufrir frío fue la mortificación corporal más dolorosa que soportó en el Carmelo; lo soportó heroicamente sin quejarse ni buscar alivio. Me recogió cuando dejé que pareciera que tenía frío, ya sea caminando agachado o temblando. Un día había puesto a secar nuestras alpargatas en un calefactor y las había puesto calentitas a mis pies para calentarme. Al notar esto, sor Teresa del Niño Jesús me dijo: “Si yo hubiera hecho lo que acabas de hacer, creería que he cometido una gran inmortificación; ¿De qué serviría haber abrazado una vida austera si buscamos aliviarnos en todo lo que nos puede hacer sufrir? Sin un mandato de obediencia, no debemos eludir ni la más mínima práctica de mortificación” @Idem@

Nuestras familias y nuestros monasterios habían ofrecido muchos regalos a nuestra decana, la hermana Stanislas, para su boda.

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

Dorado. Uno entre otros había despertado la admiración general y luego fue ofrecido a nuestro capellán, el padre Youf. Este último tuvo ocasión de hablar de este objeto a la Hermana Thérèse y le preguntó qué pensaba de él. La Sierva de Dios parecía avergonzada y tuvo que reconocer que, teniendo un gran deseo de ver este objeto, se había privado de mirarlo por mortificación. El Padre Youf quedó tan edificado por este hecho que expresó toda su admiración por la priora, Madre [1257] Marie de Gonzague, diciéndole que tenía una verdadera santa en esta joven monja.

 

[Respuesta a la cuadragésima segunda solicitud]:

Sor Teresa del Niño Jesús llevó la virtud de la fuerza hasta el heroísmo.

Cuando entré en el Carmelo, su hermana, nuestra Reverenda Madre Agnès de Jesús era priora y quedé bien edificada por la fortaleza de alma que mostró la Sierva de Dios al presenciar las escandalosas escenas de celos que la Madre María hacía diariamente de Gouzague a su amada. "Pequeña madre". Su corazón era extremadamente sensible y afectuoso, particularmente hacia esta hermana que había sido su madre; y, sin embargo, la serenidad de su alma nunca fue perturbada en medio de estas tormentas: siempre permaneció graciosa y amable. Me dijo: “El buen Dios que permite el mal, sacará el bien de él: nuestra 'Madrecita' es una santa, por eso el buen Dios no la perdona”. También me dijo que era nuestro deber orar por la conversión de la Madre María de Gonzague, y que sentía más ver a Dios ofendido por ella que ver sufrir a su "mamita".

En la comunidad he oído muchas veces a los ancianos elogiar la ecuanimidad de sor Teresa del Niño Jesús en el momento de las penosas pruebas de su padre, que progresivas congestiones cerebrales obligaron a internar en una residencia de ancianos. Ella misma, hablándome de estos dolores de familia, me ha dicho: [1258] «Estas pruebas son para mí motivo de perpetua acción de gracias».

 

Un día me dijo: “Practico el sufrimiento con alegría; por ejemplo, cuando uno toma disciplina, me imagino siendo golpeado por los verdugos por la confesión de la fe; cuanto más me lastimo, más feliz me veo. Hago lo mismo con cualquier otro dolor corporal: en lugar de dejar que mi cara se contraiga de dolor, ¡sonrío! »

 

En otra ocasión, ella vino toda radiante y me dijo: “Nuestra Madre me acaba de hablar de la persecución que azota a las comunidades religiosas. ¡Qué alegría! ¡El buen Dios va a hacer realidad el sueño más hermoso de mi vida! Cuando pienso que vivimos en la era de los mártires. ¡Ay! no nos preocupemos más por las pequeñas miserias de la vida; apliquémonos a lucirlos con generosidad para merecer tan grande gracia”

Un día, cuando estaba llorando, Sor Teresa del Niño Jesús me dijo que me acostumbrara a no dejar que mis pequeños sufrimientos se mostraran: "Es verdad, le dije, ya no lloraré más que con el buen Dios". Ella prosiguió rápidamente: “Tengan cuidado de no actuar así, este buen Maestro sólo tiene nuestros monasterios para regocijarse en su corazón; viene a nosotros para olvidar las continuas quejas de sus amigos en el mundo... ¡y vosotros haríais como el común de los mortales!... Jesús ama los corazones alegres; ¿Cuándo podrás ocultarle tus penas, o decirle con una canción que estás feliz de sufrir por él?

