Carmel
De sor Geneviève al hermano Siméon. 25 de abril de 1897.

DE  
MARTIN Céline, Hermana Genoveva de la Santa Faz
À 
Simeón hermano

25/04/1897

 
De sor Geneviève al hermano Siméon. 25 de abril de 1897.
 
+ Jesús
JMJT
25 abril 1897
 
         Monsieur le Directeur,
       Quisiera empezar agradeciéndote y sin embargo quiero decirte el gran sacrificio que me hiciste hacer cuando llegué al Carmelo en Cuaresma. Durante este tiempo están prohibidas las visitas. ¡Afortunadamente, el Visitante vino de lejos! más afortunadamente aún, ¡era esperado por toda la comunidad! como tal la puerta le fue abierta con dos puertas. Recorrió la comunidad y el encanto de una recreación. ¿Sabes lo que se dijo, querido hermano? ¡Parecías un prelado romano! aplaudí.
           Se leyó la hermosa y amable carta que me dirigiste, acompañando la fotografía, [lv°] no hace falta decir cuánto agradó y cuánto se ama y se venera aquí al carísimo hermano Simeón. Es gracias a esto que la tortura de Tántalo no me fue impuesta hasta Pascua.
         Dices, querido hermano, que no puedes negarme nada. Estas palabras realmente me conmovieron, me hubiera gustado volver a pelear y mi corazón hubiera querido inventar algo para complacerte, pero admito la derrota, tu generosidad me confunde y te deja la última palabra. (Para regalos, pero no en el Corazón de Jesús!!!...)
       La salud de tu otra hermanita carmelita Teresa del Niño Jesús está en grave peligro, ahora se siente un poco mejor, sin embargo la tos no ha disminuido, ha tenido ampolla tras ampolla, y el médico le ordenó otra hoy. Aunque la enfermedad del pecho aún no ha sido declarada, todos esperan ver al divino Maestro recoger [2r°] esta hermosa flor. Está madura para el Cielo y sin embargo la tierra la llama: tiene sólo veinticuatro años y ya por su capacidad, por su santidad precoz, nuestra Madre la ha tomado para ayudar en el cuidado de las novicias. Yo, su hijo mayor, que el miércoles cumpliré veintiocho años, estoy muy feliz de estar bajo su dirección, ¡ah! ¡Que yo sea como él! Nuestra vida en común ha estado tan unida que creo que la muerte no la separará mucho tiempo. Cuando esté con Jesús me llamará... No quisiera pedir nada, porque sobre todo quiero hacer la voluntad del buen Dios, ya sea en la vida o en la muerte, pero sigo repitiendo que si tengo He visto dos hermosos días: mi Primera Comunión y mi Profesión, todavía me queda uno más hermoso, es el día de mi muerte... ¡Oh feliz día! ¡cuándo lo tendrá para mí y para todos los que amo!
       Muy Querido y Venerable Hermano, perdone [2v°] por discutir mis pensamientos de esta manera, pero cuando estoy sobre este tema no sé cómo detenerme. La tierra está tan triste, vemos tanta bajeza, tantas deserciones en el mundo que el asco se apodera del alma. No obstante somos privilegiados y el buen Dios nos ha puesto en un invernadero, nuestro destierro está pasando con almas escogidas, ¡oh! ¡Qué gran gracia es la vocación religiosa! ¡Qué hermosos ejemplos tenemos todos los días! Es muy edificante la que nos has puesto delante, la vida del Querido Hermano León de Jesús (Pro-Director del Colegio de Roma) es de esas que dejan un dulce perfume en el alma, ¡fue un santo!... Conocí al Padre Tissot habiéndolo escuchado predicar en Paray (el 15 de octubre de 1890, en compañía de Léonie) y guardo un recuerdo imborrable de él.
         Gracias, querido hermano, por todo lo que nos has enviado, incluso “Mis devociones” (Colección de poemas del Hno. Salutaire, enviada por este último a Thérèse el 16 de marzo), no nos cansamos de leer y meditar todo lo que viene de Roma...
           Reciba, muy querido y venerable hermano, con el más religioso recuerdo de nuestra Madre, el más afectuoso respeto por sus dos carmelitas.
el mas indigno
Genoveva de Ste Therese
(r.carm.ind.)
[2v°tv] PS Con esta carta recibirá usted, Sr. Director, una imagen de Nuestra Señora del Carmen que le envía nuestra Madre.

Volver a la lista