 

Ella me dijo de nuevo: “En el pasado, en el mundo [1259], cuando me despertaba por la mañana, pensaba en lo que probablemente me iba a pasar durante el día y, si preveía problemas, tenía triste. Ahora, es todo lo contrario... Despierto tanto más alegre y lleno de valor cuanto más vislumbro más oportunidades para mostrar mi amor a Jesús y salvar almas. Entonces beso mi Crucifijo y le digo: 'Jesús mío, has trabajado bastante durante los 33 años de tu vida en esta pobre tierra. Hoy descansa... me toca a mí luchar y sufrir'”

 

La Sierva de Dios era de un valor incomparable; ella siguió su Regla sin ablandarse hasta que sus fuerzas se agotaron por completo. Ella comenzó a sufrir seriamente de la garganta tres años antes de su muerte, pero nadie se dio cuenta. Al final de la Cuaresma de 1896, que había cumplido con todo el rigor de nuestra Orden, fue presa de los escupitajos de sangre de los que habla en vida. En mi calidad de auxiliar de enfermería, me lo contó a la mañana siguiente (Viernes Santo); su rostro estaba radiante de felicidad. También me expresó su alegría porque la Madre María de Gonzague le había permitido fácilmente, a pesar de este accidente, practicar todos los ejercicios penitenciales de estos dos últimos días santos. Me hizo prometer guardar el secreto para no molestar a la Madre Inés de Jesús. Este Viernes Santo ayunó, como nosotros, todo el día, comiendo sólo un poco de pan seco y bebiendo agua al mediodía ya las seis de la tarde. Además, además de las Oficinas, no dejaba de hacer limpiezas muy fatigosas; por la noche, volvió a tomar la disciplina por tres Miserere. [1260] También, al volver exhausta a su celda, volvía a escupir sangre como el día anterior.

Desde entonces, su salud decayó alternando mejor y peor, lo que no le impidió seguir todos los ejercicios comunitarios y siempre aparentar una sonrisa. Me confió que muchas veces, durante el oficio divino, le fallaba el corazón por la violencia que hacía al cantar y ponerse de pie; pero se sacudió el cansancio con estas palabras: "Si muero, se verá".

Cuando me di cuenta de que estaba exhausta, fui a pedirle a la Madre Marie de Gonzague que la dispensara al menos del Oficio de Maitines, pero mis esfuerzos no tuvieron éxito. La Sierva de Dios me rogó que no interviniera, asegurándome que nuestra Madre era consciente de sus fatigas, y que si no tenía cuidado, era porque la inspiraba el buen Dios que quería cumplir su deseo de ir sin socorro a la fin de su fuerza. Iba allí, en efecto, porque la víspera del día en que no debía volver a levantarse, venía de nuevo al recreo vespertino. Allí me confesó que el día anterior había tomado más de medio

 

TESTIGO 21: María de la Trinidad OCD

 

hora de subir a su celda; se vio obligada a sentarse casi en cada peldaño de la escalera; le había costado increíbles esfuerzos desvestirse sola. A pesar de su negativa, informé a la Madre Marie de Gonzague y también a la Madre Agnès de Jesús, y desde entonces se prestó mucha atención a su tratamiento.

 

[Sesión 64: - 27 de septiembre de 1916, a las 9 a.m. y a las 2 en punto. de la tarde]

[1264] [Respuesta a la cuadragésima tercera solicitud]:

To